Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Según los últimos datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística de Cabo Verde, el producto interior bruto de la economía en 2017 fue generado en un 7,75% por las industrias transformadoras; un 5,71% la agricultura y un 3,40% electricidad y agua. El porcentaje restante fue generado por el sector servicios, destacando el peso de las administraciones públicas en un 16,84%, el sector inmobiliario 9,94% y el sector comercio (9,9%). El turismo representa alrededor del 21% del PIB y el nuevo Plan Estratégico 2017/2021 del gobierno pretende que este sector pase a representar el 32% del PIB en 2021, casi una duplicación de los ingresos relacionados con el turismo, lo que significaría un importante aumento del gasto por turista, mayor promedio de noches por turista y menos estacionalidad.


La población se sitúa en 531.000 habitantes en 2016 (WEO, abril 2017). Según un estudio publicado por el INE de Cabo Verde en noviembre 2016, un 35% de la población vivía en 2015 en condiciones de pobreza (en términos absolutos). En lo que se refiere a la distribución de la renta, el índice de Gini se situó en 2015 en 0,46, con el 20% de la población más pobre realizando en 5,2% del total de gasto y el 20% de la población más rica el 52,2%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) 2014 2015 2016 2017
POR SECTORES DE ORIGEN        
AGRICULTURA 6,48 7,56 7,74 5,71
PESCA 1,05 1,17 0,71 0,69
INDUSTRIAS EXTRACTIVAS 0,41 0,35 0,33 0,30
ELECTRICIDAD Y AGUA 2,61 3,29 2,84 3,40
CONSTRUCCIÓN 9,45 7,9 7,20 7,07
COMERCIO, HOTELES Y RESTAURANTES 17,18 14,76 14,53 15,36
SERVICIOS FINANCIEROS 3,5 3,86 4,13 4,21
TRANSPORTES 9,60 9,45 9,25 9,38
TELECOMUNIACACIONES Y CORREOS 4,01 3,78 3,39 2,98
INMOBILIARIA Y OTROS SERVICIOS 10,44 10,21 10,19 9,94
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 15,47 15,87 16,75 16,84
TOTAL (2) 80,2 78,2 77,06 75,88
POR COMPONENTES DEL GASTO        
CONSUMO 81,3 82,22 82,7 83,33
Consumo Privado 62,77 64,9 65,2 64,8
Consumo Público 18,5 17,2 17,4 18,4
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 46,7 35,14 30,14 24,5
VARIACIÓN DE STOCKS 0,77 2 1,4 2
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 35,5 40,4 40,4 40,3
MENOS IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 64,3 56,5 54,8 60,6

(1) Servicios no mercantiles.
(2) La diferencia hasta PIB vendría dada por los impuestos y tasas.
Fuente: INE de Cabo Verde. Estructura del PIB a precios de mercado. Las últimas cifras disponibles de oferta y demanda son de 2014, por lo que se ha preferido mantener dicho año de referencia a efectos de análisis. Banco Central de Cabo Verde, Informe de la política monetaria abril 2018

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

La economía nacional reforzó en 2017 el dinamismo evidenciado en 2016. La economía caboverdiana, registró un crecimiento en volumen en un 3,9% (3,8% en 2016) según datos del Banco Central de Cabo Verde (BCCV), fue favorecido por el fortalecimiento del sector, el ciclo de recuperación de las economías asociadas del país y de sus mercados de trabajo, así como los impulsos presupuestarios (mediante la aplicación de inversiones públicas y el aumento de los gastos de personal, con un efecto multiplicador relevante) y monetarios (en función del refuerzo de las medidas de aflojamiento de la política monetaria en junio).
En 2017, según datos del FMI se estima que la economía creció también en un 4%, comparado con el 3,8% en 2016, y un promedio de un 0,9% durante el periodo 2012-2015. Esta recuperación se ha producido gracias al incremento de dos dígitos en las llegadas de turistas, la recuperación del crédito al sector privado, que ha revertido en inversión en transporte y turismo, y una mayor confianza de los consumidores y las empresas. Se prevé que estos factores impulsarán el crecimiento hasta el 4,3% en 2018. En el medio plazo, el crecimiento real del PIB se estabilizará en torno al 4%, si se respalda la confianza de los inversores gracias a la implementación decisiva del programa de reformas de las autoridades.

Por su parte, la tasa de desempleo creció del 12% en 2015 hasta situarse en el 15% en 2016, para volver a reducirse al 12,2% en el año 2017, mientras que los niveles de inflación se mantuvieron muy bajos. Las presiones deflacionistas se mantuvieron en 2016 (en torno a una media de –1,4% según datos del BCCV-FMI), con una política monetaria “acomodaticia” y un tipo de cambio anclado al euro (sostenido por el Tesoro portugués) y que el FMI no recomienda modificar. El índice de precios al consumo fue de 0.3% en 2017 (según el Articulo IV del FMI) y las previsiones para el año 2018 lo sitúan en un 1,0%. La recuperación de los precios al consumo refleja en gran medida la tendencia de la inflación importada, determinada por el aumento, aunque con cierta volatilidad, de los precios de las materias primas energéticas y no energéticas, el fortalecimiento de la demanda interna de los principales proveedores del país, así como por algún efecto en el precio de los alimentos no transformados, a causa del retraso en la caída de las lluvias en la época de 2017.


Desde el punto de vista de las cuentas exteriores, la debilidad de la demanda y los bajos precios energéticos permitieron reducir el déficit corriente desde el pico experimentado en 2014 del 9% hasta el 2,8 % del PIB en 2016. Sin embargo, las cuentas externas registraron un déficit corriente de 8,8% en el año 2017 reflejo de la elevada propensión del país a importar, el fortalecimiento de la actividad económica, la coyuntura de aumento de la inflación por los costos y los precios en el consumidor de los principales mercados proveedores del país, las previsiones del FMI para 2018 prevén un déficit de las cuentas externas de un 8,3%. En cualquier caso, las remesas de emigrantes (10,2% PIB en 2017 según datos del BCCV); los ingresos de turismo (22,9% PIB en 2017) y la IDE (6,2% del PIB en 2017) consiguen mantener un margen holgado de reservas (en torno a 6,8 meses de importaciones de bienes y servicios (BCCV en 2017) y disminuir la presión sobre el tipo de cambio y el servicio de la deuda. Desde el punto de vista fiscal, Cabo Verde se ha visto obligado a realizar también un duro ajuste (7,5% del déficit público en 2014), que ha permitido situar el mismo en un 4,1% en 2015, aunque el esfuerzo se relajó en 2016 (3,8% según el BCCV). En 2017 el déficit presupuestario se redujo al 3% del PIB, de un 3,1% en 2016, el total de necesidades de financiación (incluida la recapitalización) al 4,2% del PIB (de un 5,6% en el año 2016) y la deuda pública cayó al 126% del PIB, después de su máximo de 129,5% en el año 2016. El objetivo para 2018 es 3.1%, lo cual es alcanzable si se refuerza la administración fiscal y se realizan las privatizaciones postergadas en 2017.Los datos del FMI permiten valorar el ajuste incluyendo el sector público empresarial: en ese caso, el ajuste ha sido relativamente menor pero también importante, pasándose de un 10,8% del PIB en 2014 a un 8,3% en 2015 (con grandes dificultades por parte del gobierno para contenerlo, como se ha visto anteriormente). Junto con dicho sector público empresarial, la otra gran rémora del crecimiento sigue siendo los altos niveles de deuda, llegando a situarse la deuda pública neta en un 121% del PIB en 2016 y 126% en 2017, como consecuencia del rápido endeudamiento experimentado por el país desde 2008. El FMI y el BM han elevado el riesgo de insostenibilidad de la deuda de “moderado” a “alto”, según la información de la reunión del Club de Paris de 28 /29 noviembre. El artículo IV del FMI publicado en marzo de 2018, ha determinado la mejora en los indicadores de estabilidad financiera. No obstante, instaron a las autoridades a dar prioridad a la resolución del alto nivel de préstamos improductivos heredados. El informe sostiene la importancia del fomento de la intermediación financiera para fortalecer el papel del sector privado como motor del crecimiento.

Actualmente, Cabo Verde planea celebrar una gran mesa de donantes los días 11 y 12 de diciembre en París. El primer día dedicaría al sector público (se supone que solicitarán un tratamiento de la deuda) y el segundo al sector privado. Los sectores prioritarios serían agua, saneamiento, energía y transporte.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

Cuadro 1: PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2014 2015 2016 2017
PIB
PIB (M de US$ a precios corrientes) a 1.861,0 1.726 1.777 1.867
Tasa de variación real (%) a 0,6 1,0 3,8 4,0
Tasa de variación nominal (%)a  ND ND  ND  ND 
INFLACIÓN
Media anual (%) a -0,2 0,1 -1,4 0,8
Fin de período (%) a -0,415 -0.538 -1,245 1,196
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)b 3,75 3,5 3,5 3,5
Fin de período (%)b 3,75 3,5 3,5 3,5
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes) a 518 525 531 538
Población activa (x 1.000 habitantes) b 217 222 246 ND
% Desempleo sobre población activa b 15,8 12 15 12,2
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB b -7,6 -3,9 -3,1 -3,0
DEUDA PÚBLICA
en M US$a 2.156,899 2.014,425 2.188,968 2.177,21
en % de PIB a 115,9 126,0 129,5 126,0
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS (FOB) *
en M EUR c 192 135 135 152
Variación respecto al período anterior c -37,1% 29,7% 0% -11,1%
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS (FOB) *
en M EUR c 647 561 618 731
Variación respecto al período anterior c -6,4% 13,2% 10,1% -18,2%
SALDO B. COMERCIAL *
en M EUR c -455 -434 -501 -534
en % de PIBd 24,4 27,6 30,6 32,6
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en M EUR c -127 -62 -108 -138
en % de PIB a -9,1 -4,4 -7,1 -8,5
DEUDA EXTERNA
en M USD c 1.471 1.525,6 1.525,9 1.694,9
en % de PIB d 89,0 97,0 97,3 94,1
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en M EUR d 9,216 8,505 8,255 9,306
en % de exportaciones de b. y s. c 4,8 6,4 5,7 6,5
RESERVAS INTERNACIONALES
en M EUR b 419,7 453,3 541 533
en meses de importación de b. y s. b 5,4 6,4 6,2 6,1
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en M EUR b -95 -101 -93 -133
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual c 83,1 99,4 99,7 97,9
fin de período c 90,7 100,9 105,5 ND

Fuentes:
* Para la elaboración de este cuadro se ha utilizado como fuente el FMI. Los datos presentados no tienen por qué coincidir exactamente con los ofrecidos por otras fuentes.
a FMI, World Economic Outlook Database, abril 2017.
b Banco Central de Cabo Verde, 2017.
c FMI, Art IV noviembre 2016 (Estimaciones 2015, Proyecciones en adelante).
d Elaboración propia.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

 

El nuevo gobierno debe a lo largo de 2017 convencer a los ciudadanos y acreedores de que su nueva estrategia de crecimiento, basada en la diversificación económica, la reducción del peso regulatorio, la mejora de la eficiencia de los mercados y el impulso a la iniciativa privada, sea local o de atracción al inversor extranjero es creíble. El Plan Estratégico para el Desarrollo Sostenible (PEDS) 2017-2021 se presentó al Parlamento en diciembre de 2017.
El PEDS presenta la visión del gobierno sobre cómo abordar los desafíos económicos y sociales de Cabo Verde. Los principales objetivos del plan son:


(1) transformar el país en un centro de transporte aéreo y marítimo
(2) garantizar la sostenibilidad económica
(3) asegurar la inclusión social y reducir la pobreza y las asimetrías
(4) fortalecer la soberanía, valorar la democracia y enfocar la diplomacia en los desafíos de desarrollo del país

 

El plan enfatiza la necesidad de promover la IED como el principal motor para cambiar la estructura económica y reducir la dependencia externa. Identifica los siguientes sectores prioritarios para promover la diversificación económica y generar empleo:


- Hub Economico: para aprovechar la ubicación geográfica estratégica del país para desarrollar un centro logístico y financiero. Aumentar la eficiencia y la capacidad de los aeropuertos y puertos.
- Turismo: Consolidar las ganancias de los últimos años y aumentar el suministro y la calidad de los servicios atrayendo nuevos operadores.
- Agricultura: A través de la inversión en infraestructura, capacitación y finanzas, el cambio de la agricultura de una actividad de subsistencia a una actividad productiva. Actualmente, el 80 por ciento de los alimentos se importa.
- Industria ligera: Reactivar y desarrollar el sector con el objetivo de promover la diversificación de las exportaciones;
- Infraestructura: Reducir la alta dependencia de las importaciones de combustible para la generación de energía (actualmente representa el 75%) al promover la inversión en energías renovables.

El presupuesto del Estado de Cabo Verde para 2018 se estima en 554,7 millones de euros y tiene una previsión de ingresos de 503,1 millones de euros en un escenario proyectado de crecimiento económico del 5,5%, una inflación que no debe superar El 1% y una tasa de desempleo del 12,5%. Un presupuesto alineado con el Plan Estratégico de Desarrollo Sostenible.
La deuda pública caboverdiana debería situarse en el 132,2% del PIB en 2018, alcanzando los 2 100 millones de euros.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

 

FMI, WEO (abril 2017) 2017 2018
Crecimiento del PIB  4,03 3,98
Inflación media -1,48 0,98
Déficit publico -3,15 -2,78
Déficit corriente -7,12 -8,48

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Tanto el FMI como el Banco Central de Cabo Verde recogen en sus estadísticas el fortísimo esfuerzo de consolidación fiscal acometido por Cabo Verde esencialmente entre 2014-2015 (3,70 puntos) ralentizado en cualquier caso entre 2015-2016, donde el déficit pasa de 3,9% al 3,8% (datos del BCCV), reflejando en cualquier caso el intenso periodo electoral del año 2016.

El nuevo gobierno quiere posicionar en los próximos 15 años a Cavo Verde en el TOP 15 de países con mayor competitividad fiscal. El objetivo fijado de 1,6% en 2019 se basa en tres pilares: 1) aumento en un 15% de los ingresos fiscales a través de una ampliación de la base; 2) reestructuración del gasto público; 3) reducción del componente público de la inversión con una política de atracción de IDE. A ello se une una reforma de la Ley de Ordenación Presupuestaria, que permita tanto un marco transparente y ordenado de la integridad de las cuentas públicas, como el establecimiento de límites cuantitativos tanto al déficit como a la deuda pública.

Tras un incremento estimado del 3% del PIB en 2017, se espera otra ligera ampliación en el déficit fiscal en 2018 a 3,2% del PIB. Para 2017 el objetivo es de un déficit público de 3%. Para alcanzarlo, en gobierno se basa esencialmente en incremento de los ingresos públicos (estimado en un 8,5% respecto a 2016, incluida la venta de activos no financieros- privatizaciones) y una reestrcturacion del gasto público.

El gasto se organiza en un presupuesto de funcionamiento (alrededor de 76,2% del total) y presupuesto de inversiones (23,8%).

El total del gasto público 2017 supuso un 31,4% un incremento del 4,3% frente a la ejecución presupuestaria de 2016; un 6,2% mayor para el gasto de funcionamiento y un 8,1% para el presupuesto de inversión, que a su vez tiene un componente de alrededor de un 48,3% de gasto corriente. Las previsiones del FMI para el 2018 fijan el gasto público en un 31,8%. Apenas hay síntomas de una reducción en el gasto presupuestario de 2018, además el sector de la agricultura requerirá un apoyo financiero extra, lo que generará presión en el gasto del gobierno. Para tratar de aumentar los ingresos las medidas gubernamentales se apoyaran en unas mayores tasas (incluidas las telecomunicaciones y transportes) y una ampliación de la base impositiva.

La clave de las finanzas públicas de Cabo Verde está en la necesidad de la reestructuración del sector público empresarial, que constituye el verdadero drenaje de los presupuestos públicos. Las autoridades del FMI señalaron que el cambio hacia un modelo de desarrollo impulsado por el sector privado apunta a mejorar la eficiencia y la competitividad. En su opinión, el sector público ha demostrado ser altamente ineficiente e incapaz de generar el dinamismo económico requerido para fomentar el crecimiento inclusivo y las mejoras sostenidas en los niveles de vida. Esperan una rentabilidad significativa en términos de aumento de la productividad y crecimiento, producto de las reformas para mejorar el entorno empresarial, la privatización de las empresas públicas ineficientes y atraer al sector privado para abordar los cuellos de botella en infraestructura, incluido el transporte entre las islas. También son optimistas sobre las perspectivas de hacer de Cabo Verde un centro turístico y logístico. Las autoridades coincidieron en que los aumentos sostenibles en los salarios solo pueden lograrse aumentando la productividad e invirtiendo en capital humano.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

En lo que se refiere a la política monetaria, ésta queda condicionada al anclaje de la moneda al euro. En cualquier caso, a lo largo del 2015 se reforzó la política de crédito reduciendo el coeficiente de reserva de 18 a 15 % (su referencia es de 25 puntos básicos). El tipo de interés de referencia se mantiene en un 3,5% desde 2015 y la tasa de descuento en un 7,5%. El crecimiento estimado del crédito interno en 2016 fue de 4,6% y la masa monetaria de 8,4% (BCCV). Es probable que el Banco de Cabo Verde mantenga su postura de política monetaria relajada, en particular dadas las perspectivas de inflación benigna en Cabo Verde y sus esfuerzos para respaldar un mayor crédito del sector privado. Sin embargo, la política monetaria podría ser más estricta en el período de pronóstico si las reservas de cambio extranjero, que actualmente representan un poco más de seis meses de cobertura de importación, disminuyesen drásticamente.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Desde el punto de vista estructural, el énfasis esta puesto en la desregulación económica y mejora del clima de negocios, permitiendo dejar espacio al sector privado tanto PYMES locales como IDE. Bajo este marco, los 4 pilares del nuevo modelo económico deben ser: 1) La economía del conocimiento. Estableciendo el turismo como sector prioritario de inversión así como los sectores estratégicos de desarrollo como el desarrollo de infraestructuras transporte marítimo y aéreo; 2) Disminución riesgo endeudamiento. Disminución del gasto público y atracción de la inversión privada; 3) Generación de empleo y 4) Transparencia.

En cualquier caso, el análisis será completado con el nuevo documento Estrategia de crecimiento y reducción de la pobreza (2017-20120), actualmente en elaboración y que deberá ser aprobado en Consejo de Ministros en julio 2017.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura