Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

 

 

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD Y POR COMPONENTES DEL GASTO (%)

2015

2016

2017

2018

2019

AGROPECUARIO

33,2

34,5

33,3

34,1

34,1

AGRICULTURA

25,7

27,9

27,5

27,8

27,8

GANADERÍA

4,7

4,8

4,2

4,1

4,0

SILVICULTURA Y PESCA

1,9

1,8

1,6

1,8

1,8

INDUSTRIAL

18,5

18,5

18,0

16,5

16,2

MINERÍA

0,9

0,9

0,8

0,8

0,7

MANUFACTURAS

10,0

9,7

8,9

7,8

7,5

CONSTRUCCIÓN

5,2

5,3

5,8

5,4

5,6

ELECTRICIDAD Y AGUA

2,3

2,5

2,5

2,5

2,4

SERVICIOS

48,9

47,0

48,7

49,3

49,7

TRANSPORTE, COMUNICACIONES Y ALMACENAMIENTO

9,8

9,4

9,7

9,3

9,7

COMERCIO

8,0

7,7

8

7,4

7,6

HOSTELERIA

0,8

0,8

0,8

0,7

0,7

FINANZAS

7,2

7,5

7,5

6,0

6,0

INMOBILIARIO

8,1

7,9

7,4

7,0

6,9

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

4,5

4,3

4,3

4,4

3,6

OTROS SERVICIOS

10,4

9,5

11,0

14,5

15,2

TOTAL

100,0

100,0

100,0

100,0

100,0

POR COMPONENTES DEL GASTO

CONSUMO

92,9

92,4

95,2

93,9

94,7

  Consumo Privado

78,8

79,1

81,6

81,0

81,6

  Consumo Público

14,1

13,3

13,6

12,9

13,1

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO

21,5

17,3

18,2

18,4

17,4

  FBCF

21,6

17,2

17,8

17,3

16,8

  Var. existencias

0,1

-0,1

-0,4

1,1

0,6

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

16,6

14,0

13,2

13,2

12,0

IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

-27,6

-22,8

-24,1

-23,0

-21,4

TOTAL

100,0

100,0

100,0

100,0

100,0

 

Fuente: (1) Kenya Bureau of Statistics; (2) KNBS, Banco Mundial
Última actualización: junio 2020

 

             

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Producto Interior Bruto

 

En 2018, el crecimiento del PIB se aceleró hasta el 6,3% desde el 4,7% del 2017. Kenia se recuperó del largo período electoral y de la sequía y se añadió el buen comportamiento de otros sectores como el de los servicios, especialmente los de transporte, información y comunicaciones y los relacionados con el turismo. La tasa de crecimiento se situó en el 5.4% en 2019 siendo de nuevo los servicios los que más crecieron, en particular los subsectores de transportes, distribución, financiero e información y comunicaciones.

El crecimiento económico de Kenia tocó suelo en el segundo cuatrimestre de 2020 consecuencia de la pandemia COVID-19, con fuertes caídas en abril y mayo, como consecuencia de la combinación de shocks de oferta y de demanda. El primero fue resultado de la disrupción a nivel mundial de las cadenas de suministro (debido al fuerte peso de las importaciones de suministros de China); la contracción de los mercados destino de la exportación de Kenia (fundamentalmente la UE) y el colapso en los ingresos por turismo. Por el lado de la demanda, se debió a la caída en el consumo (principal motor de crecimiento de los últimos años) y de la inversión doméstica debido a la incertidumbre y a los problemas de liquidez de las empresas. Los datos disponibles indican un fuerte impacto negativo sobre el sector manufacturero y muy especialmente sobre el sector servicios. En junio de 2020 la economía de Kenia inició una recuperación, que se observa en el comportamiento positivo de indicadores como el de la demanda externa de productos de la floricultura, el sector transportes, los pagos móviles o el número de matriculaciones de vehículos.

Política monetaria y precios

Tras la fuerte aceleración de la tasa de inflación en 2017 que se situó en el 8%, consecuencia del encarecimiento de los precios de los alimentos debido a la escasez de lluvias y el alza en los precios eléctricos, en 2018 estos factores actuaron de manera contraria y la tasa de variación de los precios se redujo hasta el 4,7%. En 2019 se situó en el 5,2%, dentro de la horquilla objetivo del Gobierno (5% (+/- 2,5%)). Las estimaciones de este indicador para 2020 se mantienen bajas.

 

En noviembre de 2019, el Parlamento aprobó la eliminación de los límites a los préstamos de la banca comercial (“interest rate cap”), a iniciativa del Presidente. Con esta decisión, la política monetaria retomó su efectividad como instrumento de intervención y el Comité de Política Monetaria del Banco Central de Kenia redujo el tipo de interés de referencia en dos reuniones consecutivas hasta situarlo en el 8,25%. 

 

El impacto económico del COVID- 19 ha ocasionado desde marzo de 2020 sucesivas intervenciones de emergencia del Banco Central. En particular, abaratando y ampliando los límites de las transacciones por móvil, ampliando los plazos de los préstamos de la banca hasta un año a economías domésticas y empresas, reduciendo el tipo de interés de referencia (hasta situarlo en el 7%) y el coeficiente de reservas bancario (desde el 5,25% al 4,25%), y ampliando la duración de los contratos de repos de 28 a 91 días de cara a mantener el acceso a liquidez de la banca comercial durante más tiempo.

 

Finanzas públicas

 

El déficit público creció en 2019 hasta situarse en el 7,7% frente al 7,4% de 2018 y sigue sin resolverse el problema crónico de la insuficiente recaudación impositiva desde 2014. Éste se atribuye a factores tales como: los cambios estructurales de la economía keniana en favor de la agricultura, sector “pobre” en recaudación impositiva en comparación con otros como el manufacturero; los cambios discrecionales en los impuestos directos que han erosionado la base impositiva mediante deducciones y vacaciones fiscales para zonas económicas especiales y zonas francas; un aún amplio sector informal; y la caída de los ingresos por impuestos directos frente a los indirectos. De cara a revertir esta tendencia, en 2018 se introdujeron reformas impositivas en los impuestos directos e indirectos. Sin embargo, algunas de las medidas hubieron de suavizarse al chocar con la oposición popular y parlamentaria.

 

En abril de 2020, a pesar de la crisis del COVID, el Gobierno aprobó una reforma más profunda en varias leyes impositivas cuyo objetivo es impulsar la recaudación impositiva a medio plazo y ello a través de la Tax Amendment Bill 2020. Para el año fiscal en curso, afectado de lleno por el COVID, se prevé una expansión del déficit público debido a la contracción de las bases impositivas de la mayoría de los impuestos por encima de la contracción del PIB nominal, el mayor gasto público sanitario y social (transferencia de rentas a grupos vulnerables) y el  aumento de liquidez a empresas vía aceleración de las devoluciones de IVA y pago de facturas pendientes del sector público.

 

La deuda pública de Kenia ha pasado de representar el 56,9% del PIB en 2017 al 62,1% en 2019 y es de esperar un nuevo incremento de la misma este año. Ésta se reparte entre externa y doméstica a una ratio de 52 a 48. La primera responde en su mayoría a créditos semi concesionales pero el creciente endeudamiento comercial vía las repetidas emisiones de Eurobonos (en 2014, 2018 y 2019) y créditos sindicados ha aumentado el servicio de la deuda considerablemente. En torno a dos tercios de la deuda bilateral externa corresponde a miembros del Club de París y la mayor parte del resto son créditos semi concesionales concedidos por China, con el 68,7% del total, seguido de cerca por el Banco Mundial y a considerable distancia por Japón (12%), Francia (7,4%) y Alemania (4,2%).

En octubre de 2019, a propuesta del Ejecutivo, el Parlamento aprobó cambios en la Public Financial Management Act de 2015 suprimiendo el techo de deuda pública del 50% del PIB en términos de valor neto actualizado y sustituyéndolo por un techo absoluto de 9 trillones de chelines kenianos (86 millardos USD).

 

Sector Exterior

El sector exterior ha registrado mejoras significativas desde 2017 en las balanzas comercial, por cuenta corriente y de capitales. El déficit por cuenta corriente se redujo desde el 7,2% de 2017 hasta el 5,7% en 2018, aumentando levemente en 2019 hasta el 5,8% del PIB. En 2019 Kenia mantuvo su superávit de balanza de pagos y las reservas internaciones aumentaron, situándolas en términos de meses de cobertura de importaciones en 6,1. Tras el impacto sobre el crecimiento y el sector exterior durante el segundo cuatrimestre de 2020, se inicia en junio una recuperación de la balanza comercial debido al crecimiento de las exportaciones y al mantenimiento de la contracción en las importaciones consecuencia de la caída de la demanda interna y los menores precios del petróleo. A lo anterior se añade el mantenimiento en las entradas de remesas de emigrantes que tienen un fuerte peso en la balanza por cuenta corriente. El colapso de los ingresos por turismo no obstante se mantiene.

El Banco Central de Kenia efectuó una compra mensual de 100 M de USD de marzo a junio de 2020 para fortalecer sus reservas internacionales y hacer frente a la posible volatilidad e incertidumbres de los mercados internacionales resultado de los efectos del COVID 19.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 


PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

 

2016

 

2017

 

2018

 

2019

 

PIB

PIB (MUSD a precios corrientes) (1)

69.190

78.690

87.930

98.610

Tasa de variación Real % (1)

5,9

4,9

6,3

5,6

 

INFLACIÓN

Media anual (%) (1)

6,3

7,9

4,6

5,6

Fin de período (%) (1)

6,4

4,5

5,7

6,2

 

TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL

Media anual (%) (3)

10,3

10

9,5

9

Fin de período (%) (3)

10

10

9

8.5

 

EMPLEO Y TASA DE PARO

Población (x 1.000 habitantes) (1)

45.451

46.729

48.033

49.364

Población activa (x 1.000 habitantes) (2)

19.221

19.864

20.518

21.190

% Desempleo sobre población activa (2)

11

9,2

9,3

9,3

 

DÉFICIT PÚBLICO

% de PIB (3)

8,5

7,9

7,4

7,4

 

DEUDA PÚBLICA

en MUSD (1)

37.551

38.976

45.210

50.955,30

en % de PIB

52

53

57

59

 

EXPORTACIONES DE BIENES, FOB

en MUSD (1)

5.747

6.615

7.726

8.720

% variación respecto a período anterior

-4,17

15,10

16,80

12,87

 

IMPORTACIONES DE BIENES, FOB

en MUSD (1)

13.637

16.227

18.256

19.678

% variación respecto al período anterior

-5,25

18,99

12,50

7,79

 

SALDO B. COMERCIAL

en MUSD (1)

-7.890

-9612

-10.529

-10.959

en % de PIB

10,93

13,04

13,29

12,62

 

SALDO B. CUENTA CORRIENTE

en MUSD (1)

-3.653

-5.124

-5.541

-5.696

en % de PIB

5,06

6,95

6,99

6,56

 

DEUDA EXTERNA

en MUSD (2)

21.694

26.830

31.511

-

en % de PIB

30,1

36,4

39,8

-

 

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA

en MUSD (2)

 

448

655

1.545


2.633

en % de exportaciones

7,8

9,9

20

30,2

 

 Reservas internacionales

en MUSD (3)

7.573

7.338

8.230

8.512

en meses de importación de bienes y servicios (3)

5,1

4,8

-

-

 

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

en MUSD (1)

348

426

576

621

 

TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR

Media anual

98,1

102,6

101,3

101,9

Fin de período (3)

102,1

103,1

101,8

101,3

Fuente: (1) FMI, (2) Banco Mundial, (3) Central Bank of Kenya

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

A corto plazo, el gobierno de Kenia ha diseñado para el ejercicio 2020-2021 un programa presupuestario de 26.074 MUSD, siguiendo tres líneas generales: continuar con el proceso de consolidación fiscal que inició en el pasado, reforzar una posición sostenible de la deuda pública, y controlar el impacto económico del Covid-19. Se priorizan las inversiones para lograr los objetivos de la Agenda Big Four (manufactura para la creación de empleos, seguridad alimentaria y nutricional, cobertura universal de salud y viviendas asequibles), y la creación de un entorno empresarial propicio para todos los agentes facilitadores de dicha agenda, para lo cual se destinan 1.190 MUSD

INGRESOS: el gobierno espera que la tributación ascienda a 17.682 MUSD (un 17,8% del PIB), una ligera reducción comparado con los 20.600 MUSD del año anterior. Los tributos con mayor volumen de recaudación siguen siendo los impuestos que gravan la renta (36,2% del total), seguidos por los impuestos indirectos que gravan el consumo (25,4%), los impuestos especiales (13,4%) y los impuestos aduaneros (5,6%). En el año fiscal que nos ocupa, continuarán las medidas fiscales estrictas para recaudar fondos que se iniciaron en el año anterior.

GASTOS: apuestan por continuar con el aumento del gasto público y los préstamos gubernamentales para el año fiscal 2020/21, alcanzando 26.000 MUSD, de los cuales destacan 11.800 MUSD de gastos corrientes, 5.916 MUSD de gastos de inversión y 2.957 MUSD de gastos transferidos para los condados.

El DÉFICIT PÚBLICO proyectado es equivalente al 7,9% del PIB (7.856 MUSD), un aumento frente al 5,6% del PIB del año fiscal anterior.  Se espera financiar este déficit con financiación externa, como préstamos concesionales y préstamos comerciales.

SECTORES ECONÓMICOS: Destaca la educación, a la que se asigna un importe de 4.720 MUSD, aumentado un 1,7% respecto al año anterior y suponiendo el 18% del total del presupuesto. Otros sectores que toman gran parte del presupuesto son: Energía, Infraestructura y TICs, con un presupuesto de 3.395 MUSD, 13% del presupuesto; administraciones públicas y relaciones internacionales alcanzando los 2.703 MUSD y un 10,3% del presupuesto; seguridad nacional, partida que se mantiene estable en torno a 1,36 MM USD; y defensa, 1,443 MUSD. Destaca también el aumento del gasto en salud, que se incrementa en un 33% hasta alcanzar los 1044 MUSD; y agricultura, desarrollo rural y urbano, con una partida de 584 MUSD.

En especial, en el sector Infraestructura, el  presupuesto contempla la construcción de vivienda social y el desarrollo del programa urbanístico; la construcción, rehabilitación y mantenimiento de carreteras; completar la segunda fase el proyecto SGR en el tramo Nairobi-Naivasha; el  proyecto LAPSSET; el proyecto de desarrollo del puerto de Mombasa; la expansión de aeropuertos; el desarrollo de la energía geotermal, la ampliación de líneas de transmisión y la electrificación de instituciones públicas; y el desarrollo de infraestructuras de agua y saneamiento, y la construcción de presas. Por último, en el sector de las TICs, se incluye la expansión de la línea nacional de fibra óptica, el desarrollo el proyecto de Konza Metropolis y el programa de alfabetización digital. Cabe destacar el programa "Build Kenya, buy Kenya" cuyo objetivo es fomentar el consumo de bienes y servicios producidos localmente.

En cuanto a los objetivos de política económica a medio plazo destaca la Agenda “Big Four”, que se hizo pública en enero de 2018 y detalla los planes económicos del gobierno para la legislatura recién iniciada.  Se basa en cuatro pilares que ha denominado los “Big Four”, que son los siguientes: sector manufacturero, cobertura sanitaria, vivienda y seguridad alimentaria y nutricional de toda la población. La agenda “Big Four”, supone la mayor apuesta del gobierno para dar una nueva perspectiva al país e impulsar el desarrollo económico, y se diseñó para ser el legado del presidente Uhuru Kenyatta en el país.

Por último, el documento "Kenya Visión 2030" marca la pauta de la política keniana de desarrollo a largo plazo, cuyo objetivo es transformar Kenia en un país de renta media, creando una nación próspera y globalmente competitiva. Esta "Visión" está anclada en tres pilares: económico, social, y de gobernanza política.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Con un PIB de 98.610 M USD en 2019 y un crecimiento del 5,4%, Kenia se mantiene en el grupo de economías más dinámicas del continente siendo la más diversificada de la región. Para 2020 se había estimado un crecimiento de 5,7%, aunque debido a la situación provocada por la COVID-19 la tasa de crecimiento se situará en torno al 1%. A medida que la pandemia dificulta la recaudación de la base de ingresos, queda expuesto el panorama negativo de los riesgos financieros de Kenia.  

Así pues, las grandes necesidades brutas de endeudamiento, que incluyen la amortización de la deuda externa y la necesidad de refinanciar un gran volumen de deuda interna a corto plazo han hecho que la agencia de calificación Moody's cambie la perspectiva de crédito soberano de Kenia a "negativa" desde una perspectiva anterior de "estable". A la luz de la pandemia de COVID-19, se espera que el crecimiento del PIB disminuya al 1,0%. 

 

El entorno empresarial ha tenido una intensa mejora en los últimos años que  sitúa al país solo por detrás de Mauricio, Ruanda y Marruecos en el continente africano en el índice “Ease of Doing Business” del Banco Mundial y se encuentra en el puesto 56º a nivel mundial. 

 

A medio y largo plazo, Kenia puede ser un área emergente, con una actividad económica no dependiente de la exportación de materias primas sino centrada en el sector terciario que si bien ya contribuye cerca de un 50% al PIB aún se encuentra por debajo de los niveles de las economías emergentes (superiores al 60%).

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

La política fiscal se ve marcada por la necesidad de realizar fuertes inversiones para reducir el déficit existente, frente a las limitaciones que impone la insuficiente capacidad recaudatoria, todo ello en el marco de alcanzar el objetivo de reducción del déficit público acordado con el FMI dentro del acuerdo de apoyo financiero establecido en 2016. Inicialmente, el objetivo fijado era reducir el déficit al 3,7% del PIB para el ejercicio fiscal 2018/19. Este objetivo, sin embargo, a la vista de la evolución de la economía, se ha ido suavizando, primero hasta el 5,7% y posteriormente, hasta el 6%.

A medio plazo, la senda de reducción del déficit se alinea con los compromisos establecidos en el marco del proceso de convergencia de la Eastern Africa Community de cara al establecimiento de una unión monetaria en 2024 que requieren que a partir del 2021 el déficit público se sitúe por debajo del 3%, lo que exigirá un considerable esfuerzo. 

Dentro de la recaudación impositiva (que representa el 88,3% del total de los ingresos públicos) el impuesto sobre las rentas personales, el IVA, y el impuesto de sociedades, representan cada uno en torno a un cuarto del total, mientras que el resto, otros impuestos indirectos, las tarifas aduaneras y otros impuestos sobre transacciones internacionales suponen el 22% restante.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La ejecución de la política monetaria es responsabilidad del Central Bank of Kenya (CBK) cuyo Presidente es nombrado directamente por el Presidente de la República. El objetivo marcado para la política monetaria es preservar la estabilidad de precios, conjugándola con el apoyo a los objetivos de crecimiento y empleo del Gobierno.

Siguiendo las recomendaciones del FMI, el CBK tiene previsto en el futuro próximo establecer un objetivo “oficial” de crecimiento de la inflación como guía de su política monetaria, pero no se ha fijado aún una fecha para su implementación

Aunque actúa también mediante operaciones en mercado abierto y a través de variaciones en el nivel de reservas que exige mantener a los bancos comerciales, el principal instrumento utilizado es la fijación de un tipo de interés de referencia, “Central Bank Rate”, cuyo nivel se revisa en las reuniones mensuales que celebra su Monetary Policy Committee y cuyas variaciones se supone repercuten en los tipos aplicados por la banca en sus operaciones de préstamo, influyendo así en los niveles de actividad económica.

La efectividad de esta política ha sido puesta en entredicho por la aprobación parlamentaria de una ley que fija los tipos aplicables por la banca comercial dentro una banda de +/-cuatro puntos porcentuales alrededor del tipo de referencia establecido por el CBK, de forma que los bancos comerciales no pueden aplicar tipos por encima del límite superior de la banda en sus préstamos, ni tipos por debajo del límite inferior en los depósitos que aceptan. La medida se tomó para impedir la aplicación de tipos "usurarios" por los bancos, pero, al impedir a éstos fijar los tipos en correspondencia con el nivel de riesgo percibido de sus clientes el efecto en la práctica ha sido limitar el crecimiento del crédito, especialmente a aquellos clientes de riesgo mayor o de más difícil evaluación del riesgo, como es el caso de las pequeñas y medianas empresas.

El FMI ha pedido repetidamente la eliminación de la medida, pero el Gobierno se ha encontrado hasta ahora con la oposición del Parlamento, que solo ha admitido la eliminación del límite inferior de la banda, lo que beneficia a los bancos al permitirles reducir los tipos que pagan por los depósitos, pero no modifica la situación en cuanto a la concesión de préstamos.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

En enero de 2018, el Gobierno hizo público el 2018 BUDGET POLICY STATEMENT en el que se detallan sus planes económicos para los cinco años de la legislatura, basados en cuatro pilares que ha denominado los “Big Four”. La agenda “Big Four”, supone la mayor apuesta del gobierno para dar una nueva perspectiva al país e impulsar el desarrollo económico, y se diseñó para ser el legado del presidente Uhuru Kenyatta en el país. Los objetivos de este plan de desarrollo acelerado, divididos en estos 4 pilares básicos, son los siguientes:

 

Sector manufacturero.

 

El objetivo es incrementar la contribución al PIB del sector manufacturero del 9% actual al 15% en 2022, creando más de 1.000.000 de puestos de trabajo. Para lograr estos objetivos, el ejecutivo pondrá el foco en fortalecer el tejido empresarial y lograr una mejora del clima de negocios, el desarrollo de parques industriales, la creación de 1.000 nuevas pequeñas y medianas empresas, y el establecimiento de áreas de libre comercio en sectores estratégicos como el de automoción, todo ello para incrementar el comercio con los países de la región.

 

Entre los sectores prioritarios destacan:

 

-Textil: desarrollo de la producción de algodón mediante la utilización de variedades híbridas con unos rendimientos tres veces superiores a los actuales y concesión de incentivos a la inversión en desmotadoras y plantas de textil y vestido, con la creación de 500.000 puestos de trabajo en el sector del algodón y otros 100.000 en el del vestido. 

-Cuero y calzado: realizar localmente el procesado de todo el cuero producido en el país; apoyar la creación de 5.000 empresas artesanales; completar el Machakos Leather Park e identificar la localización de tres nuevos parques industriales, con el objetivo de alcanzar unas exportaciones de 500 MUSD en los próximos cinco años. 

-Agro-industria: creación de 1.000 pequeñas y medianas empresas y 600.000 empleos para 2022. 

 

Seguridad alimentaria y nutricional de toda la población.

 

Se propone incrementar en un 34% los ingresos medios de los granjeros, reducir en un 27% la malnutrición en niños por debajo de 5 años; reducir la inseguridad alimentaria en un 50%, aumentar en un 48% la contribución del sector agrícola al PIB y reducir en un 47% el coste de los alimentos como porcentaje de los ingresos en el hogar. Para conseguir estos objetivos se promoverán las siguientes medidas:

- Impulsar la producción a gran escala, facilitando la construcción de nuevos sistemas de irrigación e incentivando el uso de la tecnología.

- Incrementar la productividad de los pequeños cultivadores, mejorando su acceso al crédito e incluyendo incentivos en función de rendimiento.

- Reducir el coste de los alimentos, creando una reserva estratégica de alimentos y semillas para estabilizar los precios y rediseñando el modelo de subsidios. 

 

 

Cobertura sanitaria universal.

 

Cobertura sanitaria para el 100% de la población para el año 2022, mediante la reconfiguración del fondo público de seguros y la reforma de su funcionamiento, y alentando la inversión privada en el sector para conseguir seguros a coste asequible. Entre sus objetivos se encuentran:

- Aumentar al 100% la cobertura del subsidio para servicios básicos de salud.

- Reducir el porcentaje de gasto de los hogares en salud en un 54%.

 

Vivienda.

 

El plan prevé construir al menos 500.000 nuevas viviendas en las principales ciudades del país, lo que llevará a la creación de 300.000 nuevos puestos de trabajo y elevará al 14% la contribución del sector al PIB. Como incentivo, se reducirá el tipo del impuesto de sociedades para aquellas firmas que construyan más de 400 unidades anualmente y se creará el National Social Housing Fund. Asimismo, se creará la Kenya Homes Refinance Company (KHRC), que jugará un papel central recaudando fondos a largo plazo en los mercados de capitales y promoviendo la participación privada. Entre otros objetivos destacan:

- Reducir el coste de la vivienda en un 50%.

- Reducir el coste medio de construcción de viviendas en un 30%.

- Reducir la brecha de la oferta de viviendas para familias de bajos ingresos en un 60%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

En enero de 2018, el Gobierno hizo público el 2018 BUDGET POLICY STATEMENT en el que se detallan sus planes económicos para los cinco años de la legislatura, basados en cuatro pilares que ha denominado los “Big Four”. La agenda “Big Four”, supone la mayor apuesta del gobierno para dar una nueva perspectiva al país e impulsar el desarrollo económico, y se diseñó para ser el legado del presidente Uhuru Kenyatta en el país. Los objetivos de este plan de desarrollo acelerado, divididos en estos 4 pilares básicos, son los siguientes:

 

Sector manufacturero.

 

El objetivo es incrementar la contribución al PIB del sector manufacturero del 9% actual al 15% en 2022, creando más de 1.000.000 de puestos de trabajo. Para lograr estos objetivos, el ejecutivo pondrá el foco en fortalecer el tejido empresarial y lograr una mejora del clima de negocios, el desarrollo de parques industriales, la creación de 1.000 nuevas pequeñas y medianas empresas, y el establecimiento de áreas de libre comercio en sectores estratégicos como el de automoción, todo ello para incrementar el comercio con los países de la región.

 

Entre los sectores prioritarios destacan:

 

-Textil: desarrollo de la producción de algodón mediante la utilización de variedades híbridas con unos rendimientos tres veces superiores a los actuales y concesión de incentivos a la inversión en desmotadoras y plantas de textil y vestido, con la creación de 500.000 puestos de trabajo en el sector del algodón y otros 100.000 en el del vestido. 

-Cuero y calzado: realizar localmente el procesado de todo el cuero producido en el país; apoyar la creación de 5.000 empresas artesanales; completar el Machakos Leather Park e identificar la localización de tres nuevos parques industriales, con el objetivo de alcanzar unas exportaciones de 500 MUSD en los próximos cinco años. 

-Agro-industria: creación de 1.000 pequeñas y medianas empresas y 600.000 empleos para 2022. 

 

Seguridad alimentaria y nutricional de toda la población.

 

Se propone incrementar en un 34% los ingresos medios de los granjeros, reducir en un 27% la malnutrición en niños por debajo de 5 años; reducir la inseguridad alimentaria en un 50%, aumentar en un 48% la contribución del sector agrícola al PIB y reducir en un 47% el coste de los alimentos como porcentaje de los ingresos en el hogar. Para conseguir estos objetivos se promoverán las siguientes medidas:

- Impulsar la producción a gran escala, facilitando la construcción de nuevos sistemas de irrigación e incentivando el uso de la tecnología.

- Incrementar la productividad de los pequeños cultivadores, mejorando su acceso al crédito e incluyendo incentivos en función de rendimiento.

- Reducir el coste de los alimentos, creando una reserva estratégica de alimentos y semillas para estabilizar los precios y rediseñando el modelo de subsidios. 

 

 

Cobertura sanitaria universal.

 

Cobertura sanitaria para el 100% de la población para el año 2022, mediante la reconfiguración del fondo público de seguros y la reforma de su funcionamiento, y alentando la inversión privada en el sector para conseguir seguros a coste asequible. Entre sus objetivos se encuentran:

- Aumentar al 100% la cobertura del subsidio para servicios básicos de salud.

- Reducir el porcentaje de gasto de los hogares en salud en un 54%.

 

Vivienda.

 

El plan prevé construir al menos 500.000 nuevas viviendas en las principales ciudades del país, lo que llevará a la creación de 300.000 nuevos puestos de trabajo y elevará al 14% la contribución del sector al PIB. Como incentivo, se reducirá el tipo del impuesto de sociedades para aquellas firmas que construyan más de 400 unidades anualmente y se creará el National Social Housing Fund. Asimismo, se creará la Kenya Homes Refinance Company (KHRC), que jugará un papel central recaudando fondos a largo plazo en los mercados de capitales y promoviendo la participación privada. Entre otros objetivos destacan:

- Reducir el coste de la vivienda en un 50%.

- Reducir el coste medio de construcción de viviendas en un 30%.

- Reducir la brecha de la oferta de viviendas para familias de bajos ingresos en un 60%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex