Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Las estadísticas disponibles sobre la actividad económica muestran un absoluto predominio de las industrias extractivas, y en particular de los hidrocarburos, sobre el resto de ramas de actividad, suponiendo más de tres cuartas partes de la producción del país. Sin embargo, la producción nacional ha sufrido una caída continua y prolongada en los últimos años. De acuerdo con BP Statistical Review of World Energy, la producción de petróleo fue de 223.000 barriles diarios en 2016, de 195.000 en 2017 y de 190.000 en 2018; y de acuerdo con el OPEC Monthly Oil Market Report la producción de petróleo fue de 114.000 barriles por día en el segundo trimestre de 2019.

El resto del sector primario (agricultura, pesca y bosques, excluyendo hidrocarburos), en continuo descenso desde el inicio de la era del petróleo, está recuperando peso relativo en los últimos años, representando en 2018 el 5,1% del PIB. Guinea Ecuatorial era, en los años 60, un gran productor y exportador de cacao y café. Esta actividad es, sin embargo, a día de hoy marginal. El resto de la producción agrícola es de subsistencia, en torno a pequeñas explotaciones familiares, se centra en el cultivo de plátanos y yuca.

En cuanto al sector maderero, los recursos forestales nacionales representan el 80% de la tierra firme, siendo una fuente de ingresos fiscales y de entrada de divisas y brindando oportunidades para el desarrollo socio-económico del país.

En relación con el sector de la minería, aunque en toda la región existe un importante potencial minero en hierro, oro y otros minerales, la minería está aún sin explotar. De hecho, los únicos minerales que son explotados en la actualidad son piedra y arena natural (empleada en la construcción) y puzolana (empleada en la fabricación local de cemento).

 

En el sector secundario destaca el procesamiento de hidrocarburos. Respecto a la industria petroquímica, hay que destacar a la planta de licuefacción de gas natural, así como la planta de metanol que produce 1 millón de toneladas/año (3% del consumo mundial). El resto de la actividad del sector secundario se reduce al sector eléctrico, gas y agua, que suposo un 1,8% del PIB en 2018, y en muy pequeña medida a la industria auxiliar manufacturera, principalmente ligada a la construcción.

De acuerdo con el African Statistical Yearbook 2019, y considerando la construcción como integrante del sector servicios, este representó un 18,6% del PIB en 2018. La construcción, que supone un 3,7% del PIB, ha perdido importancia tras los recortes en inversiones del Estado en los últimos años y se encuentra actualmente casi paralizada.

La contribución al PIB de los sectores de transporte y telecomunicaciones es del 5,9% y el sector financiero, seguros y negocios inmobiliarios representan en torno al 3,3% del PIB en 2018. Es un sector poco maduro, muy concentrado en el crédito al sector construcción. Actualmente existen 5 entidades bancarias, 3 entidades de seguros y una de reaseguros operando en el país.

El papel del sector exterior es fundamental en la actividad económica, ya sea por las exportaciones de hidrocarburos (su casi única fuente de ingresos) como por sus importaciones, muy diversificadas porque el país tiene que importar la casi totalidad de los productos que necesita.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 

 

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto)

2016

2017

2018

2019

POR SECTORES DE ORIGEN (Datos en %)

 

SECTOR PRIMARIO

26

27

29

n.d.

Agricultura, Pesca y Silvicultura

2

2

2

n.d.

Industrias extractivas

23

25

27

n.d.

SECTOR SECUNDARIO

17

24

26

n.d.

Industrias manufactureras

17

24

26

n.d.

SECTOR TERCIARIO

28

27

25

n.d.

Construcción

6

5

4

n.d.

Comercio mayorista y minorista

8

8

8

n.d.

Transporte y comunicaciones

7

7

6

n.d.

Electricidad y agua

1

1

1

n.d.

Finanzas

4

4

3

n.d.

Sanidad y Obra social

1

1

1

n.d.

Educación

1

1

1

n.d.

Otros servicios

0

0

0

n.d.

Administración Pública

21

22

20

n.d.

TOTAL

100

100

100

n.d.

POR COMPONENTES DEL GASTO

 

CONSUMO

73

69

29

n.d.

Consumo público

26

23

9

n.d.

Consumo privado

48

45

20

n.d.

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO

16

12

64

n.d.

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

51

56

24

n.d.

- IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

41

37

17

n.d.

Fuente: African Statistical Yearbook 2018

Última actualización: agosto 2020

Según datos del African Statistical Yearbook, la contribución del sector secundario en el crecimiento del PIB ha sido de 8% en el año 2018, seguido del sector terciario, que ha registrado una contribución de -7% y el sector primario ha tenido una contribución de -7%. Cabe resaltar que, en el año 2018 los principales componentes que contribuyeron positivamente en el PIB fueron las actividades de refinería de productos petroleros (8%).

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Guinea Ecuatorial se encuentra inmersa en un largo periodo de recesión iniciado en 2013 y, a pesar de que los desequilibrios macroeconómicos han disminuido, según el FMI se prolongará hasta, al menos, 2024. Durante 2018 fue uno de los países del mundo que experimentó una mayor caída de su PIB (-5,7%) y en 2019 también está en el reducido grupo de países del mundo en los que se ha contraído su economía (junto con Venezuela, Argentina, Irán, Barbados, Nicaragua, Puerto Rico y Sudán), (-5,9%). La economía se contrajo un 2,8% en el cuarto trimestre de 2020 según el INEGE, mientras que la inflación se mantuvo en el 1,1%. Según el Banco Africano de Desarrollo, la contracción en 2020 fue del 6,1%, y en 2021 crecerá a una tasa del 2,6%.

Este periodo de recesión encuentra sus orígenes iniciales en una reducción de la producción de petróleo a partir de 2007 (más del 50% de caída entre 2007 y 2019) como consecuencia del agotamiento de algunos pozos de petróleo. Hay que tener en cuenta que, aunque la incorporación de nuevos pozos a partir de 2011 suavizó el descenso en la producción de crudo, se estima que esta seguirá su tendencia descendente en los próximos años. Además, esta situación se vio agravada por la profunda caída del precio del barril desde junio de 2014, que además de afectar de manera directa a los ingresos de Guinea Ecuatorial, ha redundado adicionalmente en un descenso en la producción y en la inversión privada en el sector de los hidrocarburos.

La caída de los ingresos procedentes del sector de los hidrocarburos ha reducido en gran medida los ingresos públicos, que obtienen de este sector en torno al 80% de los ingresos totales, lo que ha redundado en la necesidad de drásticas reducciones en los gastos públicos e importantes déficits públicos (que llegaron a superar el 15% del PIB en 2015). El importante ajuste presupuestario realizado en los últimos años ha supuesto que el déficit público del 2,6% del PIB registrado en 2017 se haya convertido en un superávit del 0,5% en 2018, del 1,3% en 2019, con perspectivas de continuar creciendo en los próximos años.

En cualquier caso, la deuda pública, que partía de cifras muy reducidas a principios de la década (en torno al 7% del PIB), se encuentra en niveles relativamente asumibles de un 46,2% para 2019 y estimándose que sea del 46,6% para 2020, según el FMI.

La inflación en 2019 fue del 0,9% en media anual y se espera que sea de alrededor del 1,8% hasta 2024, de acuerdo con el FMI, debido a la débil demanda interna y a la baja inflación mundial.

En la actualidad, el sector exportador depende casi exclusivamente de las exportaciones de petróleo y gas natural. Como consecuencia del declive en el valor de las exportaciones de estos productos, la balanza comercial experimentará un deterioro en su superávit. La balanza de servicios y la balanza de rentas -consecuencia de la repatriación de capitales- son deficitarias, dando lugar a un déficit por cuenta corriente del 5,7% del PIB en 2019. No obstante, el FMI ha proyectado que en los próximos años este déficit se mantenga en torno al 4% del PIB.

En cuanto a las previsiones del FMI, se estima que, debido al continuo descenso de la producción de hidrocarburos y débil crecimiento del sector no petrolero, la economía no prospere. Sin embargo, las perspectivas de crecimiento del país han mejorado con la entrada de varios proyectos de tamaño medio que, aunque no revertirán la tendencia descendente, se espera tengan un impacto significativo en la producción de hidrocarburos. Igualmente, se prevé que el sector no petrolero se recupere paulatinamente a medida que la confianza del sector privado se fortalezca, las restricciones de financiamiento se relajen y el clima de negocios mejore.

Por otro lado, a falta de un respaldo presupuestario externo, se mantendrían los déficits significativos de financiación a medio plazo, por lo que llegar a un acuerdo con el FMI se considera imprescindible. De hecho, las negociaciones que actualmente se están llevando a cabo con dicha institución se espera que terminen en un acuerdo de ayuda financiera antes de fin de año. Continúa la cuarentena de 5 días para llegar al país. Esto se suma a que cada aerolínea sólo puede hacer un viaje semanal, lo que hace que el país esté prácticamente incomunicado. Únicamente 7.800 personas llegaron al país en el último trimestre por avión.

Su aerolínea Ceiba, atraviesa grandes dificultades y no paga desde hace un año a sus trabajadores.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

2016

2017

2018

2019

PIB

 

PIB (millones de dólares a precios corrientes)

11.233

12.287

13.734

11.820

Tasa de variación real

-8,8

-5,7

-5,8

-6,1

INFLACIÓN (IPC)

 

Media anual %

1,4

0,7

1,3

1,2

Fin de período %

2,0

-0,2

2,6

4,1

TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL

 

Media anual

2,45

2,95

3,05

3,25

Fin de período

2,45

2,95

3,50

n.d.

EMPLEO Y TASA DE PARO

 

Población (x 1.000 habitantes)

1.221

1.268

1.314

1.355

Población activa (x 1.000 habitantes)

455,3

471,5

508,4

529,7

% Desempleo sobre población activa

6,2

6,7

6,3

6,4

DÉFICIT PÚBLICO

 

% de PIB

-10,9

-2,6

-0,5

1,3*

DEUDA PÚBLICA

 

en millones de dólares

2.086,50

2.496,60

3.030,30

5.460,8*

en % de PIB

43,4

38,0

43

46,2*

EXPORTACIONES DE BIENES

 

en millones de dólares

5.680

5.871

5.745

4.380

tasa de variación respecto al período anterior %

-4,6

-13,9

-6,5

-23,8

IMPORTACIONES DE BIENES

 

en millones de dólares

2.911

2.876

2.857

1.924

tasa de variación respecto al período anterior %

10,3

-6,1

-6,2

-32,6

SALDO B. COMERCIAL

 

en millones de dólares

2.770

2.994

2.888

2456

en % de PIB

25,9

26,3

24,7

20,7

SALDO B. CUENTA CORRIENTE

 

en millones de dólares

-1.457

-764

-686

-690

en % de PIB

-12,9

-5,7

-3,6

-5,8

DEUDA EXTERNA

 

en millones de dólares

1.160,90

1.385,40

1.395,20

1.323,84

en % de PIB

10,8

12,1

11,9

11,2

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA

 

en millones de dólares

328,9

405,5

453,2

508,2

en porcentaje de exportaciones de bienes y servicios

5,8

3,3

3,3

4,3

RESERVAS INTERNACIONALES

 

en millones de dólares

62

46

49

n.d.

en meses de importación de bienes y servicios

<1mes

<1mes

<1mes

n.d.

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

 

en millones de euros

54

304

396

n.d.

TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR

 

media anual

592

585

556

585

fin de período

622

558

563

588

Fuentes: FMI, ONU, UNCTAD, BAfD, BM, BEAC, The Economist Intelligence Unit, Oanda.

Última actualización: agosto 2020  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Dada la difícil situación económica que atraviesa el país, el gobierno está tomando medidas para reducir el desequilibrio presupuestario e implementando algunas reformas estructurales con la supervisión del FMI (que en 2018 aprobó un programa transitorio de supervisión técnica). Los principales objetivos de su programa económico son reducir los desequilibrios macroeconómicos y fomentar la diversificación económica. Su estrategia de consolidación fiscal se basa principalmente en los recortes en las inversiones, la reducción de subsidios, abordar las deficiencias críticas de la gestión financiera pública y el aumento de los ingresos fiscales no relacionados con los hidrocarburos.

El programa también contempla medidas para mejorar el clima de negocios y fomentar la diversificación económica y pretende sentar las bases para mejorar la gobernanza y la transparencia en la administración pública y el sector de hidrocarburos. En este sentido, el gobierno está en proceso de actualizar su estrategia de desarrollo (Horizonte 2020) para fortalecer la diversificación económica y se están modificando aquellos elementos de la legislación de inversión que desalientan la inversión.

Sin embargo, pretendida diversificación económica se prevé muy difícil, pues existen grandes dificultades en el entorno de negocios que afectan gravemente a las empresas que quieren establecerse. El país fue clasificado en 2019 en la posición 176 de un total de 180 países en el Corruption Perception Index de Transparencia Internacional. Asimismo, los indicadores de gobernanza del Banco Mundial reflejan que el control de la corrupción es prácticamente inexistente. Es sabido que la falta de protección de los derechos de propiedad, los trámites burocráticos y la corrupción afectan muy negativamente a las decisiones de inversión.

No obstante, como ya se ha mencionado, el acuerdo aprobado por el Directorio Ejecutivo del FMI bajo el SAF supone un hecho indudablemente positivo. El principal objetivo de las autoridades es: (i) preservar la estabilidad macroeconómica y financiera; (ii) mejorar la gobernanza y combatir la corrupción; (iii) apoyar el desarrollo del capital humano y mejorar la protección social; y (iv) promover la diversificación económica.

Concretamente, las autoridades declararon que el aumento de la transparencia, la mejora de la gobernanza y la lucha contra la corrupción son fundamentales para mejorar los resultados socioeconómicos. Según el FMI, se debe dar prioridad a fortalecer el marco anticorrupción, fomentar la transparencia del sector de hidrocarburos, continuar mejorando la gestión financiera pública (GFP) y fortalecer el marco jurídico y el marco ALD/CFT.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

El FMI estima que la economía de Guinea Ecuatorial se contraerá, en términos reales, durante los próximos años. De hecho, estima que la caída del PIB en 2020 sea del 1,9%, que crezca un 1% en 2021, y que continúe cayendo durante 2022 (-4,7%), 2023 (-1,2%) y 2024 (-1,4%).

Esta caída del PIB se deberá exclusivamente al comportamiento del sector de los hidrocarburos, que se contraería a una media del 6,5% anual hasta 2024, puesto que el sector no petrolero crecería a una tasa de aproximadamente el 2% anual en el mismo período.

La inflación seguirá siendo moderada, puesto que se espera que los precios al consumo crezcan en una media anual de alrededor del 1,8% en los próximos 5 años.

El déficit por cuenta corriente se espera que crezca en los próximos años, fundamentalmente por la disminución en los ingresos por las exportaciones de hidrocarburos, manteniéndose en 5,7% del PIB en 2019 y 2020, pasando al 3,8% en 2021 y al 4,1% en 2022. Esto provocará un aumento de la deuda pública externa que en 2020 se espera que sea del 13% del PIB, llegando hasta más del 16% en 2022.

Todo ello se traducirá en que las reservas de divisas se mantendrán en niveles peligrosamente bajos durante los próximos años si no acuerda un programa de ayuda financiera con el FMI y se aplican rigurosamente las recomendaciones de las instituciones financieras internacionales.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

La política fiscal de Guinea Ecuatorial se vio gravemente afectada por la brusca caída en los ingresos públicos derivada de la bajada en el precio del barril de petróleo a partir de junio de 2014. Como consecuencia de esta reducción en los ingresos y por el elevado y descontrolado gasto público (la ejecución del gasto de capital en los últimos seis años excedió el gasto presupuestado en un promedio del 20%) se registraron déficits públicos muy elevados, aunque desde 2018 se ha encauzado la situación y se han empezado a registrar modestos superávits.

En el panorama fiscal los ingresos tributarios siguen disminuyendo constantemente y se ha obtenido una tasa de recaudación fiscal del 5,9%. Hay que destacar que el impuesto de sociedades del sector petrolero representa la mayor contribución en la recaudación fiscal (43%), aunque su reducción a lo largo de estos últimos años ha sido considerable. Consciente de ello, el gobierno está tratando de aumentar la presión fiscal con diversas medidas de tipo recaudatorio. En cualquier caso, el volumen de deuda pública en la actualidad es moderado, situándose en 2019 en el 37,4 por ciento del PIB según el FMI (hay que tener en cuenta que se partía de niveles muy bajos, de apenas el 6,3% en 2013).

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La política monetaria de Guinea Ecuatorial es, junto a la de Camerún, Congo, Chad, Gabón y República Centroafricana, competencia del banco central regional Banque des Etats de l'Afrique Centrale (BEAC), que mantiene un tipo de cambio fijo entre el franco CFA y el euro. Por ello, su estrategia monetaria depende directamente de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE).

Tras tres años manteniéndose al 4%, en 2013, debido a la caída del ritmo de crecimiento económico del conjunto de la región, el BEAC empezó a reducir su tipo de interés de intervención a finales de 2015 para situarlo en el 2,45%. Sin embargo, en los últimos dos años el BEAC ha realizado dos subidas del tipo de interés; en primer lugar subió el tipo de interés al 2,95% a principios de 2017, y a finales de 2018 se realizó otra revisión del tipo al alza, subiéndose al 3,50%. Estas decisiones de subir los tipos de interés buscan fortalecer la recuperación del volumen de reservas de divisas en la zona CEMAC que han llegado a ser preocupantemente bajas. El BEAC ha reducido el tipo de interés en 25 puntos básicos, hasta el 3,25%.

Como se ha señalado, Guinea Ecuatorial pertenece a la unión monetaria del franco CFA, por lo que las reservas internacionales se encuentran agrupadas en el BEAC, en el que cada uno de los países miembros contribuye con sus divisas. Cuando alguno de sus miembros experimenta problemas, ya sea por una política fiscal insostenible o por un shock externo opera el principio de solidaridad, lo que plantea el problema de dar lugar ocasionalmente a la aparición de ‘’free riders". En los últimos años, Guinea Ecuatorial se ha beneficiado del principio de solidaridad puesto que su aportación de reservas ha sido deficitaria; sin embargo, esta condición solo puede ser temporal por lo debe, en el corto plazo, tomar medidas correctivas para garantizar el restablecimiento de su justa contribución a las reservas comunes.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Por otro lado, en mayo de 2018 el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un Programa Monitoreado por el Personal Técnico (PMP) para el periodo enero-julio de 2018 que se ha prorrogado tácitamente hasta la fecha. Se trata de un acuerdo entre las autoridades del país y el personal técnico del Fondo para monitorear la implementación del programa económico de las autoridades. 

El programa ha tenido como objetivo reducir el déficit fiscal, aumentar los ingresos no petroleros y abordar las debilidades críticas de la gestión financiera pública, al tiempo que se protege el gasto social. El PMP ha contemplado también medidas para mejorar el clima de negocios y fomentar la diversificación económica, además de sentar las bases para la mejora de la gobernanza y la transparencia en la administración pública y en el sector de los hidrocarburos. Asimismo, pretende ayudar a construir un historial adecuado de desempeño para la concesión de un posible programa respaldado financieramente por el fondo para este año. 

En octubre de 2019 el FMI manifestó que las autoridades han cumplido con los objetivos cuantitativos fiscales y monetarios establecidos en dicho PMP y en cuanto a las reformas estructurales, las autoridades han avanzado, aunque algunas medidas acordadas se implementaron con retraso o continúan en curso. En este sentido, el Parlamento ratificó la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción y el gobierno contrató empresas reconocidas internacionalmente para auditar las empresas públicas de petroleo (GEPetrol) y gas (Sonagas). así como para realizar una auditoría de los atrasos internos. El trabajo para presentar una solicitud para ser miembro de la Iniciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI) ha avanzado y se espera que se produzca antes de final de año.

Asimismo, el FMI ha preparado un informe de diagnóstico de gobernanza, que proporcionará la base para una estrategia para fomentar la buena gobernanza que las autoridades implementarían en los próximos años y el gobierno también han tomado varias medidas para mejorar el clima empresarial y apoyar la diversificación económica. En este contexto, se está reprogramando su estrategia de desarrollo a largo plazo sobre la base de las conclusiones de la Tercera Conferencia Económica Nacional celebrada en mayo de 2019.

Por otro lado, el FMI considera que, aunque los desequilibrios macroeconómicos han disminuido, restablecer el crecimiento sigue siendo un reto importante. La actividad económica continúa contrayéndose debido a una menor producción de petróleo y se estima que el sector no petrolero está experimentando un crecimiento modesto debido a la débil confianza del sector privado y el bajo crecimiento crediticio.

Existe acuerdo de que mantener la estabilidad macroeconómica y financiera es esencial para fortalecer los equilibrios fiscales y adoptar un plan creíble para pagar los atrasos de la deuda interna. Asimismo, existe acuerdo sobre la necesidad de cambiar la composición de los gastos en favor de un mayor gasto social para fomentar el crecimiento económico inclusivo y mitigar los efectos del ajuste macroeconómico en los grupos de bajos ingresos, así como de la necesidad de reformas para estimular el crecimiento del sector no-petrolero, aumentar la transparencia y mejorar los marcos de gobernanza y anticorrupción.

En este contexto, se prevé que el FMI aprobará antes de final de año un programa trienal de ayuda financiera con el objetivo general de apoyar la recuperación de la actividad económica y fomentar un crecimiento económico inclusivo sostenible. El programa buscaría mantener la estabilidad macroeconómica al tiempo que promover la protección social, fortalecer el sector bancario, favorecer la diversificación económica, fomentar la buena gobernanza y la transparencia, y apoyar la lucha contra la corrupción. Dicho programa facilitaría la implementación de la política económica, reforzaría la confianza de los inversores, catalizaría los recursos de otras instituciones multilaterales y contribuiría a la estrategia de la CEMAC. El programa también facilitaría la adopción de reformas para abordar diversos problemas estructurales que enfrenta el país.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex