Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Letonia presenta una estructura típica de una economía de servicios, sector que en 2018 ha generado el 73,1% del Valor Añadido Bruto (VAB) nacional. Dentro de este, además del comercio que aporta al VAB el 25,4% del total, destaca la actividad inmobiliaria que va ganado peso en los últimos años, suponiendo en 2018 el 12% del Valor Añadido. El peso del sector industrial y del sector primario, no obstante, ha crecido ligeramente en los últimos años gracias a la mejora de la productividad resultado del esfuerzo inversor en bienes de equipo y tecnología realizada en ambos sectores. El sector primario empleó a casi el 8% de la población letona en 2018 y su aportación al PIB fue del  3,8%. Dentro del sector primario, la actividad  que aporta más valor añadido es la silvicultura, teniendo el sector maderero gran importancia en la economía letona y especialmente en su balanza comercial. La industria, incluyendo la construcción, representó casi el 23,1% del PIB en 2018, y se concentra sobre todo en manufacturas textiles, madera, mueble, procesamiento de metal, industria química y farmacéutica. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

VALOR AGREGADO BRUTO POR SECTORES DE ACTIVIDAD  (%) 2014 2015 2016 2017 2018
POR SECTORES DE ORIGEN
AGROPECUARIO 3,8 4,1 3,7 3,7 3,8
AGRICULTURA n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
GANADERÍA n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
SILVICULTURA Y PESCA n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
INDUSTRIAL 22,4 22,3 21,6 22,5 23,1
MINERÍA 0,5 0,5 0,5 0,5 0,5
MANUFACTURAS 12,3 12 11,9 12,2 12
CONSTRUCCIÓN 6,7 6,5 5,4 6 7,1
ELECTRICIDAD Y AGUA 2,9 3,3 3,8 3,8 3,57
SERVICIOS 73,8 73,6 74,7 73,8 73,1
TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO 10 9 9,1 9,5 9,5
COMERCIO 14,3 14,7 14,5 14,6 14,1
FINANZAS 4,5 4,7 4,8 3,9 3,7
INMOBILIARIO 13,3 12,5 12,7 12,1 12
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 15,5 15,8 16,2 16 15,8
OTROS SERVICIOS 16,2 16,9 17,4 17,7 18
TOTAL 100 100 100 100 100
PIB POR COMPONENTES DEL GASTO (%)
CONSUMO 78,77 78,28 78,12 77,7 76,45
Consumo Privado 61,26 60,36 60,09 59,75 58,75
Consumo Público 17,51 17,92 18,03 17,95 17,70
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 22,67 22,23 20,73 22,21 24,16
FBCF 22,6 22,14 19,63 20,9 22,80
Var. existencias 0,08 0,09 1,09 1,31 1,36
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 60,74 60,42 59,98 61,09 58,88
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 62,19 60,93 58,82 61 59,49
DISCREPANCIA ESTADÍSTICA         0,00
TOTAL 100 100 100 100 100

Fuente: Oficina de Estadísticas Letona, Banco Central Letón
Última actualización: Agosto
 2019

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

La economía letona está moderando rapidamente su dinamismo en 2019, tras disfrutar de dos años de fuerte crecimiento, con aumentos del PIB del 4,6% y 4,8% en 2017 y 2018, respectivamente. El rápido crecimiento en estos dos últimos años estuvo impulsado por el fuerte dinamismo de la inversión y el crecimiento de los salarios que sustentaron el dinamismo del consumo privado, así como por el favorable comportamiento de la demanda externa. Las tensiones internacionales, el creciente proteccionismo, las previsiones de ralentización económica en la zona euro y la incertidumbre que arroja un Brexit duro, están impactando de manera significativa en la economía letona muy vulnerable por ser una economía de tamaño pequeño y muy abierta a los mercados exteriores. Así, el el crecimiento del PIB se moderó en la primera mitad de 2019 hasta el 2,4%, revisando en septiembre el Banco Central de Letonia a la baja sus previsiones de crecimiento para 2019, hasta el 2,5% (2,9% según las previsiones de junio).

Las exportaciones de bienes crecieron con fuerza en 2017 y 2018, un 11,1% y un 7,8%, respectivamente, comenzando a desacelerarse en 2019 consecuencia del desfavorable entorno internacional, y en buena medida de la ralentización económica en Lituania y Rusia, países destino del  30% de las exportaciones letonas.  Como consecuencia, en el primer semestre de este año las exportaciones han crecido tan solo un 0,3%, siendo destacable las significativas caídas en las exportaciones de madera y derivados, sector con un importante peso en la economía letona. Señalar que esta tendencia se está agudizando en los últimos meses, registrando las exportaciones de bienes en julio de 2019 un descenso del -8,2% en tasas interanuales. Las importaciones, por su parte, aumentaron también de manera significativa en los años 2017 y 2018, un 14,6% y un 10,1%, respectivamente, resultado de la fortaleza de la demanda interna, moderándose en la primera mitad de 2019, hasta crecer tan solo un 4,3%.  

Como consecuencia, la balanza por cuenta corriente cerró el año 2018 con un déficit que alcanzó el 1,0% del PIB, tras disfrutar los años anteriores de ligeros superávit. En 2018, el tradicional saldo positivo en la balanza de servicios no fue suficiente para compensar el déficit de la balanza comercial. En los primeros seis meses de 2019, la balanza por cuenta corriente vuelve a disfrutar de un saldo positivo de 161 millones de €, gracias a la evolución de los servicios por un lado, fundamentalmente el transporte aéreo y por carretera y al sector turístico turismo y a la entrada de fondos comunitarios por otro lado.

En cuanto a la evolución de la demanda interna, ésta ha registrado un comportamiento muy dinámico en los últimos años.  La inversión alcanzó con tasas de crecimiento del 13,1%  y el 16,4% en 2017 y 2018, respectivamente, entre las más elevadas de toda UE.  De sus distintos componentes, es la inversión en bienes de equipo la que crece a mayor ritmo, consecuencia el elevado grado de utilización de la capacidad productiva instalada, junto a la inversión en construcción, principalmente oficinas. Destaca igualmente el elevado ritmo de absorción de los Fondos comunitarios en este periodo que contribuye a mantener el ritmo inversor de la economía letona, la cual sigue teniendo un problema de falta de préstamos del sector financiero al sector empresarial. 

Por su parte, el consumo privado creció por segundo año por encima del 4% (4,5% en 2018), sustentado en el aumento de los ingresos de los hogares, por el importante ritmo de creación de empleo y crecimiento de los salarios, en un entorno de inflación moderada. El índice de confianza del consumidor se mantiene en niveles históricamente altos. Los precios crecieron un 2,9% en 2017 moderándose ligeramente hasta el 2,5% en 2018, gracias principalmente a la contención en el precio de los alimentos. No obstante, el aumento del precio de los servicios, los impuestos especiales y los carburantes han pesado de manera importante en la inflación de 2018, esperándose que en 2019 vuelvan a repuntar hasta el 2,9%.  

El desempleo ha continuado con la senda descendente de los últimos años, desde el máximo alcanzado en 2010 (19,5%) hasta el 7,4% de 2018, la tasa más baja de la última década. No obstante, el mercado de trabajo letón presenta una dualidad preocupante consecuencia de la falta de movilidad interna de la población, lo que provoca la escasez de mano de obra preparada en determinadas zonas, con la consecuente presión sobre los salarios, frente a niveles de paro elevados en otras regiones lo que da lugar a bolsas de pobreza. Este hecho contrasta aún más si se tiene en cuenta la importancia de la emigración de los letones hacia otros países de la UE. Otro elemento preocupante del mercado de trabajo letón, es el peso de los parados de larga duración (1/4 de los que buscan empleo) y el descenso de la población activa por el problema demográfico característico de los países de esta zona.  

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2015 2016 2017 2018
PIB
PIB (M€ a precios corrientes) 24.320 25.038 27.033 29.524
Tasa de variación real (%) 3,0 2,1 4,6 4,8
Tasa de variación nominal (%) 3,0 2,9 8,0 9,2
INFLACIÓN
Media anual (%) 0,2 0,1 2,9 2,5
Fin de período (%) 0,3 2,2 2,2 2,6
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) 0,05 0     0 0
Fin de período (%) 0,05 0 0 0
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes) 1.986 1.969 1.950 1.934
Población activa (x 1.000 habitantes) 994 989 980 982
% Desempleo sobre población activa 9,9 9,6 8,7 7,4
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB -1,4 0,1 -0,6 -0,7
DEUDA PÚBLICA
en M€ 8.953 10.092 10.807 10.608
en % de PIB 36,8 40,5 40,0 35,93
EXPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€ 10.363 10.358 11.507 12.341
% variación respecto a período anterior 1,1 0,0 11,1 7,2
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€ 12.492 12.249 14.041 15.461
% variación respecto a período anterior -1,3 -1,9 14,6 10,1
SALDO B. COMERCIAL
en M€ -2.129 -1.891 -2.534 -3.120
en % de PIB -8,8 -7,6 -9,4 -10,6
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en M€ -114 403 191 -283
en % de PIB -0,5 1,6 0,7 -1,0
DEUDA EXTERNA
en M€ 34.947 37.289 37.984 35.732
en % de PIB 143,7 148,9 140,5 121,0
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en M€ n.d. n.d. n.d. n.d.
en % de exportaciones de b. y s. n.d. n.d. n.d. n.d.
RESERVAS INTERNACIONALES
en M€ 2.957 3.100 3.620 3.578
en meses de importación de b. y s. 2,8 3,0 3,1 2,8
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en M€ 13.540 13.504 14.605 15.118
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
media anual 1,0 1,0 1,0 1,0
fin de período 1,0 1,0 1,0 1,0

Fuente: Oficina de Estadísticas Letona, Banco Central Letón
Última actualización: agosto de 2019

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Las principales medidas de la política económica del país se incluyen en el comentado en el Programa de Estabilidad de Letonia para 2018-2021 y en los Presupuestos Generales para 2019, siendo el fin último de elevar la calidad de vida de los letones y disminuir la elevada desigualdad. Entre las medidas se encuentran el mantener un presupuesto de Defensa del 2% del PIB (recogido en los PG de 2019); promover un crecimiento sostenible a través de una fiscalidad adecuada sobre el capital y las energías limpias; reducir la carga fiscal sobre el trabajo; aumentar el gasto en seguridad, sanidad y educación; reducir la desigualdad incrementando el salario mínimo, introduciendo una imposición más progresiva y aumentando el mínimo exento del impuesto a las personas físicas; e, incrementar hasta un tercio del PIB la recaudación fiscal,mejorando el sistema recaudatorio.

De cara al futuro, para mantener su crecimiento, reducir la pobreza y converger con el nivel de renta de la UE, Letonia tiene que continuar con las importantes reformas emprendidas en sistemas tan básico como el de salud, educación fiscal, etc. La implantación de estas medidas permitirá reducir el descenso continuo de población (uno de los mayores dentro de la OCDE en los últimos años) uno de los grandes problemas que afecta a este país y que pone en peligro el propio mantenimiento del sistema. 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Letonia es una país pequeño con una economía muy abierta y por lo tanto muy vulnerable a las actuales turbulencias internacionales. Como se ha comentado anteriormente, tras varios ejercicios creciendo a muy buen ritmo la economía letona ha moderado en  2019 su ritmo de crecimiento afectado negativamente por el menor impulso de la demanda externa y de la inversión y tan solo sostenido por el dinamismo del consumo privado.  

A nivel económico, la actividad parece seguir manteniendo el dinamismo de los últimos ejercicios aunque a ritmos ligeramente más moderados. Las principales agencias internacionales y los propios  Presupuestos Generales apuntan hacia una suave moderación de la economía letona, que mantendrá, no obstante, un ritmo de crecimiento superior al de la media de la UE. Se estima un crecimiento algo superior al 3% en el periodo 2019-2021. Entre las principales elementos que afectarán a la evolución económica, destaca la incertidumbre del entorno internacional,caracterizado por un proteccionismo creciente derivado de la guerra comercial entre China y EE.UU., la todavía incierta resolución del tema Brexit, con un previsible efecto negativo sobre el comercio maderero, y la desaceleración económica general en los países de la UE. Todo ello hace prever un mayor déficit de la balanza comercial que se estima alcance en 2019 un valor cercano al -0,3% del PIB, creciendo ligeramente durante los siguientes años. A la probable moderación de la demanda externa se unen factores económicos de índole interno como unos costes laborales en rápido aumento y un crecimiento relativamente lento de la productividad, factores ambos que afectan negativamente a la  competitividad de la economía letona.

La demanda interna continuará creciendo a un ritmo sostenido en 2019, sustentada principalmente en el consumo  privado, que se espera aumente por encima del 4%, gracias al alto nivel de empleo y al aumento de los salarios. La inversión continuará moderando su ritmo de crecimiento de manera gradual en los próximo años, una vez que las empresas han superado sus limitaciones de capacidad gracias al reciente esfuerzo inversor en bienes de equipo. Asimismo, la incertidumbre internacional está afectando a la confianza empresarial en los primeros meses de 2019, lo cual tiene un impacto directo sobre la inversión. El dinamismo del sector de la construcción y el mantenimiento en el ritmo de absorción de los fondos comunitarios suavizaran el menor ritmo de la inversión, que se estima alcance un ritmo media del 3% en el periodo 2019-2021.  

Las autoridades aprobaron en el mes de abril los Presupuestos Generales para 2019, diseñados por el anterior Gobierno, anunciando que a lo largo de este año valorará los efectos de la reforma fiscal y las medidas sociales incluidas en los presupuestos, actuando en consecuencia en el diseño de las nuevas cuentas públicas. En cualquier caso, el déficit se mantendrá en los próximos años por debajo del 1%.

Los bajos niveles de deuda pública unido a unas previsiones macroeconómicas favorables para el periodo 2019-2021, de crecimiento sostenido en un entorno de moderada inflación, creación de empleo y déficits moderados en la balanza por cuenta corriente y en las cuentas públicas,  explica la decisión de la agencia de rating S&P de marzo de 2019 de mantener la A para Letonia con perspectiva estable.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política fiscal y presupuestaria.   Durante los años previos a la crisis, Letonia aplicó políticas fiscales expansivas que alimentaron los desequilibrios económicos los cuales se pusieron de manifiesto cuando estalló la crisis en 2008. En ese año, el déficit público se elevó a un máximo del 9,7% del PIB factor determinante para que Letonia solicitara, como ya se ha comentado, apoyo financiero internacional.  La aplicación de políticas fiscales austeras y la de medidas de disciplina presupuestarias establecidas por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), del cual Letonia forma parte desde su incorporación al euro, han permitido a este país recuperar la senda de equilibrio fiscal.

De hecho Letonia ya no está dentro del marco corrector del PEC (por déficit excesivo) y en lo que respecta al dictamen emitido por la autoridades comunitarias en el marco preventivo del PEC para el año 2019 se considera que Letonia se ajusta en general a lo establecido en el PEC para este año. Para 2019, el Presupuesto fija un déficit del 0,5% del PIB, algo inferior al de los dos años anteriores. Durante 2017 y 2018, Letonia ha llevado a cabo una política fiscal expansiva con un gasto público creciente y un moderado recorte de impuestos, compensado en buena medida por unos ingresos crecientes fruto del dinamismo de la actividad económica.  En consecuencia, el déficit público alcanzó el 0,6% y el 1,6% del PIB en 2017 y 2018, respectivamente.

Una parte del aumento del gasto resulta de la reforma fiscal aprobada en 2017, a implantar entre 2018 y 2021. Entre estas medidas cabe destacar:  la introducción de cierta progresividad en el Impuesto sobre la renta (poniendo fin a la tasa única); aumento del mínimo exento para cotizar; aumento del salario mínimo en 2018 hasta los 430€; aumento y creación de beneficios sociales ligados a las cargas familiares y a los discapacitados; aumento en las cotizaciones sociales destinándose de manera directa el aumento de la recaudación a aumentar los gastos sanitarios;  aumento progresivo durante el periodo de los impuesto especiales sobre el tabaco, el alcohol y los carburantes; medidas de lucha contra la economía sumergida (en torno al 21% del PIB en 2018); y mejoras fiscales al capital, fundamentalmente al reinvertido.

El objetivo último de la reforma es por un lado hacer de Letonia un país atractivo pàra la inversión y por otro lado, moderar la enorme desigualdad social que existe en el país (similar a lo que ocurre en lituania), que le sitúa entre los países con más desigualdad de la UE. Según la Oficina de Estadísticas letona, el 22,1% de la población estaba en riesgo de pobreza en el año 2016, siendo el gasto público destinado en Letonia a la protección social y a los servicios de salud uno de los más bajos de toda la UE. Por otro lado, la partida que registró en 2018 un mayor crecimiento fue el gasto en Defensa, lo que ha permitido cumplir en 2019  con el compromiso de gasto del 2% del PIB acordado en el marco de la OTAN.

En cuanto a los ingresos que alcanzaron los 10.900 millones de euros en 2018, aumentando un 13,1% respecto a 2017, éstos provienen principalmente de los impuestos indirectos. Tan solo por IVA, el Estado recaudó en 2018 casi el 30% de sus  ingresos y por impuestos especiales el 23%. Por el contrario, como resultado de las primeras medidas aplicadas de la reforma fiscal, los ingresos por impuestos ligados al capital, como por ejemplo el de sociedades, ha reducido su recaudación en un 20,6% respecto a 2017.

A pesar de los recientes déficits, la deuda pública en Letonia se sitúa en niveles relativamente bajos, 40,1% y 36,1% del PIB en 2017 y 2018 según el Ministerio de Economía de Letonia. Hay que tener en cuenta que los países Bálticos al independizarse no reconocieron la parte de la deuda procedente de la URSS que les podía corresponder, al considerar que fueron "anexionados" de manera ilegal.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política monetaria. Letonia forma parte de la zona euro desde el 1 de enero de 2014, por lo que la política monetaria se decide a nivel del Banco Central Europeo.   

El sector financiero letón se mantiene relativamente estable a pesar de los escándalos surgidos en los últimos años. Las medidas correctivas y de lucha contra el blanqueo de dinero que se ha visto obligado el gobierno a adoptar no han tenido el anticipado impacto negativo sobre el PIB, ya que éste ha sido más que compensado por el dinamismo de otros sectores, fundamentalmente el de la construcción.En febrero de 2018 salieron a la luz dos escándalos relacionados con el sistema bancario. El primero fue la acusación de blanqueo de capitales, corrupción y propuesta de sanción del "Financial Crimes Enforcement Network" de los EEUU al banco ABLV Bank, que llevó a los accionistas del banco a decidir su liquidación en la tarde del 26 de febrero de 2018. Este hecho coincidió en el tiempo con la detención durante varias horas del Gobernador del Banco central de Letonia por sospechas de corrupción no relacionadas con el ABLV. A esto se une otro escándalo anterior relacionado con denuncias de extorsión publicadas por el Norvik Banka. 

El sector bancario en Letonia es de naturaleza dual, con dos modelos de negocio bien diferenciados.  Por un lado, están los bancos que trabajan para el mercado residente (filiales y sucursales de bancos nórdicos), que prestan a los distintos actores económicos y que presentan una exposición a riesgos similar al de otros sistemas bancarios de la UE. Y, por otro lado, se encuentran los bancos que trabajan con clientela extranjera, no residente en Letonia, fundamentalmente depositantes de los países CIS, que no se implican en la economía local. Los depósitos de estos últimos se han reducido desde 2016 debido en buena parte a las medidas anti blanqueo y anti financiación del terrorismo, la situación económica y sanciones a Rusia y las consecuencias de la liquidación del banco ABLV. A finales de 2018, el número de depósitos de no residentes en estos bancos se había reducido un 70% respecto al año 2015. 

En cuanto al sector bancario para residentes, éste mantiene todavía una excesiva aversión al riesgo que se plasma en un crecimiento de su cartera de préstamos lenta e inferior a lo que demanda la actual fase de crecimiento económico. El portfolio de préstamos tan solo creció un 1,6% en 2018, situación que se ve compensada por la co-financiación de la inversión con fondos comunitarios. Lógicamente y como reflejo del dinamismo del sector de la construcción, el 26% de la nueva cartera generada en 2018 eran préstamos relacionados con actividades inmobiliarias. 

Cabe destacar dentro del sector bancario la reciente crisis del banco letón PNB Banka. La Comisión Nacional del Mercado de Valores letona (FCMC) decidió suspender la actividad de este Banco el pasado 15 de agosto, bloqueando los instrumentos financieros como tarjetas de crédito y cuentas para evitar la salida masiva de los activos bancarios. Este banco ya atravesaba dificultades desde 2017, ya que no cumplía con los requisitos de capital establecidos por la ley. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Políticas estructurales (programas, reformas…). Letonia ha publicado a principios de 2019 su 7º Informe sobre los progresos realizados en la aplicación de las medidas incluidas en el Programa Nacional de Reformas de Letonia, Programa enmarcado en la Estrategia Europa 2020, directamente ligado al Programa de Estabilidad 2018-2021 para Letonia.
 
Entre las distintas iniciativas ya ejecutadas total o parcialmente, destacan: la reforma parcial e insuficiente del sistema de pensiones,  que debe asegurar un nivel adecuado de las mismas así como su sostenibilidad en el futuro; reformas, todavía insuficientes, en el sector de la salud; reforma de las administración pública destinada a aliviar la carga burocrática, digitalizar los procesos y profesionalizar a su personal (la reforma se limita a la administración pública central);reformas del sistema educativo, sobre toda encaminadas a la educación superior, a la I+D+i y algunas destinadas a la formación profesional; También se han puesto en marcha medidas relativas a la insolvencia y otras de lucha contra la evasión fiscal si bien todavía con resultados limitados.  
 
Entre las principales medidas que incluye la Reforma Fiscal, de aplicación a partir de 2018, destacan: terminar con la tasa única del IRPF, del 23%, estableciéndose un tipo del 20% para ingresos inferiores a 20.000 € y otro del 31% para ingresos superiores a 55.000 €. Se eleva la base mínima imponible, desde 200 €/mes en 2018 a 250€/mes en 2020. Esta se incrementa algo más para los pensionistas, de 250 €/mes en 2018 a 300 €/mes en 2020. Se incrementa el sueldo mínimo de 380 euros en 2017 a 430 euros en 2018. 
 
Por otro lado, se aumentan de manera gradual hasta 2020 los impuestos especiales para alcohol, tabaco y combustibles, y se reduce el umbral libre de impuestos de las microempresas y se aumenta la fiscalidad en el sector de las apuestas. En cuanto al Impuesto de Sociedades,  pasa del 15% al 20%, pero solo se aplicará si se distribuyen dividendos o no se reinvierten los beneficios. 
  
Letonia tiene pendiente todavía importantes reformas por implementar en sectores que afectan directamente al bienestar de la población y al desarrollo a medio plazo de la economía. Entre estas están la reforma del sector sanitario y  de la educación, incluyéndose algunas tímidas medidas en años anteriores y en los Presupuestos generales para 2019. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura