Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Al estructurar el PIB por sectores cabe destacar la importancia del sector servicios que representa más de un 76%. La mayoría de los servicios corresponde a servicios sociales, comercio, restaurantes y hoteles. El sector industrial representa un 20,2% del PIB y la aportación del sector agropecuario y pesca es de un 3,4%.

En cuanto al PIB por componentes de gasto los datos oficiales de 2019 (aún no están disponibles los de 2020) destacan el alto porcentaje que supone el Consumo, tanto Privado como Público, que supera el 82%. En su composición interna el Consumo Privado representa un 58,2% del Consumo Total mientras que el Consumo Público, mucho más relevante que en otros países, representa un 24%.

En coherencia con los datos anteriores, la inversión o Formación Bruta de Capital Fijo es significativamente más reducida en Cuba que en la generalidad de los países y, en especial, en los países emergentes en procesos de rápido crecimiento. Su participación en el PIB no llega al 16% en 2019.

La aportación del sector exterior (balanza de bienes y servicios) al crecimiento ha sido positiva en 2019 y representa el 2% del PIB en términos nominales. Sin embargo esta balanza depende fuertemente de la exportación de servicios, en concreto servicios médicos que son el componente que financia fundamentalmente las importaciones básicas para el crecimiento como son el petróleo y los bienes intermedios y finales para abastecer a la industria del turismo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD Y POR COMPONENTES DEL GASTO (%)2017201820192020
POR SECTORES DE ORIGEN
AGROPECUARIO Y PESCA3,83,93,4N/d
INDUSTRIAL20,921,020,2N/d
MINERÍA0,50,50,4N/d
MANUFACTURAS12,111,711,0N/d
CONSTRUCCIÓN6,97,47,4N/d
ELECTRICIDAD Y AGUA1,41,41,4N/d
SERVICIOS75,375,176,4N/d
TRANSPORTE Y COMUNICACIONES10,210,610,9N/d
COMERCIO, RESTAURANTES Y HOTELES26,225,825,1N/d
FINANZAS Y SERVICIOS A EMPRESAS6,16,06,1N/d
SERVICIOS COMUNALES, SOCIALES32,031,933,5N/d
DERECHOS DE IMPORTACIÓN0,80,80,8N/d
TOTAL100,0100,0100,0100,0
POR COMPONENTES DEL GASTO
CONSUMO81,981,882,2N/d
Consumo Privado58,658,858,2N/d
Consumo Público23,323,024,0N/d
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO15,615,815,8N/d
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS20,219,318,4N/d
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS17,716,916,4N/d
TOTAL100,0100,0100,0100,0

Fuente: Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba. Precios Constantes de 1997. Última actualización: Enero 2021

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Evolución económica.

La economía cubana adolece de numeroso problemas económicos siendo quizás el principal su baja productividad, lo que genera escaso crecimiento, déficit de balanza de pagos y, finalmente, deuda exterior. Entre 2015 y 2016 Cuba trató de reconducir esta situación renegociando la deuda soberana con un número de países miembros del Club de París, que se denominó "Grupo de acreedores de Cuba" (GAC), tras haber llegado a acuerdos con China, acreedores comerciales japoneses, México y Rusia. Es difícil saber cuál es la cifra total de deuda externa de Cuba, que sólo presenta datos con retraso y sin detallar. La mayoría de los observadores estiman que la deuda estaría en el entorno de los 6.000 millones de dólares, que no sería una cifra apabullante, si no fuera por la mala situación de su balanza corriente. Ya en 2018, con los primeros pagos que debía afrontar, comenzó a retrasarse. En noviembre 2019 dejó de pagar a sus acreedores más cuantiosos, España entre ellos. Para no ser declarada en "default", Cuba renegoció nuevos plazos de pago con los acreedores en los últimos meses de 2020 y primeros de 2021, que ciertamente son sensibles a la difícil situación causada por la pandemia. Además habría que considerar, por un lado, la deuda bancaria de aproximadamente 9.000 millones de dólares sobre cuya renegociación (Club de Londres) ha habido rumores aunque no parece que se haya avanzado y, por otro y principalmente, la de sus  proveedores comerciales, donde los retrasos se remontan hasta 2016. Sólo con pymes españolas los impagos se estiman en, al menos, 350 millones de euros a principios de 2020, según la encuesta realizada a empresas exportadoras a Cuba. En breve dispondremos de los datos correspondientes a 2021.

Los datos iniciales del 2019 preveían un crecimiento del PIB a precios constantes del 1,5%, cifra aún menor que las de años anteriores: 2018 (2,2%), 2017 (1,8%). Pero las autoridades cubanas facilitaron finalmente una cifra de decrecimiento de un -0,2% en el año. La previsión oficial para 2020 era de un +1%. La pandemia de COVID-19 ha dado al traste con todas las previsiones y en la Asamblea Nacional de fin de 2020, el gobierno cubano ha facilitado una cifra de una caída del PIB de un 11% achacable a "la contracción del comercio exterior, la reducción del turismo y de los ingresos en divisas del país, además del impacto de la COVID-19 en los sistemas de salud y educación." Para el 2021 el gobierno planifica un crecimiento del PIB a precios constantes de entre un 6 y un 7%. Todas estas cifras son de escasa fiabilidad.

Algunos datos básicos para entender la situación en las economías de mercado, en Cuba son de difícil interpretación. Un ejemplo son las cifras de inflación. Para empezar, hasta 2020 circulaban dos monedas (la dualidad monetaria ha desaparecido en 2021) y algunas mercancías sólo pueden adquirirse en divisas (en las tiendas MLC-moneda libremente convertible, como se conocen popularmente). Además, muchas mercancías no elevan sus precios sino que sencillamente desaparecen del mercado. Por otra parte, para calcular una tasa de inflación los precios de la muestra se deben referir a calidades estables, lo que tampoco es frecuente. En resumen, es difícil el cálculo de una tasa de inflación y la que se pueda calcular no es comparable con el significado de una tasa de inflación en una economía de mercado.

Donde más medibles son las limitaciones de la economía cubana es en su sector exterior, aquejado de un déficit crónico y severo. La consecuencia inmediata están siendo los mencionados impagos a proveedores que siguen produciéndose. A excepción de algunos sectores priorizados (particularmente construcción de nuevos hoteles, suministro al turismo, alimentario y salud) el resto de sectores se ha visto afectado por enormes retrasos y no son pocas las empresas españolas que están atravesando serias dificultades financieras por este motivo.

La irrupción de la pandemia introduce un nuevo elemento de pesimismo en este terreno, aunque sería injusto pronosticar un terrible descalabro para la economía de la isla. A nuestro juicio, el impacto de la pandemia en términos relativos puede que sea inferior al que tendrá en otras economías. Ello se debería en primer lugar a la gestión sanitaria que prácticamente ha cerrado la evolución de la pandemia con un balance de 137 fallecidos a finales del 2020 (y aunque es cierto que los datos de 2021 han empeorado, en cualquier caso se encuentran a niveles muy inferiores a los existentes en la mayoría de los países). Pero también a otros motivos como la baja productividad de muchos trabajadores cuyo confinamiento casi no ha producido impacto en la evolución económica, a la disponibilidad de crudo y carburantes, a la multiplicación de misiones médicas en el exterior y al alivio que los  acuerdos en moratoria de pagos de deuda pueda producir sobre su maltrecha balanza de pagos.

En cualquier caso, la multitud de medias adoptadas bajo el epígrafe "tarea Ordenamiento" en los primeros meses de 2021 muy probablemente supondrán un cambio importante en el funcionamiento y los resultados de la economía cubana.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS2018201920202021
PIB
PIB (MUSD a precios corrientes)100.050103.131N/dN/d
Tasa de variación real (%)2,2-0,2-116 (prev.)
INFLACIÓN
Media anual (%) *2,4-1,3N/dN/d
Fin de período (%)N/dN/dN/dN/d
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)N/dN/dN/dN/d
Fin de período (%)N/dN/dN/dN/d
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes)11.21011.193

N/d

N/d
Población activa (x 1.000 habitantes)4.5594.642N/dN/d
% Desempleo sobre población activa1,71,3N/dN/d
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB-8,1-6,2N/dN/d
DEUDA PÚBLICA
en M USDN/dN/dN/dN/d
en % de PIBN/dN/dN/dN/d
EXPORTACIONES DE BIENES
en MUSD2.3732.062N/dN/d
% variación respecto al período anterior-1,2-13,1N/dN/d
IMPORTACIONES DE BIENES
en MUSD11.4849.901N/dN/d
% variación respecto al período anterior13-13,8

N/d

N/d
SALDO B. COMERCIAL
en MUSD-9.111-7.839N/dN/d
en % de PIB98N/dN/d
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en MUSDN/dN/dN/dN/d
en % de PIBN/dN/dN/dN/d
DEUDA EXTERNA
en MUSDN/dN/dN/dN/d
en % de PIBN/dN/dN/dN/d
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en MUSDN/dN/dN/dN/d
en % de exportaciones de b. y s.N/dN/dN/dN/d
RESERVAS INTERNACIONALES
en MUSDN/dN/dN/dN/d
en meses de importación de b. y s.N/dN/dN/dN/d
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en MUSDN/dN/dN/dN/d
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
Media anual Peso Cubano24242424
Tipo Cambio Peso Cubano Convertible (CUC) **111-

Fuente: Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba y declaraciones oficiales gobierno cubano. Última actualización: Febrero 2021

*se refiere únicamente a mercados en CUP. ** En Enero 2021 desaparece el CUC.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Los objetivos del Gobierno en materia de política económica están definidos por los "Lineamientos" y persiguen eliminar las trabas al crecimiento. Se resumen en lo siguiente:

  • Dar prioridad a las inversiones que generen ingresos por exportaciones sin incurrir en más gastos que los que sus ingresos puedan soportar.
  • Reducir importaciones (en especial de alimentos) y potenciar la producción nacional con el programa de agricultura suburbana y líneas de apoyo a agricultores privados.
  • Mejorar la eficiencia del proceso inversionista y de la producción.
  • Reducir gastos en la esfera social, principalmente en salud y educación, para poder dedicar los recursos a inversiones en infraestructura y equipamiento productivo.
  • Descentralizar la toma de decisiones de los Ministerios a los Grupos Empresariales.
  • Permitir que la iniciativa privada absorba mano de obra excedentaria del sector estatal.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

El futuro económico de Cuba está condicionado por las dos limitaciones a las que se enfrenta tradicionalmente la economía cubana: un sistema productivo basado en una planificación central muy ineficiente y la débil capacidad de generación de divisas en un contexto en el que la producción está fuertemente vinculada a las importaciones de materia prima y bienes intermedios.

Los intentos de modificación del actual sistema productivo para incrementar su eficiencia se basan en la aplicación de los "Lineamientos" de las políticas económicas y sociales aprobadas en 2011 para la actualización del modelo económico, que se han reflejado en un conjunto de medidas liberalizadoras en distintas áreas, aprobadas desde entonces. Algunas de estas medidas liberalizadoras como la compraventa de casas y autos, la adquisición de teléfonos celulares, la entrada de los ciudadanos nacionales a los hoteles y la de extranjeros residentes a las casa particulares, el acceso cada vez más extendido a internet, los viajes al extranjero y sobre todo las dirigidas a facilitar la entrada de remesas, han cambiado el panorama de La Habana.

Las medidas dirigidas a cambiar el sistema productivo todavía no han conseguido aumentos de productividad sustanciales. Los trabajadores por cuenta propia-TCP y las Cooperativas no Agropecuarias, a pesar de alcanzar unas cifras que superan los 600 mil y las 430 respectivamente, no han calado suficientemente en el tejido productivo por la excesiva reglamentación y obstáculos que encuentran. En el caso de los TCP, en febrero de 2021 se promulga una nueva legislación por la cual se elimina la lista restringida de trabajos que pueden realizar y se establece únicamente una lista de trabajos "prohibidos" que, en cualquier caso, sigue limitando algunas actividades a realizar por los trabajadores autónomos. Por otro lado, se han repartido más de 2,4 millones de hectáreas en régimen de usufructo a campesinos privados y Cooperativas de Crédito y Servicios, aunque las limitaciones a las que se enfrentan han impedido un desarrollo adecuado en esta área.

Sin embargo es en el sector estatal, que representa el 90% del PIB, donde menos se ha avanzado a pesar de la profusión de normas en sentido descentralizador. La excesiva rigidez en la toma de decisiones empresariales, la ausencia de un sistema de formación de precios eficiente que refleje la escasez, la inexistencia de un mercado mayorista de insumos y la dualidad monetaria (recientemente eliminada) que distorsionaba los balances de las empresas son algunos de los problemas existentes.

La otra limitación al crecimiento es la dificultad de obtener divisa para la importación de materias primas, bienes de equipo, tecnología y bienes finales, absolutamente necesarios para la producción. Productos clásicos de exportación como el azúcar y el níquel requieren fuertes inversiones para aumentar la producción. La exportación de derivados del petróleo que fue cercana al 50% de la exportación de bienes hasta 2013 / 2014, ha disminuido de forma drástica desde entonces como consecuencia de la reducción de suministro de petróleo venezolano en condiciones preferenciales. La cifra que se maneja para 2019 es de un poco más de un 4% del total exportado. Aun no hay datos para 2020.

En la exportación de servicios la partida más importante son los servicios de salud a terceros países, que supusieron en 2018, 6.400 millones de dólares y en 2019, 5.400 millones de dólares. Los servicios asistenciales se concentran fundamentalmente en Venezuela, a pesar de los intentos de diversificación en otros países. Es previsible un aumento de esta partida en 2020, año en el que varias brigadas médicas han trabajado contra el COVID-19 en varios países. En segundo lugar está el turismo con cifras que no alcanzan los 3.000 millones de dólares anuales.

El turismo está abocado a ser, si no el principal, uno de los ingresos más importantes del país en el futuro pero con el modelo actual los ingresos no terminan de despegar ni de dar el salto cuantitativo necesario para financiar un proceso de crecimiento como el esperado. Todo ello a pesar del incremento de turistas (sin contar, por supuesto, con el año 2020) pasándose de recibir 2,8 millones en 2013 a 4,7 millones en 2018, lo que supuso un incremento del 68% en cinco años y un record absoluto de llegadas. Las medidas tomadas por el presidente Trump a partir de 2018 obstaculizaron el flujo de turistas americanos. Se cancelaron cruceros, se redujeron y cancelaron vuelos entre ambos países y se crearon más restricciones para que los norteamericanos puedan viajar a Cuba. Ello implicó un descenso del turismo en 2019 de un 9,3% para un total de 4,27 millones de visitantes. Las cifras de 2020 son, evidentemente, muy malas debido a la COVID-19 y se manejan cifras de 1,1 millones de visitantes en el año.

Recae pues en la inversión extranjera la tarea de aportar la divisa necesaria para financiar el crecimiento y reducir la dependencia con Venezuela.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

El déficit fiscal descendió desde el 6,9% en 2008 hasta el 1,3% en 2013. A partir de ahí fue creciendo año a año hasta el 8,6% en 2017. En 2018 y 2019 ha descendido hasta el 8,1% y  6,1% respectivamente. En 2020, la previsión fue de 6,8%. No se ha facilitado aún la cifra final. El déficit fiscal se financia con la emisión de bonos a 20 años que se colocan automáticamente en el sistema bancario estatal.

Los gastos asociados a educación, salud, cultura, deporte y asistencia social (sin incluir Seguridad Social) supusieron en 2019 (aún sin datos 2020) un 36% de los gastos totales del Estado. Si se añaden los de la Seguridad Social, el conjunto de partidas citadas representa el 46,9% de los gastos totales del Estado.

La política fiscal prevista en las directrices económicas del país propone el establecimiento de impuestos progresivos sobre la renta y la necesidad de crear una cultura fiscal en la población. En consonancia con todo ello, se promulgó una nueva Ley Tributaria en 2012 y en las normas sobre "trabajadores por cuenta propia-TCP" que vieron la luz en 2018, las obligaciones fiscales adquirieron mucha mayor relevancia. Dentro del proceso de cambios en la economía promulgados a finales de 2020, cambian también algunas normas relativas a impuestos y a partir de ese momento la gran mayoría de trabajadores cubanos deben tributar anualmente a la hacienda pública.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La responsabilidad de la política monetaria es del Banco Central de Cuba, quien regula también la supervisión bancaria de los bancos comerciales. Otra de sus funciones principales es regular, junto con el Ministerio de Economía y Planificación, el control financiero y administrativo de las empresas estatales cubanas.

Las directrices de política monetaria aprobadas en 2011 mencionan la necesidad de contar con coeficientes de liquidez y solvencia en los bancos, regular la obligación de depósitos del Banco Central y los tipos de descuento. En cuanto a política financiera, se propone el establecimiento de tipos de interés estimulantes del ahorro para los depósitos en cuenta y una política de créditos dirigida a favorecer actividades prioritarias (exportación, agricultura, cuentapropistas, etc.).

Durante muchos años ha existido una dualidad monetaria con la existencia de dos monedas, el peso cubano-CUP y el peso cubano convertible-CUC que se intercambiaban a razón de 24 a 1. Finalmente, el 1 de enero de 2021 se ha eliminado esta dualidad monetaria. El CUC ha desaparecido y se mantiene únicamente el CUP (peso cubano) que no cotiza internacionalmente e internamente tiene un cambio oficial de 1 USD = 24 CUP (este tema se analiza en más detalle en otros apartados).

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Las reformas económicas en Cuba

La situación económica de Cuba es complicada, con escaseces de todos los productos básicos, carencia de divisas para realizar importaciones, baja productividad, paro encubierto, impagos a proveedores, etc. Se trata de una situación difícilmente sostenible. Las autoridades cubanas la atribuyen al "bloqueo" norteamericano (evidentemente hay un impacto achacable a las medidas estadounidenses, sobre todo desde su recrudecimiento acordado por la administración Trump) pero también a otras causas internas que las propias autoridades han llamado en alguna ocasión el "bloqueo interno": falta de productividad, coordinación, disciplina, desvíos de recursos, falta de incentivos, etc.

Esta problemática se arrastra desde la caída de la URSS, cuando Cuba atravesó el llamado "periodo especial", el peor momento quizá de la economía cubana. En aquel tiempo se tomaron algunas medidas que no fueron suficientes para cambiar el sistema y con el apoyo de Venezuela a partir de la llegada de Hugo Chávez en 1999 se pudo posponer la adopción de otras de más calado que revirtieran la baja productividad y escaso crecimiento. Sin embargo, en la segunda década del siglo XXI finalmente se han ido adoptando algunas medidas de reforma económica.

1- Iniciativa privada y descentralización.

Desde 2010, y bajo la dirección de Raúl Castro, se aprobaron los denominados "Lineamientos", que trataban de introducir cambios en la economía cubanas. Se adoptaron medidas para flexibilizar y ampliar el trabajo por cuenta propia (TCP), que fue cobrando importancia. Hoy el "cuentapropismo" en Cuba supone un 12% de la población activa del país con cerca de 600.000 TCP registrados en 2020 (las medidas de restricción adoptadas por la pandemia de COVID-19 es posible que impliquen una reducción de esta cifra). El objetivo inicial de esta medida, además de adelgazar las nóminas de las empresas estatales, era legalizar esta actividad que se estaba realizando de facto y mejorar la producción de algunos de los bienes y servicios de consumo. Pero tuvo además como consecuencia el surgimiento de una clase de emprendedores que ha impulsado el sector privado en Cuba mediante la creación de restaurantes ("paladares"), alquiler de viviendas y habitaciones, transporte de pasajeros, servicios personales y reparaciones, entre otros. Este tipo de trabajadores fue visto con recelo por las autoridades cubanas durante muchos años por lo que la tendencia ha sido la de tratar de restringir y controlar sus actividades. En 2018, ya con el Presidente Díaz-Canel, se publicó una nueva regulación que se podría decir que consagra y apoya los TCP a cambio de un mayor control fiscal y legal. Abundando en estos cambios, en 2021 cambia la legislación de los TCP. Hasta entonces existía un listado de "actividades autorizadas" a realizar. A partir de este momento se pasa a un listado de "actividades prohibidas" (124 en total), dejando libertad para hacer cualquier actividad que no esté encuadrada en esas 124.

Por otro lado, desde que en 2008 se iniciara el proceso de reparto de tierras en usufructo, se han entregado 2,4 millones de hectáreas a 245 mil campesinos privados y cooperativas, pero la imposibilidad de adquirir insumos (semillas, fertilizantes, insecticidas, maquinaria agrícola, etc.) junto a la obligación de entregar parte de la producción (Acopio) a precios tasados a niveles muy bajos, han impedido el desarrollo del sector. En 2018 se aprobaron nuevas normas para la entrega de tierras a agricultores y ganaderos, entre las que destacan la ampliación del periodo de usufructo de 10 a 20 años prorrogables por igual periodo y el incremento de la cantidad máxima de tierra a entregar duplicando la anterior. Todo ello iría dirigido a lograr un aumento de la producción agropecuaria pues actualmente Cuba importa más del 80% de los alimentos que consume. Este objetivo aún se incumple ya que los problemas del sector agrícola son el talón de Aquiles de la economía cubana y los problemas de abastecimiento son una de las principales fuentes de descontento de la población cubana. En 2020 se han tomado nuevas medidas permitiendo a los campesinos privados y cooperativas importar insumos siempre que cuenten con las divisas necesarias para ello y también se les ha permitido exportar productos. En todos los casos es necesaria la intermediación de una empresa estatal cubana. Aun es pronto para vislumbrar el alcance real que esta medida puede tener en el futuro a corto y medio plazo del sector.

2- Nueva legislación de inversiones extranjeras.

La inversión extranjera es naturalmente una de las mejores bazas a que puede recurrir la economía cubana ya que puede aportar divisas muy necesarias a la vez que know how también muy necesario para el país. En esta línea, el gobierno cubano promulgó nuevas leyes de la Zona Especial de Desarrollo Mariel-ZED Mariel y de Inversión Extranjera en 2013 y 2014 respectivamente. En esencia la normativa no presentaba grandes novedades con relación a la que ya existía, a excepción de mejorar los incentivos fiscales, agilizar los trámites de autorización y la propia creación de la ZED. Aunque es cierto que se ha captado más inversión extranjera desde entonces, la realidad es que los inversores extranjeros enfrentan multitud de regulaciones legales y administrativas, etc. que hacen lentos y farragosos los procesos de inversión. Además hay otros problemas entre los que destacan:

- la discrecionalidad en la regulación del mercado y los precios;

- las inversiones son en realidad concesiones con un plazo de vencimiento con la incertidumbre que genera su renovación;

- la convertibilidad de los dividendos no está asegurada (requiere una autorización adicional que en la actualidad tiene muchas limitaciones para ser concedida) a pesar de que la ley contempla su libre transferibilidad;

- la capacidad de consumo del mercado interior es muy limitada;

- la contratación de personal.

El ritmo de creación de nuevos proyectos es más lento de lo deseado, aunque en número creciente en el caso español al calor del Fondo de Contravalor proveniente de los Programas de Conversión de Deuda, y la gran mayoría de ellos representa volúmenes discretos. Además, los aprobados se desarrollan a un ritmo lento en parte por la burocracia del país.

Finalmente, la incertidumbre causada por la entrada en vigor en 2019 del Título III de la Ley Helms-Burton está siendo también un motivo de preocupación importante para inversión extranjera directa en la Isla.

A finales de 2020, el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, ha anunciado nuevas medidas permitiendo mayoría extranjera en las asociaciones económicas internacionales en algunos sectores concretos. De momento, no se han materializado en una legislación concreta.

3- Unificación monetaria y cambiaria.

Cuba ha tenido dos monedas entre 1994 y 2020: el peso cubano (CUP) y el peso convertible (CUC). El peso cubano era el accesible a la población y a las empresas 100% cubanas para la compraventa de productos fabricados en Cuba. Para todo lo demás se utilizaba el CUC. Ninguna de las dos monedas cotizaba internacionalmente.

En el mercado interno 1 USD equivaldría legalmente a 1 CUC y éste a su vez a 24 CUP. Sin embargo, la contabilidad nacional y la de las empresas,-incluidas las mixtas-, utilizaban el cambio de 1CUC=1CUP, lo que distorsionaba las cuentas nacionales y las cuentas de resultados y balances de las empresas.

El CUC no era en realidad convertible sin el correspondiente "Certificado de Liquidez"-CL, que asignaba discrecionalmente un comité presidido por el ministro de Economía. Además, se asignaban distintos tipos de cambio en actividades diferentes; por ejemplo, un grupo de empresas seleccionadas utilizaba en sus contabilidades el cambio 1:12; proveedores de productos vegetales a los hoteles vendían al cambio 1:7; para calcular el salario en la ZED Mariel se utilizaba el cambio 1:10, en las sucursales 1:1, en las mixtas 1:2, etc.

Ante este caótico panorama cambiario en la Asamblea Nacional de 2014 el presidente Raúl Castro anunció que el proceso de unificación monetaria y cambiaria se iniciaría en el sector de las personas jurídicas y en una segunda etapa se extendería a las personas físicas. En 2015 se publicó una normativa a los efectos de que las empresas evaluaran sus activos y pasivos (contabilizados al tipo 1CUC=1CUP) en el "día cero" (el día antes de la unificación monetaria del país) al tipo que se determinara en esa fecha, tras la cual desaparecería el CUC.

Finalmente, en diciembre de 2020 y con efectos de enero 2021 se ha procedido a realizar la unificación monetaria haciendo desaparecer el CUC y estableciendo con carácter oficial general el tipo 1 USD = 24 CUP. Esta medida unificadora se ha enmarcado en una serie de medidas racionalizadoras que van desde un incremento de salarios (que antes se encontraban en niveles equiparables a 20-40 USD /mes, incluso para profesionales universitarios) a niveles equiparables a 90-400 USD/mes, a enormes incrementos de precios regulados (existen unas tablas que marcan los precios máximos de prácticamente todo lo que se puede adquirir), el establecimiento de una normativa fiscal parecida a la vigente en la mayoría de los países y muchísimas otras normas adicionales.

No se puede dejar de mencionar el impacto que la crisis mundial producida por la COVID-19 ha tenido en la economía cubana. El turismo ha desaparecido de facto, cuando era la industria preferente a la que se dedicaban la mayoría de los recursos. De una u otra forma se ha producido confinamientos que han obligado a que muchos trabajadores dejen de acudir a su puesto de trabajo, siendo el teletrabajo muy poco accesible y practicable dada la calidad y extensión de las conexiones informáticas. Se esperaba una caída importante del PIB que finalmente las autoridades cubanas cuantificaron en un 11%. A pesar de todo ello, es posible que la economía cubana sufra menos que otras en términos relativos por las siguientes razones:

- la buena gestión de la crisis sanitaria. La política sanitaria cubana establecida, con un equipo médico responsable, directrices políticas fuertes y beneficiada también por el hecho de ser una isla, ha permitido que a finales de 2020 los fallecidos sean poco más de un centenar.

- el paro encubierto existente ha generado que la falta de asistencia a los puestos de trabajo de muchos trabajadores tenga menos impacto que en otros países.

- las importaciones de crudo, muy necesarias para el país, se han visto aliviadas por la fuerte caída de los precios a nivel mundial y su superabundancia en ausencia de almacenamientos disponibles. Todo ello, además, beneficiado por el hecho de que el petróleo proviene en su mayor parte de Venezuela.

- la exportación de servicios médicos se ha reforzado en 2020. Antes de las últimas misiones había 29.000 médicos en 66 países, incluso después de las rupturas con Brasil y Bolivia. En los meses de pandemia han salido misiones al menos a 12 países más lo que ha debido implicar un aumento de ingresos considerable por esta vía.

- a pesar de que el turismo es una de las prioridades del gobierno cubano, su aportación a la balanza corriente de Cuba es posiblemente menor de lo deseable por la gran cantidad de componente de importación de todo lo que se asocia al él. Por lo tanto, es posible que el impacto de la caída del turismo sea menor a lo que puede ocurrir en otros países.

- la moratoria obtenida en el Club de París, atendiendo a la situación de crisis mundial.

Toda esta situación económica no se puede analizar sin mencionar también las relaciones Cuba-EE UU. A lo largo de todo el mandato de Donald Trump se han ido recrudeciendo las medidas para estrangular a la economía cubana: La activación del Título III de la Ley Helms- Burton, las restricciones al turismo norteamericano y a los vuelos directos entre ambos países, la persecución a transportistas y aseguradores del crudo adquirido por Cuba, las amenazas del Tesoro norteamericano a bancos e intermediarios financieros que hacen negocios con Cuba, la inclusión de Cuba en la lista de países que no colaboran contra el terrorismo, las restricciones en el envío de remesas provenientes de EE UU, etc. Está por ver si con la nueva administración norteamericana con Joe Biden se revierte alguna de estas medidas, especialmente las más significativas.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex