Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Destaca la importancia del sector público en el conjunto de la actividad económica y de los servicios. En particular el comercio y el transporte juegan un papel importante en la economía danesa que cuenta con empresas líderes a nivel internacional en el transporte de mercancías por vía marítima. Por su parte, el sector de la construcción tiene una escasa participación en la formación del PIB, ya que apenas llega al 6,0% del total.

El consumo interno, tanto público como privado, representa el 69,9% del PIB, siendo la partida más importante el consumo privado (46,1%).

Dinamarca ha sido tradicionalmente un país exportador neto, lo que se refleja en la formación del PIB por componentes del gasto donde las exportaciones de bienes y servicios suponen aproximadamente un 58,3% del PIB y las importaciones un 51,0%. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) 2016
%
2017
%
2018
%
2019
%
POR SECTORES DE ORIGEN        
AGRICULTURA Y PESCA 1,3 1,6 1,5 1,8
MINERÍA 1,2 1,3 1,2 1,1
MANUFACTURA 15,4 14,8 14,6 15,3
CONSTRUCCIÓN 4,9 5,0 5,8 6,0
COMERCIO, TRANSPORTE  20,1 20,6 20,2 19,9
COMUNICACIONES 4,6 4,3 4,5 4,8
INTERMEDIACIÓN FINANCIERA 5,5 5,6 5,5 5,0
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 22,6 22,1 21,9 21,0
OTROS SERVICIOS 24,4 24,7 24,8 25,2
TOTAL 100 100  100  100
         
POR COMPONENTES DEL GASTO 2016
%
2017
%
2018
%
2019
%
CONSUMO 72,8 71,9 70,3 69,9
Consumo Privado 47,4 46,9 45,7 46,1
Consumo Público 25,4 25,0 24,6 23,8
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 21,0 21,2 23,3 22,7
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 53,6 55,1 54,5 58,3
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 47,4 48,1 49,5 51,0

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

En 2020, el PIB disminuyó un 2,7%. Las exportaciones (-7,7%), -sobre todo las de servicios- y el consumo de los hogares (-2,0%) fueron las variables más afectadas por el descenso de la actividad económica ocasionada por la pandemia. Para 2021, el Gobierno danés prevé un incremento del PIB del 2,8%, mientras que el FMI  considera que aumentará un 3,5% y la Comisión Europea, un 2,9%

Respecto a las cuentas públicas, se constata su progresivo deterioro como consecuencia de los gastos extraordinarios que conlleva la gestión de la pandemia. En 2020, el déficit fue del 1,1% del PIB, lo que contrasta con el superávit del 3,8% registrado el año anterior, mientras que la deuda pública alcanzó en 2020 el 44,2% del PIB frente al 33,3% de 2019.

En lo que se refiere a la evolución de la inflación, 2020 cerró con un incremento general de precios del 0,3% en términos armonizados con la UE, igualando las previsiones del Gobierno. En marzo de 2021 la inflación ha sido del 0,9% en relación al mismo mes del año pasado.

El paro registrado se situó en el mes de marzo del presente año en el 5,0%, mientras que la encuesta de población activa muestra para el cuarto trimestre de 2020 una tasa de desempleo del 6,0% (5,8% para el conjunto de 2020). Es destacable, que la pandemia apenas se ha notado en este indicador, al pasar del 4,0% observado en enero del año pasado a tan sólo el 5,0% de febrero de este año. El dato contrasta favorablemente con el paro registrado en el momento más difícil de la crisis de 2008, que alcanzó el 6,9%.

En lo que se refiere al sector exterior, las exportaciones de bienes en 2020 alcanzaron los 103.658 millones de euros, lo que supuso un descenso del 4,0% en relación al 2019, en tanto que las importaciones, por un valor de 87.378 millones de euros, descendieron un 4,7%. El saldo comercial en ese año se mantuvo por tanto positivo, alcanzando los 16.280 millones de euros, lo que contribuyó al saldo, también positivo, de la balanza por cuenta corriente, que representó el 7,4% del PIB. En los meses de enero  y febrero de 2021, las exportaciones han ascendido a 17.880,5 millones de €, un 5% más que en el mismo periodo del año pasado, mientras que las importaciones han sido de 15.305,4 millones de €, lo que representó un incremento del 1% en relación a los meses de enero y febrero de 2020

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2016  2017  2018 2019
PIB
PIB (Millones € a precios corrientes) 282.926 294.362 302.497 313.423
Tasa de variación real (%) 3,2 2,8 2,2 2.8
Tasa de variación nominal (%) 3,5 4,0 2,8 3.6
INFLACIÓN
Media anual (índice; 2015=100) 100,0 101,1 101,8 102,5 
Fin de período (%) 0,0 1,1 0,7 0,7
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL*
Media anual (%) 0,05 0,05 0,05 0,05
Fin de período (%) 0,05 0,05 0,05 0,05
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes) 5.475 5.749 5.805 5.823
Población activa (x 1.000 habitantes) 2.843 2.871 2.892 2.931
% Desempleo sobre población activa** 6,1 6,0 5,3 5,1
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB 0,2 1,8 0,7 3,7
DEUDA PÚBLICA
en Millones € 104.863 104.652 102.110 103.170
en % de PIB 37,2 35,8 33,9 33,2
EXPORTACIONES DE BIENES
en Millones € 93.816 98.436 101.201 108.018
% variación respecto al período anterior 0,7 4,9 2,8 6,7
IMPORTACIONES DE BIENES
en Millones € 78.461 85.110 90.624 91.723
% variación respecto a período anterior 0,2 8,5 6,5 1,2
SALDO B. COMERCIAL***
en Millones € 15.356 13.327 10.577 16.295
en % de PIB 5,4 4,9 4,1 5,8
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en Millones € 21.994 23.574 21.23227.759
en % de PIB 7,8 7,7 7,0 8,0
DEUDA EXTERNA
en Millones € 444,7 454,8 426,2 449,5
en % de PIB 0,15 0,15 0,14 0,14
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en Millones € nd nd nd nd
en % de exportaciones de b. y s. nd nd nd nd
RESERVAS INTERNACIONALES
en Millones € 60.819 62.698 62.080 59.879
en meses de importación de b. y s. 5,5 5,4 5,0 4,5
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en Millones € 215 3.342 1.020 3.221
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
media anual 7,45 7,44 7,45 7,47
fin de período 7,43 7,44 7,47 7,47

 Fuentes: DANMARKS STATISTIK

*Tipos de interés deudor

**Dato EPA, corregido estacionalmente

*** El saldo de la balanza comercial se calcula siguiendo el estándar metodológico establecido en el 6º Manual de Balanza de Pagos del FMI

Última actualización: octubre de 2020

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El Gobierno actual ha tenido como prioridades, la política medioambiental, el fortalecimiento del Estado de Bienestar y la inmigración. En ese contexto y en particular en lo que se refiere a la agenda climática, ha establecido ya objetivos concretos relativos a las emisiones de CO2, fijando como meta el reducir estas en un 70% (desde los niveles alcanzados en 1990) antes de 2030. Además, para estimular la transición hacia medios de transporte menos contaminantes, mantendrá la reducción de impuestos a la energía consumida por los vehiculos eléctricos y favorecerá las inversiones en el sector ferroviario.

Por su parte, las medidas destinadas a afianzar el Estado del Bienestar han supuesto un aumento de  las inversiones sobre todo en sanidad, seguridad y educación, que han obligado a un aumento de los ingresos vía impuestos. Para ello, han sido aprobadas nuevas iniciativas, como el incremento de las tasas al tabaco, el establecimiento de un nuevo impuesto al uso de bolsas plásticas, la eliminación del límite de imposición de beneficios sobre las acciones o la reversión de varias iniciativas implementadas durante el período anterior, como la reducción de impuestos a las herencias. El aumento de la presión fiscal se ha centrado sobre todo en los impuestos indirectos, dejando intacta la ya elevada imposición a las rentas del trabajo sobre la que se estima hay poco margen de maniobra para ulteriores subidas.

En lo que se refiere a las políticas sobre inmigración, la política aplicada ha ido en la línea de mantener la línea restrictiva iniciada por anteriores gobiernos, manteniendo entre otras medidas el plan aprobado en 2018 por el Parlamento para eliminar las llamadas sociedades paralelas antes de 2030, o el paquete normativo acordado a principios de 2019 que incluía un cambio de paradigma en la política de asilo, al incluir como prioridad la repatriación de los refugiados antes que su integración y normas más estrictas sobre permisos de residencia para solicitantes de asilo.

La irrupción de la pandemia originada por el Coronavirus ha obligado a replantear las prioridades más inmediatas, que ahora se centran sobre todo en apoyar a las empresas para la pronta salida de la crisis. En este sentido, el Gobierno ha ido adoptando diversas medidas por importe total de 387.600 millones de DKK (52.027 millones de euros), lo que representa el 16,7% del PIB de Dinamarca en 2019. Los instrumentos utilizados han sido de tres tipos: Subsidios, garantías de crédito y otros instrumentos de liquidez y financiación.

Habría que tener en cuenta en todo caso, que las finanzas públicas de Dinamarca se encuentran entre las más sólidas de Europa, reflejando el amplio consenso político relativo a la prudencia fiscal y la necesidad de adaptar las políticas públicas al objetivo de déficit.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las previsiones económicas realizadas por el Gobierno danés en octubre de 2020, estiman un decrecimiento del PIB del -4,5%, mientras que las realizadas por la OCDE prevén que este sea del -5,8%,  superior a las de la Comisión Europea, cuyos cálculos son que este disminuirá un -3,9%

El mercado de trabajo parece que no se verá afectado en exceso como consecuencia de la crisis generada por la pandemia. Si se cumplen las previsiones del Gobierno, el paro registrado a finales de año será del 4,8%, por lo que se situará ligeramente por encima del observado a finales de 2019, cuando se alcanzó el 3,7%, pero en línea con las cifras de los últimos años y claramente por debajo del desempleo observado en los peores años de la crisis financiera de 2008  .

Las previsiones del Gobierno en lo que se refiere a la evolución de la inflación, es que el año 2020 cerrará con una alza general de precios del 0,3%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

El país ha ido gradualmente formalizando y reforzando su política fiscal desde principios de los años 90. Las normas comunitarias sobre el déficit y la deuda pública han impulsado este proceso.

La relación entre la deuda pública y el PIB creció durante los años posteriores al inicio de la crisis financiera de 2008 pero, manteniéndose en el último decenio siempre por debajo del 50%. A finales de 2019, el nivel de deuda en relación con el PIB fue del 33,2%, mientras que las cuentas públicas registraron un superávit del 3,7% del PIB.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Dinamarca no forma parte de la UEM. El país es miembro sin embargo, del Mecanismo europeo del tipo de cambio, ERM II, desde su creación el 1 de enero de 1999. Bajo este mecanismo, cada moneda tiene una banda de fluctuación en relación con el euro que, en el caso danés, es del +/- 2,25% sobre un valor del euro en relación a la corona fijado en 7,46038. Esta política supone que el valor mínimo del euro en relación a la corona sería de 7,29252 coronas y el máximo de 7,6284 coronas. En la práctica, la banda de fluctuación ha estado en el entorno del +0,5% sobre el cambio de 7,46038 coronas/euro.

El Banco Central es el organismo encargado de aplicar la política monetaria del país. Su principal objetivo es mantener el tipo de cambio casi fijo frente al euro sin tener en cuenta otros posibles objetivos de política económica. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Los Presupuestos Generales del Estado suelen incluir medidas de relevancia en el ámbito de las inversiones públicas. Así, los aprobados para 2020 incluyen entre otras, importantes inversiones en política medioambiental. Pero además, el Gobierno danés lanza periódicamente planes e iniciativas con el fin de estimular la economía o realizar reformas estructurales. Entre los más importantes habría que mencionar los siguientes:

A nivel de infraestructura hospitalaria y asistencia sanitaria y sobre la base de diferentes planes que han ido aprobándose desde el año 2007, pero sobre todo a raíz del denominado “Plan 2020 para la modernización de la red hospitalaria” aprobado en el año 2015, el Gobierno ha acometido una reforma importante de los Hospitales del país. Esta reforma ha implicado la construcción de nuevas instalaciones financiadas tanto por las regiones, que son las que en última instancia tienen las competencias en materia de atención sanitaria, como a través del fondo estatal “Kvalitetsfonden” (Fondo de calidad). En general, la idea ha girado en torno a concentrar el servicio en un número menor de super-hospitales, que asumirían mayores competencias y que contarían con una mayor capacidad de atención al ciudadano. Gran parte de estas inversiones ya se han ejecutado, pero habrá que tener en cuenta que en octubre de 2019 se aprobó un nuevo plan –“Plan 2025 para la modernización de la red hospitalaria”-, que incide en la necesidad de acumular servicios en determinados centros y que implicará la necesidad de llevar a cabo nuevas inversiones para cumplir con ese objetivo.

Iniciativas dirigidas a mejorar las infraestructuras de transporte. Debido a la orografía del país, muchas de las obras de infraestructuras se han concentrado tradicionalmente en puentes y túneles para salvar bahías, estrechos y fiordos. La gran parte de ellas fueron llevadas a cabo en 4 etapas: 1935-1943, 1962-1972, durante la década de los 80 y 1996-2000. De hecho sólo 10 de las 33 construcciones son posteriores a 1980 por lo que necesitan modernización. Pero además, las carreteras y vías de tren necesitan actualización y mejora y es en este contexto en el que se encuadraría el Plan de Inversiones 2030 (Investeringsplan 2030 -IP2030-), aprobado por el Gobierno en marzo de 2019, en el que se prevé una inversión de 15.033 millones de euros en el periodo 2021-2030 en infraestructuras de transporte, tanto de carreteras como de líneas férreas y tanto en lo que se refiere a nuevas vías como a renovación de las existentes. A esto habría que añadir los planes en curso para la electrificación de las líneas de ferrocarril, que cuentan con una asignación presupuestaria de 1.600 millones de € para el periodo 2014-2027 y la sustitución de los sistemas de comunicación y señalización, con un horizonte temporal hasta 2030. Aunque se trata de proyectos avanzados, no hay que olvidar la extensión en el tiempo de ambas iniciativas.

Entre las inversiones más relevantes en materia de infraestructuras de transporte serían de particular importancia el pretendido enlace entre la isla de Selandia y Jutlandia a través del estrecho de Samsø, -lo que se conoce como enlace de Kattegat- y que todavía está en fase de estudio, por lo que no se sabe aún si será únicamente un enlace sólo mediante autovía o con autovía y vía férrea, y la construcción de un enlace -túnel sumergido en el estrecho de Femer, de 18 km. de longitud- entre la ciudad danesa Rødby y la alemana Puttgarden. Este último es un proyecto emblemático para el Gobierno danés, que cuenta ya con el visto bueno de las autoridades políticas y judiciales de Alemania, que han rechazado todos los recursos interpuestos contra dicha infraestructura. También la Comisión Europea ha aprobado la propuesta de financiación danesa, después de denegar la reclamación de los operadores de Ferry de la región que consideraban que esta podía contravenir la normativa sobre Ayudas de Estado. Las obras en la parte danesa ya contaban desde hacía tiempo con la correspondiente autorización de las autoridades de este país y darán comienzo en enero de 2021. El importe aproximado del proyecto es de 7.000 millones de euros de los que cerca de un 60%, ya adjudicado, corresponde a los cuatro contratos principales de obra civil y el otro 40% a otros contratos (instalación de los sistemas eléctrico y mecánico, instalaciones ferroviarias, sistema de peaje, etc.). Ya han salido los anuncios de información previa a la licitación referidos a los contratos para las instalación de los sistemas eléctricos y mecánicos. También se ha publicado el anuncio de información previa sobre contrato de suministro de energía al túnel. En este caso, la fecha esperada para la publicación del contrato es el 1 de febrero de 2021.

Las licitaciones correspondientes a las líneas férreas se producirán dentro de uno o dos años. El resto de contratos -sistemas de peajes y embellecimientos fundamentalmente-, se licitarán como pronto dentro de tres años.

Por último, en lo que se refiere a este tipo de infraestructuras, habría que mencionar también la intención de algunas de las principales ciudades danesas de invertir en nuevas líneas de metro, tranvía y trenes ligeros. El único que está operativo en la actualidad en el país, es el tren ligero de Aarhus, pero está en constante ampliación. La ciudad de Odense tiene también su propio desarrollo, en este caso de un tranvía, cuya primera fase se espera inaugurar en la primavera de 2021. Lo mismo ocurre con la capital, Copenhague, cuyo primera fase del tren ligero lleva en construcción desde el año 2018, sin olvidar el constante desarrollo del Metro. 

Otra de las políticas estructurales importantes desarrolladas por el Gobierno danés, tiene que ver con la transición energética hacia un modelo más orientado a las energías limpias. En este contexto, destacaría Es necesario mencionar además, el interés que tanto el Gobierno como las regiones y ayuntamientos daneses tienen en liderar el desarrollo de las TIC, sobre todo en aplicaciones que sean de utilidad para mejorar la digitalización del sector público y el desarrollo de las Smart cities. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex