Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

El reparto sectorial del PIB muestra el siguiente reparto en 2019: comercio 17,3%, industria extractiva (petróleo y minería) 16,3%, industria manufacturera 12,7%, finanzas y propiedad inmueble 11,9%, transporte y comunicación 10,8%, construcción 5,9%, agricultura y pesca 4,5% y otros sectores 20,6%.

La agricultura y ganadería resultan cruciales a efectos del empleo ya que suponen el 25% del empleo (13% de los asalariados registrados). El área cultivada comprende 18,4 MHa, predominando el trigo (12,4 MHa cultivadas y una exportación 8 MTm en 2007).

El sector extractivo (minería y extracción de crudo y gas), y más concretamente el de la extracción de hidrocarburos, es el sector más relevante del país pues representa, de manera directa, el 13,3% del PIB nacional, y, de manera indirecta, del entorno del 50-60%. Además, supone entre el 60% y 70% de las exportaciones del país y el 70% de la IDE.

Paradójicamente, el escaso desarrollo de la industria del refino hace que se importen las gasolinas y demás productos. Las reservas probadas de petróleo extraíble alcanzan 4,8 millones de toneladas (10ª mayores reservas mundiales). La producción de petróleo alcanzó en 2019 los 90,5 millones de toneladas, sin embargo, el Ministerio de Energía de Kazajstán anunció que el país reduciría la producción de petróleo para 2020, se espera que el amonte para este año ronde los 86 millones de toneladas.

El yacimiento de Kashagan se descubrió en julio de 2000 y fue descrito como el campo más grande encontrado en los últimos 30 años a nivel mundial, el más grande fuera de Medio Oriente y con una producción proyectada cercana a la del campo Ghawar en Arabia Saudita. En 2017, se alcanzaron niveles de producción reales de más de 200.000 barriles por día y, en junio de 2019 al completar con éxito sus instalaciones en tierra y mar, se consiguió una tasa de producción de 380.000 barriles por día. Con el desarrollo del yacimiento se planea aumentar la producción a 420.000 barriles diarios en 2022 y alcanzar los 500.000 en 2027.

En cuanto a la extracción de minerales, Kazajstán cuenta con una  gran variedad de recursos naturales lo que le permite extraer diferentes tipos de minerales: cobre, hierro, carbón, aluminio, cinc, oro, etc. Estos se utilizan para el consumo interno (gran demanda de materias primas en los últimos años en el sector de la construcción) y/o para la exportación en bruto o en primera transformación. Cabe señalar que Kazajstán posee el 39,3% del uranio mundial y es el principal exportador de dicha materia. Ver apartado 2.1.2. 

Por otro lado, el crecimiento de los servicios se ha visto frenado en los dos últimos años. Mientras que en 2015 su peso en el PIB fue del 59,4%, en 2017 fue del  57%. Destacan especialmente los subsectores de venta al por mayor y por menor, servicios de alquiler de vivienda, así como los servicios financieros y de seguros.

Por el lado de la demanda interna, tras un periodo de estancamiento en 2009, la recuperación en el trienio posterior, viene impulsada por el dinamismo del consumo privado y de la formación bruta de capital, que crecieron a tasas cercanas al 7%. No obstante lo anterior, hay que señalar que la formación bruta de capital, es tradicionalmente baja en infraestructuras y sectores no extractivos (que, tras las privatizaciones efectuadas, tiene carácter privado en gran medida) dando lugar a unas redes viales y de abastecimientos, industria, utillaje y procedimientos productivos obsoletos, y a una baja competitividad en manufacturas.

En lo que respecta a la demanda externa, las exportaciones decrecieron desde 2013 a 2016. Esto se debe a la caída en los precios del petróleo, principal exportación del país. En 2017, y gracias a una tendencia alcista del precio del barril de crudo, las exportaciones aumentaron por primera vez en cuatro años (un 28,8%). Este crecimiento se mantuvo durante el 2018 (29,3%).

Por otro lado, al igual que en las exportaciones, las importaciones presentaron una tendencia negativa desde 2014 a 2016. La devaluación del tengue ha disminuido el poder adquisitivo del país y eso se ha visto reflejado en su comercio exterior. No obstante, en 2017, las importaciones aumentaron un 14,22% respecto al año anterior. Este hecho, sumado al aumento en las exportaciones ha generado un superávit comercial de 16.815 millones de euros que ha contribuido al crecimiento del PIB del país en 2017.

 

 

 

 

 CUADRO 2: PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD 

ESTRUCTURA DEL PIB EN 2018

 

KZT mil millones

%

Comercio

9.628

17,3

Industria extractiva

Petróleo

Minería

9.035

- 7.372

- 1.663

16,3

13,3

3

Industria manufacturera

Refinación de petróleo

Otros

7.058

- 1.086

- 5.972

12,7

2

10,7

Finanzas y propiedad inmueble

6.577

11,9

Transporte y comunicación

5.976

10,8

Construcción

3.272

5,9

Agricultura y pesca

2.529

4,5

Educación

1.609

2,9

Seguridad Social

1.062

1,9

Otros sectores

8.756

15,8

Total

55.501

100

Impuestos

4.113

-

PIB total

59.614

-

Fuente: Business Outlook in Kazakhstan. Deloitte CIS Research Centre 2019. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Kazajstán es un país muy extenso, más de cinco veces España, con unos 2,7 millones de kilómetros cuadrados y una población de tan solo 19 millones de habitantes, que le otorga una de las menores densidades poblacionales del mundo: 6,6 habitantes por kilómetro cuadrado.  Kazajstán ocupa el puesto 12 en reservas mundiales de petróleo y produce a nivel mundial alrededor del 24% de la producción primaria de uranio. En consecuencia, el país es altamente dependiente de las materias primas y del comercio con sus principales socios comerciales (Unión Europea, Rusia y China). Dispone de importantes reservas en diferentes recursos naturales (petróleo, gas, uranio, cobre, níquel, hierro, cromo y oro). Los ingresos por petróleo y gas representan más de un tercio del PIB, alrededor del 40% de los ingresos del presupuesto y cerca del 65% de los ingresos por exportaciones. La agricultura apenas representa el 5% del PIB aunque emplea al 26% de la población.

Kazajstán está superando la crisis provocada por la pandemia COVID-19 debido a que su impacto sobre la economía no ha sido especialmente grave con una disminución del PIB del -2,6% en 2020. En los 7 primeros meses de 2021 el país ya ha crecido al 2,7% y, según las autoridades de Kazajstán, el año 2021 se cerrará con un crecimiento del 3,7% (según el FMI un 3,2%). El país ha dedicado alrededor del 8,5% de su PIB para paliar los efectos de la pandemia. A pesar de ello, gracias a las importantes reservas del país (56.895 millones de dólares en el Fondo Soberano y otros 34.971 de reservas brutas en el Banco Central a julio de 2021), su ratio de deuda respecto al PIB es satisfactorio (31%), y no es susceptible de generar desequilibrio en la macroeconomía del país. Además, Kazajstán tiene buen acceso a los mercados internacionales de deuda.

La inflación ha superado el objetivo del Banco Central en 2020 situado entre el 4-6% al registrar un crecimiento del 6,8% y es previsible que en 2021 alcance el 6,4%, debido a las políticas expansivas de gasto para paliar los efectos del COVID-19 y a la depreciación del tengue que ha propiciado un mayor precio de los productos importados. El Banco Central bajo instrucciones del gobierno ha dado más prioridad a la recuperación que a la política monetaria de contención de la inflación, lo que parece evidente que pone en duda la independencia real del Banco Central.

La política fiscal ha sido de carácter expansivo como ya se ha comentado: el déficit fiscal ha alcanzado el -7,3 del PIB en 2020 y existe una previsión de un déficit del -3% en 2020. El equilibrio externo en 2020 medido por el déficit por cuenta corriente alcanzó el -3,6% del PIB. Se espera una cierta mejora en 2021 (-1% del PIB), aunque todavía deficitario. 

Los principales riesgos provienen de la volatilidad del precio de las materias primas y, en especial, del petróleo y gas, y el impacto futuro de posibles nuevas olas de infectados por coronavirus que limiten el consumo. El tengue seguirá dependiendo del precio del crudo y del rublo. No obstante, el país se beneficiará en el futuro del crecimiento en la economía china, uno de los importantes socios comerciales.



 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El 11 de noviembre de 2014, el Presidente Nazarbayev publicó las directrices de un nuevo Programa llamado Nurly Zhol-The Path of the Future, enfocado a preparar al país ante los retos geopolíticos y los cambios en la arquitectura financiera internacional que se están produciendo. Bajo el amparo de este nuevo programa, el Gobierno está revisando los objetivos de política económica a partir de enero 2015, todo ello en el escenario de precios a la baja de las materias primas en los últimos años. Se trata de aplicar políticas anti cíclicas orientadas a conseguir importantes reformas estructurales en la economía kazaja que permitan al país estar preparado ante posibles shocks externos, como ha sido el caso de la bajada en los precios del petróleo que tanto ha afectado a las cuentas del país.

Gran parte de los esfuerzos del programa se han centrado en ampliar y mejorar la infraestructura del transporte en el país. El gasto público previsto para la ampliación y el mantenimiento de carreteras es de casi 17.000 millones de USD en el periodo 2020-2025. Sin embargo la disminución de ingresos provenientes de la exportación de materias primas, y la debilidad del sector financiero podrían ralentizar o extinguir el programa Nurly Zhol este lustro. En abril de 2020 el Estado kazajo vendió 817,5 millones de USD del fondo soberano para cuadrar el presupuesto debilitado por la bajada de precios del crudo, la devaluación del tengue y el gasto sanitario que supone el COVID-19.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las previsiones de crecimiento de las diferentes instituciones indican una contracción de la economía kazaja para 2020, como consecuencia del impacto de la crisis del COVID-19.  Existen diferentes previsiones: el FMI contempla una disminución del 2,5% del PIB en 2020 (crecimiento positivo del 4,1% en 2021), y el BERD prevé una contracción del 3% en 2020 y un crecimiento positivo del 5,5% en 2021; mientras, el Ministerio de Economía Nacional de Kazajstán mantiene una previsión de crecimiento negativo del -0,9% en 2020.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

La política fiscal en el contexto actual es claramente expansiva. El importe total de los programas establecidos para paliar la crisis sanitaria del COVID-19 asciende a unos 6 billones (millón de millones) de tengues, es decir, unos 14.500 millones de dólares, el 8% del PIB. A efectos comparativos, Alemania dedicará el 37% del PIB (2019) en medidas de apoyo contra el COVID-19, Italia el 20%, Francia y Reino Unido el 16%, Corea del Sur el 14%, EEUU el 13%, China el 4% y Rusia el 2%.

De dichos 6 billones de tengues 3,4 se financian con cargo al presupuesto y 2,5 billones con cargo a fondos extrapresupuestarios (las autoridades kazajas no especifican claramente su origen que pudiera ser el Fondo Soberano, algunos recursos de instituciones multilaterales o una mera ilusión o quimera pensando en una jugosa atracción de inversiones desde el sector privado extranjero –sobre todo-  o “muy remotamente” nacional).

Las ayudas se destinan a:

•        Incremento del empleo

•        Pagos mensuales por pérdida de ingresos durante el estado de emergencia

•        Beneficios sociales

•        Vivienda

•        Compensación por pérdidas de ingresos fiscales presupuestarios (es decir, las exenciones, pagos diferidos, devolución automática del IVA, etc)

•        Préstamos

El presupuesto nacional ha recibido una transferencia en el mes de abril de 2020 de 706.000 millones de tengues, es decir, 1.697 millones de dólares (tipo de cambio 416 tengues/$), con el fin de poder satisfacer las nuevas necesidades presupuestarias derivadas de los programas nacionales para paliar las consecuencias del COVID-19. Las autoridades kazajas están pensando en establecer restricciones al uso del Fondo Soberano Nacional, dado que según previsiones del Ministerio de Finanzas en 2020 el Fondo recibirá ingresos inferiores a 1,6 billones (millón de millones) del petróleo (es decir, 3.800 millones de dólares). En los últimos años, el presupuesto estatal representa un 30,5% del producto nacional. El FMI prevé que el déficit público alcance el 5,3% del PIB en 2020.

Dichas medidas de política fiscal tendrán como principal objetivo el desempleo. La tasa de desempleo se prevé que repunte hasta el 5,9% en 2020 desde un 4,8% antes de la declaración del estado de emergencia en el país. Alrededor de 1,2 millones de personas recibirán subsidios de desempleos además de otros programas de ayuda. No obstante, el FMI prevé un crecimiento de la tasa de desempleo hasta el 7,8% en 2020 y del 5,8% en 2021.

La Política Monetaria se dirige al control de la inflación siendo el objetivo del Banco Central de Kazajstán mantener la inflación entre el 4-6%, aunque ya en el mes de abril de 2020 ha sobrepasado dicho objetivo al encontrarse en el 6,8%, debido a la depreciación del tengue y al aumento del precio de algunos productos. Por consiguiente, la inflación se prevé que alcance un 9%-11% en 2020 según previsiones gubernamentales. El FMI prevé una inflación del 6,9% en 2020 y del 6,8% en 2021. El tipo de interés de referencia del Banco Central se fija en el 9,5% desde el 6 de abril de 2020 (anteriormente se encontraba en el 9,25%).

En el sector financiero a principios de abril de 2020, se registraron créditos de dudoso cobro (más de 90 días de retraso en el pago) por valor de 1.360 billones (trillones en nomenclatura kazaja) de tengues, es decir, un 8,94% del total, lo que representa un 21,4% de incremento interanual respecto al año anterior. Los bancos más afectados por dichos créditos de dudoso cobro fueron: Capital Bank (86,96%), AsiaCredit Bank (47,2%) y Jysan Bank (37,58%).

Las reservas internacionales existentes actualmente en Kazajstán ascienden a 89.048 millones de dólares en total (30-abril-2020), un 1,8% menos respecto de principios del año 2020: 30.507 millones de dólares de reserva en el Banco Central (66% en oro y el 34% en divisas), y activos por valor de 58.541 millones de dólares hasta el 30 de abril de 2020 del Fondo Soberano (un 5,2% menos desde principios de año). Solo una parte de dichas reservas son líquidas. Fuentes gubernamentales prevén que el Fondo Soberano disminuya en 8.500 millones de dólares (al menos por el momento).

El tipo de cambio del tengue frente al dólar a finales de 2020 se espera que se deprecie hasta los 440 tengues el dólar (a mediados de mayo se encontraba alrededor de 416 tengues el dólar y 454 tengues el euro, respectivamente). Desde comienzos de año 2020 hasta el mes de abril, se ha depreciado alrededor de un 11%. Existe libre flotación del tengue si bien el Banco Central de Kazajstán lleva a cabo intervenciones puntuales de modo que en marzo de 2020 el Banco Central vendió casi 1.500 millones de dólares con el fin de estabilizar el tengue. Asimismo, las autoridades de Kazajstán dieron instrucciones a las “Quasi-State-Owned Companies” de forma que procedieran a la venta de parte de sus ganancias en divisas por importe de 230 millones de dólares en el mes de abril de 2020. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

En este contexto de crisis, hay que tener en cuenta dos cuestiones: 1) la disminución del precio del petróleo en un 50% desde principios de año junto con la participación de Kazajstán en el Acuerdo OPEC+ para reducir la oferta de petróleo como consecuencia de dicha bajada de precio;  y 2) la necesidad de enfrentar un shock económico derivado de la crisis sanitaria que está siendo comparado con la Gran Depresión de 1929.

Kazajstán ocupa el puesto 12 en reservas mundiales de petróleo (unos 30.000 millones de reserva probada de barriles de petróleo o un 1,8% de reservas mundiales). Asimismo, produce a nivel mundial alrededor del 24% de la producción primaria de uranio (2019) y dispone del 12% de reservas mundiales.

En cuanto a la primera cuestión los compromisos de la OPEC+ implican para Kazajstán una reducción de producción de petróleo de 390.000 barriles diarios durante los meses de mayo y junio. En consecuencia, la producción total de petróleo ascenderá a 1.319 millones de barriles por día en mayo/junio de 2020. Mientras, entre julio y diciembre se prevé una producción de 1.397 millones de barriles diarios al día. A efectos comparativos, en octubre de 2018 se llegó a la cifra de 1.709 millones de barriles diarios (prácticamente un 30% más). En 2019 el volumen de petróleo y gas alcanzó la cifra de 90,6 millones de toneladas mientras que en 2020 se calcula que el volumen de producción se reduzca hasta los 76,2 millones de toneladas, es decir, un 16% menos siendo el menor nivel de producción desde el año 2008.

Asimismo, debido al estado de emergencia se espera que la producción deuranio se reduzca en un 17,5% (unas 4.000 toneladas menos de uranio), de un total de 22.800 toneladas previstas en 2020. El precio del uranio contrariamente al precio del petróleo ha repuntado desde los 24,5 USD/lbs el 20 de mayo de 2019 hasta los 33,7 USD/Lbs el 20 de mayo de 2020, es decir, un incremento del 37,5%.

A efectos presupuestarios y consecuentemente con el contexto actual en el mercado de materias primas, el gobierno ha revisado sus previsiones de la siguiente manera: el precio del barril de petróleo en 20$/barril para 2020 (el 22 de abril llegó a bajar hasta 16$/barril), con un tipo de cambio del dólar de 440 tengues mientras que anteriormente dichas cifras eran 55$/barril y 380 tengues el dólar. Hay que recordar que un 40% de los ingresos del presupuesto nacional provienen de los ingresos de petróleo y gas.

Por otro lado, la demanda internacional de petróleo kazajo ha disminuido en los primeros meses de 2020 respecto a 2019: España (-80%) según cifras de Kazajstán dado que según nuestras estadísticas entre enero y marzo de 2020 se incrementaron las importaciones en un 44,25% hasta los 297 millones de euros, Francia (-62%), Italia (-11,7%), Corea (-42%), Suiza (31%),e incluso en algunos casos no han importado en absoluto (Malasia, Suecia, Singapur, Portugal o Jordania). Otros países, sin embargo, han incrementado su demanda: India, Países Bajos, Turquía, Japón o Croacia.

Las previsiones revisadas del FMI indican un precio del barril de petróleo de 35$/barril en 2020 (desde 58,03$/barril anteriormente), y un 3% de contracción del PIB mundial. El impacto a todos los efectos sobre la economía de Kazajstán vendrá dado no solo por un menor precio del crudo sino también por una producción menor. En general, se espera una importante volatilidad en el precio del crudo durante el presente año 2020.

Respecto a la segunda cuestión relativa al shock económico consecuencia de la crisis sanitaria, de persistir una lenta recuperación de sus principales socios comerciales: UE (-7,5% de crecimiento del PIB), Rusia (-5,5%) y China (+1,2%) y una contracción mundial del -3%, Kazajstán podría tener que agotar en buena medida su Fondo Soberano para sostener políticas keynesianas de gasto público.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex