Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

A continuación se muestra la estructura del PIB por componentes del gasto (M€ corrientes): 

Datos en M€2016201720182019
Consumo público2.886,903.001,903.149,803.699,60
Consumo privado12.447,5013.121,3013.777,5014.238,10
Formación Bruta de Capital3.217,503.991,504.044,404.192,10
Exportaciones netas321-75166,1-86,2
   Exportaciones de bienes y servicios13.352,6014.632,0015.444,4015.607,40
   Importaciones de bienes y servicios13.031,6014.707,0015.278,3015.693,60
PIB (precios de mercado)18.872,9020.039,7021.137,8021.943,60

Fuente: CYSTAT. Tabla de elaboración propia

Estructura del PIB por sectores de actividad (M€ corrientes):

Datos en M€2016201720182019
A. Agricultura, silvicultura y pesca403,7404,9428447,1
B. Explotación de minas y canteras18,212,915,415,5
C. Manufacturas859970,91.024,401.082,70
D. Suministro de electricidad, gas, vapor y aire acondicionado293239,7256,1281
E. Suministro de agua137,5144,5147,2144,1
F. Construcción750900,61.131,601.332,10
G. Comercio al por mayor y al por menor, reparación de vehículos de motor y motocicletas1.756,701.947,902.040,702.075,40
H. Transporte y almacenamiento1.217,301.264,701.318,801.374,10
I. Servicios de alojamiento y comidas1.148,801.226,001.307,001.335,30
J. Información y comunicación953,41.102,601.122,801.210,40
K. Actividades financieras y de seguros1.877,301.756,401.550,901.454,20
L. Actividades inmobiliarias1.632,501.640,501.831,401.908,30
M. Actividades profesionales, científicas y técnicas1.342,701.385,201.488,801.568,90
N. Actividades administrativas y de servicios auxiliares284,4322353,5372,2
O. Administración pública y seguridad; seguridad social obligatoria1.476,901.558,501.602,101.693,40
P. Educación1.012,301.039,601.099,801.155,80
Q. Actividades sanitarias y de labor social649,6697,6725,8753,6
R. Actividades artísticas y recreativas269,2291,6325,3354,4
S. Otras actividades de servicio271,6301319,7337,6
T. Actividades de los hogares como empleadores162,8166,1171,9175,5

Fuente: CYSTAT. Tabla de elaboración propia

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Chipre es la tercera isla en magnitud del Mediterráneo: 9.251 km2, de los que 3.355 forman la zona turcochipriota. La República de Chipre tenía censados 1.266.676 habitantes a agosto de 2020 (un total de 80,9% corresponden a la parte grecochipriota), más otros 112.000 en la zona ocupada, aparte de 160.000 colonos turcos. El idioma oficial es el griego, aunque el inglés es ampliamente hablado y usado en el comercio y la Administración.

Chipre pertenece a la OMC desde el año 1995, y adoptó el Arancel Común de la UE en enero de 1998. Es miembro de la UE desde mayo de 2004 y forma parte de la unión monetaria desde 2008.

Su estructura económica ha cambiado radicalmente desde la independencia: destaca  la dependencia que Chipre tiene del sector servicios, señaladamente los financieros (casi 8 veces el tamaño del PIB) seguidos del turismo y la construcción. El sobredimensionamiento del sector financiero chipriota influyó decisivamente en la entrada del país en recesión en 2009 y finalmente en la necesidad de acudir a un rescate.

El PIB en Chipre ha crecido de forma vigorosa en los últimos años, aunque con una tendencia decreciente, exacerbada en 2020 como consecuencia de la pandemia por el COVID-19. Así, registró una tasa de crecimiento del PIB real del 6,7% en 2016, que ha ido reduciendo en los últimos años: al 4,4% en 2017, al 4,1% en 2018 y al 3,2% en 2019. En 2020, el PIB chipriota aumentó un 0,8% interanual (-1,3% en términos intertrimestrales), viéndose muy afectado el crecimiento del segundo trimestre de 2020, cuando se desplomó un -11,9% interanual (-11,6% intertrimestral). Por componentes, el consumo privado en 2016 alcanzó los 12.447,5 millones de euros, creciendo un 7,1% en 2017, un 5% en 2018, y un 1,71% en 2019, hasta alcanzar los 14.238,1 millones de euros. Por su parte, la formación bruta de capital fijo en 2016 fue de 3.356,3 millones de euros, creciendo un 26,06% en 2017, hasta los 4.230,9 millones de euros. En el año 2018 alcanzó un valor de 4.042,2 millones de euros, un valor un 4,46% inferior al de 2017. En 2019, este fue de 4.187,8 millones de euros, un 3,60% superior al año anterior. 

Por el lado de la oferta, el sector de la construcción ha sido una fuente de crecimiento desde la división de la isla en 1974, ya que ésta impulsó la creación de nuevos alojamientos para los refugiados y grandes inversiones en infraestructuras, tales como aeropuertos e instalaciones portuarias, para sustituir a las que se habían perdido en el norte. Tras un año de estancamiento, el índice de producción del sector de la construcción ha experimentado 3 años consecutivos de incrementos significativos, creciendo un 20,72% en 2016, un 27,63% en 2017, un 17,3% en 2018 y un 12,3% en 2019. Por su parte, el sector manufacturero presentó en 2016 una disminución interanual del 0,8%. En 2017, comparando los datos con 2016, el índice de producción de manufacturas registró un aumento del 0,2%. En 2018, el índice de producción de manufacturas registró un valor de 1310,7 y en 2019, hubo un aumento del 4,3% (136,4). Según la Autoridad Estadística Chipriota (Cystat), el índice de producción industrial (2015=100) presentó un valor para el año 2017 de 118,9, un crecimiento del 7,75% respecto a 2016 (110,3). En el año 2018, la media del índice de producción industrial en Chipre de enero a diciembre de 2018 fue de 126,7 puntos, con un crecimiento del 6,61% con respecto al mismo periodo de 2017, mientras que en 2019 creció un 3,23% con un valor de 130,8. Cabe también mencionar el comportamiento del sector turístico, que continúa siendo importante para el país. En 2017 la llegada de turistas ascendió a 3.652.073 personas, un 14,61% más que en 2016, año en el que Chipre recibió 3.186.530 visitantes. En el año 2018, la llegada de turistas a Chipre alcanzó las 3.938.625 personas (+7,85%). En 2019 se han registrado 3.976.777 turistas en Chipre, un 0,97% más que el año anterior. 

Tras presentar una tendencia deflacionista en 2015 y 2016 (HIPC del -1,5% y -1,2%, respectivamente), a partir de 2017 volvieron al terreno positivo, con una variación media anual del HIPC del 0,7% en dicho año, del 0,8% en 2018 y del 0,5% en 2019. Por su parte, el dato más reciente, de agosto de 2020, sitúan al HIPC en el -0,7%. 

Partiendo de niveles elevados, la tasa de desempleo se ha ido reduciendo en los últimos años hasta converger con la de media de la eurozona y, en menor medida, con la de la Unión Europea. Desde 2015, año en el que se alcanzó la tasa del 15%, se redujo al 13,0% en 2016 y al 11,1% en 2017. En 2018, la tasa de desempleo se situó en el 8,4%. En 2019, la tasa de desempleo continuó su senda descendente hasta situarse en el 7,1%. A pesar de la pandemia del coronavirus, en julio de 2020 Chipre registró un descenso de la tasa de desempleo hasta el 6,9%. 

Chipre ha sido tradicionalmente deficitario en su balanza por cuenta por corriente, con déficits corrientes que se han ensanchado en los últimos años, alcanzando el 6,7% en 2019 tras registrar un 4,4% el año anterior. Respecto a la balanza comercial, en el año 2016 las exportaciones chipriotas alcanzaron un valor de 2.680,56 millones de euros y las importaciones, de 7.077,09 millones de euros. Por su parte, en 2017 el valor de las exportaciones fue de 2.904,45 millones de euros, y el de las importaciones, de 8.149,24 millones de euros, siguiendo con la tendencia alcista también en 2018, con un valor de exportaciones de 4.251,68 millones de euros y un valor de importaciones los 9.166,56 millones de euros. En 2019, el valor de las exportaciones chipriotas alcanzó los 3.085,52 millones de euros (1.281,57 millones a la UE) y, el de las importaciones, los 8.187,25 millones de euros (5.435,13 millones de euros procedentes de la UE). Según los datos más recientes disponibles, en julio de 2020 Chipre registró exportaciones por valor de 1.649,93 millones de euros e importaciones por valor de 3.812,62 millones de euros. 

En el año 2019 la posición inversora de Chipre mostró una posición neta de IED emitida 2.043 millones de euros. En 2018, registró una posición neta de IED recibida de 7.357,9 millones de euros, mientras que en 2017 ésta ascendió a 13.050,9 millones de euros de 2017 y a16.638,3 millones de euros en 2016.

Según el Índice de Competitividad Global 2019, elaborado por el World Economic Fórum en octubre de 2019, Chipre es la 44ª economía del mundo (sobre 141 países), escalando un puesto respecto al ránking del año anterior. El mejor resultado lo obtiene en salud (puesto 13º). Por contra, el tamaño del mercado (puesto 110º) y el entorno macroeconómico (43º) aparecen como los principales factores obstaculizadores de la competitividad chipriota.

En el ámbito de las finanzas públicas, Chipre ha presentado un comportamiento fiscalmente responsable en los últimos años, que se prevé que continúe en el futuro. Si bien tradicionalmente Chipre presentaba amplios déficits presupuestarios, sobrepasando incluso el 5% del PIB en varias ocasiones en los últimos 20 años, la tendencia se revierte desde 2016, año en el que alcanzó un superávit del 0,3%, que aumentó hasta el 2,0% en 2017 . A pesar de que en 2018 Chipre ha cerrado con un déficit público del 3,7%, ello se debió a una serie de medidas de carácter one-off encaminadas a proporcionar apoyo público al sector bancario. Así, en 2019, Chipre volvió a presentar un superávit público, que alcanzó el 1,7% del PIB. Según datos de la Comisión Europea (Eurostat), la deuda pública supuso en 2015 un 107,5% del PIB, reduciéndose en 2016 hasta el 103,4% del PIB y posteriormente hasta el 93,9% en 2017. En el año 2018 la deuda pública de Chipre se incrementó ligeramente hasta el 100,6% del PIB, como consecuencia de las medidas one-off mencionadas anteriormente. En 2019, la deuda pública volvió a descender hasta el 95,5% del PIB. 

Precisamente para conseguir el éxito en la reducción del déficit fiscal, Chipre formuló cuatro paquetes sucesivos de medidas a partir de 2012. Estos incluían, entre otros puntos, cambios en la estructura del Estado, recortes en las pensiones, en las prestaciones y en los complementos, y que se basaban en 7 ejes: promoción del desarrollo, lucha contra la evasión fiscal, amnistía urbanística, reevaluación del sistema impositivo de la propiedad inmobiliaria, nuevo enfoque de las prestaciones sociales, reducción del coste del aparato administrativo y de los gastos no-productivos. Estos paquetes de consolidación fiscal pretendían cumplir con los compromisos a medio plazo que Chipre mantenía con la UE y, especialmente, lograr un déficit del 2,8% en 2012 y el equilibrio presupuestario en 2014.

A pesar de haber presentado estos paquetes, las agencias de calificación crediticia penalizaron la deuda del país, rebajando la calificación crediticia del país como consecuencia del empeoramiento de la situación económica, la elevada exposición a la crisis de Grecia y las fórmulas de 'haircut' aplicadas con ocasión de la reestructuración de la deuda pública.
 

El rescate

Chipre es un país vulnerable a los avatares de la economía griega, siendo los intercambios económicos y comerciales su mecanismo de trasmisión. Tras la crisis griega, el detonante del 'rescate' a Chipre fue el efecto en la valoración de las carteras de bonos en manos de instituciones financieras y particulares en Chipre, y chipriotas en Grecia, de los sucesivos ‘haircuts’ a los tenedores de bonos griegos.

El efecto de la quita griega se vio potenciado por los desequilibrios preexistentes en la economía chipriota: el limitado crecimiento económico, la debilidad y sobredimensionamiento del sector financiero y el elevado y persistente déficit público. La pérdida de acceso de Chipre a los mercados de capitales consecuencia de lo anterior, supuso un importante repunte de los tipos de interés, dañando de nuevo crecimiento y empleo, y llevando al país a recurrir a un tradicional compañero de viaje, la Federación Rusa, para financiarse.

Dos de los principales bancos del sobredimensionado sector financiero (las obligaciones financieras exteriores del sector bancario eran a finales de 2011 más de 3 veces el tamaño anual del output, en parte por la enorme cantidad de fondos atraídos por las laxas condiciones prevalecientes en la isla, tanto regulatorias como impositivas), presentaban ya en mayo de 2012 un 'agujero' conjunto de unos 3.000 M€, con pérdidas que podrían equivaler hasta al 20% del PIB del país. Ante el desinterés de los inversores privados por participar en la recapitalización, parecía probable que fuera el Estado quien tuviera que suscribir la mayor parte (1.800 M€) de los derechos emitidos para su rescate, lo que situaría el déficit público más allá del 10% del PIB (4 veces el objetivo del año).

El Estado, sin fondos y sin poder obtenerlos en los mercados, recurrió finalmente al EFSF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera), hoy ya el ESM (Mecanismo Europeo de Estabilidad), convirtiéndose en el 5º país, junto con España, en requerir la ayuda de los socios europeos.

Así, el 25 de junio de 2012 el Gobierno chipriota pidió asistencia financiera al Eurogrupo, llegándose a un acuerdo sobre los elementos del Programa en marzo de 2013. En este contexto, las autoridades chipriotas se comprometieron a adoptar una serie de medidas que permitieran aligerar el tamaño del Programa de Asistencia Financiera, entre las que destacaba la limitación del recurso a fondos públicos para recapitalizar el sector bancario, gracias a la imposición de pérdidas a los acreedores de las dos principales entidades del país, Banco Laiki y Banco de Chipre (i.e., la realización de un bail in a dichas entidades), así como el lanzamiento de un programa de privatizaciones.

Una vez tenidas en cuenta estas medidas, el gap de financiación de Chipre entre 2013 y 2016 se cifró en 10.000 millones de Euros. Así, se aprobó un Programa de Asistencia Financiera por dicho importe, del que el ESM aportaría 9.000 M€ y el FMI aportaría 1.000 M€. En cuanto a las transferencias de fondos, éstas se produjeron regularmente según lo previsto.

El Programa se cerró con éxito en marzo de 2016.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS2016201720182019
PIB (1 y 4)
PIB (M€ a precios corrientes)18.872,9020.039,7021.137,8021.943,60
Tasa de variación real (%)5,74,44,13,2
INFLACIÓN (1)
HIPC (variación últimos 12 meses, en %)-1,20,70,85
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Fin de período (%)0000
EMPLEO Y TASA DE PARO (1)
% Desempleo sobre población activa13,0 11,1 8,4 7,1 
SALDO PÚBLICO (1)
% de PIB (negativo: déficit público)0,3 2,0 -3,7 1,7
DEUDA PÚBLICA (1)
En M€19.509,3 18.814,1 21.256,3 20.958,0 
En % de PIB103,4 93,9 100,6 95,5 
EXPORTACIONES DE BIENES (3)
En M€2.680,572.904,454.251,683.085,52
IMPORTACIONES DE BIENES (3)
En M€7.076,528.149,249.166,568.187,25
SALDO B. COMERCIAL (2)
En M€-4.395,95-5.244,79-4.914,88-5.101,73
SALDO B. CUENTA CORRIENTE (2)
En M€-795,6-1.021,70-931,2-1.473,50
En % de PIB-4,2 -5,1 -4,4 -6,7 
RESERVAS INTERNACIONALES (2)
Exceptuando oro (en M€)285257309,3314,5
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA (2)
En M€ (posición de inversión internacional neta)*16.638,3013.050,907.357,90-2.043,00
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR $/€
Media anual1,111,131,181,11

Fuentes: (1) Eurostat (2) Banco de Chipre (3) Datacomex (4) Autoridad Estadística Chipriota (CYSTAT)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Política fiscal

Según el borrador del Plan Presupuestario de Chipre para 2020, aprobado por el Consejo de Ministros el 15 de octubre de 2019, tras cerrar 2018 con un déficit público del 4,8% como consecuencia de una serie de medidas de carácter one-off encaminadas a proporcionar apoyo público al sector bancario (en un intento de reducir el stock de préstamos morosos de los balances de los bancos, y sin el cual Chipre calculaba haber alcanzado un superávit del 3,4% del PIB), estimaba alcanzar un saldo para alcanzar un superávit del 3,8% en 2019 como consecuencia de la mejora en las condiciones cíclicas de la economía y los incrementos legislados en las contribuciones a la Seguridad Social. En cualquier caso, el Plan Presupuestario para 2020 proyectaba que Chipre volviese a presentar un superávit presupuestario en 2020, aunque inferior al del año anterior, del 2,7% del PIB, con un aumento esperado de los ingresos en 2020 del 2,4% y del gasto total del 3,6%. Dicha evolución estaba en línea con el Programa de Estabilidad 2019-2022 presentado en abril de 2019, en el que Chipre preveía mantener elevados superávits en el medio plazo, utilizando posibles ingresos extraordinarios para reducir su stock de deuda pública.

No obstante lo anterior, la crisis derivada de la pandemia por el coronavirus está afectando a Chipre de forma significativa, incluyendo en el aspecto fiscal y presupuestario, consecuencia tanto de incremento del gasto público derivado de las medidas adoptadas para hacer frente a los efectos negativos de la pandemia, como de reducción de los ingresos públicos derivado del impacto de la crisis en las bases fiscales. De esta manera, el Programa de Estabilidad 2020-2023 presentado por Chipre en abril de 2020 cambió radicalmente las estimaciones de 2019, estimando registrar un déficit presupuestario del 4,3% en 2020 y del 0,4% en 2021, así como un incremento de la deuda pública hasta alcanzar el 116,8% del PIB en 2020, que se reduciría al 103,2% en 2021 como consecuencia de la vuelta al crecimiento de Chipre en dicho año.

Política monetaria

El país es zona euro, por lo que su política monetaria queda supeditada a lo decidido por el BCE en lo relativo al control de la inflación.

En lo relativo a su sistema financiero, las instituciones comunitarias y el FMI (troika) marcaron el paso de las medidas adoptadas. Pese a haber salido del Programa de Ayuda Financiera en marzo de 2016, las medidas que se tomarán en el futuro irán enfocadas a garantizar el éxito en la salida de Chipre del rescate (Chipre está sometido a misiones de supervisión semestral por parte de las instituciones europeas, la última en marzo de 2020). En particular, una de las medidas en las que se hace énfasis de forma recurrente es la necesidad de continuar con el proceso de saneamiento del sistema bancario chipriota y proseguir con la reducción del stock de préstamos morosos (NPLs) en el balance de sus bancos.

Otros objetivos de política económica: reformas estructurales 

 Las principales prioridades de reforma presentadas en el Nacional de Reforma 2020 se resumen de la siguiente manera:

  • Aumentar la eficiencia de la administración pública y local y mejorar la gobernanza de las empresas públicas.
  • Continuar la reducción del elevado stock de préstamos morosos (NPLs) en el balance de los bancos chipriotas y reforzar la capacidad supervisora del sector no bancario.
  • Aumentar la calidad de las políticas activas de empleo, especialmente para los jóvenes.
  • Mejora de la reforma del sistema educativo.
  • Implementar y preservar la sostenibilidad a largo plazo del sistema nacional de salud.
  • Mejorar la inversión productiva, centrándose en las prioridades de sostenibilidad y productividad, mejorando el clima de negocios.
  • Mejora de la eficiencia del sistema judicial.
  • Acelerar las reformas anti-corrupción.
  • Promover la sostenibilidad social y medioambiental.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

A continuación, se muestran las previsiones de diferentes organismos (Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea) de los principales indicadores macroeconómicos de Chipre en los próximos años.

Las previsiones del FMI, de diciembre de 2019, han quedado desfasadas como consecuencia de los desarrollos provocados por la pandemia del COVID-19 (salvo ciertos indicadores, actualizados a abril de 2020 en el documento World Economic Outlook). La siguiente tabla incluye tanto los indicadores actualizados en abril de 2020 como aquellos actualizados a diciembre de 2019, a efectos informativos:

Previsiones FMIEstimación
Descripción20202021
 en % variación 
PIB real*-6,5*5,6%*
PIB nominal (en miles de millones de euros)23,124,2
Output Gap (% del PIB potencial)1,11,2
Demanda doméstica3,52,9
Consumo privado3,22,4
Consumo público2.42,4
Formación Bruta de Capital Fijo5,94,2
Saldo Exterior-0,7-0,1
Exportaciones2,13,4
Importaciones33,4
PIB potencial2,82,8
Precios consumo (media anual)*0,7*1,0*
Deflactor del PIB22,2
Tasa de desempleo (%, media del periodo)8,8*7,4*
Crecimiento del empleo (%, media del periodo)21,5
 en % del PIB
Saldo público2,42,8
Ingresos públicos43,744,2
Gastos públicos41,341,4
Saldo público primario4,84,9
Deuda Pública87,983,7
Balanza por Cuenta Corriente*-8,3*-5,6*
Balanza Comercial-1,3-0,7
Balanza de bienes-20,6-20,4
Balanza de servicios19,219,7
Balanza de rentas primarias-2,1-2,2
Balanza de rentas secundarias-1,4-1,4
Ahorro Nacional15,916,6
Inversión Nacional20,720,9
Deuda Externa944922,2
PII Neta-120,3-118,5
Necesidades brutas de financiación (mn euros)47.53747.862

Fuente: www.imf.org (previsiones realizadas en diciembre de 2019), salvo * (World Economic Outlook del FMI de abril 2020: https://www.imf.org/en/Publications/WEO/Issues/2020/04/14/weo-april-2020)

Previsiones Comisión Europea (Datos en % de crecimiento) Estimación
Descripción20202021
PIB real*-7,75*5,25*
Consumo privado-6,75,1
Consumo público16,63,7
Formación bruta de capital fijo-6,15,3
Exportaciones (bienes y servicios)-21,816,8 
Importaciones (bienes y servicios)-15,213,7
Contribución al crecimiento del PIB:  
   Demanda interna-2,85,1
   Inventarios00,0 
   Exportaciones netas-4,61
Empleo-2,52,3
Tasa de desempleo8,67,5
Deflactor del PIB0,50,9
Índice armonizado de precios al consumo (HIPC)-0,21
Balanza comercial-18,8-21,1
Balanza por cuenta corriente-10,9-10,1
Saldo presupuestario-7-1,8
Deuda bruta de las Administraciones Públicas115,7105

Fuente:https://ec.europa.eu/info/business-economy-euro/economic-performance-and-forecasts/economic-performance-country/cyprus/economic-forecast-cyprus_en (previsiones de primavera de 2020, publicadas en mayo), salvo * (previsiones de PIB real, dato correspondiente a las previsiones de verano de 2020, publicadas en julio) (https://ec.europa.eu/info/sites/info/files/economy-finance/ecfin_forecast_spring_2020_overview_en_0.pdf

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Hasta la década de los 2010, Chipre tradicionalmente venía presentado amplios déficits presupuestarios, sobrepasando incluso el 5% del PIB. No obstante, el Programa de Asistencia Financiera al que se vio sometido desde 2013 obligó a Chipre a realizar un importante esfuerzo de consolidación fiscal que se tradujo en la obtención de superávits a partir de 2016, así como una serie de medidas adicionales para estabilizar el ratio deuda/PIB (congelación temporal de salarios y pensiones en el sector público, supresión del sistema de pensiones no financiadas con fondos públicos para las nuevas incorporaciones al sector público, reducción de la plantilla de empleados públicos y de los salarios de las nuevas incorporaciones…).

Chipre salió del Programa de Asistencia Financiera en 2016. Desde entonces, ha venido presentando un comportamiento fiscal responsable, que le ha permitido reducir su ratio deuda/PIB gracias a la obtención de superávits fiscales continuados (a excepción de 2018, como consecuencia de una operación puntual de apoyo público al sector bancario con un impacto del 8,3% del PIB, pero que se revirtió en 2019, año en el que alcanzó un superávit público del 1,9% del PIB).

No obstante lo anterior, la crisis derivada de la pandemia por el coronavirus está afectando a Chipre de forma significativa, incluyendo en el aspecto fiscal y presupuestario, consecuencia tanto de incremento del gasto público (que la Comisión, en su informe de supervisión post-programa de mayo de 2020 estima será un 11% mayor que en 2020, o un 4,25% del PIB) derivado de las medidas adoptadas para hacer frente a los efectos negativos de la pandemia gasto sanitario adicional, subsidios salariales, apoyo de rentas a autónomos, suspensión temporal de contribuciones a la seguridad social, medidas de liquidez para empresas…), como de reducción de los ingresos públicos (que la Comisión estima será un 3,25% inferior en 2020, con una caída en los ingresos fiscales del 9,75%) derivado del impacto de la crisis en las bases fiscales. De esta manera, en sus previsiones macroeconómicas de primavera (mayo 2020) la Comisión Europea estima que Chipre registrará un déficit fiscal del 7% en 2020 (frente al déficit del 4,3% estimado por Chipre en el Programa de Estabilidad 2020-2023), que se reduciría en 2021 como consecuencia de la esperada recuperación y la reversión de las medidas adoptadas para mitigar la crisis. En términos de impacto sobre la deuda pública, estos desarrollos hacen prever que la ratio deuda-PIB ascenderá en 2020 al 116,8% (según el Programa de Estabilidad) o al 115,7% (según las previsiones de primavera de la Comisión Europea), desde el 95,5% registrado en 2019.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Chipre es un Estado miembro de la zona euro, por lo que su política monetaria queda supeditada a lo decidido por el BCE en lo relativo al control de la inflación.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Programa Nacional de Reformas

El Programa Nacional de Reformas, un documento preparado anualmente por los Estados miembros de la UE y que recoge las medidas, iniciativas y políticas que reflejan las prioridades en materia de política económica de cada uno de ello, con el objetivo de permitir la discusión multilateral de los retos de política económica y reformas a implementar, así como su seguimiento colectivo en sede de la UE.

En el caso de Chipre, el Programa Nacional de Reformas presentado por Chipre en 2020 está influido por los acontecimientos relacionados con el COVID-19 pero también recoge las medidas adoptadas en respuesta a las prioridades de reforma del país identificadas en las Recomendaciones Específicas del Consejo de la UE de 2019 y en el Informe País de Chipre para 2020. Así, las principales prioridades de reforma presentadas en el PNR 2020 se resumen de la siguiente manera:

  • Aumentar la eficiencia de la administración pública y local y mejorar la gobernanza de las empresas públicas.
  • Continuar la reducción del elevado stock de préstamos morosos (NPLs) en el balance de los bancos chipriotas y reforzar la capacidad supervisora del sector no bancario.
  • Aumentar la calidad de las políticas activas de empleo, especialmente para los jóvenes.
  • Mejora de la reforma del sistema educaImplementar y preservar la sostenibilidad a largo plazo del sistema nacional de salud.
  • Mejorar la inversión productiva, centrándose en las prioridades de sostenibilidad y productividad, mejorando el clima de negocios.
  • Mejora de la eficiencia del sistema judicial.
  • Acelerar las reformas anti-corrupción.
  • Promover la sostenibilidad social y medioambiental.

Política energética: descubrimiento y explotación de yacimientos de hidrocarburos

En agosto de 2001, el Gobierno anunció oficialmente la posible existencia de reservas de petróleo y gas en el Mediterráneo Oriental, dentro de la zona económica de Chipre. El 17 de febrero de 2003, Chipre y Egipto firmaron un acuerdo de zona económica exclusiva (ZEE), delimitando los derechos de explotación, negociándose acuerdos similares con otros países vecinos (excepto Grecia y Turquía). En julio de 2005 se firmó un memorando de entendimiento y cooperación entre Chipre y Egipto y una empresa privada llevó a cabo tests sísmicos a mediados de 2006. Hubo una primera ronda de licitaciones en 2007, de manera que el Gobierno de Chipre concedió la licencia de explotación a la empresa norteamericana Noble Energy International Ltd. en octubre de 2008 para explorar el bloque 12 de la ZEE chipriota.

En la segunda mitad del año 2011, Noble Energy International Ltd realizó una primera perforación en el mencionado bloque 12 y, el 28 de diciembre de 2011, el Gobierno chipriota anunció la existencia de un yacimiento de gas natural, el denominado yacimiento “Afrodita”. Dicho yacimiento fue hallado a una profundidad de 5.861 metros en alta mar. De esta primera perforación se estimó que existía una cantidad de entre 5 y 7Tcf (Trillion Cubic Feet) de gas. En principio, el gas extraído no estaría destinado al consumo doméstico por la falta de infraestructuras de distribución en Chipre, por lo que la opción más factible parecía ser transportar el gas a la planta egipcia de Idku, donde sería licuefactado y exportado a la UE. En este sentido, en septiembre de 2018, Chipre y Egipto firmaron un acuerdo intergubernamental en relación al marco necesario para la construcción de un gaseoducto. Posteriormente, a finales de 2019, Chipre otorgó una concesión de 25 años para la explotación del yacimiento Afrodita. El contrato de concesión se firmó con un consorcio formado por tres empresas: Noble Energy, Shell y Delek, y se trata de la primera licencia de explotación comercial de gas natural firmada por la isla mediterránea.

En enero de 2012 se determinó la viabilidad técnica para construir un posible gaseoducto entre Chipre y Grecia, pasando por la isla de Creta, de forma que conectara el gas natural de Chipre con Grecia y, de ahí, al resto de Europa. En abril de 2012 se iniciaron negociaciones entre Chipre, Grecia e Israel para intensificar la cooperación entre estos tres países en materia de energía y así poner en marcha un corredor de gas que exportara hidrocarburos desde Israel o Chipre al resto de Europa y, por tanto, disminuir la dependencia energética respecto de Rusia o Azerbayán. La firma del Acuerdo de Entendimiento entre los tres países tuvo lugar en agosto de 2013.

En junio de 2012, el Gobierno de la República de comenzó a estudiar la viabilidad técnica y económica de construir una planta de licuefacción de Gas Natural en la central energética de Vasilikos. Esta planta facilitaría tanto la licuefacción de gas natural como su almacenamiento y exportación en barcos al mercado internacional. La obra no sólo afectaría a la planta en sí, sino que habría de realizar una serie de construcciones paralelas para dotar a dicha instalación de la infraestructura necesaria para transportar el gas natural licuado hasta su destino. Esto supondría una muy fuerte inversión, la cual no se puede acometer hasta que se demuestre una cantidad de gas suficiente como para que una obra de tal envergadura resulte rentable. Inicialmente, el proyecto se paralizó por falta de viabilidad comercial (según distintas fuentes, requeriría un umbral mínimo de entre 10 y 15Tcf).

En enero de 2016, se ratificó el acuerdo de cooperación entre Chipre, Grecia e Israel en lo relativo a la construcción del gaseoducto Eastmed, que conectaría el gas del este del Mediterráneo con Grecia e Italia, para, de esta forma, acabar con la dependencia del gas ruso y azerí. Hasta la fecha, Israel era reticente a firmar un acuerdo de cooperación a la hora de delimitar los territorios marinos de cada país en aras de obtener beneficios del campo de gas de Afrodita en Chipre, que según Israel, ocupa parte de su territorio. Esta cooperación avanzó en diciembre de 2018, con la firma de un memorando de entendimiento entre los 3 países, lo que se considera un paso importante para la maduración del proyecto. Más tarde, en marzo de 2019 los representantes de los 3 países se volvieron a reunir, esta vez con la presencia del Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, para volver a señalar la importancia del proyecto. En enero de 2020, Grecia, Chipre e Israel firmaron un acuerdo trilateral para la construcción del gaseoducto Eastern Mediterranean, destinado a transportar gas natural a Europa a través de los tres países mencionados, y contará con una capacidad de entre 10 000 y 20 000 millones de metros cúbicos y una longitud de 2000 km.

En diciembre de 2016, Chipre lanzó una nueva ronda de licitaciones para la exploración de los bloques 6, 8 y 10 de su ZEE. La primera ronda se lanzó en el año en el año 2007 y la segunda en 2012, en las que se seleccionaron a la joint venture formada por ENI Internacional BV y Korea Gas Corporation JV (KOGAS) para los bloques 2, 3 y 9, y a Total E&P Activites Petrolieres S.A. para los bloques 10 y 11. En esta tercera ronda en 2016, el gobierno chipriota seleccionó a la petrolera italiana Eni para el bloque de exploración 6 en asociación con Total. Eni también se adjudicó el bloque de exploración 8 por su cuenta, mientras que ExxonMobil ganó el bloque de exploración 10 en sociedad con Qatar Petroleum.

Los hallazgos en el bloque 6 han sido significativos. Por un lado, parecen haberse encontrado reservas significativas en el llamado yacimiento 'Calypso', próximo al yacimiento israelí “Leviathan”, y que contaría con una capacidad estimada de entre 3 y 5 Tcf. Por otro lado, en marzo de 2019 se ha llevado a cabo un nuevo descubrimiento en el mencionado bloque 10, el yacimiento Glaucus-1, realizado por la empresa estadounidense ExxonMobil, que podría alcanzar hasta 8trn o €40bn. En el mes de julio de 2019, Chipre aprobó que las empresas Total y Eni llevasen a cabo operaciones de exploración de hidrocarburos en el bloque siete de su Zona Económica Exclusiva (ZEE), al igual que su asociación en el proyecto y nueve perforaciones más durante los próximos años. Este bloque se encuentra situado al lado del yacimiento Calypso.

Actualmente se está estudiando su viabilidad comercial de los diferentes descubrimientos, lo que podría determinar la posibilidad de inversiones para su explotación y monetización. Entre ellas, se encuentran: i) la construcción de la ya mencionada planta de licuefacción de gas natural en la central energética de Vasilikos que permitiría tratar el gas chipriota de los yacimientos Afrodita y Glaucos, así como el gas israelí del yacimiento de Leviathan, ii) la exportación de gas al mercado egipcio, para su licuefacción en las plantas de Idku o Damietta; iii) la construcción de una planta de regasificación flotante (FRSU) y; iv) la construcción del mencionado gaseoducto Eastmed

En este contexto, se encuentra el proyecto CyprusGas2EU, promovido por el Ministerio de Energía de Chipre e incluido en la lista de proyectos de interés común (PCI) de la UE. El proyecto CyprusGas2Eu consiste en la producción de electricidad a partir de gas natural con el objetivo de cubrir la demanda nacional y potencialmente abastecer a otros países de la UE. En la 2º lista de PCIs el promotor del proyecto se encontraba evaluando todas las opciones de suministro de gas a Chipre. En la 3ª lista de PCIs, los esfuerzos se concentran en la construcción de la Unidad de Regasificación y Almacenamiento Flotante (FSRU) de gas y toda la infraestructura necesaria para el proyecto. La Unidad de Regasificación y Almacenamiento Flotante (FSRU) atracará permanentemente en el puerto de Vassiliko, para posteriormente regasificar el gas natural licuado y transportarlo a la planta energética de Vassiliko. El proyecto para la FRSU, valorado en 289 millones de euros, ha recibido financiación de la Unión europea por importe de 101 millones de euros procedentes de la facilidad Connecting Europe Facility. Asimismo, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) proporcionará financiación mediante un préstamo de 80 millones de euros a 20 años. El proyecto de Vassiliko fue adjudicado a finales de 2019 a un consorcio liderado por la empresa china Petroleum Pipeline Engineering Company (CPPEC) y con participación de la constructora griega Metron, entre otras. Se espera que la construcción de la FRSU esté concluida en 2022.

Campaña en favor de las inversiones extranjeras

La política de atracción de inversiones extranjeras comenzó a impulsarse de manera decidida en la primera década del siglo XX. Así, la preparación de la adhesión de Chipre a la Unión Europea trajo consigo la eliminación gradual de restricciones a la inversión en el país. Posteriormente, en 2007 Chipre creo su agencia de promoción de inversiones Invest in Cyprus (http://www.investcyprus.org.cy/) en 2007, encargada de atraer y facilitar la inversión directa extranjera, dar a conocer las oportunidades de inversión en la isla a potenciales inversores y apoyarles en el desarrollo su plan de negocio en la isla, así como y proporcionar certidumbre acerca de todos los aspectos relacionados con la operativa de dichos negocios.

Actualmente, entre los incentivos a la inversión en Chipre suele citarse su ventajoso sistema fiscal (que ofrece tipos reducidos al impuesto sobre sociedades y multitud de exenciones a empresas y particulares), su sistema legal basado en la common law británica, su programa de atracción de inversores a cambio de la obtención de la ciudadanía griega (https://www.investcyprus.org.cy/investor-s-guide/cyprus-investment-programme), su programa de privatizaciones o las reformas que está llevando a cabo en los últimos años con el objetivo de favorecer el clima de negocios (reducción de plazos para la obtención de permisos para la realización de proyectos, incremento de los coeficientes de construcción, luz verde a la construcción de casinos, permisos para desarrollos turísticos conjuntos, ajustes en sueldos y salarios mediante su desindexación temporal, etc.).. Por sectores, los principales incentivos se encuentran en las áreas de la tecnología y la investigación (más información en www.research.org.cy ), el sector audiovisual (https://film.investcyprus.org.cy/), el sector inmobiliario, turístico, de la energía (incluyendo la liberalización de los mercados de la electricidad, esperado para 2021, y el petróleo, el descubrimiento de yacimientos de hidrocarburos en la zona económica exclusiva chipriota, la implementación de programas de desarrollo relacionados con el uso de la conservación de la energía, las tecnologías o la utilización de RES).

Por último, cabe señalar que con motivo de la situación provocada por el COVID-19, Invest in Greece ha solicitado al gobierno chipriota apoyo financiero para llevar a cabo una campaña internacional para promocionar Chipre como destino de inversión extranjera y negocios internacionales, así como la adopción de nuevas políticas e incentivos en todos los sectores de la economía para mejorar el clima de negocios y fortalecer la imagen de Chipre como destino inversor.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Programa Nacional de Reformas

El Programa Nacional de Reformas, un documento preparado anualmente por los Estados miembros de la UE y que recoge las medidas, iniciativas y políticas que reflejan las prioridades en materia de política económica de cada uno de ello, con el objetivo de permitir la discusión multilateral de los retos de política económica y reformas a implementar, así como su seguimiento colectivo en sede de la UE.

En el caso de Chipre, el Programa Nacional de Reformas presentado por Chipre en 2020 está influido por los acontecimientos relacionados con el COVID-19 pero también recoge las medidas adoptadas en respuesta a las prioridades de reforma del país identificadas en las Recomendaciones Específicas del Consejo de la UE de 2019 y en el Informe País de Chipre para 2020. Así, las principales prioridades de reforma presentadas en el PNR 2020 se resumen de la siguiente manera:

  • Aumentar la eficiencia de la administración pública y local y mejorar la gobernanza de las empresas públicas.
  • Continuar la reducción del elevado stock de préstamos morosos (NPLs) en el balance de los bancos chipriotas y reforzar la capacidad supervisora del sector no bancario.
  • Aumentar la calidad de las políticas activas de empleo, especialmente para los jóvenes.
  • Mejora de la reforma del sistema educaImplementar y preservar la sostenibilidad a largo plazo del sistema nacional de salud.
  • Mejorar la inversión productiva, centrándose en las prioridades de sostenibilidad y productividad, mejorando el clima de negocios.
  • Mejora de la eficiencia del sistema judicial.
  • Acelerar las reformas anti-corrupción.
  • Promover la sostenibilidad social y medioambiental.

Política energética: descubrimiento y explotación de yacimientos de hidrocarburos

En agosto de 2001, el Gobierno anunció oficialmente la posible existencia de reservas de petróleo y gas en el Mediterráneo Oriental, dentro de la zona económica de Chipre. El 17 de febrero de 2003, Chipre y Egipto firmaron un acuerdo de zona económica exclusiva (ZEE), delimitando los derechos de explotación, negociándose acuerdos similares con otros países vecinos (excepto Grecia y Turquía). En julio de 2005 se firmó un memorando de entendimiento y cooperación entre Chipre y Egipto y una empresa privada llevó a cabo tests sísmicos a mediados de 2006. Hubo una primera ronda de licitaciones en 2007, de manera que el Gobierno de Chipre concedió la licencia de explotación a la empresa norteamericana Noble Energy International Ltd. en octubre de 2008 para explorar el bloque 12 de la ZEE chipriota.

En la segunda mitad del año 2011, Noble Energy International Ltd realizó una primera perforación en el mencionado bloque 12 y, el 28 de diciembre de 2011, el Gobierno chipriota anunció la existencia de un yacimiento de gas natural, el denominado yacimiento “Afrodita”. Dicho yacimiento fue hallado a una profundidad de 5.861 metros en alta mar. De esta primera perforación se estimó que existía una cantidad de entre 5 y 7Tcf (Trillion Cubic Feet) de gas. En principio, el gas extraído no estaría destinado al consumo doméstico por la falta de infraestructuras de distribución en Chipre, por lo que la opción más factible parecía ser transportar el gas a la planta egipcia de Idku, donde sería licuefactado y exportado a la UE. En este sentido, en septiembre de 2018, Chipre y Egipto firmaron un acuerdo intergubernamental en relación al marco necesario para la construcción de un gaseoducto. Posteriormente, a finales de 2019, Chipre otorgó una concesión de 25 años para la explotación del yacimiento Afrodita. El contrato de concesión se firmó con un consorcio formado por tres empresas: Noble Energy, Shell y Delek, y se trata de la primera licencia de explotación comercial de gas natural firmada por la isla mediterránea.

En enero de 2012 se determinó la viabilidad técnica para construir un posible gaseoducto entre Chipre y Grecia, pasando por la isla de Creta, de forma que conectara el gas natural de Chipre con Grecia y, de ahí, al resto de Europa. En abril de 2012 se iniciaron negociaciones entre Chipre, Grecia e Israel para intensificar la cooperación entre estos tres países en materia de energía y así poner en marcha un corredor de gas que exportara hidrocarburos desde Israel o Chipre al resto de Europa y, por tanto, disminuir la dependencia energética respecto de Rusia o Azerbayán. La firma del Acuerdo de Entendimiento entre los tres países tuvo lugar en agosto de 2013.

En junio de 2012, el Gobierno de la República de comenzó a estudiar la viabilidad técnica y económica de construir una planta de licuefacción de Gas Natural en la central energética de Vasilikos. Esta planta facilitaría tanto la licuefacción de gas natural como su almacenamiento y exportación en barcos al mercado internacional. La obra no sólo afectaría a la planta en sí, sino que habría de realizar una serie de construcciones paralelas para dotar a dicha instalación de la infraestructura necesaria para transportar el gas natural licuado hasta su destino. Esto supondría una muy fuerte inversión, la cual no se puede acometer hasta que se demuestre una cantidad de gas suficiente como para que una obra de tal envergadura resulte rentable. Inicialmente, el proyecto se paralizó por falta de viabilidad comercial (según distintas fuentes, requeriría un umbral mínimo de entre 10 y 15Tcf).

En enero de 2016, se ratificó el acuerdo de cooperación entre Chipre, Grecia e Israel en lo relativo a la construcción del gaseoducto Eastmed, que conectaría el gas del este del Mediterráneo con Grecia e Italia, para, de esta forma, acabar con la dependencia del gas ruso y azerí. Hasta la fecha, Israel era reticente a firmar un acuerdo de cooperación a la hora de delimitar los territorios marinos de cada país en aras de obtener beneficios del campo de gas de Afrodita en Chipre, que según Israel, ocupa parte de su territorio. Esta cooperación avanzó en diciembre de 2018, con la firma de un memorando de entendimiento entre los 3 países, lo que se considera un paso importante para la maduración del proyecto. Más tarde, en marzo de 2019 los representantes de los 3 países se volvieron a reunir, esta vez con la presencia del Secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, para volver a señalar la importancia del proyecto. En enero de 2020, Grecia, Chipre e Israel firmaron un acuerdo trilateral para la construcción del gaseoducto Eastern Mediterranean, destinado a transportar gas natural a Europa a través de los tres países mencionados, y contará con una capacidad de entre 10 000 y 20 000 millones de metros cúbicos y una longitud de 2000 km.

En diciembre de 2016, Chipre lanzó una nueva ronda de licitaciones para la exploración de los bloques 6, 8 y 10 de su ZEE. La primera ronda se lanzó en el año en el año 2007 y la segunda en 2012, en las que se seleccionaron a la joint venture formada por ENI Internacional BV y Korea Gas Corporation JV (KOGAS) para los bloques 2, 3 y 9, y a Total E&P Activites Petrolieres S.A. para los bloques 10 y 11. En esta tercera ronda en 2016, el gobierno chipriota seleccionó a la petrolera italiana Eni para el bloque de exploración 6 en asociación con Total. Eni también se adjudicó el bloque de exploración 8 por su cuenta, mientras que ExxonMobil ganó el bloque de exploración 10 en sociedad con Qatar Petroleum.

Los hallazgos en el bloque 6 han sido significativos. Por un lado, parecen haberse encontrado reservas significativas en el llamado yacimiento 'Calypso', próximo al yacimiento israelí “Leviathan”, y que contaría con una capacidad estimada de entre 3 y 5 Tcf. Por otro lado, en marzo de 2019 se ha llevado a cabo un nuevo descubrimiento en el mencionado bloque 10, el yacimiento Glaucus-1, realizado por la empresa estadounidense ExxonMobil, que podría alcanzar hasta 8trn o €40bn. En el mes de julio de 2019, Chipre aprobó que las empresas Total y Eni llevasen a cabo operaciones de exploración de hidrocarburos en el bloque siete de su Zona Económica Exclusiva (ZEE), al igual que su asociación en el proyecto y nueve perforaciones más durante los próximos años. Este bloque se encuentra situado al lado del yacimiento Calypso.

Actualmente se está estudiando su viabilidad comercial de los diferentes descubrimientos, lo que podría determinar la posibilidad de inversiones para su explotación y monetización. Entre ellas, se encuentran: i) la construcción de la ya mencionada planta de licuefacción de gas natural en la central energética de Vasilikos que permitiría tratar el gas chipriota de los yacimientos Afrodita y Glaucos, así como el gas israelí del yacimiento de Leviathan, ii) la exportación de gas al mercado egipcio, para su licuefacción en las plantas de Idku o Damietta; iii) la construcción de una planta de regasificación flotante (FRSU) y; iv) la construcción del mencionado gaseoducto Eastmed

En este contexto, se encuentra el proyecto CyprusGas2EU, promovido por el Ministerio de Energía de Chipre e incluido en la lista de proyectos de interés común (PCI) de la UE. El proyecto CyprusGas2Eu consiste en la producción de electricidad a partir de gas natural con el objetivo de cubrir la demanda nacional y potencialmente abastecer a otros países de la UE. En la 2º lista de PCIs el promotor del proyecto se encontraba evaluando todas las opciones de suministro de gas a Chipre. En la 3ª lista de PCIs, los esfuerzos se concentran en la construcción de la Unidad de Regasificación y Almacenamiento Flotante (FSRU) de gas y toda la infraestructura necesaria para el proyecto. La Unidad de Regasificación y Almacenamiento Flotante (FSRU) atracará permanentemente en el puerto de Vassiliko, para posteriormente regasificar el gas natural licuado y transportarlo a la planta energética de Vassiliko. El proyecto para la FRSU, valorado en 289 millones de euros, ha recibido financiación de la Unión europea por importe de 101 millones de euros procedentes de la facilidad Connecting Europe Facility. Asimismo, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) proporcionará financiación mediante un préstamo de 80 millones de euros a 20 años. El proyecto de Vassiliko fue adjudicado a finales de 2019 a un consorcio liderado por la empresa china Petroleum Pipeline Engineering Company (CPPEC) y con participación de la constructora griega Metron, entre otras. Se espera que la construcción de la FRSU esté concluida en 2022.

Campaña en favor de las inversiones extranjeras

La política de atracción de inversiones extranjeras comenzó a impulsarse de manera decidida en la primera década del siglo XX. Así, la preparación de la adhesión de Chipre a la Unión Europea trajo consigo la eliminación gradual de restricciones a la inversión en el país. Posteriormente, en 2007 Chipre creo su agencia de promoción de inversiones Invest in Cyprus (http://www.investcyprus.org.cy/) en 2007, encargada de atraer y facilitar la inversión directa extranjera, dar a conocer las oportunidades de inversión en la isla a potenciales inversores y apoyarles en el desarrollo su plan de negocio en la isla, así como y proporcionar certidumbre acerca de todos los aspectos relacionados con la operativa de dichos negocios.

Actualmente, entre los incentivos a la inversión en Chipre suele citarse su ventajoso sistema fiscal (que ofrece tipos reducidos al impuesto sobre sociedades y multitud de exenciones a empresas y particulares), su sistema legal basado en la common law británica, su programa de atracción de inversores a cambio de la obtención de la ciudadanía griega (https://www.investcyprus.org.cy/investor-s-guide/cyprus-investment-programme), su programa de privatizaciones o las reformas que está llevando a cabo en los últimos años con el objetivo de favorecer el clima de negocios (reducción de plazos para la obtención de permisos para la realización de proyectos, incremento de los coeficientes de construcción, luz verde a la construcción de casinos, permisos para desarrollos turísticos conjuntos, ajustes en sueldos y salarios mediante su desindexación temporal, etc.).. Por sectores, los principales incentivos se encuentran en las áreas de la tecnología y la investigación (más información en www.research.org.cy ), el sector audiovisual (https://film.investcyprus.org.cy/), el sector inmobiliario, turístico, de la energía (incluyendo la liberalización de los mercados de la electricidad, esperado para 2021, y el petróleo, el descubrimiento de yacimientos de hidrocarburos en la zona económica exclusiva chipriota, la implementación de programas de desarrollo relacionados con el uso de la conservación de la energía, las tecnologías o la utilización de RES).

Por último, cabe señalar que con motivo de la situación provocada por el COVID-19, Invest in Greece ha solicitado al gobierno chipriota apoyo financiero para llevar a cabo una campaña internacional para promocionar Chipre como destino de inversión extranjera y negocios internacionales, así como la adopción de nuevas políticas e incentivos en todos los sectores de la economía para mejorar el clima de negocios y fortalecer la imagen de Chipre como destino inversor.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura