Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Estructura empresarial

La economía japonesa se caracteriza en gran medida por una estructura dual con un grupo de grandes conglomerados que controlan más de la mitad de los sectores industriales y de servicios de la economía, convertidos en multinacionales y con fuerte presencia en el mercado internacional, y un altísimo número de empresas medianas y pequeñas, a menudo negocios familiares.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB* (por sectores de origen y componentes del gasto) (Estructura porcentual) 2013 2014 2015 2016
1. Agropecuario 1,1 1,1 1,1 1,2
Agricultura 0,9 0,9 0,9 1,0
Silvicultura y Pesca 0,1 0,1 0,1 0,1
2. Minería 0,1 0,1 0,1 0,1
3. Manufacturas 19,4 19,7 20,4 21,0
4. Suministro de agua, electricidad y gas y servicio de tratamiento de basura 2,1 2,3 2,7 2,7
5. Construcción 5,3 5,5 5,5 5,5
6. Comercio 14,8 14,2 13,9 13,7
7. Transporte 5,0 5,2 5,1 5,0
8. Hostelería y restauración 2,5 2,5 2,5 2,4
9. Información y comunicaciones 5,1 5,1 5,0 5,0
10. Finanzas 4,6 4,4 4,4 4,2
11. Inmobiliarios 11,9 11,7 11,4 11,4
12. Actividades profesionales, científicas y técnicas 7,3 7,2 7,3 7,3
13. Administración pública 5,1 5,1 5,0 5,0
14. Educación 3,7 3,7 3,6 3,6
15. Sanidad y actividades de trabajos sociales 6,9 6,7 6,8 7,0
16. Otras actividades de servicio 4,5 4,6 4,4 4,3
SUBTOTAL 100,4 100,1 100,2 99,2
IMPUESTOS, DISCREPANCIAS ESTADÍSTICAS, ETC. -0,4 -0,1 -0,2 0,8
TOTAL 100 100 100 100

Fuente: Cabinet Office y Statistical Bureau del Ministry of Internal Affairs and Communications. Los datos del PIB nominal por sectores corresponden al año natural. (Última actualización: abril 2018)

PIB POR COMPONENTES DEL GASTO (Tasa de variación interanual) 2013 2014 2015 2016
CONSUMO        
Consumo Privado  2,4  -0,9 - 0,0  0,1
Consumo Público  1,5 - 1,2  -0,5  -0,4
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL  3,2  3,4  2,9  0,3
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS  0,8  9,3  2,9  1,3
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS  3,3  8,3  0,8  -1,9
PIB REAL  2,0  0,4 1,4 0,9

Fuente: Cabinet Office y Statistical Bureau del Ministry of Internal Affairs and Communications. NOTA: Las tasas de variación han sido modificadas de acuerdo al cambio de metodología de cálculo del PIB Japonés de diciembre de 2016. Los datos de PIB corresponden al año natural. (Última actualización: junio de 2017)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

La situación económica se encuentra fuertemente determinada por la aplicación de la estrategia puesta en marcha por el gobierno a su llegada al poder en 2012, conocida como Abenomics, cuyo análisis requiere una breve referencia al contexto histórico en el que se formuló.
Tras los excelentes resultados de los años 1970s y 1980s, la economía japonesa experimentó en el periodo 1990-2009 un crecimiento muy lento y una preocupante deflación. El PIB se contrajo en cuatro ejercicios naturales y el IPC fue negativo en ocho de ellos (datos FMI). A pesar de los frecuentes estímulos fiscales y monetarios, el crecimiento anual medio del PIB en términos reales en esas dos décadas fue de sólo el 0,9%, frente al 2,9% de Estados Unidos o el 1,4% de Alemania. Una vez superados los peores efectos de la crisis financiera internacional, la recuperación registrada por la economía japonesa en 2010 fue notable. Sin embargo, los desastres de 2011 sumieron de nuevo al país en una recesión, de la que comenzó a recuperarse de manera intermitente en 2012.
A su llegada al poder, el Primer Ministro Abe presentó una estrategia agresiva destinada a revertir definitivamente la situación de estancamiento y convertir a Japón en "el mejor país mundial para los negocios". Se identificaron tres ejes de actuación ("flechas", en la terminología del gobierno) que permitirían alcanzar un crecimiento real del 2% i) una política monetaria fuertemente expansiva con un objetivo de inflación del 2% ii) una política fiscal suficientemente flexible como para alcanzar el equilibrio presupuestario en 2020 y, simultáneamente, utilizar estímulos fiscales en caso necesario; iii) un ambicioso paquete de reformas estructurales destinadas a mejorar la tasa de crecimiento potencial.
Coyuntura económica
Los resultados obtenidos hasta el momento han sido variables. Su análisis por ejercicios fiscales (1 de abril a 31 de marzo) muestra que el crecimiento real del PIB fue del 2,6% en 2013, del -0,5% en 2014, del 1,2% en 2015, de nuevo del 1,2% en 2016 y del 1,6% en 2017. El negativo comportamiento del PIB real en el ejercicio fiscal 2014 respondió en gran medida al incremento del tipo del impuesto sobre el consumo, del 5% al 8%, efectivo a partir del 1 abril de dicho año. Por años naturales, el crecimiento real del PIB fue del 2% en 2013, del 0,3% en 2014, del 1,1% en 2015, del 1,0% en 2016 y del 1,6% en 2017. En el primer trimestre de 2018 la tasa de crecimiento real inter-trimestral fue del -0,6%, interrumpiendo así el período de ocho trimestres consecutivos de resultados positivos (el más largo de los últimos 28 años). En términos interanuales, sin embargo, fue del 1,1%.
En cuanto a las previsiones para los próximos ejercicios fiscales, el Cabinet Office de Japón (BoJ) estimó en julio de 2018 que el aumento real del PIB alcanzará el 1,5% en 2018 y lo hará de nuevo en 2019. Por años naturales, según la edición de julio de 2018 del World Economic Outlook del FMI, será del 1% en 2018 y del 0,9% en 2019. El OECD Economic Outlook publicado en mayo de 2018 situó sus previsiones en el 1,2% para 2018 y también en el 1,2% para 2019. En junio de 2018 el Banco Mundial redujo su previsión de crecimiento para este ejercicio del 1,3% al 1%.
La tasa de desempleo en junio de 2018 fue del 2,2% (ajustada estacionalmente). Esta cifra está muy cerca del pleno empleo si bien, en comparación con otros países desarrollados, el sistema empresarial y de relaciones laborales en Japón hace que en realidad exista un cierto sobre-empleo en actividades de no muy alto valor añadido. En cualquier caso, el ratio de ofertas efectivas de trabajo respecto a los demandantes de empleo fue de 1,62, situándose en el valor más alto de los alcanzados desde 1974.

En junio de 2018 la tasa interanual de inflación medida a través del índice de precios al consumo (CPI) fue del 0,7%. El CPI core (ratio que excluye los alimentos frescos y que el Banco de Japón utiliza como referencia) fue del 0,8% y, si se toma como indicador el CPI core core (que excluye los alimentos, a excepción de las bebidas alcohólicas, y la energía), del 0,2%. En julio de 2018 el BOJ estimó que en el ejercicio fiscal 2018 el CPI core será del 1,1% y en 2019 del 1,5% (en este último caso, excluyendo los efectos del aumento previsto del impuesto al consumo).

En el año 2017, las importaciones japonesas aumentaron un 14,03% con respecto al año 2016, mientras que las exportaciones lo hicieron un 11,79%, registrándose un saldo positivo de 2.985,7 millardos de yenes.  

En enero-mayo de 2018, las importaciones japonesas crecieron un 8,47% con respecto al mismo periodo de 2017, mientras que las exportaciones lo hicieron un 6,09%, registrándose un saldo negativo de 114,7 millardos de yenes.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2014 2015 2016 2017
PIB
PIB Nominal (billones de yenes a precios corrientes) 513,7 529,9 538,4 545,8
PIB Nominal (millardos de US$ a precios corrientes)* 4.848,7 4.379,9 4.936,5 4.884,5
Tasa de variación real 0,3 1,1 0,9 1,6
Tasa de variación nominal en yenes 2,1 3,2 1,2 1,4
INFLACIÓN
Media anual 2,7 0,8 -0,1 0,5
Fin de período 2,4 0,2 0,3 1,0
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Final del año (JGB a 10 años) 0,55 0,36 -0,05 0,05
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población activa (millones de habitantes) 66,09 66,25 66,73 67,20
% Desempleo sobre población activa 3,6 3,4 3,1 2,8
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB -5,4 -3,5 -4,2 -4,1
DEUDA PÚBLICA
en billones de yenes 1.244 1.262 1.285 1.308
en millardos de US$ ** 11.758 10.429 11.821 11.662
en % de PIB* 242 238 239 240
EXPORTACIONES DE BIENES (datos de aduanas de Japón)
en millardos de yenes 73.093 75.614 70.040 78.290
en millardos de US$ ** 691 624 644 698
tasa de variación en yenes respecto al período anterior 4,8 3,4 -7,4 11,7
IMPORTACIONES DE BIENES (datos de aduanas de Japón)
en millardos de yenes 85.909 78.405 65.969 75.304
en millardos de US$ ** 812 647 606 665
tasa de variación en yenes respecto al período anterior 5,7 -8,7 -15,9 14,1
SALDO BALANZA COMERCIAL (datos de aduanas de Japón)
en millardos de yenes -12.816 -2.792 4.070 2.986
en millardos de US$ ** -121 -23 37 26
SALDO BALANZA CUENTA CORRIENTE (datos del Ministerio de Finanzas de Japón)
en millardos de yenes 3.922 16.235 20.342 21.874
en millardos de US$ ** 37 134 188 175
DEUDA EXTERNA
en millardos de yenes 328.930 354.879 368.563 350.958
en millardos de US$ ** 3.109 2.930 3.388 3.129
en % de PIB 64,83 68,52 69,27 64,30
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en millardos de yenes - - -  -
en millones de US$** - - - -
en porcentaje de exportaciones de bienes y servicios - - - -
RESERVAS INTERNACIONALES
en millardos de US$ 1.261 1.233 1.217 1.264
en meses de importación de bienes y servicios 14 17 24 22
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA EN EL PAÍS
en millones de US$ (flujo neto) 12.041 3.309 11.383 7.861
TIPO DE CAMBIO (anual medio)
Euro por yen 140,4 134,4 120,3 126,6
US$ por yen 105,8 121,1 108,8 112,1

Fuentes: Cabinet Office de Japón, Ministerio de Finanzas de Japón, Bank of Japan, FMI, JETRO.
* Datos del Word Economic Outlook Database, octubre de 2017, publicados por el FMI.
** Las cifras en US$ son de elaboración propia aplicando como tipo de cambio el del anual medio. (Fuente: Bank of Japan)

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

El gobierno defiende haber logrado un éxito considerable gracias a la estrategia Abenomics. El PIB se ha contraído en términos reales en seis de los trimestres transcurridos desde finales de 2012, si bien el último de ellos fue el segundo de 2018 y el crecimiento había sido positivo ininterrumpidamente desde el correspondiente a octubre a diciembre de 2015.
 
Quizá la mayor amenaza a largo plazo para el éxito de la estrategia Abenomics sea la sostenibilidad fiscal. Como se ha mencionado, el propio gobierno ha revisado sus estimaciones, reconociendo que no se registrará superávit primario hasta 2025. Sin embargo, el escenario fiscal podría ser aún peor, ya que uno de los supuestos básicos que el ejecutivo utiliza en sus cálculos para dicho escenario es que la tasa de crecimiento anual medio del PIB real sea notablemente más alta que la actual. 
 
La composición del comercio refleja estabilidad en cuanto a la diversificación de productos, si bien queda aun un amplio margen para intensificar los flujos bilaterales. A medio y largo plazo, uno de los factores determinantes será la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación Económica entre Japón y la UE.
 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política fiscal

El gobierno afronta una situación fiscal compleja debido al alto déficit público (del -4,2% en el año natural 2017), el elevadísimo volumen de deuda pública acumulada (su ratio sobre el PIB es superior al 235%, el más alto de los países de la OCDE) y al envejecimiento de la población, que además de limitar las posibilidades de crecimiento potencial origina un notable aumento de los costes de salud y pensiones. En este contexto, el proceso de consolidación fiscal se enfrenta a la restricción de que los gastos de seguridad social equivalen al 33,7% del presupuesto y el servicio de la deuda al 23,8% (datos previstos para el ejercicio fiscal 2018).
La estrategia "Abenomics" presentó como objetivos reducir a la mitad el déficit primario en el año fiscal 2015 (3,3%) respecto al 2010 (6,6%), y equilibrar las cuentas públicas en 2020. Sin embargo, en sus proyecciones de enero de 2018, el gabinete del Primer Ministro estimó que si bien, excluyendo del cálculo los gastos destinados a las tareas de reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto de 2011, las medidas ya puestas en marcha permitieron cumplir el objetivo relativo a 2015, el déficit primario será del 1,8% en 2020 y el superávit no se logrará hasta 2025 en el escenario de revitalización económica (o 2027 en el de referencia actual).
Tanto el FMI como la OCDE han insistido en la necesidad de rebajar el grado de apalancamiento y han advertido del riesgo de shocks externos. Hasta el momento, al estar aproximadamente un 90% de la deuda en manos de japoneses, mantenerse los tipos de interés muy bajos y existir alto ahorro acumulado, el gobierno no se ha enfrentado a ninguna crisis en relación con el servicio de la deuda. El ejecutivo aún considera necesario recurrir a estímulos fiscales para hacer despegar la economía a corto plazo. 
El gobierno ha anunciado asimismo una nueva reforma impositiva: un aumento adicional del impuesto sobre el consumo, del 8% al 10%. Inicialmente previsto para octubre de 2015, su aplicación ha ido retrasándose hasta octubre de 2019. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política monetaria

El Banco de Japón (BoJ) y el gobierno anunciaron en enero de 2013 su compromiso de alcanzar un objetivo de inflación del 2% en el plazo más corto posible. Se fijó como indicador el Indice de Precios al Consumo una vez excluidos los precios de los alimentos frescos, llamado CPI core. En un contexto de tipos de interés muy próximos a cero, el Banco de Japón anunció en abril de 2013 que utilizaría instrumentos de Quantitative and Qualitative Monetary Easing (QQE) para alcanzar el objetivo citado.
El mejor resultado del CPI core fue el de abril de 2014 cuando, excluidos los efectos de la subida del impuesto sobre el consumo, alcanzó el 1,5%. La situación ha ido deteriorándose posteriormente, habiendo alcanzado, como se ha mencionado, el 0,7% en mayo de 2018. A la vista de estos resultados, el BoJ ha ido retrasando sucesivamente la fecha para alcanzar su objetivo del 2%. Inicialmente fijada para comienzos o mediados del ejercicio fiscal 2015, en abril de 2018 se optó por eliminar la previsión temporal y hacer referencia a un horizonte de cinco años. 
La política monetaria ha tenido también un efecto notable sobre la cotización del yen. El tipo de cambio del yen es de 128,9 frente al euro y de 110,7 respecto al US$ dólar (a 30 de junio de 2018).

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Políticas estructurales

En octubre de 2015 se presentó el programa Abenomics 2.0, que de nuevo hace hincapié en las reformas estructurales con el triple objetivo de lograr una economía fuerte, mejorar la tasa de natalidad y reforzar el sistema de seguridad social. En junio de 2017 la Administración Abe lanzó una nueva estrategia de crecimiento que gravita en torno a la visión de una Sociedad 5.0 centrada en la robótica y la inteligencia artificial. En diciembre de 2017 se decidió reforzar estas medidas, combinándolas con nuevas políticas destinadas a la cualificación de recursos humanos. En junio de 2018 se ha publicado una nueva estrategia de crecimiento que profundiza en la inversión en dos "revoluciones": la de recursos humanos (a través de medidas relacionadas con la educación y formación) y la de la productividad (fomentando nuevas tecnologías de movilidad, salud, energía e industria 4.0).

Estas medidas están llamadas a jugar un papel fundamental para transformar la economía, romper la dependencia de los estímulos extraordinarios fiscales y monetarios y fortalecer el potencial de crecimiento a largo plazo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex