La Comisión Europea prevé una mayor demanda de frutas y verduras frescas en la próxima década
Las exportaciones de vino de la UE mantendrán un crecimiento constante y la demanda de aceite de oliva aumentará en los mercados no productores.
Fuente:  Comisión Europea  -  14/12/2018
El sector del aceite de oliva de la UE fortalecerá aún más su posición de exportadora

La Comisión Europea presentó la semana pasada el informe “Perspectivas agrícolas de la UE 2018-2030", que prevé un ligero aumento en el consumo total de productos frescos en toda la UE durante la etapa analizada y pronostica cambios importantes en las tres categorías más significativas de este tipo en el continente: manzanas, tomates y melocotones.

En este sentido, el informe sugiere que la producción de manzanas en la UE podría estabilizarse en unas cifras muy similares a las alcanzadas esta temporada, con 12,7 millones de toneladas, como resultado de una disminución de la superficie plantada combinada con el incremento de los rendimientos.

Se espera que la producción de tomates se mantenga estable, a pesar de la ligera caída prevista para 2030, pues se pasaría de los 7 millones de toneladas producidas en 2018 a un poco más de 6,8 millones de toneladas en 2030. También el cultivo de melocotones y nectarinas experimentaría un descenso mínimo similar, de 4,1 millones de toneladas en 2018 a 4 millones de toneladas en 2030. La reestructuración del sector, especialmente en España, país en el que la producción se ha disparado un 54% entre 2012 y 2017, también implicará la mejora de la calidad y de la productividad de los cultivos.

Otro cambio significativo vendrá de la mano del aumento de la demanda de productos de tipo local, orgánico y ecológico, que tendrá un impacto importante en sus ventas. En líneas generales, la superficie total de tierras agrícolas se reducirá y los costes de producción aumentarán, pero también crecerán las oportunidades para diferenciar los productos de calidad y para ser más productivos. Mientras, el consumo de frutas y verduras aumentará ligeramente, especialmente durante la próxima década, animado por sus aspectos positivos para la salud y la creciente disponibilidad de estos alimentos en las nuevas líneas de distribución.

Aceite y vino
El documento de la Comisión Europea también considera que la creciente capacidad de producción y procesamiento en el sector del aceite de oliva de la UE fortalecerá aún más la posición de exportadora neta de la región. El aumento del consumo fuera de los principales productores (España, Italia, Grecia y Portugal) debería compensar ampliamente su reducción en estos países durante el período analizado.

Por otra parte, la producción total de vino en la UE y su uso doméstico previsiblemente se estabilizarán en la región después de una década de caídas en sus cifras. Posiblemente se produzca una ligera reducción en el consumo de vinos y sus productos derivados, que sería compensada ampliamente con la estabilidad y solidez de las exportaciones a otros mercados, sustentadas principalmente por los vinos espumosos y las indicaciones geográficas.

La Comisión presenta un plan para mejorar la eficiencia en la elaboración de normas 

Las importaciones británicas de alimentos y bebidas superaron los 23.000 millones de libras en el primer semestre 

Rumanía importó alimentos por valor de 3.300 millones de euros en el primer semestre
 

Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: