Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

El reparto sectorial del PIB por el lado de la oferta, muestra el siguiente reparto en 2017: Agropecuario 4,4%, Industria, Minería, Construcción 31,1%, Servicios 57 % e impuestos netos 6,5%.

La agricultura y ganadería resultan cruciales a efectos del empleo ya que suponen el 25% del empleo (13% de los asalariados registrados). El área cultivada comprende 18,4 MHa, predominando el trigo (12,4 MHa cultivadas y una exportación 8 MTm en 2007). A lo largo de 2015 este sector creció en torno al 5%, superando la caída importante de la contribución de este sector a la economía en años anteriores. 

El sector extractivo (minería y extracción de crudo y gas), y más concretamente el de la extracción de hidrocarburos, es el sector más relevante del país pues representa, de manera directa, el 13,3% del PIB nacional, y, de manera indirecta, del entorno del 50-60%. Además, supone entre el 60% y 70% de las exportaciónes del país y el 70% de la IDE.

Paradójicamente, el escaso desarrollo de la industria del refino hace que se importen las gasolinas y demás productos. Las reservas probadas de petróleo extraíble alcanzan 4,8 millones de toneladas (10ª mayores reservas mundiales). La producción de petróleo alcanzó en 2017 los 86,2 millones de toneladas y se espera que se incremente un 1% en 2018 hasta los 87 millones de toneladas. El yacimiento de Kashagan espera incrementar en un 33% la producción de petróleo hasta los 11 millones de toneladas en 2018. Las reservas de gas se estiman en 2 billones de Mm3 (1,6 % de las mundiales). La producción actual es pequeña (35,6 Mm3, sumando gas natural y condensados) siendo de 11,3 Mm3 la producción el primer semestre del 2011 y esperándose alcanzar 80 Mm3 en 2015.

En cuanto a la extracción de minerales, Kazajistán cuenta con una  gran variedad de recursos naturales lo que le permite extraer diferentes tipos de minerales: cobre, hierro, carbón, aluminio, cinc, oro, etc. Estos se utilizan para el consumo interno (gran demanda de materias primas en los últimos años en el sector de la construcción) y/o para la exportación en bruto o en primera transformación. Cabe señalar que Kazajistán posee el 39,3% del uranio mundial y es el principal exportador de dicha materia. Ver apartado 2.1.2. 

Por otro lado, el crecimiento de los servicios se ha visto frenado en los dos últimos años. Mientras que en 2015 su peso en el PIB fue del 59,4%, en 2017 fue del  57%. Destacan especialmente los subsectores de venta al por mayor y por menor (16,4%), y servicios de alquiler de vivienda (8,1%) así como los servicios financieros y de seguros (4,3%).

Por el lado de la demanda interna, tras un periodo de estancamiento en 2009, la recuperación en el trienio posterior, viene impulsada por el dinamismo del consumo privado y de la formación bruta de capital, que crecieron a tasas cercanas al 7%. No obstante lo anterior, hay que señalar que la formación bruta de capital, es tradicionalmente baja en infraestructuras y sectores no extractivos (que, tras las privatizaciones efectuadas, tiene carácter privado en gran medida) dando lugar a unas redes viales y de abastecimientos, industria, utillaje y procedimientos productivos obsoletos, y a una baja competitividad en manufacturas. En 2013 a pesar del incremento en el consumo privado respecto al año anterior, los salarios apenas crecieron un 1% y la producción industrial lo hizo entorno al 1,3%, esto se ha visto reflejado, en un escenario general de desaceleración del PIB, en una contención importante del consumo privado en 2014. A partir de 2014, el crecimiento del consumo interno se frenó, pasando a tasas de entre el 1% y 3% respecto al año anterior. En 2017, el consumo de los hogares aumentó en un 1,7%. 

En lo que respecta a la demanda externa, las exportaciones decrecieron desde 2013 a 2016. Esto se debe a la caída en los precios del petróleo, principal exportación del país. En 2017, y gracias a una tendencia alcista del precio del barril de crudo, las exportaciones aumentaron por primera vez en cuatro años (un 28,8%).

Por otro lado, al igual que en las exportaciones, las importaciones presentaron una tendencia negativa desde 2014 a 2016. La devaluación del tengue ha disminuido el poder adquisitivo del país y eso se ha visto reflejado en su comercio exterior. No obstante, en 2017, las importaciones aumentaron un 14,22% respecto al año anterior. Este hecho, sumado al aumento en las exportaciones ha generado un superávit comercial de 16.815 millones de euros que ha contribuido al crecimiento del PIB del país en 2017.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) 2015 2016 2017
POR SECTORES DE ORIGEN      
Producción de bienes 35,5 36,6 36,5
AGROPECUARIO 4,8 4,6 4,4
Agricultura (*) (*) (*)
Ganadería (*) (*) (*)
Silvicultura y Pesca (*) (*) (*)
MINERÍA 12,7 12,9 13,3
INDUSTRIA 12,0 13,2 12,2
CONSTRUCCIÓN 6,0 5,9 5,6
Producción de servicios 59,4 57,8 57,0
COMERCIO 17,0 16,8 16,4
HOTELES, BARES Y RESTAURANTES 1,1 1,1 1,1
TRANSPORTE 8,6 8,3 8
COMUNICACIONES 2,6 2,1 1,5
ELECTRICIDAD Y AGUA      
FINANZAS 3,5 3,5 4,3
PROPIEDAD DE VIVIENDA 9,0 8,7 8,1
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 2,0 1,8 2,1
OTROS SERVICIOS      
Impuestos 5,1 5,6 6,5
TOTAL 100 100 100
       
POR COMPONENTES DEL GASTO      
CONSUMO 65,3 66,2 63,9
Consumo Privado 52,5 53,4 51,7
Consumo Público 11,6 11,7 11,1
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 27,9 27,9 27
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 28,5 31,8 35,1
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS (24,5) (28,5) (26,8)
Discrepancia estadística 2,8 2,6 0,8

Fuente: Economist Intelligence Unit, BAD, FAO, Banco Mundial, Agencia de Estadística de Kazajstán (integrated accounts by structure and final use). septiembre 2018

(*) Las estadísticas de Kazajstán no desglosan los subrenglones en forma compatible con el formato estandar de nuestros cuadros. Industria y minería van agregadas, del mismo modo que, por otra parte, agricultura, ganadería y silvicultura.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Kazajstán es un país muy extenso, más de cinco veces España, con unos 2,7 millones de kilómetros cuadrados y una población escasa de 18 millones de habitantes que proporciona una de las menores densidades poblacionales del mundo: 6,6 habitantes por kilómetro cuadrado. Sin embargo, el territorio presenta una gran riqueza de recursos naturales: petróleo (11ª posición mundial), gas, uranio (primer productor mundial), cobre, níquel, hierro, cromo, oro, etc. Durante la época soviética fue uno de los principales proveedores de cereales y ganado de la URSS.

La economía de Kazajistán se basa actualmente en el petróleo (1,7 millones de barriles diarios), que supone el 25% del PIB, el 40% de los ingresos públicos y muy próximo al 70% de los ingresos por exportaciones. La agricultura apenas representa el 5% del PIB aunque es intensiva en mano de obra al emplear al 26% de la población.

La estructura sectorial del PIB le confiere una alta dependencia de las materias primas y, en particular, del petróleo. Por este motivo, la drástica bajada del precio del barril de petróleo impactó gravemente en la economía kazaja, empeorando las cifras de crecimiento del PIB desde una media del 10% del PIB entre 2000-2008 al 1,2% en 2015 ó el 1,1% de crecimiento del PIB en 2016.  A la caída del precio del crudo se añadieron las dificultades económicas de dos de sus principales socios comerciales, Rusia y China, en un contexto mundial de desaceleración del crecimiento que afectó especialmente a las economías emergentes. No obstante, la economía se recuperó en 2017 y 2018 con el repunte del precio del petróleo y la mejora de la economía de sus principales socios comerciales.

Desde un punto de vista estructural, Kazajstán presenta debilidades: excesivo peso del sector público, economía muy vulnerable con necesidad de diversificación y desarrollo del sector privado, mejora del ambiente para hacer negocios, falta de competitividad de la economía y productividad reducida, frágil sistema financiero, concentración de la propiedad en el sector bancario, débil gobernanza y supervisión bancarias, y cierta exposición a nivel político de algunos de sus propietarios. De conformidad con el “World Economic Forum's Global Competitiveness Index (GCI) 2017-2018”, Kazajstán se encuentra en la posición 57 con lo que ha perdido 4 puestos respecto al año anterior, (España se encuentra en la posición 34).

Crecimiento del PIB y proyecciones:
El Ministerio de Economía Nacional kazajo ha cifrado el crecimiento para 2017 en el 4% a pesar de que el FMI y otras instituciones multilaterales preveían un crecimiento más bajo. En el año 2016 Kazajistán creció en porcentaje de PIB el 1,1% tras un crecimiento del 1,2% en 2015. El repunte del crecimiento del 4% en 2017 indica el inicio de la recuperación económica tras la crisis de las materias primas y la profunda caída de los precios del petróleo en el año 2015.

Según el Banco Central de la República de Kazajstán, la previsión de crecimiento del PIB para 2018 se encuentra en el 3,5%. Por su parte, el Gobierno ha establecido un crecimiento algo superior del 3,8% y el FMI ha revisado su previsión de crecimiento hasta el 3,7% en 2018 y 3,1% en 2019, a pesar de que anteriormente las previsiones en 2019 se encontraban en el 2,6% debido a una disminución del consumo, previsión de reducción en el crédito a las economías domésticas e incertidumbre en el tipo de cambio del tengue debido a una reciente depreciación con motivo del ataque especulativo a las monedas de países emergentes, tras las sanciones de EEUU a Turquía y Rusia.

Las previsiones generales indican que el Banco Central disminuirá el tipo de interés a finales de 2018 hasta el 8,75% con una inflación del 6,4 (entre los márgenes establecidos por el Banco Central entre el 5-7%), y un precio del barril de petróleo de 69,8$/barril. El tengue se está depreciando y se encuentra en el entorno de los 378 tengues el dólar y de unos 438 tengues el euros, por las razones ya mencionadas, a pesar del repunte en el precio del barril de petróleo. En 2019 es previsible que la inflación se reduzca hasta el 4,6% según el Banco Central (siempre que la depreciación del tengue no tenga efectos inflacionistas).

Política fiscal:
Durante la crisis financiera en 2008 se pusieron de manifiesto las debilidades estructurales de la economía kazaja, dado que el crecimiento en años anteriores generó una importante demanda interna y un fácil acceso al crédito, generándose un incremento sustancial de los créditos de dudoso cobro y una alta dependencia de la financiación externa. A lo que habría que añadir posteriormente las dificultades en 2014 derivadas del desplome del precio del crudo. Ante la crisis, el Gobierno kazajo ha desarrollado políticas fiscales expansivas de gasto público, especialmente desde 2014, de modo que el déficit público pasó de una posición desahogada en torno al 4,9% de superávit en 2013 y 2,4% en 2014, a un déficit del -6,3% en 2015 y -4,1% de déficit en 2016. En 2017 el déficit alcanzó el -6,3% del PIB. Sin embargo, el gobierno kazajo no ha incrementado la deuda pública manteniéndose alrededor del 21-22%, utilizando el fondo soberano SAMRUK KAZYNA para financiar la política fiscal expansiva. De unos 70.800 millones de $ de los que disponía el fondo en 2013 se recortó en un 15% hasta los 60.000 millones de $ en 2016, alrededor de un 45% del PIB.

La deuda externa se incrementó el 2,3% en 2017 hasta los 167.484,7 millones de dólares a 1 de enero de 2018. El ratio de deuda externa respecto al PIB alcanzó el 108,9% a 1 de enero de 2018. La deuda del sector público supuso el 8% (13,4 billones de dólares), el sector bancario el 4% (6,7 billones), otros sectores excepto inversiones directas el 26% (43,55 billones de $), y las deudas inter-corporativas el restante 62,4% (103,85 billones de $).

La acumulación de recursos durante los años de elevados precios del petróleo y la creación consecuente por parte de las autoridades kazajas del fondo soberano para gestionar los ingresos procedentes del petróleo, ha sido fundamental para sostener políticas fiscales expansivas. La decisión en diciembre de 2016 de asegurar su sostenibilidad con un nuevo marco que regule el fondo soberano SAMRUK KAZYNA para que sirva de instrumento anti-cíclico, reduciendo al mismo tiempo la dependencia del presupuesto de los ingresos derivados del petróleo, ha reforzado sin duda la solvencia del país para los próximos años. Dentro de las políticas anti-cíclicas de gasto público, la iniciativa llamada “Nurly Zhol” dirigida a financiar infraestructuras, viviendas y programas para PYMEs ha sido un elemento fundamental para paliar los efectos derivados de la crisis de 2014.

Asimismo, la “Estrategia 2050” cuyo objetivo es situar al país entre las treinta economías más desarrolladas, (con la EXPO 2017 como telón de fondo, Kazajistán está dando prioridad a la consecución gradual de una "economía verde" que impulse el PIB, genere puestos de trabajo y eleve la calidad de vida de la población). Por último, se aprobó en 2015 un plan de privatización para 2016-2020 conocido como la segunda "wave" ola de privatización que se encuentra ejecutada al 71% y se espera concluya a finales de 2018. En los últimos dos años de 476 objetivos de privatización se han vendido 367 por valor de 500 millones de dólares. Algunas empresas relevantes como Air Astana, KazMunayGas y Kazatomprom se espera que se privaticen a lo largo de 2018.

Sector exterior:
La reducción de los ingresos por exportación ha disminuido el superávit de la balanza comercial, no pudiendo compensar los déficits estructurales de las balanzas de servicios (pagos por explotación y construcción de oleoductos) y de rentas (pago por dividendos a las multinacionales de las industrias extractivas), típica de países petroleros.

Por estos motivos, el déficit por cuenta corriente pasó de tener superávit en 2013 y 2014 a registrar un déficit del -2,8% del PIB en 2015, llegando hasta el -6,4% de déficit en 2016. En 2017 el déficit por cuenta corriente registrado disminuyó hasta el -3,4%. Dicho déficit ha sido financiado gracias a la inversión extranjera directa que se concentra en un 74% en el sector de materias primas (petróleo fundamentalmente), y que ha aumentado desde los 14.800 millones de dólares en 2015 hasta los 20.600 millones de dólares en 2016, y está permitiendo incluso la acumulación de reservas. A 1 de abril de 2018 las reservas internacionales llegaron a 31.100 millones de dólares. Aunque la deuda externa es alta por la devaluación del tengue cifrándose en el 108,9% del PIB (a 1 de enero de 2018), se trata de préstamos entre empresas multinacionales del sector de las materias primas, mientras la deuda pública se mantiene en niveles muy bajos. 

Política Monetaria:
En agosto de 2015 el Gobierno decidió la libre flotación de la moneda nacional, el tengue, tras haber permanecido vinculado al dólar anteriormente, debido a la presión que los bajos precios del petróleo estaban ocasionando sobre las reservas de divisas. Lo cual provocó una importante devaluación que alcanzó el 40% del valor de la moneda. Así mismo, se han establecido objetivos de inflación entre el 6-8% en la actualidad con un objetivo de inflación del 5-7% en 2018 y del 3-4% en 2020. El tipo de interés del Banco Central de Kazajistán se redujo en enero de 2018 en 50 puntos básicos para sorpresa de la mayoría de los operadores económicos cifrándose en el 9,75% desde el 10,25% el 21 de agosto de 2017 (el 5 de junio de 2017 ya se redujo 50 puntos básicos hasta el 10,5%). A principios de marzo de 2018 se volvió a reducir hasta el 9,5% y en junio de 2018 se volvió a reducir hasta el 9%. Dichas reducciones responden al efectivo control de la inflación. El gobierno ha podido recortar la inflación hasta el 8,5% en 2016 y en 2017 se redujo hasta el 7,1%, dentro de los márgenes objetivo. En marzo de 2018 se situaba en el 6,6% y se prevé que al final de 2018 se encuentre entre los límites de 5-7%. Algunos analistas estiman que la reducción ha sido excesiva y que el Banco Central ha abandonado un poco el objetivo de inflación en aras de un mayor crecimiento.

En cualquier caso, no hay que olvidar que la autoridades monetarias kazajas disponen de un margen limitado desde un punto de vista financiero, para controlar tanto el tipo de interés como la oferta monetaria. Todo depende del precio del petróleo (y del rublo en cierta medida), y tanto la inflación como el tipo de cambio obedecen a las fluctuaciones del petróleo. Por estos motivos la moneda nacional, el tengue, seguirá manteniendo posiciones inestables condicionando futuras inversiones aunque en los últimos meses de 2017 y los primeros de 2018 se ha mantenido relativamente estable con cierta tendencia a repuntar, como consecuencia de que el precio del petróleo va incrementándose por encima de los 60$ / barril sobrepasando incluso los 70$/ barril a mediados de 2018.

Quizás por este motivo en abril de 2018 el Banco Central introdujo un nuevo instrumento de política monetaria: los "currency swap transactions" a un día con el fin de poder inyectar o detraer liquidez en el sistema. El límite de volumen diario que el Banco Central de la República de Kazajstán puede detraer en un día es de 500 millones de dólares. Por otro lado, el Banco Central ha prohibido las crypto-monedas habiendo sido criticado por dicha medida extrema, según la asociación del sector, impidiendo que algunas empresas que intermedian en crypto-monedas muy consumidoras de electricidad se instalen en Kazajstán, a pesar de que cuenta con  precios de electricidad por Kw/hora bastante asequibles y baratos en comparación con otros muchos países.

Sector del petróleo:
Durante el año 2017 se han extraído 86,2 millones de toneladas de petróleo. Más de la mitad de dicha cantidad procede de la región de Atyrau, si bien otros yacimientos importantes son Tengiz y Kashagan. El Gobierno de Kazajstán prevé extraer en 2018 unos 87 millones de toneladas de crudo.

En el año 2017 se ha registrado un precio del petróleo de 54,4 dólares por barril, mientras que el precio en 2016 fue de 44 dólares el barril. En 2018 es previsible que se encuentre por encima de 60$ el barril llegando a permanecer cerca o por encima incluso de los 70$/barril, seguido por un crecimiento moderado en el medio plazo.

El gobierno de Kazajstán ha establecido 45 dólares el barril como precio de referencia a efectos del presupuesto nacional para el año 2018, si bien es muy posible que lo revise, con una previsión de crecimiento del PIB del 3,5%.

Un 78,1% del petróleo extraído y el condensado de gas natural, y un 91,4% del petróleo crudo fueron destinados a la exportación. Más de dos tercios del volumen de las exportaciones (68,3% en volumen y 68,7% en valor), ha sido exportado a Italia, Holanda, Francia y Suiza. En 2016 la exportación de petróleo y gas natural ascendió a 62,2 millones de toneladas y en 2017 a 68,7 millones de toneladas.

COYUNTURA ECONÓMICA

En los cinco primeros meses del año 2018 (enero a mayo), la economía de Kazajstán creció un 3,9% con una inflación bastante controlada. Entre los sectores que más crecieron se encuentran el sector industrial con el 5,4% de crecimiento y, en concreto, la industria extractiva del petróleo (6,4%) y el gas natural (6,5%).  En la industria de procesamiento destaca las bebidas con el 8,1%, la alimentación con el 6,3% o la industria farmacéutica con el 6,1%. 

Por su parte la agricultura creció el 3,9%. El peor dato procede de la construcción que tan solo creció entre enero y mayo el 0,3% debido a la ralentización de la Planta Petroquímica de Pavlodar.

La tasa interanual de inflación entre mayo de 2017 y mayo de 2018 alcanzó la cifra del 6,2% que es el valor más bajo de los últimos 3 años. Entre enero y mayo de 2018 la inflación se cifró en el 2,4% que es 0,9% inferior que el mismo período en 2017.

Las reservas de oro y divisas alcanzaron la cifra de 31.200 millones de dólares a 1 de junio de 2018, es decir, un 1,4% superior. El Fondo Nacional que se alimenta de los ingresos del petróleo creció un 1,5% hasta los 59.200 millones de dólares. 

A destacar que la tasa de inflación controlada permitió reducir el tipo de interés oficial del Banco Central hasta el 9%, unos 50 puntos básicos.

Todo parece indicar que la economía de Kazajstán prosigue la recuperación con la ayuda de unos mayores precios del barril del petróleo que se sitúa alrededor o por encima de los 70 $ el barril en 2018.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS (Datos en las unidades indicadas) 2015 2016  2017 2018 (Proj.)
PIB
PIB (Millones de US$ a precios corrientes) 184.400 133.700 159.400 173.800
Tasa de variación real 1,2  1,1 4,0 3,7
Tasa de variación nominal (en tg.) 3,0 11,9 14,3 10,1
INFLACIÓN (%)
Media anual 6,6 14,7 7,43  -
Fin de período 13,6  8,5 7,1 6,0
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL (%)
Media anual 8,4 12,8 10,7  
Fin de período 16,0  12 10,25 9,75
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población a fin de año (x 1.000 habitantes) 17.669 17.918  18.204
Población activa 8.990 8941 8948  -
% Desempleo sobre población activa 5 5 5 5
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB 98
DEUDA PÚBLICA
Millones de dólares 40.384 28.211 33.155 30.936
en % de PIB 21,9 19,7 20,8 17,8
EXPORTACIONES DE BIENES
Millones de dólares 53.000 43.600 55.700 70.800
tasa de variación respecto al período anterior -39,01 -17,74 27,75 27,10
IMPORTACIONES DE BIENES
Millones de dólares 45.400 38.900 31.800 34.000
tasa de variación respecto al período anterior -20,4 -14,3 9,7 6,7
SALDO B. COMERCIAL
Millones de dólares 7.600 4.700 13.000 25.200
en % de PIB 4,12 3,52 8,16 14,5
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
Millones de dólares -5.100 -8.500 -6.700 -5.400
en % de PIB -2,77 -6,36 3,4 0,1
DEUDA EXTERNA
Millones de dólares 153.000 164.000 167.370 171.888
en % de PIB 83,20 119,2 105,1 96,7
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
Millones de dólares 34.952 20.310 XXXX  XXXX 
en porcentaje de exportaciones de bienes y servicios 65,95 46,58 XXXX  XXXX 
RESERVAS INTERNACIONALES
Millones de dólares 27.900 29.500 30.700 31.500
en meses de importación de bienes y servicios        
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
Millones de dólares (neta) 3.704,2  14.400 9.100 9.200
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual 221,7  342,1 332,84  -
fin de período  339,5 333,3 - -

Fuentes: BAsD, Banco Nacional de Kazajstán, Agencia de Estadísticas, IMF

 

Última actualización: septiembre 2018

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El 11 de noviembre de 2014, el Presidente Nazarbayev publicó las directrices de un nuevo Programa llamado Nurly Zhol-The Path of the Future, enfocado a preparar al país ante los retos geopolíticos y los cambios en la arquitectura financiera internacional que se están produciendo. Bajo el amparo de este nuevo programa, el Gobierno está revisando los objetivos de política económica a partir de enero 2015, todo ello en el escenario de precios a la baja de las materias primas en los últimos años. Se trata de aplicar políticas anti cíclicas orientadas a conseguir importantes reformas estructurales en la economía kazaja que permitan al país estar preparado ante posibles shocks externos, como ha sido el caso de la bajada en los precios del petróleo que tanto ha afectado a las cuentas del país.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

La recuperación económica en el trienio 2010-2013 fue consistente, como se refleja en los datos de crecimiento del PIB por encima del 5%.

El estudio de otoño 2014 del Grupo Banco Mundial "Kazakhstan: Growth Slows as External Pressures Rise" revela la pérdida de dinamismo de la economía kazaja que ha pasado de una tasa de crecimiento del PIB del 6% en 2013 al 4% en los tres primeros trimestres del 2014 debido a un menor output del sector petróleo, debilidad de la demanda externa de productos metálicos de Rusia y China y debilidad de la demanda interna después de la devaluación del tenge en febrero 2014. A pesar del programa de apoyo lanzado por el Gobierno kazajo de aproximadamente 5.500 millones de dólares y la emisión de bonos soberanos por valor de 2.500 millones de dólares, la economía kazaja se enfrente a los retos mencionados anteriormente y a la aversión al riesgo que deriva de la situación en Ucrania y Rusia.

La crisis económica inciada en 2015 por la caida del precio del petróleo, las dificultades de sus dos principales socios comerciales, China y Rusia y la devaluación del tengue del 20 de agosto de 2015, ha empeorado las perspectivas económicas, con cifras mayores de inflación y menores de crecimiento esperado para 2016 (Véanse los apartados correspondientes de este informe).

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

En los últimos años, el presupuesto estatal representa un 30,5% del producto nacional.

La política fiscal del último trienio ha sido prudente y viene siendo saludada por los organismos internacionales. Hasta 2007 se registraron superávit públicos, y un bajo nivel de deuda pública, fruto de la importancia de los ingresos derivados del petróleo, que vienen a contrarrestar el déficit fiscal sí se excluye el petróleo. En el período 2007-2009 se registraron déficits públicos crecientes (3,1% en 2009, incluyendo los ingresos del petróleo). Las cuentas públicas en 2013 y 2014 cerraron el año con un superávit por encima del 4% (las cuentas públicas mejoraron gradualmente desde el déficito registrado en 2009, debido a los ingresos fiscales procedentes del sector de hidrocarburos). La política de gasto ha sido moderadamente expansiva pero la devaluación de la moneda en 2015 ha elevardo el gasto público para contrarrestar los efectos de la devaluación. Hay que señalar que el déficit público no petrolero venía siendo elevado, con tasas de dos dígitos cercanas al 10% %. La puesta en marcha del programa de privatización de activos públicos englobados en el el holding estatal Samruk Kazina llevará a que poco a poco las compañías Samruk-Energo, Air Astaná, KazTransGas o KazTransmorflot, entre otras, se abran al capital privado.

La mayor parte de los ingresos fiscales provienen de los impuestos (96%), de los cuales el 50% provienen del sector del petróleo. La creación de un fondo nacional de la república de Kazajstán en agosto de 2000, hizo que una parte de los ingresos petrolíferos y de privatizaciones nutra directamente al Fondo Nacional y permanece ajeno al sistema de cuentas públicas. De este modo, se capitalizan los ingresos del petróleo para generaciones futuras (función de ahorro) y se mantienen unas reservas extremadamente útiles para afrontar el cambio de ciclo iniciado con la crisis sobrevenida en 2015.

La economía sumergida se estima en torno al 40% del PIB y el deseo de reducirla llevó a iniciativas varias como la reforma fiscal aprobada en diciembre de 2008, y que entró en vigor en enero de 2009. Esta reforma ha supuesto una reducción impositiva en todos los principales impuestos. El impuesto sobre sociedades baja su tipo del 30% al 20%. Se ha pospuesto su reducción hasta el 15%, a raíz de la crisis. El IVA se redujo del 13 al 12%. Los tipos progresivos del Impuesto Social se sustituyen por un tipo único del 11%. Asimismo se han revisado los impuestos al alza con los que se grababa la producción extractiva. En definitiva, se quiere que el peso de la imposición cargue más sobre la industria extractiva y menos en el resto de la actividad económica, en aras de una mayor diversificación productiva.

Por su parte, la política monetaria antiinflacionista ha situado tradicionalmente el tipo de interés en el 5,5%, en un contexto de mayor contención de precios y donde la autoridad monetaria intentaba mantener el crecimiento del crédito para impulsar la demanda sin generar presiones inflacionistas. Este tipo de interés ha tenido que elevarse drasticamente para contener los efectos negativos de la fortísima devaluación de la moneda local iniciada con la flotación del tengue en agosto de 2015.

A medio y largo plazo, una vez se haya superado la crisis iniciada en el 2015, la riqueza derivada de las reservas de petróleo y materias primas, y los ingresos por su exportación permitirán una elevación de su renta mediay aseguran unos recursos suficientes para que el país haga frente a sus deudas y mantenga cotas elevadas de importación y crecimiento.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Las medidas de política de demanda y financiera de los últimos años han sido de largo alcance, gracias a las reservas con las que se contaba para iniciar la recuperación tras la crisis del 2008 (50.000 M$, repartidos entre reservas externas del banco central y el Fondo Soberano de la República). Este Fondo Soberano de Bienestar Nacional, llamado  Samruk-Kazyna fue creado por decreto presidencial en octubre de 2008, como unión de dos compañías, Samruk (Holding para la gestión de activos del Estado) y Kazyna (Fondo de Desarrollo Sostenible), con el objeto de atraer inversiones, impulsar la creación de empleo y reforzar la cohesión intersectorial e interregional. La estructura del Fondo abarca un total de más de 400 empresas públicas y unidades subsidiarias, algunas organizaciones dependientes, así como entidades legales afiliadas (KazMunaiGaz, KEGOC, Kazaktelekom, Air Astana, Kazpochta, entre otras).

En mayo de 2013 se aprobó un decreto por el que se establece un holding llamado Baiterek que aglutinará instituciones de desarrollo y entidades financieras propiedad del Gobierno, incluyendo el Banco de Desarrollo de Kazajistán (se transfieren las acciones desde Samruk Kazyna a Baiterek). El objetivo de este holding es atraer inversiones dentro del Programa de Innovación y diversificación del Gobierno. Su director pasará a ser Kuandyk Bishimbayev.

En diciembre de 2012, el Presidente Nazarbayev presentó la "Estrategia 2050", cuyo objetivo es situar al país entre las treinta economías más desarrolladas basándose, entre otros, en los siguientes ejes: mejorar la seguridad alimentaria, luchar contra la escasez de agua, conseguir seguridad energética global, controlar los recursos naturales (con la EXPO 2017 como telón de fondo). Kazajistán está dando prioridad a la consecución gradual de una "economía verde" que impulse el PIB en un 3%, cree 500.000 puestos de trabajo y eleve la calidad de vida de la población) y mantener la estabilidad social.

Asimismo es importante destacar el Programa de Desarrollo en Industria e Innovación 2010-2014 (SPAIID en sus siglas en inglés), dentro del marco global "Estrategia Kazajstán 2030" y del "Business road Map 2020", orientado a mejorar la productividad y fortalecer el potencial exportador de sectores como el farmacéutico, telecomunicaciones, petroquímico y procesamiento de alimentos.

El 17 de enero 2014, el Presidente Nazarbayev realizó un discurso llamado "Kazakhstán Way 2015: Common Aim, Common Interests, Common Future", en el que recordó los objetivos de la Estrategia 2050, y señaló las siete áreas prioritarias para el desarrollo del país: fortalecer la industria innovadora; desarrollo del complejo agro-industrial; expandir la capacidad científica del país; desarrollo de las infraestructuras en las principales aglomeraciones del país (Astaná, Almaty, Shymkent y Aktobe); transporte y energía; impulsar a las pequeñas y medianas empresas y el impulso al desarrollo humano. Asimismo ha propuesto dividir el tiempo que queda hasta 2050 en periodos de 5-7 años. Hasta el año 2030 se espera que el país viva una fase de " ventana de oportunidades" en la que se asegure el dinamismo de los sectores clave para la economía, y en el periodo 2030-2050 se espera que el desarrollo se base en una economía del conocimiento, de manera q ue para el año 2050 el país esté entre las 30 economías más desarrolladas del planeta. En este contexto, se está trabajando en el SPAIID 2016-2019.

El 11 de noviembre de 2014, el Presidente Nazarbayev publicó las directrices de un nuevo Programa llamado Nurly Zhol-The Path to the Future, enfocado a preparar al país ante los retos geopolíticos y los cambios en la escena financiera internacional que se están produciendo. Bajo el amparo de este nuevo programa, el Gobierno está revisando los objetivos de política económica a partir de enero 2015, todo ello ya en el contexto de la crisis iniciada en 2015, con el escenario de precios a la baja de las materias primas. Se trata de aplicar políticas anticíclicas orientadas a conseguir importantes reformas estructurales en la economía kazaja que permitan al país afrontar los shocks externos, como la bajada en los precios del petróleo y las materias primas y la depreciación del tipo de cambio, que tanto están afectando a las cuentas del país.

Sobre el clima de inversión, hay que destacar que Kazajstán es una economía todavía en proceso de transición hacia un sistema de mercado, pero en el último año, según el informe del Banco Mundial sobre facilidad para hacer negocios en 2015, está en el puesto 77 bajando 1 lugar respecto al año 2014 (Doing Business Report 2014). Ha sido importante la mejora en el dato de conseguir permisos de construcción, registrar la propiedad y resolución de insolvencias, pero otros aspectos han empeorado como iniciar un negocio, obtención de crédito y protección a inversores. Según un informe de Ernst & Young, dentro de los países CIS, Kazajstán se sitúa sólo por detrás de Rusia y Ucrania como polo de atracción de IDE, el tercero por tanto de toda la ex-URSS. Este buen posicionamiento (aunque concentrado en industrias extractivas) se debe principalmente a su enclave geoestratégico entre Oriente y Occidente y sus buenas relaciones con dos economías clave: Rusia y China; a la apertura a las buenas prácticas internacionales (fruto de las cuales es su reciente adhesión a la OMC) y al proceso de reformas de largo alcance en aras de lograr una economía sostenible.

La situación de crisis iniciada en 2015 se espera que no sea un obstáculo para continuar el proceso de reformas. Antes bien, la caida de los ingresos del Estado por la bajada del precio del petróleo (de julio de 2015 a enero de 2016 pasó de 115 $/barril a 33$/barril) supuso un descenso del 40% de los ingresos públicos en 2015. Y este hecho supone un acicate para diversificar a mayor velocidad la economía, la incipiente industria no extractiva y las fuentes de ingresos del Estado. Por ello, los programas de reforma se implementarán con mayor fuerza aun. 

Estas mayores necesidades financieras han supuesto, por un lado, un muy fuerte recurso a la retirada de dinero del Fondo Soberano, para cuadrar las cuentas públicas y mantener los programas estatales, con la consecuencia de una disminución de los activos totales del Fondo en un 16% desde julio de 2015 a enero de 2016. El remanente asciende a unos 64.200 millones de $, pero si el precio del petróleo se mantiene a los bajos niveles actuales y el Gobierno necesita seguir recurriendo a los recursos del Fondo al ritmo actual, se estima que puede agotarse en 10 años. 

Por otro lado, como un medio complementario de obtener los recursos necesarios para mantener las inversiones para el desarrollo y los programas públicos, a finales de 2015 se ha iniciado un muy amplio programa de privatización que incluye muchas de las empresas que se encuentran en el holding público Samruk Kazina; entre ellas, algunas de las más emblemáticas como KazMunaiGas, la empresa estatal del petróleo y el gas, Kazakhtelecom, la teléfonica nacional, Kazatomprom, la de energía nuclear y KazEnergo, la de infraestructuras de hidrocarburos.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex