Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Los sectores más relevantes son: minería, agricultura, construcción y telecomunicaciones.

La minería es el sector que más contribuye al crecimiento y presenta unas perspectivas de crecimiento a medida que nuevas minas entran en funcionamiento y las existentes aumentan su capacidad, a pesar de la falta de infraestructuras. Es el sector con más potencial económico en el país, y el que supone el 98% de sus exportaciones. Según ANAPI, las reservas de los principales minerales en el país son las siguientes:

Reservas geológicas RDC

Sustancia Mineral

Cantidad (toneladas)

Cobre

75.000.000

Litio

3.100.000

Niobio

30.000.000

Manganeso

7.000.000

Zinc

7.000.000

Cobalto

4.500.000

Hierro

1.000.000

Casiterita

450.000

Oro

600

Diamantes

206.000.000 (quilates)

Fuente: ANAPI, 2021

Tal y como se ha mencionado, el sector que más contribuye al PIB es la agricultura con un 21% (EIU). La agricultura en la RDC es fundamentalmente de subsistencia y emplea a más del 65% de población empleada. Sin embargo, es de esperar un incremento de la producción agrícola gracias a mejoras en la infraestructura nacional.

Según datos del último informe del EIU de 2020, la industria aportó el 48% al PIB, mientras que el sector servicios aportó el 32,9%, donde la construcción tiene una gran importancia y perspectivas de crecimiento.

En el sector público, el crecimiento se basará en proyectos de infraestructuras financiados por el Exim Bank de China, el Exim Bank de Corea del Sur, el Banco Mundial y la Unión Europea. La construcción privada se expandirá fundamentalmente en la capital, Kinshasa.

Asimismo, cabe destacar que ACS-COBRA y AEE Power, junto con otras empresas constructoras y financiadoras (MWH, Andritz y Mac Quarie) han formado un consorcio para la construcción del proyecto Inga 3, que consiste en una gran presa y una central hidroeléctrica en el río Congo, que es uno de los principales proyectos de infraestructura existentes en África. En el 2017 el consorcio español Pro-Inga, formado por ACS y AEE Power entre otras, y el consorcio chino, China Inga 3, encabezado por Three Gorges Corporation, presentaron una propuesta conjunta para la realización del proyecto que ha sido la adjudicataria. El acuerdo se firmó en Kinshasa el 16 de octubre de 2018 para la construcción de la presa y la estación hidroeléctrica con una capacidad de generación inicialmente estimada en 4.800 MW pero que esperan que pueda alcanzar los 11.000 MW. El coste será de 14.000 millones de dólares (USD), con un tiempo de ejecución total del proyecto estimado en 11 años, aunque podrá producir electricidad a partir de 2021.

La producción se distribuirá en principio de la siguiente manera: Sudáfrica y otros posibles países (2,5 gigavatios), empresas mineras del este de la RDC (1,2 gigavatios) y la Compañía congoleña de electricidad (SNEL) (1 gigavatio).

El sector de las telecomunicaciones basará su crecimiento en la expansión de las nuevas empresas que han entrado en el sector, que permitirá ampliar el alcance de la penetración de las nuevas tecnologías entre la población.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

Variable

2020

Consumo privado

77,5%

Consumo público

7,0%

Inversión fija bruta

22,7%

Exportaciones de bienes y servicios

31,9%

Importaciones de bienes y servicios

33,5%

Agricultura

20,0%

Industria

48,0%

Servicios

32,9%

 Fuente: Economist Intelligence Unit 2021

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

PIB: en el año 2020, la RDC experimentó su primera recesión en 18 años debido a los efectos adversos del covid-19. Su PIB se contrajo un 1,7% tras un crecimiento del 4,4% en 2019 y de 5,8% en 2018.

Esto es debido en parte a que las actividades o extractivas se vieron afectadas por las medidas de contención de la pandemia del covid-19, pasando de un crecimiento del 4,1% en 2019 a una caída del -1,9% en 2020.

Precios: La inflación subió del 4,5% en 2019 al 13% en 2020, debido a las medidas de contención y al gasto incurrido por la pandemia.

Balanza de Pagos: la balanza por cuenta corriente en la RDC ha sido deficitaria desde 2008. La RDC es un país que compra en el extranjero gran parte de lo que consume al tratarse de una economía con muy poca industria y una agricultura en desarrollo. A pesar del incremento en las exportaciones y de los precios de los minerales, el déficit continúa debido a la compensación por el aumento en las importaciones de servicios, el aumento del precio del petróleo y de productos alimenticios, mayor repatriación de beneficios por parte de las empresas mineras y la disminución de la entrada de ayuda al país. El déficit creció del 3,8% en 2019 al 5,4% en 2020.

Cabe mencionar que existe mucho mineral exportado que no es registrado en las cifras de la balanza de pagos y por esta razón no existe una balanza fiable a efectos estadísticos. Así como, muchos de los intercambios realizados con China.

Cuentas Públicas: las medidas tomadas por la pandemia y la disminución de los ingresos hicieron que el déficit público aumentara del 0,8 al 1,2% del PIB en 2020.

Deuda Exterior: Tras la condonación de 2010, la deuda exterior se ha reducido desde 13.097 millones USD en 2009 hasta 5.228 millones USD en 2020. Se ha mantenido entorno a los 5.000 millones en los últimos años.

CARACTERIZACIÓN DEL MERCADO:

Sector minero:

En 2018 se actualizó el Código Minero de 2002 (con la idea principal de generar más ingresos fiscales al país mediante un aumento de los royalties que paga el sector extractivo y considerado por muchos como un nacionalismo económico del presidente Kabila). Los ingentes recursos naturales de que dispone el país constituyen su principal activo, cuenta con más de 1.100 minerales y piedras preciosas, según datos del Banco Mundial. El vasto territorio que ocupa la región central de África (2.345.000 km²), cuatro veces y media más grande que España, en su mayoría sin explotar, augura además continuidad a medio y largo plazo en el hallazgo y explotación de dichos recursos. La inversión se concentra en cobre, cobalto y zinc; principalmente, en las regiones de Katanga y Kasaï.

La RDC posee el 50% de las reservas mundiales de cobalto, el 10% de las de cobre y el 30% de las de diamante. Precisamente, el precio de cobalto se disparó en 2018, ya que es un mineral muy demandado para fabricar vehículos eléctricos y teléfonos inteligentes (smartphones).

Sector agrícola:

La República Democrática de Congo es esencialmente un país agrícola: según datos del Banco Mundial cuenta con 80 millones de hectáreas de tierras arables y fértiles, apropiadas para el cultivo de diversas especies a lo largo del año. La biodiversidad se encuentra entre las más ricas del continente.

El 13 de noviembre de 2017 el Senado votó el proyecto de Ley para modificar la ley agrícola n°11/002 de 2011. Entre otras cosas, se modifica el artículo 16, uno de los más controvertidos con la FEC (Fédération des entreprises du Congo), y permitirá que cualquier persona física o jurídica sin distinción tenga acceso a la tierra destinada a la agricultura. Hasta ahora con la Ley de 2011, se excluía expresamente a las personas físicas extranjeras de la elegibilidad de los derechos sobre las tierras agrícolas y su participación en las sociedades.

China continuará como uno de sus estrechos aliados:

China está realizando una importante apuesta por la RDC en el marco de su estrategia de penetración en África. La necesidad de materias primas chinas y de fondos externos “sin compromisos políticos” de la RDC ha propiciado esta nueva amistad político-económica. Los últimos acuerdos con empresas chinas alcanzan los 3 mil millones de dólares para las infraestructuras de carretera y 660 millones de dólares para las eléctricas con el objetivo de reducir el déficit energético. En 2021, China ha perdonado varias deudas a la RDC, la cual se ha sumado además a la Nueva Ruta de la Seda impulsada por el país asiático.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

DATOS ECONÓMICOS

2018

2019

2020

Última cifra disponible (Previsión 2021)

Evolución del PIB (%)

 5,8

4,4

 -1

3,6 (202

PIB por habitante ($)

495,64

 508,95

 456,9

477,89 (2021)

PIB absoluto (M$ corrientes)

47.099

 49.816

 46.062

49.624 (2021)

IPC (variación últimos 12 meses, %)

7,23

4,59

 17,1

8 (2021)

Tipo de interés de referencia

N.D.

 26,7

 26,6

N.D.

Desempleo (%)

10,4

10,4

4,6

N.D.

Exportaciones (M$) (*)

15.967

15.031

 15.482

N.D.

Exportaciones a UE (M€)

704

828

796

134 (en-feb 2021)

Importaciones (M$) (*)

14.973

14.632

 13.607

N.D.

Importaciones de UE (M€)

1.023

1.055

 917

191 (en-feb 2021)

IED recibida (M$)

1.408

 1.350

 N.D.

N.D.

IED emitida (M$)

0,4

 0,3

N.D.

N.D.

Saldo por cuenta corriente (% PIB)

-3,6

-3,8

-4,76

-4,019 (2021)

Reservas exteriores, excluido oro (M$) (*)

665

 777

 534

N.D.

Saldo presupuestario (% PIB)

0,0

 -0,048

 -0,2053

-1,896

Deuda externa (M$)

5.127

 4.984

 5.228

5.418

% servicio de la deuda/exportaciones (*)

2,4

 2,7

 N.D.

N.D.

Tamaño sector público (% PIB) (*)

11,1

 10,9

 10,6

13,9 (2021)

 *(p): previsiones

 Fuentes: FMI, Ministerio de Economía y Competitividad de España, Aduanas de España, Comisión Europea, Estadísticas de Economist Intelligence Unit, INS (Institut National de la Statistique), BCC (Banco Central del Congo), UNCTAD, OCDE.

(*) EIU (Estadísticas de Economist Intelligence Unit)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El Gobierno se concentra en controlar los niveles de inflación, impulsar la inversión pública, consolidar la posición estatal en el sector de los recursos naturales, implementar reformas estructurales y el desarrollo de una política fiscal restrictiva que logre incrementar los recursos fiscales. En este sentido, el Gobierno tiene que mejorar la gestión del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA o TVA en francés) que entró en vigor en enero de 2012 y desarrollar políticas fiscales eficaces capaces de aumentar los ingresos por impuestos, incluido el sector minero, principal fuente de riqueza del país.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las previsiones dependen de la evolución del precio de los minerales, principalmente del cobre y en menor medida del cobalto.

El crecimiento del PIB en 2011 se prevé que sea del 3,3%, saliendo de la recesión sufrida en 2020. Se espera que la senda de la recuperación continúe en 2022 con un crecimiento del 4,5%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Tras un aumento del déficit fiscal impulsado por la pandemia en 2020, se prevé una consolidación del déficit en 2021-22 a medida que se recuperan los ingresos. El ratio ingresos públicos/PIB aumentará en 2021-22, tras una disminución estimada de los ingresos fiscales (de los impuestos sobre las ventas, los impuestos sobre el comercio y los impuestos sobre la renta de las personas físicas) en 2020, gracias a la recuperación económica. El fuerte crecimiento de la minería, en medio de la recuperación de la demanda mundial y el inicio de la producción de la mina de cobre Kamoa-Kakula de Ivanhoe Mines (Canadá) se traducirá en un crecimiento de la producción minera en 2021-22 y en la recaudación de impuestos del sector. La aplicación de medidas políticas para mejorar la administración fiscal, bajo la dirección del FMI, y el aumento de los ingresos fiscales en línea con la expansión económica, impulsarán el crecimiento de los ingresos durante el período previsto.

El gasto fiscal se mantendrá prácticamente estable en relación con el PIB en 2021-22, ya que el margen para reducir el gasto será limitado. El gasto recurrente seguirá siendo elevado debido a la elevada masa salarial del sector público - el principal componente del gasto corriente -, que aumentará en 2022 al acordar el gobierno un aumento salarial escalonado para los médicos, tras numerosas protestas. Se espera que el gasto sanitario público siga siendo elevado en 2021-22, ya que la pandemia sigue siendo una amenaza y el país se prepara para comprar vacunas.  Los fondos liberados de los acuerdos de alivio de la deuda, incluido el aplazamiento de las obligaciones de reembolso bilateral para 2021 de los acreedores del G20/Club de París, se desviarán para financiar la respuesta al coronavirus.

En contraste con la expectativa del gobierno de un presupuesto equilibrado en 2021, se prevé que el déficit fiscal se reduzca del 2,5% del PIB estimado en 2020 al 1,5% del PIB, lo que refleja una recuperación de los ingresos. El déficit podría reducirse aún más, hasta el 0,8% del PIB, en 2022, de nuevo impulsado por el crecimiento de los ingresos en el marco de unos resultados económicos subyacentes más firmes. El gobierno se ha comprometido a limitar el uso de la política monetaria para cerrar su brecha fiscal. Los déficits de 2021-22 se financiarán en parte con los desembolsos del FMI, y se espera que el programa abra más fuentes de crédito multilateral y bilateral para la RDC a medio plazo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

El comité de política monetaria del BCC ha reducido drásticamente el tipo de interés oficial, en un total de 1.000 puntos básicos desde principios de 2021 - del 18,5% al 15,5% en marzo, al 10,5% en abril y al 8,5% en junio. Esto responde a las perspectivas del BCC de moderación de la inflación, estabilidad relativa del franco congoleño frente al dólar estadounidense, que se mantuvo hasta junio, y la necesidad de estimular la actividad interna.

El tipo de interés oficial se mantendrá en el resto de 2021, y en 2022 se espera que el BCC instigue una mayor relajación monetaria, reduciendo el tipo al 7,5% a medida que disminuyan las presiones sobre los precios. Aunque se espera que la relajación monetaria tenga un impacto limitado en la dinámica general de los precios y la moneda, ya que el pequeño tamaño del sector financiero reforzará la débil transmisión monetaria, el estímulo monetario impulsará, no obstante, a la captación de crédito y la actividad económica en 2021-22.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Las políticas estructurales llevadas a cabo por el Gobierno congoleño están marcadas por el esfuerzo que se está destinando al desarrollo del país.

Como muestra de ello está la Agence Nationale pour la Promotion des Investissements (ANAPI), que viene lanzando una intensa campaña de promoción del país y sus principales sectores: minero, agrario, forestal, energético, construcción de obras públicas y viviendas, y telecomunicaciones.

La ANAPI proporciona:
- Reuniones de negocio e información sobre el mercado.
- Beneficios derivados del Código de Inversiones.
- Búsqueda de tierras en concesión y socios locales o extranjeros.
- Puesta en marcha de compañías de derecho congoleño en tiempo reducido.
- Ayuda en los trámites con la Administración.

Por lo tanto, para consultar asuntos relacionados con inversiones, se recomienda acceder a la página web de la Agencia Nacional de Promoción de Inversiones: http://www.investindrc.cd/fr/, así como a la página web del Comité de pilotage pour l’amélioration du climat des affaires et des investissements en RDC (CPCAI): www.cpcai.cd y www.cpcai-rdc.org.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura