Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Dentro del sector agropecuario (6,74% del PIB en 2019) hay una amplia variedad de actividades entre las que destacan el cultivo de café, los cultivos agrícolas o la ganadería. En los últimos años, este sector ha ido creciendo progresivamente y su importancia en la sociedad sigue siendo notable, ya que da sustento a la población más pobre y rural.

En el sector de la explotación de minas y canteras (5,55% del PIB en 2019) sobresalen hidrocarburos y carbón. Estas actividades tienen gran relevancia como fuentes de divisas. Aunque, como se comentará posteriormente, la cantidad y sobretodo el valor de las exportaciones, se han reducido significativamente. Por tanto, desde el 2015, el sector de la extracción de crudo y gas natural representa entre el 3% y el 4% del PIB, frente a años anteriores que representaba porcentajes alrededor del 7%. El carbón, por su parte, es apreciado por su buena calidad. Tras un notable descenso de la explotación de minas y canteras como porcentaje del PIB entre los años 2013 y 2016 se volvió a estabilizar la producción, de hecho, en los últimos años se habían producido ligeros incrementos, hasta una bajada del 14% en 2019.

En general, el resto de los sectores de actividad suponen un porcentaje similar del PIB a hace unos años, variando en general ligeramente en porcentaje como se puede ver en el siguiente cuadro. Destacan las tendencias decrecientes de la industria manufacturera y de la construcción.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

Por sector 2016 2017 2018 2019
  % % % %
Agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca 6,61 6,39 6,29 6,74
Explotación de minas y canteras 4,75 5,16 5,84 5,55
Industrias manufactureras 12,30 11,41 11,14 10,94
Suministro de electricidad, gas, vapor y aire acondicionado; distribución de agua; evacuación y tratamiento de aguas residuales, gestión de desechos y actividades de saneamiento ambiental 3,20 3,24 3,31 3,45
Construcción 7,45 7,00 6,64 6,32
Comercio al por mayor y al por menor; reparación de vehículos automotores y motocicletas; Transporte y almacenamiento; Alojamiento y servicios de comida 17,68 17,71 17,59 17,72
Información y comunicaciones 2,91 2,91 2,85 2,76
Actividades financieras y de seguros 3,97 4,24 4,32 4,38
Actividades inmobiliarias 8,76 8,80 8,68 8,49
Actividades profesionales, científicas y técnicas; Actividades de servicios administrativos y de apoyo 6,90 6,83 6,85 6,81
Administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria; Educación; Actividades de atención de la salud humana y de servicios sociales 14,30 14,69 14,91 15,03
Actividades artísticas, de entretenimiento y recreación y otras actividades de servicios; Actividades de los hogares individuales en calidad de empleadores; actividades no diferenciadas de los hogares individuales como productores de bienes y servicios para uso propio 2,38 2,41 2,35 2,33
Subtotal Valor Agregado 91,19 90,80 90,67 90,52
Impuestos menos subvenciones sobre los productos 8,81 9,20 9,33 9,48

Fuente: DANE. Datos a precios corrientes

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

En la última década, la economía colombiana ha experimentado un significativo auge gracias a la buena gestión macroeconómica, los incentivos fiscales, y una significativa entrada de capitales extranjeros. Además, el crecimiento económico se reactivó después de la ralentización en los años anteriores a 2017. En 2019 la economía colombiana creció un 3,3%, con lo que se consolidó como el país de mayor crecimiento en América Latina.

La crisis provocada por la pandemia de la COVID-19 ha afectado el crecimiento económico, que se estaba reactivando en 2020 después de la ralentización de los últimos años. Así, Colombia afronta un severo desplome económico y su PIB caerá entre el 6,1% y el 7,9% en 2020, según la OCDE y el Banco Mundial. Por el momento, en el segundo trimestre, la economía cayó un 15,7% (peor desplome de la historia del país), con un importante freno de la demanda, tanto exterior como interna, afectada por las estrictas medidas de confinamiento dictadas por el Gobierno para contener la pandemia. Además, la desigualdad social requiere especial atención, pues Colombia presenta el índice (0,47) más alto de la región.

La caída del PIB se explica analizando sus componentes, así durante los meses de pandemia, el consumo de los hogares ha caído en un 15% y la inversión se ha desplomado en un 32,2%. El único valor que crece por el lado de la demanda es el gasto público.

En cuanto a la demanda externa, los resultados de la balanza de pagos durante el primer trimestre de 2020 muestran que la cuenta corriente del país registró un déficit de 2.711,6 millones de dólares, inferior en casi 800 millones de dólares a la del mismo período del año pasado, y es la suma más baja desde el primer trimestre de 2012. Como proporción del PIB, este déficit fue de 3,7%. De acuerdo con Banco de la República, mientras el desbalance en el intercambio de bienes y servicios se profundizó, la dinámica de los precios del petróleo y la tasa de cambio moderaron la salida neta de pagos a los factores de producción e impulsaron el ingreso de remesas de los trabajadores.

Por su parte, la cuenta financiera registró entradas netas de capital por US$ 2.378 millones, una cifra inferior en US$ 927 millones frente a lo reportado en el mismo periodo de 2019. Además, se especificó que se incluyó una disminución de las reservas internacionales por US$ 171 millones.

En cuanto a las finanzas públicas, el déficit fiscal viene determinado por la llamada “Regla Fiscal”, que es el compromiso que tiene el Gobierno para reducir por ley la diferencia entre los ingresos de la nación y sus gastos, y establece que el saldo negativo del balance fiscal estructural de las finanzas del gobierno central debería ser decreciente hasta 2022, y a partir de entonces, no mayor del 1% del PIB. Para 2019 se fijó en el 2,7% del PIB por ajuste que hizo el Gobierno como medida de atención para mitigar el impacto de la migración venezolana. Así mismo, para 2020, el aumento del déficit previsto era de 0,1 puntos porcentuales, al pasar de 2,2% a 2,3%. Sin embargo, Colombia suspenderá la Regla Fiscal en 2020 y 2021 por la crisis del COVID-19 y, basándose en las previsiones de contracción del PIB el déficit establecido ya ha sido ampliado a 8,2% del PIB por el nuevo Marco Fiscal de Mediano Plazo liderado por el ministerio de Hacienda.

En abril de 2020 debido a la fuerte caída de los precios del petróleo y la parálisis producida por el coronavirus, Fitch redujo la calificación a BBB-. Por su parte, Standard & Poor's rebajó en marzo de 2020 la perspectiva de crecimiento de BBB- estable a BBB- negativa por riesgos de falta de liquidez externa, crecimiento de la deuda y reducción del crecimiento potencial de la economía. A pesar de la situación incierta, Colombia se sigue manteniendo el Grado de Inversión por las tres principales calificadoras de riesgo por su tradicional buen manejo de la economía y la flexibilidad monetaria que tiene el país.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

  2016 2017 2018 2019
Media anual de inflación (%) 5,75 4,10 3,18 3,8
Tipo de interés de intervención del Banco Central (%) 7,50 4,75 4,25 4,25
Desempleo sobre población activa (%) 9,22 9,38 9,68 10,5
Déficit Público como % de PIB 2,44 2,61 3,10 2,7
Exportaciones de bienes (M USD) 31.768 38.022 41.905 39.489
Variación de las exportaciones en % respecto al período anterior -11,8 19,7 10,2 -5,7
Importación de bienes (M USD) 44.889 46.071 51.231 52.703
Variación de las importaciones en % respecto al período anterior -16,9 2,6 11,2 2,9
Saldo comercial (M USD) -13.121 -8.049 -9.326 -13.214
en % de PIB -4,10% -3,32% -3,98% - 3,9%
Deuda Externa como % de PIB 42,5 40 39,6 42,7
Reservas Internacionales (M USD) 46.675 47.629 48.393 53.863
IED (M USD) 13.848 13.837 11.535 14.493
Tasa de cambio frente al dólar (media anual) 3.055,26 2.951,27 $2.956,36 3.281,39

Fuente: Banco de la República, DANE, Ministerio de Hacienda, Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

A pesar de la bonanza en muchos puntos de la economía colombiana, la pandemia ha cambiado abruptamente las condiciones y se pone más presión sobre sus vulnerabilidades en las que se debe seguir poniendo énfasis para solucionar. El aumento en la formalidad del mercado laboral y la reducción del desempleo, la ejecución de las obras de infraestructura que demanda el país, el aumento de la capacidad de generación con energías limpias, duplicar la inversión en ciencia y tecnología, un crecimiento balanceado con más peso de la industria y menos dependencia de las materias primas, o reformas estructurales en seguridad social y planes de pensiones.

Sobre el papel de la política fiscal en la estabilización macroeconómica se observa, en primer lugar, que la postura del gobierno nacional frente al ciclo económico continúa siendo procíclica, a pesar de la regla fiscal adoptada en 2011 que, por su diseño, corregiría ese manejo. Como hecho novedoso se determina, sin embargo, que la postura procíclica ha sido el resultado principalmente del manejo de los impuestos, puesto que, el gasto público ha sido contenido. Si bien las recurrentes reformas a la tributación nacional buscaron recursos para atender la sostenibilidad fiscal, su alta frecuencia de cambio parece haber generado incertidumbre y desconfianza en las reglas de juego, que terminaron por afectar la inversión y el consumo privados en el corto plazo.

En cuanto a la política monetaria, el Banco de la República de Colombia, como organismo público autónomo, se encarga de gestionar los movimientos económicos del país así como controlar la política monetaria, crediticia y cambiaria, y por mandato constitucional, debe “velar por mantener el poder adquisitivo de la moneda, en coordinación con la política económica general”. Para esto se estableció una meta de inflación del 3%, planteada sobre la variación anual del índice de precios al consumidor (IPC). En el corto plazo la inflación puede ser afectada por factores que están fuera del control de la política monetaria, como por ejemplo cambios en los precios de los alimentos debido a fenómenos climáticos. Para incorporar lo anterior, se incorpora un rango de ±1 punto porcentual (3 ±1 pp), que refleja el margen de fluctuación permitido alrededor de la meta.

En respuesta a la crisis del COVID-19, el Gobierno implementó medidas de respuesta de emergencia temprana: declaró el estado de emergencia, cerró las fronteras del país e impuso una cuarentena obligatoria. El Gobierno también anunció un paquete considerable de estímulo fiscal (2,8% del PIB, con potencial para aumentar) que proporcionaría recursos adicionales para el sistema de salud, líneas especiales de crédito para empresas en ciertos sectores, y mayores transferencias para grupos vulnerables. Otras medidas incluyen aplazamientos en la recaudación tributaria en sectores seleccionados y aranceles más bajos para las importaciones estratégicas de salud. Desde el inicio de la crisis de la pandemia, el Banco Central ha reducido su tasa de intervención en 175 puntos básicos e introdujo una amplia gama de medidas para aumentar la liquidez. Se espera que el paquete de ayudas, hasta la fecha, sea financiado ampliamente con recursos del Fondo de Ahorro y Estabilización (FAE) y del Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales (FONPET).

Con el aumento del gasto público y la atracción de inversión extranjera directa se espera mitigar, en parte, el impacto de la crisis en 2020, incluyendo las consecuencias para las empresas y los trabajadores. Se prevé que las presiones de la deuda externa en el corto plazo sean limitadas, considerando que los recursos para el paquete de estímulos provendrán de los fondos de ahorro existentes. Las expectativas también apuntan a que el gobierno no se aleje demasiado de la regla fiscal, la cual permite una mayor flexibilidad dado el precio del petróleo y la desaceleración del ciclo económico.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las previsiones de futuro macroeconómicas en Colombia eran positivas hasta la llegada de la pandemia del COVID-19, que está afectando considerablemente el consumo privado y la inversión. Así, las previsiones son muy negativas como en otros países a nivel mundial, concretamente en América Latina la estimación del Banco Mundial es una bajada del PIB del 7,2%. En el caso colombiano, en junio del 2020 el gobierno central estima una caída del 5,5% del PIB en 2020, el Banco Mundial una bajada del 4,9%, mientras que la OECD ve a la economía colombiana cayendo en un 6,1%. Sin embargo, para 2021 esta última institución prevé un rebote de la economía del 2,8%, el ministerio de Hacienda pronostica subidas del PIB por encima del 5% para ese año.

En cuanto el déficit fiscal para 2020, aunque las previsiones iniciales eran de bajarlo al 2,3%, el aumento del gasto por la atención de la pandemia ha hecho que el Comité Consultivo de la Regla Fiscal incrementará en mayo la meta hasta 6,1% del PIB y en junio suspendiese la Regla Fiscal para el año 2020 y 2021. Por lo que se esperan valores de déficit fiscal superiores al 6%, lo que puede tener efecto negativo en las calificaciones de la deuda colombiana tras las bajadas por parte de las principales agencias en marzo y abril. Además, las estimaciones de la deuda pública es que se sitúen a finales de 2020 en 62% del PIB.

La inflación, a pesar de las bajadas de los tipos de interés en los últimos meses, se espera que se estabilice en torno al 3,2% en 2020 según analistas externos como Goldman Sachs o JP Morgan. Sin embargo, debido a los bajos precios del petróleo y las reducciones en la demanda global, el Banco Mundial estima un deterioro del déficit por cuenta corriente hasta 5,3% en 2020. Por último, la tasa de desempleo para 2020 según expertos locales, se encontrará a final de año en el 19,3% valor muy preocupante para Colombia.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

En cuanto a las finanzas públicas, los ingresos tributarios en Colombia repuntaron un 8,9% durante el 2019, pasando de los $144,4 billones de pesos recaudados en 2018 a 157,3 billones, superando en un 6% la meta establecida para el año. El recaudo bruto de los tributos asociados a la actividad económica interna aumentó un 7,9% en el año 2019 frente al 2018 representando el 83,3% del total, al tiempo que los relacionados con el comercio exterior repuntaron un 14%. Para 2020, con la nueva Reforma Tributaria de diciembre de 2019, que se analizará más adelante, se esperaban recaudar 168 billones de pesos.

Cabe mencionar que las partidas con las mayores variaciones del recaudo total de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) en el año 2019 corresponden al Gravamen por Movimientos Financieros (G.M.F.) que ha aumentado en un 12,6% y el impuesto al consumo en un 53,4%. También, lo recaudado por el IVA a los productos importados ha crecido en un 15,5%. Sin embargo, el impuesto de renta, tanto de personas naturales como jurídicas, se consolidan como el monto principal de los ingresos del estado.

Así, el déficit fiscal para 2019 fue de 2,7% de PIB siguiendo la senda de la “Regla Fiscal” de Colombia por la que, el Gobierno, tiene el compromiso de reducir la diferencia entre los ingresos de la nación y sus gastos, y establece que el saldo negativo del balance fiscal estructural de las finanzas del gobierno central debería ser decreciente hasta 2022, y a partir de entonces, no mayor del 1% del PIB. Sin embargo, debido a la necesidad de una gran flexibilidad fiscal para actuar ante la crisis del coronavirus, en junio de 2020, el Ministerio de Hacienda suspende esta regla para 2020 y 2021. Se calcula que los paquetes de estímulo fiscal ante la pandemia ejecutados por Colombia representan el 2,8% del PIB nacional, aunque este es un valor considerable, se encuentra alejado de los países de la región y sobretodo de los países desarrollados.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

En cuanto a la política monetaria, esta se rige por un esquema de inflación objetivo y es el Banco de la República quien se encarga de mantener una inflación controlada y de alcanzar un crecimiento acorde con la capacidad potencial de la economía. Con tal fin, el Banco Central utiliza principalmente subastas de operaciones repo, a través de las cuales el Banco suministra liquidez al sistema bancario mediante créditos a un día y, en ocasiones, a corto plazo. La inflación objetivo para el Banco de la República es del 3%, teniendo como objetivo inferior el 2% y como objetivo superior el 4%. En el año 2019, la inflación cumplió con los objetivos pues se situó en el 3,8%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

En Colombia, desde hace 20 años, los gobiernos presentan en un promedio de cada 18 meses, proyectos de modificación de impuestos, encaminados a solucionar problemas financieros de corto plazo. La última modificación se llevó a cabo a través de una reforma tributaria concretada en la Ley 1943 del 28 de diciembre de 2019. Se trata de la Ley para la Promoción de Crecimiento Económico que busca continuar la Ley de Financiamiento (Ley 1943 de 2018). Con todo, se puede considerar una reforma pro-inversión, pero el cambio de reformas tributarias que está habiendo en Colombia cada uno o dos años no da la estabilidad que demanda el sector empresarial.

Los aspectos principales de la nueva Reforma son:

1. Impuesto sobre la renta de las personas jurídicas

a) Tarifa del impuesto sobre la renta

o Reducción progresiva de la tarifa general del Impuesto de Sociedades: 32% para 2020, 31% para 2021 y 30% a partir del 2022. (ET: art. 240)
o Continúan las mismas tarifas especiales para:

o 9%: Servicios prestados en hoteles remodelados y construidos; nuevos proyectos y servicios de parques temáticos, ecoturismo y agroturismo y muelles náuticos y empresas editoriales.
o 20%: Usuarios industriales de bienes y servicios de Zonas Francas.
o 27%: Régimen de Mega inversiones (se incluye la posibilidad de este régimen en Zonas Francas).

b) Sobretasa del impuesto sobre la renta de entidades financieras

Las entidades financieras no tuvieron sobretasa en 2019, por la nueva Ley se ponen puntos adicionales para estas entidades: 4% para 2020, 3% para 2021 y 3% para 2022 (siempre y cuando tengan una renta gravable superior a 120.000 UVT (alrededor de COP$ 4.300.000.000)). Además, esta sobretasa está sometida a un anticipo del 100% de su valor, el cual deberá pagarse en dos cuotas iguales.
Sin embargo, no se ha aclarado la definición de entidad financiera, es decir quién es el sujeto pasivo del impuesto. La duda radica en si sólo aplica a bancos o también a entidades vigiladas por la Superintendencia Financiera como aseguradoras.

c) Deducción de impuestos, descuentos y beneficios tributarios

o Nueva deducción del primer empleo: Deducción del 120% del salario de los empleados por primera vez menores de 28 años. La deducción mensual no puede superar los 115 UVT (COP$ 4.094.805 por empleado) y sólo es para el año gravable en el que haya sido contratado.
o Continúa la deducción del 100% de los impuestos, tasas y contribuciones efectivamente pagadas durante el año (incluyendo el 50% del GMF (Gravamen a los movimientos financieros)). Asimismo, es posible tomar como descuento tributario el 50% del ICA pagado durante el año. A partir de 2022, el descuento será del 100%.
o Descuento del 25% del valor de las donaciones efectuadas a Entidades Sin Ánimo de Lucro (ESAL). Aun así, el descuento no podrá exceder del 30% del impuesto sobre la renta a cargo.
o No son deducibles el impuesto al patrimonio, el impuesto de normalización ni el impuesto sobre la renta.

d) Ingresos de fuente extranjera

La nueva reforma tributaria ha tratado de convertir a Colombia en una sede que atraiga a compañías extranjeras que usen el país como plataforma para invertir en terceros países. Continúan siendo ingresos de fuente extranjera algunos ingresos obtenidos conforme al régimen Holding (CHC). Así, dividendos distribuidos por entidades extranjeras a una CHC, utilidades originadas en la venta de las acciones de sociedades extranjeras de una CHC o dividendos distribuidos por la CHC a accionistas no residentes están exentos. (ET: art. 25).

e) Tarifa de retención en la fuente por pagos al exterior

o Se pasa del 15% al 20%: Intereses, comisiones, honorarios, regalías, arrendamientos, compensaciones por servicios profesionales, explotación de toda especie de propiedad industrial o del know how, propiedad literaria, artística y científica, explotación de películas cinematográficas y explotación de software, asistencia técnica, servicios técnicos y consultoría. (ET: art. 408). Con la aplicación del Convenio de Doble Imposición con España se reduce a un 10% .
o Se pasa del 15% al 33%: Pagos por concepto de administración o dirección de los que trata el artículo 124 del Estatuto Tributario. Con la aplicación del Convenio de Doble Imposición se reduce a un 0%.

f) Tarifa del impuesto especial de renta sobre la distribución de dividendos

o Dividendos a personas naturales (residentes fiscales colombianos): Se modifica del 0%/5%/15% al 0%/10% si excede 300 UVT (COP$ 10.682.100).
o Sociedades nacionales colombianas: La tarifa se mantiene en 7,5%.
o No residentes fiscales colombianos y establecimientos permanentes: La tarifa aumenta del 7,5% al 10%.
De nuevo, con la aplicación del Convenio de Doble Imposición se puede reducir a un 0%.

g) Establecimiento permanente (EP)

Los EP ya no solo tributaran por las rentas de fuente nacional sino también por las de fuente extranjera. (ET: art. 20,20-1, 20-2). Por otro lado, el artículo 254 del Estatuto Tributario permite el descuento por impuestos pagados en el exterior solo a personas naturales residentes y a sociedades o entidades nacionales. Esto plantea un problema ya que constituir un establecimiento permanente no es un criterio de residencia, no se incluye en este supuesto. Por lo tanto, los establecimientos permanentes podrían verse expuestos a un problema de doble tributación cuando presten servicios en el exterior.

2. Impuesto sobre las ventas (IVA) y consumo

o Se mantiene la tasa general del 19% y la de 5% y 0% para bienes específicos.
o Bienes y servicios incluidos, excluidos y exentos: (ET: art. 424, 426 y 476)

o Pasan a estar gravados los servicios médicos de carácter suntuario y el mantenimiento a distancia de programas y equipos.
o Pasan a estar excluidos los inmuebles y los transportes y servicios turísticos a determinados municipios.
o Pasan a estar exentos una serie de vehículos automotores de transporte.

o Se presentan dos situaciones diferentes en materia de IVA para prestadores de servicios desde el exterior: (ET: art. 437 parágrafo 2, 437-2 numeral 3)

o En el caso de que el beneficiario del servicio sea residente en Colombia y responsable del IVA se recaudaría el impuesto vía retención teórica.
o En el caso de que el beneficiario del servicio no sea residente en Colombia, el prestador del servicio declarará y pagará el IVA.

o Descuento del IVA pagado en la adquisición e inversiones de activos fijos reales productivos. (ET: art. 258-1)
o Impuesto al consumo de la venta de inmuebles se baja del 2% al 0%.
o Devolución bimestral de una suma fija del IVA del 19% a la población vulnerable.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex