Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

La estructura sectorial del PIB ha venido reflejando una caída del peso de la agricultura hasta el actual 12%, el mantenimiento del sector secundario, incluyendo en el mismo el sector del petróleo y la minería, la construcción y las manufacturas, en el entorno del 33% y el aumento de la actividad de servicios hasta el 55%. El sector servicios absorbe un 50% del empleo mientras que la agricultura y el sector secundario representan un 25% cada uno. 

Por componentes del gasto el consumo privado es el principal rubro, pero también relativamente elevada la parte atribuible a la Formación Bruta de Capital (15%), reflejo del esfuerzo inversor del país.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto)

2013/14

2014/15

2015/16

2016/17

POR SECTORES DE ORIGEN

AGROPECUARIO

14,7

11,2

11,19

11,7

AGRICULTURA

-

-

-

-

GANADERÍA

-

-

-

-

SILVICULTURA Y PESCA

-

-

-

-

MINERÍA Y PETRÓLEO

15,3

12,8

8,0

9,6

MANUFACTURAS

16,8

16,6

17,1

16,7

CONSTRUCCIÓN

4,8

4,8

5,4

5,7

COMERCIO

11,2

12,9

14,0

13,9

HOTELES, BARES/RESTAURANTES

2,3

1,8

-

1,9

TRANSPORTE Y COMUNICACIONES

8,2

8,2

8,6

9,1

ELECTRICIDAD Y AGUA

1,7

2,1

2,3

2,3

FINANZAS E INMOBILIARIA

13,5

14,1

15,3

15,2

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

9,6

11,2

10,2

8,9

OTROS

1,9

4,7

7,9

5,1

TOTAL

100

100

100

100

POR COMPONENTES DEL GASTO

CONSUMO

94,8

94,2

94,1

93,9

CONSUMO PRIVADO

82,8

82,4

82,0

82,0

CONSUMO PÚBLICO

12,0

11,8

12,1

11,9

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO

14,0

14.3

15,7

16,8

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

15,2

13,2

11,3

20,2

IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

24,1

21,7

21,1

30,9

Fuentes: Banco Central de Egipto, FMI y OMC

Última actualización: julio 2018

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Con la estabilización política, la economía egipcia comenzó su recuperación. Tras el 2,1% de crecimiento del PIB en 2013/14, en los años fiscales 2014/15 a 16/17 el aumento del PIB se elevó hasta el 4,2% anual , impulsado por la recuperación del sector manufacturero, la construcción y los ingresos del Canal de Suez y las remesas exteriores. En el pasado año fiscal 2017/18, a pesar de las medidas de ajuste fiscal y la política monetaria restrictiva, el consumo privado ha mantenido en buen tono y el sector exterior ha ido mejorando con lo que el crecimiento del PIB se ha elevado al 5,3 %. La IDE se ha ido incrementando notablemente colocando a Egipto en el quinto receptor mundial de inversión directa extranjera a finales de 2016. La estimación del FMI sitúa la tasa de crecimiento para 2018/19 en el 5,8%. 

Hay que destacar que la economía del país venía enfrentando retos importantes (déficit gemelos, elevada deuda pública, escasas reservas de divisas...). En este contexto, el Gobierno de El Sisi no tuvo otra alternativa que recurrir al FMI en otoño de 2016 mediante una Extended Fund Facility  (EEF) que lleva asociada un préstamo de 12.000  millones de $. Tras la visita a Egipto para la cuarta revisión de la EEF en diciembre y algunas dudas sobre la aplicación del sistema de indexación de los precios de los combustibles al precio del petróleo, finalmente subsanadas, el Board aprobó en enero de 2019 el desembolso de otros 2.000 millones de $, alcanzando el total desembolsado los 10.000 millones de $. Egipto también se está beneficiando de préstamos del Banco Mundial y Banco Africano de Desarrollo (firmados en diciembre 2015, 3.000 y 1.500 millones de $ respectivamente, a desembolsar en tres años en ambos casos), y de financiación bilateral de EAU y Arabia Saudita principalmente. 

En el ámbito de la política fiscal, hay que señalar el esfuerzo de las autoridades para reducir el elevado déficit público y deuda pública. Con el objetivo de alcanzar un déficit público por debajo del 10%, se han venido aplicando fuertes medidas de austeridad: reducción de los gastos por subsidios, fuertes subidas de los precios de la electricidad (50%) y de los combustibles, aumento de algunos impuestos (tabaco y alcohol). El año fiscal 2017/18 se cerró con déficit público de 9,8%, inferior  al de 2016/17 (11,4%). En 2016 el Parlamento egipcio aprobó la introducción del IVA. El tipo del IVA aplicado durante el primer año fue 13%, desde el 1 de julio de 2017 el tipo es 14% (en ambos casos se trata de un tipo superior a la del impuesto sobre las ventas al que sustituye,10%). Estas medidas forman parte del un programa de reformas del gobierno, en línea con las recomendaciones del FMI. La consolidación fiscal sigue siendo imprescindible, toda vez que la acumulación de elevados déficit públicos en años anteriores llevó el ratio de deuda pública/PIB hasta el 108% del PIB en 2016/17, si bien en el último año 2017/18 ha descendido hasta el 98% del PIB. En junio de 2018 el gobierno anunció nuevos recortes en los subsidios a los combustibles y a la electricidad, con el objetivo de alcanzar en  2018/19 un superávit presupuestario primario de 2% y un déficit público del 8,4%.

En otoño de 2018 se ha anunciado por el Primer Ministro  un programa de salida a bolsa (IPO) para empresas públicas. El programa incluye a 23 empresas públicas durante los próximos 24-30 meses en un intento por expandir su base de propietarios y dinamizar la Bolsa Egipcia (EGX). También se ha aprobado en el Parlamento la ley que regulará un nuevo fondo soberano egipcio. Este Fondo Egipcio se dotará inicialmente con 250 millones de Euros y pasará además a ser propietario de otros activos del sector público que le transfiera el gobierno. Podrá también recibir aportaciones de terceros países ( del Golfo Pérsico, por ejemplo), y tendrá capacidad para endeudarse e invertir tanto dentro como fuera de Egipto. 

En el ámbito de la política monetaria, la autoridad ha tenido que enfrentarse a numerosos retos en un escenario de escasez de divisas y de bajo nivel de reservas que en 2015/2016 apenas daban para cubrir tres meses de importaciones. Tras el cambio de Gobernador del Banco Central en diciembre 2015, se produjo una devaluación de la moneda en marzo 2016 (el CBE devaluó la libra egipcia un 13%, pasando de 7,73 a 8,85 libras/USD), con el objetivo mejorar la competitividad, reducir el déficit comercial y hacer frente al mercado negro al tiempo que se aliviara la escasez de dólares.Finalmente el 3 noviembre de 2016 el CBE dejó flotar la moneda al tiempo que aumentó 300 puntos básicos los tipos de interés. Esto se tradujo en una  fuerte depreciación de la libra egipcia, que cayó rápidamente hasta 18 libras/US$, cotización en la que se mantenido estable desde entonces.Las reservas han aumentado sustancialmente hasta situarse en 44.500millones de dólares (enero 2018), permitiendo financiar  8,4 meses de importaciones.

Uno de los retos a los que se enfrenta la economía egipcia actualmente es la elevada inflación. El máximo del 33% anual fué alcanzado en julio de 2017. El aumento de la inflación hasta dicha tasa estuvo causado por el recorte de los subsidios, la introducción del IVA, la subida de los precios de los combustibles y de alimentos y por la depreciación de la libra egipcia. Por ello el CBE subió los tipos de interés de referencia 700 puntos básicos desde la flotación de la moneda en noviembre 2016, situándose así en 19,25% el tipo principal de intervención del CBE, con el objetivo fundamental de evitar que se consolidaran las expectativas inflacionistas. De este modo la inflación comenzó a reducirse y en ese escenario,  a comienzos de 2018, el CBE redujo sus tipos rectores en 200 pb, quedando el tipo principal en 17,25%. A diciembre de 2018 la inflación se ha situado en el 12%, y en febrero de 2019 el BCE ha bajado nuevamente su tipo principal hasta 16,25%. El actual objetivo de inflación es que a finales de 2019 esta se sitúe en el 9%, con un margen de fluctuación del +/- 3%. El CBE está adoptando las medidas necesarias para pasar en breve a un régimen pleno de inflation targeting. 

En lo que respecta al sector exterior, la economía egipcia llegó a un déficit por cuenta corriente del 6,2% del PIB en ejercicio 2016/17. A pesar de ello, la inversión directa extranjera que había caído en picado durante los años de revolución ha mostrado a nivel global una notable recuperación, tanto en IDE como en cartera. En este impulso a la inversión recibida han influido el préstamo del FMI y las medidas de política económica para hacer frente a los retos macroeconómicos al tiempo que se mejora el clima de negocios (nueva Ley de Inversiones 72/2017 aprobada por el Parlamento y firmada por el Presidente Sisi el 1 de junio 2017). La IED neta recibida en Egipto en los años fiscales 2016/17 y 2017/18  ha sido elevada, cercana a los 8.000 millones de dólares.Además, reflejando el mejor comportamiento de la balanza comercial y el aumento de los ingresos por turismo y transferencias de emigrantes, el déficit corriente en 2017/18 mejora muy sustancialmente hasta el 2,8% del PIB.  La mejora en la confianza de los inversores internacionales sobre la economía egipcia también se refleja en el éxito de sus emisiones soberanas, tanto en la de mayo 2017, por valor de 3.000 millones de dólares, como la de febrero de 2018, por 4.000 millones de dólares y la más reciente de febrero de 2019 por otros 4.000 millones de dólares en bonos a 5, 10 y 30 años.   

Cabe señalar algunas prácticas intervencionistas respecto al tipo de cambio de la libra, utilizando a los bancos públicos  para evitar su depreciación, lo que se ha traducido en una posición más expuesta de dichos bancos al riesgo de cambio.  También se aplica desde finales de 2016 un tipo de cambio  ligeramente más apreciado que el de mercado para la importación de ciertos bienes esenciales,estratégicos o semielaborados, para suavizar su encarecimiento.

En cuanto a las agencias de rating internacionales, Moody's considera que la calificación de Egipto es B3, y el 28 de agosto de 2018 ha mejorado su perspectiva de estable a positiva.  Por su parte Fitch mantiene la clasificación de Egipto en B , habiendo mejorado su perspectiva de estable a positiva en enero de 2018. Finalmente, con fecha 11 de mayo de 2018, la agencia S&P mejoró el rating soberano a largo plazo en moneda extranjera de Egipto en un escalón, desde B- hasta B, con perspectiva estable. Estos cambios de rating y perspectiva reflejan la mejora de la situación macroeconómica y externa del país. 

El principal riesgo externo para la economía egipcia es una intensificación de la actual fase de restricción financiera global que aleje a los inversores internacionales de las economías emergentes y generalice las salidas de capital de estos países, incluido Egipto.    

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2014/15 2015/16 2016/17 2017/2018
PIB
PIB (MUSD a precios corrientes) 332.700 332.927 234.325 250.895
Tasa de variación real (%) 4,4 4,3 4,2 5,3
INFLACIÓN
Media anual (%) 10,9  10,2 23,5 20,98
Fin de período (%) 11,4  14 29,8 12,6
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) nd  nd nd  18,34
letras del Tesoro a 3 meses, promedio (%) 11,4  11,8 17,5 18,1
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (millones habitantes) 89 90,2 94,8 97,3
Población activa (millones habitantes)     30,3 31,2
% Desempleo sobre población activa 12,8 12,7 12,2 11,2
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB 11,4 12,5 10,9 9,7
DEUDA PÚBLICA
en millones dólares nd  nd nd nd
en % de PIB 88,5 96,9  103,0 92,4
EXPORTACIONES DE BIENES
en millones dólares 22.204  18.704 21728,2 25.827
tasa de variación respecto al período anterior -15% -0,159  16,1% 18,8%
IMPORTACIONES DE BIENES (cif)
en millones dólares 53.685 57.388 59003 63.103
tasa de variación respecto al período anterior   6,9 2,8 680,0%
SALDO B. COMERCIAL
en millones dólares -31.440 -38683 -37275 -37.276
en % de PIB -11,8 -11,6 -14,3 -14,5
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en millones dólares -12.143 -19831 -14394 -5.962,30
en % de PIB -3,7 -6 -6 -2,8
DEUDA EXTERNA
en millones dólares 48.100  55.800  79.000 92.600
en % de PIB 14.5 18,3 41,3 37,2
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en millones dólares -  5.000  7.300 12.000
en porcentaje de exportaciones de bs y ss -  14,4  19,4 26,3
RESERVAS INTERNACIONALES
en millones dólares 19.500 17.100 30.700 44.259
en meses de importación de bs y ss 3,5 3,1 5,5 7,9
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en millones dólares 6.371 6.932  7.916 7.720
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual nd  nd  nd 17,68
fin de período 7,42 8,15 14,72 17,83

Fuentes: Banco Central de Egipto, FMI, OMC y elaboración propia
Última actualización: febrero 2019

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

La presencia del Estado en la economía sigue siendo fuerte. En la estructura de la economía egipcia predominan las grandes empresas del sector público, lo que en ocasiones puede haber provocado cierta ineficacia en la asignación de recursos. Asimismo conviene matizar que el Ejército es un actor poderoso en las esferas política y económica (algunas estimaciones apuntan a que podría contribuir al 20% del PIB).

Por ello, Egipto podría verse favorecido por un enfoque más orientado a los mercados a la hora de aplicar la política económica. Las autoridades han reconocido este hecho, y el aumento de la participación del sector privado en la economía forma parte de la Estrategia de Desarrollo Sostenible de Egipto ("Visión de Egipto 2030"), un plan de desarrollo integral presentado en marzo de 2015 cuyo objetivo es impulsar el crecimiento del PIB y reducir gradualmente el déficit presupuestario. En el marco del programa con el FMI se explicita igualmente de modo inequívoco el papel de liderazgo del sector privado en el desempeño económico. 

Hay que señalar además que se han aprobado otras medidas de carácter estructural que contribuirán a la reducción de la burocracia y la mejora del clima de negocios, como la nueva Ley de Inversiones y la Ley de Licencias.  

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

La situación de la economía egipcia se caracteriza actualmente por la aplicación de un importante programa de reformas económicas, reflejo a su vez del Acuerdo alcanzado con el FMI a finales de 2016. Dicho Acuerdo se hizo imprescindible para resituar a la economía egipcia en una senda sostenible, tras la acumulación de importantes desequilibrios fiscales y externos con posterioridad a la Revolución de 2011. La evaluación del FMI y de los principales analistas económicos sobre la aplicación del programa es muy positiva. 

En el ejercicio 2017/2018 la economía egipcia creció un 5,3% y se espera para 2018/19 un 5,8%, e incluso tasas superiores en años posteriores. Como se observa son cifras de crecimiento elevadas, incluso en contexto de políticas restrictivas, lo que indica que el país tiene una capacidad de crecimiento potencial muy alto. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

La situación de la economía egipcia se caracteriza actualmente por la aplicación de un importante programa de reformas económicas, reflejo a su vez del Acuerdo alcanzado con el FMI a finales de 2016.

El elevado déficit público es uno de los principales desequilibrios macroeconómicos de Egipto. Como consecuencia de la aplicación de una política fiscal expansiva, el déficit fiscal viene superando el 10% del PIB desde el ejercicio fiscal 2010/11.El déficit fiscal se redujo al 10,8% del PIB en 2016/17 (desde un 12,5% en el año anterior) como consecuencia de la aplicación de diversas medidas de consolidación fiscal, y al 9,8% en 2017/18.

En general, la política fiscal aplicada por las autoridades en el período actual, de acuerdo con el programa en vigor con el FMI, tiene por objeto obtener un superavit primario y reducir considerablemente el déficit presupuestario (para que se sitúe entre el 8% y el 8,5% del PIB para 2018-2019). Este objetivo se está logrando mediante la reducción y la racionalización del gasto (por ejemplo, mediante la reducción de las subvenciones y la contención de los salarios públicos) en actividades no productivas, paralelamente al aumento del valor de la base imponible a través del fomento de las inversiones productivas y la mejora de los sistemas de recaudación de impuestos (en particular, la plena aplicación del sistema del impuesto sobre el valor añadido (IVA) en sustitución del impuesto general sobre las ventas del 10%; el IVA actual tiene un tipo del 14%).

En el capítulo de gastos, el ajuste se ha centrado sobre todo en los subsidios sobre los combustibles, que por sí solos equivalían a un 7% del PIB. El gobierno se ha comprometido a ir reduciéndolos de manera gradual con el fin de eliminarlos totalmente en 2019. Gracias al efecto de la subida de los precios de las gasolinas el coste de dichos subsidios se ha recortado en unos 7.000 M$, equivalentes al 2% del PIB.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La ley nº 88/2003 que regula el Banco Central, el sector bancario y el sistema monetario, encarga al CBE la formulación e implementación de la política monetaria, siendo la estabilidad de precios el objetivo primordial. El CBE debe lograr, a medio plazo, tasas bajas de inflación que es esencial para mantener la confianza y para sostener las tasas altas de inversión y el crecimiento económico. El respaldo del Gobierno al objetivo de la estabilidad de precios y la consolidación fiscal es muy importante para lograr este objetivo.

La política monetaria en el período actual se centra principalmente en la lucha contra la inflación, después de haberse abandonado el objetivo cambiario tras la flotación de la moneda en 2016. De ahí que el Banco Central de Egipto haya incrementado el tipo de interés 700 puntos básicos desde entonces, aunque en los primeros meses de 2018 los volvió a bajar en dos ocasiones, por un total de 200 puntos básicos, reflejando los progresos conseguidos. Actualmente se está trabajando en el banco central para instaurar un régimen de inflation targeting. 

Respecto a su aplicación, las decisiones de política monetaria son tomadas por el Comité de Política Monetaria del CBE y se implementan a través de un conjunto de instrumentos y procedimientos de la política. El CBE utiliza dos facilidades permanentes (una facilidad de préstamos a un día y una facilidad de depósito a la vista) como sus principales instrumentos de política, proporcionando los límites de una banda en la que fluctúa la tasa interbancaria. El CBE seguirá gestionando la liquidez del mercado a través de sus operaciones de mercado abierto.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

La presencia del Estado en la economía sigue siendo fuerte. En la estructura de la economía egipcia predominan las grandes empresas del sector público, lo que en ocasiones puede haber provocado cierta ineficacia en la asignación de recursos. Asimismo conviene señalar que el Ejército es un actor poderoso en las esferas política y económica (algunas estimaciones apuntan a que contribuye en más del 20% del PIB).

Por ello, Egipto podría verse favorecido por un enfoque más orientado a los mercados a la hora de aplicar la política económica. Las autoridades han reconocido este hecho, y el aumento de la participación del sector privado en la economía forma parte de la Estrategia de Desarrollo Sostenible de Egipto ("Visión de Egipto 2030"), un plan de desarrollo integral presentado en marzo de 2015 cuyo objetivo es impulsar el crecimiento del PIB y del empleo y reducir gradualmente el déficit presupuestario.

Hay que señalar además que se han aprobado otras medidas de carácter estructural que contribuirán a la reducción de la burocracia y la mejora del clima de negocios, como la nueva Ley de Inversiones y la Ley de Licencias.

El presidente Al-Sisi anunció en agosto de 2014 la intención de implementar el megaproyecto del Corredor del Canal de Suez, consistente en la ampliación del Canal y en fases posteriores en el desarrollo industrial de toda el área. Así, en la segunda fase se creará una zona económica-industrial en torno Canal de Suez; esta nueva área está delimitado por Port Said Este, Ain Sokhna e Ismailya, alberga centros logísticos  y  fábricas del sector textil, de envase y embalaje y de maquinaria entre otros siendo las dos primeras las localizaciones de los principales puertos de una Zona Económica Especial de 560 km2.

Tras la inauguración de la  ampliación del canal de Suez el  6 de agosto de 2015, el  gobierno egipcio tomó las siguientes medidas:

-       Creación de una Zona Económica Especial, dentro del marco legal ya existente.

-       El establecimiento de la “General Authority for Suez Canal Economic Zone”, organismo público que estará al cargo de todos los aspectos regulatorios, así como del desarrollo y promoción de la zona.

Asimismo, el Ministro de Turismo dio a conocer los planes de desarrollo turístico de la Costa Noroeste del Mediterráneo, una franja de 500 Km de litoral que va desde el-Alamein hasta la frontera con Libia.

El tercero de los megaproyectos es el del Triángulo de la Minería de Oro. impulsar el desarrollo de esta zona que se ha venido delimitada por la ciudad de Edfu en el Alto Egipto y las localidades de Marsa Alam y Safaga, en la costa del mar Rojo. Los planes de desarrollo contemplan la creación de nuevas comunidades con sus correspondientes zonas industriales en las que se pretende instalar fábricas de fertilizantes y de cemento, desarrollos turísticos en la costa y extracción de fosfatos, aluminio y oro.

La seguridad alimentaria se ha convertido en un objetivo de la máxima importancia para el Gobierno egipcio, en este sentido a finales de 2016, el presidente Abdel Fattah Al-Sisi inauguró un Proyecto de Recuperación de un Millón y Medio de Fedanes, cuyo objetivo es aumentar las tierras agrícolas de Egipto en un 20% fuera del Delta del Nilo.

Finalmente hay que señalar el Megaproyecto de la Nueva Capital administrativa, situada a 55 kilómetros de El Cairo y su construcción y desarrollo, cuyo coste se estima en 45.000 millones de dólares, abre oportunidades en muchos sectores.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex