Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Antes de la aparición de las regulaciones restrictivas contra Irán, el país atravesaba un periodo de crecimiento notable. Durante la primera década del 2000 se creció a un ritmo del 5% de media, con años creciendo por encima del 8%. En el año 2012, año en el que la UE endurece notablemente su régimen de sanciones, Irán terminó entrando en recesión, con una caída del 7,7%.
 
Con el levantamiento de las sanciones anteriores y la posterior apertura de la economía iraní, el PIB retomó el crecimiento, como se muestra en el siguiente cuadro; no obstante en 2018 y con la reimposición de las sanciones americanas contra este país, al que se ha sumado el brote y rebrote de COVID-19, la variación del PIB ha caído notablemente:
 
PIB DE IRÁN (Millones de USD)
 
2017
2018
EIU estimates 2019
EIU forecasts
2020
PIB
460.976
468.106
581.252
438.888
Variación PIB
3,8
-6,0
-6,8
-12
 
 Fuente: EIU- Septiembre 2020
 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 

POR SECTORES DE ORIGEN
Marzo 16-17 (%)
Marzo 17-18 (%)
Marzo 18-19 (%)
Marzo 19/20 (%)
Petróleo
12,3
13,5
14,2
 14,4
Agricultura
10
9,8
10
 1,4
Industria, minería
22,7
22,6
22
 25
Utilidades y minería
 13
 13,1
 13,3
 14,4
Construcción
5,2
5,1
4,5
 6,3
Servicios
57,1
56,2
55,9
 61,5
TOTAL
100
100
100
 100
POR COMPONENTES DEL GASTO
100
100
100
 100
CONSUMO
62,7
71
60,7
 61,3
Consumo Privado
49,4
47,6
48,5
 49,7
Consumo Público
13,3
13,4
12,2
 11,6
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO
20,3
19,7
20,8
 22,3
EXPORTACIÓN NETA DE BIENES Y SERVICIOS
1,6
1,1
1,4
 -5,6

 

Fuente: "Economic Trends" Banco Central de Irán.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Irán es un país con colosales recursos naturales en la esfera energética y minera, que, en teoría, le permiten gozar de una gran autosuficiencia. El posicionamiento geográfico del país es también privilegiado, rodeado de un gran número de países fronterizos. Las prácticas restrictivas internacionales contra Irán frenaron el desarrollo potencial del país hasta que se levantaron las sanciones mediante la firma del Acuerdo Nuclear.
 
Este hecho le permitió a Irán tener un crecimiento muy importante en 2016, 2017 y 2018 en que la reimposición de sanciones por parte EE.UU. en agosto y noviembre de ese último año, frenaron su crecimiento y su economía comenzó a entrar en recesión.
 
A continuación se resume la evolución económica en los años anteriormente señalados:
 
 
La Economía en 2016 y 2017:
 
El Gobierno consiguió estabilizar y hacer crecer la economía. En consecuencia, la inflación (de dos dígitos durante más de dos décadas) se fue reduciendo a partir de la toma de poder de Rouhani (9% en 2016, según FMI), aunque repuntó ligeramente hasta el 9,9% en 2017 (según FMI). 
 
En 2017, según FMI, el PIB de Irán creció un 3,5% (5,6%, según Economic Intelligence Unit) y se pudo constatar que era la economía que estaba creciendo con mayor intensidad en toda la región. Todos los sectores de la economía contribuyeron al crecimiento del PIB, en mayor o menor medida, sobresaliendo el sector servicios, la industria petrolera y la agricultura.
  
La Economía en 2018:
 
Según el EIU, las estimaciones para 2018, antes de producirse la salida de EE.UU. del Acuerdo Nuclear, señalaban un crecimiento del PIB en términos reales del 4,2%. Pero, lamentablemente todas estas previsiones se volatilizaron por ciertos factores internos que veremos y muy especialmente como consecuencia del tremendo impacto económico y la incertidumbre creada tras el anuncio de la salida de EE.UU. del Acuerdo Nuclear.
 
El 9 de abril, como consecuencia de dicho anuncio, se desatan movimientos especulativos internos  contra el Rial y se produce una fuerte caída de la divisa iraní en el mercado libre regulado. El Gobierno decide, en ese momento, unificar los tipos de cambio oficial y el de mercado libre regulado. Para mantener un tipo de cambio fijo y sobrevaluado, las autoridades tuvieron que imponer restricciones cambiarias (apertura de créditos documentarios, turismo, etc).
 
Al cerrarse el mercado libre regulado,  floreció el mercado negro con una pujanza extraordinaria, devaluándose paulatinamente el Rial hasta cambiarse el Euro a 230.000 Riales en septiembre de 2018. Posteriormente, la masiva intervención del Banco Central llevó la cotización del Rial al entorno de los 170.000 Riales/€ y las autoridades desistieron de unificar el tipo de cambio oficial y libre.
 
Previendo un déficit creciente de las principales divisas, el Gobierno adoptó medidas crecientemente restrictivas y estableció 4 listas de productos para las importaciones, según su importancia: la lista 1 para productos estratégicos/cambio preferencial; listas 2 y 3 productos normales/cambio de mercado y lista 4 productos “innecesarios” cuya importación está prohibida (1.220 códigos arancelarios)
   
Como consecuencia de todo ello, distintas fuentes estimaron que el crecimiento cayó desde un 5,5% a un -4% en 2018, mientras la tasa de inflación aumentó hasta un 30%, registrándose un claro deterioro en el resto de indicadores económicos a lo largo del 2018:
-33% (consumo privado); 0% (consumo público); -74% (inversión fija pública); -57% 
(exportación de bienes y servicios); y -62% (importación de bienes y servicios).
 
 
La Economía en 2019:
 
Tras las sanciones norteamericanas de noviembre de 2018 y las posteriores de 2019 (sector siderúrgico fundamentalmente), la economía siguió una fuerte tendencia de desaceleración, que se reflejó en una caída del PIB en términos reales del 9,2 %, que se ha venido a sumar a la caída del 4% de 2018.
 
Lógicamente, esta creciente recesión se produjo tanto por la caída muy importante de los ingresos por petróleo, recurso significativo para el impulso de la economía y el empleo,  como por el cierre de muchas empresas iraníes o por la salida de empresas multinacionales en sectores críticos de la economía, así como por el fuerte incremento de la inflación que ha afectado a la demanda de consumo. La exportación de crudo, generadora de divisas y propulsora de la inversión pública, pasó de 2,5 millones de b/d de exportación a 0,5 millones b/d, lo que representa una reducción del 80%, ocasionando un parón de todos los proyectos de inversión pública.
 
En definitiva, este impacto tan negativo se vio reflejado en las principales variables económicas: consumo privado (-6%), consumo público (-3%), formación bruta de capital (-7,5%), exportación de bienes y servicios (-27,5%) e importación de bienes y servicios ( -26%). Al tiempo, la tendencia inflacionista siguió con toda virulencia y alcanzó su pico en mayo de 2019 (52%), en relación con el mismo periodo del año anterior (los alimentos vieron incrementar sus precios un 70%).
 
La Economía en los primeros meses de 2020:
 
Aunque no han salido todavía los datos actualizados, se puede asegurar que la tendencia será muy negativa y la crisis económica se intensificará, muy especialmente como consecuencia del impacto del COVID-19 que ha paralizado el país y su actividad económica y sin apenas conexiones aéreas o terrestres con el exterior. Las autoridades han facilitado algunas líneas de crédito a las empresas y subvenciones a las personas más desfavorecidas. Pero la realidad, si se cumple la predicción del FMI, es que la economía iraní caerá al menos un 6% (las previsiones del propio gobierno iraní son incluso peores).
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

INDICADORES ECONÓMICOS
DATOS ECONÓMICOS
2016
2017
2018
2019
Evolución del PIB (%)
13,4
3,8
-6
 - 6,8
PIB por habitante ($ a valores de PPP)
14.012
14.536
13.800
12.912
PIB absoluto (M.$)
425.403
460.976
468.106
513.754
IPC (%)
7,2
8
18
40,8
Tipo de interés de referencia (%)
-
 -
-
 -
Desempleo (%)
12,4*
12,1*
14,5*
15,8*
Total Exportaciones (M$/ FOB- año fiscal iraní)
83.978
98.142
93.390
59.391
Exportaciones de la UE (miles de €)
8,198
10,672
8,731
4.373
Importaciones (M$/ FOB-año fiscal iraní)
63.135
75.546
60.755
52.236
Importaciones de la UE (miles de €)
5,510
10,121
9,459
699
IED recibida (M$)
-
-
-
 -
IED emitida (M$)
-
-
-
 -
Saldo por cuenta corriente
16.388
15.816
26.741
3.754
Reservas exteriores (M $)
104.417*
105.997*
101.334*
86.269*
Saldo presupuestario (% PIB)
-
-2.5%
-2.4%
 -2.7%
Deuda externa (M$/) -St
5.971
6.761
6.324
5.803*
% servicio de la deuda/exportaciones
nd
 nd
nd
nd
Tamaño sector público (% PIB)
60
60
60
60

 

Fuente: Banco Central de Irán/FMI/ EIU/ Banco Mundial/ A.E.A.T 

* = previsión EIU

 
 
 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Programa Económico del Gobierno

Las dos reformas estructurales más importantes, incluidas en el programa económico del Gobierno, son las privatizaciones y la eliminación de subsidios.

Las privatizaciones.

En Irán en torno al  60% del PIB se genera en el sector público. Con el III Plan Quinquenal de Desarrollo el Gobierno iraní arrancó su plan de privatizaciones y actualmente, en el marco del VI Plan  Quinquenal de Desarrollo, que acaba en marzo de 2022, están incluidos nuevos planes para seguir disminuyendo el tamaño del sector público, mediante la aplicación del correspondiente programa de privatizaciones.

La eliminación de subsidios.

La gestión de la economía en Irán estaba muy distorsionada por los subsidios, que equivalían aproximadamente al 20% del PIB en 2010. Siguiendo las recomendaciones del FMI, desde finales de 2010, las autoridades iniciaron una política de reducción de subsidios que, dada su importancia en el PIB, se ha está diluyendo. El plan empezó con la eliminación gradual del subsidio dedicado a los siguientes productos y servicios: la gasolina, diésel, gas natural, gas natural licuado, electricidad, agua, trigo, harina, arroz, leche, azúcar, aceites comestibles y los servicios postales,  de ferrocarril y de aviación. En cualquier caso se trata de una política a medio plazo, cuyo impacto sobre las capas más pobres trata de suplirse con pagos directos a las economías domésticas más desfavorecidas.

IVA

Otro objetivo importante del Gobierno es la generalización de la aplicación del  impuesto sobre el valor añadido, finalmente introducido a finales del 2008, a pesar de la resistencia del sector comercial. La tasa del IVA es del 9%, desde que aumento en marzo de 2015, habiéndose mantenido estable hasta la fecha, con un porcentaje mayor para el  tabaco y cigarrillos (15%) y la gasolina (30%). La ley del IVA establece la introducción simultánea de tasas municipales del 1,5% con carácter general, del 3% para cigarrillos y del 10% para gasolina y keroseno. Inicialmente, todos los exportadores, importadores y negocios con una cifra de ventas anuales de 300.000 dólares están sometidos al IVA. La ley del IVA fue aprobada por el Consejo del Discernimiento.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Los objetivos prioritarios de la política económica  que se fijó el Gobierno de Rouhani, antes de la salida de EE.UU. del Acuerdo Nuclear, fueron:
 
- El mantenimiento a corto plazo de la estabilidad macroeconómica para ayudar al proceso de reforma económica y social.
 
- la apuesta por la apertura hacia el exterior, tratando de traer financiación e inversión extranjera que les permitiera financiar proyectos en los sectores estratégicos.
 
- Una transición más profunda hacia una economía de mercado, destinada a aumentar el crecimiento y fortalecer al sector privado.
 
- Ayudar a la creación de empleo, y el fortalecimiento del sector financiero.
 
Consecuencia de esta política, en 2017, según EIU, el PIB de Irán creció un 5,6% y se pudo constatar que era la economía que estaba creciendo con mayor intensidad en toda la región. Todos los sectores de la economía contribuyeron al crecimiento del PIB, en mayor o menor medida, sobresaliendo el sector servicios, la industria petrolera y la agricultura. En cuanto al empleo, cabe mencionar que la tasa de desempleo se situó en el 11,7% en 2017.
 
Con estos  cuatro objetivos y los buenos resultados económicos que iba consiguiendo el Gobierno de Rouhani, en 2017 el FMI alabó su política económica por haber impulsado un crecimiento económico  “asombroso” en Irán.
 
A pesar de estos éxitos económicos, se podría decir de forma breve que los principales problemas visibles de la economía en 2017 y 18 fueron su escasa capacidad de generar empleo y alta capacidad de generar inflación, detrás de los cuales se esconden una concatenación de problemas estructurales muy serios que pasamos a analizar.
 
Este es un país en el que la tasa desempleo no parecía excesivamente alta (10 %), pero al analizar los datos de esos años se observa que un alto porcentaje de los jóvenes, hasta un 25%, población que supone el 40% de la población de 83 millones de habitantes, está en paro y un porcentaje no desdeñable de la población está "subempleada " con salarios bajos.
 
Detrás de la escasa generación de empleo, encontramos la escasa financiación que se ha estado movilizando  hacia la inversión productiva del país. En efecto, los recursos financieros de familias y empresas (el ahorro interno) se han canalizado, en gran parte, hacia los depósitos bancarios, que han estado ofreciendo hasta el 22 al 25% de rentabilidad. La banca, por tanto, adolece de una mala gestión, en la medida en que trata de captar pasivo pagando intereses muy altos, en lugar de dirigir los recursos hacia la inversión productiva. El Gobierno obligó a los bancos, por ello, a bajar los tipos de interés.
 
Por otro lado, los recursos generados por el Gobierno, derivados del petróleo e impuestos, y destinados a financiar su política exterior y el gasto en subvenciones, han estado condicionados a la evolución del precio del crudo en los mercados internacionales. A la hora de hacer sus previsiones “macro”, el gobierno ha debido afrontar el hecho de que el precio internacional del crudo ha estado con frecuencia por debajo del precio fijado en los Presupuestos Generales del Estado. Por ello, el Gobierno ha convertido la financiación exterior en prácticamente obligatoria a la hora de adjudicar contratos.
 
El segundo gran problema es la inflación, tras la cual se ocultan una serie de problemas de tipo estructural. Así, la inflación recurrente ha estado alimentada, en parte, por un política monetaria muy expansiva del BCI, y en parte por la especulación interna contra la propia moneda, lo cual ha generado, a su vez, no sólo pingües beneficios a los “especuladores” sino también la consiguiente y creciente depreciación del tipo de cambio, más acusada en el mercado libre que en el oficial.
 
Con todo y a pesar de sus principales problemas estructurales, Irán, según todas las previsiones, apuntaba en 2018 a seguir en una buena senda de crecimiento, con una tasa por encima de la región, y presentar un balance económico realmente bueno. Sin embargo, la salida de EE.UU. del Acuerdo Nuclear (8 de mayo de 2018) tuvo un impacto muy negativo sobre todas las variables “macro” de la economía iraní en 2018 y  2019, impacto que se está viendo agravado en 2020 con los efectos adversos de la pandemia COVID19.  
 
En efecto, el crecimiento en 2018, según datos de la EIU, cayó  desde un positivo 5,5% a un -4%, mientras la tasa de inflación aumentó hasta un 30%, registrándose igualmente un empeoramiento en la evolución del resto de variables económicas, tales como el consumo privado (-33%), consumo público (0%), inversión pública fija (-74%), exportación de bienes y servicios (-57%) e importación de bienes y servicios (-62%).
 
Tras las últimas sanciones de noviembre de 2018 y las posteriores de 2019 (acero y hierro, fundamentalmente), en 2019 la economía iraní ha seguido una fuerte tendencia de desaceleración, que se ha reflejado en una caída del PIB en términos reales del 9,2% (EIU), empeorando así la caída del 4% de 2018.
 
Esta creciente recesión se ha producido tanto por la fuerte caída de los ingresos por exportación de petróleo, como por el cierre de muchas empresas iraníes y la salida de empresas internacionales en sectores críticos de la economía, así como por el fuerte incremento de la inflación.
 
Esta situación queda reflejada en la evolución de las siguientes variables:
 
·   La exportación de crudo, generadora de divisas y propulsora de la inversión pública,  ha pasado de 2,5 millones de b/d de exportación a 0,5 millones b/d, lo que significa una reducción del 80% de la exportación. De hecho, todos los proyectos públicos están absolutamente parados.
 
· Sectores importantes en la economía iraní, como el de la automoción, que representa el 10% del PIB, han sido severamente castigados. Debido a las sanciones directas, dicho sector ha sufrido una caída en su producción del 25%  entre octubre de 2019 y el mismo mes del año anterior. Pero no ha sido el único sector afectado, ya que la industria ha tenido un retroceso del 16,3% y la agricultura del 6,5%.
 
· En definitiva, este impacto tan negativo, debido a la reintroducción de sanciones por EE.UU., se ha visto reflejado en la evolución de las principales variables: consumo privado (-6%), consumo público (-3%), formación bruta de capital (-7,5%), exportación de bienes y servicios (-27,5%) e importación de bienes y servicios (-26%).
 
· Por su parte, la tendencia inflacionista ha seguido con toda virulencia, alcanzando  la tasa de inflación general un nivel record del 52%  en mayo de 2019, en relación con el mismo periodo del año anterior (los alimentos vieron incrementar sus precios un 70%). Tras moderarse en noviembre de ese año en su negativa evolución (27% de aumento sobre el mismo mes de 2018), la decisión del Gobierno de aumentar fuertemente los precios de la gasolina -origen, junto con otras causas, de las manifestaciones y de  los altercados en muchas ciudades de Irán-, las tendencias inflacionistas subsisten.
 
Dados sus recursos naturales, la estructura económica, el tejido empresarial y el nivel de capacitación de los cuadros iraníes, hay que resaltar que Irán tiene un alto potencial de crecimiento, pero, sin duda, la reimposición de las sanciones por parte de EE.UU. ha tenido un efecto muy negativo, especialmente con respecto a dos ámbitos muy importantes de la economía iraní: la venta de crudo al exterior y la salida forzada de las grandes empresas extranjeras que estaban trabajando en sectores clave de la economía (petróleo, gas, petroquímica, automóvil, etc.). Si añadimos a todo ello los efectos negativos de la pandemia, podemos asegurar que el crecimiento  va seguir siendo negativo en 2020.
 
El mantenimiento  del Acuerdo Nuclear por parte de la UE, sin duda de gran importancia política, no ha tenido hasta el momento consecuencias relevantes en el plano económico. Ahora bien, en nuestra opinión, es tremendamente importante su mantenimiento por razones políticas, de seguridad de la región y porque la UE debe seguir siendo fiel a los compromisos económicos que firmó y que, por las razones ya conocidas, no ha podido mantener.
 
Subsisten dos temas de enorme importancia  para el Gobierno de Irán en el plano económico: la reanudación por parte de la UE de las importaciones  de crudo  y el restablecimiento de las relaciones bancarias, ambos de casi imposible cumplimiento.
 
En relación al primer tema, las autoridades insisten en restablecer los suministros a la UE, aunque en el fondo saben que en una economía de mercado como la europea no se puede obligar a las grandes empresas compradoras a importar crudo iraní.
 
En cuanto al segundo tema (cierre de los canales bancarios, como consecuencia de las sanciones de EE.UU.), parecía que el INSTEX podría llegar a dar cierto juego para el comercio entre Irán y Europa, pero este mecanismo , aparte del retraso que lleva en su puesta en marcha, no podrá ser  una buena respuesta a los intercambios, salvo que se habilite un mecanismo de pagos y financiación entre las dos partes, en lugar de constreñirse a mero instrumento de  compensación tipo barter, como está actualmente diseñado.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

El presupuesto iraní está dominado por los ingresos del petróleo, que, hasta el embargo petrolífero de 2012, contribuían con un porcentaje superior al 60% de los ingresos públicos totales.
 
La ley presupuestaria iraní para el año 1399 del calendario persa (marzo 2020-marzo 2021) se ve altamente afectada por la reducción de los ingresos generados por la exportación del crudo iraní, la devaluación de la moneda local y el considerable aumento de la tasa de inflación. Está previsto un total de 150 mil millones de $ de ingresos diversos (incluidos los 3.4 mil millones de $ generados por la venta del crudo y una sorprendente cifra de 14.5 mil millones de $ generados por la tributación).
 
EIU, en su informe de Septiembre de 2020 prevé que el déficit presupuestario pase de un 5.7% del PIB en 2018/19 a un 8% del PIB en 2020/21.
 
 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Según establece la Ley Bancaria y Monetaria, el Bank Markazi o Banco Central de Irán (BCI) es la máxima autoridad monetaria del país; siempre en coordinación con los principios y políticas establecidos por el Ministerio de Economía y Finanzas. El Bank Markazi determina la política crediticia que debe seguir la banca nacional, regula las reservas y transacciones de oro y divisas y la entrada y salida de la moneda local, el rial; y  controla las casas de cambio, donde se realiza el intercambio entre las divisas convertibles y la moneda nacional, al precio de mercado.
 
La política monetaria del Banco Central está encaminada a frenar la devaluación de la moneda local,  la inflación, mal endémico de Irán, contra el que resulta difícil luchar debido a los condicionamientos políticos que afectan a la Autoridad Monetaria.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Una cuestión importante en materia de reformas estructurales es el compromiso del Gobierno iraní de acabar con los subsidios generales. El principal objetivo de esta reforma es reducir el despilfarro de las mercancías y servicios subsidiados que son los siguientes:  gasolina, diésel, gas natural, gas natural licuado, electricidad, agua, trigo, harina, arroz, leche, azúcar, aceites comestibles y los servicios de ferrocarril, aviación y postales. Desde el año 2011, el pueblo iraní se ha estado beneficiando de una cuota mensual para compensar los precios exorbitados resultantes de las subidas de los productos subsidiados.
 
En la segunda mitad del año 2012, el efecto perverso de este programa sobre la inflación obligó al Gobierno a suspender temporalmente su aplicación. Desde 2013, el nuevo Gobierno de Rohani está fomentando la renuncia voluntaria de las familias menos necesitadas al derecho del subsidio. Sin embargo, el Gobierno decidió en 2014 avanzar en una retirada de subsidios más rápida, en productos como la gasolina y los alimentos, lo que ha llevado a gran parte de las familias con sueldos medios y altos a ver reducidos sus asignaciones mensuales.
 
En la actualidad, casi 78 millones iraníes reciben un subsidio directo en forma de transferencia a sus cuentas bancarias, equivalente a 455.000 Riales para cada persona.
 
Tras el aumento del precio de la gasolina (en noviembre de 2019) en el marco del Plan de Reforma de los Subsidios en Irán, se les paga otra "ayuda en efectivo" a casi 60 millones de personas:

Tipo de familias
Subsidio (Riales)
Una persona
550.000
Dos personas
1.030.000
Tres personas
1.380.000
Cuatro personas
1.720.000
Más de cinco personas
2.050.000

 
Últimamente, el Parlamento iraní ha aprobado la fusión de ambos subsidios, y como consecuencia a partir del año 1399 del calendario iraní (que comienza el 20 de marzo de 2020), los casi 78 millones de ciudadanos con derecho al subsidio directo, recibirán 720.000 Rls cada mes.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex