Noticias

La entrada de nuevos proveedores de equipos para redes de 5G en Singapur puede ser beneficiosa para la industria

Julio - 2020 | | Comentarios (0)

El anuncio de Singapur de que su red de telefonía móvil de quinta generación (5G) sería construida por Nokia y Ericsson, es una nueva victoria para las dos empresas europeas de telecomunicaciones. Nokia también anunció que ganó un contrato de 400 millones de € para suministrar equipos de 5G a Taiwan Mobile. Estas victorias han sido un gran golpe para los dos gigantes de la tecnología que han estado luchando en la sombra durante bastante tiempo.

El mercado mundial de equipos de red de telecomunicaciones 5G ha sido visto como una carrera de tres participantes con la empresa china Huawei por delante de Nokia y Ericsson. Sin embargo, las cosas han cambiado de manera significativa en los últimos meses. Debido a razones comerciales (como aparentemente en el caso de Singapur) así como a la percepción de la seguridad (como en Australia y USA), Huawei ha sufrido una serie de reveses. Aunque esto ha abierto el campo para las empresas europeas, no es necesariamente un juego de suma cero entre los tres líderes.

Históricamente, la industria de construcción de equipos de telecomunicaciones ha existido ya por más de 100 años. Los pioneros en este campo incluyen a Motorola, Nortel, Siemens y por supuesto, Nokia y Ericsson. Gracias a la consolidación de la industria y al desafío que representan los competidores chinos como Huawei y ZTE, la mayoría de las empresas mencionadas han desaparecido. Actualmente nos encontramos en una situación en la que ninguno de los líderes mundiales son entidades con sede en USA, a pesar de que gran parte de la tecnología de equipos de red se ha desarrollado inicialmente allí. Con el potencial de transformación del 5G, y siendo un salto bastante grande desde los estándares tecnológicos de la generación anterior como el 4G y 3G, muchos gobiernos consideran que este es un momento crucial para tratar de desarrollar sus propios líderes tecnológicos.

Mientras USA ha liderado la acusación contra Huawei por los riesgos de seguridad percibidos, también ha estado tratando de asegurar que sus redes locales sean construidas por compañías estadounidenses o que haya una sustancial aportación tecnológica estadounidense involucrada. Por ejemplo, rechazar a Huawei no significa necesariamente aceptar a Nokia y Ericsson. El país ha acelerado los esfuerzos para crear normas comunes de ingeniería para las redes 5G que permitan el uso de equipos fabricados en USA. Según fuentes de la Casa Blanca, las empresas que forman parte del esfuerzo incluyen a Microsoft, Dell y AT&T, entre otras.

Los EE.UU. no son los únicos que tratan de desarrollar su propia tecnología de 5G. El principal fabricante de tarjetas inalámbricas vietnamita, Viettel, ha afirmado que ha desarrollado una tecnología local de comunicaciones especiales que ayuda a las empresas a evitar el uso de equipos Huawei. El Reino Unido está analizando diferentes vías para reconstruir la habilidad y capacidad del país en la construcción de equipos de telecomunicaciones de manera que las compañías locales puedan obtener parte de la inversión del país en 5G. En Japón, el operador móvil local Ratuken se ha asociado con el conglomerado de tecnología NEC para el equipo de SG. La empresa surcoreana Samsung Electronics está tratando de hacerse con una cuota de mercado internacional, aprovechando su estrecha relación de proveedor de equipos de red con los operadores de telecomunicaciones del país.

Si bien es difícil predecir cómo se desarrollarán los acontecimientos, cabe señalar que hasta hace poco parecía que una o dos empresas globales dominarían toda la cadena de valor de los equipos 5G. Es muy probable que ahora veamos varias compañías trabajando con los operadores de telecomunicaciones y los gobiernos individuales para construir y mantener partes de las complicadas redes 5G. Con muchas compañías diferentes en la cadena de valor, los temores sobre la tecnología y las violaciones de seguridad se reducirían en gran medida. 


Añadir un comentario

ICEX se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que, entra otras cuestiones: