Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Los datos del PIB de los últimos tres años resaltan la importancia del sector servicios, con una estabilización de la industria y un leve aumento de la agricultura, que se ha visto beneficiada por la creciente demanda de productos nacionales y de pequeños productores en el 2020, a pesar de la falta de inversiones en el sector. 

El sector de la minería sigue siendo importante dado que la principal exportación de ByH se corresponde con los insumos básicos y materias primas de la industria europea. En el 2020 la agricultura representó el 6,09% del PIB y la minería el 1,67% respectivamente.

La industria y la construcción representan aproximadamente un 13% y un 4% respectivamente, con cifras crecientes acordes con la recuperación económica hasta el 2019, y con una caída del sector industrial en el 2020 por la crisis sanitaria y el cierre de fábricas. El sector de la construcción ha seguido creciendo en el 2020, impulsado por el mayor ahorro de las familias y el interés por comprar pisos más adaptados a las nuevas condiciones sociales. En 2020 fueron del 12,5% y 4,5% respectivamente.

Por lo que al sector servicios se refiere, las principales aportaciones al PIB del 2020 proceden del sector comercio, con un 13,8% (caída con respecto al 2019 por las limitaciones de movilidad), seguido de las actividades inmobiliarias (5,0%) y las comunicaciones (4,5%) que se han visto favorecidas por la crisis sanitaria. El sector público se mantiene estable con un 18% de generación del PIB aproximadamente.

Al analizar el gasto, destaca la caída de todos sus componentes en el 2020. La única excepción es el consumo público que ha tenido que afrontar unos gastos extras para confrontar el parón económico generado por la crisis sanitaria. Cabe señalar la gran importancia del consumo privado frente al consumo público (casi cuatro veces más), así como la mayor caída de las importaciones que de las exportaciones. El único componente que ha crecido es la formación bruta de capital fijo, que ha pasado del 20,9& en 2019 al 22,5% en 2020.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB DE BOSNIA Y HERZEGOVINA
POR SECTORES DE ORIGEN (%) 2018 2019 2020
Agricultura, bosques y pesca 5,88 5,60 6,09
Minería y extracción 1,84 1,67 1,67
Industria 12,86 12,87 12,54
Suministro de electricidad, gas Y vapor 4,13 3,88 3,96
Suministro de agua y gestión de residuos 1,09 1,05 1,11
Construcción 4,07 4,22 4,53
Comercio mayorista y minorista 14,16 14,68 13,81
Transporte y almacenamiento 3,66 3,66 2,88
Alojamiento y servicios de restauración 2,09 2,12 1,37
Información y comunicaciones 4,23 4,26 4,55
Intermediación financiera y seguros 3,96 3,98 4,01
Actividades inmobiliarias 4,90 4,89 5,06
Actv. profesionales, científicas y técnicas 2,81 2,88 3,07
Actividades administrativas y de apoyo 0,90 0,94 1,02
Administración pública y defensa 7,44 7,33 7,69
Educación 4,11 4,10 4,38
Salud y actividades sociales 4,44 4,63 5,00
Arte, ocio y actividades recreativas 1,50 1,42 1,41
Otros servicios 1,13 1,12 1,19
Otros 14,80 14,70 14,66
TOTAL 100,00 100,00 100,00
       
POR COMPONENTES DEL GASTO (%) 2018 2019 2020
Consumo privado 74,95 74,73 71,42
Consumo público 19,43 19,63 19,77
Formación bruta de capital fijo 20,54 20,90 22,55
Exportaciones de bienes y servicios 39,86 39,36 34,18
Importaciones de bienes y servicios -54,78 -54,63 -47,93

Fuente: Agencia de Estadísticas de Bosnia y Herzegovina

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

La evolución económica de ByH está todavía marcada por las secuelas de la guerra interétnica (1992-1995), que destruyó una parte importante de las infraestructuras del país y del tejido económico; y, por los Acuerdos de Dayton que, si bien acabaron con la guerra, dieron lugar a un complejo marco político que dificulta la convivencia entre etnias y, por ende, el crecimiento económico. La compleja situación política, la limitada voluntad política para llevar a cabo las reformas políticas, sociales y económicas necesarias, representan serios obstáculos para el desarrollo económico del país.

A partir de 2013, ByH emprendió una senda de recuperación económica, aunque limitada inicialmente por el fuerte desempleo y la débil demanda interna. La pandemia provocó en 2020 una caída del PIB del -3,2%. A lo largo de 2021 la economía se ha ido recuperando y ha alcanzado un crecimiento del 7,15% , resultado de la inesperada recuperación de la demanda interna, fuerte crecimiento del consumo privado, del comercio exterior y del turismo.

Como consecuencia de la recuperación de la actividad económica se ha registrado un récord de ingresos en los impuestos indirectos y cabe destacar el crecimiento de la producción industrial, un 7,2% en 2021, tras dos años de crecimientos negativos. Las ventas del comercio minorista registraron un crecimiento anual del 18,1% frente a la caída del 8,3% del año anterior y la cifra de negocios de la industria creció un 18,4%.

La inflación fue negativa entre 2013 y 2016 y en 2020 (-1,6%) por la caída de los precios de los bienes importados (alimentación y energía), sin embargo a lo largo de 2021 se ha ido acelerando y ha registrado un crecimiento anual del 6,4% por las subidas del transporte, la alimentación y la energía. El año 2022 se inicia con un crecimiento interanual del 7% en enero y del 8,1% en febrero. El aumento de los precios ha erosionado aún más el poder adquisitivo de los salarios medios. Actualmente el salario medio cubre el 43,4% de la cesta de la compra de los consumidores cuando hace unos meses era del 50%. Los alimentos comprenden casi la mitada de la cesta, la vivienda y los servicio públicos el 13%y el transporte un 5% más, por lo que dos tercios de la cesta corresponden a bienes y servicios cuyos precios han aumentado significativamente en los últimos meses. 

El índice de precios de producción industrial también refleja subidas destacables del 10,3% en 2021 y del 12,1% en enero de 2022, por las subidas de los precios de las materias primas, la energía y el petróleo.  Además del aumento de precios, los productores se enfrentan a interrupciones en la cadena de suministro y son muy dependientes de insumos importados, por lo que están pidiendo acciones gubernamentales para mantener la producción en funcionamiento, especialmente en algunos subsectores de la industria alimentaria.

El mercado de trabajo se caracteriza por una falta de trabajadores cualificados, bajo nivel de empleo, sueldo bajos y un alto grado de empleo no formal (especialmente en turismo y comercio) que contribuyen al mantenimiento de un elevado nivel de pobreza y a la fuerte emigración de los jóvenes, que buscan una mejor vida en países como Alemania, Austria, Suiza y los países nórdicos. El principal empleador sigue siendo el Estado, pese a las fuertes presiones de la UE, del FMI y del BM para disminuir su peso. En el año 2021 la tasa de desempleo se ha ido reduciendo paulatinamente a lo largo del año, situándose en el cuarto trimestre en el 16,1%, y en el 17,4% en el conjunto del año. La tasa de paro de larga duración es muy alta, el 75% de los parados llevan más de un año buscando empleo y el 60% más de dos años. La tasa de ocupación ha superado el nivel de prepandemia, alcanzando el 40,6% en el cuarto trimestre de 2021. La tasa de inactividad es alta, del 51,6%, y se da principalmente entre las mujeres.

La balanza comercial se caracteriza de forma habitual por ser deficitaria. No obstante, en el año 2021 se ha caracterizado por un elevado repunte. El volumen de exportación fue de 7.298 millones de euros, lo que supuso un fuerte crecimiento respecto al año anterior del 35,8% y el volumen de importaciones fue del 11.042 millones de euros, un 27,9% más que el año anterior. La tasa de cobertura se situó en el 66,6%. Los principales productos exportados fueron "manufacturas de metales" (9,3%), "muebles y sus partes" (7,4%) y "manufacturas diversas" (6,3%). Por su parte, los principales importados fueron "petróleo y sus productos" (7,7%), "vehículos automóviles" (6%) y "metales no ferrosos" (5,6%). La UE es su principal socio comercial: el 73% de las exportaciones y el 59% de las importaciones.  Sus principales socios comerciales han sido Alemania (13,1%), Italia (11,7%), Serbia (11,6%), Croacia (10,6%) y Eslovenia (6,1%).  

En el año 2020 y consecuencia de la pandemia, los ingresos públicos se han reducido drásticamente mientras que los gastos han crecido, transformando los superávits presupuestarios de años anteriores en un déficit del 5,3% sobre el PIB. En el año 2021, la recuperación del consumo privado, del mercado de trabajo y del sector turístico han incrementado significativamente los ingresos, especialmente los procedentes de impuestos indirectos, la recaudación del IVA supera el nivel de prepandemia. A pesar del crecimiento de los ingresos, los gastos siguen aumentando para ayudar a combatir los efectos de la pandemia por lo que en el año 2021 se espera un déficit presupuestario del 1,7% en porcentaje del PIB.

El déficit por cuenta corriente habitualmente es deficitario,y se financia en gran medida por las remesas de emigrantes. En 2020 empeoró ligeramente alcanzando el 3,8% del PIB. En el año 2021 sigue empeorado como consecuencia del crecimiento del déficit del comercio exterior de bienes a pesar de los ingresos provenientes de las remesas de emigrantes y de la exportación de servicios, en el segundo trimestre el déficit se sitúa en el 4,5% del PIB. En el año 2021 las remesas de emigrantes alcanzan los 3 mil millones de marcos convertibles, récord en su serie histórica y representan el 10% del PIB.  Cada año emigran miles de habitantes y se estima que hay 1,65 millones de los 3,5 millones del censo viviendo fuera del país.

La deuda pública en 2019 alcanzó el 32% del PIB, y correspondió en un 76% a Instituciones Financieras Internacionales (Banco Mundial, 34%; BEI, 24,47%; acreedores del Club de París, 7,39%; BERD, 6,59%; FMI, 3,77%). Esta cifra ha crecido en 2020, tras la recepción de nueva asistencia financiera (para reforzar el sistema sanitario y financiar medidas socio-económicas ante la crisis del COVID19), hasta el 35,2% del PIB. En el segundo semestre de 2021 ha alcanzado el 38,5% del PIB, resultado de la mayor financiación para infraestructuras y créditos para apoyar al sector público. La RS se ha endeudado en el mercado internacional y la FBiH en el mercado nacional. En términos per cápita la RS posee el doble que la FByH.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

INDICADORES ECONÓMICOS BYH 2019 2020 2021
PIB      
PIB (Millones euros.precios corrientes) 17.577 16.768 17.740
Tasa de variación real (%) 2,8 -4,6  +5,8
INFLACIÓN      
Media anual (%) 0,6 -1,6  
Fin de período (%) 0,3 -1,0 6,4
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)  --  --  
Fin de período (%)  --  --  
EMPLEO Y TASA DE PARO      
Población (x 1.000 habitantes) 3.489  --  
Población activa (x 1.000 hab)  --    
% Desempleo sobre población activa 18,4 15,9 17,4
SUPERÁVIT / DÉFICIT PÚBLICO      
% de PIB 1,4 -5,3  --
DEUDA PÚBLICA      
en % de PIB  -- 35,0  --
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS
en millones de euros 5.876 5.376 7.298
% variación respecto período anterior -3,4 -8,5 35,7
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS
en millones de euros 9.969 8.633 11.042
% variación respecto período anterior 1,2 -13,4 27,9
SALDO B. COMERCIAL      
en millones de euros -4.093 -3.257 -3.744
en % de PIB  --  --  --
SALDO B. CUENTA CORRIENTE      
en millones de euros -590 -557 409
en % de PIB -2,8 -3,8 -2,1
DEUDA EXTERNA      
en millones de euros 4.098 4.428 4.779
en % de PIB 23,1 25,5 24,8
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA      
en millones de euros 369 378 395
en % de exportaciones de b. y s. 5,6 6,3 4,7
RESERVAS INTERNACIONALES      
en millones de euros 6.440 7.090 8.358
en meses de importación de b. y s. 7,8 10,0 9,3
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA      
en millones de euros 457 346 536(IX)
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO      
media anual 1,9558 1,9558 1,9558
fin de período 1,9558 1,9558 1,9558

Fuente: Banco Central de ByH, Agencia de Estadísticas de ByH

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Los principales objetivos de política económica siempre han ido dirigidos a la elaboración de un plan de reformas sociales y económicas basado en las recomendaciones de la UE, sintetizadas en  los siguientes puntos:
1. Impulso a las reformas estructurales (principalmente del mercado de trabajo, con mayor flexibilidad y menores costes laborales) y el desarrollo de una economía de mercado funcional con un mayor y más dinámico sector privado.
2. 
Aceleración de las privatizaciones y la creación de un ambiente más favorable a la inversión extranjera.
3. Lucha contra la corrupción
4. Modernización de las infraestructuras de transportes, aguas y telecomunicaciones.

 

Por su parte, el FMI estima que la agenda para las reformas estructurales (“Agenda de Reforma”) debe basarse en tres pilares:
Continuación de la consolidación fiscal gradual y sostenible, con mejora de la recaudación, reducción del sector público y mantenimiento de los beneficios por estas reformas
Salvaguarda de la estabilidad del sector financiero mediante el fortalecimiento del marco legislativo y regulatorio
Impulso del sector privado (generador de empleo), mejorando el ambiente de negocio y el avance de las reformas laborales.

 

En enero de 2020 se presentó el Plan de Reformas Económicas 2020-2022, un plan que ha quedado desactualizado por la crisis del COVID19. Ante esta crisis, el Gobierno central y las distintas entidades territoriales del país han tomado medidas como inversiones de urgencia en sanidad, el diferimiento del pago de impuestos, reforzamiento de los esquemas de desempleo y diferentes líneas de crédito. Todas estas medidas serán financiadas principalmente con asistencia de las IFIs.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

El FMI redujo en octubre de 2021 sus expectativas de crecimiento para Bosnia y Herzegovina, con un 2,8% de aumento del PIB en el 2021 y del 3,2% en el 2022. Este cambio en las previsiones con respecto a las de abril de 2021 con un 3,5% para el 2021, se explican por la prolongación de la crisis sanitaria y los desajustes en la cadena mundial de suministros. Como problemas pendientes señala el poco avance en la mejora de la composición de su presupuesto y en la reforma de las empresas públicas, mientras que las inversiones públicas se ven limitadas por la escasez de fondos. Como prioridades, identifica: la mejora de las infraestructuras físicas, la reducción de las cargas fiscales y administrativas, la continuación de la reforma laboral, la mejora de la gestión de las empresas públicas y el impulso a la competitividad. 

En su último informe de mayo de 2022, el Banco Mundial reduce por segunda vez en este año sus previsiones de crecimiento para Bosnia y Herzegovina situándolo en el 2,7% para el 2022 y en el 3,1% para el 2023. Este organismo señala los riesgos que pueden frenar el crecimiento: las consecuencias del conflicto en Ucrania con la interrupción del comercio y el aumento de los precios de la energía y la alimentación, así como una más lenta recuperación económica de los países europeos que afectará a las exportaciones bosnias y a las remesas de emigrantes. A esto se le añaden las tensiones políticas en el país.

Para el BERD, en su informe regional de urgencia para los balcanes (abril 2022), ha reducido sus previsiones para Bosnia y Herzegovina, situándolas en el 2,3% para el 2022 (0,7% menos que anteriormente) por los efectos negativos del aumento de los precios del petróleo y del gas derivados de la situación en Europa y en Ucrania.  

El Banco Central de Bosnia y Herzegovina, y después de los buenos resultados macroeconómicos del primer semestre de 2021, estimó en noviembre de 2021, un crecimiento del 5,8% del PIB para el 2021 y del 3,9% para el 2022. Estas proyecciones se basan en la fuerte recuperación de la producción industrial y de las exportaciones impulsadas por la mayor demanda externa de los países europeos, así como por los buenos resultados del turismo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

A falta de un acuerdo con el FMI, las autoridades bosnias están acudiendo a los mercados financieros para obtener fondos que cubran sus carencias presupuestarias originadas por la escasez de ingresos públicos. 

Será fundamental seguir fortaleciendo la administración tributaria y limitar estrictamente los gastos. La consolidación fiscal no será eficaz si no se abordan las rigideces estructurales en el lado del gasto, especialmente la gran masa salarial pública y la asistencia social considerable y mal orientada.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La política monetaria se basa en el mantenimiento de un tipo de cambio fijo, el denominado sistema de “currency board”, que mantiene anclada la moneda KM (marco convertible) al euro con un tipo de cambio fijo de 1 KM=0,5113 euro. Con ello se busca asegurar la estabilidad de los precios. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

A principios de 2022, se adoptó el Programa de Reformas Económicas para el período 2022-2024 centrado en el ámbito macroeconómico y fiscal y en las reformas estructurales. Las principales medidas de reforma hasta el 2024 están en línea con la realización de los objetivos de desarrollo sostenible e incluyen la buena gobernanza y la gestión del sector público, igualdad de oportunidades en la sociedad y crecimiento inteligente. Dicho Plan se presentó a la Comisión Europea el 25 de marzo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura