Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Estructura empresarial

La economía japonesa se caracteriza en gran medida por una estructura dual con un grupo de grandes conglomerados que controlan importantes sectores industriales y de servicios, convertidos en multinacionales con fuerte presencia en el mercado internacional, y un altísimo número de pequeñas y medianas empresas, a menudo negocios familiares.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB* (por sectores de origen y componentes del gasto) (Estructura porcentual) 2014 2015 2016 2017
1. Agropecuario 1,1 1,1 1,2 1,2
Agricultura 0,9 0,9 1,0 1,0
Silvicultura y Pesca 0,1 0,1 0,2 0,2
2. Minería 0,1 0,1 0,1 0,1
3. Manufacturas 19,7 20,4 20,7 20,7
4. Suministro de agua, electricidad y gas y servicio de tratamiento de basura 2,3 2,7 2,6 2,6
5. Construcción 5,5 5,5 5,6 5,7
6. Comercio 14,2 13,9 13,8 13,9
7. Transporte 5,2 5,1 5,0 5,1
8. Hostelería y restauración 2,5 2,5 2,5 2,5
9. Información y comunicaciones 5,1 5,1 5,0 4,9
10. Finanzas 4,4 4,4 4,2 4,1
11. Inmobiliarios 11,7 11,4 11,4 11,3
12. Actividades profesionales, científicas y técnicas 7,2 7,3 7,4 7,4
13. Administración pública 5,1 5,0 5,0 4,9
14. Educación 3,7 3,6 3,6 3,6
15. Sanidad y actividades de trabajos sociales 6,7 6,8 7,0 7,0
16. Otras actividades de servicio 4,6 4,4 4,3 4,3
SUBTOTAL 100,1 100,3 100,6 100,5
IMPUESTOS, DISCREPANCIAS ESTADÍSTICAS, ETC. -0,1 -0,3 -0,6 -0,5
TOTAL 100 100 100 100

Fuente: Cabinet Office y Statistical Bureau del Ministry of Internal Affairs and Communications. Los datos del PIB nominal por sectores corresponden al año natural. (Última actualización: julio 2019) 

PIB POR COMPONENTES DEL GASTO (Tasa de variación interanual) 2015 2016 2017 2018
CONSUMO        
Consumo Privado 0,0  0,1 1,0 0,6
Consumo Público 1,5 1,3 0,4 0,5
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL 1,7  1,1 2,5 1,9
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 2,9 1,7 6,7 3,9
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS  0,8 1,6 3,4 3,2
PIB REAL  1,4 1,0 1,9 0,9

Fuente: World Economic Outlook. October 2018, FMI.  Los datos de PIB corresponden al año natural. (Última actualización: julio de 2019)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

La economía japonesa vivió dos décadas de estancamiento y deflación durante el período 1990-2009. El inicio de la recuperación coincidió con los desastres del terremoto de 2011 que sumieron de nuevo al país en recesión, de la que comenzó a recuperarse de manera intermitente en 2012. Desde 2012, Japan viene practicando un paquete de políticas monetarias y fiscales expansivas, combinado con reformas estructurales relacionadas con la mejora de la productividad y la reforma laboral (Abenomics). Durante los últimos años la situación económica se caracteriza por un crecimiento muy moderado y por unas perspectivas a largo plazo poco positivas motivadas por el elevado nivel de endeudamiento y el envejecimiento de la población.

Escenario macro y políticas económicas (PIB, Inflación, Deuda)

Las principales variables macro a cierre de 2019 son: crecimiento del PIB 0,7%, inflación 0,6%, déficit público -3,6%, deuda pública/PIB 238%, superávit de cuenta corriente/PIB 3,6% y desempleo 2,4%. 

El sector exterior ha tenido en 2019 una contribución negativa al crecimiento económico (-0,3 en % del PIB). Los indicadores macro que más han crecido han sido la inversión y consumo públicos (+2,7% y +2,1% resp.) y la construcción (+2,4%). El consumo privado ha crecido un 0,5%.

Las proyecciones de crecimiento del PIB para 2020 son pesimistas, aunque mejores que la media de las economías avanzadas. La última proyección del FMI (WEO octubre de 2020) apunta a un crecimiento del PIB del -5,3 y 2,3% en 2020 y 2021 respectivamente. El FMI ha revisado al alza (+0,5%) sus proyecciones de PIB de Japón respecto al mes de junio, recogiendo la mejora adelantada del tercer trimestre. Los indicadores adelantados de actividad económica de los meses de septiembre y agosto apuntan a un crecimiento de la producción y las exportaciones y a una ligera recuperación del consumo privado. Las previsiones del BOJ y el Gobierno de Japón coinciden con el FMI (-5,3 a -5,5% en 2020), aunque son más optimistas para 2021 (entre +3,5 y +3,7%).

La política monetaria sigue siendo altamente expansiva. Ya lo era antes de la crisis provocada por el COVID, como consecuencia del bajo crecimiento económico de los últimos años. El tipo de interés del bono japonés a 10 años (JGB) lleva tres años al 0% (0,04% actualmente) y la inflación continúa con una preocupante resistencia a subir pese al estímulo monetario (-0,6% en la última proyección del BOJ para 2021). El mantenimiento prolongado de tipos muy bajos genera una situación de estrés particularmente en la banca regional que está bajo estrecha vigilancia. Japón está estudiando medidas de consolidación bancaria y fomento de la productividad en el sector financiero.

2019 cerró con un déficit público del -3,6% del PIB y un nivel de deuda pública/PIB cercana al 240%, la más alta de la OCDE. El FMI ha valorado positivamente el manejo de las cuentas públicas y el estímulo fiscal ante el débil contexto económico, pero reitera la necesidad de reforzar la estrategia fiscal a medio plazo. Japón requiere en algún momento generar un superávit primario para contener la evolución negativa de la deuda. La estrategia de consolidación fiscal se ha postergado ante la situación provocada por el Covid-19. Pese a la situación delicada y la expansión fiscal anunciada en los paquetes de estímulo económico de abril y mayo de 2020, la situación no está teniendo consecuencias negativas en la percepción de los mercados financieros sobre la economía de Japón. La prima de riesgo, el tipo de cambio y los tipos de interés se mantienen estables y las subastas de deuda pública se han desarrollado con normalidad pese a la prácticamente duplicación del volumen previsto de emisiones en 2020. La expansión cuantitativa del BoJ no tiene precedentes a nivel mundial, habiendo sido particularmente expansiva la compra de fondos cotizados (ETFs) y de deuda pública nacional. El BoJ ha sobrepasado el umbral del 50% del stock de deuda pública en su balance, con un montante superior al 50% del PIB y se prevé que la deuda pública alcance el 270% del PIB a finales de año. La inyección de liquidez a las empresas sin precedentes, aunque entendible por el contexto económico, ha generado dudas entre los expertos por el mantenimiento artificial de empresas no viables, en un contexto peculiar de Japón en el que la escasa productividad es un problema estructural de su economía. En este sentido, a diferencia de otros países de la OCDE, las proyecciones a corto plazo son sólidas aunque las perspectivas a crecimiento a largo plazo son más pesimistas.  

Sector exterior

El débil contexto internacional afecta particularmente a la economía japonesa. Las exportaciones japonesas en 2019  han caído un 6% respecto al mismo período de 2018. Las importaciones de bienes excluida la energía también han caído un 3,5% en el mismo plazo. La balanza por cuenta corriente desciende por tercer año consecutivo hasta un superávit del 3,5% del PIB. A mayo de 2020, la caída de las exportaciones japonesas han caído un -28% respecto al mismo período del año anterior. 

En 2019, las exportaciones japonesas a sus principales socios comerciales se han reducido considerablemente: a EEUU (19% de cuota, -1% de caída), a China (19% de cuota, -9% de caída), a Corea (6,6% de cuota, 15% de caída). También son generalizadas las bajadas de exportaciones particularmente a países en Asia y el Pacífico. Los principales productos exportados fueron los vehículos automóviles (21%), máquinas y aparatos mecánicos (20%), aparatos y materiales eléctricos (15%), aparatos ópticos y de medición (6%) y fundición de hierro y acero (4%). 

Las importaciones en 2019 han caído un 5,5% (3,5% excluyendo energía) con casi todos sus principales socios comerciales; China (23,5% de cuota, -4%), EEUU (11% de cuota, -3,5%), Australia (6,5% de cuota, -1,2%), Corea (4,1% de cuota, -9%). Los principales productos importados por Japón son los combustibles (21,5%), aparatos y materiales eléctricos (13,7%), máquinas y aparatos mecánicos (9,8%), aparatos ópticos y de medición (3,9%) y productos farmacéuticos (3,9%). Esta última ha sido la categoría con mayor crecimiento de las importaciones (+5%).

Japón es una de las principales potencias inversoras en el exterior del mundo. La UNCTAD sitúa a Japón en 6ª posición como emisor de IED, en tercer lugar si se considerara el origen último de la inversión (en otras palabras, descontando hubs de emisión de inversión por parte de holdings de empresas multinacionales como UK, NL o Hong Kong). El stock de inversión emitida en el mundo es de 1.665 millardos de USD y supone un 35% del PIB japonés. Los flujos netos de inversión extranjera directa (IED) en Japón fueron de 25.885 millones de US$ en 2018, En el sector manufacturero destacan la inversión en equipamiento y maquinaria eléctrica. En el no manufacturero, destaca la inversión en finanzas y seguros. El stock de inversión en 2018 alcanzó los 278.180 millones de US$, lo que supone un incremento del 8,3% respecto a 2017. Por su parte, los flujos de IED japonesa en el exterior en 2018 se situaron en 159.147 millones de US$. Los principales receptores de IED de Japón son EEUU, UK y Singapur. En stock, en 2018 aumentó el 5,8% hasta alcanzar los 1.654 millones de US$. Japón es la 6ª potencia en stock IED en el exterior y el 30º en el ranking de países receptores.

En 2020 el sector exterior japonés se ha resentido considerablemente. La contribución negativa del sector exterior al PIB en la primera mitad del año explica prácticamente un tercio de la caída del PIB real. Las exportaciones de Japón han caído un -14,9% en enero-septiembre respecto al mismo período de 2019 y las importaciones un -14%. Desde los meses de verano se observa una recuperación del comercio exterior, fundamentalmente explicado por la recuperación de China y otros países de Asia. Las exportaciones japonesas de productos industriales manufacturados (coches y maquinaria de diverso tipo) observan una tendencia creciente notable en los últimos dos meses. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS2015201620172018
PIB
PIB Nominal (billones de yenes a precios corrientes)529,9536,0545,1549
PIB Nominal (millardos de US$ a precios corrientes)4.394,94.950,14.8604.971,9
Tasa de variación real1,41,01,90,8
Tasa de variación nominal en yenes3,20,91,70,7
INFLACIÓN
Media anual0,8-0,10,51,2
Fin de período0,20,31,00,3
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Final del año (JGB a 10 años)0,360,300,551,43
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población activa (millones de habitantes)66,2566,7367,2068,3
% Desempleo sobre población activa3,43,13,12,4
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB-3,5-4,2-4,1-3,3
DEUDA PÚBLICA
en billones de yenes1.2301.2681.2981.326
en millardos de US$ **10.94911.29111.56111.809
en % de PIB*231,6236,3235,0237,2
EXPORTACIONES DE BIENES (datos de aduanas de Japón)
en millardos de yenes75.61470.04078.29181.845
en millardos de US$ **624644698728
tasa de variación en yenes respecto al período anterior3,4-7,411,84,1
IMPORTACIONES DE BIENES (datos de aduanas de Japón)
en millardos de yenes78.40565.96975.30482.691
en millardos de US$ **647606665735
tasa de variación en yenes respecto al período anterior-8,7-15,814,19,7
SALDO BALANZA COMERCIAL (datos de aduanas de Japón)
en millardos de yenes-2.7924.0702.986-846
en millardos de US$ **-233726-7,5
SALDO BALANZA CUENTA CORRIENTE (datos del Ministerio de Finanzas de Japón)
en millardos de yenes16.23520.34221.87419.093
en millardos de US$ **134188175170
DEUDA EXTERNA
en millardos de yenes356.506399.475406.386444.715
en millardos de US$ **2.9443.6723.6254.028
en % de PIB67,2874,5674,5581,00
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en millardos de yenes--- -
en millones de US$**----
en porcentaje de exportaciones de bienes y servicios----
RESERVAS INTERNACIONALES
en millardos de US$1.2331.2171.2641.271
en meses de importación de bienes y servicios172422n.d.
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA EN EL PAÍS
en millones de US$ (flujo neto)5.25339.31418.84025.550
TIPO DE CAMBIO (anual medio)
Euro por yen134,4120,3126,6130,4
US$ por yen121,1108,8112,1110,4

Fuentes: Cabinet Office de Japón, Ministerio de Finanzas de Japón, Bank of Japan, FMI, JETRO.
* Datos del Word Economic Outlook Database, abril de 2019, publicados por el FMI.
** Las cifras en US$ son de elaboración propia aplicando como tipo de cambio el del anual medio. (Fuente: Bank of Japan)

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

 
El gobierno defiende haber logrado un éxito considerable gracias a la estrategia Abenomics. No obstante, la disminución y el envejecimiento de la población constituyen uno de los problemas fundamentales a los que Japón se enfrenta para aumentar su ritmo y capacidad de crecimiento. El proceso acelerado de envejecimiento es consecuencia tanto de que la esperanza de vida japonesa es la más alta de los países de la OCDE como de que su tasa de natalidad ha disminuido hasta situarse en el 1,4. La población registró su cota más alta en 2008, año en el que el número de habitantes casi alcanzó los 130 millones, y el gobierno estima que, proyectando el escenario actual, será inferior a 100 millones en 2050. Al mismo tiempo, Japón combina tasas tan reducidas de natalidad con una escasa inmigración
 
La composición del comercio refleja estabilidad en cuanto a la diversificación de productos, si bien queda aun un amplio margen para intensificar los flujos bilaterales. A medio y largo plazo, uno de los factores determinantes serán los efectos de la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Económica entre Japón y la UE en febrero de 2019.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política fiscal 

El gobierno afronta una situación fiscal compleja debido al elevadísimo volumen de deuda pública acumulada (su ratio sobre el PIB es del 238%, el más alto de los países de la OCDE), al déficit público (del -2,9% en 2018), y al envejecimiento de la población, que además de limitar las posibilidades de crecimiento potencial origina un notable aumento de los costes de salud y pensiones. En este contexto, el proceso de consolidación fiscal se enfrenta a la restricción de que los gastos de seguridad social equivalen al 33,6% del presupuesto y el servicio de la deuda al 23,2% (datos previstos para el ejercicio fiscal 2019).

La estrategia "Abenomics" presentó como objetivos reducir a la mitad el déficit primario en el año fiscal 2015 (3,3%) respecto al 2010 (6,6%), y alcanzar superávit en 2020. Sin embargo, el gabinete del Primer Ministro ha reconocido que si bien fue posible cumplir el objetivo relativo a 2015, el déficit primario será del 1,8% en 2020 y el superávit no se logrará hasta 2025 en el escenario de revitalización económica (o posteriormente en el de referencia actual).

 

Tanto el FMI como la OCDE han insistido en la necesidad de rebajar el grado de apalancamiento y han advertido del riesgo de shocks externos. Según el Cabinet Office el nivel de deuda pública en relación al PIB es de casi  el 240%  Hasta el momento, al estar aproximadamente un 90% de la deuda en manos de japoneses, mantenerse los tipos de interés muy bajos y existir alto ahorro acumulado, no se han producido crisis relevantes en relación con el servicio de la deuda. El ejecutivo aún considera necesario recurrir a estímulos fiscales para hacer despegar la economía a corto plazo. 

 

El gobierno ha llevado a cabo un aumento adicional del impuesto sobre el consumo, del 8% al 10% en octubre de 2019 (inicialmente previsto para octubre de 2015). 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política monetaria

El Banco de Japón (BoJ) y el gobierno anunciaron en enero de 2013 su compromiso de alcanzar un objetivo de inflación del 2% en el plazo más corto posible. Se fijó como indicador el Indice de Precios al Consumo una vez excluidos los precios de los alimentos frescos, llamado CPI core. En un contexto de tipos de interés muy próximos a cero, el BoJ anunció en abril de 2013 que utilizaría instrumentos de Quantitative and Qualitative Monetary Easing (QQE) para alcanzar el objetivo citado.

El mejor resultado del CPI core fue el de abril de 2014 cuando, excluidos los efectos de la subida del impuesto sobre el consumo, alcanzó el 1,5%. La situación se fue deteriorándose posteriormente, siendo del 0,7% en diciembre de 2018.  A la vista de estos resultados, el BoJ ha ido retrasando sucesivamente la fecha para alcanzar su objetivo del 2% inicialmente fijada para comienzos o mediados del ejercicio fiscal 2015 y en abril de 2018 se optó por eliminar la previsión temporal y hacer referencia a un horizonte de cinco años. En noviembre de 2019 se registró una tasa del 0,5%, lejos todavía del mencionado compromiso de inflación.

 

La política monetaria ha tenido también un efecto notable sobre la cotización del yen. El tipo de cambio del yen es de 122,2 frente al euro y de 109,1 respecto al USD (a 30 de diciembre de 2019).

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Políticas estructurales

En octubre de 2015 se presentó el programa Abenomics 2.0, que de nuevo hace hincapié en las reformas estructurales con el triple objetivo de lograr una economía fuerte, mejorar la tasa de natalidad y reforzar el sistema de seguridad social. En junio de 2017 la Administración Abe lanzó una nueva estrategia de crecimiento que gravita en torno a la visión de una Sociedad 5.0 centrada en la robótica y la inteligencia artificial. En diciembre de 2017 se decidió reforzar estas medidas, combinándolas con nuevas políticas destinadas a la cualificación de recursos humanos. En junio de 2018 se publicó una nueva estrategia de crecimiento que profundiza en la inversión en dos "revoluciones": la de recursos humanos (a través de medidas relacionadas con la educación y formación) y la de la productividad (fomentando nuevas tecnologías de movilidad, salud, energía e industria 4.0).

Estas medidas están llamadas a jugar un papel fundamental para transformar la economía, romper la dependencia de los estímulos extraordinarios fiscales y monetarios y fortalecer el potencial de crecimiento a largo plazo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex