Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

La economía mauritana presenta graves factores de vulnerabilidad, en particular la escasa diversificación productiva y del sector exterior, lo que le hace ser una economía escasamente competitiva.

En el primero de los frentes, el sector primario sigue siendo uno de los principales pilares en 2017. Según el Banco Central de Mauritania, el sector primario representa el 28% del valor total del PIB, donde hay que resaltar la ganadería (21,5%), la pesca (2,1%) y las producciones de arroz y otros cereales. Más del 50% de la población depende del sector primario. Destaca especialmente la pesca, cuyos productos se destinan principalmente a la exportación. Según el informe del Banco mundial publicado en mayo de 2019, en 2018, el sector primario ha crecido debido al aumento de la producción industrial de pescado en un 48% con respecto a años anteriores gracias al establecimiento de un sistema de cuotas en el sector haliéutico en el año 2015. Por otro lado, gracias la buena temporada de lluvias de este año y el establecimiento de sistemas de riesgo por irrigación ha sido muy beneficiosos para luchar contra la sequía existente hasta ese momento y mejorar la productividad agrícola del país.

En cuanto al sector secundario, su aportación al PIB en 2017 fue  del 25,4% del total, donde predominaron las actividades extractivas (11% del total del PIB), las actividades manufac­tureras (madera, metal, cartón, con un 6% del PIB) y el sector de la construcción (con un 8,4% del PIB).

Según el informe del Banco Mundial de mayo de 2019, se estima que en el año 2018 ha habido una bajada del sector de las actividades extractivas de un 14,2%. Esta disminución se ha debido a los problemas operacionales de la empresa pública Societé Nationale Industrielle et Minière (SNIM), ligados a los retrasos en la construcción del proyecto Guelb y a la subida de los costes de producción. Por otro lado, se ha producido una bajada de la demanda de hierro por parte de China, principal importador del país (que ha representado un 70% de las exportaciones en 2018). La producción de oro también se ha visto afectada por el retraso en la modernización de toda la maquinaria utilizada. Finalmente, la producción de petróleo bruto solo ha sido de 3.346 barriles al día en 2017 en comparación a los 75.000 barriles que se vendieron en 2006. Esta situación se explica por lo geología compleja y los costes de exploración elevados que han permitido el descubrimiento del yacimiento de Chinguetti en 2018.

El sector terciario se ha convertido en el principal contribuidor a la formación del PIB con un peso del 41,73%, aunque ha disminuido con respecto a años anteriores. Destacan los indicadores de “Otros Servicios” (sector financiero, inmobiliario y servicios a empresas), “comercio y telecomunicaciones” y “Administración Pública” (Datos del African Economic Outlook 2018). El informe del Banco Mundial publicado en 2019 explica que, aunque en 2018 el gobierno haya optado por recortes en la inversión pública, el sector de infraestructuras de transportes se ha beneficiado de un programa de mejora de la red de carreteras. Este programa ha comprendido la mejora de las zonas más pobres a través de la construcción de la carretera Bongou – Basseknou y a la creación de un nuevo puente Néma – Achemim.

En lo que se refiere a su sector exterior, existe una alta concentración tanto por el lado de los productos -el 70% de los alimentos son importados y las exportaciones mineras (hierro, oro y cobre) y el pescado representan más de 3/4 de las exportaciones del país, en torno a la mitad del total solo para los minerales- como de los mercados, donde China absorbe cerca del 40% de la demanda externa mauritana.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

Cuadro 2: PIB (por sectores de origen y componentes del gasto)2013201420162017 (e)2018 (p)
  
%%%%%
POR SECTORES DE ORIGEN  
SECTOR PRIMARIONDND28,128,027,1
AGRICULTURA, SILVICULTURA, PESCA Y CAZA18,922,728,128,027,3
Pesca52,32,12,02,0
SECTOR SECUNDARIONDND25,325,425,2
ACTIVIDADES EXTRACTIVAS31,419,611,811,010,1
Extracción de productos petroleros7,42,22,62,10,0
MANUFACTURAS3,87,65,86,06,2
ELECTRICIDAD, GAS Y AGUA-0,50,10,10,2
CONSTRUCCIÓN Y OBRA PÚBLICA6,89,57,78,48,9
SECTOR TERCIARIONDND37,937,738,3
COMERCIO, REPARACIÓN DE VEHÍCULOS, HOTELES Y RESTAURANTES11,29,3

 

11,2 (5 hoteles y restaurantes)

 

ND

 

ND
COMERCIONDND7,98,08,1
OTROS SERVICIOSNDND13,313,513,8
TRANSPORTE Y TELECOMUNCIACIONES4,14,910,610,310,5
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA16,810,86,06,05,9
   
POR COMPONENTES DEL GASTO  
CONSUMONDNDNDNDND
Consumo PúblicoNDNDNDNDND
Consumo PrivadoNDNDNDNDND
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJONDNDNDNDND
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOSNDNDNDNDND
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOSNDNDNDNDND

 Fuente: African Economic Outlook 2018 (Banco Africano de Desarrollo).  

 

 

 

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

 

 

 

 

Indicadores sociales

Extensión miles km2

Población en M de personas

IDH

Edad media

Esperanza de vida

Tasa de desempleo

1.030

4,24 M. (FMI, 2020)

157/189 (UN,2020)

20,3

64,9 (UN,2020)

10,3 (2019)

 

Indicadores económicos

2018

2019

2020

Renta per cápita miles USD

1,3

1,4(e)

1,78(e)

PIB nominal (millones de dólares)

7.049

7.600

7.428

Crecimiento del PIB (%)

2,1

5,9

-3,2

Inflación (%)

1,8

4,7

5,5(e)

Ingresos públicos (% PIB)

22,6

20,6

17,4

Déficit primario (%PIB)

-3,7

-3,1

2,5

Deuda pública

78,8

71,8

79,5

Deuda externa pública (%PIB)

65,4

61,9

69,4

 

Desde 2016, Mauritania ha registrado un crecimiento progresivo del PIB, pasando de un incremento del 1,8% dicho año hasta llegar a un 6,6% en 2019. El alto crecimiento del 2019 (inflación del 2,3%) se dio gracias a la mayor especialización del país en actividades económicas no extractivas (agricultura, pesca, telecomunicaciones, comercio, transporte y construcción), a la implantación de un plan de inversiones públicas, al aumento de la demanda y a la puesta en marcha del plan de reformas estructurales para mejorar el clima de negocios y diversificar la economía.
En los últimos años, las actividades extractivas han disminuido debido al agotamiento progresivo del petróleo, al alto coste de mantenimiento de las minas y al aumento de los costes de producción por el incremento de los precios internacionales del petróleo. Aún así, a medio plazo, las esperanzas de crecimiento serán gracias a la explotación del yacimiento de gas descubierto en la frontera marítima con Senegal “Grand Tortue-Ahmeyim” (GTA), cuyo proyecto se ha pospuesto a 2023, y otros recientes descubrimientos.


El panorama pre-pandemia se basaba en continuar con las reformas estructurales centradas en la diversificación de la economía y la mejora del clima de negocios. Sin embargo, la crisis derivada de la pandemia del COVID-19 ha dado paso a nuevos retos y necesidades. Mientras que el mercado internacional de commodities se ha mantenido para las exportaciones de Mauritania, el sector de la pesca ha sufrido una menor demanda. Los confinamientos han tenido un efecto severo sobre el sector servicios y el transporte y, además, la agricultura se ha visto afectada por la sequía en el Sahel. Para hacer frente a esta situación, el gobierno adoptó un plan de respuesta para 2020-2021, basado principalmente en la respuesta sanitaria, pero también en el apoyo a los sectores mencionados, así como a la construcción, el sector bancario y los hogares (especialmente en las zonas rurales). De este modo, la tendencia positiva de la economía, que se esperaba también para 2020 y los próximos años, ha sido sustituida por una contracción del -3,2% el año pasado y unas previsiones de recuperación de un 2% para 2021.


En 2020, finalizaba la quinta y última revisión del acuerdo firmado entre Mauritania y el FMI en diciembre de 2017, por el que el país obtenía un préstamo de 163.9 M USD para financiar su programa de reformas económicas y financieras bajo el esquema de Extended Credit Facility. En el marco de este programa se desembolsaron 23,4 M USD a la firma del acuerdo. Esto implica que si el país quiere recibir estos importes, debe seguir las recomendaciones de política económica del FMI. Estas recomendaciones giran en torno a la creación de “espacio fiscal” y el refuerzo de la gestión financiera pública con el objetivo de incrementar el gasto prioritario en educación, sanidad, protección social e infraestructuras, mientras se mantiene una política de endeudamiento prudente.

El FMI advirtió del alto riesgo de insostenibilidad de la deuda, con riesgos de agravarse después del periodo electoral 2018-2019. De producirse una crisis de pagos, la situación sería especialmente preocupante ya que Mauritania se ha beneficiado ya en el pasado de significativas condonaciones en el marco del Club de París. Por ello, una de las principales recomendaciones era la de aumentar las reservas nacionales.


En octubre de 2019 el FMI lleva a cabo la cuarta revisión del Artículo IV y en diciembre se concluye la misión recibiendo un desembolso de 22,8 M USD. Como se menciona anteriormente, en marzo de 2020 tiene lugar la quinta revisión del Extended Credit Facility y en junio de 2020 se realiza un desembolso de 23,1 M USD (tipo de cambio actual). Esta última reconoce el compromiso del gobierno mauritano con los objetivos establecidos, así como con la transparencia en la gestión de los recursos desplegados.


Asimismo, ante la crisis del COVID-19, Mauritania solicitó apoyo urgente al FMI bajo la modalidad RCF (Rapid Credit Facility) para afrontar las necesidades relacionadas con la balanza de pagos en abril de 2020, debidas a la pandemia del COVID-19. En abril de 2020, el FMI concede 130 M USD, destinados a aumentar el gasto en servicios de salud y protección social.

En cuanto a la deuda externa, esta consiste mayoritariamente en deuda del gobierno central con acreedores oficiales, tanto bilaterales como multilaterales, no-miembros del Club de París. La deuda PPG (Public and Publicly Guaranteed) externa, continuó su tendencia a la baja en 2019, debido a un descenso en el desembolso de préstamos para proyectos de inversión pública y la amortización de los mismos. El ratio que relaciona la deuda pública externa y el PIB mostró un descenso de un 18% a finales de 2019 (excluyendo la deuda con Kuwait) y, si se utilizan las nuevas estimaciones del PIB, el ratio descendería un 2,5% en dicho año. Mientras el PPG externo está contratado en gran parte en condiciones concesionales o semi-concesionales con los acreedores oficiales para proyectos de desarrollo, el incremento nominal en la deuda externa en 2015 provino en su mayor parte de un depósito no concesional de 300 millones de dólares de Arabia Saudí al BCM para respaldar su reserva de divisas. La deuda pública doméstica, que había ascendido en 2018 cuando el gobierno reconoció oficialmente una deuda con el BCM igual al 6% del PIB, se mantuvo prácticamente constante en 2019 gracias a la baja necesidad doméstica de financiación.

Por otro lado, el 25 de marzo de 2020, el FMI y el BM emitieron un comunicado conjunto en el que advertían de las severas consecuencias económicas y sociales derivadas de la pandemia provocada en los países de renta baja. El comunicado instaba a los acreedores oficiales bilaterales a aplicar a esos países una moratoria del servicio de su deuda externa con el objetivo de aliviar sus tensiones más inmediatas de liquidez. En respuesta a dicho llamamiento, en abril de 2020, los miembros del G20 y del Club de París, entre los que se encuentra España, alcanzaron un acuerdo común sobre los términos generales de dicha moratoria, conocida como Debt Service Suspension Initiative (DSSI), que posteriormente se ha prorrogado hasta finales de junio de este 2021.


Mauritania es miembro desde febrero de 2019 de la Zona de Libre Comercio Africano (AfCFTA), un acuerdo comercial firmado por 54 de los 55 estados que forman la Unión Africana (a excepción de Eritrea), y cuyo objetivo es crear un mercado único, así como un área de libre circulación de personas, mercancías y monedas entre los países miembros. Son 34 los países que han ratificado este acuerdo, que entra en vigor el 1 de enero de 2021 y que espera convertir África, en una de las zonas de intercambios económicos más importantes del mundo en un futuro.
 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

Cuadro 1: PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

2016

2017

2018 (e)

2019 (p)

PIB

 -

PIB nominal (millones de dólares)

 4,684,5

 4,923.0

 5,251.7

5.296,0

Tasa de variación real (%)

 1,8

 3,1

 3,5

6,7

Deflactor del PIB nominal. *

 3,4

 3,4

 3,0

2,9

INFLACIÓN

 

 

 

 

Media anual (%)

1,5

2,3

 3,1

3,9

Fin de período (%)

2,8

1,2

4,7

4,0

TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL

 -

Media anual (%)

 1,1

 2,3

 5,0

0,1

Fin de período (%)

ND

ND

ND

 

EMPLEO Y TASA DE PARO

  -

Población (en millones de habitantes)

 4,30

 4,42

 ND

ND

Población activa (x 100 habitantes)

ND

ND

ND

ND

% Desempleo sobre población activa

ND

ND

ND

ND

DÉFICIT PÚBLICO

 -

% de PIB

-0,5

-0,0

 0,2

0,2

DEUDA PÚBLICA

 

en MUSD

 3.783,21

  3.851,52

 4.380,36

4.504,83

en % de PIB**

 97,8

 95,6

 101,6

81

EXPORTACIONES DE BIENES

 -

en MUSD

1.400,7

 1.722,4

 1.813,19

1.972,9

% variación respecto al período anterior

0,9

 23,0

 12,7

5,3

IMPORTACIONES DE BIENES

 -

en MUSD

-1.900,1

-2.093,9

 2.297,1

2.306,2

% variación respecto al período anterior

-2,5

 10,2

 11,1

10,1

SALDO B. COMERCIAL

 -

En millones de dólares

-499,4

-371,6

-492,3

-417,3

en % de PIB

-10,7

-7,5

-9,4

-7,5

SALDO B. CUENTA CORRIENTE

 -

En millones de dólares

-706,8

-709,0

-836,9

-699,6

en % de PIB

-15,1

-14,4

-15,9

-12,6

DEUDA PÚBLICA EXTERNA

 -

en millones de dólares

4.384,0

4.567,4

4.676,2

4.808,3

en % de PIB

92,8

92,7

89,0

86,6

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA

 -

En millones de dólares

 161,1

 204,2

 257,7

265,4

en % de ganancias

 13,2

 15,3

 17,5

17,3

RESERVAS INTERNACIONALES

 -

en millones de dólares

824,4

 849,0

 919,2

983,9

en meses de importación excluyendo actividades extractivas

5,5

4,6

 5,0

5,6

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

 -

en MUSD

271,1

 588,2

 592,5

388,1

TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR

 -

media anual[2]

351,5

356,6

36,69

ND

fin de período

354,0

ND

ND

ND

Fuente: Tercera revisión del programa Extended Credit Facility (ECF)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

A corto plazo, la prioridad de la política económica es garantizar la sostenibilidad exterior, buscando probablemente concretar una reforma paulatina del sistema financiero y continuar flexibilizando el tipo de cambio; y colocar la deuda externa en una senda sostenible, realizando un mejor control del gasto así como la introducción de mejoras en la gestión de la deuda. El ajuste fiscal debe consolidarse.

A medio plazo, las restricción al crecimiento y en paralelo, los objetivos de la política económica, son múltiples: impulso a la inversión en infraestructuras e introducción de reformas estructurales que mejoren el clima de negocios y atracción de IDE; mejorar el acceso a la financiación para las PYME y el desarrollo del sistema financiero incluyendo incentivos a la bancarización (los depósitos y crédito solo se sitúan en un 25% y 30% respectivamente) mejoras en los sistemas de pagos y en la gestión de riesgos; introducción de planes de desarrollo sectorial que permitan reducir la dependencia del sector minero, reduciendo la vulnerabilidad y aumentando la base exportadora (más del 90% de las exportaciones de Mauritania están relacionadas con el sector extractivo) y por último, promover un desarrollo que proteja a los más débiles, con un mejor acceso a la educación , sanidad y compensaciones económicas a los más desprotegidos.

En este marco, el gobierno está elaborando la nueva estrategia de desarrollo, denominada “Stratégie de Croissance Accélérée et de Prospérité Partage”, que cubre el período 2016-2030, siguiendo la línea del marco anterior “Cadre Stratégique de Lutte contre la Pauvreté”, que ha conseguido pasar – según los índices oficiales- la pobreza de 51% en 2001 a 31% en 2014.

El nuevo gobierno del Presidente Mohamed Ould Ghazouani ha señalado tres ejes de gobierno en su discurso de investidura: una estrategia global de desarrollo centrada en la educación el acceso a los servicios básicos y el desarrollo social y cultural; una economía fuerte y resistente y una administración sólida y eficaz basada en la profesionalidad,  una diplomacia dinámica y una política de comunicación y de intercambio constante con todos los actores políticos. Queda por dilucidar la incertidumbre de cómo será su puesta en marcha por un nuevo gobierno a la vez continuista y tecnócrata.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

A pesar de que el escenario en los últimos años no ha sido positivo, el último informe del FMI (mayo de 2019) considera que la economía se está recuperando con un crecimiento estimado del 6,7% en 2019, muy por encima del 3,6% proyectado para 2018.

Este crecimiento estará ligado al aumento de ingresos procedentes del sector no extractivo, del aumento de la demanda doméstica, de la diversificación de la economía, así como de los futuros beneficios de la explotación de la fase 1 del nuevo yacimiento de gas Grand Tortue Ahmeyim (GTA).

Se estima que la inflación aumentará hasta el 3,6% en 2021, aunque conseguirá mantenerse bajo control gracias a la nueva política monetaria.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

El 6 de diciembre de 2017, Mauritania cerró un acuerdo con el FMI para obtener un préstamo de 163.9 MUSD y financiar su programa de reformas económicas y financieras bajo el esquema de Extended Credit Facility. 23.4 MUSD fueron desembolsados a la firma del acuerdo. En diciembre de 2018 se completó la segunda revisión del programa y en mayo de 2019 se completó la tercera revisión. Esto permite al país retirar 23M USD del FMI alcanzando el montante acumulado 68.74M USD. En línea con el programa se ha aprobado una nueva ley orgánica sobre el presupuesto, así como leyes bancarias y sobre el Banco Central, el cual ha introducido nuevos instrumentos de política monetaria para mejorar la gestión de la liquidez. No obstante, quedan muchas reformas por hacer.

En el plano fiscal, y debido a la inestabilidad del gobierno, se ha recurrido a fuentes de ingresos alternativos (como por ejemplo con la creación de nuevos impuestos). No obstante, la consolidación fiscal prevista todavía no ha sido efectiva. Se prevé que, en los próximos años, el gobierno aumente considerablemente el gasto público (en agricultura, pesca, infraestructura y para disminuir el paro juvenil) a partir de la constitución del nuevo gobierno en junio de 2019.

Para evitar el déficit público, el FMI ha recomendado que se implemente la reforma impositiva planeada para contralar el gasto corriente y asegurar la sostenibilidad de la deuda. Dado el gran ratio de deuda sobre PIB (cerca del 80%) deberá limitar su endeudamiento acudiendo a fuentes concesionales y mejorando la gestión de la deuda. El reto será compaginar la consolidación fiscal con la inversión pública y el gasto social que todavía no se ha llevado a cabo.

Se van a obtener nuevos ingresos fiscales de la explotación del yacimiento de gas entre Senegal y Mauritania (GTA), y se ha elaborado una nueva regulación fiscal común para los dos países en el documento denominado “Acte additionel a l’accord de coopération inter-états portant sur le developpement et l’explotation des reservoirs du champ Grand-Tortue/Ahmeyin et relatif au régime fiscal et douanier applicable aux sous-traitants”.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Hasta ahora la política monetaria se veía constreñida por el mantenimiento del tipo de cambio fijo respecto al dólar. Sin embargo, ya ha comenzado una flotación que el FMI aconseja proseguir con el objetivo, a corto plazo, de depreciar la moneda para mejorar la balanza comercial y, a largo plazo, de absorber mejor los shocks externos y poder contar con instrumentos contracíclicos de política monetaria.

El 1 de enero de 2018 se quitó un cero a la moneda local y se cambió su denominación a MRO en lugar de MRU. Este cambio obedece a diferentes razones: impedir falsificaciones, reducir el coste de mantenimiento y bancarizar a los ciudadanos (para cambiar las antiguas MRO a MRU ha sido obligatorio abrir una cuenta bancaria).

Se van a continuar los esfuerzos de mejora del sistema financiero. Partiendo de la mayor independencia del banco central y siguiendo con el aumento de las reservas y supervisión de los bancos comerciales. El FMI espera que se mejore el sistema de negociación de la moneda mauritana en los mercados y el mercado interbancario.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Desde el punto de vista estructural, cabe destacar los esfuerzos del gobierno para incrementar la inversión pública en infraestructuras estratégicas y mejorar la competitividad económica, incluida la focalización en sectores de actividad con especiales ventajas comparativas en el marco agrícola, pesquero o ganadero, con el fin de diversificar las fuentes de riqueza y exportación, concentrada en la actividad extractiva pesquera y minera. Para ello ha redactado una estrategia plurianual de crecimiento que tiene en cuenta la disminución de las desigualdades y de la pobreza. Finalmente, también ha establecido una comisión para atacar la corrupción.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura