Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

La buena marcha de la economía chilena en 2018, año en el que comenzó su recuperación después de la desaceleración experimentada desde 2013, se vio truncada en 2019 por una débil actividad de los sectores de la minería, electricidad, gas y agua, agricultura y servicios personales, además del efecto de la evolución del escenario externo, agitado por las tensiones comerciales. A todo esto hay que añadir los efectos de la crisis social, así como la repercusión de las cuarentenas decretadas para evitar la propagación del Covid-19 que han sido devastadores para la marcha de la economía chilena. 

En cuanto a la participación respecto del PIB, en 2020, la minería, que había ido perdiendo peso en los últimos años, se situó como el principal sector de la economía (12,5% del PIB), debido, principalmente, a que fue la única actividad económica que continuó funcionando a pesar de las cuarentenas. Tras el sector minero se situaron otros servicios personales (12,2%), la industria manufacturera (9,9%), los servicios empresariales (9,9%), que ha recuperado el peso perdido en los últimos años, y el comercio (9,3%).

Destacar la importancia de la minería, pues Chile es un país que depende en gran medida de este sector, que supone más del 50% de sus exportaciones totales. 

Pero además, los sectores primarios siguen teniendo una gran importancia en su economía. No se trata solo de la minería, sino también de la agricultura (fruta de varias clases), la silvicultura y la acuicultura (salmones, fundamentalmente).

Esa situación hace que Chile sea vulnerable a los precios de las materias primas, especialmente las minerales y que su PIB sufra en cuanto se resienten las inversiones tanto en minería como en energía, uno de los grandes insumos de ese sector.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD Y POR COMPONENTES DEL GASTO 2017 2018 2019 2020
POR SECTORES DE ORIGEN (%)
AGROPECUARIO 4,0 3,5 3,6 3,9
AGRICULTURA Y GANADERÍA 3,3 3,0 3,0 3,4
PESCA 0,7 0,6 0,7 0,5
INDUSTRIAL 29,4 29,4 29,1 31,4
MINERÍA 9,7 9,5 9,1 12,5
MANUFACTURAS 10,4 10,5 10,1 9,9
CONSTRUCCIÓN 6,4 6,5 6,9 6,0
ELECTRICIDAD Y AGUA 2,9 2,9 2,9 3,0
SERVICIOS 66,6 67,1 67,3 64,7
TRANSPORTE Y COMUNICACIONES 7,4 7,0 7,0 6,2
COMERCIO 9,5 9,6 9,1 9,3
HOSTELERÍA 2,2 2,2 2,3 1,6
FINANZAS 4,5 4,6 4,4 4,4
INMOBILIARIO 7,9 8,2 8,3 8,0
SERVICIOS EMPRESARIALES 9,9 9,9 10,3 9,9
SERVICIOS PERSONALES 11,7 12,1 12,4 12,2
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 4,8 4,8 4,9 4,9
OTROS SERVICIOS 8,6 8,7 8,5 8,2
TOTAL 100,0 100,0 100,0 100,0
POR COMPONENTES DEL GASTO (%)
CONSUMO 77,5 78,1 77,8 74,9
Consumo Privado 63,4 63,7 63,2 59,1
Consumo Público 14,1 14,4 14,6 15,9
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 21,3 22,2 23,0 19,8
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 28,4 28,5 28,9 31,5
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 27,2 28,8 28,9 26,3
Fuente: Banco Central de Chile

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Después de un notable crecimiento del PIB del 4% en 2018, los efectos del estallido social en 2019, que registró un modesto 1,1% de crecimiento, llevaron a que la economía chilena partiera en 2020 de una situación de deterioro de diversos componentes de la demanda interna, del mercado laboral y de las condiciones financieras. La crisis generada por la propagación del Covid-19 y las restricciones sanitarias enfocadas en detener la expansión de los contagios, provocaron una caída del PIB del 5,8% en 2020. Las previsiones de crecimiento para 2021 del Banco Central de Chile (BCCh) se sitúan en un rango entre 8,5% y 9,5%, mientras que para 2022 se proyecta entre el 2 % y el 3 %.

La tasa de inflación se situó en el 3,0% en 2020, alcanzando el objetivo del BCCh y se espera que la inflación se mantenga en el 4,4% a finales de este año. Las mayores presiones inflacionarias de 2021 y el repunte de la actividad económica llevaron al BCCh a subir el tipo de interés al 0,75% en julio. Por su parte el desempleo se situó en el 10,7% en 2020.

Los planes acometidos por el Gobierno enfocados a paliar los efectos de la pandemia en las economías domésticas dispararon el déficit público situándolo en el 7,4% del PIB en 2020 e incrementaron la deuda pública al 33% del PIB. 

La balanza por cuenta corriente en 2020 presentó un superávit de 3.370 MUSD, equivalente a 1,4% del PIB anual, consecuencia de un saldo positivo de la balanza comercial y de transferencias. 

En lo referente a la inversión extranjera directa (IED) en Chile, el flujo que recibió Chile en 2020 alcanzó los 8.528 MUSD, un 32% menos que el año precedente. Por su parte, la inversión chilena en el exterior alcanzó los 11.725 MUSD en 2020.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2017201820192020
PIB
PIB (MUSD corrientes)276.981298.204 282.224245.414
Tasa de variación real (%)1,54,0 1,1 -6,0
Tasa de variación nominal (CLP) (%)6,06,4 3,8  -0,9 
INFLACIÓN
Media anual (%)2,22,42,5 3,1 
Fin de período (%)2,3 2,6  3,0 3,0
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) 2,72,552,49 0,79 
Fin de período (%) 2,52,751,75 0,5 
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes) 18.41918.75119.10719.458 
Población activa (x 1.000 habitantes) 8.9789.0779.1898.947 
% Desempleo sobre población activa6,57,17,1 10,3 
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB-2,8 -1,7 -2,8 -7,4 
DEUDA PÚBLICA
en MUSD68.93870.24774.39382.852
en % de PIB23,625,6 27,933,7 
EXPORTACIONES DE BIENES (BP)
en MUSD68.82374.70868.76373.485
% variación respecto a período anterior13,38,6-8,06,9 
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en MUSD61.47270.49865.81055.116
% variación respecto a período anterior10,114,7-6,6-16,2
SALDO B. COMERCIAL
en MUSD7.351 4.2112.95319.369
en % de PIB2,7 1,4 1,0 7,9 
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en MUSD-6.445-10.640-10.4543.370 
en % de PIB -2,3-4,0 -3,7  1,4
DEUDA EXTERNA
en MUSD180.449183.344197.234208.981
en % de PIB 65,161,570,085,2 
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en MUSD 26.22129.41830.55728.719 
en % de exportaciones de b. y s. 33,434,8 39,236,0 
RESERVAS INTERNACIONALES
en MUSD38.983 39.86140.65739.200 
en meses de importación de b. y s.6,2 5,66,17,1 
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA recibida
en MUSD6.1287.76012.5878.528
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual649,3 640,3  702,6  792,2 
fin de período615,2 695,7 744,6711,2

Fuente: Banco Central de Chile
Última actualización: Cifras a marzo de 2021

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El objetivo original del Gobierno era alcanzar un déficit del 1% en 2022, si bien existen varios riesgos para déficit más amplios: En primer lugar, la reforma tributaria, que permite a los dueños de negocios deducir los impuestos pagados por su compañía de sus propias cuentas de impuestos, y con la que se pretende estimular la actividad económica. En segundo lugar, la propuesta de reforma de pensiones, con la que se aumentaría las contribuciones del gobierno, aumentando así el gasto público. Y en tercer lugar la Agenda Social prometida por el Presidente, diseñada para reducir las diferencias sociales que hay en el país, además de los Planes Económicos de Emergencia diseñados para paliar los efectos de la pandemia sobre la economía chilena.

La política monetaria del Banco Central de Chile (BCCh) tiene como principal objetivo mantener una inflación baja, estable y sostenible en el tiempo. Su compromiso explícito es que la inflación anual se sitúe la mayor parte del tiempo en torno a 3% anual, con un rango de tolerancia de más/menos un punto porcentual. Para cumplir con esto, el BCCh orienta su política monetaria de manera que la inflación proyectada sea del 3% anual en el horizonte de política en torno a dos años. El control de la inflación lo realiza por medio de su mecanismo principal de actuación: el tipo de interés o tasa de política monetaria (TPM), que en 2019 se revisó en tres ocasiones, la última tras el estallido social, que se situó en el 1,75% y que en marzo de 2020 rebajó hasta el 0,5% ante los devastadores efectos sobre la economía de la expansión del covid-19.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Aunque en el corto plazo se anticipa un retroceso por el endurecimiento de las medidas sanitarias, las perspectivas de actividad para este año 2021 son más optimistas que las previstas a finales del año pasado. Ello se explica por el mejor punto de partida dejado por la economía entre fines del 2020 y comienzos del 2021, el favorable panorama internacional y el rápido avance del proceso de vacunación. La nueva evidencia acumulada sobre los efectos de este último factor permite prever que hacia el segundo semestre habrá una apertura avanzada de la economía. Todo esto se ha traducido en mejores expectativas de empresas y hogares, y mayores proyecciones privadas de crecimiento.

La proyección de crecimiento para el 2021 se sitúa en un rango de entre 6,0 y 7,0%, y para 2022 se mantiene entre 3,0 y 4,0%. La proyección para 2023, oscila entre 2,5 y 3,5%, algo por debajo de la estimación de crecimiento tendencial. En todo caso, la incertidumbre sobre esta última estimación es alta, pues la pandemia ha provocado efectos importantes en distintos ámbitos, como la salud financiera, la productividad de las empresas o la funcionalidad de las cadenas logísticas, los que podrían tener efectos variados en la capacidad de crecimiento de mediano plazo.

Sobre la política fiscal, se asume que se mantiene un importante impulso durante este año, que se irá reduciendo en la medida que la emergencia sanitaria ceda y se avance en el proceso de consolidación fiscal. Asimismo, considera que el proceso de discusión constitucional seguirá los cauces institucionales previstos y que no se repetirán episodios graves de violencia. Respecto del gasto se anticipa una recuperación relevante del consumo gracias a la apertura de la economía y la alta disponibilidad de liquidez por parte de los hogares. También se prevé un dinamismo algo mayor de la inversión pública y aquella ligada a grandes proyectos mineros y energéticos, pero no se espera aún una recuperación importante para la inversión corporativa no minera.

La inflación tendrá un aumento transitorio hasta cerca de 4% en el primer semestre de 2021 debido a los mayores precios de la energía y otros componentes volátiles, iniciando su convergencia hacia la meta de política en la última mitad del año. La inflación se ha situado en el entorno del 3% durante los últimos meses, con oscilaciones importantes derivadas de las condiciones particulares que impone la pandemia sobre la disponibilidad de ciertos bienes y servicios. Antes de iniciar su convergencia a 3%, la inflación anual se verá afectada por el bajo precio del petróleo del segundo trimestre del 2020 que, combinado con su alza de los últimos meses, llevará la variación anual del IPC a valores cercanos a 4%. En dirección opuesta, operará la apreciación del peso respecto de sus niveles de fines del año pasado. La inflación subyacente —que no considera los volátiles— se reducirá hasta 2,6% hacia fines de este año para luego retornar a 3%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Fue 2013, con un déficit presupuestario del 0,6% del PIB, el año en el que se invirtió la tendencia superavitaria de las cuentas públicas chilenas, patrón que se ha repetido desde entonces. En 2020, como ya se ha indicado, el déficit público se situó en el 7,4%, debido a las política sociales que fue necesario implementar con el fin de paliar los efectos de la pandemia sobre las economías domésticas en Chile.  

Como se ha dicho, la Ley de Presupuesto para 2021 establece un aumento del 9,5% del gasto público alcanzando los 73.200 MUSD y un incremento en la inversión pública de un 14,9%, que situará al déficit estructural en un 4,7%, el más alto de la Historia chilena. El Gobierno bautizó este presupuesto como "del empleo y la reactivación", y contempla la creación de cinco fondos para atender prioridades, cuyos recursos provienen de ahorros, de las priorizaciones logradas por el ejercicio de Presupuesto Base Cero y de las evaluaciones de programas. Dichos fondos son los destinados a la compra de vacunas (200 MUSD), al apoyo de pymes e innovación (200 MUSD), a la reducción de listas de espera en salud (150 MUSD), al fomento de la cultura (20 MUSD) y a la mejora de los tratamientos de salud mental (13 MUSD). 

Los recursos para la cartera de Obras Públicas crecen 30%, y 25% los de Trabajo.

Adicionalmente hay que considerar el segundo Plan de Emergencia aprobado en junio y el plan anunciado por el presidente Piñera a mediados de agosto de 2020, "Paso a paso Chile se recupera", explicados en el epígrafe anterior.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

El Banco Central de Chile es un organismo autónomo, de rango constitucional, de carácter técnico, con personalidad jurídica, patrimonio propio y duración indefinida.

La política monetaria del Banco Central de Chile (BCCh) tiene como principal objetivo mantener una inflación baja, estable y sostenible en el tiempo. Su compromiso explícito es que la inflación anual se sitúe la mayor parte del tiempo en torno a 3% anual, con un rango de tolerancia de más/menos un punto porcentual. Para cumplir con esto, el BCCh orienta su política monetaria de manera que la inflación proyectada sea del 3% anual en el horizonte de política en torno a dos años. El control de la inflación lo realiza por medio de su mecanismo principal de actuación: el tipo de interés o tasa de política monetaria (TPM), que en 2019 se revisó en tres ocasiones, la última tras el estallido social, que se situó en el 1,75%. Adicionalmente, con el nuevo escenario surgido con la expansión de la pandemia, se han reducido de forma relevante las presiones inflacionarias a medio plazo, con lo que la convergencia de la inflación a la meta de 3% requiere que la política monetaria se mantenga en esta posición altamente expansiva por un extenso periodo de tiempo. En línea con esto, durante marzo de 2020 el BCCh redujo la TPM hasta situarla en 0,5%, su mínimo técnico. Al mismo tiempo ha indicado que seguirá implementando las medidas necesarias para promover el adecuado funcionamiento de los mercados financieros, y el cumplimiento de los objetivos de inflación y estabilidad financiera.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex