Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

El sector agrícola o forestal se mantiene en un nivel bajo, en torno al 3%, en línea con el resto de los países de la UE. El sector manufacturero representa un 15.4% del PIB y el resto, cerca del 69% lo compone el sector servicios. A destacar la importancia del comercio y los transportes y el relativamente pequeño peso del sector financiero.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 

PIB por sectores de origen y componente del gasto 2017 2018 2019 2020
POR SECTORES DE ORIGEN (% PIB)
AGROPECUARIO 3 2 3 2
MINERÍA 1 1 1 1
MANUFACTURAS 15 15 15 14
ELECTRICIDAD, GAS Y AGUA 3 3 3 3
CONSTRUCCIÓN 7 7 6 6
COMERCIO 13 14 14 13
TRANSPORTE, ALMACENAJE Y  COMUNICACIONES 7 7 7 6
HOTELES, BARES Y RESTAURANTES 2 2 2 1
FINANZAS 4 4 5 5
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 4 4 4 4
RESTO DE LOS SERVICIOS 41 41 40 45
TOTAL 100 100 100 100
POR COMPONENTES DEL GASTO (%)
 CONSUMO 70 70 70 70
Consumo Privado 50 48 46 48
Consumo Público 20 20 22 22
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 24 24 29 31
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 77 75 68 70
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 72 72 66 70

 

Actualizado en marzo de 2021

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Estonia es un país pequeño en superficie (el 9% de la de España) y en tamaño de su economía (la de España en 2020 es 39,6 veces mayor), con una renta per capita que roza los 20.000 euros.

Estonia es un país con un potencial de crecimiento elevado, debido a que la apertura comercial del país y a la inversión internacional es de las mayores del entorno báltico y nórdico y que parte de un nivel más bajo que la media europea.

La población tiene buena formación profesional y un alto nivel educativo, y está normalmente en los primeros puestos en ciencias entre los países de la U.E. en el informe Pisa.

La crisis del coronavirus ha golpeado su economía menos que a otros países. Además, partían de una posición anterior buena en términos de défict público y de endeudamiento, con lo que tienen margen y una vez se supere la pandemia recuperarán rápidamente las cotas de bienestar. La relación bilateral va a seguir creciendo, como ha hecho todos los años antes de la pandemia.

Producto Interior Bruto. El año 2020 ha resultado menos depresivo que en otros países y venía precedido de un buen crecimiento (4,4% el año anterior). La economía estonia es una de las que más rapidamente va a empezar a superar en la Unión Europea los efectos de la pandemia. Su producto interior bruto, que en el segundo trimestre de 2020 había sufrido una caída del 5,6% respecto del mismo periodo del año anterior subió en el tercer trimestre el 3,3%, lo que permitió cerrar el el año con una caída del PIB de solo el 2,9% para 2020 en su conjunto.

La previsión de PIB en 2021 que plasmó el gobierno estonio en la Ley de Presupuestos es del 4,5% de subida, si bien en febrero de este año la Comisión Europea ha estimado que el aumento del PIB de Estonia se acercará más probablemente al 2,6% en 2021 y al 4% en 2022.

Déficit público y deuda pública. Las cuentas públicas estonias han tenido tradicionalmente un déficit bastante pequeño (por ejemplo, el 0,3% en 2019). Por efecto de la crisis en el difícil año 2020 el déficit subió al 6,6% del PIB. La Ley de Presupuestos prevé un déficit público en 2021 del 6,7% del PIB, un nivel inferior al de muchos otros países.

La deuda pública es la más baja en relación con el PIB de entre todos los países de la UE. En 2019 fue del 8,4% del PIB y en el año 2020 se ha elevado al 18,5% del PIB. Este aumento ha sido utilizado para hacer frente a la pandemia pero la deuda sigue estando en niveles muy bajos, lo que ofrece un colchón de seguridad.

La tasa de desempleo es tradicionalmente baja en Estonia, gracias a la flexibilidad de su economía a través de la válvula de la emigración. En 2019 el paro se situó en el 4,4%. El mercado laboral no se ha podido ajustar a corto plazo durante el año de la pandemia pero los efectos sobre el empleo han sido menores que en otros países. Los últimos datos de paro arrojan un desempleo del 7,7% de la población activa al cierre del año 2020, con una previsión de que siga subiendo, pero no más allá del 10% en 2021.

La inflación es también tradicionalmente baja en Estonia. En 2019 fue del 2,2%. En 2020, no obstante, la caída de la demanda ha arrastrado los precios y la inflación ha quedado en el -0,2% en tasa interanual.

Comercio exterior. Estonia exportó en 2019 bienes por un valor total de 14.385 millones de euros (M€) e importó bienes por una cuantía total de 16.096 M€, generándose un saldo negativo de 1.710 M€. Sin embargo, en 2020, como consecuencia de la caída generalizada de la demanda en los mercados internacionales, el volumen de exportaciones bajó hasta quedar en 12.956 M€, un 10% menos que el año anterior.

Las partidas de las exportaciones que mejor se han comportado en 2020 han sido material eléctrico y equipos electrónicos y de comunicaciones, que subieron el 3,9%, y la de productos minerales, sobre todo al mercado estadounidense. El crecimiento no tiene una base ancha y está concentrado en pocos sectores y destinos. El estadounidense aumentó el 2,8% en 2020, mientras que, por el contrario, las exportaciones al principal mercado de Estonia, que es Finlandia, cayeron el 6% en 2020.

Las importaciones se han recuperado en parte tras sufrir caídas en el segundo y tercer trimestres del año pasado, terminando el año 2020 en 13.675 M€, con un un déficit comercial de 719 M€ en 2020.

La balanza por cuenta corriente ha sido tradicionalmente superavitaria, gracias a las remesas y transferencias de los emigrantes (2,8% del PIB) y al turismo, pero en 2020 debido a la caída de las exportaciones se generó un déficit de 139 M€.

La deuda externa bruta pasó de 20.652 M€ en 2019 a 24.009 M€ en 2020, lo que representa una subida del 16%. El ratio de deuda externa bruta sobre PIB pasó del 74% al 90% en 2020.

Los principales mercados de exportación de Estonia en 2020 han sido Finlandia, Suecia y Letonia. Estonia exporta sobre todo equipos eléctricos, productos agrícolas y preparaciones alimenticias, madera y artículos de madera, y productos minerales. A pesar de ello, aumentaron el año pasado, como ya se ha mencionado, las exportaciones a EE.UU. y también a China, sobre todo de equipos de comunicaciones.

La mayor caída de las exportaciones en 2020 fue hacia los mercados de Dinamarca y Francia, como se podía esperar dado que el impacto de la pandemia sobre su economía ha sido significativo. Por sectores resulta interesante observar que no son precisamente los ligados al consumo final los que más bajaron sino los que dan soporte a la industria en esos países, como ha ocurrido con la caída de la exportación de esquisto bituminoso a Dinamarca y con la de equipos eléctricos a Francia.

Los principales países de importación de productos por parte de Estonia en 2020 han sido Finlandia, Alemania y Letonia. El que más ha subido ha sido Polonia, debido a importaciones de autobuses de ese país. Han caído las importaciones de Rusia y de Lituania debido a que han bajado las compras de combustible para motores por la ralentización de la actividad industrial y por la reducción de los desplazamientos en vehículos.

En cuanto al sector del turismo, ha habido en 2020 una fuerte caída como consecuencia de las restricciones fronterizas y de la desaparición de conexiones aéreas directas. Los ingresos de los operadores turísticos del país disminuyeron el 88%. Los ingresos de los establecimientos dedicados al catering cayeron el 70%. La mayoría de los turistas extranjeros que visitaron Estonia en 2020 han venido de países cercanos, como Finlandia, Letonia y Lituania, desplazándose en sus propios vehículos.

Los sectores de la producción industrial que resultaron más afectados en 2020 fueron la industria de fabricación de productos metálicos, equipos eléctricos y la madera. El volumen de producción de electricidad cayó un 1% y la producción de calor bajó el 10%. El comercio minorista aumentó en facturación el 6%, destacando subsectores como ordenadores, libros, material deportivo, juegos, juguetes, flores y plantas.

La calificación de riesgo es positiva y con perspectiva estable: Standard & Poor's: AA-
   

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2017 2018 2019 2020
PIB (Millones de € a precios corrientes) 23,60 25.658 28.027 20.721
Tasa de variación (PIB %) 4,7 3,9 4,4 -2,9
Inflación (%) 3,8 3,4 2,2 -0,4
Tasa de Paro (%) 5,8 5,4 4,4 7,6
Saldo presupuestario (% PIB) -0,4 -0,7 -0,3 -6,6%
Exportaciones 12.873 14.429 14.385 12.956
Importaciones 14.770 16.203 16.096 13.675
Balanza Comercial (millones de €) -1.897 -1.774 1.711 -719
Saldo por cuenta corriente (% PIB) 2,3 0,9 2,8 -0,5

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

La economía estonia ha sido una de las que más rapidamente ha empezado a recuperarse en la Unión Europea de los efectos de la pandemia. El año 2020 ha resultado menos depresivo que en otros países. La previsión de PIB en 2021 se ha revisado por la Comisión Europea estimando que el aumento del PIB será del 2,6% en 2021 y del 4% en 2022 y la tasa de desempleo se prevé que no vaya más allá del 10% en 2021.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

La deuda pública respecto del PIB es la más baja de entre todos los países de la UE. En 2019 fue del 8,4% del PIB y en el año 2020 se ha elevado al 18,5% del PIB. Este aumento ha sido utilizado para hacer frente a la pandemia y sigue estando en niveles muy bajos.

Las cuentas públicas estonias han tenido tradicionalmente un déficit pequeño (por ejemplo, el 0,3% en 2019). En el difícil año 2020, el déficit subió al 6,6% del PIB y la previsión que se ha plasmado en la Ley de Presupuestos de 2021 es del 6,7% del PIB.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

El acceso de Estonia a la Moneda Única Europea desde el 1 de enero de 2011 implica que la política monetaria es determinada por el Banco Central Europeo. En consecuencia, Estonia no puede adoptar ni medidas de política monetaria ni decisiones de política cambiaria de forma autónoma.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Aún no se ha podido ver el impacto que van a tener los fondos europeos de ayuda para recuperarse de la pandemia, ya que no empezarán a llegar antes de la segunda mitad del año 2021, pero Estonia posee una economía bastante liberalizada y con una fuerte tendencia a la competitividad, con lo que se prevé que van a esforzarse por atraer inversiones y capital humano hacia sectores de tecnología, y entre otros factores van a seguir apostando por mejorar el sistema educativo primario y aumentar el nivel universitario adecuándolo a las demandas y necesidades de las empresas.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura