Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

 ESTRUCTURA PIB CI 2019

 Fuente: elaboración propia a partir de datos del Banco Mundial

El sector primario representa en la actualidad aproximadamente un 22% del PIB marfileño y emplea a más de la mitad de la población activa. Actualmente, Costa de Marfil sigue siendo el primer productor mundial de cacao (alcanzando en 2020 el récord de 2,2 millones de toneladas al año), el sexto de café  y el segundo de anacardo. También es el primer exportador de aceite de palma y el primer productor africano de caucho. En los últimos años las cosechas de cacao, algodón, anacardo, piña y plátano están registrando un crecimiento notable. 

El sector secundario ha tenido una evolución positiva en los últimos años y representa en torno al 25% del PIB. Cabe destacar la importancia del sector agro-alimentario y el potencial reciente del sector minero y del sector de la construcción. El desarrollo de la industria agro-alimentaria es uno de los objetivos del Gobierno actual, al ser una realidad que el país transforma una parte pequeña de la materia prima agrícola que produce, perdiendo con ello las opciones de incorporar un mayor valor añadido económico.

Por otro lado, el desarrollo de la industria extractiva (de oro, diamantes, níquel, manganeso, hierro) ha pasado a ser una prioridad del Gobierno marfileño, al darse cuenta de lo escasamente explotado que está este sector, especialmente en comparación con otros países del entorno, y de la importante fuente de recursos públicos que puede representar. En este sentido, está aumentando rápidamente el número de licencias de prospección y de explotación de yacimientos. Existen, además, proyectos de desarrollo de infraestructuras de transporte (por ejemplo el ferrocarril de Man a San Pedro) que pretenden favorecer el desarrollo de esta industria.

El sector de la construcción está igualmente cobrando fuerza en los últimos años. El fuerte crecimiento de la población, el alto grado de deterioro de muchos inmuebles y el desplazamiento de la población de los pueblos a las ciudades, son factores que determinan el pulso de la actividad de la construcción. El Gobierno marfileño tiene la previsión de construir unas 150.000 viviendas sociales al año, para dar respuesta a las necesidades de la población. Además, en el marco del Plan Nacional de Desarrollo 2021-2025, el gobierno marfileño llevará a cabo grandes proyectos de construcción y rehabilitación de inmuebles emblemáticos de la ciudad de Abidjan. Además, están desarrollándose numerosos proyectos de infraestructuras en la capital y el resto del país con la participación financiera de diversas instituciones multilaterales.

Tradicionalmente, Costa de Marfil ha sido un país en el que el sector terciario ha supuesto cerca de la mitad del PIB, representando en la actualidad un 53%. La actividad comercial es una de las más destacadas, gracias al papel del Puerto Autónomo de Abidjan con puerta de entrada de gran parte del comercio de la región. Telecomunicaciones y finanzas le siguen en importancia. Por otro lado, el gobierno tiene interés en incentivar las inversiones en el sector turístico, que por el momento se concentran en Abidjan por la relevancia del turismo de negocios. No obstante, el país tiene potencial para otros segmentos como el turismo de playa, étnico/cultural y de aventura.  

Por el lado de la demanda, la economía marfileña depende fuertemente del gasto en consumo de las familias, como ocurre en muchos de los países de la región. La formación bruta de capital fijo se mantiene en niveles moderados, aunque crecientes, indicando que los inversores cada vez confían más en la recuperación del país.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD (%) 2016 2017 2018 2019
POR SECTORES DE ORIGEN        
PRIMARIO 24,0 22,0 19,8 22,0
SECUNDARIO 25,0 25,0 25,2 25,0
TERCIARIO 51,0 53,0 55,0 53,0
POR COMPONENTES DEL GASTO        
CONSUMO 79,3 80,0 78,9 78,7
   Consumo privado 66,5 65,7 68,9 68,3
   Consumo público 12,7 14,4 10,0 10,4
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 18,3 19,5 19,7 21,1
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 33,4 34,0 22,6 23,6
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 30,3 31,7 23,4 22,6

 Fuente: African Statistical Yearbook 2020, última actualización febrero 2021

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Desde 2012 el país ha estado creciendo a tasas entre el 6,9% y el 10% del PIB. Según el FMI, la normalización política, junto con la política fiscal adecuada y las reformas estructurales para mejorar el entorno de negocios, explican la evolución favorable de la actividad.

La inflación se ha situado en los últimos años en el entorno del 1%-2%, gracias al tipo de cambio fijo existente entre el euro y el franco CFA. Se estima que en 2020 los precios aumentaron un 2,5%, sobre todo por tensiones en los productos alimentarios. El déficit público se ha mantenido en los últimos años entre el 2 y el 4,5% del PIB, aunque aumentó hasta el 5,9% en 2020 por las medidas frente al coronavirus. El gobierno ha adoptado  reformas para incrementar los ingresos fiscales, que alcanzaron el 14,4% en 2020,  al tiempo que se están aplicando medidas para mejorar el control del gasto público. 

En 2011 el Gobierno logró refinanciar su deuda pública doméstica, en manos fundamentalmente de bancos de la UEMOA; y en 2012 alcanzó el punto de culminación de la iniciativa HIPC, logrando el alivio de la deuda pública externa. Posteriormente, la deuda pública ha pasado del 28% del PIB en 2012 al 45,7% del PIB en 2020, (de la que el 33,8% es externa).

Desde 2011 la cuenta corriente ha registrado déficit de importe moderado. Según el FMI, el saldo de la cuenta corriente habría pasado del 1,4% en 2014 a un déficit del 3,6% en 2020. Cabe señalar la fortaleza de Costa de Marfil como país exportador de productos agrícolas como el cacao, el aceite de palma, el anacardo, el caucho o algunas frutas tropicales, justificando ello el superávit comercial del país. Respecto al desempleo, aunque no hay datos fiables, el gobierno asegura que está en el 3,3%, si bien el subempleo se situaría en el 27%.

 

 

 


 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS  2017 2018 2019 2020*
PIB        
PIB (MUSD a precios corrientes) 38.134 57.700 58.539 61.402
Tasa de variación real (%) 7,2 6,9 6,2 2,3
Tasa de variación nominal (%) 6,0 7,8 7,4 4,8
INFLACIÓN        
IPC media anual (%) 0,7 0,4 0,8 2,5
IPC fin de período (%) 0,8 1,7 1,5 2,0
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL (Taux minimum de soumission)
Media anual (%) 2,5 2,5 2,5 2,5
Fin de período (%) 2,5 2,5 2,5 2,0
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (millones) 25,0 25,6 26,3 26,9
Población activa (millones) 8,2 N.D. N.D. N.D.
% desempleo sobre población activa 3,3 N.D. N.D. N.D.
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB -3,3 -2,9 -2,3 -5,9
DEUDA PÚBLICA
en M USD 18.974 22.902 23.375 28.061
en % de PIB 49,8 40,1 41,2 45,7
EXPORTACIONES DE BIENES (BP)
en MUSD 11.850 11.803 12.350 11.336
% variación respecto a período anterior 6,8 -4,1 10,3 -1,4
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en MUSD 7.971 8.880 9.633 7.810
% variación respecto a período anterior 6,4 6,4 -2,1 7,1
SALDO B. COMERCIAL
en MUSD 3.880 2.923 2.717 3.526
en % de PIB 8,8 5,3 6,1 5,7
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en MUSD -1.860 -1.998 -1.793 -2.210
en % de PIB -2,0 -3,6 -2,7 -3,6
DEUDA EXTERNA
en MUSD 11.554 15.243 17.527 20.605
en % de PIB 30,5 27,7 29,9 33,8
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en MUSD 303 1.023 1.284 1.427
en % de exportaciones de b. y s. 7,5 8,4 9,4 11,6
RESERVAS INTERNACIONALES
en MUSD 6.182 6.646 6.845 N.D.
en meses de importación de b. y s. 3,0 3,6 5,4 N.D. 
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en MUSD 975 620 1.009 61
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual 581 555 586 575
fin de período 547 563 588 n.d.

* Estimaciones

Fuente: FMI, Banco Mundial, EIU, BCEAO

Última actualización: mayo 2021

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

La crisis provocada por el impacto de la pandemia COVID-19 ha alterado significativamente las previsiones macroeconómicas del país en el corto plazo. Para 2020, tanto el gobierno como el FMI estiman que se producirá una reducción del crecimiento esperado del 7,3% previsto al 1,8%, aunque con un fuerte repunte en 2021, creciendo previsiblemente un 6,2%. Este ritmo elevado se mantendría hasta 2025, según el FMI, con tasas en el entorno del 6%.

Para contribuir a la superación de la crisis tanto sanitaria como económica, el FMI ha aprobado en abril de 2020 la concesión de 886, 2 millones de dólares bajo la Facilidad de Crédito Rápido, de los que se han desembolsado 295,4 millones. El 31 de marzo, el Primer Ministro anunció la puesta en marcha de un plan de 1.700 millardos de FCFA (2.550 millones de euros), equivalente al 5% del PIB, para atenuar el impacto de la crisis en la población y los sectores formales e informales. Se han creado cuatro fondos El Plan tiene tres tipos de medidas : (i) de apoyo a las empresas ; (ii), de apoyo a la economía y (iii) medidas sociales en favor de la población.


Por tanto, una vez superada la crisis en el corto plazo, las perspectivas para el país son de continuar creciendo sustancialmente con un cuadro macroeconómico saneado. A partir de 2021 se espera continuar con el progreso alcanzado en materia de consolidación fiscal y sostenibilidad de la deuda, al tiempo que se continua con las reformas estructurales necesarias para aumentar la competitividad de país y mejorar el entorno para los negocios. Los principales objetivos de política económica se enmarcarán en el próximo Plan Nacional de Desarrollo 2021-2025 (PND 2021-2015) , a confirmar por el gobierno resultante de las elecciones de octubre de 2020.

Con el fin de alinearse con las grandes articulaciones de la política marfileña recogidas en el estudio prospectivo Costa de Marfil 2040 y el Plan Estratégico Decenal 2030, el PND 2021-2025 se articulará en torno a cinco pilares:

  • 1er pilar: el refuerzo de la transformación productiva, el desarrollo de agrupaciones industriales, y la digitalización de la economía.
  • 2º pilar: el desarrollo del capital humano y la mejora de la productividad.
  • 3er pilar: el refuerzo de la inclusión, de la solidaridad nacional y de la acción social.
  • 4º pilar: el desarrollo regional a través de la creación de polos económicos competitivos, el desarrollo de infraestructuras de apoyo al crecimiento la preservación del medioambiente y la lucha contra el cambio climático. 
  • 5º pilar: la profundización de la gobernanza en todos sus aspectos y la modernización del Estado.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS  2020 2021 2022 2023
Tasa de crecimiento real del PIB (%) 2,2 5,9 6,5 6,5
Inflación media anual (%) 1,2 1,4 1,6 1,8
Inflación fin de período (%) 1,2 1,4 1,6 1,8
Volumen de importaciones de bienes y servicios (% variación) 0,3 7,1 4,9 7,2
Volumen de exportaciones de bienes y servicios (% variación) -5,0 12,6 9,3 9,0
Ingresos públicos (%PIB) 14,3 14,5 14,5 14,6
Gasto público (%PIB) 19,7 18,6 17,5 17,6
Deuda pública (en % de PIB) 41,7 42,6 42,4 42,1
Déficit público (en % del PIB) -5,4 -4,1 -3,0 -3,0
Saldo cuenta corriente (en millones de dólares) -2267,0 -2086,0 -1985,0 -1894,0
Saldo cuenta corriente (en % de PIB) -3,9 -3,6 -3,3 -3,0
PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS  2020 2021 2022 2023
Tasa de crecimiento real del PIB (%) 1,8 6,5 6,5 6,5
Inflación media anual (%) 1,2 1,4 1,6 1,8
Inflación fin de período (%) 1,2 1,4 1,6 1,8
Volumen de importaciones de bienes y servicios (% variación) 0,3 7,1 4,9 7,2
Volumen de exportaciones de bienes y servicios (% variación) -5,0 12,6 9,3 9,0
Ingresos públicos (%PIB) 14,3 14,5 14,5 14,6
Gasto público (%PIB) 19,7 18,6 17,5 17,6
Deuda pública (en % de PIB) 41,7 42,6 42,4 42,1
Déficit público (en % del PIB) -5,4 -4,1 -3,0 -3,0
Saldo cuenta corriente (en millones de dólares) -2267,0 -2086,0 -1985,0 -1894,0
Saldo cuenta corriente (en % de PIB) -3,9 -3,6 -3,3 -3,0

 

Fuente: elaboración propia a partir de los datos del FMI, mayo 2021

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

La política fiscal del Costa de Marfil ha seguido en los últimos años las líneas marcadas por el FMI, pues tras haber otorgado este organismo un crédito al país de 615,9 millones de dólares para el periodo 2012-2015, en diciembre de 2016 el FMI aprobó dos nuevos acuerdos trienales para el apoyo al programa de reformas económicas y financieras del país, por un total de 658,9 millones de dólares, en el marco del Servicio de Crédito Ampliado (SCA) y del Servicio Ampliado del Fondo (SAF). En junio de 2017 el programa se amplió en 224,8 millones de dólares, para ayudar al gobierno marfileño a ajustar su presupuesto a la caída del precio del cacao y a la satisfacción de diversas demandas sociales. El cumplimiento de las condiciones del programa permitió un nuevo desembolso en diciembre de 2017 de 136,5 millones de dólares, de 134 millones de dólares en diciembre de 2018 y de otros 134 millones de dólares en junio de 2019. En diciembre de 2019 el FMI acordó la extensión por un año del programa y el desembolso de otros 134 millones de dólares, para hacer frente a las necesidades de equilibrio de la balanza de pagos, promover la disciplina fiscal y sostener las reformas, apoyando al mismo tiempo la estabilidad externa de la UEMOA.

No obstante, la aparición del coronavirus desde marzo de 2020 impactó negativamente las perspectivas del país, aunque gracias a la rapidez de las medidas tomadas, incluyendo el desembolso de 883 millones de dólares del FMI bajo la Facilidad de Crédito Rápido, se estima que el ejercicio de 2020 cerró con un crecimiento del 1,8%.

En la revisión realizada en noviembre de 2020, el FMI apunta que los resultados de sus programas fueron satisfactorios hasta 2019, si bien los objetivos para 2020 no se pudieron cumplir por el impacto de la pandemia. Los ingresos fiscales se vieron reducidos respecto a lo esperado, al tiempo que hubo que aumentar sustancialmente los gastos. Se registró un fuerte deterioro del déficit fiscal, hasta el 5,9% del PIB, aunque a partir de 2021 se debería reducir al 4,6% y converger de nuevo hacia el objetivo del 3% del PIB a partir de 2023. Se espera que se hagan esfuerzos para aumentar los ingresos internos que permitan la recuperación económica a partir de 2021 y financiar al mismo tiempo la ambiciosa estrategia del gobierno enmarcada en el Plan Nacional de Desarrollo 2021-2025. Para ello tendran que racionalizar el gasto público (salvo en educación y sanidad), en particular en lo respectivo a las entidades públicas y a los proyectos de inversión.

En cuanto a los ingresos fiscales, es imprescindible aumentar la capacidad de movilización de recursos internos a través de la ampliación de la base fiscal, la reducción de la informalidad y la revisión de las múltiples exoneraciones.

Los ingresos en Costa de Marfil se pueden desglosar en impuestos directos (aquellos que gravan las fuentes de la capacidad económica, como los impuestos sobre la renta), impuestos indirectos (aquellos que gravan las manifestaciones de dicha capacidad, como los impuestos sobre el consumo), ingresos no impositivos como, por ejemplo, contribuciones a la Seguridad Social y donaciones. Como se observa en el gráfico para 2020, y según estimaciones del FMI, el 59% de los ingresos provienen de impuestos indirectos, en torno al 22% provienen de impuestos directos y el 13% proviene de ingresos no impositivos. Cabe señalar que el IVA es del 18% y existe un IVA reducido para algunos productos, del 9%. Existen productos como algunos alimentos básicos, los medicamentos, el agua o la electricidad, que están exonerados de IVA.

 

 INGRESOS FISCALES CI 2020

 

Fuente: Elaboración propia a partir de estimaciones del FMI para 2020

El gasto público está compuesto en más de dos terceras partes por gasto corriente, siendo la principal partida la de salarios (27% en 2020). El peso de los intereses sobre la deuda pública fue el 10% del gasto público en 2020. Cabe señalar que la tendencia de los gastos de capital es creciente desde 2014, estando en buena medida esta partida apoyada por el apoyo presupuestario de socios extranjeros.

 

gastos CI 2020
 

 Fuente: Elaboración propia a partir de estimaciones del FMI para 2020

En la actualidad, el Gobierno está emprendiendo distintas reformas en materia de administración fiscal, entre las que destaca la puesta en marcha del pago de impuestos en línea, la obligatoriedad de la certificación de los estados financieros, la puesta en marcha del libro electrónico sobre el catastro y la comunicación trimestral sobre las exoneraciones fiscales.

En lo que a la deuda se refiere, el nivel de deuda pública, la mayor parte de ella externa, llegó a alcanzar el 90% en 2004. Sin embargo, el país culminó en 2012 un proceso de alivio de la deuda, en el marco de la Iniciativa HIPC, lo cual le ha permitido recuperar niveles de deuda pública moderados. El FMI estima que la deuda pública del país se situó en 2020 en el 45,8% del PIB, siendo el 33,8% del PIB deuda externa.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La política monetaria de Costa de Marfil está fijada por el banco central de la UEMOA, el Banco Central de los Estados de África Occidental (Banque Centrale des  Etats de l’Afrique de l’Ouest, BCEAO). Las prioridades de la institución son la estabilidad de la inflación y el mantenimiento de la paridad del franco CFA frente al euro. Por ello la política monetaria del BCEAO está condicionada por la del Banco Central Europeo.

El tipo de interés de referencia se situó situado en en la banda del 4%-3,5% desde 2012, aunque en diciembre de 2016 fue elevado hasta el 4,5%. Con el fin de evitar el impacto negativo de la crisis desencadenada por el coronavirus, el BCEAO decidió reducir en mayo de 2020 el tipo de interés de referencia hasta el 2,5%.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

La coyuntura económica de Costa de Marfil ha sido favorable desde 2012 hasta la actualidad, si bien el impacto negativo de la crisis del coronavirus ha empeorado sus perspectivas para 2020. No obstante, las autoridades marfileñas han emprendido una serie de medidas relevantes en los último años que han permitido modernizar la economía y aumentar sustancialmente sus posibilidades de crecimiento a largo plazo.

Entre las principales reformas estructurales de los últimos años se encuentran las siguientes:


• Reforma del sistema fiscal, cuyos puntos destacables son: mejorar de la gestión de los pagos en línea, aceleración de la devolución de la TVA, progreso en la racionalización de las exoneraciones y en el aumento la base fiscal.
• Mejora del clima de negocios: reforma del CEPICI (Agencia para la Promoción de la Inversión) como responsable de la ventanilla única para la creación de empresas (que se lleva a acabo en menos de 24 horas). Se está desarrollando igualmente un número de identificación empresarial único para las diferentes administraciones (fiscal, seguridad social...) y se ha creado un Partenariado del sector público y el privado para facilitar el diálogo entre las partes.
• El fortalecimiento del sistema judicial y la creación de un Tribunal de Comercio en Abidjan en 2012. Existe el compromiso de seguir abriendo otros tribunales semejantes en las principales localidades del país.
• Adopción de una Ley de la Competencia.
• La diversificación del comercio exterior de productos agrícolas de para no depender de la variación en exceso de algunos productos cuyos precios vienen fijados por el mercado internacional.
• El desarrollo del sector agro-industrial, a fin de lograr un mayor valor añadido de la producción agrícola local.
• El desarrollo del sector minero, hasta la fecha escasamente explotado en comparación con otros países de la región.
• La reforma del sistema financiero, cuyos puntos más importantes son: la rehabilitación de las instituciones de microfinanzas; el desarrollo de mecanismos de financiación de vivienda, empresas y agricultura; el control de la estabilidad bancaria (mediante la intervención, en algunos casos, de entidades financieras).
• Adopción y revisión de los códigos sectoriales de numerosos sectores claves en la economía como el minero, el de petróleo o de las telecomunicaciones.

Entre los logros más destacados fruto de estas reformas cabe señalar que: 

  • En el Informe Doing Business 2020 del Banco Mundial, hecho público en octubre de 2019, Costa de Marfil vuelve a mejorar su posición escalando 12 puestos y situándose en la 110 de 190 países. Según el informe, las mejoras más relevantes realizadas en el último ejercicio son la mejora de los trámites de los pagos de impuestos en líneay  el progreso en el cumplimiento de los contratos.
  • Según el informe de 2019 del World Economic Forum, Costa de Marfil registró una puntuación de 48,1/100, ocupando así el puesto 18 en el continente africano y el 118 a escala mundial.
  • En la edición de de 2020 del Índice Mo Ibrahim sobre la gobernabilidad global, Costa de Marfil se ha situado en el puesto 18 sobre los 54 países de África, siendo de los que más han avanzado desde 2010 (+9 puntos) gracias a sus resultados en materia de desarrollo humano, de bases para el desarrollo económico, y en seguridad y aplicación de la ley.
  • Según el índice de Percepción de la corrupción de Transparency International, Costa de Marfil pasó del puesto 154 en 2011 al 104 en 2020, mejorando un puesto en el último año y alcanzando una puntuación de 36, por encima de la media del continente (32).

No obstante, en la última revisión en diciembre de 2019 para la extensión de un año del programa de la Facilidad Ampliada de Crédito, el FMI identifica como principales retos en el ámbito de las reformas:


• Continuar los avances en la mejora del clima de negocios, en particular en cuanto a la práctica de corrupción en las administraciones, el retraso en los pagos y los costes de los suministros para las empresas.
• Seguir profundizando en la reforma fiscal para aumentar la eficiencia de la administración impositiva y aduanera. Para ello se debe aumentar la base fiscal eliminando exoneraciones y reforzando los sistemas de control. También se debe mejorar el sistema de pago de impuestos aprovechando los pagos y gestiones en línea.
• Reforzar el control del gasto público, con el fin de crear espacio para la inversión en infraestructuras y dar prioridad a las demandas sociales y al gasto pro-pobres.
• Finalizar la reforma que asegure la viabilidad de la refinería nacional del petróleo, y reestructurar y reforzar la supervisión de otras entidades publicas que plantean potenciales riesgos financieros, como PETROCI, Air Côte d’Ivoire o Sotra
• Impulsar la reforma del sector financiero que permita facilitar el acceso al crédito, especialmente a las PYMEs.
• Las mejoras relativas a la gestión de la deuda pública y al control de la deuda acumulada por algunos entes públicos.

 

 

 

 


 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura