Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

En Honduras el sector primario representa el 14,2% del Valor Añadido Bruto (VAB) de la economía y se caracteriza por una baja productividad. Según estudios del Banco Mundial, la mayoría de los hondureños que viven en el umbral de la pobreza lo hacen en zonas rurales y dependen de la agricultura para subsistir. La industria representa el 23,3% del PIB y los servicios un 62,5%. El sector servicios es especialmente ineficiente y con bajos niveles de formación. Las políticas de defensa de la competencia son casi inexistentes y el mercado, en general, es pequeño. En los últimos diez años esta estructura se ha mantenido relativamente estable, apreciándose un ligero descenso del sector industrial a favor del sector terciario.  

La actividad del sector industrial se centra en productos de bajo valor añadido, correspondiendo la mayor participación a las manufacturas, procedentes principalmente de la maquila (18% del VAB).

En el sector servicios destacan los Servicios Financieros (20,9%), Transporte y Comunicaciones (14,5%)  y el Comercio, Hostelería y Servicios de Reparaciones (9,2%). La Administración Pública, incluyendo Defensa y Planes de Seguridad Social obligatoria tiene una participación del 5,3% en el VAB.

Por el lado del gasto, el Consumo Final de la economía hondureña representa el 93,4% del Producto Interior Bruto (PIB) y la Formación Bruta de Capital Fijo el 16,7% por lo que la Demanda Interna supone el 110,1% del PIB, mientras que la aportación de la Demanda Exterior Final al PIB del país es negativa.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD Y POR COMPONENTES DEL GASTO (%)201720182019  2020
POR SECTORES DE ORIGEN
AGROPECUARIO12,912,211,814,2 
AGRICULTURA10,39,99,811,5 
GANADERÍA1,91,51,31,8 
SILVICULTURA Y PESCA0,70,80,70,9 
INDUSTRIAL26,126,430,123,3 
MINERÍA0,70,70,60,2 
MANUFACTURAS17,116,818,118,0 
CONSTRUCCIÓN5,86,26,92,3 
ELECTRICIDAD Y AGUA2,62,74,52,8 
SERVICIOS61,061,458,162,5 
TRANSPORTE, COMUNICACIONES Y ALMACENAMIENTO6,96,77,814,5 
COMERCIO16,716,916,19,2 
FINANZAS6,66,46,820,9 
INMOBILIARIO9,49,47,83,9 
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA5,45,66,05,3 
OTROS SERVICIOS16,016,413,68,7 
TOTAL100,0100,0100,0100,0
POR COMPONENTES DEL GASTO
CONSUMO91,592,989,593,4 
Consumo Privado77,779,177,079,3 
Consumo Público13,813,812,514,1 
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO23,824,222,416,7 
FBCF23,123,322,216,1 
Var. existencias0,70,90,20,6 
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS43,642,540,247,3 
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS58,859,756,356,9 
DISCREPANCIA ESTADÍSTICA0,00,00,00,0
TOTAL100,0100,0100,0100,0
Fuente: Banco Central de Honduras
Ultima actualización: junio 2021

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

En 2020 el PIB real se contrajo en 9% de forma interanual (crecimiento 2,7% en 2019), por la crisis sanitaria a nivel nacional e internacional que conllevó la suspensión temporal de la mayor parte de la actividad productiva en el segundo trimestre del año. El paso de dos huracanes en el mes de noviembre provocó cuantiosos daños en el sector primario y en infraestructuras productivas. En el primer trimestre de 2021 el PIB creció 13,3% interanual, derivado de una recuperación en la mayoría de las actividades productivas. El FMI prevé un crecimiento del 5,5% en 2021 y del 4,2% en 2022. 

El 15 de julio de 2019, el Directorio Ejecutivo del FMI aprobó la concesión de una facilidad crediticia combinada de un Acuerdo Stand-By y una Facilidad de Crédito Standby de 24 meses para Honduras, por un monto aproximado de 323 M$ (90% de la cuota de Honduras en el FMI), en apoyo del programa económico del gobierno. Se han realizado cuatro revisiones del Acuerdo en las que se ha ampliado la facilidad financiera y la duración del Acuerdo. [1]  

La inflación [2] permanece controlada, como resultado de la política monetaria restrictiva que viene aplicando el Banco Central de Honduras. La variación interanual del IPC se situó en 2020 en 4,01% (4,08% en 2019), convergiendo al punto medio del rango de tolerancia de 4.0% ±1.0 pp establecido en el Programa Monetario del BCH.

La política monetaria tiene como objetivo prioritario el control de la inflación. En 2020, el BCH redujo progresivamente la tasa de política monetaria en un total acumulado de 250 pb en el año, desde el 5,5% en enero hasta el 3% a partir del 27 de noviembre. Al final de 2020 las reservas internacionales netas alcanzaron 8.148,8 millones de dólares (incremento anual de 2.339,3 millones de dólares, explicado en parte por la dinámica de los desembolsos externos recibidos), permitiendo una cobertura de 8,8 meses de importaciones de bienes y servicios superando lo previsto en la Revisión del Programa Monetario 2020-21 (cobertura igual o mayor a 6 meses) .

El Banco Central utiliza el Sistema Electrónico de Negociación de Divisas (subastas electrónicas) como mecanismo para fijar el tipo de cambio[3]. El tipo de cambio medio respecto al dólar estadounidense se había mantenido fijo en 19,03 lempiras por dólar desde 2005 hasta 2011. Siguiendo las recomendaciones del FMI, en julio de 2011 el Banco Central puso en marcha un sistema de flotación sucia dentro de bandas del 7% que amplió a mediados de 2013. Esto, unido a la fortaleza del dólar, produjo la depreciación y ajuste paulatino del valor de la moneda. En 2020 el tipo de cambio nominal registró una apreciación interanual de 2,11%, situándose la tasa de cambio a final de diciembre de 2020 en 24,11 lempiras por dólar

Las cifras oficiales de desempleo publicadas por el INE lo sitúan en 2020 en el 10,9% [4] de la población económicamente activa. La tasa de desempleo es mayor en zonas urbanas (11,2%) que en zonas rurales (10,5%) debido a la intensa migración del campo a la ciudad y la escasa capacidad del mercado para absorber toda esa fuerza laboral [5]. Sin embargo, estos datos no muestran la realidad del país, ya que se estima que existe una tasa de subempleo (personas que desearían trabajar más o aquellas que trabajan la jornada completa pero reciben un salario inferior al salario mínimo) superior al 50% de la población activa.

En materia de déficit público [6], gracias al proceso de reforma fiscal adoptado entre los años 2013-2016, iniciado con la aprobación de la Ley de Ordenamiento de las Finanzas Públicas, Control de las Exoneraciones y Medidas Antievasión, y que prosiguió con la aprobación de reglas fiscales (Ley de Responsabilidad Fiscal en 2016, que establece un límite del déficit del sector público no financiero del 1% del PIB) , el desempeño fiscal ha tenido una mejora notable, pasando de un déficit fiscal de 7,9% en 2013 a superávit equivalente a 0,7% del PIB en 2019. En 2020, se registró un déficit fiscal  equivalente al 7,1% del PIB. Este nivel de déficit que supera ampliamente el 1% del PIB se encuentra amparado en las excepciones del art. 4 de la Ley de Responsabilidad Fiscal, que identifica a una emergencia nacional que pueda afectar seriamente a la economía nacional, como una de las causas de excepción a la ley.   

El endeudamiento público [7] mantiene una tendencia creciente. Según los datos de la Secretaría de Finanzas, al cierre de 2020 el saldo de la deuda total del Gobierno Central de Honduras alcanzó 14.298 M$, equivalente al 59,5% del PIB. La deuda externa de la administración central (8.195 M$) representa el 57,3% del total adeudado por el Gobierno Central y equivale al 34,1% del PIB, representando la deuda interna (6.103 M$) el 42,7% restante, equivalente al 25,4% del PIB. El servicio de la deuda pública externa pagado durante 2020 ascendió a 1.006,7 M$. Las agencias calificadoras de riesgos Moody´s y Standard & Poor´s han mantenido invariable su valoración respecto a la percepción de riesgo en Honduras (Moody´s B1/estable y S&P BB-/estable).

La balanza por cuenta corriente [8], que se caracteriza por una fuerte dependencia del precio de las materias primas en los mercados internacionales y de las remesas de emigrantes, presentó en 2020 un superávit de 694,1 M$, equivalente al 2,7% del PIB, frente al déficit de 596,4 millones de dólares en 2019. Este resultado refleja la disminución de 1.907,3 M$ en las importaciones de bienes y servicios, compensado parcialmente por la caída de las exportaciones, especialmente de bienes para la transformación, así como por los menores déficits de la balanza de servicios y renta, mientras que la balanza de transferencias aumentó el superávit en 2020, y las cuentas de capital y financiera registraron entradas netas por 550,9 M$ y 789,4 M$ respectivamente. La balanza de bienes registró un déficit de 2.557,9 M$. Las remesas de emigrantes [9] son la principal fuente de divisas del país por encima de exportaciones como el café, los productos de la maquila o el camarón, y han venido creciendo fuertemente en los últimos años (representan el 23,4% del PIB del país en 2020). Las remesas proceden principalmente de los emigrantes en Estados Unidos (80,3% del total, seguido de España con un 7,8%) donde poco más de 1 millón de hondureños viven legal o ilegalmente. En 2020 Honduras recibió 5.573,1 M$ en concepto de remesas lo que supuso un incremento del 1,5% respecto a 2019. 

El volumen de Inversión Extranjera Directa en Honduras es todavía moderado y las cifras anuales son muy variables, dependiendo de operaciones puntuales de inversión. El principal país inversor es Estados Unidos, seguido de Colombia, Guatemala y Panamá. En 2020 la IED alcanzó 418,6 M$. Los principales sectores de destino de la inversión extranjera son las manufacturas (maquila), seguido de servicios, transporte y telecomunicaciones, y electricidad. 


[1] El 15 de julio de 2019 el Directorio Ejecutivo del FMI aprobó un Acuerdo Stand-By y una Facilidad de Crédito Standby de 24 meses, por un monto conjunto aproximado de 323 M$, en apoyo del programa económico del gobierno, que tiene como objetivo mantener la estabilidad macroeconómica mediante reformas para garantizar la sostenibilidad de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), que acumula un elevado déficit, y crear el espacio fiscal necesario para la inversión y el gasto social, manteniendo la estabilidad fiscal. De esta facilidad financiera, el 31 de marzo de 2020 el FMI realizó un desembolso de 143 M$  al gobierno de Honduras para combatir la pandemia de Covid-19, en el contexto de una mayor necesidad de asistencia sanitaria y de gasto social. El 1 de junio de 2020, el Directorio Ejecutivo concluyó la segunda revisión del acuerdo  y aprobó un aumento en el nivel de acceso  bajo el SBA y el FCS por aproximadamente 234 M$ llevando el acceso total bajo el SBA y el FCS a aproximadamente 557 M$ (155% de la cuota de Honduras en el FMI). El 14 de diciembre de 2020, al concluir la tercera revisión, el Directorio Ejecutivo aprobó la extensión del SBA y FCS en cuatro meses hasta el 14 de noviembre de 2021, y acordó el desembolso inmediato de 90 M$ para cubrir las necesidades de balanza de pagos y financiamiento del presupuesto derivadas de la pandemia y de las tormentas tropicales, incluidos los mayores gastos en salud y beneficios sociales. El 6 de mayo de 2021, concluyó la cuarta revisión del Acuerdo Stand-By destacando los escasos avances de la ENEE y de las reformas del sector eléctrico. El déficit acumulado de la ENEE a mayo de 2021 asciende a 2.602 M$. El FMI y Honduras han llegado a un acuerdo a nivel de personal técnico (sujeto a aprobación por el Directorio Ejecutivo en junio) para aumentar el nivel de acceso en 215 M$, llevando el acceso total hasta 769 M$.

[2] Índice de precios al consumidor. Base diciembre 1999=100. Índice de precios al consumidor serie mensual. Promedio de 12 meses. Fuente: Banco Central de Honduras. https://www.bch.hn/memoria_anual.php 

[3] Precio Promedio del Dólar; Serie Mensual. Fuente: Banco Central de Honduras. https://www.bch.hn/tipo_de_cambiom.php

[4] Tasa de Desempleo Abierto (TDA). Fuente: “Instituto Nacional de Estadística” (INE). https://www.ine.gob.hn/index.php/sen.html

[5] Mercado laboral. Fuente: “Instituto Nacional de Estadística” (INE). https://www.ine.gob.hn/index.php/sen.html

[6] Sector Fiscal. Memoria 2020. Fuente: Banco Central de Honduras.  https://www.bch.hn/memoria_anual.php

[7] 2019: Informe de la Deuda Pública del Gobierno Central al IV Trimestre. Secretaría de Finanzas. http://www.sefin.gob.hn/informes/ 

[8] Balanza de Pagos. Memoria 2020. Fuente: Banco Central de Honduras. https://www.bch.hn/memoria_anual.php 

[9] “Resultados encuesta semestral de remesas familiares. Fuente: BCH. Subgerencia de Estudios Económicos, Departamento de Estadísticas Económicas. https://www.bch.hn/memoria_anual.php

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS2017201820192020
PIB
PIB (MUSD a precios corrientes)23.12323.98725.50424.294
Tasa de variación real (%)4,83,72,7-9,0
Tasa de variación nominal (%)9,25,65,1-9,5 
INFLACIÓN
Media anual (%)3,94,24,084,01 
Fin de período (%)4,74,74,084,01 
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)5,505,505,505,50
Fin de período (%)5,505,505,503,00
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes)8.7219.0239.1339.362
Población activa (x 1.000 habitantes)4.0934.4974.6274.122
% Desempleo sobre población activa8,99,59,810,9
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB2,72,1+0,77,1
DEUDA PÚBLICA
en M USD10.92411.47412.14914.298
en % de PIB47,748,549,759,5
EXPORTACIONES DE BIENES (BP)
en MUSD8.6758.6698.715 7.683
% variación respecto a período anterior9,30,31,5-23,9
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en MUSD11.32312.20012.14810.241
% variación respecto a período anterior7,27,7-2,5-15,7
SALDO B. COMERCIAL
en MUSD-2.648-3.530-3.139-2.558
en % de PIB-11,6-14,7-12,3-10,5
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en MUSD-380-1.581-596694
en % de PIB-1,7-6,5-2,42,9
DEUDA EXTERNA TOTAL
en MUSD8.6009.0189.51710.849
en % de PIB37,437,338,944,6
SERVICIO DE LA DEUDA PUBLICA EXTERNA
en MUSD4284865841.006
en % de exportaciones de b. y s.1,91,36,7 11,9
RESERVAS INTERNACIONALES
en MUSD4.7864.8535.8098.148
en meses de importación de b. y s.5,04,76,18,8
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en MUSD/M€1.1751.225498418
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual23,4824,0524,4324,11
fin de período23,5824,0524,5024,11
Fuente: Banco Central Honduras, Secretaría de Finanzas Gobierno Honduras, Instituto Nacional de Estadística Honduras, Fondo Monetario Internacional
Ultima revisión: junio 2021. 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Los objetivos de política económica del Gobierno de Honduras se centran en tratar de mantener la estabilidad macroeconómica, controlar el déficit público y encontrar fuentes de financiación para cubrir las necesidades de infraestructura del país: 

   • Una política fiscal restrictiva enfocada en la consolidación fiscal. Esta política contribuirá a la reducción gradual del déficit global del Sector Público No Financiero, de manera que no podrá ser mayor a 1% del PIB para el año, conforme al techo establecido en la Ley de Responsabilidad Fiscal.

   • La política monetaria seguirá manteniendo el objetivo de control de la inflación, al tiempo que se evite una depreciación brusca del lempira. Ello unido a una flexibilización y reforma de los mercados financieros que espera mejorar el acceso al crédito.

   • Por otro lado, se están haciendo esfuerzos para atraer la inversión externa hacia el país, buscando en el sector privado la financiación necesaria para el desarrollo.

Un elemento central del programa es fortalecer a las empresas públicas con el objetivo de apoyar el crecimiento y proteger las finanzas públicas. En este sentido el gobierno está analizando los distintos planes de reforma que, en algunos casos, pueden incluir la privatización parcial de algunas estatales. En el caso de la Empresa Nacional de la Energía Eléctrica (ENEE) el Gobierno considera necesario un reajuste de la política de subsidios y de las tarifas, pero el objetivo es la modernización del sector eléctrico para poder competir en el mercado regional de venta de electricidad contemplado en el Sistema de Interconexión Eléctrica para América Central. Por el momento, el Gobierno ha puesto en marcha un ambicioso proyecto para dividir los activos de la empresa pública y generar la base normativa que permita la concesión de los servicios de alumbrado público, distribución y transmisión a través de acuerdos de participación público privada. En cuanto a Hondutel (empresa estatal de telecomunicaciones) ante la situación de déficit de la empresa, el Gobierno decidió intervenir la entidad y el objetivo es privatizar la compañía mediante su venta a operadores internacionales.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Previsiones macroeconómicas: 

El FMI proyecta que la economía hondureña crecerá un 4,5% en 2021. Por su parte el Banco Central de Honduras prevé un crecimiento del PIB en 2021 del 3,2% sustentado en la recuperación de la confianza de los agentes económicos a medida que avance la vacunación y sobre todo en la inversión del plan de reconstrucción económica.

La capacidad de la economía hondureña de recuperar el crecimiento de los últimos años va a depender en gran medida de que se mantengan las iniciativas de fortalecimiento institucional, control fiscal y mejora del clima inversor en el país. En este sentido, la firma de un acuerdo con el FMI en 2014 supuso un espaldarazo para la política económica del Gobierno de forma que fue posible acometer reformas de mayor calado amparadas en el programa económico del FMI. Asimismo, el programa incluyó medidas para fortalecer la gobernanza y mejorar el clima de negocios con el fin de fomentar un crecimiento económico sostenible. En julio 2019 el Gobierno firmó un nuevo acuerdo con el FMI con un programa económico que mantiene la estabilidad macroeconómica y con un plan de reestructuración de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) que garantice su sostenibilidad, así como crear el espacio fiscal necesario para la inversión y el gasto social, manteniendo la estabilidad fiscal. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política Fiscal

El déficit público consolidado en 2020 se situó en el 7,1 % del PIB, debido principalmente a las medidas de alivio económico adoptadas por el gobierno para contener los efectos negativos de la pandemia Covid 19 así como por los efectos de los huracanes Eta e Iota. Asimismo, con respecto al sector público no financiero, el déficit en relación al PIB fue de 5,6%, dicho nivel de déficit estuvo en línea con lo establecido en la Cláusula de Excepción de las Reglas Fiscales de la Ley de Responsabilidad Fiscal. En 2020, las empresas públicas no financieras registraron un déficit de 1,1% del PIB, dicho deterioro del balance global de las EPNF se explica por el déficit de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) que fue del 0,8% del PIB. La pandemia del Covid-19 redujo la demanda de energía alrededor del 8%. Además, la administración central no realizó todas las transferencias de capital a la empresa pública, y la pandemia y los huracanes no permitió que la ENEE realizara inversiones necesarias en generación, transmisión y principalmente distribución.

La aprobación de la Ley de Responsabilidad Fiscal en 2016 la ha convertido en el marco legal de la política fiscal. 

Honduras viene realizando un importante ejercicio de consolidación fiscal desde 2013, reduciendo el déficit en más de 5 puntos porcentuales en seis años. Las principales medidas implementadas han sido reformas tributarias, reestructuración del empleo en las empresas públicas (aguas - SANAA, electricidad - ENEE, telecomunicaciones - Hondutel, e infraestructuras - INSEP), ajuste de las tarifas eléctricas y mejora de la eficiencia en el funcionamiento de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

El presupuesto en Honduras adolece de problemas estructurales serios, puesto que más de un 30% del mismo se destina al pago de la deuda pública y cerca de un 43,6% del total recaudado por ingresos tributarios se destinan al pago de la carga salarial, por tanto la capacidad del Gobierno para destinar recursos a la inversión pública, en un país con un déficit en infraestructuras muy importante o al gasto social, es ciertamente limitada.

Se observa además una dependencia fiscal muy alta de los impuestos indirectos. La fiscalidad directa se sitúa en torno al 32% [1] del total de los ingresos corrientes. La tributación por beneficios empresariales es baja, a lo que habría que añadir el gran número de exenciones aplicadas a distintos sectores productivos.

Consecuencia de esta limitada capacidad de financiación interna, el gobierno central ha tenido que recurrir en los últimos años a la emisión de deuda y, dadas las dificultades para acceder a los mercados internacionales tras la inclusión de Honduras en la iniciativa HIPC, esto se ha traducido en una emisión de títulos nacionales que ha venido absorbiendo la banca local. En este contexto, la tendencia creciente de la deuda interna a tipos de interés altos, el incremento del servicio de la deuda y la saturación de las instituciones financieras han dificultado el acceso a este recurso. Honduras ha acudido en tres ocasiones a los mercados internacionales: en 2013 con una emisión de títulos en 2 tramos de 1.000 M$, en 2017 donde se colocaron 700 M$ en bonos al 6,25% destinados a financiar la deuda de la ENEE, y en 2019 con una emisión de bonos de 600 M$ también destinados a financiar deuda de la ENEE. Estas colocaciones, si bien han proporcionado cierto alivio a las arcas públicas, han supuesto un incremento importante de la carga por servicio de la deuda.


________________________________________

[1] 2020: Cifras Fiscales Diciembre. Fuente: Secretaría de Finanzas. http://www.sefin.gob.hn/

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política Monetaria

La Constitución de la República en su artículo 342 y la Ley del Banco Central de Honduras (BCH) establecen la obligación de velar por el mantenimiento del valor interno y externo de la moneda nacional y propiciar el buen funcionamiento del sistema de pagos. La política monetaria, cambiaria y crediticia es dirigida por el BCH, como entidad independiente de otros organismos de la Administración Pública. El directorio del Banco Central está formado por cinco miembros que son designados directamente por el Presidente de la República.

El Directorio del BCH, en marzo de 2020 publicó el Programa Monetario 2020-2021, que contiene los principios de política monetaria, crediticia y cambiaria, conforme a la actualización del marco macroeconómico para el bienio, considerando la evolución de la coyuntura económica nacional e internacional, viéndose obligado a dos revisiones del Programa Monetario por el impacto de la pandemia por COVID 19 en la economía.Entre las principales medidas adoptadas se encuentran: reducción paulatina de la Tasa de Política Monetaria en un total acumulado de 250 pb en el año, propiciando la reducción del costo de financiamiento y flexibilización de las condiciones financieras, desde 5,50% en enero hasta 3,00% a partir del 27 de noviembre de 2020; disminución de 3 pp en el encaje legal de la moneda nacional pasándolo de 12% a 9% y establecer en 0,0% la tasa de interés aplicable a las Facilidades Permanentes de Inversión. Por su parte, para las ventanillas de fondeo del sistema financiero, para las Facilidades Permanentes de Crédito se redujo el diferencial con respecto a la tasa de política monetaria en 50 pb, para los reportes de diferencial se disminuyó en 25 pb con respecto a las FPC, situándose en 3,50% y 4,0% respectivamente.

El BCH actúa como prestamista de última instancia de las instituciones del sistema financiero, para lo cual existe "un sistema de créditos de última instancia para atender insuficiencias temporales de liquidez". El BCH también puede conceder créditos al Gobierno en casos de emergencia pública ,o para cubrir variaciones estacionales en los ingresos y gastos presupuestarios.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Programa económico del FMI

En mayo de 2019, el Gobierno hondureño y el FMI llegaron a un acuerdo a nivel de personal técnico para una facilidad crediticia combinada de DEG (Acuerdo Stand-by) y Servicio de Crédito Ampliado de 24 meses, por un monto de 323 M$, con un programa económico apoyado por el FMI que se firmó en el mes de julio, y que posteriormente se amplió en junio de 2020 por 234 M$ hasta 557 M$. El programa económico apunta a mantener la estabilidad macroeconómica mediante reformas para garantizar la sostenibilidad de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), así como crear el espacio fiscal necesario para la inversión y el gasto social, manteniendo la estabilidad fiscal. El programa incluye también medidas para fortalecer la gobernanza y mejorar el clima de negocios con el fin de fomentar un crecimiento económico sostenible e inclusivo. 

Políticas económicas que se vienen aplicando, derivadas del Programa Económico con el FMI :

• En materia fiscal, el Gobierno se enfrenta al reto de implementar un sistema impositivo moderno con mecanismos de control e inspección apropiados a través del reforzamiento de la Administración Tributaria. En el segundo semestre de 2016 se llevaron a cabo algunas medidas, como la revisión de la estructura organizativa de la Dirección Ejecutiva de Ingresos, operativos de fiscalización, mejoras en los sistemas de cruce de información y mejora de los sistemas automatizados de Aduanas. En 2017 la política fiscal se ajustó a la línea marcada por la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF), que pretende aislar el desempeño fiscal del ciclo político y así el comportamiento fiscal ha sido consistente con los objetivos del programa.

• Mejora de la situación financiera de las empresas públicas (revisión de los sistemas tarifarios de electricidad y comunicaciones). Pese a que se revisaron parcialmente las tarifas, las empresas públicas de electricidad y telefonía, siguen presentando importantes pérdidas. El Gobierno ha aprobado una serie de leyes con el objetivo de permitir la reestructuración de estas empresas públicas que se convertirán en sociedades anónimas para permitir la venta o la entrada de operadores externos que gestionen los recursos a través de participación público privada. El Gobierno ha completado el proceso formal para establecer la nueva Comisión Regulatoria del Sector Eléctrico (CREE). El margen operativo de la ENEE ha mejorado tras la eliminación de ciertos subsidios a la electricidad y la reducción de costes operativos, sin embargo, las pérdidas de la eléctrica siguen siendo muy elevadas (alrededor del 32% de la producción). En 2017 el Gobierno firmó un contrato en modalidad APP cuyo componente principal era la reducción de las pérdidas de distribución en 17% a lo largo de 7 años.

• Reforma del sistema de empleo público. El Gobierno puso en marcha un proceso de racionalización del sector público y por el momento ha reestructurado la administración con el fin de evitar duplicidades y reducir personal. El programa también incluye una revisión de los procesos de selección pública y de control y mejora de la productividad.

• Saneamiento de los fondos de pensiones del sector público afectados por una delicada situación financiera, mediante el desembolso de las contribuciones pendientes y la reforma de las políticas de inversión de los mismos.

• En relación con la política monetaria los principales retos estructurales son el desarrollo de un mercado interbancario y un mercado secundario para la Deuda Pública. Hasta el momento son pocos los avances normativos y no se ha conseguido un desarrollo satisfactorio de estos mercados. Además, es necesaria una revisión de la regulación en los mercados financieros para la mejora de la transparencia, el intercambio de información y la protección de los usuarios.

En diciembre de 2017 terminó la vigencia del acuerdo firmado con el FMI de manera exitosa para Honduras. Este hito histórico (es la primera vez que Honduras finaliza un programa con el FMI) abrió las puertas a la negociación de un nuevo acuerdo que ha permitido al gobierno afianzar la sostenibilidad del crecimiento económico.

Honduras 20/20

En 2016 el gobierno presentó un plan para el desarrollo económico del país, elaborado por la consultora McKinsey y conocido como “Plan 20/20”, que sitúa los sectores del turismo, textil, manufactura, servicios a negocios y agroindustria, como los motores del crecimiento económico de Honduras durante los próximos años. De este modo el programa marca la ruta del país a corto, medio y largo plazo con unos objetivos claros: la creación de empleo, atracción de inversiones y crecimiento de las exportaciones. En 2017 se crea la agencia Honduras 20/20, iniciativa que surge de la colaboración publico-privada para la implementación del mencionado Plan.                                                                                                      

Iniciativas del Gobierno de atracción de la Inversión Externa.

El riesgo asociado al país hace que las fuentes de financiación para la inversión externa estén muy limitadas en un país con una necesidad muy elevada de inversión en infraestructuras básicas. El marco normativo data de 2011 (Ley para la Promoción de Alianzas Público-Privada, Ley para la Promoción y Protección de Inversiones, Ley del Programa Nacional de Empleo por Horas y Ley de Fomento a los Centros de Atención de Llamadas y Terciarización de Servicios Empresariales). Sin embargo estas iniciativas no han tenido el impacto deseado en las cifras de inversión por la falta de coherencia y desarrollo posterior de las mismas.

El Gobierno planteó una política de promoción más activa a través de las Embajadas en el Exterior y un impulso a las zonas de empleo y desarrollo económico (ZEDE). Esta iniciativa conocida coloquialmente como Ciudades Modelo fue aprobada en junio de 2013. No se ha llegado a implementar ninguna por las implicaciones políticas que plantean aunque parece que existe cierto interés por parte del gobierno coreano, que ya ha financiado diversos estudios de prefactibilidad para el establecimiento de la primera ZEDE en el Golfo de Fonseca con la construcción del puerto y el centro logístico para el comercio de bienes procedentes de Asia con destino a Norteamérica.

A finales de 2014 el Gobierno creó ProHonduras, plataforma que surge del acuerdo interinstitucional entre la Secretaría de Estado de Desarrollo Económico y la de Relaciones Exteriores y Cooperación, para la promoción internacional de las inversiones y las exportaciones, el turismo y la imagen país, así como la Ventanilla Única de Inversiones. Finalmente en 2017, como ya se mencionó, fruto de la presentación del Plan 20/20 y a través de una alianza público-privada, se creó la estructura institucional Honduras 20/20 encargada de facilitar la inversión extranjera en los sectores señalados por el Plan. Ente sus primeras iniciativas destaca la preparación de La Ley de Incentivos al Turismo que fue aprobada en agosto de 2017.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura