Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

 

 

La mayor parte del PIB se deriva del petróleo, que en 2016 representó el 78% de las exportaciones y en torno al 44,5% del PIB. Por consiguiente, buena parte del PIB proviene de la demanda externa a través de la exportación del crudo. En 2018, el sector primario representaba el 7,1% y el terciario el 40%. Mientras, el secundario incluyendo el petróleo alcanza el 52,9%; según los datos extraídos de la EIU, de enero de 2020.

La economía de la República del Congo depende en gran parte de los ingresos del sector público y de la gestión que se realiza del petróleo. Sin embargo, esta tendencia deberá corregirse en el futuro diversificando la economía porque es previsible que en dos décadas la principal fuente de recursos del país se vaya agotando. Se observa una mayor aportación del sector servicios y del sector industrial a la economía del país.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto)

Año 2016

(%)

POR SECTORES DE ORIGEN

AGROPECUARIO

4,7

Agricultura

 3,8

Ganadería

 

Silvicultura y Pesca

1,4

MINERÍA

54,5

MANUFACTURAS

4,7

CONSTRUCCIÓN

8,3

COMERCIO

7,6

HOTELES, BARES Y RESTAURANTES

 

TRANSPORTE

6,5

COMUNICACIONES

 

ELECTRICIDAD Y AGUA

0,7

FINANZAS

7,3

PROPIEDAD DE VIVIENDA

 

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

5,5

OTROS SERVICIOS

 

TOTAL

100

POR COMPONENTES DEL GASTO

 Año 2017

CONSUMO

48,5 

Consumo Privado

36,9

Consumo Público

11,6

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO

22,2

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

94

IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

-65,2

Fuentes: por componentes del gasto: EIU; por sectores de origen, la web de la diplomacia francesa http://www.diplomatie.gouv.fr/.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

A pesar de los esfuerzos del Gobierno, la diversificación de su economía ha sido escasa. Si se tiene en cuenta que las previsiones indican que la producción de petróleo descenderá a una sexta parte del valor actual en 20 años según el FMI (excluyendo el llamado "oil sands" que se empezará a explotar en el futuro) la diversificación de la economía debería ser una prioridad. No obstante, la contribución del petróleo al PIB de la República del Congo se ha reducido enormemente, desde el 70% en 2008 hasta menos del 40% en 2016.

La producción de petróleo en 2016 fue de 238.000 barriles al día y en 2017 fue de 291.000 barriles al día. En 2018 se situó en 317.000 barriles al día y en 2019 repuntó hasta los 337.000 barriles diarios (Trading Economics, 2019). 

Las previsiones de crecimiento cambiaron drásticamente por el impacto que supuso la caída del precio del crudo ante una economía escasamente diversificada, que provocó la entrada en una profunda crisis que ha llevado a un decrecimiento del PIB de -2,8% en 2016 y -1,8% en 2017, según el FMI. Esta situación ha provocado el consumo de buena parte de las reservas del país y el aumento muy pronunciado del endeudamiento, lo que ha supuesto un empeoramiento de la confianza exterior.

La caída de PIB y el aumento del endeudamiento llevaron al Gobierno a iniciar negociaciones con el FMI en marzo de 2017. Fruto de las mismas el ejecutivo está realizando reformas tendentes a disminuir el peso del sector público y a la reducción del déficit, como la privatización de las compañías de electricidad y agua (SNE y SNDE, respectivamente). Asimismo, ha hecho gestos para luchar contra la corrupción con la aprobación de leyes que persiguen delitos fiscales y el blanqueamiento de capitales que han propiciado la detención de personas con puestos de responsabilidad pública. A pesar de ello, las negociaciones se siguen alargando y tras la última visita del FMI al país (abril 2018) no se ha alcanzado un acuerdo, el Fondo exige mayor transparencia, especialmente después del supuesto falseamiento de los datos de deuda pública al inicio de las negociaciones, y mayores esfuerzos en la consolidación fiscal. No obstante, debido a las políticas fiscales adoptadas, la subida internacional del precio del petróleo así como el aumento de la producción, en los dos últimos años el país ha experimentado una ligera recuperación, creciendo un moderado 1,6% del PIB en 2018, y un 4% en 2019. Sin embargo, para 2020, el FMI prevé un crecimiento de un 2,8% (IMF, 2020).

El déficit fiscal se encuentra en proceso de reducción debido en parte a los esfuerzos del Gobierno. En 2016 se situaba en un 12,9% del PIB, en 2017 se redujo a un 11% y en 2018 se espera que haya descendido hasta un 1,4%, reducción motivada por una política de gasto más controlada, el uso de reservas y una recuperación parcial de los ingresos provenientes del petróleo.

En lo que respecta al ambiente de negocios, según el índice “Doing Business” del Banco Mundial, la RC ha ido empeorando en los últimos años: en 2016 se situó el 176, cayendo en el año 2017 con una clasificación en el puesto 177, en 2018 en el puesto 179 y en 2019 en el 180 de un total de 190 países. Esta posición se mantiene en el año 2020.

Existen varios proyectos multilaterales en marcha para ayudar a desarrollar la economía del país. El Banco Mundial está implementando el PADE (Proyecto de Apoyo a la Diversificación de la Economía), programa de 10 millones de dólares, ampliado en mayo de 2017 con 6,5 millones adicionales y que busca impulsar la diversificación de la economía congoleña. También existen otros proyectos centrados en la educación, el desarrollo de zonas empobrecidas y la mejora de las infraestructuras urbanas (agua y electricidad). El Banco Africano de Desarrollo (BAfD), a su vez, está ejecutando el PACADEC, proyecto de apoyo institucional para mejorar el clima de negocios y diversificar la economía congoleña, por valor de 6 millones de dólares.

La RC es miembro de la Zona Económica del Franco de África Central y su moneda es el Franco CFA, emitido por el Banco de los Estados de África Central (BEAC) con respaldo de Francia (garantía de conversión ilimitada del Tesoro francés, paridad fija, libre transferibilidad y centralización de reservas) y con sede en Yaoundé, capital de Camerún. El objetivo de la política monetaria del BEAC es luchar contra la inflación y asegurar la convertibilidad del franco CFA con el Euro, a un tipo de cambio fijo.

Destaca especialmente la relación con China, que data de hace más de medio siglo y que en los últimos años ha mejorado, con las visitas recíprocas de los líderes de los dos países. En 2017 el volumen de comercio de la RC con China alcanzó 3.760 millones de dólares, representando el 56,58% del total de las exportaciones congoleñas. China ha sido el socio comercial número uno de la República del Congo desde el año 2006 (Atlas of Economic Complexity, 2020).

 

VARIABLES MACROECONÓMICAS:

PIB: La coyuntura internacional con niveles elevados de los precios del crudo fue beneficiosa para la RC y le permitió impulsar su economía. En 2013 el crecimiento fue del 3,4%, mientras que en el 2014 fue del 4,8%. Sin embargo, en 2015 el crecimiento del PIB cayó al 2,6% cuando a principios de año se pronosticaba un crecimiento por encima del 5%. Fue el comienzo del cambio de tendencia, provocado principalmente por el desplome de los precios internacionales del petróleo, que llevó a caer al PIB al -2,8% en 2016 y al -1,8% en 2017. Tal y como se ha señalado, la economía creció en 2018 un 1,6%, debido a la recuperación del precio del petróleo y el aumento de la capacidad productora. En 2019, el crecimiento económico aumentó hasta el 4%.

Actualmente, el principal desafío para la RC es su sostenibilidad económica, a través de la diversificación de su economía y la mejora del clima de negocios. Sin embargo, la mayoría de la población depende de la economía no petrolífera para sobrevivir.

PRECIOS: La importancia que el Fondo Monetario Internacional concede a este capítulo es decisiva. El Gobierno de la RC ya ha puesto en marcha las políticas monetarias marcadas por dicho organismo. El mercado de bienes de consumo de la RC depende principalmente de las importaciones de terceros países y es muy vulnerable a factores externos. Los productos alimenticios todavía tienen un peso muy importante en el índice de precios de consumo. La inflación anual fue aproximadamente del 3,2% en 2016 y se estima que en 2017 disminuyó hasta el 0,4%. Sin embargo, se observó un aumento en los años 2018 y 2019 que la situó en la cifra de un 1,2% y un 1,5%, respectivamente. En 2020, se prevé que la inflación aumente hasta el 1,8% (IMF, 2020).

DESEMPLEO: Las estimaciones relativas a desempleo son poco concluyentes y se desconoce con exactitud cuál es el ratio exacto de personas que se encuentran desempleadas en la República del Congo. Sin embargo, las cifras que se manejan, pese a las inexactitudes metodológicas, son bastante elevadas: se estima que el desempleo en 2014 alcanzó al 36% de la población activa, siendo el segmento joven especialmente afectado por este problema (según datos extraídos del CIA World Factbook). El presidente Nguesso lo cifró en torno al 10% en declaraciones públicas 2018, dato poco representativo del nivel de desempleo real.

CUENTAS PÚBLICAS: El Gobierno registró superávits presupuestarios hasta el año 2013. En 2013 el superávit fue del 2013 del 15,9%. Sin embargo, en 2014 el déficit llegó hasta el 7,4% y en 2015 hasta el 8,1%. En 2016, el déficit presupuestario llegó al 12,9%, 5,4% en 2017 y 1,4% en 2018. En 2019, la República del Congo registró un superávit del 0,8%.

DEUDA EXTERIOR: El 15 de noviembre de 2007 la deuda bancaria ("Club de Londres") fue reestructurada: 80% del stock de atrasos fueron anulados, aproximadamente 927.000 millones de francos CFA (1.413 millones de euros).

Por su parte, los países acreedores reunidos en el Club de París decidieron, el 11 de diciembre de 2008, cancelar 805 millones de dólares de la deuda externa de la RC y reestructurar otros US$ 155 millones adicionales (en términos de Colonia: repago en 40 años con 16 de gracia). Adicionalmente, algunos países de dicho Club han decidido cancelar sus deudas de forma bilateral. Como resultado, el ratio deuda/PIB cayó fuertemente, desde un 104% en 2005 a una estimación de 51% en 2008.

También hay que citar que en 2009, la RC llegó a un acuerdo con los deudores comerciales restantes, pagando 800 millones de dólares con un descuento que inicialmente se pensó era del 65% (condiciones semejantes a las concertadas con el Club de Londres), pero que luego resultó ser de solo el 37%. El pago a realizar fue de 939 millones de dólares, incluyendo gastos legales, que equivalía al 9% del PIB del país en 2009.

De especial relevancia para la RC fue alcanzar el “punto de culminación” dentro de la iniciativa HIPC (Heavily Indebted Poor Countries) que se puso en marcha por el FMI y el BM para reducir la deuda de los países pobres muy endeudados (PPME) y significa una gran mejora de su posición exterior. Así, en enero de 2010, el FMI y el Banco Mundial aprobaron un alivio de deuda para la RC de 1,9 millones de dólares, liberando recursos necesarios para sanidad, educación y otros servicios sociales. En julio de 2011 venció un Servicio de Crédito ampliado (Extended Credit Facility, ECF) de tres años y desde entonces no se ha producido ningún acuerdo posterior con el FMI. Sin embargo, el Gobierno continúa las líneas maestras fijadas en la mencionada ECF, especialmente el rigor fiscal muy importante teniendo en cuenta la reducción de los ingresos derivada de la caída del precio internacional del petróleo.

Podría haberse dado el caso de que una vez conseguido el alivio de la deuda en 2010 y vencido el ECF en 2011, la política económica de la RC hubiera perdido su impulso reformista, pero esto no ha sucedido y se sigue actuando con bastante rigor, lo que unido a su pertenencia al BEAC da al país una previsión de recuperación de su solvencia económica.

A pesar de todos los esfuerzos por reducir la deuda, en los últimos años, ésta se ha incrementado enormemente, en parte por la caída de los precios del petróleo y también porque el gasto gubernamental no se redujo en consonancia con esta caída. A finales del año 2016, la deuda alcanzó el 114,6% del PIB, por lo que en marzo de 2017, el FMI inició negociaciones con el Gobierno de la RC para paliar esta situación y encontrar soluciones satisfactorias. Actualmente, se está negociando un acuerdo de reestructuración con China y con oil-traders. No obstante, para la negociación de un programa de apoyo financiero con el FMI, resultará necesario que, previamente, Congo alcance un acuerdo con el resto de sus acreedores que permita reconducir la situación de su deuda pública, que el FMI considera actualmente insostenible.

BALANZA POR CUENTA CORRIENTE: En 2013 se cifró en un superávit del 13,8% del PIB mientras que para 2014 se registró un déficit del 1,3%. En 2015 el déficit fue del 54,2% debido a la importación de bienes y a la caída del volumen exportado de petróleo y su precio. En 2016 alcanzó un déficit record del 63,5% que se redujo en 2017 al 5,9%. En 2018 el FMI estima que hubo un superávit del 6,7%. Esta cifra aumentó ligeramente hasta el 6,8% en 2019 y se prevé que el superávit para 2020 sea del 5,3%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

CUADRO 1: PRINCIPALES INDICADORES MACROECONÓMICOS

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

Año 2016

Año 2017

Año 2018

Año 2019

PIB

PIB (Mill USD a precios corrientes)

7.787

8.718

11.460

11.58

Tasa de variación real (%)

-2,83

-1,8

1,6

4

INFLACIÓN

IPC (variación últimos 12 meses, %)

3,2

0,4

1,24

1,5

TIPOS DE INTERÉS DE REFERENCIA

Interbancario a corto (%)

14

14,6

15

N.D.

EMPLEO Y TASA DE PARO

% Desempleo sobre población activa

N.D.

N.D.

N.D.

N.D.

SALDO PRESUPUESTARIO

% de PIB

-12,9

-4,9

-1,7

-0,2

EXPORTACIONES DE BIENES

en USDBn

5,22

6,65

7,5

7,7

Exportaciones de la UE (M€)

1.199

805

733

63

IMPORTACIONES DE BIENES

en USDBn

5,5

3,2

3

3,2

Importaciones de la UE (M€)

1.123

1.019

868

48

SALDO B. CUENTA CORRIENTE

en % de PIB

-63,5

-5,9

6,7

6,8

DEUDA EXTERNA

en MUSD

8.269,20

9.015,60

9.288,60

8.787,80

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA

en % de exportaciones de b. y s.

4,3

3,5

3,1

3,1

RESERVAS INTERNACIONALES

en MUSD

822

491

560

N.D.

GASTO SECTOR PÚBLICO

(% PIB)

54,4

36,09

26,2

24,8

INVERSIÓN EXTRANJERA

IED recibida (M$)

N.D.

N.D.

N.D.

N.D.

IED emitida (M$)

N.D.

N.D.

N.D.

N.D.

Fuentes: EIU CR enero 2020; FMI; Euroestacom.
*(e.) Últimos datos disponibles, estimados para el año 2020 por el FMI.
Última actualización: enero 2020

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Los objetivos principales de política económica de la Comunidad Económica de los Estados del África Central (CEEAC) y, por consiguiente, del Congo son los siguientes:

1)    Crecimiento equilibrado.

2)    Inflación baja y estable.

3)    Estabilidad fiscal y exterior ante el futuro descenso del aprovechamiento de recursos derivados del petróleo.

4)    Diversificación de la economía, especialmente en países dependientes del petróleo como el Congo.

 

Entre 2014-15 se puso en marcha una reforma fiscal para unificar y simplificar los impuestos y tasas, concluida en 2017. Por otro lado, se está promocionando la inversión en infraestructuras y una mayor eficiencia. Asimismo, han verificado una mejora en los hitos correspondientes a la reforma de la gobernanza del petróleo. Sin embargo, no se cumplieron a tiempo otros hitos igualmente importantes como la celebración del 80% de los contratos mediante concurso público y la regularización de anteriores contratos del sector público.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

El PIB que decreció al 2,83% en 2016, continúo a disminuir un 1,8% en 2017, mientras que se recuperó un 1,6% en 2018 y hasta un 4% en 2019. La inflación se establece en el 3,2% en 2016 y al 0,4% en 2017. En cuanto al crecimiento de las exportaciones, se estimó en el 27% en 2018 y aumentó hasta un 2,6% en 2019. Asimismo, el descenso de importaciones se sitúa en el 6,25% en 2018, mientras que en 2019 aumentaron un 6,25%.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Las principales tendencias estructurales son las siguientes:

1) Progresar en la sostenibilidad fiscal ante el declive del petróleo con control del gasto y generación de recursos no petrolíferos. La reducción del déficit estructural es una exigencia del FMI.


2) Reforma de la gobernanza en el sector del petróleo,


3) Maximizar la recaudación fiscal combatiendo el fraude,


4) Fortalecimiento de la administración de aduanas y


5) Realización de grandes obras de infraestructura, tanto de transporte como de energía.

El mayor riesgo para el proceso de reformas lo constituye el hecho de haber alcanzado ya las condonaciones de deuda asociadas a la iniciativa HIPC. Las reformas fiscales, que se están llevando a cabo desde 2012, están intentando simplificar el régimen fiscal, reforzar las instituciones, reducir la evasión de impuestos y aumentar los ingresos no petrolíferos.


Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La política monetaria es competencia del Banco de los Estados del África Central (BEAC), que prioriza el control de la inflación y mantiene el tipo de cambio del Franco CFA con el euro.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Desde junio de 2012 se desarrolló un plan del FMI a cinco años, destinado a la reducción de la pobreza y la creación de riqueza y orientado a la sanidad y a la educación. El mayor riesgo para el proceso de reformas lo constituye el hecho de haber alcanzado ya las condonaciones de deuda asociadas a la iniciativa HIPC.

Petróleo: aunque en 2012 se inició la búsqueda de petróleo en la prefectura de Cuvette, por parte de la empresa Pilatus Energy, los resultados de la exploración han sido negativos. El potencial petrolífero offshore se ubica en las áreas ultra profundas y el FMI estima que la producción caerá hasta la sexta parte de la actual durante las próximas dos décadas. Aun así, la economía congoleña se basa principalmente en el petróleo.

La principales obras de infraestructura que se han realizado en las últimas décadas son: la presa hidroeléctrica de Imboulu, en el río Léfini; el Aeropuerto internacional de Maya Maya (Brazza), diversas instalaciones como las sedes del Ministerio de Asuntos Exteriores, la radio y la televisión nacional, cinco mercados modernos en Brazzaville y el Estadio Municipal en Pointe Noire; además de varios tramos de la carretera asfaltada entre Brazzaville y Ponte Noire de 510 km.; diversas infraestructuras sociales y de servicios en Likouala como el Hospital general, la modernización del aeropuerto y la rehabilitación del estadio Pont de Dolisie en Niari. También destacan en el departamento de la Cuvette mejoras en el aeropuerto de Owando e infraestructuras de transporte; la carretera Owando-Makoua-Ouesso; el hospital general de Oyo; el Hotel Alima y la carretera Obouya-Boundji-Okoyo hasta la frontera con Gabón.

Así, en 2020, continúa la construcción de un nuevo edificio para el parlamento, financiado y ejecutado por empresas chinas, cuya finalización se espera para este mismo año.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura