Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Según el Banco Mundial, el PIB del año 2018 se repartía de la siguiente forma entre los distintos sectores económicos:

PIB LIB

   Fuente: elaboración propia a partir de datos del Banco Mundial. Última actualización: junio 2020

Estas cifras deben analizarse con sumo cuidado. En un país tan pobre y poco desarrollado como Liberia no tiene sentido que la mitad del PIB provenga del sector terciario: en realidad, el Banco Central de Liberia está recogiendo aquí los ingresos producidos por la bandera de conveniencia que ofrece Liberia. Se trata de un sistema de registro cuyos controles son mínimos, mientras proporcionan importantes ventajas económicas con respecto al país de origen. Si se descontara este efecto se vería que en realidad la agricultura aporta casi la mitad del PIB, si bien con cierto decremento a favor de la minería. La industria manufacturera es meramente residual.        

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD Y POR COMPONENTES DEL GASTO (%) 2015 2016 2017 2018
POR SECTORES DE ORIGEN
PRIMARIO 34,4 36,0 35,7 34,7
AGRICULTURA  .  . .  .
GANADERÍA . . . .
PESCA . . . .
SILVICULTURA . .   .
SECUNDARIO 12,5 8,0 10,2 12,5
MINERÍA . . . .
INDUSTRIA MANUFACTURERA 2,1 2,0 1,8 1,7
CONSTRUCCIÓN . . . .
ELECTRICIDAD . . . .
AGUA . . . .
TERCIARIO 53,1 50,3 48,2 50,2
FINANZAS . . . .
PROPIEDAD DE VIVIENDA . . . .
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA . . . .
COMERCIO . . . .
HOTELES, BARES Y RESTAURANTES . . . .
TRANSPORTE . . . .
COMUNICACIONES . . . .
OTROS SERVICIOS . . . .
TOTAL 100,0 100,0 100,0 100,0
POR COMPONENTES DEL GASTO
CONSUMO 166,9 158,8 153,9 155,4
   Consumo Privado 150,1 142,8 137,7 133,0
   Consumo Público 16,9 15,9 16,2 16,6
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 20,2 20,1 20,5 12,9
   FBCF 20,2 20,1 20,5 18,3
   Var. existencias n.d. n.d. n.d. n.d.
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 19,5 21,4 24,3 26,0
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 106,5 100,3 98,7 94,3
DISCREPANCIA ESTADÍSTICA n.d. n.d. n.d. n.d.
TOTAL 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: Banco Central de Liberia
Ultima actualización: marzo de 2020

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

El análisis de la evolución de la economía de Liberia se enfrenta a la escasez de datos económicos y estadísticos, a su falta de exactitud -incluso para los estándares habituales en otros países del África subsahariana– y a las discrepancias en la información estadística proveniente de distintas fuentes. No obstante, la publicación de datos económicos actualizados ha mejorado recientemente.

A pesar de la carencia de cifras precisas, es un hecho que al término de la segunda guerra civil, a finales de 2003, la economía liberiana se encontraba en una situación alarmante y el PIB, ya de por sí exiguo, se contrajo un 31% en términos reales. En el ejercicio 2005, en el que tuvieron lugar las elecciones presidenciales, el presupuesto público era de 80 millones USD, los salarios más bajos de los funcionarios públicos se reducían a 15 USD mensuales, las exportaciones liberianas ascendían únicamente a 131 millones USD, las sanciones impuestas por Naciones Unidas sobre las exportaciones de diamantes y madera para construcción debido a las malas prácticas de gobierno continuaban en vigor, las reservas internacionales del Banco Central se limitaban a 5 millones USD, la inversión directa extranjera era prácticamente nula, y la deuda externa superaba los 4.000 millones USD (es decir, a casi diez veces el PIB en dicho año). El Gobierno diseñó al comienzo de su mandato un plan de estrategia económica basado en tres pilares: reconstrucción de las infraestructuras; reanudación de la explotación de los recursos naturales, garantizando una adecuada distribución de los beneficios obtenidos; y reducción de los costes de producción con el objetivo de diversificar la economía. Durante los años siguientes, la situación mejoró notablemente, con tasas medias de crecimiento superiores al 7% anual.

El 29 de junio de 2010 Liberia alcanzó el “punto de culminación” de la Iniciativa en Favor de los Países Pobres Muy Endeudados (HIPC). El FMI y el Banco Mundial decidieron, una vez alcanzados los objetivos del “punto de culminación”, condonar deuda por valor de 4.600 millones de USD en términos nominales, reduciendo así la deuda externa aproximadamente en un 90%.

Cualquier análisis de la economía liberiana debe tener en cuenta la crisis del Ébola de 2014 y 2015. Si el crecimiento en media desde el 2011 se cifraba en un 8%, en 2014 el crecimiento del PIB apenas llegó al 0,7%. Gracias al apoyo financiero de FMI a través de un incremento de la Facilidad Ampliada de Crédito, y de una condonación de la deuda, el país fue capaz de hacer frente los pagos urgentes de balanza de pagos y las necesidades financieras derivadas de la epidemia. Dada la precaria situación el FMI amplió esta facilidad hasta diciembre de 2017.

La economía de Liberia, que parecía haberse recuperado tras la crisis del Ébola de 2014-15, se encuentra en la actualidad en un proceso de desaceleración. En este sentido, el crecimiento del PIB remontó hasta el 2,5% en 2017 para posteriormente caer hasta el 1,2% en 2018 y una previsión de 0,4% en 2019. Esta evolución puede verse a continuación gráficamente:

 

PIB Liberia 2020

   Fuente: elaboración propia a partir de datos del FMI.

La economía de Liberia es tan atrasada y su Gobierno tan poco popular entre los acreedores que desde la guerra civil solo había podido funcionar con caja, fundamentalmente gracias a las donaciones extranjeras, aunque ya en 2012 empezó a recibir financiación concesional reembolsable. Verdaderamente, el país no podría funcionar sin la ayuda de los países donantes y las instituciones financieras multilaterales. El pobre desempeño económico del país ha llevado a que el FMI haya vuelto a concederle una Facilidad Ampliada de Crédito en diciembre de 2019 por un periodo de 4 años. 

La inflación es elevada y muy sensible a las perturbaciones externas, especialmente cuando afectan a los precios del petróleo o de los alimentos. Esto lleva a que la tendencia natural del dólar liberiano sea la depreciación. En los últimos años, en paralelo a la ralentización de la economía, se ha observado un fuerte repunte de la inflación. Como consecuencia, fundamentalmente, de la expansión monetaria, la inflación ha pasado de situarse por debajo del 10% a superar el 20%. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2016 2017 2018 2019
PIB
PIB (MUSD a precios corrientes)

3.278

3.285 3.264 3.442
Tasa de variación real (%) -1,6 2,5 1,2 0,4
Tasa de variación nominal (%) 3,2 0,2 -0,7 5,5
INFLACIÓN
IPC media anual (%) 8,8 13,2 20,4 24,5
IPC fin de período (%) 12,5 13,9 27,0 22,0
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) n.d. n.d. n.d. n.d.
Fin de período (%) 4,7 3,6 3,5 30,00
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes) 4.400 4.500 4.600 4.600
Población activa (x 1.000 habitantes) n.d. n.d. n.d. n.d.
% desempleo sobre población activa n.d. n.d. n.d. n.d.
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB -2,7 -4,8 -5,5 -6,1
DEUDA PÚBLICA
en M USD 881 1.134 1.274 1.569
en % de PIB 27,3 35,0 39,0 48,5
EXPORTACIONES DE BIENES (BP)
en MUSD 380 427 543 579
% variación respecto al período anterior 49,6 12,4 27,2 6,6
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en MUSD 1.303 1.090 1.144 1.052
% variación respecto al período anterior 11,8 -16,3 5 -8,0
SALDO B. COMERCIAL
en MUSD -923 -663 -601 -473
en % de PIB -28,2 -20,2 18,2 -13,5
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en MUSD -608 -769 -761 -751
en % de PIB -18,6 -23,4 -23,4 -23,3
DEUDA EXTERNA
en MUSD 881 1.134 1.274 1.569
en % de PIB 18,0 22,7 26,3 34,1
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en MUSD 12,2 12,7 33,6 n.d.
en % de exportaciones de b. y s. 1,3 1,5 3,4 n.d.
RESERVAS INTERNACIONALES
en MUSD 453 407 358 261
en meses de importación de b. y s. 3,3 3,3 3,0 2,1
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en MUSD 312 248 129 n.d.
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual 90,2 105,0 158,1 183,9
fin de período 84,5 118,3 181,0 210,4
Fuente: FMI, AfDB, Banco Mundial, Banco Central de Liberia, EIU
Última actualización: marzo de 2020

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El nuevo Gobierno de Liberia es deudor de su campaña electoral que se centró en la reducción de la pobreza, la creación de puestos de trabajo, formación de los trabajadores, y la creación de infraestructuras. No existe aún un plan detallado. Preocupa que el perfil del nuevo Gobierno con ninguna experiencia en la Administración pueda presentar en un tiempo prudencial (se incorporaron a finales de enero de 2018) un plan detallado. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Liberia es un país post-conflicto que cuenta con una economía extremadamente frágil y dependiente del exterior. Esto, junto con la falta de datos mínimamente fiables, lleva a que realizar previsiones sea especialmente complicado, puesto que la economía puede deteriorarse rápidamente sin previo aviso.

Las perspectivas económicas de Liberia en la actualidad son extremadamente inciertas y se encuentran supeditadas al impacto económico y sanitario que tenga la pandemia del COVID-19. El FMI pronostica que el débil crecimiento de los últimos años (que ha llevado al Gobierno a pedir asistencia financiera del Fondo) se mantendrá en el medio plazo (con un crecimiento del PIB inferior al 2%, es decir, una caída en términos per cápita). Queda por ver si el programa del FMI (que, en principio se extenderá hasta finales de 2023) tendrá un impacto duradero sobre la economía del país.

El Banco de Liberia ha anunciado en mayo de 2020 que espera una contracción del PIB para ese año del 3%. 

Para tratar de mitigar el impacto económico y presupuestario de la pandemia, el FMI y el Banco Mundial han decidido en abril de 2020 condonar las deudas de Liberia (11,63 millones de Derechos Especiales de Giro y 7,5 millones de dólares, respectivamente). Sin embargo, esto se antoja insuficiente en caso de que no lleguen más ayudas, puesto que el impacto económico del COVID-19 está siendo muy alto, dando lugar a diversos fenómenos que, en caso de persistir, podrían llevar al país a experimentar serios problemas de balanza de pagos:

  • fuerte caída de los precios de materias primas exportadas por el país;
  • fugas masivas de capitales de los países en desarrollo hacia valores seguros de los países desarrollados (con la resultante depreciación de las monedas de los primeros);
  • caídas en la inversión extranjera, de la que dependen muchas infraestructuras esenciales; y
  • menor entrada de remesas por la crisis de los países desarrollados

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Como muchos otros países poco desarrollados, Liberia tiene un sistema fiscal insuficiente e ineficiente, que no permite sufragar todos los gastos del Estado. Además, el sistema depende mucho de los ingresos por los tributos indirectos, especialmente los provenientes de las aduanas, que aportan casi la mitad de todos los ingresos tributarios.

Tras el final de la guerra civil, el Gobierno puso en marcha un presupuesto basado en el dinero existente en las arcas del estado, de acuerdo con una política de estricta disciplina fiscal, lo que le impedía cualquier aumento en la deuda pública. Esto cambió en 2012 cuando el gobierno comenzó a pedir prestado de nuevo y los países donantes han comenzado a ofrecer más financiación en condiciones concesionarias.

La política fiscal del Estado liberiano depende totalmente de las aportaciones de los países donantes. Esto se vió con la crisis del Ébola, cuando el déficit público pasó de un 4% del PIB a un 18% y solo la ayuda exterior salvó al país de la quiebra. Lo preocupante es que esta dependencia no parece que vaya a corregirse: se espera que el déficit público supere el 6% en 2019, una cifra elevada pero que superaría el 20% del PIB si no fuera por la ayuda recibida del exterior.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

La política monetaria ha estado adquiriendo un tono cada vez más expansivo en los últimos años, haciendo que la inflación se dispare hasta niveles preocupantes y contribuyendo que la depreciación del dólar liberiano frente a las principales divisas sea cada vez mayor. La escasa capacidad de recaudación por parte del Estado empuja al Banco Central a tener que monetizar parte del déficit público, generando un círculo vicioso de inflación y depreciación.

El alto nivel de dolarización y la naturaleza netamente abierta de la economía hacen que el impacto de la política monetaria tradicional sobre la actividad económica sea moderado. La dependencia del dólar americano empeora esta situación: la cuota del dólar en la demanda de liquidez era del 73% en enero de 2015.

A principios de 2019, el Banco Central empezó a emitir bonos con el fin de modernizar la política monetaria y adoptar un tono menos expansivo. También ha empezado a emplear el tipo de interés como instrumento principal de política monetaria. Sin embargo, por el momento las medidas no han tenido mucho éxito. 

El nivel de reservas exteriores es cada vez menor lo que, por un lado, limita la capacidad del Banco Central a la hora de intervenir en el mercado cambiario y, por otro lado, aumenta la vulnerabilidad del país ante perturbaciones externas. 

El alto coste de pretender adoptar una política monetaria centrada en el mantenimiento del tipo de cambio ha llevado a que a finales de 2019 el Banco Central de Liberia haya cambiado su estrategia hacia una centrada en el uso del tipo de interés como principal instrumento. Además, se anunció un tipo de interés oficial del 30% para tratar de contener la inflación. Ante la crisis provocada por el COVID-19 y el deterioro de las perspectivas económicas del país, el Banco Central ha anunciado a mediados de 2020 que reduce el tipo de interés al 25%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Las principales reformas estructurales previstas en los próximos años en Liberia girarán en torno a los compromisos adquiridos con el FMI en el marco del actual programa de asistencia financiera.

Entre las principales reformas a llevar a cabo, se puede destacar:

  • Política fiscal: aumento de los ingresos y contención de los gastos públicos. Se pretende liberar recursos reduciendo la masa salarial y dedicarlos a aumentar el gasto social y de capital. También se busca mejorar la gestión financiera de los recursos públicos.
  • Adopción de una política monetaria más restrictiva
  • Mejorar el clima de negocios para atraer inversión extranjera de calidad

Todo lo anterior con el objetivo de recuperar la estabilidad macroeconómica del país y garantizar una senda de crecimiento elevado, sostenible e inclusivo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura