La llegada de IED a Egipto en el segundo trimestre se redujo cerca de un 40%
Los inversores podrían mantenerse a la espera para comprobar cómo el país se va adaptando a las reformas y a la puesta en marcha de los nuevos grandes proyectos en infraestructuras.
Fuente:  Times of Oman  -  15/10/2018
Las medidas de austeridad parecen haber reducido la demanda interna

La llegada de inversión extranjera directa (IED) a la economía no petrolera de Egipto cayó durante el segundo trimestre del año a sus niveles más bajos desde que el país del Nilo adoptara el plan de austeridad respaldado por el FMI hace casi dos años. La atracción de poco más de 600 millones de dólares de IED en ese período se situó muy por debajo de los 956 millones de dólares registrados en el primer trimestre de 2018 y el descenso fue aún más notable en comparación con los cerca de 1.500 millones de dólares, que, según Reuters, se captaron en los últimos tres meses del ejercicio pasado. 

En los tres últimos años, la llegada de IED a Egipto solo ha sido más reducida, con unos 478 millones de dólares, en el primer trimestre de 2017, que comenzó pocas semanas después de que el Gobierno firmara ese acuerdo con el FMI.

Tal y como destaca Times of Oman, esta república cuenta con las nuevas inversiones del sector privado para impulsar su economía y crear puestos de trabajo para una población en rápida expansión. De hecho, un estudio publicado por el FMI en diciembre estimó que unos 700.00 egipcios se incorporarán al mercado laboral local en cada uno de los próximos cinco años.

No obstante, las medidas de austeridad parecen haber reducido la demanda interna y el incentivo para invertir, por lo que es probable que todavía haya que esperar un tiempo hasta que la economía egipcia recupere el paso y la senda del crecimiento consistente. Entre esas iniciativas acordadas con el FMI, sobresalen la introducción de un IVA al 14%, los elevados aumentos de los precios de la energía y la devaluación del 50% de la moneda local.

El economista del banco de inversión egipcio EFG Hermes, Mohamed Abu Basha, comentó al citado diario que “el consumo interno ha sido bajo. Ahora no hay urgencia por invertir capital (en la economía local)”. Estimó igualmente que en 2017 se estaba aprovechando cerca del 50% de la capacidad económica del país y que esta cifra podría subir por encima del 70% durante este año. “Una serie de industrias se están recuperando y creo que será en 2019 cuando la gente comience a pensar en la inversión”, matizó el analista.

Por su parte, Hany Farahat, economista principal del banco de inversión egipcio CI Capital, recalcó que Egipto fue el primer país de África en cuanto a la recepción de IED en 2017 y consideró que esta evolución “tiene más que ver con las tendencias globales en los flujos de inversión en los mercados emergentes en su conjunto, no relacionadas específicamente con Egipto”.

El jefe de investigación del Naeem Brokerage, Allen Sandeep, señaló además que normalmente se necesitan cuatro o cinco años para que las inversiones despeguen después de que haya alcanzado un acuerdo con el FMI y citó como ejemplos los casos de la India y Brasil. El resurgir de la llegada de la inversión extranjera directa “lleva su tiempo, pero una vez despega, es sostenible”, recalcó el experto.

Por ello, se considera necesario impulsar la demanda doméstica a medida que los ingresos comiencen a fluir empujados, en parte, por los nuevos descubrimientos de gas natural y por el reciente repunte de la actividad turística. Sin embargo, otras voces del ámbito empresarial señalan que se podría hacer mucho más para alentar la inversión, como reducir la excesiva burocracia existente en la Administración egipcia.

Egipto evalúa la construcción de nuevos parques eólicos

Egipto, en crecimiento 

Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: