Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

La economía francesa está muy basada en el sector servicios ya que en 2017 representó el 78,9% del PIB. Los servicios mercantiles suponen el 56,3% del PIB y los servicios públicos el 22,6%. La industria manufacturera ha supuesto el 14,0%, la construcción el 5,5% y la minería, agua, energía y tratamiento de residuos el 2,6%. La agricultura solo supone el 1,7% del PIB francés, aunque juega un importante papel en la sociedad francesa.

En lo que se refiere al gasto, el sector público representa el 56 % del PIB y el privado el 44%.

VALOR AÑADIDO POR SECTORES (a precios corrientes)

2014
MM€

2015
MM€

2016
MM€

2017
MM€

POR SECTORES DE ORIGEN

1.927,2

1.967,5 

1.991,3 

2.042,1 

AGROPECUARIO

33,5

35,3

32,3

34,6

INDUSTRIA MANUFACTURERA

271,4

280,8

293,1

285,8

     Minería, energía, agua y residuos             

50,4

51,4

53,3

53,5

Sector agroalimentario

42,8

43,8

45,1

45,1

Cokefacción y refino

2,3

2,6

2,7

3,5

Fabricación equipos eléctricos, electrónicos,   informáticos y maquinaria

30,5

30,5

30,9

31,6

Fabricación de material de transporte 

27,0

29,9

29,5

28,5

Fabricación de otros productos industriales

118,4

122,6

121,8

123,9

CONSTRUCCION

110,1

107,9

108,3

112,1

SERVICIOS MERCANTILES

1.072,6

1.099,9

1.117,2

1.150,0

Comercio mayorista, transportes, hoteles, bares y restaurantes.

336,9

348,6

350,1

363,6

Información y telecomunicaciones

94,4

98,0

103,2

106,9

Sector financiero

86,9

87,6

80,3

71,9

Actividades inmobiliarias

245,9

250,5

255,5

264,4

Actividades científicas y técnicas, servicios administrativos y de apoyo.

250,2

257,1

268,4

282,2

Otros servicios

58,3

58,1

60,1

61,1

SERVICIOS PUBLICOS

439,7

443,6

450,3

459,6

PIB POR COMPONENTES DEL GASTO 

2.147,6

2.194,2

2.228,9

2.291,7

CONSUMO FINAL

1.701,8

1.727,4

1.759,6

1.778,7

Consumo Privado

1.141,5

1.160,6

1.186,1

1.191,0

Consumo Público

515,7

520,9

526,7

540,1

Instituciones sin ánimo de lucro

44,6

45,9

46,8

47,6

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO

469,1

473,2

489,4

515,9

VARIACION DE STOCKS

19,1

26,7

23,3

21,7

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

620,9

651,1

652,2

707,7

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

VALOR AÑADIDO POR SECTORES ( a precios corrientes )

2014
%

2015
%

2016
%

2017
%

POR SECTORES DE ORIGEN

 

 

 

 

AGROPECUARIO

1,74

1,79

1,62

1,69

INDUSTRIA MANUFACTURERA

14,08

14,27

14,22

14,00

     Minería, energía, agua y residuos             

2,61

2,61

2,68

2,62

Sector agroalimentario

2,22

2,23

2,26

2,21

Cokefacción y refino

0,12

0,13

0,13

0,17

Fabricación equipos eléctricos, electrónicos,   informáticos y maquinaria

1,58

1,55

1,55

1,55

Fabricación de material de transporte

1,40

1,52

1,48

1,40

Fabricación de otros productos industriales

6,14

6,23

6,11

6,05

CONSTRUCCION

5,71

5,48

5,44

5,49

SERVICIOS MERCANTILES

55,65

55,91

56,11

56,31

Comercio mayorista, transportes, hoteles, bares y restaurantes.

17,48

17,72

17,58

17,81

Información y telecomunicaciones 

4,90

4,98

5,18

5,24

Sector financiero

4,51

4,45

4,03

3,52

Actividades inmobiliarias

12,76

12,73

12,83

13,81

Actividades científicas y técnicas, servicios administrativos y de apoyo.

12,98

13,07

13,46

13,81

Otros servicios

3,02

2,95

3,02

2,99

SERVICIOS PUBLICOS

22,82

22,55

22,61

22,51

PIB POR COMPONENTES DEL GASTO

%

%

%

%

CONSUMO

79,24

78,72

78,95

77,61

Consumo Privado

53,15

52,89

53,22

51,97

Consumo Público

24,01

23,74

23,63

23,57

Instituciones sin ánimo de lucro

2,08

2,09

2,10

2,08

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO

21,84

21,57

21,96

22,51

VARIACION DE STOCKS

0,85

1,19

1,05

0,95

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

28,91

29,67

29,26

30,88

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Tras la crisis, en 2017 parecía ser el año de la reactivación económica (2,3%) pero no perduró y se asiste a una moderación del crecimiento que en 2018 se cerró con un crecimiento del 1,6%.  En 2018, el consumo de las familias mantuvo un crecimiento moderado (+0,8%), tres décimas inferiores a 2017, con impacto negativo en el crecimiento. La FBCF creció un 2,9%, casi dos puntos por debajo del 4,7% de 2017. El gasto público representó un 56,0% del PIB en 2017, uno de los más elevados de la OCDE. En 2017, el déficit público ascendió a 59,5MM€, lo que supone el 2,5% del PIB, claramente por debajo del umbral del 3% exigido por el PEC. En las recomendaciones por país emitidas por la Comisión Europea en el marco del semestre europeo, Francia salió del procedimiento por déficit excesivo. Aunque en 2019, debido al incremento del gasto de 10MM€ para satisfacer algunas de las exigencias de los “chalecos amarillos”, el déficit se estima superará de nuevo el 3% del PIB de forma puntual. Las últimas previsiones del FMI para Francia no son nada halagüeñas ya que limita el crecimiento para este año al 1,3% y advierte de la inquietud que supone la fuerte deuda a medio y largo plazo.  El Sector exterior prosigue en 2018 el avance. Las exportaciones aumentaron un 3,8%, frente al 4,5% del año anterior, reflejo de una desaceleración de la zona euro, mientras que las importaciones lo hacían a su vez en la misma cuantía, 3,8%. La relativa fortaleza del sector exterior redujo ya de forma sustantiva la aportación negativa del comercio exterior francés al crecimiento en 2017 (−0,3% del PIB). El déficit de la balanza comercial es un problema recurrente de la economía francesa. En 2018, ascendió a 59,9 MM€ (FOB/FOB), aumentando un 3,7% frente al 2017, lo que representa el 2,6% del PIB.  El saldo de la balanza de servicios fue excedentario en 2018 y asciende a 28,04 MM€.  El turismo aportó 16,7 MM€ al excedente y supuso 58% del mismo, aunque registró un ligero retroceso.  En 2018 el déficit por cuenta corriente sufrió un deterioro y se situó en 16,8 MM€, lo que representa un 0,7% del PIB. El desempleo inició un proceso de disminución, con una tasa desempleo, en 2008, del 8,5% de la población activa en Francia metropolitana, (8,8% si se incluye a los territorios de ultramar).  El IPC en 2017 creció a un ritmo del 1,2%, manteniéndose a lo largo de 2018 que cerró con un aumento del 1,6%.  

Según las previsiones del Banco de Francia la economía confirma su tendencia a la reducción del crecimiento y sólo se espera un alza del 0,2% para el segundo trimestre, debido a un fuerte empeoramiento del clima de los negocios en la industria manufacturera.  Los incrementos del poder adquisitivo de las familias se han destinado al ahorro cuya tasa ya supera el 15% en vez de sostener el consumo interno único motor actual de crecimiento.

El INSSE prevé un crecimiento para 2019 del 1,3%, un aporte negativo del comercio exterior del -0,1% y una mejora del empleo con una creación neta de 240.000 puestos de trabajo reduciendo el paro al 8,3% de la población activa.  

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

2015

2016

2017

2018

PIB

PIB (M€ a precios corrientes)

2.181.100

2.228.900

2.293.100

2.350.300

Tasa de variación real (%)

1,1

1,2

2,3

1,6

Tasa de variación nominal (%)

2,2

1.6

3,6

2,3

INFLACIÓN

Media anual (%)

0,0

0,2

1,0

1,8

Fin de período (%)

0,2

0,6

1,2

1,6

TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL (Taux Directeur BCE)

Media anual (%)

0,05

0,05

0,05

0,05

Fin de período (%)

0,05

0,05

0,05

0,05

EMPLEO Y TASA DE PARO

Población (x 1.000 habitantes)

66.628 

66.991

67.200

67.400

Población activa (x 1.000 habitantes)

29.478

29.556

29.667

29.824

% Desempleo sobre población activa*

10,0

9,7

8,6

8,5

DÉFICIT PÚBLICO

% de PIB

-3,6 

-3,5

-2,8

-2,5

DEUDA PÚBLICA

en M€

2.096.900 

2.147.200 

2.218.400

2.315.300

en % de PIB

96,1 

96,3 

98,4

98,4

EXPORTACIONES DE BIENES (FOB)

en M€

446.122

443.243

463.976

493.863

% variación respecto período anterior

4,01 

-0,65 

4,68

6,44

IMPORTACIONES DE BIENES (CIF)

en M€

509.415

509.164

544.168

562.540

% variación respecto período anterior

1,80 

-0,05 

6,87

3,38

SALDO B. COMERCIAL FOB/CIF

en M€

-63.293

-65.921

-80.192

-68.677

en % de PIB

2,9

3,0

3,5

2,9

SALDO B. CUENTA CORRIENTE

en M€

-9.600

-19.747

-13.100

-16.800

en % de PIB

-0,4

-0,8

-0,6

-0,7

DEUDA EXTERNA

en M€

4.605.000

4.735.000 

4.830.000

5.104.300

en % de PIB

211,1

212,4

210,6

217,2

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA

en M€

48.600 

46.100 

 

 

RESERVAS INTERNACIONALES

Reservas oficiales de cambio en M€

142.235 

152.669 

152.503

152.706

en meses de importación de b. y s.

2,4

2,5

2,4

2,4

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

en M€

35.700

32.200

43.000

49.900

TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR

media anual

1,1096 

1,1066 

1,1345

1,1824

fin de período

1,0887 

1,0541 

1,1993

1,145

Fuente1: Aduanas, Banque de France, INSEE, OCDE *Francia metropolitana. Última actualización: Marzo 2019

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

La política económica francesa del nuevo gobierno de Edouard Philippe está orientada a la necesidad de reducir el déficit público de acuerdo al Pacto de Estabilidad presupuestaria en la UE, reactivar y liberalizar la económica y a fin de cuentas reducir el paro, que aunque ya ha empezado a disminuir ligeramente desde el cuarto trimestre de 2016, todavía está en niveles elevados. Para ello se continuara con una política de la oferta mediante la reducción de cargas de las empresas, la presión fiscal sobre las familias y liberalizando la economía.

Para alcanzar el objetivo de equilibrio del déficit público en mayo de 2022 al final del quinquenio del presidente Macron se ha previsto una reducción del gasto público de 2,3 puntos de PIB con medidas tales como la supresión de unos 120.000 puestos de funcionarios.

Los objetivos de la política económica del nuevo gobierno francés se centran en reducir los costes de las empresas para que sean más competitivas, reformar el mercado del trabajo y reducir el déficit de las cuentas públicas.

EL PROGRAMA ECONÓMICO DEL PRESIDENTE MACRON

Se centra en fomentar un “nuevo modelo de crecimiento cuyo objetivo será transformar, invertir y reducir el gasto público”.

Se articula alrededor de tres grandes ejes:

1. Un plan de inversiones de 50 MM€ en cinco años, para reactivar el crecimiento y preparar el futuro de Francia: 15MM€ destinados a la formación, 15MM€ a la transición ecológica, 5MM€ a salud, 5MM€ a la agricultura, 5 MM€ a la modernización de las administraciones públicas y 5MM€ para transportes.

2. Una política fiscal más justa que favorezca la creación de empleo y la inversión productiva con el fin de apoyar el crecimiento y la competitividad de la economía francesa y que permita incrementar el poder adquisitivo de las familias.

3. Un esfuerzo de reducción del gasto público de 60MM€ al final de su mandato presidencial, repartido de forma equilibrada entre empresas y familias.

Las medidas en el ámbito económico adelantadas en su programa electoral abarcan un amplio abanico de temas y, si bien parte de ellas se enfrentarán a una gran resistencia social, indican las líneas generales de su plan de reformas para Francia.

Se pueden agrupar en 3 capítulos:

·         Apoyo a las familias para estimular el poder adquisitivo

·         Apoyo a las empresas para favorecer el crecimiento y la competitividad

·         Reducción del gasto público

Las Reformas previstas y dirigidas a activar la economía  están contenidas en la Ley PACTE: el Plan de Acción para el Crecimiento y la Transformación de las Empresas propuesto por el ministro Le Maire, pretende facilitar el aumento del tamaño de las empresas de manera que estas sean más innovadoras y competitivas, que puedan internacionalizarse y crear nuevos empleos.

De manera resumida, el proyecto de ley PACTE propone:

o    La simplificación de los umbrales a partir de los cuales las pymes deben cumplir con determinadas obligaciones fiscales y sociales.

o    La supresión del “forfait” social que grava la participación de los trabajadores en los beneficios de las empresas.

o    El refuerzo de la función social de las empresas.

o    La agilización de los trámites para la creación de pymes y la transmisión de empresas.

o    La promoción de la contribución de los trabajadores a los planes de pensiones.

o    La simplificación de las obligaciones contables de las empresas.

o    La aproximación de la investigación pública al sector privado.

o    La facilitación de la reconversión de los empresarios.

o    El apoyo a la exportación de las pymes.

o    La protección de los sectores de actividad considerados estratégicos frente a las inversiones exteriores.

o    La apertura a la privatización de ciertas empresas con capital público: Aeropuertos de Paris, La Francaise des Jeux y Engie.

 

A todo ello debería contribuir de forma decisiva una mayor liberalización de la economía.

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Tras la fuerte mejora registrada en 2017, el crecimiento de la economía francesa, así como la de la Unión, tiende a moderase. Las previsiones macroeconómicas francesas para 2018 indican un crecimiento inferior en 7 décimas al de 2017 fijándolo en un 1,6%.

El consumo de los hogares ha disminuido -0,1% durante el segundo trimestre de 2018, tras aumentar un 0,2% durante el primer trimestre. La FBCF creció +0,8% y +0,2% a lo largo de los dos últimos trimestres. El saldo exterior a lo largo del segundo trimestre de este año contribuyó de manera negativa al crecimiento del PIB con -0,3%, tras un crecimiento nulo entre enero y marzo de 2018.

El IPC ha crecido el 2,3% entre julio de 2017 y de 2018. Ello se debe, según el Instituto Nacional de Estadística, a la aceleración de los precios de la energía y, en menor medida, del precio de los servicios.

En 2017, el déficit público se situó en el 2,6% del PIB, cumpliendo con el compromiso con la UE, tras el 3,4% en 2016 y el 3,6% en 2015. Como consecuencia del débil crecimiento, las previsiones de 2,3% de déficit para 2018, han sido modificadas al alza, situándose en el 2,6%.

La deuda pública, que representó el 96,1% del PIB en 2016 y el 96,8% en 2017, alcanzará el 96,4% del PIB en 2018, según indicó Le Maire, antes de bajar progresivamente hasta el 89,2% en 2022. Según el Instituto nacional de estadística, el valor de la deuda pública a finales del primer trimestre de 2018 fue de 2.255,3 MM €, 97,6 % del PIB.

En 2017, el saldo de la balanza por cuenta corriente representó un déficit del -1,2% del PIB.

El déficit de la balanza comercial constituye un problema recurrente de la economía francesa. A finales de junio de 2018, el déficit comercial se estableció en 17,5 MM€. Tras una mejora a finales de 2017, el saldo comercial se ha degradado desde comienzos de 2018, como consecuencia del aumento de la factura energética.

En 2017, la tasa de desempleo se redujo al 9%. Para finales de 2018, se espera que el paro baje hasta el 8,8%.

La ley de presupuestos para 2019 prevé una importante disminución del gasto público, pasando del 54,3% del PIB en 2018 al 53,4% en 2019.

Previsiones contenidas en el borrador del presupuesto para 2019

Economía francesa

2017

2018

2019

PIB total MM€

2.292

2.350

           2.420

Variación en volumen (%)

2,2

1,7

              1,7

Variación en valor (%)

2,8

2,5

              3,0

Consumo de los hogares (%)

1,0

1,1

              1,7

Inversión de las empresas (%)

5,2

4,6

              3,0

Exportaciones (%)

4,5

3,7

              3,6

Importaciones (%)

4,0

2,5

              3,1

IPC, media anual (%)

1,0

1,6

             1,3

Balanza comercial (FOB-FOB) MM€

-63,4

-65,0

          -65,0

Déficit público (%PIB)

-2,7

-2,6

            -2,8

Crecimiento del gasto público

1,4

0,0

              0,6

Gastos totales del Estado (% PIB)

55,1

54,6

            54,0

Fuente: Ministère de l’Economie des Finances

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

El gasto de las Administraciones Públicas francesas en 2017 supuso el 56,5% del PIB. Se distribuyó de la forma siguiente: 47% la Seguridad Social, 26% el Estado, 20% las Corporaciones Locales y 7% otros entes públicos. Los intereses de la deuda se elevan a 46,1 MM€.

En 2017, la deuda pública alcanzó los 2.218 MM€, el 97% del PIB, de los cuales 1709,9 MM€ corresponden al Estado, 225 MM€ a la seguridad social, 199,6 MM€ a las corporaciones locales y 12,7 MM€ a la administración central. El déficit público en 2017 fue de 59,341MM€, (75,9 MM€ en 2016), correspondiente a 2,6% del PIB. Los ingresos públicos han supuesto el 53% del PIB y los gastos el 56,5%.

Durante los últimos años de la presidencia de Hollande, el año y medio de la presidencia Macron  la política fiscal persigue dos objetivos opuestos: por una parte de deseaba reducir el déficit público que se situará en 2018 alrededor de 2,8% del PIB, en alza respecto al 2,6% de 2017 y por otra reducir la presión fiscal sobre las empresas para que éstas recuperen competitividad. Ello se ha llevado a cabo mediante un cierto ahorro en los gastos (los principales no son comprensibles, ayudas sociales salarios de los funcionarios etc.) y un cierto incremento de las retenciones obligatorias a las familias.  

El problema al que tiene que hacer frente el nuevo gobierno es el compaginar la financiación de una alta protección social como es la que aplica Francia, cuyo coste es muy elevado al nivel de cargas sociales tanto para las empresas como para los asalariados (las cotizaciones de éstos últimos superan 20% de su nómina y las de las empresas 45%) con una reducción del déficit, sin incrementar la presión fiscal considerada ya insoportable por muchos expertos, cosas que parece no se está cumpliendo al introducir nuevos impuestos a objetivo ecológico sobre el carburante y derivados de petróleo.

El nuevo ministro de las cuentas públicas ha empezado a aplicar el lema que dice que la solución no está en recaudar más, sino en gastar mejor, empezando por congelar el salario de los funcionarios.

La política económica del gobierno ha quedado plasmada en su primera declaración de política general realizada por Primer Ministro Edouard Philippe. A continuación, se exponen brevemente las medidas que se llevarán a cabo:

Ÿ  La reforma del Impuesto de Solidaridad sobre la Fortuna (ISF, impuesto sobre el patrimonio) no entrará en vigor hasta 2019. Se trasformará en el IFI (Impuesto sobre la Fortuna Inmobiliaria).

Ÿ  Se mantiene el objetivo de mantener el déficit de las cuentas públicas por debajo del 3% y se establece un objetivo de equilibrio de las cuentas públicas y de la Seguridad Social en 2020.

Ÿ  El Impuesto de Sociedades se reducirá del 33% al 25% de aquí a 2022 para aproximarse a la media europea. Los detalles se fijarán en la Ley de Finanzas de 2018 y 2019

Ÿ  Reforma del Impuesto Residencial (Taxe d’habitation): La reforma prometida durante la campaña electoral tendrá lugar de aquí a que termine el quinquenio. La entrada en vigor se producirá de manera escalonada entre 2018 y 2020.

Ÿ  Reducción de las cotizaciones sociales a partir de 2018. Ya se ha empezado a aplicar una reducción de las cotizaciones sociales (enfermedad y desempleo), compensada con un aumento de 1,7 puntos de la CSG [1].

Ÿ  Pensión mínima de jubilación: Se espera una revalorización progresiva del ASPA[2] a partir de 2018 (Subsidio global de solidaridad para las personas de más de 65 años, residentes en Francia y con recursos inferiores a 9.638,42 euros anuales). Emmanuel Macron había prometido elevar los recursos de estas personas «por encima de 900 euros mensuales», respecto a los 803,20 euros actuales

Ÿ  Personas con discapacidad: Se espera una revalorización progresiva a partir de 2018 similar a la del ASPA.

Ÿ  Prima de Actividad[3] Se espera una revalorización importante en 2018. Emmanuel Macron indicó durante la campaña que aumentaría esta prima (dedicada a las personas con pocos recursos) un 50 %.

Ÿ  Régimen de Protección Social de los Trabajadores Autónomos (RSI). Como ya anunció Emmanuel durante la campaña, este régimen será suprimido a finales de este año y los asegurados se integrarán en el régimen general.

Ÿ  Tabaco: Se espera un aumento notable del precio del paquete de cigarrillos de manera progresiva hasta alcanzar los 10 euros.

Ÿ  Una Ley de Programación Militar: se adoptará una ley a partir de 2018 por la que el presupuesto en Defensa alcanzará el 2% del PIB de aquí a 2025.  

El cumplimiento de las previsiones presupuestarias depende del crecimiento de la economía francesa, que tras el máximo alcanzado en 2017 (2,3%) parece moderase ya que solo se espera un alza del 1,6% para 2018.


[1] CSG o Cotización Social Generalizada afecta a todas las fuentes de ingresos de las familias: salarios, dividendos, intereses, rentas de alquileres, plus valías, etc.

[2] ASPA es una Ayuda de Solidaridad para las Personas Mayores y que consiste en un subsidio público que permita completar su jubilación hasta que esta alcance un mínimo de 9.638,42 euros anuales.

[3] Prima de Actividad es un subsidio que completa los ingresos de las personas que trabajan (a tiempo parcial) y que ganan menos de 1.500€ mensuales. Depende de los ingresos de la célula familiar.

 


El proyecto de presupuestos para 2019 incluye toda una serie de medidas fiscales y económicas encaminadas a incrementar la competitividad de las empresas y el poder adquisitivo de los trabajadores. Para ello el borrador del presupuesto para 2019 integra una reducción de impuestos de 19MM€ de euros para las empresas y de 6MM€ para las familias.

La problemática de éste es conciliar el descenso de la fiscalidad prevista con el control de las cuentas públicas, en un contexto de moderación del crecimiento, que podría traducirse por un incremento del déficit superior al previsto, y en dos décimas superior al de 2018.

El marco económico del presupuesto

a.- El déficit.

Con una previsión de crecimiento del 1,7% y un IPC del 1,3%, el déficit se situará en el 2,8% del PIB, dos décimas superior al de 2018. Ello es debido al impacto negativo y excepcional de la transformación del Crédito de Impuesto para la Competitividad y el Empleo (CICE)[1] en una reducción permanente de las cargas sociales de las empresas, así como la pérdida de recaudación de 6MM€ debido a los efectos de la instauración de la retención en origen del IRPF. Sin estas dos medidas el déficit hubiese sido del 1,9%. El Gobierno prevé seguir con la reducción del déficit a partir de 2020, en el que se prevé sea del 1,4% para situarse  en el  0,3% en 2022.

En valor alcanzará 97,8MM€, frente a 81,3MM€ en 2018, pero sin los impactos negativos anteriormente citados hubiese sido de tan solo 78,2MM€.

b.- La deuda pública.

Se situará en el 98,6% del PIB, nivel equivalente a la 2018 (98,7%), a pesar  de la incorporación de la deuda de la empresa pública SNCF Réseau[2]

c.- El gasto público[3]:

54% del PIB contra 54,6% en 2018. Los ingresos del Estado serán del 44,2% frente a un 45% en 2018. Los gastos del presupuesto del Estado suponen 390,9MM€

d.- Los ingresos del presupuesto del Estado se estiman en 291,4MM€

De los cuales 130,3MM€ corresponden al IVA, 70,5MM€ al IRPF, 31,5MM€ al impuesto de sociedades, 29,6MM€ a otros impuestos, 17MM€ a tasas sobre el consumo de productos energéticos y 12,5MM€ a ingresos no fiscales.

La trayectoria de reducción del déficit de las finanzas públicas debería permitir alcanzar casi el equilibrio en 2022, año de nuevas elecciones presidenciales.

Las reducciones de impuestos

a.- El incremento del poder adquisitivo de las familias.

Se concretiza a través del descenso de 6MM€ de recaudación fiscal que se repartirán de la siguiente manera:

Ø  supresión de la Tasa de Habitación[4] para 80% de las familias (-3,5MM€)

Ø   Exoneración de cotizaciones sociales sobre horas extraordinarias (-0,6MM€)

Ø  Introducción de una Flat Taxe[5] sobre las rentas financieras de los particulares    (-0,3MM€),

Ø  Reducción de la Contribución Social generalizada (CSG)[6] para los jubilados con rentas modestas,

Ø  Sustitución de las cotizaciones sociales por un incremento de la CSG5      (4,1MM€).

Aunque se incrementará la fiscalidad energética en 1,9MM€, mediante un reducción del crédito impuesto transición energética[7] (-0,9MM€) y un aumento de la fiscalidad  del tabaco (+0,4MM€).

b.- El incremento de la competitividad de las empresas.

Se plasmará a través de una reducción de las cargas sociales y de la fiscalidad mediante:

Ø  Sustitución del CICE1 por la supresión de las cotizaciones sociales (-20,4MM€)

Ø  Reducción progresiva del tipo del impuesto de sociedades del 33% al 25% (-2,4MM€) (31% en 2019)

Ø  Supresión del “forfait social”[8] para las empresas de menos de 50 trabajadores (-0,5MM€)

Ø  CICE1 (residual) (-0,5MM€)

Aunque se incrementará la fiscalidad a través del incremento del 5º pago a cuenta del IS (+1,5MM€), sobretasa excepcional sobre el IS (+0,2Mm€), alza de la fiscalidad energética (+1MM€), supresión del tipo reducido del impuesto sobre el gasoil para ciertos usuarios (+1MM€), plan de inversión sobre las competencias (+1,3MM€). 

El punto positivo de este año 2018 será el reequilibrio de las cuentas  de la Seguridad Social, que deberían presentar un excedente en 2019.

Principales medidas económicas para reajustar el presupuesto.

Para cerrar el presupuesto del Estado de 2019 con un incremento del gasto público limitado a un 0,6% del PIB, el gobierno ha anunciado varias medidas de ahorro sensibles políticamente tales como:

Ø  Casi congelació[9] de ciertas prestaciones sociales: Las ayudas a la familia y las ayudas personalizadas a la vivienda (APL)[10] solo se revalorizaran un 0.3%. Ello debería permitir un ahorro de unos 2MM€.

Ø  Las pensiones de jubilación se revalorizarán en solo el 0,3%, sin tener en cuenta el IPC, ello supondría un ahorro de 1MM€, aunque podría no ser uniforme, debido al descontento social que ello provocará sin duda.

Ø  La nueva forma de cálculo de las APL[11]permitirá un ahorro de 1,16MM€

Ø  La política de empleo participará al ahorro por un importe de 2,1Mm€, principalmente mediante la reducción de los contratos subvencionados a 130.000 en vez de los 200.000 previstos

Ø  Reducción de 1MM€ de las ayudas públicas  a las empresas[12]

Ø  Reducción neta de 4.161 puestos de puestos de trabajo en la función pública del Estado. Los ministerios más afectados serán Cuentas públicas (-1947) y Educación Nacional (-1.800).

Ø  Reducción de los créditos atribuidos al audiovisual público (una parte de los 190 millones de euros previstos durante la actual legislatura)

Ø  Reducción de 100 millones de euros de los créditos acordados a las Cámaras de Comercio e Industria. 

Evolución de las finanzas publicas

a.    El déficit

A pesar del bache de 2019 en la senda de reducción del déficit iniciada en 2014, la trayectoria de las finanzas públicas prosigue su marcha hacia el equilibrio a partir de 2020, en el que el déficit de 2019 se divide por dos (-1,4% contra -2,8% del PIB) para alcanzar en 2022 casi el equilibrio al situarse en -0,3% del PIB.

b.    El gasto público

Que culminó en 2013 al alcanzar el 56,2% del PIB, ha ido descendiendo cada año hasta situarse en el 54% en 2019 y con el objetivo de reducirse hasta el 51,8% en 2022,

c.    Los ingresos del Estado[13]

Desde un mínimo de 41,5% del PIB en 2010, alcanzaron un máximo en 2013 al llegar al 44,9%. A partir de ese momento se observan ligeras variaciones alrededor del 44,5%, cifra con la que se cerrará la legislatura en 2022. Aunque el déficit  evoluciona de forma favorable, las retenciones obligatorias parece que no se puedan reducir. 

A pesar de la críticas, tanto de la derecha, que considera que es un presupuesto que renuncia al que debería de ser el principal objetivo de todo gobierno, a saber la reducción del gasto público y la reducción del déficit, como de la izquierda que denuncia la falsa ilusión de un presupuesto en favor del poder adquisitivo que en el fondo califica de estafa, el gobierno defiende sus tres objetivos estructurales: mejorar la remuneración del trabajo, apoyar  la inversión y fomentar las medidas medioambientales.


[1] CICE: es un instrumento de fomento del empleo. Se trata de un crédito fiscal del 6% aplicable a los salarios que no superen 2,5 veces el salario mínimo (3.746,20€) que se concede a las empresas deducible sobre el impuesto de sociedades o IRPF.  Este crédito se puede movilizar descontándolo antes de su vencimiento en T+1, ante el banco público BPIfrance. Se suprimirá en 2019.

[2] La recalificación de la empresa pública SNCF Réseau encargada del mantenimiento de la red de ferrocarril en Administración Pública tuvo por efecto el transferir la deuda de unos 36MM€ de esta empresa al Estado e incrementar de dicho importe la deuda pública.

[3] Incluye el gasto del Estado, Seguridad Social y de todas corporaciones locales.

[4] Impuesto pagado por la utilización de una vivienda en favor de los municipios y que se ha empezado a suprimir paulatinamente desde 2108. El estado ha prometido compensar a éstos por la pérdida de recaudación que ello supone.

[5] Desde el 1 de enero de este año los dividendos se someterán a una "flat tax" del 30%: 12,8% de IRPF y 17,2% a título de cotizaciones sociales.

[6] La CSG o Contribución Social Generalizada es un impuesto que pagan los residentes en Francia sobre todas sus rentas (salarios, dividendos, alquileres, pensiones, etc.) destinado a financiar la protección social.

[7] El crédito impuesto transición energética es una deducción fiscal concedida bajo ciertas condiciones a las personas que invierten en efectuar trabajos de mejora energética en su hogar. En 2019 se transforme en una prima por obras.

[8] El “forfait social” es un impuesto abonado por las empresas que se aplica sobre las remuneraciones o ventajas acordadas a los empleados (primas de participación en los beneficios, productividad, presencia en los consejos de administración etc.) y que no cotizan a la seguridad social. El tipo normal es del 20%.

[9] Se espera un IPC para 2019 alrededor del 1,3%

[10] «Allocation Personnalisée pour le Logement” Es una ayuda cuyo importe global es de unos 18MM€ anuales, y que se concede a estudiantes y trabajadores de rentas reducidas. Supone varios cientos de euros mensuales.

[11] Su importe se calculará sobre las rentas del año en curso en vez de sobre las rentas de dos años anteriores (T-2)

[12] Solo supone el 0.7% del importe anual de estas ayudas que es del orden de 140MM€

[13] Son los impuestos, las tasas y las cotizaciones sociales u otras abonadas por los contribuyentes y las empresas.

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La derivada de su pertenencia a la Unión Europea y el Eurogrupo. Tendencia a la baja de los tipos de interés e intervenciones del Banco Europeo con vistas a debilitar la paridad del euro frente al dólar.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

La política estructural del gobierno francés persigue dos objetivos:

·         La reducción del déficit para alcanzar el equilibrio presupuestario al final de 2022

·         La creación de empleo mediante la liberalización de la economía.

Principales reformas previstas por el Presidente Macron:

Las principales reformas anunciadas por el nuevo gobierno son las siguientes:

Mercado del Trabajo

Antes del verano se pondrá en marcha la nueva “loi travail” que tiene por objetivo dar más flexibilidad a la economía francesa y reactivar el diálogo social. Según el gobierno es una reforma pragmática que no reduce los derechos de los trabajadores.

 

El seguro de paro

La reforma tiene por objetivo salir de una lógica de seguro, que no responde a los cambios de la economía y que indemniza de forma demasiado pasiva los trabajadores en paro, lo que produce la exclusión de muchos del mercado de trabajo. La reforma aportará nuevas seguridades individuales que permitirán cambiar de carrera y recalificarse a lo largo de la vida laboral.

 

Las jubilaciones

Cuyas orientaciones sobre la reforma se presentaran en el parlamento en la primera mitad de 2018 y que debería reducir el número de regímenes de jubilación (actualmente 37) para pasar a uno solo más fuerte y estable.

 

La educación

La reforma deberá permitir adaptar mejor las formaciones a las necesidades de la economía, dando más medios a los que los necesitan.

 

El gasto público

Hay que reducir el gasto público en 3 puntos de PIB en el quinquenio, reduciendo al mismo tiempo los impuestos de las empresas y las familias de 20MM€.

 

El impuesto sobre la fortuna

Se modificará y solo se aplicará a la fortuna “inmobiliaria”

 

La tasa sobre la vivienda.

Que es abonada a las colectividades territoriales por el uso de la vivienda, se suprimirá para un 80% de los sujetos pasivos en un plazo de 3 años.

 

Impuestos sobre el ahorro

El próximo año se introducirá una retención única liberatoria del 30% sobre las rentas del ahorro.

 

Impuestos sobre las sociedades

Durante el quinquenio presidencial se procederá a la reducción del impuesto de sociedades del 33% actual a un 25%.

 

Transferencia de las cargas sociales

Desde 2018 se transferirán las cotizaciones sociales salariales y empresariales a la seguridad social en concepto de enfermedad y paro al impuesto denominado CSG, y que afecta a todas las rentas de manera a que no sea la masa salarial el único soporte de estas cotizaciones.

 

Favorecer la inversión

Para conseguir una sociedad eficaz y justa. Se ha previsto un plan de inversión de 50 MM€ en los cinco próximos años centrado sobre todo en la prioridad que es la educación, la formación, el medio ambiente y la transición de la economía al numérico. De ellos se dedicaran 15MM€ a la formación de los parados de larga duración y a los trabajadores en exclusión, 15MM€ a la transición ecológica, 5MM€ a salud, 5MM€ a la agricultura, 5 MM€ a la modernización de las administraciones públicas y 5MM€ para transportes.

 

La estrategia consiste en favorecer el trabajo, la innovación y las transiciones, a través de la inversión y la reducción del gasto público.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex