Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

PIB

Desde hace más de veinte años el sector servicios es el motor de la economía belga, contribuyendo con el 78% del valor añadido bruto (VAB) en 2019, según Eurostat. 


El sector secundario belga está basado en la industria del automóvil, química, farmacéutica y la industria siderúrgica, que sigue teniendo un peso importante, aunque en clara decadencia desde el principio de los noventa, cuando el sector sufrió su primera crisis. Aun así, el sector secundario sigue teniendo un peso importante en la economía, con más del 21% de contribución al VAB para el año 2019.

Por su parte, el sector primario apenas representó en 2019 un 0,5% del VAB total.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

Cuadro del PIB por sectores de actividad
 

ESTRUCTURA DEL PIB
  2016 2017 2018 % PIB 2018
Ramas de actividad (en M€)
Agricultura, silvicultura y pesca 2.713 2.844 2.297 0,5%
Industria (salvo construcción) 63.266 65.908 66.219 14,4%
Construcción 19.869 20.291 21.560 4,7%
Servicios 298.322,9 309.091,8 319780,8 69,4%
Comercio, transporte y HORECA 75.611 76.683 78.669 17,1%
Información y comunicación 15.881 16.910 17.806 3,9%
Actividades financieras y de seguros 24.478 24.765 25.508 5,5%
Actividades inmobiliarias 34.798 36.527 38.108 8,3%
Actividades especializadas y científicas 56.883 60.300 63.305 13,7%
Administración pública, defensa, enseñanza, sanidad y trabajo social 82.711 85.689 87.885 19,1%
Arte, entretenimiento y otros servicios 7.963 8.219 8.500 1,8%
Valor Añadido Bruto 384.171 398.134 409.856 88,9%
Impuestos netos de subvenciones sobre producción 48.012 49.851 51.110 11,1%

 

 Cuadro del PIB por componentes del gasto

 
Componentes del gasto (en M€)20142015201620172018
Gasto consumo final de los hogares97.66398.404100.070102.680105.966
Gasto consumo final AAPP208.801213.930221.091229.535237.250
Formación Bruta de Capital Fijo93.24098.458103.934107.520117.066
Exportaciones totales321.601324.216341.615367.409379.700
Importaciones totales318.301318.307336.479361.188380.450
Producto Interior Bruto a precios de mercado403.003416.701430.231445.957459.532

*Fuente: Eurostat

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

1.2.1  Variables macroeconómicas

Crecimiento económico:

El PIB nominal de Bélgica en 2019 fue de 473.639 M€. Bélgica ocupa el puesto número 24 en la clasificación (por PIB) de las economías del mundo y el puesto número 6 dentro de los países de la zona euro.

En 2019, el PIB nominal per cápita ascendió a 42.240€, 11.160€ por encima de la media europea (UE-27).

La economía belga creció en 2019 un 1,4%, lo que apenas supone una mínima desaceleración con respecto al 1,5% del año anterior. Ello contrasta con una desaceleración más acusada del conjunto de la zona euro, donde el crecimiento pasó del 1,9% en 2018 al 1,2% en 2019.

La coyuntura económica en 2020 está inevitablemente relacionada con la crisis desatada a raíz de la pandemia del Covid 19 y con todas las medidas extraordinarias que se han llevado a cabo para, por un lado, tratar de contener la pandemia y, por otro, aliviar los efectos económicos del coronavirus.

Medidas de confinamiento por el Covid 19:

En relación con el primer grupo de medidas (es decir, aquellas destinadas a contener la pandemia) en Bélgica, el 12 de marzo, el Consejo de seguridad formuló una serie de recomendaciones y decretó las medidas siguientes:

i.             Cierre de los colegios, mantenimiento de un servicio de acogida para los hijos de personal médico o que sólo pueden quedarse a cargo de sus abuelos.

ii.            Cierre de discotecas, cafés y restaurantes

iii.           Cierre de parcial de comercios

Para hacer frente a la situación, la mayoría de los partidos políticos acordaron la puesta en marcha de un gobierno con poderes especiales, liderado por Sophie Wilmes (recordemos que, desde las elecciones generales, Bélgica contaba con un gobierno en funciones sin plenos poderes), que ha permitido durante los meses más graves de la pandemia, poner en marcha medidas urgentes para hacer frente al coronavirus.

 

El 17 de marzo, el Consejo de seguridad nacional decretó medidas de confinamiento de la población, con efectos a partir del día 18 de marzo a mediodía:

     i.        Los ciudadanos deben permanecer en sus hogares, excepto para

a.    desplazamientos para ir a trabajar,

b.    desplazamientos esenciales (médico, tiendas de alimentos, correo, bancos, farmacia, gasolineras o ayuda a personas necesitadas).

c.    La actividad física al aire libre está permitida e incluso recomendada, pero sólo puede realizarse de forma individual o acompañado por los miembros de la familia que viven bajo el mismo techo y, a lo sumo, un único amigo, manteniendo siempre las medidas de distanciación social.

    ii.        Prohibición de todas las reuniones.

   iii.        Obligación para las empresas de poner en marcha el teletrabajo siempre que sea posible. Respeto del distanciamiento social cuando el teletrabajo no sea posible. Obligación de cierre para las empresas que no estén en medida de asegurar las distancias de seguridad.

   iv.        Cierre de las tiendas y comercios no esenciales, con la excepción de las tiendas de alimentos, farmacias, tiendas de alimentos para animales y tiendas de prensa.

    v.        Prohibición de todo viaje no indispensable fuera de Bélgica.

 

Además, se tomaron medidas para el control de las fronteras y se prohibió el desplazamiento a segundas residencias.

 

Desescalada de las medidas:

Bélgica, al igual que el resto de los países del entorno, ha ido avanzando en la desescalada de medidas por fases, de acuerdo con la positiva evolución de la pandemia. De esta forma, desde el 1 de julio Bélgica se encuentra en fase 4, donde prácticamente todas las actividades económicas están permitidas (con la excepción de discotecas o salas nocturnas) y no hay limitaciones al movimiento de personas. Aún siguen en vigor las recomendaciones de distanciación social, teletrabajo en la medida de lo posible, uso de mascarillas (no obligatorio excepto en transporte público) y limitaciones en cuanto al número de personas que pueden reunirse (bastante laxo para eventos “sentados”, aunque más restrictivo para eventos en los que los asistentes estén de pie o en movimiento). Igualmente, se han abierto las fronteras en la fase 4, aunque estableciendo restricciones para algunas zonas de la UE según un mapa de colores en función principalmente del número de casos de coronavirus por zonas (provincias para el caso de España).

A partir del 1 de octubre, Bélgica mantiene un código de colores, pero no prohíbe el acceso siquiera a las zonas “rojas”, sino que desaconseja fuertemente los viajes y exige cuarentena y test a la entrada, aunque se solicita a los viajeros rellenar un formulario de ubicación de pasajero que contiene un cuestionario cuyo análisis por parte de las autoridades belgas puede eximir de dichas obligaciones.

 

Medidas de apoyo económico

En relación con el segundo grupo de medidas, es decir, aquellas dirigidas a aliviar los efectos económicos del Coronavirus, el Consejo de Ministros aprobó un primer paquete de medidas el 6 de marzo, que fue ampliado el 20 de marzo teniendo en cuenta las recomendaciones del Economic Risk Management Group, creado para analizar las consecuencias económicas del coronavirus en el país. Entre las medidas puestas en marcha, destacan:

              i.        Se facilita el recurso por parte de las empresas al desempleo temporal: las empresas afectadas por el Covid-19 pueden recurrir a él sin necesidad de enviar una justificación económica, y además se aumenta su cuantía.

            ii.        Renta de sustitución para autónomos: los autónomos podrán cobrar una compensación de entre 1.292 y 1.614€ al mes si se ven sometidos a cierres de al menos una semana. El acceso a la ayuda será automático para aquellos autónomos a los que se obligue a ponerse en cuarentena.

           iii.        El coronavirus podrá ser invocado para obtener retrasos “amistosos” en los pagos de la seguridad social a cargo de la empresa para los primeros dos trimestres de 2020. Los autónomos (“indépendants”) podrán diferir, reducir e incluso quedar exentos de sus cotizaciones sociales si su actividad se ve afectada por el coronavirus.

           iv.        Se podrán diferir los pagos de varios impuestos: IVA, retenciones profesionales, impuesto de sociedades, impuesto de personas físicas e impuesto de personas jurídicas y evitar multas en caso de retraso, siempre que se demuestre que el retraso se debe a dificultades de pago relacionadas con el coronavirus. En el segundo paquete de medidas se amplió de forma automática el pago de ciertos impuestos, sin necesidad por tanto de llevar a cabo un procedimiento negociado.

            v.        El Gobierno Federal no aplicará penas o sanciones a los contratistas, empresas y trabajadores autónomos en todos los contratos del Gobierno Federal, siempre que se demuestre que la demora o el incumplimiento es atribuible al Covid-19. Se toman medidas para sectores concretos:

ü  Horeca: se facilita que los restaurantes puedan ofrecer un servicio de “take away” (no requieren nueva licencia, por ejemplo)

ü  Gran distribución: se ha iniciado una consulta con los interlocutores sociales con miras a conceder mayor flexibilidad de horarios de apertura (muy estrictos en Bélgica, recordemos) en la distribución a gran escala.

ü  Sector viajes: podrán entregar vales o cupones con validez de un año (en vez de obligación de reembolsar en efectivo) para viajes no realizados a causa del coronavirus.

ü  Sector de eventos y espectáculos: si el evento es aplazado, el tique de entrada seguirá siendo válido y en caso de que el comprador no pueda asistir en la nueva fecha, se conceden plazos amplios para el reembolso.

ü  Sector agrícola: se amplían los permisos de los trabajadores temporales (lo que evita que deban salir de Bélgica y garantiza que se mantenga la actividad en el sector)

ü  A nivel de los establecimientos científicos federales, tendrán la posibilidad de utilizar sus reservas para hacer frente al déficit vinculado al cierre de actividades debido a COVID-19.

 

El 21 de marzo se llegó a un acuerdo entre el sector financiero y el gobierno federal: prevé un aplazamiento, sin coste, de todos los reembolsos de préstamos, incluidos los préstamos hipotecarios, para empresas no financieras y trabajadores autónomos viables hasta el próximo 30 de septiembre. Esta medida también se extiende a los hogares que puedan justificar el daño financiero relacionado con la epidemia.

 

Adicionalmente, a nivel federal se ha activado un esquema de garantía para todos los nuevos créditos y nuevas líneas de crédito (con un plazo máximo de 12 meses) que los bancos otorguen hasta el 30 de septiembre a empresas no financieras e independientes viables. El importe total de esta garantía, podría llegar a 50.000 millones de euros (10% del PIB belga). En cuanto al esquema de funcionamiento: la primera pérdida del 3% será asumida en su totalidad por el sector financiero. Para pérdidas entre el 3% y el 5%, el sector financiero y el sector público compartirán la carga por igual, mientras que para pérdidas superiores al 5%, el 80% lo asumirá el sector público.

 

En el Consejo de Ministros celebrado el viernes 3 de abril, se aprobó un anteproyecto de ley con varias medidas fiscales relacionadas con el COVID-19. Entre ellas se facilitan fiscalmente las donaciones de material de lucha contra la pandemia, se eximen de impuestos las ayudas de las regiones y se ponen en marcha deducciones en el impuesto de sociedades a las empresas impactadas.

 

El sábado 11 de abril, el gobierno, tras reunirse con los 10 partidos que han apoyado los poderes especiales del gobierno, anunció un nuevo paquete de medidas, ampliándose los plazos para los embargos en casos de quiebra, flexibilizando horas extraordinarias y encadenamiento de contratos y manteniéndose constante el montante de las prestaciones de desempleo durante toda la duración de la ayuda.

 

El 29 de mayo, el Consejo de Ministros anunció un tercer gran paquete de medidas (tras las anunciadas el 6 y el 20 de marzo) en su plan de protección social y económica. Estas medidas fueron aprobadas en el Consejo de Ministros del 6 y del 12 de junio

 

i.             La prolongación de algunas medidas transversales ya en marcha (desempleo temporal, droit passerelle y el permiso parental Corona, es decir, vacaciones extraordinarias que no computan en el número de días libres anuales).

ii.            Apoyo específico al sector Horeca: reducción del IVA, puesta en marcha de un cheque Horeca y aumento de las deducciones por gastos profesionales.

iii.           Medidas de garantías bancarias extendidas.

iv.           Medidas para sostener el consumo (cheque consumo de 300 euros que pueden conceder las empresas, rail pass de 10 viajes para todos los residentes en Bélgica; ayudas sociales complementarias de 300 euros para algunos pensionistas…)

v.            Medidas de sostenimiento de la inversión (tax shelter Covid-19, deducciones…)

vi.           Medidas en el ámbito laboral como una prestación de desempleo Corona.

 

Se debe señalar igualmente que, a nivel de las tres regiones, se han anunciado y aprobado diversas medidas para ayudar a sus PYMES. Destacan las transferencias incondicionales y automáticas a empresas obligadas a cerrar por el Coronavirus:

               i.        En Flandes, la prima Corona: las empresas y autónomos afectados por un cierre completo tendrán derecho a una prima uniforme de 4.000 € por empresa y 160 € por cada día de cierre a partir del 6 de abril. Aquellas empresas que no han tenido que cerrar obligatoriamente pero que han registrado una caída mayor del 60% en su facturación recibirán 3.000 €. Por otra parte, se ha previsto el diferimiento del pago de varios impuestos y un pago único de 202,68 € a desempleados, concebido para el pago de las facturas de agua y energía.

             ii.        En Valonia, se ha puesto en marcha el fondo Covid-19 de 5.000 € que se otorgará a las empresas obligadas a cerrar por el Coronavirus y de 2.500 € a aquellas parcialmente afectadas por los cierres. También se crea un fondo de préstamos para autónomos, con un máximo de 45.000 €, que no se puede combinar con la ayuda anterior. Por último, los vehículos financieros regionales existentes proporcionarán avales y préstamos de urgencia (hasta 200.000 € por empresa).

            iii.        En la Región de Bruselas, la “prima de apoyo” consiste en ayudas de 4.000 € por local, con un máximo de 20.000 € por empresa.

 

Impacto económico del Covid-19:

La pandemia afecta a la economía por varios canales de forma muy desigual a los distintos sectores económicos. Entre dichos canales de impacto se pueden distinguir: (i) los cierres obligatorios de comercios, (ii) el impacto de las medidas de distanciación social y (iii) el aumento de la incertidumbre y los cambios en las preferencias de los consumidores por la amenaza que representa la presencia del virus.

Según la última encuesta del Risk Management Group (24 de agosto), las empresas belgas estiman que su cifra de negocios es un 13% inferior al nivel pre-crisis. En la misma línea, los datos provisionales de las declaraciones del IVA (marzo 2020) apuntan una disminución de la cifra de negocio del 10%. Sin embargo, destacan 5 sectores para los que la facturación baja más de un 30% y hasta más del 60%: agencias de viaje, hostelería y restauración, transporte aéreo, industria petrolera y sector cultural.

El Institut des Comptes Nationaux (ICN) ha calculado una contracción trimestral del PIB en el segundo trimestre del 12,2% (14,5% con respecto al segundo trimestre de 2019).

 

Previsiones económicas:

En las últimas previsiones de la Comisión (previsiones de verano publicadas el 7 de julio), la Comisión corrigió ligeramente a la baja sus anteriores previsiones de primavera, manteniendo un comportamiento de la tasa de crecimiento del PIB en forma de “V”: caería un 8,8% en 2020, impactada por el Covid-19, pero rebotaría en 2021 con un crecimiento del 6,5%.

En 2020, la Comisión prevé un desplome del consumo de las familias (sobre todo de hoteles, restaurantes y ocio así como de bienes de consumo duradero) debido a las restricciones ligadas a la epidemia y el bajo nivel de confianza. Igualmente, prevé una fuerte caída de la inversión, explicada por las distorsiones en las cadenas de aprovisionamiento y las perspectivas desfavorables de crecimiento.

Las políticas expansivas para proteger el empleo, la renta de las familias y la liquidez empresarial sostendrían el rebote de la actividad a partir del tercer trimestre de 2020.

Las previsiones de la Comisión están globalmente en línea con las del Bureau Fédéral du Plan (10 de septiembre): -7,4% en 2020 y +6,5% en 2021.

Precios:

La inflación general en 2019 fue del 1,2%, 1,1 p.p. más baja que en 2018, cuando fue del 2,3%, gracias a los menores precios de la energía y de los alimentos.  

Bélgica ha cerrado de este modo el diferencial desfavorable de inflación que mantenía durante los últimos años respecto a la zona euro.

Para 2020, la Comisión prevé que la inflación caería hasta el 0,3%, principalmente por la caída de los precios energéticos, y se incrementaría hasta el 1,4% en 2021, por aumentos en los precios de alimentos y de servicios.

Mercado de trabajo:

La población activa ascendió a cerca de 5 millones de personas en el tercer trimestre de 2019. La tasa de actividad superó recientemente el 70%. Aun así, en Bélgica la población activa es baja en relación con la población total en edad de trabajar, algo que la Comisión ha señalado en diversas ocasiones, apuntando a la existencia de desincentivos como la fiscalidad, falta de adecuación de las cualificaciones o la baja movilidad.

La tasa de desempleo ha ido disminuyendo en los últimos años y fue del 5,4% en el último trimestre del 2019.

El coste laboral medio por hora fue de 40,5€/hora en 2019 en Bélgica, el más alto de la Unión Europea tras Dinamarca (44,7€/hora) y Luxemburgo (41,6€/hora).

En los últimos meses, la crisis del Covid-19 y las medidas puestas en marcha por el gobierno (que han afectado a la práctica totalidad de los sectores económicos) han tenido efectos en el mercado laboral. Se estima que más de 320.000 trabajadores están en situación de desempleo temporal

En sus previsiones de primavera, la Comisión prevé que el paro aumentará del 5,4% en 2019 a 7,0% en 2020 y 6,6% en 2021, pese a estar amortiguado por los sistemas de desempleo temporal que evitarán pérdidas permanentes de empleo superiores.

Cuentas públicas:

El déficit público cerró 2019 en el 1,9%, lo que supone un deterioro de 1,1 puntos de PIB respecto al dato del año anterior (déficit del 0,8%).

 

La Comisión prevé que el déficit aumentará hasta el 8,9% del PIB en 2019 debido al efecto de los estabilizadores automáticos y de los paquetes de medidas puestos en marchar para aliviar los efectos económicos del Coronavirus, que harían aumentar la ratio de ingresos con respecto al PIB en 7,5 puntos, mientras que la ratio de ingresos apenas variaría. Dada la recuperación de la actividad y el carácter temporal de las ayudas, el déficit mejoraría hasta el 4,5% del PIB en 2021 bajo el supuesto de no policy change. La deuda pública sobre el PIB pasaría del 98,6% en 2019 al 113,8% en 2020 y al 110% en 2021.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

CUADRO 1: PRINCIPALES INDICADORES MACROECONÓMICOS

DATOS ECONÓMICOS

2016

2017

2018

2019

Prev.2020 (CE)

Prev.2021 (CE)

Evolución del PIB (%)

1,5

2,0

1,5

1,4

 -8,8

6,5

PIB por habitante (€)

          37.980

          39.240

         40.240

42.240

 -

 -

PIB absoluto (millones de €)

         430.372

         446.365

        459.820

473.639

 -

 -

IPCA

1,8

2,2

2,3

1,2

 0,3

1,4

Tipo de interés de referencia*

0,25 (desde 16/03/16)

0,25

0,25

0,25

 0,25

 0,25

Desempleo, media anual (%)

7,8

7,1

6,0

5,4

7,0

6,6

Exportaciones (millones de €)

341.615

367.409

 379.700

386.328

 -

 -

Exportaciones a UE (millones de €)

236.681

257.329

 270.193

273.593

 -

 -

Importaciones (millones de €)

336.500

361.188

 380.450

386.311

 -

 -

Importaciones de UE (millones de €)

244.192

265.562

 280.770

284.247

 -

 -

IED recibida (millones de US$), stock

534.040

602.290

537.830

 

 

 

IED emitida (millones de US$), stock

615.390

721.930

594.140

 

 

 

Saldo presupuestario (% PIB)

-2,4

-0,7

-0,7

-1,9

 -8,9

-4,2

Deuda pública (%PIB)

101,0

104,9

101,7

99,8

 113,8

110,0

Tamaño sector público (GP en % PIB)

53,1

51,9

 52,1

 

 

 

* Facilidad marginal de crédito (Marginal Lending Facility)

Fuente: Eurostat (datos consolidados), Comisión Europea y FMI

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El gobierno de Charles Michel llevó a cabo varias reformas de política fiscal desde 2015 destinadas a aligerar la imposición al trabajo (tax shift). Se ha iniciado igualmente una reforma de las pensiones (aumento de la edad de jubilación a los 67 años y endurecimiento de las condiciones para la jubilación anticipada). Por otra parte, también se ha disminuido progresivamente el tipo general del impuesto de sociedades del 33 al 25% en 2020 (20,4% para los primeros 100.000€). Estas medidas favorecen la competitividad-precio de las exportaciones belgas, aunque los costes laborales permanecen a niveles elevados respecto a la media de la UE.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

El futuro económico inmediato del país depende en gran medida de cómo afecte a la economía la pandemia del Covid 19, lo cual no es evidente y dependerá, entre otras muchas variables de:

®      La más evidente: la capacidad de contener o mitigar o terminar con la pandemia a nivel sanitario

®      La duración de las medidas de confinamiento, así como la estrategia para su eliminación (que serágradual) y la posibilidad de que deban repetirse más adelante (ante eventuales rebrotes)

®      El tiempo que tomará la economía en retomar su senda tras el confinamiento

®      El número de empresas cuyas tensiones de liquidez se conviertan en problemas de solvencia y quiebren

®      El desempleo temporal que acabe transformándose en paro

®      La capacidad de sostener las rentas individuales y empresariales del gobierno belga

®      El impacto en la demanda interna (es decir, sobre el consumo y la inversión)

®      La eventual puesta en marcha de políticas a nivel de la UE (préstamos, emisión conjunta de deuda…)

®      Al ser Bélgica un país muy abierto al exterior también tendrá impacto la situación en la que queden sus socios comerciales

Hay que resaltar que esta crisis no tiene precedentes, ni en su magnitud ni en su tipología: las economías no están cayendo debido a un deterioro de los fundamentales económicos sino como consecuencia de las medidas extraordinarias de confinamiento y cierre de actividades impuestas por los gobiernos para contener la pandemia del covid-19, lo que se traduce en una contracción tanto de oferta como de demanda.

En este contexto, el tiempo se convierte en una variable fundamental: las medidas deben mantenerse el suficiente tiempo como para contener la pandemia y sus rebrotes, pero no tanto como para generar daños permanentes a las economías.

Evidentemente, aquellos países con mayor capacidad para establecer medidas de sostenimiento de rentas estarán en mejor posición para soportar las restricciones y, en la medida en que las empresas no entren en problemas de solvencia y sus estados puedan evitar las quiebras, la economía en su conjunto podrá recuperar más rápidamente su senda de crecimiento y se dará la tan ansiada V.

La realidad inevitable es que la recuperación no será homogénea y dependerá, entre otros factores, del margen fiscal de cada país, de cómo ha afectado la pandemia y de la estructura económica de cada economía.

Para países como España será por tanto clave la puesta en marcha de instrumentos como el Fondo de Recuperación europeo, aún en proceso de definición, cuyo objetivo último debe ser reducir las divergencias entre países para garantizar el buen funcionamiento del mercado único.

Países como Bélgica estarían en una mejor posición relativa para superar la crisis de forma más rápida.

Importancia del mercado para España

A pesar de contar con solo once millones de habitantes, Bélgica es el octavo cliente por orden de importancia como destino de las exportaciones españolas de bienes.

El consumidor belga posee un alto poder adquisitivo. Además, hasta ahora, Bélgica ha atravesado una etapa de crecimiento moderado, acompañado de generación de empleo, siendo un mercado muy atractivo y de alto potencial para los productos españoles.

Los intercambios comerciales de bienes entre España y Bélgica han ido aumentando en los últimos años, y actualmente son superavitarios para España.

Cabe señalar que existen posibilidades de cooperación en un importante número de sectores con gran potencial de desarrollo en Bélgica como son: la biotecnología y ciencias de la vida; las energías renovables, en especial la eólica y la solar; el sector de equipamiento y servicios médicos y farmacéuticos o la ingeniería.

 


 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Bélgica, hasta hace unas semanas, contaba con un gobierno en funciones desde la dimisión del primer ministro Charles Michel en diciembre de 2018, situación que se ha prolongado debido a las dificultades para formar una coalición de gobierno tras los resultados de las elecciones generales de mayo de 2019. Ya en 2019 el gobierno se vio obligado a prorrogar el presupuesto por doceavas partes. Esta prórroga se ha repetido en 2020. 

 

No obstante, para hacer frente a la crisis del Coronavirus, el Parlamento ha investido de poderes especiales al gobierno liderado por Sophie Wilmès (ver apartados anteriores). 

 

 

 

 


 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La política monetaria de Bélgica se encuentra dentro del marco que define el BCE para todos los países euro.

El objetivo de la política monetaria aplicada por el Consejo de Gobierno del BCE es mantener la estabilidad de precios, la cual se define como un incremento anual inferior pero cercano a 2 puntos porcentuales en el índice armonizado de precios al consumo (IAPC) de la zona del euro.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Situación política

Bélgica, hasta hace unos meses, contaba con un gobierno en funciones desde la dimisión del primer ministro Charles Michel en diciembre de 2018, situación que se prolongó debido a las dificultades para formar una coalición de gobierno tras los resultados de las elecciones generales de mayo de 2019. Ya en 2019 el gobierno se vio obligado a prorrogar el presupuesto por doceavas partes. Esta prórroga se ha repetido en 2020.

 

No obstante, para hacer frente a la crisis del Coronavirus, el Parlamento invistió de poderes especiales al gobierno liderado por Sophie Wilmès (ver apartados anteriores).

 

Alexander de Croo, hasta ahora Viceprimer Ministro de Finanzas, ha jurado el cargo de Primer Ministro el 1 de octubre, 493 días después de las elecciones federales, tras alcanzarse un acuerdo por parte de los partidos que conforman la “Coalición Vivaldi”, por los cuatro colores de los partidos que la forman (socialistas, liberales, ecologistas y democristianos).

 

Según ha trascendido, el acuerdo de investidura se basa en los siguientes puntos:

 

-        COVID-19:

Se nombrará un comisario para gestionar la crisis del COVID-19. Este permanecerá en el cargo durante 12 meses, extensible otros 6 meses más. Contará con el asesoramiento de un comité científico.

-        Pensiones:

Aumento gradual de las pensiones más bajas hasta alcanzar los 1.580 euros brutos al final de la legislatura.

-        Energía nuclear:

Se mantiene el objetivo de tener todas las plantas nucleares cerradas en el año 2025, salvo que no se pueda asegurar el suministro de energía eléctrica.

-        Transición energética:

Se ha acordado una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 55% para el año 2030.

-        Reforma fiscal:

Una reforma fiscal está planteada en el acuerdo de gobierno, pero se desconocen aún los detalles. Se esperan medidas para gravar menos el trabajo, ampliar las bases imponibles para hacer frente a las necesidades presupuestarias, simplificación del impuesto sobre personas físicas, terminar con incentivos a remuneraciones en especie y fin de las regularizaciones fiscales en 2023.

-        Plan de inversiones que favorezca el empleo, el crecimiento y que de cumplimiento al Green deal europeo. La tasa de inversiones públicas debería alcanzar el 4% en 2030.

-        Nueva reforma del Estado:

El acuerdo prevé el nombramiento de dos personalidades (una francófona y otra neerlandófona) para trabajar en una futura reforma del Estado. Considerando tanto la regionalización como la refederalización.

-        Sanidad:

Inversión de 1.200 millones de euros para aumentar el presupuesto general de sanidad.

 

El gobierno belga ha remitido a finales de abril su Programa Nacional de Reformas y su Plan de Estabilidad a la Comisión Europea:

 

En el Plan de Estabilidad remitido en primavera a la Comisión, se establece el importe de las medidas de contención de la epidemia y de política económica en 10.190 millones de euros, el 2,3% del PIB.

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex