Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Letonia presenta una estructura típica de una economía de servicios, sector que representa casi el 75%  de la actividad económica. No obstante, el peso del sector industrial y del sector primario están creciendo en los últimos años gracias a la mejora de la productividad y la  inversión en nuevos bienes de capital. El sector primario emplea a casi el 8% de la población letona, aunque su cuota en el total del PIB en 2017 tan solo ascendió al 3%. Dentro del sector primario, la actividad  que aporta más valor añadido es la silvicultura. El sector maderero tiene gran importancia en la economía letona. La industria, incluyendo la construcción, representó casi el 22% del PIB en 2017, y se concentra sobre todo en manufacturas textiles, madera, mueble, procesamiento de metal, industria química y farmacéutica. En los últimos años, el sector de la construcción, fundamentalmente la inmobiliaria, ha ido ganando peso.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

VALOR AGREGADO BRUTO POR SECTORES DE ACTIVIDAD  (%)2014201520162017
POR SECTORES DE ORIGEN
AGROPECUARIO3,84,13,73,7
AGRICULTURAn.d.n.d.n.d.n.d.
GANADERÍAn.d.n.d.n.d.n.d.
SILVICULTURA Y PESCAn.d.n.d.n.d.n.d.
INDUSTRIAL22,422,321,622,5
MINERÍA0,50,50,50,5
MANUFACTURAS12,312,011,912,2
CONSTRUCCIÓN6,76,55,46,0
ELECTRICIDAD Y AGUA2,93,33,83,8
SERVICIOS73,873,674,773,8
TRANSPORTE Y ALMACENAMIENTO10,09,09,19,5
COMERCIO14,314,714,514,6
FINANZAS4,54,74,83,9
INMOBILIARIO13,312,512,712,1
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA15,515,816,216,0
OTROS SERVICIOS16,216,917,417,7
TOTAL100,0100,0100,0100,0
PIB POR COMPONENTES DEL GASTO (%)
CONSUMO78,7778,2878,1277,70
Consumo Privado61,2660,3660,0959,75
Consumo Público17,5117,9218,0317,95
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO22,6722,2320,7322,21
FBCF22,6022,1419,6320,90
Var. existencias0,080,091,091,31
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

60,74

60,4259,9861,09
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS62,1960,9358,8261,00
DISCREPANCIA ESTADÍSTICA
 

 

 

 
TOTAL100,0100,0100,0100,0
Fuente: Oficina de Estadísticas Letona
Última actualización: febrero 2019

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Tras la incorporación de Lituania a la UE en 2004, el país registró un robusto crecimiento económico, que sin embargo generó importantes desajuste estructurales. La llegada de la  crisis internacional en 2008 puso en clara evidencia las importantes debilidades de la economía letona, que cayó a tasas del 18% en los primeros meses de 2009, tasas muy superiores a las registradas por el resto de los Estados miembros. En febrero de 2009, el gobierno letón solicitó a la UE y al FMI un préstamo condicionado de 7.500 millones de euros, al tiempo que intervenía el mayor banco del país y se sometía a un programa de ajuste económico. En diciembre de 2012, Letonia devolvió por anticipado la totalidad del préstamo solicitado, lo que marcó el final del periodo de crisis.

Tras un crecimiento medio del 2,4% durante el periodo 2014-2016, la economía letona creció un 4,5%  en 2017(según fuentes del Banco central de Letonia), el incremento más elevado de los seis  últimos años. El crecimiento del PIB fue el resultado tanto del favorable entorno internacional como de la fortaleza de la demanda interna y más concretamente de la inversión. En 2018, la economía ha mantenido el dinamismo de los últimos años, esperándose un incremento del PIB para el conjunto del año del 4,8%, superior al inicialmente anticipado por las autoridades letonas (4,0%).  La favorable evolución de la demanda interna y externa ha sostenido el dinamismo de la actividad económica.

Las exportaciones de bienes han crecido con dinamismo en 2017 y en los tres primeros trimestres de 2018,  11,1% y 8,5%, respectivamente, gracias al buen comportamiento económico de sus principales mercados (países Bálticos, Rusia y Alemania, principalmente). Letonia ha realizado en los últimos años un notable esfuerzo para conseguir una adecuada diversificación geográfica de sus exportaciones. Al mismo tiempo, las importaciones han aumentado de manera significativa, 14,6% y 10,2% en 2017 y en los nueve primeros meses de 2018, resultado de la fortaleza de la demanda interna. Como consecuencia, la balanza comercial ha arrojado un saldo negativo en 2017 y en los primeros nueve meses de de 2018,  compensado en 2017 por el saldo positivo de la balanza de servicios, lo que ha permitido a la economía letona disfrutar de un superávit en su balanza por cuenta corriente, 0,7% del PIB y tan solo parcialmente en 2018.  Se espera que para el conjunto del año la balanza por cuenta corriente termine balanceada, sin déficit ni superávit. Dentro de la balanza de servicios destaca el peso del sector del transporte y la logística. 

En cuanto a la demanda interna, su dinamismo de los últimos años se explica por la evolución de sus dos componentes, el consumo y la inversión. La inversión, que creció un 13,1% en 2017, se estima que aumente por encima del 14% en 2018, apoyada en la fortaleza de la inversión privada en bienes de equipo, consecuencia de la elevada utilización de la capacidad productiva instalada, y en el elevado ritmo de absorción de los Fondos comunitarios. Por su parte, el consumo privado creció por encima del 4% en 2017, nivel que se espera se mantenga en 2018 gracias al aumento de los ingresos de los hogares, por el importante ritmo de creación de empleo y crecimiento de los salarios,  en un entorno de inflación moderada. El índice de confianza del consumidor se mantiene en niveles históricamente altos. Los precios crecieron un 2,9% en 2017, señalando las previsiones para 2018 una moderación, hasta el 2,5%, gracias a la favorable evolución de los precios de los alimentos. Las previsiones, sin embargo, apuntan hacia una presión sobre los precios para los próximos años causada por el aumento del precio de la energía, los salarios y el aumento previsto de los impuestos especiales en Letonia. 

El desempleo ha venido descendiendo en los últimos años, desde el máximo alcanzado en 2010 (19,5%) hasta el 8,7% de 2017 y el 7,7% que se prevé para 2018. No obstante, la falta de movilidad interna de la población provoca la escasez de mano de obra preparada en determinadas zonas, con la consecuente presión sobre los salarios frente a niveles de paro elevados en otras regiones lo que da lugar a bolsas de pobreza.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS (1)2014201520162017
PIB
PIB (M€ a precios corrientes)23.63124.32024.92626.857
Tasa de variación real (%)2,13,02,24,5
Tasa de variación nominal (%)3,72,92,57,7
INFLACIÓN
Media anual (%)0,60,20,12,9
Fin de período (%)0,30,32,22,2
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)----
Fin de período (%)----
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes)2.0011.9861.9691.950
Población activa (x 1.000 habitantes)992994989980
% Desempleo sobre población activa10,89,99,68,7
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB-1,5-1,40,1-0,5
DEUDA PÚBLICA
en M€9.6698.95310.09210.782
en % de PIB40,936,840,540,1
EXPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€10.24910.36310.35811.397
% variación respecto a período anterior2,31,10,010,0
IMPORTACIONES DE BIENES (BP)
en M€12.65412.49212.24914.037
% variación respecto a período anterior0,2-1,3-1,914,6
SALDO B. COMERCIAL
en M€-2.405-2.129-1.891-2.640
en % de PIB-10,2-8,8-7,6-9,8
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en M€-410

-116

342-205
en % de PIB-1,7-0,51,4-0,8
DEUDA EXTERNA
en M€33.79434.92137.07937.824
en % de PIB143,0143,6148,8140,8
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en M€n.d.n.d.n.d.n.d.
en % de exportaciones de b. y s.n.d.n.d.n.d.n.d.
RESERVAS INTERNACIONALES
en M€2.4482.9573.1003.620
en meses de importación de b. y s.2,32,83,03,1
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en M€12.31113.54313.45614.370
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
media anual1,01,01,01,0
fin de período1,01,01,01,0
Fuente: Oficina de Estadísticas Letona, Banco Central Letón
(1) No se incluye el año 2018 al contarse solo con previsiones. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

En un escenario en el que el nuevo gobierno, todavía por definir, no realice cambios sustanciales en la política económica del país, los objetivos marcados serán los incluidos en el Programa de Estabilidad de Letonia para 2018-2021 y en los Presupuestos Generales para 2019, siendo el fin último de elevar la calidad de vida de los letones y disminuir la elevada desigualdad. Entre las medidas previstas destacan: alcanzar un presupuesto de Defensa del 2% del PIB (recogido en los PG de 2019); promover un crecimiento sostenible eliminando la fiscalidad sobre los beneficios reinvertidos; reducir la carga fiscal sobre el trabajo; aumentar el gasto en seguridad, sanidad y educación; reducir la desigualdad incrementando el salario mínimo, introduciendo una imposición más progresiva y aumentando el mínimo exento del impuesto a las personas físicas; e, incrementar hasta un tercio del PIB la recaudación fiscal,mejorando el sistema recaudatorio.

De cara al futuro, para mantener su crecimiento, reducir la pobreza y converger con el nivel de renta de la UE, Letonia tiene que continuar con las importantes reformas emprendidas en sistemas tan básico como el de salud, educación fiscal, etc. La implantación de estas medidas permitirá reducir el descenso continuo de población (uno de los mayores dentro de la OCDE en los últimos años) y el consecuente efecto negativo sobre el mercado de trabajo. En el Informe Económico sobre Letonia de la OCDE, de septiembre de 2017, se enumera una larga lista de recomendaciones al respecto, algunas de las cuales están actualmente en proceso de implementación: incrementar los subsidios a los estudiantes de familias de bajos ingresos; incrementar los fondos para innovación; mejorar la especialización de los jueces competentes en casos de insolvencia; aplicar a los proyectos de infraestructuras financiados localmente los mismo criterios coste/beneficio que se aplican a los proyectos financiados por la UE;  mejorar la movilidad relacionada con el trabajo; facilitar el acceso a la vivienda con mejoras de la financiación y del marco regulatorio; Reducir el coste del sistema privado obligatorio de pensiones; Reducir los pagos en efectivo en salud para la población de ingresos bajos; Incrementar el gasto social y en infraestructuras; Mejorar la aplicación de la legislación fiscal; Fortalecer la independencia del “KNAB” (Oficina para Prevenir y Combatir la Corrupción); Eliminar la influencia política en los nombramiento de jueces; Reducir más la fiscalidad al trabajo; Incrementar la fiscalidad sobre los sectores inmobiliario y energético; eliminar exenciones fiscales.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Letonia es una país pequeño con una economía muy abierta y por lo tanto muy vulnerable a los cambios a nivel internacional. A nivel interno, y a pesar de las dificultades que se están encontrando para formar Gobierno tras las elecciones de octubre de 2018,  no se prevén grandes cambios en las principales directrices de la  política económica. Desde su independencia, el gobierno ha estado formado por coaliciones de partidos de centro-derecha con una agenda política de corte claramente europeísta, centrada en la mejora del entorno económico y comercial. No parece que el nuevo gobierno de coalición que surja finalmente vaya a cambiar sustancialmente las grandes líneas de la política económica esperándose que los Presupuestos Generales presentados por el anterior gobierno y que han recibido la aprobación de la Comisión Europea en noviembre de 2018, se mantengan con pocas modificaciones.

Las principales agencias internacionales y los propios  Presupuestos Generales apuntan hacia una desaceleración gradual de la economía letona, que mantendrá, no obstante, un ritmo de crecimiento superior al de la media de la UE. En 2019 se estima que la economía crezca en torno al 3,5% sustentada todavía en una demanda fuerte. El consumo seguirá creciendo por encima del 4,2% y la inversión crecerá a un ritmo en torno al 6%, lejos del 14,1% alcanzado en 2018. La inversión continuará moderando su ritmo de crecimiento de manera gradual en los próximo años, una vez que las empresas han superado sus limitaciones de capacidad gracias al reciente esfuerzo inversor en bienes de equipo.

En el sector exterior se aprecia una importante riesgo ligado al creciente proteccionismo derivado de la guerra comercial entre China y EE.UU., y el impacto negativo que sobre el comercio europeo tendrá el Brexit, y más concretamente en el caso de Letonia sobre su comercio maderero con el Reino Unido. Todo ello hace prever un mayor déficit de la balanza comercial que se estima alcance en 2019 un valor cercano al -0,3% del PIB, creciendo ligeramente durante los siguientes años.

La balanza fiscal también se prevé se mantenga deficitaria como consecuencia de las medidas para luchar contra la desigualdad social en el país, aunque muy lejos del límite del 3% del PIB establecido por la UE . 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política fiscal y presupuestaria.   Durante los años de fuerte crecimiento económico, Letonia se caracterizó por aplicar políticas fiscales procíclicas que no hicieron sino acentuar la insostenibilidad de su crecimiento. Durante los ejercicios 2006 a  2008, Letonia incurrió en déficits fiscales moderados. Estos aumentaron significativamente durante los años de la crisis alcanzando un 9,7% del PIB en el 2009 y un 8,1% en el 2010.

Desde el año 2013, Letonia está sujeta a un marco regulador del Presupuesto muy estricto, con una Ley de Disciplina Fiscal (2013) y un Consejo Fiscal Independiente (2014) que vela por su cumplimiento. Además, está sujeta al “brazo preventivo” del “Pacto de Estabilidad y Crecimiento”. Gracias a su política de austeridad, Letonia ha conseguido disminuir el nivel del déficit público hasta un nivel sostenible, cerrando el año 2016 con un superávit del 0,1%, primer superávit fiscal desde 1998.

En 2017, fruto  de una política fiscal expansiva, se registró nuevamente un déficit, del 0,6% del PIB. La aplicación durante 2017 de algunas de las medidas de gasto público aprobadas en la última legislatura destinadas a luchar contra la desigualdad: aumento de los gastos en salud, pensiones y aumento de las bases exentas de declarar, entre otras, explican el signo negativo de las cuentas públicas. En 2018, año electoral, la aplicación de medidas sociales, de corte más electoralista, han supuesto un aumento del déficit fiscal hasta un valor que se estima entorno al 0,9%.

Aún así, la Deuda pública en Letonia se sitúa en niveles relativamente bajos, 48,4% del PIB en 2017 y 48,1% del PIB para 2018. Hay que tener en cuenta que los países Bálticos al independizarse no reconocieron la parte de la deuda procedente de la URSS que les podía corresponder, al considerar que al haber sido "anexionados" de manera ilegal. El aumento del gasto público es básico en Letonia para conseguir reducir los niveles de desigualdad que se dispararon durante la crisis. El 22,1% de la población letona estaba en riesgo de pobreza en el año 2016, según datos de la propia Oficina de Estadísticas letona.

Los Presupuestos Generales del Estados para 2019 han fijado un objetivo de déficit del 0,7% del PIB, e incluye medidas aprobadas por el anterior gobierno como el aumento de los salarios en los sectores sanitario y de educación e incremento de las pensiones para los trabajadores del Estado. Asimismo, el gasto en defensa alcanza el 2% del PIB, objetivo establecido por la OTAN para los países miembros. No se espera que el nuevo gobierno cambie sustancialmente estos Presupuestos.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política monetaria. Letonia forma parte de la zona euro desde el 1 de enero de 2014, por lo que la política monetaria se decide a nivel del Banco Central Europeo.   

El sector financiero letón se mantiene relativamente estable a pesar de los escándalos surgidos en los últimos años. Las medidas correctivas y de lucha contra el blanqueo de dinero que se ha visto obligado el gobierno a adoptar están teniendo cierto un impacto negativo en el PIB tal como lo cuantifica el Banco Central de Letonia. El sector bancario en este país es de una naturaleza dual, con dos modelos de negocio bien diferenciados.  Por un lado, están los bancos que trabajan para el mercado residente (filiales y sucursales de bancos nórdicos), que prestan a los distintos actores económicos y que presentan una exposición a riesgos similar al de otros sistemas bancarios de la UE. Y, por otro lado, se encuentran los bancos que trabajan con clientela extranjera, no residente en Letonia, fundamentalmente depositantes de los países CIS, que no se implican en la economía local. Los depósitos de estos últimos se han reducido desde 2016 debido en buena parte a las medidas anti blanqueo y anti financiación del terrorismo, la situación económica y sanciones a Rusia y las consecuencias de la liquidación del banco ABLV.

En febrero de 2018 salieron a la luz dos escándalos relacionados con el sistema bancario. El primero fue la acusación de blanqueo de capitales, corrupción y propuesta de sanción del "Financial Crimes Enforcement Network" de los EEUU al banco ABLV Bank, que llevó a los accionistas del banco a decidir su liquidación en la tarde del 26 de febrero de 2018. Este hecho coincidió en el tiempo con la detención durante varias horas del Gobernador del Banco central de Letonia por sospechas de corrupción no relacionadas con el ABLV. A esto se une otro escándalo anterior relacionado con denuncias de extorsión publicadas por el Norvik Banka. De acuerdo al informe del Banco central de junio de 2018, los anteriores acontecimientos reducirán el crecimiento del PIB de Letonia en 0,5 puntos porcentuales (2018) y en 0,2 puntos porcentuales (2019). El crecimiento mayor de lo inicialmente estimado en otros sectores, como la construcción, permitirá compensar el impacto negativo del sector financiero en las cifras finales del crecimiento del PIB. 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Políticas estructurales (programas, reformas…). Letonia ha llevado a cabo en los últimos años una serie de reformas estructurales, recogidas en su Programa Nacional de Reformas y su Programa de Estabilidad presentados en 2017. Entre las distintas iniciativas de reforma ya ejecutadas destacan la reforma del sistema de pensiones, reformas (insuficientes) del sector de la sanidad, reformas del sector público de cara a aligerarlo y profesionalizarlo (limitada al gobierno central), reforma de la regulación de la insolvencia y algunas reformas del sistema educativo (educación superior e investigación), así como algunas mejoras en el campo de la educación profesional. También se ha registrado algún progreso, todavía modesto, en la lucha contra la evasión fiscal.
 
Asimismo, en julio de 2017 se aprobó una amplia Reforma Fiscal que supone cambios importantes en las siguientes áreas: Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas; Nuevo régimen del Impuesto de Sociedades; Fiscalidad de las micro empresas; Ayudas a grupos vulnerables (familias con niños y población con menores ingresos). Adicionalmente se han adoptado medidas para combatir la economía sumergida, para mejorar la administración tributaria, y otras.
 
Entre las principales medidas que incluye esta Reforma Fiscal, de aplicación a partir de 2018, destacan: se termina con la tasa única del IRPF, del 23%, estableciéndose un tipo del 20% para ingresos inferiores a 20.000 € y otro del 31% para ingresos superiores a 55.000 €. Se eleva la base mínima imponible, desde 200 €/mes en 2018 a 250€/mes en 2020. Esta se incrementa algo más para los pensionistas, de 250 €/mes en 2018 a 300 €/mes en 2020. Se incrementa el sueldo mínimo de 380 euros en 2017 a 430 euros en 2018, 
 
Por otro lado, se aumentan de manera gradual hasta 2020 los impuestos especiales para alcohol, tabaco y combustibles, y se reduce el umbral libre de impuestos de las microempresas y se aumenta la fiscalidad en el sector de las apuestas. En cuanto al Impuesto de Sociedades,  pasa del 15% al 20%, pero solo se aplicará si se distribuyen dividendos o no se reinvierten los beneficios. 
 
A pesar de la aplicación de las reformas, todavía quedan importantes reformas por realizar en sectores importantes para el bienestar y la economía como son el sanitario y el de educación, algunas de las cuales se recogen en los Presupuestos generales para 2019. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura