Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Por sectores, destaca el predominio del sector servicios, que contribuye con el 55,6% del PIB y aporta el 61,7% del empleo. Le sigue el sector primario con un peso del 34,8% en el PIB y generadora del 30,4% del empleo, donde la minería tiene mayor peso que la agricultura. Por el contrario, el sector manufacturero está muy poco desarrollado, y sólo aporta el 9,6% del PIB. 

La minería, un sector muy importante en términos de generación de ingresos y muy intensivo en capital, aporta cerca del 24% del PIB. Mongolia cuenta con unas de las mayores reservas mundiales de cobre, carbón, petróleo, entre otros minerales (i.e. zinc, hierro y oro). Ello ha explica la elevada dependencia de la economía de Mongolia a la evolución de los precios de los minerales en los mercados internacionales y a la inversión extranjera en el sector minero, y a la vez, su vulnerabilidad ante los shocks externos. En 2017 el crecimiento económico de Mongolia se recupera gracias a las exportaciones de carbón y a la entrada de capital de extranjero (inicio de la segunda fase del proyecto minero Oyu Tolgoi), y logra mantener su ritmo en 2018 y 2019 por la mejora de los precios internacionales de las materias primas, el retorno de la inversión extranjera, y la recuperación de la demanda doméstica.  

Por otro lado, el consumo privado de Mongolia es relativamente alto (55,2%) comparado con los países de su entorno con un 40%, y se acerca a los estándares de los países desarrollados donde supone más del 60% del PIB. El consumo público y la inversión (concentrada en el sector minero) registran cifras inferiores frente a los países vecinos.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

  

PIB (sectores de origen y componentes del gasto) %

2017

2018

2019

POR SECTORES DE ORIGEN

AGRICULTURA

10,310,8

11,0

MINERÍA23,523,8

23,8

INDUSTRIA9,0

9,5

9,6

SERVICIOS57,255,9

55,6

POR COMPONENTES DEL GASTO

CONSUMO

Consumo Privado

50,1

48,4

55,2

Consumo Público12,811,8

12,1 

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO24,829,6

35,8

EXPORTACIONES NETAS DE BIENES Y SERVICIOS

2,4-3,3

-3,1

Fuente: National Statistical Office of Mongolia

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

En los primeros años de la década de 1990 la economía de Mongolia experimentó una importante transformación, pasando gradualmente de ser un sistema de planificación central a una economía de mercado. Los efectos económicos de los cambios fueron muy variables, introduciendo un cierto grado de desorden en la actividad económica, muy dependiente de la minería y la ayuda externa. 

Entre 2017 y 2018 Mongolia experimentó un notable crecimiento económico (5,1% y 6,9%, respectivamente) impulsado por la mejora de la demanda externa de materias primas, la recuperación de la demanda interna y un retorno de la confianza de los inversores extranjeros gracias al programa de asistencia financiera firmado entre Mongolia y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2017.

En 2019 el crecimiento del PIB de Mongolia ascendió hasta el 5,1% gracias a la pujanza del consumo interno y al buen desempeño del sector minero, los servicios, el comercio y las manufacturas. En el primer trimestre de 2020 el PIB cayó un -10,7% por la crisis del COVID-19, afectando en gran medida a las exportaciones del país por la congelación de la demanda externa.

En las última revisión de previsión del crecimiento, abril de 2020, el FMI estima que la economía de Mongolia descenderá un -1% en 2020, mientras que el Banco Asiático de Desarrollo (BAsD) calcula una caída del -1,9% de su PIB para ese mismo periodo por una menor demanda de sus materias primas y un descenso de los precios de los productos básicos provocados por la desaceleración de la economìa china y la propagaciÓn mundial del COVID-19.   

En 2019 el índice de precios al consumo creció un 5,2% interanual. En el periodo enero-marzo de 2020 los precios crecieron un 2,9% interanual, en el mes de marzo un 6,4% interanual, y en términos mensuales un 0,7%.

En 2019 el volumen del comercio exterior alcanzó los 13.747 millones de dólares (+6,67 interanual). Las exportaciones ascendieron hasta los 7.619 millones de dólares, incremento del 8,7% interanual, y las importaciones totalizaron 6.127 millones de dólares, aumentando un 4,3% interanual. La balanza comercial registró un superávit de 1.492 millones de dólares, un incremento del 31,3% respecto a 2018. Las exportaciones de productos minerales representaron el 83,7% del valor total de las exportaciones, suponiendo las exportaciones de carbón el 40% y las de cobre el 23% del total exportado. En cuanto a las importaciones, las de bienes de equipo representaron el 21,1% del total y las de productos derivados del petróleo el 16,8%.

En el periodo enero-marzo de 2020 el volumen del comercio exterior alcanzó los 2.197 millones de dólares. Las exportaciones totalizaron 1.035 millones de dólares, disminuyendo un -41,5% interanual, y las importaciones ascendieron a 1.161 millones de dólares, una caída del -9,7% interanual. El déficit comercial en el periodo ascendió a 126 millones de dólares, un descenso del -125,9% respecto al mismo periodo del año anterior.

En agosto de 2016 el Banco de Mongolia subió el tipo de interés oficial en 4,5 puntos porcentuales, del 10,5% hasta el 15%, en un intento por frenar la rápida depreciación del Tugrik con respecto al dólar, y por el aumento del déficit fiscal, la desaceleración de las exportaciones y la caída de las reservas exteriores. No obstante, a partir de diciembre de 2016 se ha ido rebajando paulatinamente hasta alcanzar el 9% actual.

Desde marzo de 2009, cuando el Banco de Mongolia instituyó una subasta para determinar el tipo de cambio del tugrik básicamente por las fuerzas del mercado, en un sistema de flotación, el tipo de cambio de la divisa mongola con el dólar ha registrado una alta volatilidad. El tipo de cambio MNT/$US a final de marzo de 2020 se situaba en los 2.769,03 MNT/$US, y con respecto al euro en 3.067,13 MNT/€. 

En 2019 las reservas internacionales se situaban en los 4.348 millones de dólares frente a los 3.549 millones de dólares a finales de 2018.

El país debe hacer frente a presiones de balanza de pagos y de capital por la volatibilidad de los precios de las materias primas, la escasa diversificación geográfica de sus exportaciones, y su elevada dependencia de la inversión extranjera.

El crecimiento del gasto público extrapresupuestario de los últimos años a través del Banco de Desarrollo de Mongolia, utilizando emisiones de bonos Chinggis y bonos Samuráis en 2013, llevó al incumplimiento del techo de déficit público del 2% del PIB, establecido en la Ley de Estabilidad Fiscal. A partir del año 2017 las autoridades de Mongolia inician un proceso de consolidación fiscal para corregir su elevado déficit fiscal y deuda pública. A finales de 2019 el déficit fiscal ascendió al -1,7%, mientras que la deuda pública se estima en el 73% del PIB.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2016201720182019
PIB
PIB (M$ a precios corrientes)11.16011.43013.040 13.705
Tasa de variación real (%)1,25,16,35,1
INFLACIÓN
Media anual (%)0,74,46,87,3 
Fin de período (%)1,36,48,15,2 
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)12,812,310,59,5 
Fin de período (%)1411119
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes)3.1203.1803.2403.297 
Desempleados (x1.000habitantes)127,8119,8105,6127,7 
Tasa de desempleo108,87,89,9 
SALDO PRESUPUESTARIO
% de PIB-17,0-1,92,6 -1,7
DEUDA PÚBLICA
en millones de dólares9.7769.6709.754 -
en % de PIB87,684,673,373
EXPORTACIONES DE BIENES
en millones de dólares4.9166.2017.0127.619 
% variación respecto a período anterior5,32613,1 8,7
IMPORTACIONES DE BIENES
en millones de dólares3.3584.3355.8756.127 
% variación respecto a período anterior-11,62935,5 4,3
SALDO B. COMERCIAL
en millones de dólares1.5581.8651.1371.492 
en % de PIB15,520,038,931,3 
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
En millones de dólares-700-1.155-2.207-2.162 
en % de PIB-6,3-10,1-17-12,4 
DEUDA EXTERNA
en millones de dólares24.62527.49327.49330.678
en % de PIB220239220224 
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
En millones de dólares----
en % de exportaciones de b. y s.----
RESERVAS INTERNACIONALES
en millones de dólares1.2973.0083.5494.348
en meses de importación de b. y s.2,44,44,2
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en millones de dólares1.4862.0862.174 2.443
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual2.1552.4382.467 2.663
fin de período2.0482.4332.637 2.734

Fuentes: Bank of Mongolia, National Statistical Office of Mongolia, FMI, UNCTAD, BAsD.

Última actualización: junio 2020.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

La Ley de Estabilidad Fiscal de 2013 fija un déficit fiscal del 2% del PIB, si bien se ha superado siempre desde el mismo año de su aprobación.

Según el Plan Estratégico Nacional de Desarrollo para  Mongolia (2016-2020), la evolución del país constará de una serie de objetivos para solucionar las que se consideran principales debilidades del país. Por ello las políticas objetivo del Plan Estratégico Nacional de Desarrollo son las siguientes:

  • Reducción del desempleo y la pobreza
  • Igualdad de género
  • Desarrollo de la familia y la demografía
  • Desarrollo de la Educación
  • Desarrollo del sector salud
  • Cultura y desarrollo del arte
  • Desarrollo en ciencia y tecnología
  • Bienestar social y laboral

Respecto a las políticas macroeconómicas, el nuevo gobierno surgido tras las elecciones de junio 2016 se vió obligado a solicitar un rescate financiero a finales del año debido a la caída de los ingresos fiscales y el aumento del déficit público hasta el 17% del PIB, la rápida depreciación del tugrik y la caída de las reservas exteriores en un momento en que Mongolia debía hacer frente en los años siguientes a vencimientos de varias emisiones de bonos realizadas en 2012 y 2013. A principios de 2017 varias IFIs (FMI, ADB, BM) y donantes bilaterales (Japón, Corea y China) acordaron con Mongolia un programa de asistencia financiera (2017-2022) de 5.650 millones de dólares en apoyo al presupuesto y al programa de reformas estructurales que el gobierno mongol se compromete a aplicar en el medio plazo. Los objetivos del programa de reformas son estabilizar la economía, restablecer la confianza y facilitar la senda del crecimiento. Entre las principales reformas estructurales destacan la consolidación fiscal, restaurar la sostenibilidad de la deuda pública, un programa de rehabilitación del sector bancario, el reforzamiento de las funciones supervisoras del Banco de Mongolia y una serie de reformas en apoyo del crecimiento del sector privado.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las últimas previsiones sobre el crecimiento económico de Mongolia para este año viene condicionada por el impacto del COVID-19 en la economía mongola y mundial. En este sentido, el FMI, en su última previsión de crecimiento en abril de 2020, estima una caída del -1% del PIB de Mongolia a finales de año, mientras que el BAsD prevé un descenso del -1,2% para el mismo periodo.

En este contexto de crisis global, uno de los principales riesgos para la economía de Mongolia es su vulnerabilidad ante los impactos externos. Si la ralentización de la economía china se profundiza más de lo esperado, por ser el destino del 90% de las exportaciones de Mongolia, o si los precios de exportación de los minerales se desploman  por la desaceleración de la economía mundial, podrían sufrir la balanza de pagos, la balanza fiscal y el crecimiento económico.

Asimismo, las expectativas de crecimiento son muy sensibles al "timing" de lo grandes proyectos de inversión extranjera, como la ampliación de las minas de Oyu Tolgoi y Tavan Tolgoi. 

Otro factor de riesgo es la capacidad de las autoridades de Mongolia para reducir el déficit fiscal y mantener la inflación bajo control. Centrarse en el fortalecimiento de la gestión financiera pública en lugar de establecer nuevos fondos extrapresupuestarios ayudaría a garantizar que la disciplina fiscal se extienda más allá del programa del FMI.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

La Ley de Estabilidad Fiscal de 2013 establece el límite máximo del déficit en el 2% del PIB. Este techo de déficit se superó ampliamente en 2015, lo que llevó al gobierno a reducir los salarios públicos y a crear nuevos impuestos. En el periodo enero-septiembre de 2016 el gasto público creció un 23,4%, a pesar de la caída de los ingresos en un 0,8%. Ante lo abultado del déficit, en agosto de ese mismo año el Parlamento aprobaba una serie de enmiendas a los presupuestos de 2016, incluyendo recortes de varios programas de desarrollo. A finales de año el déficit se situaba en el 17%.

Una parte muy importante del abultado déficit se debe a la financiación de proyectos incluidos en el presupuesto a través del Banco de Desarrollo de Mongolia, institución pública creada por el gobierno en 2011, y que se financia con emisiones de bonos Chinggis y endeudamiento externo garantizado por el gobierno. Esto ha provocó que el déficit consolidado, que incluye el gasto extrapresupuestario, creciera hasta un nivel insostenible. Por otro lado, los ingresos fiscales dependen mucho de la evolución de los precios internacionales del cobre y el carbón, y de los flujos de la inversión extranjera directa.

En 2017 el gobierno de Mongolia y el FMI firmaban un programa de asistencia financiera, basado en un plan de ajuste estructural para la reducción del endeudamiento fiscal y la sostenibilidad de la deuda, entre otros objetivos. La consolidación fiscal contiene una serie de medidas sobre ingresos y gastos públicos que incluyen racionalización del gasto, contención de salarios y pensiones, aumentos de ingresos fiscales a través de impuestos y tasas, revisión del sistema impositivo y la reforma de la administración fiscal. 

En 2019 la economía ha seguido su recuperación económica gracias, entre otros factores, a las reformas estructurales aprobadas (i.e. proceso presupuestario más resistente a la presión política y reducción de actividades cuasifiscales) junto con una política de contención del gasto han contribuido a corregir el abultado déficit fiscal hasta alcanzar el -1,7% y a situar la deuda pública en el 73% del PIB en 2019.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Respecto a la política monetaria, en 2014 se recurrió a subidas del tipo de interés de referencia para contrarrestar las fuertes tensiones inflacionistas y de balanza de pagos. En enero de 2015 se acordó un nuevo incremento hasta el 13%, para volver a recortarlo a final del año hasta el 10,5%. En agosto de 2016 el Banco de Mongolia subió el tipo de interés en 4,5 puntos porcentuales, del 10,5% al 15%, en un intento por frenar la rápida depreciación del Tugrik con el dólar americano. Desde 2017 el Banco de Mongolia ha venido reduciendo el tipo de interés hasta el 9% actual, en un intento de mantener estable la inflación, aumentar las reservas de divisas y apoyar el crecimiento económico.

En el programa de ajuste acordado con el FMI, el Banco de Mongolia se comprometió a aplicar una política monetaria restrictiva para controlar la inflación. Uno de los aspectos importantes del programa es la adopción de una nueva ley del Banco Central por la que se clarificará el mandato del Banco de Mongolia y el fortalecimiento de su gobernanza y autonomía. De acuerdo con la nueva ley, los miembros del comité de política monetaria van a tener un voto en las decisiones de política monetaria y los temas de supervisión bancaria se decidirán de forma colectiva. En el programa se contempla también permitir que el tipo de cambio se mueva de manera flexible, lo que permitirá la aucmulacion de reservas exteriores.

La política monetaria debería centrarse en anclar la inflación y abordar desequilibrios externos. Hasta la fecha se ha constatado una estabilización de la inflación y un incremento de las reservas, si bien un tipo de cambio más flexible abordaría de manera más eficaz los desequilibrios externos y acumularía un nivel mayor de reservas. Asimismo, el Banco de Mongolia sigue trabajando en la reforma del sector financiero que incluye la mejora de la supervisión basada en el riesgo y el aumento del capital bancario, claves para garantizar la estabilidad macroeconómica.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Para hacer frente a las vulnerabilidades y desequilibrios macroeconómicos el gobierno de Mongolia aprobó en 2015 un "Plan de ajuste macroeconómico global" (Comprehensive Macro Adjustment Plan)y  cuyos objetivos son la reducción del déficit fiscal, la supresión de algunos de los programas del Banco de Mongolia, y la introdcción de reformas estructurales de sustitución de importaciones e incremento de las exportaciones.

Asimismo, las autoridades han creado el denominado "Fondo Mongol de Crédito Verde", instrumento financiero que apoya proyectos a largo plazo que contribuyan al crecimiento sostenible y respetuoso con el medio ambiente (i.e. energías renovables, eficiencia energética, gestión de residuos, etc.). Se trata de sectores donde Mongolia cuenta con una importante ventaja comparativa gracias a sus recursos naturales. Cuenta con el respaldo financiero del Fondo de Clima Verde (GCF por sus siglas en inglés), lo que asegura su viabilidad y eficacia.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura