Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Si se analiza la composición del PIB por origen, destaca el peso de los hidrocarburos (35% en 2017) y la escasa participación de las industrias manufactureras (5,77%). El sector agrícola supone un 13,1%, los servicios un 47,9% y la industria un 39%.

 

Por componentes de la demanda agregada, el porcentaje del PIB, como se puede apreciar en el cuadro 3, mientras que la cifra en valor absoluto del PIB va aumentando progresivamente en las previsiones, hay un detrimento en la mayoría de sus partidas. El consumo privado es la única partida que aumenta progresivamente. En el año 2017, el consumo privado representó el 43,2% del PIB; el gasto público el 20,9% y el sector exterior detrajo al crecimiento un -3,4%. Por tanto, la mayor parte del PIB deriva de la demanda interna (CM+I+G), mientras que la Balanza Comercial frena el crecimiento por las escasas exportaciones.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

CUADRO     3:    COMPONENTES DE LA DEMANDA AGREGADA (%PIB)

 

COMPONENTES

 

2015

 

2016

 

2017

2018 (Prev.)

2019 (Prev.)

PIB (en MUSD)

166.000

159.000

170.000

189.000

199.000

Gasto Público

21,64

20,78

20,9

n.d

n.d

Consumo Privado

41

42,76

43,2

n.d

n.d

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO EXISTENCIAS

51,2

51,1

47,78

n.d

n.d

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

22,9

20,4

22

22,8

20,7

IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

31,3

33,4

38,4

37,9

37,2

Fuente: Informe IV FMI (2018) y WTO

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

La economía argelina se caracteriza por cinco aspectos esenciales: 

  • Fuerte concentración económica en el sector de hidrocarburos
  • Industria ineficiente.
  • Alto grado de subempleo
  • Una fuerte penetración de la economía sumergida
  • Una gran importancia del sector público

La economía argelina está completamente condicionada por el petróleo y el gas, que suponen más del 95% de los ingresos de divisas y cuyos ingresos fiscales generados alcanzan tradicionalmente el 60% del total recaudado por el Estado. Por ello, su perfil de crecimiento económico está marcado intensamente por la evolución de los precios energéticos.

 

PRINCIPALES INDICADORES MACROECONÓMICOS EN ARGELIA

  

Principales indicadores macroeconómicos en Argelia

2015

2016

2017

2018/prev.

2019/prev.

Inflación (% variación)

4,8

6,4

5,6

7,4

7,6

Consumo privado (% variación)

4,2

2,3

1,5

1,4

n.d

Export. de bienes y servicios (% PIB)

23,2

21,0

24,0

        23,5

n.d

Saldo fiscal (%PIB)

-16,4

-15,6

-10,6

-9,5

n.d

Balanza corriente (% PIB)

-16,6

-17,1

-12,9

-9,7

-10,1

Deuda corto plazo (% Reservas)

1,3

1,7

2,1

2,6

2,9

Reservas (meses de importaciones)

27,3

22,9

19,1

16,2

13,5

 Fuente: FMI y otros organismos internacionales.

 

Aunque el precio internacional del petróleo comenzó a bajar en 2014, no alcanzó el nivel crítico (por debajo de 60 dólares el barril) que afectaba claramente a la economía argelina hasta 2015. En 2016, Argelia tuvo que recurrir a sus reservas de divisas y al Fondo de Regulación de Recursos de Hidrocarburos (Fondo creado en el año 2000 para contrarrestar las fluctuaciones de los precios energéticos), que quedó casi agotado a principios de 2017.

Lo más llamativo de la evolución actual es el rápido deterioro del déficit público argelino (que se vio reducido en 2018 por la renuncia a varios proyectos de infraestructuras; así como el recorte previsto a algunas subvenciones de corte social, como el coste de la energía eléctrica) y del déficit exterior, que se traduce en la pérdida de reservas de divisas. De este modo, combatir estos dos desequilibrios (déficit público y exterior) se ha convertido en el gran objetivo de la política económica actual.

Las líneas maestras de la política actual están reflejadas en el Plan de Acción Nacional que se presentó en septiembre de 2017 y muchas de sus líneas de acción se han debatido en octubre en la Asamblea con motivo de la tramitación de los Presupuestos de 2018. La actual política económica contiene dos grandes tipos de medidas:

 

 

·         “De carácter urgente”, destinadas a taponar los dos déficits que está provocando la caída de los precios energéticos.

 

 

·         “Reformas económicas” para acompañar las anteriores. Se consideran necesarias para cambiar de tendencia a largo plazo.

 

 

La mayoría de las medidas urgentes se encuentran en la Ley de Presupuestos de 2018, que prevé un déficit de en torno al 9,2% del PIB, frente al 10,2% de 2017. El Gobierno lanzó un borrador presupuestario que buscaba financiar programas de agricultura, infraestructuras y subsidios en bienes de consumo.

También se aprobó un esquema de financiación no convencional para costear tanto proyectos como deudas de grandes empresas públicas, medida muy criticada por tratarse de un esquema de monetización que, de perdurar, puede acabar llevando a una inflación de dos dígitos y a una fuerte devaluación del dinar. Fue finalmente aprobado para los próximos tres años.

Desde el punto de vista estructural, las prioridades señaladas son las siguientes:

  • Una política de diversificación industrial que señala cinco sectores prioritarios por sus efectos tractores y su generación de divisas: turismo, industria, agricultura, energías renovables y nuevas tecnologías.
  • La diversificación de los recursos energéticos, apostando más por la eficacia y otras fuentes. En la Ley de Finanzas se encarga a Sonatrach los trabajos de estudio de rentabilidad de las reservas argelinas del gas esquisto, un gas no convencional del que Argelia posee una de las mayores reservas del mundo.
  • La potenciación de las exportaciones no energéticas, un desarrollo ligado a la diversificación industrial.

 

El FMI recela más que fundadamente de que el Gobierno tenga suficiente firmeza política como para llevar adelante su agenda de reformas; aunque reconoce que Argelia ha sabido resistir hasta ahora el «contrahock petrolífero».


Los intercambios comerciales

La posición relativa de España en el comercio exterior argelino siempre ha sido muy destacada, ya que se ha situado en los últimos años en los primeros puestos como cliente y proveedor. En 2018, España ha pasado a ser el segundo cliente de Argelia (después de Italia, cuyas compras a Argelia han subido en un 30%) y su cuarto proveedor.

Se estima que el sector informal y la economía sumergida representan cerca del 40% de la economía argelina. Pese a los esfuerzos del Ministerio de Finanzas por legalizar parte de la economía sumergida y apoyar la bancarización de la actividad económica, el avance está siendo muy modesto.

Se están realizando algunos proyectos para la modernización de los sistemas de control del sistema financiero, de desarrollo de los sistemas de pago y del sector bancario, en algunos de los cuales participa España a través del Fondo del Acuerdo de Conversión de Deuda.

Se incentiva la asociación con agentes extranjeros, que se encuentran en una posición de debilidad debido a las condiciones y las dificultades que se encuentran a la hora de establecerse en el país, de importar el material necesarios o de conseguir los permisos de trabajo y residencia para sus técnicos, además de tener que asociarse obligatoriamente a socios locales en una situación de minoría en el capital. Todo ello unido a la pesada burocracia, que provoca ralentización, cuando no el estancamiento, de los proyectos.

 
 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

2013

2014

2015

2016

2017

PIB

PIB (MUSD a precios corrientes)

208.764

214.080

166.838

168.318

173.900

Crecimiento PIB (% términos constantes)

2,8

4,1

3,9

3,3

1,6

INFLACIÓN

Inflación (%)

3,3

2,9

4,8

6,4

7,4

TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL

Media anual (%)

4

4

4

4

3,5

Fin de período (%)

4

4

4

4

3,5

EMPLEO Y TASA DE PARO

Población activa

12.064

11.642

11.798

11.937

12.112

% Desempleo sobre población activa

9,8

10,6

11,2

10,5

12,3

DÉFICIT PÚBLICO

% de PIB

-1,5

-7,1

-15,6

-14

-8,8

DEUDA PÚBLICA INTERNA

en MUSD

15.942

16.402

14.517

32.738

28.528

en % de PIB

7,1

7,0

8,8

21,0

18,3

EXPORTACIONES DE BIENES

en MUSD

64.980

60.060

34.660

30.020

34.763

% variación respecto período anterior

-8

-8

-42

-13

16

IMPORTACIONES DE BIENES

en MUSD

55.030

58.580

51.701

47.089

45.957

% variación respecto período anterior

8,9

6,79

-12

-9

-2

SALDO B. COMERCIAL

en MUSD

9.950

1.480

- 17.034

-17.063

-11.194

en % de PIB

5

2

-7,36

-7,37

-4,83

SALDO B. CUENTA CORRIENTE

en MUSD/M€

835

-9.289

- 33.400

-34.718

-28.564

en % de PIB

0,4

-4

-16,5

-16,6

-12,9

DEUDA EXTERNA

en MUSD

3.396

3.735

3.020

3.849

4.100

en % de PIB

1,5

1,7

1,8

2,4

2,4

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA

en MUSD

538.985

299.378

691.069

356.582

233.027

en % de exportaciones de b. y s.

0,7

0,38

0,89

0,46

0,3

RESERVAS INTERNACIONALES

en MUSD

194.000

178.938

143.000

100.000

84.513

en meses de importación de b. y s.

42

35

33

22,6

19,1

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA (Flujo)

en MUSD

1.693

1.507

(587)

1.546

1.203

TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR

media anual

79,38 DA

80,53 DA

101.25

109,50

110,92

fin de período

78,15 DA

87,45 DA

107,17

110,39

114,76

Fuente: FMI y World Bank Group

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

La República Argelina adoptó, en 2016, un nuevo modelo de crecimiento económico. Este modelo se basa, por un lado, en renovar su política fiscal con el objetivo, para 2019, de eliminar gradualmente los déficits del presupuesto del Estado y el saldo de los pagos externos.
Por otro lado, para diversificar y transformar la economía durante el período 2020-2030, el nuevo modelo establece los siguientes objetivos: un crecimiento del PIB (sin hidrocarburos) del 6,5%; un aumento en el ingreso per cápita del PIB, que debe multiplicarse por 2,3; una duplicación de la industria manufacturera; una modernización del sector agrícola; una transición energética, para reducir a la mitad la tasa de crecimiento anual del consumo interno de energía (de + 6% anual en 2015 a + 3% anual en 2030); y por último una diversificación de las exportaciones para apoyar la financiación del crecimiento económico acelerado.
En la actualidad dominan sobre todo sectores estratégicos como el energético, farmacéutico y telecomunicaciones. Para diversificar la economía el gobierno pretende incentivar otros sectores de interés como el agroalimentario, el petroquímico, el minero, el de TICS, el metalúrgico e incluso el aeronáutico y naval, con el fin de aumentar la producción nacional y reducir las importaciones.
La atracción de inversión extranjera y la transferencia de tecnología y know-how son otros de los retos de la economía argelina. Sin embargo, el Gobierno mantiene una política proteccionista con las empresas locales obligando a cualquier inversor extranjero a asociarse con una empresa local y a compartir su conocimiento sobre el sector. Además, las restricciones y limitaciones que impone la Ley de Finanzas de 2018 hacen al país poco atractivo en clave de inversión para las empresas extranjeras.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

En 2018, se espera que el crecimiento del PIB real alcance 2,5%, comparado con el 2,2% de 2017, en principio debido a los esfuerzos para consolidar el gasto público, reequilibrar las cuentas externas y por la recuperación del sector de los hidrocarburos, gracias a la subida de precios de petróleo. Las proyecciones para 2019 (2,7%) anuncian un crecimiento más leve del PIB atribuible a la caída de la inversión pública como resultado de la reducción en los recursos del gobierno.


Indicadores macroeconómicos: Evolución

Aunque su impacto en el sector real ha sido limitado, la disminución de los precios del petróleo ha afectado a las cuentas públicas y externas desde 2014, lo que ha provocado un agotamiento del ahorro fiscal y una caída en el stock de divisas (US $ 97 mil millones). A finales de 2017 contra 179 mil millones en 2014). Por lo tanto, después de duplicar el déficit presupuestario entre 2014 (7,1% del PIB) y 2015 (15%), disminuyó en 2016 (12,6%) y 2017 (6,4%), se espera que la tendencia continúe en 2018 (3%) hasta una reabsorción virtual en 2019 (-0.,3%). El impacto en las cuentas externas ha llevado al déficit en cuenta corriente del 4,3% del PIB en 2014 al 16,4% en 2016. Se espera que disminuya en 2017 (9,8%), 2018 (5,6%) y 2019 (1,4%). Estos desarrollos son el resultado de los esfuerzos por consolidar el gasto público y reequilibrar las cuentas externas. La caída en los precios del crudo ha empeorado el déficit presupuestario y reducido las reservas de divisas a casi la mitad. En septiembre, las autoridades emitieron un audaz plan quinquenal para equilibrar el presupuesto para 2022. Incluye endeudamiento directo del banco central para compensar la disminución de los ingresos del petróleo sin recurrir a mercados internacionales de deuda. Con una deuda interna de alrededor del 20% del PIB, Argelia todavía tiene espacio para préstamos adicionales. El FMI también sugirió que las autoridades recurrieran a la deuda externa para financiar el déficit. Sin embargo, las autoridades han declarado públicamente que, si lo hacen, tendrían que pedir prestado alrededor de 20 mil millones de dólares al año y que en cuatro años no podrán pagar. También argumentaron que las medidas de austeridad y la depreciación de la moneda tendrían solo un impacto limitado en el déficit de la cuenta corriente, lo que debería ser parcialmente compensado por una mayor demanda interna.

 

Factores positivos

En septiembre de 2017 se adoptó un nuevo Plan de Acción del Gobierno (BPA) en un contexto financiero difícil. Incluye, en particular, tres medidas principales: (i) la continuación de la consolidación de las finanzas del Estado iniciada bajo el Nuevo Modelo de Crecimiento Económico (NMCE) 2016-2030 y la Pérdida del Presupuesto 2016-2019 retenida por el autoridades en julio de 2016; (ii) una prohibición del endeudamiento externo; y (iii) la adopción del Financiamiento No Convencional (FCN) utilizando los requisitos de financiamiento del Banco Central para el Tesoro, incluso con el fin de reducir el déficit. El componente de consolidación de la AGP continuará el plan de reequilibrio fiscal y externo, planificado para 2017-2019 en el marco presupuestario de medio plazo (MTBF) con miras a lograr un presupuesto equilibrado y externo en 2020. Las proyecciones indican un paso en esta dirección, debido en parte al desempeño en el sector de hidrocarburos y al aumento en los precios del petróleo desde junio de 2017.


Factores negativos

En 2017, el ejercicio de consolidación fiscal dio como resultado una reducción del 28% en los gastos de capital y la congelación de ciertos proyectos presupuestados en 2014-2019. El agotamiento de la liquidez de los bancos ha limitado su capacidad de intermediación financiera y, en consecuencia, su capacidad para financiar proyectos de inversión públicos y privados. Esto ha resultado en una disminución del crecimiento real del PIB no relacionado con los hidrocarburos. Además, la restricción salarial, el mayor impuesto al valor agregado (2%), la reducción de los subsidios y el aumento de los precios de la energía afectarán el consumo público y privado. En la segunda mitad de 2017, el aumento en los precios del petróleo ayudó a tomar medidas correctivas para liberar los préstamos bancarios y aumentar los gastos de capital en 4.000 millones de dólares. Además, si no se gestiona con moderación, el componente de cartelera del PAG podría generar una inflación muy superior al 5,3%, 4,5% y 4% previstos para 2017, 2018 y 2019.

El Banco Mundial (BM) elevó su pronóstico de crecimiento en Argelia para 2018 y 2019, una reacción que se apoya especialmente en las nuevas medidas presupuestarias del gobierno respecto al financiamiento de la inversión.

Mucho más optimista que en estas predicciones, el Banco Mundial señala en su informe semestral sobre perspectivas económicas mundiales, publicado en Washington, que el crecimiento del PIB de Argelia debería ser del 3,6% en 2018 frente al 1% prevé en su última edición de junio de 2017, un aumento de 2,6 puntos. El BM también ajustó al alza su pronóstico de crecimiento para 2017 a 2.2% contra el 1.8% pronosticado originalmente.

Por otro lado, el crecimiento debería desacelerarse en 2019 a 2,5%, y aún más en 2020, o podría volver a solo 1,5%. El gasto de inversión y las medidas presupuestarias en la Ley de Finanzas de 2018 tienen como objetivo impulsar el crecimiento de Argelia a corto plazo, comenta el BM. Para este año, Argelia mantendrá un alto ritmo y lo hará mejor que la mayoría de los países de la región MENA, incluidos los exportadores de petróleo, donde el crecimiento se estancará.

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Para el año 2018, el Gobierno ha establecido unos Presupuestos en los que se fija el gasto en 4,584.460 millones de dinares argelinos (DA) equivalente a unos 32.746 millones de euros, una ligera reducción del 0,16% sobre el año 2016, pero que constituye una fuerte reducción en relación a los presupuestos de 2015, establecidos en 8,753.726 millones de DA, equivalentes en su momento a unos 72.413 millones de euros. En el año 2016, el déficit del sector público creció en relación al año anterior, con una cifra en torno al 16% del PIB, debido a la evolución del precio del petróleo, que llegó a niveles cercanos a los 30 dólares a principios de 2016. Desde 2017, este dato ha ido mejorando y ha bajado hasta un 9% del PIB.

Los Presupuestos de Argelia presentan un nivel de ingresos que asciende a 6,521.000 millones de dinares argelinos (aproximadamente 47.000 millones de euros), para un nivel de gasto de 8,628.000 millones de dinares (alrededor de 61.630 millones de euros). Por tanto, se genera un déficit proyectado en 2,107.000 millones de dinares, o el 9% del Producto Interior Bruto (PIB).


Ingresos

La estructura de los ingresos presupuestado en 2018 alcanza un valor de 6,521.000 millones de DA, unos 47.000 millones de euros, una considerable subida sobre los 5,635.500 millones de DA en 2017 en función de los mayores precios de la energía asumidos en este presupuesto, una subida que supera la barrera de los 60 dólares el barril y que acumula una subida de un 27% respecto a 2017 y que se espera alcance los 80$/barril. La composición se divide en : 43% de la fiscalidad petrolera, un 4% mayor que en el año 2017; un 45,7% de ingresos fiscales, un 5% menor que en 2017 y un 11% de otros ingresos.

Los impuestos representan un 20,74% del total de los ingresos presupuestarios, un 3% menos que en años anteriores, un 16% del total corresponden a los impuestos de actividades comerciales diversas (incluido el IVA sobre los productos importados), un 6% proceden de los impuestos aduaneros y los impuestos indirectos apenas tienen un porcentaje representativo en los mismos.


Gastos

Los gastos presupuestarios recogidos en la Ley de Finanzas de 2018 son 4,584.460 millones de dinares argelinos (DA) equivalentes a unos 32.746 millones de euros. Adicionalmente, hay que contemplar el presupuesto de inversión, cifrado en 1,620.000 millones de dinares argelinos a fecha de presentación del programa de inversión quinquenal 2015-2019, además de 670.000 millones en operaciones de capital:

  • Industria: 2.700 millones DA
  • Agricultura y recursos hídricos: 151.600 millones DA
  • Apoyo a la producción nacional: 13.400 millones DA
  • infraestructuras Económicas y Administración: 366.800 millones DA
  • Educación-formación: 103.060 millones DA
  • Infraestructuras socio-culturales: 60.480 millones DA
  • Apoyo a la vivienda: 287.250 millones DA
  • Diversos: 600.000 millones DA
  • Planes Comunales de Desarrollo: 35.000 millones DA
  • Operaciones de inversión en Capital: 670.000 millones DA


Los departamentos ministeriales con las mayores partidas del presupuesto en el 2018, como lo fueron en el 2017 son: Defensa nacional (25,92%), que de hecho es el único Ministerio que aumenta su presupuesto (+1%) junto con Interior (+4%); Educación Nacional (15,48% del presupuesto total); Interior y colectividades (9,28%); Sanidad (8,55%); Enseñanza superior e investigación científica (6,83%); pensiones de Moudjahidines (4,91%); Agricultura, Desarrollo rural y Pesca (4,62%) y Trabajo y empleo (3,36%).

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

 El Banco de Argelia es el encargado de gestionar la política monetaria del país. Uno de sus principales objetivos es controlar la oferta monetaria para contener la inflación. Para conseguir su objetivo, tiene a su disposición el control del crédito y el de cambios. En política crediticia, no autoriza el crédito al consumo y sólo se conceden créditos a empresas. También ha aumentado el coeficiente de caja de los bancos y ha introducido tasas adicionales para las operaciones de exportación e importación. La obligación de pagar las importaciones mediante crédito documentario o remesa documentaria tiene como objetivo un mayor control de las importaciones argelinas.

Por su parte el control del tipo de cambio mediante la “fluctuación dirigida” ha permitido una estabilidad relativa frente a las monedas de referencia, el dólar y el euro, pese a los fuertes déficits experimentados en el año 2016 y a la depreciación del dinar argelino respecto al euro. Aunque en teoría el Banco de Argelia es independiente, en la práctica existe una vinculación entre los objetivos del gobierno y las políticas aplicadas por el Banco de Argelia.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

La Ley Financiera de 2018 se basa en una estimación del precio del barril de 50-55 dólares. El presupuesto de 2018 ascendió a 8.628 mil millones de dinares, con un presupuesto de ejecución de 4,584.46 mil millones de dinares y un presupuesto de capital de 4,043.31 mil millones de dinares. Los ingresos presupuestarios son de 6.496 mil millones de dinares frente 5,635.5 mil millones para el año 2017, compuesta de 3.688 mil millones de dinares recursos ordinarios contra 3.435,4 mil millones de dinares en 2017 y 2.807,91 mil millones dinares en los impuestos del petróleo contra 2.200.1 mil millones de dinares para 2017.

En cuanto al déficit global del Tesoro, en la Ley de Finanzas de 2018  se anunciaron a casi el 9% del PIB, frente a más del 14% para el año fiscal 2016. Esta ley está contenida en el artículo 12, que prevé la introducción de un impuesto sobre el patrimonio (ISF), que según el gobierno podría recaudar 50 millones de dinares (365.000 euros). Sin duda por razones políticas (próximas elecciones presidenciales de abril 2019), a diferencia del modelo de negocio que habían sido aprobadas por el Consejo de Ministros en el pasado bajo el gobierno Sellal, lo que proporciona una ruta de presupuesto para tres años (2016-2019) limitando el gasto público, que generalmente se mantiene para el gobierno actual, con reformas estructurales diferidas. Así, la ley de 2018 propone financiar hasta el 7,9% del gasto  social  y  el  nivel  de  transferencias  sociales  se  estima  en  el  23%  del  PIB,  el  sistema  de subvenciones a los productos alimenticios básicos (azúcar, leche, cereales, aceites comestibles, etc.) además de la construcción de 1,6 millones de viviendas sociales, cuya entrega está prevista para 2019. Sin embargo, se crea un nuevo impuesto sobre la inclusión de los impuestos sobre los productos derivados del petróleo (TPP), por el cual a partir de enero de 2018 el precio de un litro de gasolina aumentará hasta 5 dinares, mientras que el precio de por litro de diésel lo hará 2 dinares, además de la creación de un impuesto del 1% sobre todas las importaciones. Estos impuestos prevén mejorar los ingresos, los cuales deberían ascender a 6.496 mil millones de dinares en 2018 frente a 5.635 en 2017, para una dotación de gastos calculados 8.628 mil millones de dinares.

El nivel de inversión, el crecimiento, el empleo y el poder adquisitivo de los argelinos depende en más del 70% del de petróleo. Como impacto final de la disminución de los ingresos Sonatrach sobre la economía real, el FMI prevé una tasa de crecimiento por debajo del 1% para 2018, con una tasa de desempleo que supera el 13%. Aproximadamente el 83% del tejido económico consiste en el pequeño comercio/servicios y el 95% de la caída industrial de pequeñas pymes PMI /no iniciados estratégicos de gestión.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex