Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Dentro del sector agropecuario (6,8% del PIB en mayo de 2021) hay una amplia variedad de actividades entre las que destacan el cultivo de café, los cultivos agrícolas o la ganadería. En los últimos años, este sector ha ido creciendo progresivamente y su importancia en la sociedad sigue siendo notable, ya que da sustento a la población más pobre y rural.

En el sector de la explotación de minas y canteras (4,25% del PIB en mayo de 2021) sobresalen hidrocarburos y carbón. Estas actividades tienen gran relevancia como fuentes de divisas. Aunque, como se comentará posteriormente, la cantidad y sobretodo el valor de las exportaciones, se han reducido significativamente. Por tanto, desde el 2015, el sector de la extracción de crudo y gas natural representa entre el 3% y el 4% del PIB, frente a años anteriores que representaba porcentajes alrededor del 7%. El carbón, por su parte, es apreciado por su buena calidad. Tras un notable descenso de la explotación de minas y canteras como porcentaje del PIB entre los años 2013 y 2016 se volvió a estabilizar la producción, de hecho, en los últimos años se habían producido ligeros incrementos, hasta una bajada del 14% en 2019, y otra del 47,3 en 2020.  

En general, el resto de los sectores de actividad suponen un porcentaje similar del PIB al de años anteriores. Sectores como el del comercio, que sufrió una caída brusca durante 2020 por causa de la pandemia, ha recuperado sus niveles habituales durante el primer semestre de 2021 gracias a la reactivación económica. Destaca la tendencia decreciente de la construcción y la ligeramente creciente de la industria manufacturera.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

Por sector

2018

2019

2020

2021 (mayo)

Agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca

6,29

6,74

7,68

6,82

Explotación de minas y canteras

5,84

5,55

4,11

4,25

Industrias manufactureras

11,14

10,94

11,02

12,44

Suministro de electricidad, gas, vapor y aire acondicionado; distribución de agua; evacuación y tratamiento de aguas residuales, gestión de desechos y actividades de saneamiento ambiental

3,31

3,45

3,64

3,12

Construcción

6,64

6,32

5,02

5,31

Comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; Transporte y almacenamiento; Alojamiento y servicios de comida

17,59

17,72

9,6

16,88

Información y comunicaciones

2,85

2,76

2,88

2,90

Actividades financieras y de seguros

4,32

4,38

4,87

5,2

Actividades inmobiliarias

8,68

8,49

9,61

9,88

Actividades profesionales, científicas y técnicas; Actividades de servicios administrativos y de apoyo

6,85

6,81

7,09

6,76

Administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; Educación; Actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales

14,91

15,03

16,48

14,01

Actividades artísticas, de entretenimiento y recreación y otras actividades de servicios; Actividades de los hogares individuales en calidad de empleadores; actividades no diferenciadas de los hogares individuales como productores de bienes y servicios para uso propio

2,35

2,33

2,44

3,08

Subtotal Valor Agregado

90,67

90,52

91,15

90,69

Impuestos menos subvenciones sobre los productos

9,33

9,48

8,85

9,31

 

Fuente: DANE. Datos a precios corrientes.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

En la última década la economía colombiana experimentó un significativo auge gracias a una gestión macroeconómica ortodoxa, instituciones económicas dotadas de credibilidad, incentivos fiscales, y una significativa entrada de capitales extranjeros, que dieron lugar a altas tasas de crecimiento, con baja inflación y poco endeudamiento público. La crisis provocada por el COVID-19 afectó el crecimiento económico en 2020 con una caída del 6,8% del PIB. Sin embargo, la economía colombiana se ha recuperado en 2021 con un aumento del PIB del 10,6% en 2021. . 

A pesar de los buenos datos de crecimiento, la economía colombiana afronta importantes restos. La desigualdad social requiere especial atención, pues Colombia presenta el índice Gini más alto de la región (0,54 en 2020). Además, recientemente las agencias calificadoras han reducido la calificación de Colombia y el país ha perdido el grado de inversión, que había mantenido por una década. 

Otro de los problemas más acuciantes de la economía colombiana es el desempleo, aunque los datos más recientes arrojan una cierta mejora, pues la tasa de desempleo, que fue del 15,9% en 2020, se ha reducido hasta el 11% en diciembre de 2021, cerrando el año con una tasa anual de 13,7%. Sin embargo, se estima que se han perdido de manera permanente cerca de un millón de empleos. Se espera que el empleo siga aumentando en los próximos meses, aunque no tanto como el PIB. Por otra parte, la informalidad laboral (estimada por encima del 40%) sigue siendo un problema grave del país. La inflación interanual se ha situado en el 6,94% en enero de este año y cerró el año 2021 en 5,62%, fuera del rango meta que establece un objetivo de entre el 2% y el 4%. Así, El Banco de la República ha subido las tasas de interés en varias ocasiones durante los últimos meses: el pasado 30 de septiembre, del 1,75% al 2%, el 2 de noviembre al 2,50%, el 17 de diciembre, al 3% y de nuevo el 31 de enero hasta el 4%, como respuesta al alza de precios. 

En cuanto a las finanzas públicas, la llamada “Regla Fiscal” establece que el saldo negativo estructural de las finanzas del gobierno central debería ser decreciente hasta 2022 y, a partir de entonces, no mayor del 1% del PIB. Será necesario implementar una senda de ajuste que corrija el déficit fiscal que cerró el año en 7,1% del PIB, lo que implica una disminución frente al 7,8% del 2020, según el Marco Fiscal de Mediano Plazo, y que llevó la deuda bruta del Gobierno Nacional Central al 63,8% en 2021. Además, el Ministerio de Hacienda espera continuar con la reducción del déficit fiscal ubicándolo en 6,2% del PIB en este año, lo que implicaría una disminución de 0,8 puntos frente a la proyección del ‘’Marco Fiscal de Mediano Plazo’’ vigente. La reforma que el Ministro de Hacienda presentó el pasado 20 de julio ha permitido reactivar la economía, atenuar el problema de finanzas públicas, mantener la ayuda a los más desfavorecidos y calmar a las agencias calificadoras. Por otra parte, la adquisición en agosto por parte de Ecopetrol del 51,4% de la participación accionarial de la Interconexión Eléctrica SA (ISA) a la Nación por 14,2 billones de pesos (unos 3.000 millones de euros), junto a la reciente inyección de liquidez del FMI a Colombia (2.780 MUS$), están permitiendo atender las necesidades financieras del Gobierno. En todo caso, todas las instituciones internacionales coinciden en que la compleja situación fiscal hace necesaria una reforma tributaria profunda en el país.

 En cuanto al déficit en cuenta corriente, Colombia mantuvo un déficit de cuenta corriente de 6,4% del PIB en el tercer trimestre de 2021, la cifra más alta de los últimos cinco años, que cerró 2020 en el 3,3% del PIB. En todo caso, para el cierre de 2021 se proyecta una ligera ampliación del déficit de cuenta corriente a 3,8% del PIB, por efecto del impacto de la reactivación en las importaciones y de la recuperación de la rentabilidad de las empresas de capital foráneo. El peso se ha mantenido débil durante los últimos meses, pero no se prevén presiones cambiarias importantes en el horizonte inmediato. 

En todo caso, las perspectivas económicas siguen siendo buenas: BBVA Research estima que la economía colombiana crecerá un 4% en 2022 y el Banco Mundial pronóstica para este 2022 un crecimiento del 4,1% y espera que la economía colombiana para 2023 crezca 3,5%. A su vez, el Gobierno Colombiano, proyecta un incremento del 5% para el cierre de 2022. Por su parte, el Banco de la República estima que la tasa de desempleo oscile entre el 10 y el 13% en 2022. Así, este crecimiento no se verá traducido en un aumento paralelo del empleo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

2017

2018

2019

2020

2021

Media anual de inflación (%)

4,10

3,18

3,8

1,6

5,263 (nov)

Tipo de interés de intervención del Banco Central (%)

4,75

4,25

4,25

1,75

3,0

Desempleo sobre población activa (%)

9,38

9,68

10,5

15,4

11,8 (oct)

Déficit Público como % de PIB

2,61

3,10

2,7

6,9

8,4*

Exportaciones de bienes (M USD)

38.022

41.905

39.489

31.057

24.879 (ago)

Variación de las exportaciones en % respecto al período anterior

19,7

10,2

-5,7

-21.4

22,0 (ago)

Importación de bienes (M USD)

46.071

51.231

52.703

43.489

34.808,6

Variación de las importaciones en % respecto al período anterior

2,6

11,2

2,9

-17,5

31,4

Saldo comercial (M USD)

-8.049

-9.326

-13.214

-12.432

-9.930

en % de PIB

-3,32%

3,98

3,9

4,6

4,7

Deuda Externa como % de PIB

40

39,6

42,7

57,1

57,6

Reservas Internacionales (M USD)

47.629

48.393

53.863

57.244

58.540 (nov)

IED (M USD)

13.837

11.352

14.314

7.690

7.160 (sep)

Tasa de cambio frente al dólar (media anual)

2.951,27

$2.956,36

3.281,39

3.693,36

3.730,1

Fuente: Banco de la República, Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas, Ministerio de Hacienda, Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

A pesar de la bonanza en muchos puntos, la pandemia global ha cambiado abruptamente las condiciones de las economías y en el caso de la colombiana se pone más presión sobre sus vulnerabilidades en las que se debe seguir poniendo énfasis. El aumento en la formalidad del mercado laboral y la reducción del desempleo, la ejecución de las obras de infraestructura que demanda el país, el aumento de la capacidad de generación con energías limpias, duplicar la inversión en ciencia y tecnología, un crecimiento balanceado con más peso de la industria y menos dependencia de las materias primas, o reformas estructurales en seguridad social y planes de pensiones. 

En este ámbito cabe mencionar a la regla fiscal, que se creó con el objetivo de garantizar la sostenibilidad de la deuda pública y de la economía del país, estableciendo un máximo de un objetivo claro de déficit fiscal que el Gobierno debe cumplir y que disminuiría año a año. Tras el estallido de la pandemia, el objetivo de la regla fiscal pasó a ser doble. Esta ya no solo delimitaría el déficit fiscal sino también la deuda pública. Así, la regla fiscal establece un límite de deuda del 71% el PIB, y propone el 55% como nivel ideal.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las previsiones de futuro macroeconómicas en Colombia eran positivas hasta la llegada de la pandemia del COVID-19, que ha afectado considerablemente al consumo privado y la inversión. No en vano, el PIB colombiano cayó un 6,8% en 2020, la tasa de paro superó el 15% y la pobreza aumentó del 37% al 42,5%. Sin embargo, para 2021 el FMI prevé un rebote de la economía del 7,6%.

En Colombia, las proyecciones de crecimiento también venían al alza, a pesar del efecto de los paros de abril-junio del 2021. Dado que el primer semestre terminó con una expansión cercana al 9% anual, parece  probable que el crecimiento del 2021 se ubique en el rango 6%-8%.

No obstante, existen al menos tres factores que deben preocuparnos respecto de la solidez de la recuperación económica del periodo 2022-2026:

i)             la alta dependencia exportadora de los commodities energéticos (cercana al 50% de nuestra canasta)

ii)            el elevado nivel de desempleo (14%) y su persistencia

iii)           las limitadas capacidades para aplicar políticas fiscales y monetarias contra-cíclicas. Las primeras debidas al frágil paquete tributario (de solo 1% del PIB) y las segundas debidas al rebrote inflacionario

Se espera que el mercado laboral avance paulatinamente. Para 2022, Bancolombia arroja un pronóstico de una tasa de desempleo del 14,2%, ya que el próximo año la brecha negativa del PIB continuaría cerrándose. No obstante, en los siguientes años el desempleo permanecería por encima de los niveles observados antes de la pandemia (11,2% en 2019).

Por otro lado, el equipo técnico del Banco Central de Colombia elevó su pronóstico de inflación para el cierre de este año 2021 a un 4,1%, desde uno previo de 3% establecido como meta de largo plazo, debido a alzas en los precios de los alimentos y a un crecimiento mayor de la economía.

 

Las finanzas públicas seguirán enfrentando un panorama altamente retador. Después de llegar este año a su nivel más alto en la historia moderna (8,6% del PIB), en los años siguientes el déficit del Gobierno Nacional se ajustaría a un ritmo incluso más gradual que lo previsto por las autoridades.

En cuanto al sector externo, se espera que se amplíe el desbalance externo. Bancolombia ha publicado una cifra de exportaciones para 2021 y 2022 de US$35.400 millones y US$37.500 millones respectivamente. Se prevé un valor más alto para las importaciones, tanto durante el presente como el próximo año: en 2021 US$51.900 millones y en 2022 US$55.400 millones. Tal incremento reflejará el alza en los precios de algunos productos importados, especialmente insumos, así como mayores compras de combustibles y una aceleración en el rubro de bienes de consumo.

En cuanto al tipo de cambio del peso colombiano con el dólar, se espera que promedie $3.620 este año y $3.590 en 2022. Pese a que los términos de intercambio del país mejorarán, no se prevén mayores correcciones en la cotización del peso frente al dólar, por cuenta de la vulnerabilidad externa del país. De cara a 2022, los determinantes fundamentales del mercado cambiario hacen improbable una recuperación significativa del peso colombiano.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

En cuanto a las finanzas públicas, los ingresos tributarios en Colombia cayeron un 7,1% durante el 2020, pasando de los $157,3 billones de pesos recaudados en 2019 a 146,1 billones. Sin embargo, esto significa el cumplimiento den un 101,4% de la meta que se estableció el gobierno tras una revisión a la baja como consecuencia de la llegada del COVID. Los impuestos por retención a título de renta ascendieron el año pasado a 51,08 billones de pesos (US$14.652 millones), los de IVA sumaron 32,57 billones de pesos (US$9.342 millones), los tributos asociados al comercio exterior 23,77 billones de pesos (US$6.818 millones) y otros ascendieron a 38,74 billones de pesos (US$11.112 millones), precisó un informe de la DIAN.

Otras de las partidas que generaron mayor recaudación corresponden al Gravamen por Movimientos Financieros (G.M.F.), con 8,11 billones de pesos, a pesar de una caída del 5,55% respecto al año 2019. Cabe destacar que la recaudación a través del impuesto sobre patrimonio ha aumentado en un 9,64%. 

Así, el déficit fiscal para 2020 fue de 6,9% de PIB. El Gobierno colombiano, antes de la pandemia, tenía como compromiso reducir año a año el déficit fiscal hasta situarlo en un 1% del PIB. No obstante, la consecución de esta meta se tiene que aplazar por causa de las dificultades económicas que está viviendo el país a raíz de la pandemia, además del gasto extra que se está realizando para mitigar el daño del COVID sobre la población colombiana. Según el FMI, se prevé que en 2021 el déficit vuelva a aumentar hasta el 8,27% del PIB, si bien a partir de 2022, este empezará a reducirse hasta establecerse en el 1,7% en 2025. Para combatir el desajuste entre la caída de ingresos fiscales y las necesidades de gasto público, se ha aprobado una nueva reforma fiscal. En el apartado 3.3 se señalan los principales puntos de la misma.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

En cuanto a la política monetaria, esta se rige por un esquema de inflación objetivo y es el Banco de la República quien se encarga de mantener una inflación controlada y de alcanzar un crecimiento acorde con la capacidad potencial de la economía. Con tal fin, el Banco Central utiliza principalmente subastas de operaciones repo, a través de las cuales el Banco suministra liquidez al sistema bancario mediante créditos a un día y, en ocasiones, a corto plazo. La inflación objetivo para el Banco de la República es del 3%, teniendo como objetivo inferior el 2% y como objetivo superior el 4%. Hasta el año 2019, la inflación venía cumpliendo con los objetivos, pues se situaba en torno al 3,5%, pero en 2020 apenas alcanzó el 1,6%. Durante los primeros meses de 2021, la inflación estuvo por encima de lo esperado, sobre todo debido al comportamiento de los precios de los alimentos. En consecuencia, el Banco de la República optó por aumentar sus tasas de interés de intervención en 25 puntos básicos. Así, la tasa de base para las subastas de expansión pasará del 9,5% al 9,75%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

En Colombia, desde hace 20 años, los gobiernos presentan en un promedio de cada 18 meses, proyectos de modificación de impuestos, encaminados a solucionar problemas financieros de corto plazo.

La última modificación se había llevado a cabo a través de una reforma tributaria concretada en la Ley 1943 del 28 de diciembre de 2019. Pero debido a la necesidad del Estado de aumentar sus ingresos para financiar los gastos de la pandemia, en abril de 2021 se presentó una nueva reforma, que no ocultaba sus intenciones de llevar acabo subidas impositivas a fin de recaudar 25,4 billones de pesos (unos 5.900 millones de euros). Sin embargo, esta se acabaría anulando tras el descontento de una buena parte de la población colombiana, que derivó en el estallido de unas protestas que durarían casi dos meses. Finalmente, tras el cambio de Ministro de Hacienda, el Gobierno Nacional, el pasado 20 de julio, radicó un nuevo proyecto de ley de reforma tributaria. Esto es una modificación de la reforma presentada en el mes de abril, y que se acabaría aprobando en el Congreso el 7 de septiembre. La nueva reforma tributaria, menos ambiciosa que la presentada unos meses antes, busca recaudar 15,2 billones de pesos (aprox. 3.380 millones de euros) y uno de sus objetivos es que alrededor del 50% del país se beneficie con programas sociales, de manera que la pobreza se reduzca. 

Para cumplir los lineamientos planteados, el Ministerio de Hacienda se ha propuesto realizar tres puntos clave con el fin de alcanzar sus objetivos: 

1.    Luchar contra la evasión de impuestos 

Para ello el Gobierno asegura que: 

1.1.       Transformará la factura electrónica. Entre las medidas más destacadas, figuran: 

•   Incorporación del Radian, registro administrado por la Dian que permitirá realizar endosos electrónicos, además de otras acciones que impulsarán el factoring electrónico en Colombia, garantizando la unidad de la factura electrónica de venta como título valor.

•   Creación del documento soporte de pago nómina electrónica.

•   Creación del documento soporte para los no obligados a facturar. 

1.2.       Impulsará la georreferenciación con el ánimo de detectar el valor real de los inmuebles declarados. 

1.3.       Inscribir en el RUT (Registro Único Tributario) a aquellos evasores que no cuentan con el registro.  

2.    Austeridad en el gasto público 

La reforma tributaria busca a partir de 2023 una restricción en el aumento de los gastos de las nóminas que se financian con el Presupuesto General de la Nación. Además, solo permitiría a los funcionarios la adquisición de bienes y servicios esenciales, es decir, recortaría gastos de telefonía móvil, viáticos, arrendamientos, vehículos, entre otros. 

3.    Incremento de impuestos actuales 

Tras las movilizaciones del paro nacional, el Gobierno ha escuchado a los colombianos y ha decidido no tocar el IVA, manteniéndolo en los niveles actuales, es decir: 

1. IVA general: 19%

2. IVA reducido: 5%

3. IVA exento (para ciertos productos básicos): 0%. 

No obstante, incrementará ciertos impuestos actuales que afectarán primordial y directamente a las empresas: 

-      Por un lado, el Gobierno anunció que se reducirá a un 50% el beneficio tributario que permite descontar el ICA (Impuesto de Industria y Comercio) del impuesto de renta para empresas.

-      Además, la tarifa de renta para empresas tendría un incremento de 30% a 35% a partir de 2022. 

Asimismo, plantea dos puntos adicionales: 

3.1.       El primero afecta al sector financiero. El Gobierno impondrá una sobretasa al sector financiero de tres puntos porcentuales por lo menos hasta el año 2025. 

3.2.       Segundamente, la Administración plantea una normalización tributaria, herramienta que permitirá regularizar los capitales de los colombianos en el exterior. A través de esta estima recaudar 300.000 millones de pesos en 2021 y 360.000 en 2022 (aprox. 66,5 y 80 millones de euros respectivamente). 

Entre los puntos 1 y 2 se estima que se conseguirá recaudar un 40% de los 15,2 billones de pesos que se estiman recaudar con esta Reforma Tributaria a lo largo de su periodo de aplicación. El Gobierno asegura que el otro 60% restante de los recursos para financiar el proyecto de ley saldría de las empresas. 

Ayudas a la clase media y obrera y programas sociales 

El proyecto propone mantener el programa Ingreso Solidario hasta 2022, además buscará ampliar su cobertura en 200.000 hogares. Además, se propone un esquema de incentivos para la contratación formal de jóvenes, es decir, se financiaría el 25% de un salario mínimo a la empresa que contrate jóvenes de 18 a 28 años equivalente a la seguridad social) para la contratación de 188.000 jóvenes (no necesariamente para su primer empleo).  Asimismo, en la misma línea de promover la contratación laboral, se propone la financiación del 50% del salario tanto a mujeres mayores en dificultad para encontrar un empleo como a personas con discapacidad. También plantea un Subsidio del 10 % del salario para 271.000 personas fuera de ese rango de edad. 

La reforma también propone fortalecer la Matrícula Cero, de tal manera que 695.000 estudiantes de pregrado de instituciones de educación superior pública en condiciones de vulnerabilidad socioeconómica puedan recibir el beneficio. Asimismo, se contempla subsidios a los pequeños y micro empresarios. También se recoge en esta reforma, con el fin de seguir reactivando las compras de los colombianos, realizar hasta tres días sin IVA cada año. 

Sectores priorizados y con ayudas fiscales 

Entre los sectores que el Gobierno quiere destacar y en los que por tanto ofrece beneficios fiscales, se encuentran: 

1.    Economía naranja, en la cual se mantienen los beneficios que se incluían en la pasada Ley de crecimiento:

a) Exención del impuesto sobre la renta por 5 años (si el ingreso es inferior a 900.000 dólares al año).

b) Exención del IVA sobre la importación, producción o compra de activos fijos.

c) Acceso más fácil al capital semilla y al crédito.

2.    Rentas exentas provenientes de:

a) Inversiones en el sector agroindustrial.

b) Inversiones en hoteles.

c) Inversiones en parques.

 

Economía naranja 

El beneficio de rentas exentas para empresas de la Economía Naranja consiste en un incentivo tributario para empresas de Economía Naranja (Industrias de valor agregado tecnológico y actividades creativas), en donde las rentas que sean provenientes de su objeto social se encuentran exentas por un periodo de siete años (Ley 2010 de 2019, art. 91). 

Está dirigido a aquellas personas jurídicas que estén constituidas o se constituyan e inicien actividades antes del 31 de diciembre de 2021, que sean contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios del régimen ordinario (Responsabilidad 05- Impto. renta y complementarios. Régimen ordinario expresa en el RUT), que tengan su domicilio principal dentro del territorio colombiano y cuyo objeto social sea exclusivo del desarrollo de industrias de valor agregado tecnológico y/o actividades creativas. 

Si se quiere pertenecer a este beneficio fiscal deberá cumplir con los siguientes requisitos:

    - Ser persona jurídica e iniciar el desarrollo de las actividades antes del 31/12/2021. 

- El objeto social debe ser exclusivo del desarrollo de industrias de valor agregado tecnológico y/o actividades creativas tales como sector de la literatura, videojuegos, cine, televisión, artes escénicas, etc.

Las empresas interesadas deberán realizar su inscripción en el Registro Único Empresarial Social (RUES) de Cámara y Comercio y el registro de la empresa actualizado, en la plataforma web www.economianaranja.gov.co. 

- Sus ingresos brutos anuales no pueden ser superiores a 80.000 UVT = $2.904.640

($36.308 = 1 UVT en 2021).

Salvo para el caso de las sociedades cuya actividad económica principal esté enmarcada en el código 5911, cuyos ingresos brutos anuales pueden ser superiores a 80.000 UVT. 

- Debe generar nuevos empleos relacionados directamente con las industrias de valor agregado tecnológico y actividades creativa. Éstos deben tener vocación de permanencia, teniendo en cuenta el monto de ingresos brutos anuales: 

Ingresos brutos fiscales en UVT en el respectivo año fiscal

Ingresos brutos fiscales en COP ($) en el respectivo año fiscal

Empleos por rango (no acumulativos por cambio de rango)

Desde

Hasta

Desde

Hasta

0

6.000

 

$ 217.848.000

3

6.001

15.000

$ 217.884.308

$ 544.620.000

4

15.001

30.000

$ 544.620.000

$ 1.089.240.000

5

30.001

65.000

$ 1.089.276.308

$ 2.360.020.000

7

65.001

Menos de 80.000

$ 2.360.020.000

 

8

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex