Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Letonia presenta una estructura típica de una economía de servicios, sector que en 2018 generó el 73,1% del Valor Añadido Bruto (VAB) nacional. Dentro de este, además del comercio que aporta al VAB el 25,4% del total, destaca la actividad inmobiliaria que va ganado peso en los últimos años, suponiendo en 2018 el 12% del Valor Añadido. El peso del sector industrial y del sector primario también han crecido ligeramente en los últimos años gracias a la mejora de la productividad resultado del esfuerzo inversor en bienes de equipo y tecnología realizada en ambos sectores. El sector primario empleó a casi el 8% de la población letona en 2018 y su aportación al PIB fue del 3,8%. Dentro del sector primario, la actividad que aporta más valor añadido es la silvicultura, teniendo el sector maderero gran importancia en la economía letona y especialmente en su balanza comercial. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

VALOR AGREGADO BRUTO POR SECTORES DE ACTIVIDAD  (%) 2014 2015 2016 2017 2018
POR SECTORES DE ORIGEN
AGROPECUARIO 3,8 4,1 3,7 3,7 3,8
AGRICULTURA n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
GANADERÍA n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
SILVICULTURA Y PESCA n.d. n.d. n.d. n.d. n.d.
INDUSTRIAL 22,4 22,3 21,6 22,5 23,1
MINERÍA 0,5 0,5 0,5 0,5 0,5
MANUFACTURAS 12,3 12 11,9 12,2 12
CONSTRUCCIÓN 6,7 6,5 5,4 6 7,1
ELECTRICIDAD Y AGUA 2,9 3,3 3,8 3,8 3,57
SERVICIOS 73,8 73,6 74,7 73,8 73,1
TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO 10 9 9,1 9,5 9,5
COMERCIO 14,3 14,7 14,5 14,6 14,1
FINANZAS 4,5 4,7 4,8 3,9 3,7
INMOBILIARIO 13,3 12,5 12,7 12,1 12
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA 15,5 15,8 16,2 16 15,8
OTROS SERVICIOS 16,2 16,9 17,4 17,7 18
TOTAL 100 100 100 100 100
PIB POR COMPONENTES DEL GASTO (%)
CONSUMO 78,77 78,28 78,12 77,7 76,45
Consumo Privado 61,26 60,36 60,09 59,75 58,75
Consumo Público 17,51 17,92 18,03 17,95 17,70
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 22,67 22,23 20,73 22,21 24,16
FBCF 22,6 22,14 19,63 20,9 22,80
Var. existencias 0,08 0,09 1,09 1,31 1,36
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 60,74 60,42 59,98 61,09 58,88
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 62,19 60,93 58,82 61 59,49
DISCREPANCIA ESTADÍSTICA         0,00
TOTAL 100 100 100 100 100

Fuente: Oficina de Estadísticas Letona, Banco Central Letón
Última actualización: Agosto
 2019

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

La incertidumbre del entorno internacional unida a la moderación de la actividad económica de los principales socios comerciales de Letonia, han dado lugar a una progresiva ralentización de la economía a lo largo de 2019 estimando el Banco de Letonia que el PIB cierre el año con un aumento del 2,3%, lo que supone la segunda revisión a la baja de las previsiones realizadas en septiembre (2,5%) y las de antes de verano (2,9%). Se pone así fin al periodo de fuerte crecimiento de los dos últimos años, en los que el PIB real alcanzó tasas del 4,6% y 4,8%, respectivamente. Este rápido crecimiento se sustentó tanto en el dinamismo de la demanda interna como de la externa. La progresiva debilidad de esta última explica en buena medida la desaceleración de la economía.En el tercer trimestre de 2019, el PIB tan solo alcanzó un crecimiento del 1,9%.

Las exportaciones de bienes crecieron con fuerza en 2017 y 2018, un 11,1% y un 7,2%, respectivamente, comenzando a desacelerarse en 2019 con un aumento del 0,6% en los tres primeros trimestres del año en tasa interanual, llegando a descender hasta el -9% en el mes de noviembre con respecto al mismo mes del año anterior. Si bien se observa una  ralentización de las exportaciones hacia los principales mercados de Letonia (Estonia, Lituania, países nórdicos y Rusia) son las exportaciones a Reino Unido las que se frenan en seco, creciendo un 0,5% en los tres primeros trimestres de 2019, frente al aumento de casi el 20% registrado en 2018. Esta evolución se explica por un producto concreto, la madera y sus derivados cuyos pedidos crecieron de manera sustancial en 2018 ante la previsión de un Brexit duro lo que se ha plasmado en una brusca reducción de las ventas en 2019.  Las importaciones, por su parte, aumentaron de manera significativa en los años 2017 y 2018, un 14,6% y un 10,1%, respectivamente, resultado de la fortaleza de la demanda interna y más concretamente de la inversión. En los tres primeros trimestres de 2019, las ventas al exterior se moderaron significativamente, hasta crecer solo un 0,5%, resultado sobre todo de la caída de las importaciones a partir del tercer trimestre, en el cual las importaciones descendieron un -6,6% en tasa interanual, tendencia que se mantiene en noviembre, mes en que la importaciones siguen cayendo con respecto al mismo mes del año anterior en un -1,6% en tasa.

En 2018, la balanza por cuenta corriente cerró con un déficit del -1,0% del PIB, tras disfrutar los años anteriores de ligeros superávit. El tradicional saldo positivo en la balanza de servicios no fue suficiente esta vez para compensar el déficit de la balanza comercial, que cerró 2018 con un déficit de 3.120 millones de €. En los once primeros meses del año el déficit de la balanza comercial alcanza ya los -2.564 millones de €, lo que se refleja en un déficit de la balanza por cuenta corriente al final del tercer trimestre del -1,0%.

En cuanto a la evolución de la demanda interna, señalar la notable moderación de la inversión a lo largo de 2019, tras registrar crecimientos de dos dígitos en los años anteriores. La inversión alcanzó tasas del 13,1% y el 16,4% en 2017 y 2018, respectivamente, entre las más elevadas de toda la UE. De sus distintos componentes, destaca tanto la inversión en bienes de equipo, el componente más activo empujado por el elevado grado de utilización de la capacidad productiva instalada en la industria, como la inversión en construcción, principalmente oficinas. Destaca igualmente el elevado ritmo de absorción de los Fondos comunitarios en este periodo que han permitido mantener el ritmo inversor de la economía letona, la cual sigue teniendo un problema importante de falta de préstamos del sector financiero al sector empresarial. En 2019, y ante la peor previsión de exportaciones, el sector manufacturero orientado principalmente a los mercados exteriores parece haber decidido aplazar sus decisiones de inversión, lo que se refleja en una inversión en bienes de equipo que tan solo crece un 1,1% en el tercer trimestre del año. Por el contrario, la inversión en viviendas, edificios y otras infraestructuras mantiene todavía cierto dinamismo, 5,6%. Para el conjunto del año, se espera que la inversión crezca en torno al 4,6%, registrando esta variable en el tercer trimestre un aumento del 4,6%.

Por su parte, el consumo privado, motor del fuerte crecimiento de los últimos años, gracias a los elevados niveles de  empleo y salarios crecientes, es el componente que mejor resiste a la actual situación de incertidumbre económica. En el tercer trimestre de 2019 vuelve a alcanzar tasas del 4,0% similares a las de los dos años anteriores. El crecimiento de los salarios, que en términos reales aumentaron un 4,7% en tasa interanual en el tercer trimestre de 2019 y el ritmo de creación de empleo de los últimos años hasta situar la tasa de paro en el 6,4% en el mes de noviembre son factores que aseguran el aumento de los ingresos de los hogares, con el consiguiente efecto sobre el consumo. El índice de confianza del consumidor se mantiene en niveles históricamente altos y es el único indicador de confianza que todavía no parece verse afectado por las actual situación de moderación económica.

El dinamismo del consumo se mantiene en un entorno de precios contenidos, aunque ligeramente superiores a los de la media de la eurozona. Tras aumentar el IPC medio un 2,9% y un 2,5% en 2017 y 2018 respectivamente, 2019 ha cerrado el año con un aumento medio del 2,8%. Los precios iniciaron el año con una tendencia claramente inflacionista, alcanzando un crecimiento máximo del 3,5% en el mes de mayo, sin embargo la mejor evolución de los precios de ciertos alimentos y de los hidrocarburos ha suavizado su tendencia en la segunda mitad de 2019, lo que ha permitido que diciembre cierre con un crecimiento del 2,3% en tasa interanual.

El desempleo ha continuado con la senda descendente de los últimos años, desde el máximo alcanzado en 2010 (19,5%) hasta el 7,4% de 2018 y el 6,4% en noviembre de 2019, la tasa más baja de la última década. No obstante, el mercado de trabajo letón presenta una dualidad preocupante consecuencia de la falta de movilidad interna de la población, lo que provoca la escasez de mano de obra preparada en determinadas zonas, con la consecuente presión sobre los salarios, frente a niveles de paro elevados en otras regiones lo que da lugar a importantes bolsas de pobreza. Este hecho contrasta aún más si se tiene en cuenta la importancia de la emigración de los letones hacia otros países de la UE. Otro elemento preocupante del mercado de trabajo letón, es el peso de los parados de larga duración (1/4 de los que buscan empleo) y el descenso de la población activa por el problema demográfico característico de los países de esta zona.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS20162017201820191
PIB
PIB (M€ a precios corrientes)25.03827.03329.52422.483
Tasa de variación real (%)2,14,64,81,9
Tasa de variación nominal (%)2,98,09,25,5
INFLACIÓN
Media anual (%)0,12,92,52,8
Fin de período (%)2,22,22,62,3
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)0000
Fin de período (%)0000
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes)1.9691.9501.9341.920
Población activa (x 1.000 habitantes)989980982911
% Desempleo sobre población activa9,68,77,46,4
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB0,1-0,6-0,7-
DEUDA PÚBLICA
en M€10.09210.80710.60811.031
en % de PIB40,540,035,9349,06
EXPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€10.35811.50712.34111.760
% variación respecto a período anterior0,011,17,2-9
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€12.24914.04115.46114.324
% variación respecto a período anterior-1,914,610,1-1,6
SALDO B. COMERCIAL
en M€-1.891-2.534-3.120-2.564
en % de PIB-7,6-9,4-10,6-11,4
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en M€403191-283-135
en % de PIB1,60,7-1,0-1,0
DEUDA EXTERNA
en M€37.28937.98435.73235.936
en % de PIB148,9140,5121,0159,8
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en M€n.d.n.d.n.d.n.d.
en % de exportaciones de b. y s.n.d.n.d.n.d.n.d.
RESERVAS INTERNACIONALES
en M€3.1003.6203.5783.700
en meses de importación de b. y s.3,03,12,83,1
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en M€13.50414.60515.11815.711
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
media anual1,01,01,01,0
fin de período1,01,01,01,0

 Fuente: Oficina de Estadísticas Letona, Banco Central Letón

1Actualizado con los últimos datos publicados a fecha de enero 2020. Tercer trimestre o mes de noviembre para comercio exterior, empleo e inflación. 

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Las principales medidas de la política económica del país se incluyen en el comentado en el Programa de Estabilidad de Letonia para 2019-2022 y en los Presupuestos Generales para 2020. Estos último tienen un marcado social recogiendo entre sus principales partidas de gasto:  el aumento de lo salarios  a los médicos, profesores y profesionales del sector de la justicia; el incremento de los fondo de garantía social para el apoyo a las personas con discapacidad; establecimiento de un mínimo de subsistencia a través de un fondo estatal; aumento de la financiación de medicamentos; aumentó de la pensión mínima a 80 €, etc. Otras partidas son la de defensa, donde mantienen el compromiso de gasto del 2% del PIB (recogido ya en los PG de 2019). El objetivo último es promover un crecimiento sostenible a través de una fiscalidad adecuada sobre el capital y las energías limpias; reducir la carga fiscal sobre el trabajo; aumentar el gasto en seguridad, sanidad y educación; reducir la desigualdad incrementando el salario mínimo, introduciendo una imposición más progresiva y aumentando el mínimo exento del impuesto a las personas físicas; e, incrementar hasta un tercio del PIB la recaudación fiscal,mejorando el sistema recaudatorio. Existen medidas concretas de lucha contra la economía sumergida. 

De cara al futuro, para mantener su crecimiento, reducir la pobreza y converger con el nivel de renta de la UE, Letonia tiene que continuar con las importantes reformas emprendidas en sistemas tan básico como el de salud, educación y fiscalidad, etc. La implantación de estas medidas pueden ayudar a paliar el descenso continuo de población (uno de los mayores dentro de la OCDE en los últimos años), uno de los grandes problemas que afecta a este país y que pone en peligro el propio mantenimiento del sistema. 

Las Agencias de rating mantiene sus calificaciones estables para Letonia. gracias a unas previsiones de crecimiento sostenido en un entorno de moderada inflación, creación de empleo y déficits moderados en la balanza por cuenta corriente y en las cuentas públicas. La última en pronunciarse fue S&P, en marzo de 2019, manteniendo la A con perspectiva estable.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Letonia es una país pequeño con una economía muy abierta y por lo tanto muy vulnerable a las actuales turbulencias internacionales. Como se ha comentado anteriormente, tras varios ejercicios creciendo a muy buen ritmo la economía letona ha moderado en  2019 su ritmo de crecimiento afectado negativamente por el menor impulso de la demanda externa y de la inversión y tan solo sostenido por el dinamismo del consumo privado.  

Al igual que las autoridades letonas revisaron a la baja el crecimiento previsto para 2019, también han revisado las previsiones para 2020, situando el crecimiento en 2,6%, frente a las previsiones iniciales del 3,1% realizadas por el Banco el pasado verano. Aunque el crecimiento está por encima del de la media de la UE, es insuficiente con el objetivo principal de alcanzar el nivel de vida medio de los países más avanzados de la UE.

La demanda externa sigue siendo la causa principal de la moderación del crecimiento, muy influenciada en el caso de Letonia por la desaceleración de las economías nórdicas (entre sus principales mercados de exportación) y lo efectos del Brexit sobre su comercio con el Reino Unido, sobre todo en productos derivados de la madera.A esto se le suma, la incertidumbre internacional,caracterizado por un proteccionismo creciente derivado de la guerra comercial entre China y EE.UU.

A la probable moderación de la demanda externa se unen factores económicos de índole interno como unos costes laborales en rápido aumento y un crecimiento relativamente lento de la productividad, factores ambos que afectan negativamente a la  competitividad de la economía letona. La demanda interna continuará creciendo a un ritmo sostenido en 2020, sustentada principalmente en el consumo  privado gracias a que se espera se siga creando empleo, aunque a menor ritmo (en torno al 0,7% en 2020). La inversión continuará moderando su ritmo de crecimiento de manera gradual en los próximo años, una vez que las empresas han superado sus limitaciones de capacidad gracias al reciente esfuerzo inversor en bienes de equipo. La incertidumbre internacional y la desaceleración de la demanda externa afecta a la confianza empresarial y tiene un impacto directo sobre la inversión. A esto se le une, una ligera moderación en el sector de la construcción inmobiliaria y en el ritmo de absorción de fondos comunitarios menos dinámico, al acercarnos al fin del actual Marco Financiero Plurianual.   

El 14 de noviembre de 2019 se aprobaron en el Parlamento (Saeima) los Presupuestos Generales para 2019, en los cuales se incluyen unos gastos de 7,2 millones de € y unos ingresos de 6,9 millones de €, situándose el déficit público en el 0,3% del PIB.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política fiscal y presupuestaria.   La aplicación de políticas fiscales de austeridad y de las medidas de disciplina presupuestarias establecidas por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC), del cual Letonia forma parte desde su incorporación al euro, permitieron a este país recuperar la senda de equilibrio fiscal perdida a consecuencia de la crisis de 2008.

De hecho Letonia ya no está dentro del marco corrector del PEC (por déficit excesivo), sino en el marco preventivo. La Comisión emitió el 20 de noviembre de 2019 un dictamen positivo respecto al borrador de Presupuestos del Estado de Letonia para 2020, si bien le insta a avanzar hacia el objetivo de estabilidad presupuestaria fijado para el medio plazo, del que Letonia fue autorizado a apartarse de manera temporal para llevar a cabo determinadas reformas estructurales.

Durante 2017 y 2018, Letonia llevó a cabo una política fiscal expansiva con un gasto público creciente ligado a la puesta en marcha de una serie de reformas en el sector sanitario, en el sector educativo y la implantación progresiva de beneficios sociales. A esto se le unió un recorte moderado de impuestos cuya rebaja en la recaudación se vio compensada en buena medida por unos ingresos crecientes fruto del dinamismo de la actividad económica. En consecuencia, el déficit público alcanzó el -0,6% y el -0,7% del PIB en 2017 y 2018, respectivamente. Se espera que las cuentas públicas cierren 2019 con un saldo negativo del -0,7%, por el impacto de la puesta en marcha de las reformas estructurales.  

Entre las principales medidas que incluye la Reforma Fiscal, de aplicación progresiva a partir de 2018, destacan: terminar con la tasa única del IRPF, del 23%, estableciéndose un tipo del 20% para ingresos inferiores a 20.000 € y otro del 31% para ingresos superiores a 55.000 €. Se eleva la base mínima imponible, desde 200 €/mes en 2018 a 250€/mes en 2020. Esta se incrementa algo más para los pensionistas, de 250 €/mes en 2018 a 300 €/mes en 2020. Se incrementa el sueldo mínimo de 380 euros en 2017 a 430 euros desde el 1 de enero de 2018.

Por otro lado, se aumentan de manera gradual hasta 2020 los impuestos especiales para alcohol, tabaco y combustibles, y se reduce el umbral libre de impuestos de las microempresas y se aumenta la fiscalidad en el sector de las apuestas. En cuanto al Impuesto de Sociedades, pasa del 15% al 20%, pero solo se aplicará si se distribuyen dividendos o no se reinvierten los beneficios.

Se aumentan las cotizaciones sociales destinándose de manera directa la mayor recaudación a pagar los gastos sanitarios crecientes por la reforma del sector. También se han puesto en marcha medidas de lucha contra la economía sumergida (en torno al 21% del PIB en 2018).

El objetivo último de la reforma fiscal es por un lado hacer de Letonia un país atractivo para la inversión y por otro lado, moderar la enorme desigualdad social que existe en el país, que le sitúa entre los países con más desigualdad de la UE. Según la Oficina de Estadísticas letona, el 22,1% de la población estaba en riesgo de pobreza en el año 2016, siendo el gasto público destinado en Letonia a la protección social y a los servicios de salud uno de los más bajos de toda la UE. Por otro lado, la partida que registró en 2018 un mayor crecimiento fue el gasto en Defensa, lo que ha permitido cumplir en 2019  con el compromiso de gasto del 2% del PIB acordado en el marco de la OTAN. Para 2020, esta partida se mantiene en el mismo nivel 2%.

Los ingresos incluidos en el Presupuesto de 2019 ascendieron a 11.254,6 millones de euros, un 4,1% más de lo ingresado por el Estado en 2018, siendo su principal origen los impuestos indirectos. Tan solo por IVA, el Estado recaudó en 2018 y 2019 en torno al 30% de sus  ingresos y por impuestos especiales en torno al 23%. Por el contrario, como resultado de las medidas aplicadas de la reforma fiscal, los ingresos por impuestos ligados al capital, como por ejemplo el de sociedades, ha reducido su recaudación cayendo un 91% en 2019 respecto al año anterior.

A pesar de los recientes déficits, la deuda pública en Letonia continúa en niveles relativamente bajos, 35,1% del PIB en 2018, 35,7% en el mes de noviembre de 2019 y 37% estimado para finales de 2020. La Comisión Europea en sus previsiones de otoño de 2019 sitúa incluso la deuda en niveles inferiores en el 35,2% a finales del 2020.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política monetaria. Letonia forma parte de la zona euro desde el 1 de enero de 2014, por lo que la política monetaria se decide a nivel del Banco Central Europeo.   

El sector financiero letón se mantiene relativamente estable a pesar de los escándalos surgidos en los últimos años. Las medidas correctivas y de lucha contra el blanqueo de dinero que se ha visto obligado el gobierno a adoptar no han tenido el anticipado impacto negativo sobre el PIB, ya que éste ha sido más que compensado por el dinamismo de otros sectores, fundamentalmente el de la construcción.

En febrero de 2018 salieron a la luz dos escándalos relacionados con el sistema bancario. El primero fue la acusación de blanqueo de capitales, corrupción y propuesta de sanción del "Financial Crimes Enforcement Network" de los EEUU al banco ABLV Bank, que llevó a los accionistas del banco a decidir su liquidación en la tarde del 26 de febrero de 2018. Este hecho coincidió en el tiempo con la detención durante varias horas del Gobernador del Banco central de Letonia por sospechas de corrupción no relacionadas con el ABLV. A esto se une otro escándalo anterior relacionado con denuncias de extorsión publicadas por el Norvik Banka. 

El sector bancario en Letonia es de naturaleza dual, con dos modelos de negocio bien diferenciados.  Por un lado, están los bancos que trabajan para el mercado residente (filiales y sucursales de bancos nórdicos), que prestan a los distintos actores económicos y que presentan una exposición a riesgos similar al de otros sistemas bancarios de la UE. Y, por otro lado, se encuentran los bancos que trabajan con clientela extranjera, no residente en Letonia, fundamentalmente depositantes de los países CIS, que no se implican en la economía local. Los depósitos de estos últimos se han reducido desde 2016 debido en buena parte a las medidas anti blanqueo y anti financiación del terrorismo, la situación económica y sanciones a Rusia y las consecuencias de la liquidación del banco ABLV. En junio de 2019, el número de depósitos de no residentes en la UE representaban tan solo el 7,7% frente al 37,6% que alcanzaban en 2015.  

En cuanto al sector bancario para residentes, éste mantiene todavía una excesiva aversión al riesgo que se plasma en un crecimiento de su cartera de préstamos lenta e inferior a lo que demanda la actual fase de crecimiento económico. El portfolio de préstamos tan solo creció un 1,6% en 2018, representando el 59,3% de sus activos cifra que se ha elevado ligeramente en el primer trimestre de 2019, hasta el 60%. Esta situación de financiación escasa se ve compensada por la co-financiación de la inversión con fondos comunitarios. Lógicamente y como reflejo del dinamismo del sector de la construcción, el 26% de la nueva cartera generada en 2018 eran préstamos relacionados con actividades inmobiliarias. 

Cabe destacar dentro del sector bancario la reciente crisis del banco letón PNB Banka. La Comisión Nacional del Mercado de Valores letona (FCMC) decidió suspender la actividad de este Banco el pasado 15 de agosto, bloqueando los instrumentos financieros como tarjetas de crédito y cuentas para evitar la salida masiva de los activos bancarios. Este banco ya atravesaba dificultades desde 2017, ya que no cumplía con los requisitos de capital establecidos por la ley. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Políticas estructurales (programas, reformas…). En los Presupuesto del Estado para 2020 y en el marco del Programa de Estabilidad 2019-2022 para Letonia, se recogen los principales avances conseguidos en los planes de reformas incluidos en los Presupuesto de años anteriores y en la Ley marco que se aprueba anualmente.
 
Entre las distintas iniciativas en ejecución destaca sobre todas la del sector de la salud, por su mala situación en comparación con el resto de los países de la UE. Gracias al progresivo incremento de los fondos públicos asignados al sector sanitario comienzan a obtenerse los primeros resultados en términos de reducción de listas de espera, control de infecciones, mejora de la atención primaria, del tratamiento del cancer etc. En 2019 se han asignado 40,9 millones de euros para seguir avanzando en la reforma. 

Se ha llevado a cabo la reforma parcial e insuficiente del sistema de pensiones,  que debe asegurar un nivel adecuado de las mismas así como su sostenibilidad en el futuro. Entre las acciones tomadas, destaca desde el 1 de octubre de 2018 la indexación obligatoria de las pensiones, el aumento de la edad de jubilación en tres meses cada año, hasta alcanzar los 65 años en 2025, la creación a partir de 2019 de un tipo de pensión de viudedad en determinadas situaciones, etc.

Otro de los sectores necesitados de una reforma en profundidad es el de la educación, entre las medidas adoptadas se esta llevando a cabo la optimización de la red escolar; se está introducciendo un modelo educativo basado en competencias en las escuelas integrales y se está procediendo a un gradual aumento de la remuneración de los docentes.

Otras reformas en marchas son la de  administración pública destinada a aliviar la carga burocrática, digitalizar los procesos y profesionalizar a su personal (la reforma se limita a la administración pública central); reformar el entorno para favorecer la I+D+i , se han puesto en marcha medidas relativas a la insolvencia y otras de lucha contra la evasión fiscal si bien todavía con resultados limitados.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura