Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

En primer lugar, se ha de mencionar la distinción que el Instituto de Estadística de Noruega hace entre el PIB mainland y el PIB total. En el primero, no se incluyen las actividades relacionadas con las exploraciones de petróleo y gas natural. De esta forma, se trata de ofrecer una cifra más representativa de la actividad global de la economía noruega.
El consumo privado y público eran estables durante los últimos años como porcentaje del PIB, situándose alrededor del 45% y 24% respectivamente hasta 2019. En 2020 ha variado, el consumo privado se ha reducido situándose en 41,06% y el consumo privado ha aumentado alcanzando la cifra de 26,5%. Respecto a la formación de capital fijo, supuso un 28,1% del PIB en 2016, un 27,8 % en 2017, un 27,3% en 2018, un 29% en 2019 y en 2020 se ha situado en 26,03%. Las principales variaciones en la composición del PIB se producen en las exportaciones netas (exportaciones totales menos importaciones totales) que han bajado en 2020 situándose en un 32,2%. No obstante, se ha de recordar que el valor total de las exportaciones es muy volátil, pues depende fuertemente del precio del petróleo.
En cuanto a la composición por sectores, el sector de las manufacturas es el que presenta mayor importancia en el país. Debido a la política proteccionista que se ha llevado durante los últimos años, el consumo interno de productos nacionales es robusto. El segundo sector por importancia es el de la construcción, que ha aumentado su importancia como porcentaje del PIB total en un 0,5 % durante los últimos cuatro años. Detrás de este aumento se encuentra el incremento poblacional que está sufriendo el país y el movimiento de personas hacia los principales núcleos urbanos. El sector del petróleo y el gas natural es el que presenta una mayor variación como porcentaje del PIB, situándose en 2020 como el tercer sector más importante. A pesar de ser el mayor exportador de petróleo en Europa, Noruega presenta un fuerte tejido empresarial, que hace que el PIB sea menos susceptible a los cambios en el precio de sus abundantes recursos naturales. El resto de los componentes del PIB se mantienen estables, lo que evidencia le sostenible y fuerte política económica a pesar de la pandemia.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 COMPONENTES DEL GASTO 2017 2018 2019 2020
Consumo privado 44,7 % 43,4 % 45,1 % 41,6 %
Consumo público 24 % 23,4 % 24,5 % 26,5 %
Formación bruta de capital fijo 27,8 % 27,3 % 29 % 26,03 %
Exportaciones 36,3 % 38,4 % 36,8 % 32,2 %
Importaciones 32,8 % 32,6 % 35,3 % 32,2 %
Exportaciones netas 3,5 % 5,8 % 1,5 % 0 %
PIB Mainland84,7 % 82,3 % 85,9 % 88,6 %
PIB Total 100 % 100 % 100 % 100 %

Fuente: Statistics of Norway  

POR SECTORES DE ORIGEN 2017 2018 2019 2020
Manufacturas 14,3 % 14,1 % 14,3 % 14,4 %
Construcción 10,4 % 10,4 % 10,8 % 10,8 %
Extracción de gas y petróleo 11,2 % 12,3 % 10,1 % 10,2 %
Distribución (Retail) 7,9 % 7,7 % 7,9 % 7,6 %
Sanidad y trabajo social 7,7 % 7,6 % 7,8 % 7,9 %
Administración pública y defensa 6,2 % 6,0 % 6,2 % 6,2 %
Información y comunicación 4,5 % 4,4 % 4,6 % 4,8 %
Actividades científicas y técnicas 4,4 % 4,4 % 4,6 % 4,7 %
Transporte 4,6 % 4,4 % 4,5 % 4,3 %
Actividades financieras y de seguros 4,2 % 3,9 % 3,9 % 4 %
Otros sectores 24,8 % 24,8 % 25,3 % 25,1 %
TOTAL 100 % 100 % 100 % 100 %

Fuente: Instituto de Estadística Noruego (Statistics Norway)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Noruega ha venido manteniendo un crecimiento constante durante los últimos años y la mayoría de sus indicadores muestran la buena salud de la que goza esta economía nórdica. El PIB ha venido creciendo alrededor del 2% anual (2,3% en 2017, 1,3 en 2018 y 1,2 en 2019) hasta la llegada de la Covid-19. Noruega, al igual que el resto del mundo, se ha visto afectada por la pandemia y sus restricciones, lo que ha provocado que el PIB Mainland  decrezca un 2,5 %. Las previsiones de la OCDE para los próximos dos años pronosticaban un crecimiento del PIB entorno al 2%. Sin embargo, la crisis económica como consecuencia de la pandemia de la COVID-19 va a suponer una importante reducción del crecimiento del PIB difícil de estimar, pero las últimas previsiones de los analistas del DNB, principal banco noruego, consideran que la economía noruega ya ha llegado al fondo y se recuperará relativamente pronto si se sigue abriendo la economía y se refuerza con un mayor gasto público.
En el primer semestre de 2020, la economía noruega sufrió una caída del 5,1 % con respecto al periodo anterior pero fue recuperando algo a  lo largo del año para terminar con una caída del PIB Mainland del 2,5% (-0,8% PIB total) con respecto al año anterior. El tipo de interés se redujo al 0% en el mes de mayo y desde entonces ha permanecido así, probablemente el tipo de interés seguirá a este nivel durante un periodo prolongado. Para 2021 el Banco Central Noruego prevé una recuperación del PIB Mainland del 4.4% con respecto a 2020. Esta senda de crecimiento continuaría en 2022 y en 2023, se prevé un crecimiento del PIB de 3.7% y 2.8% respectivamente. Por su parte, el FMI, prevé un aumento del PIB de 3.6% en 2021 con respecto al año anterior, si se consigue mitigar la crisis económica del coronavirus y no surgiesen nuevos focos de infección de la pandemia.
La inflación pasó del 1,6% en 2017 al 2,7% en 2018, 2,2% en 2019. El último dato de febrero 2021 registra una inflación interanual del 3,3%. El objetivo del Banco Central Noruego es mantener la inflación cerca del 2%. La tasa de desempleo es tradicionalmente baja: 4% en 2017; 3,7% en 2018 y 3,9% en 2019. Tras alcanzar un máximo del 10,6 % en marzo de 2020, la tasa de desempleo se situó a finales de 2020 en un 5%.
Noruega cuenta con una gran ventaja, y es que dispone de grandes recursos naturales, en relación a su escasa población. Los principales son la energía hidroeléctrica, la pesca, los recursos forestales, minerales y, sobre todo, el sector de los hidrocarburos (petróleo y gas). Noruega se sitúa en la actualidad como el tercer país exportador de crudo del mundo. El incremento de las exportaciones de estos productos en los últimos años y el aumento del consumo interno, derivado de una mayor riqueza, han sido los pilares que han sustentado el reciente modelo de crecimiento económico noruego. Por otra parte, la excesiva dependencia de las exportaciones de hidrocarburos, hace que la exportación total varía en función de la fluctuación del precio de los hidrocarburos.
En los últimos años, la moneda se ha depreciado considerablemente con respecto al euro, a consecuencia de la bajada del precio del petróleo, por lo que el tipo de cambio ha sido de 9,60 coronas por euro en 2019. En 2020, debido a la crisis económica causada por la COVID-19, la corona noruega ha sufrido una fuerte depreciación, llegando a superar el tipo de cambio entre ambas divisas las 13 coronas por euro, por lo que el Banco Central Noruego decidió intervenir en el mercado de divisas para estabilizar la situación. Noruega cuenta con importantes reservas exteriores, por lo que tiene capacidad de intervenir con influencia en el mercado de divisas. No obstante, dicha intervención ha sido excepcional, sin tener precedente en los últimos años. La intervención realizada esta teniendo éxito, en 2020 el tipo de cambio se ha reducido a alrededor de 10,7 coronas por euro, reduciendo así la depreciación de la moneda. En 2021 esta continuando la dinámica y a principios de abril  se sitúa el cambio en 10,3 coronas por euro.
El mayor motivo de preocupación actual se centra en la evolución del precio del petróleo. El Barril de Brent estuvo cotizando alrededor de los 60-65 USD a finales del 2019, pero la situación de pandemia creada por la COVID-19 y la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudí provocaron la caída del precio a 22 USD por barril en el mes de marzo, su precio más bajo desde 2002. Desde ese momento, el precio del petróleo se recuperó hasta los 35 dólares por barril desde mayo de 2020 hasta noviembre. A finales de 2020 el precio del barril de Brent ha aumentado, rondando los 50 USD y en marzo 2021 cotiza alrededor de los 60$, lo que dará una mayor fuerza y estabilidad a la corona noruega.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

CUADRO 1: PRINCIPALES INDICADORES MACROECONÓMICOS

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2017201820192020
PIB
PIB (M€ a precios corrientes) [2]353.316370.344362.183317.947
Tasa de variación real (%) PIB [2]2,31,31,2- 2,8
PIB per cápita (€, precios corrientes)63.69069.71067.73059.100
 
INFLACIÓN
Variación media interanual (%) [1]1,62,72,21,3
 
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) [1]0,50,571,150,36
Fin de período (%) [1]0,50,751,50
 
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (Millones habitantes) [2]5.2585.2965.3285.391
Población activa (Millones habitantes)2.6472.6942.7242.710
Tasa de actividad (% sobre población en edad de trabajar)66,767,567,867,1
Tasa de desempleo (% final periodo)43,73,95 (Nov)
 
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB (superávit) [2]57,96,5-6.79
 
DEUDA PÚBLICA
en M€ [2]136.302146.678148.603127.060
en % de PIB [2]38,6439,241,2541
 
EXPORTACIONES DE BIENES
en M€ [2]80.56293.30985.32272.123
% variación respecto al período anterior [2]12,0615,82-8,56-15,47
 
IMPORTACIONES DE BIENES
en M€ [2]63.83766.26270.70071.152
% variación respecto al período anterior[2]3,86,76,43,8
 
SALDO B, COMERCIAL
en M€ [2]16.72527.04714.622971
en % de PIB [2]4,77,340,3
 
SALDO B, CUENTA CORRIENTE
en M€ [2]16.30426.82914.221n.d.
en % de PIB [2]4,627,153,96n.d.
 
RESERVAS INTERNACIONALES
en M€ [2]68.59369.08866.57765.279
 
POSICIÓN INVERSIÓN DIRECTA
Inversión en Noruega M€ [2]9.61810.90211.749n.d.
Inversión Noruega en el extranjero7.40610.3085.705n,d.
 
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
media anual (EUR/NOK) [1]9,339,609,8510,72
fin de período (EUR/NOK) [1]9,849,959,8610,47

Fuentes: [1]Banco Central Noruego (Norges Bank) y [2]Instituto de Estadística Noruego (Statistics Norway).            

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

La política económica noruega se puede calificar de continuista. El Gobierno sigue manteniendo el control de las grandes empresas noruegas (Equinor, Telenor, Norsk Hydro y DnB NOR); y la propiedad total de Statkraft (generación hidroeléctrica), Statnett (transmisión de electricidad) y Statskog (bosques nacionales). También se continúa dando prioridad a los programas sociales y de integración, así como a las políticas de transporte, educación y sanidad.
Una de las líneas de actuación más destacadas en los últimos años ha sido la insistencia en las políticas de innovación, materializadas por entidades como Innovation Norway. Esta línea se enmarca dentro del deseo de desarrollo más profundo del sector no petrolífero de la economía, para evitar que el país padezca la denominada “enfermedad holandesa”. En este sentido, se ha tratado de mantener una política comercial proteccionista, con el fin de mantener el tejido industrial local y reducir la sensibilidad del PIB del país al precio de los hidrocarburos.
El gobierno actual ha reformado paulatinamente la economía del país, realizando cambios contenidos en cuestiones concretas. Se ha producido una reducción en los impuestos, y se han llevado a cabo planes de ahorro y austeridad en servicios públicos no esenciales. En el horizonte se encuentra la liberalización parcial de ciertos sectores de la economía, como el transporte ferroviario.
La prioridad en política económica continúa siendo la reducción de la dependencia en el sector de los hidrocarburos mediante el fomento del resto de sectores de actividad (acuicultura, energías alternativas, etc.). El desarrollo de las energías renovables, y en especial la eólica, forman parte importante de los objetiovos del gobierno para conseguir una descarbonización de la economía en el 2030. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Como ya se ha venido mencionando, el crecimiento económico del  país se encuentra fuertemente ligado al precio del petróleo. El objetivo del gobierno ha sido reducir la dependencia de la economía de esta materia prima, contar con una inflación cercana al 2 % y una tasa de desempleo baja. Asimismo, se mantiene una política proteccionista, para evitar el fenómeno denominado “síndrome holandés”, por el cual el desarrollo de un sector especifico (en el caso de Noruega, el de los hidrocarburos) causa un fuerte descenso en otros sectores de la economía.

En todo caso los shocks económicos derivados de la pandemia han sido menores en Noruega que en otros países. Precisamente las exportaciones de hidrocarburos en 2020, con la puesta en marcha de la plataforma de Johan Sverdrup,  no se han visto afectadas por la crisis global, y aunque los precios del petróleo colapsaron en 2020, el PIB nominal tuvo una fuerte caída pero no el PIB real, que se ha mantenido fuerte. El crecimiento de la producción de petróleo offshore ha significado un nivel de actividad del sector del petróleo del 5,4% por encima de sus niveles pre-crisis.  Sin embargo, los efectos de la crisis se van a seguir viendo durante varios años por lo que respecta al paro, que se mantiene alrededor del 5% y una onflación por encima del 3%.

El aumento del consumo y las exportaciones puede llevar adelante la recuperación en 2021, si mejoran  los mercados de los países vecinos y clientes de Noruega,ya que podrían sufrir una demanda más debilitada. Las inversiones en gas y petróleo van a ser cada vez menores mientras se apuesta fuerte por las energías renovables y la descarbonización de la economía.

Desde el año 2016, Noruega ha venido elaborando unos presupuestos expansionistas,  centrados  tanto en el lado del gasto en  la fuerte previsión de inversión en infraestructuras y, por el lado de los ingresos, en  la reducción de tipos impositivos de los principales impuestos.

En los últimos presupuestos disponibles, el gobierno ha mostrado como su principal objetivo mantener la estabilidad económica, reducir el desempleo (especialmente entre los trabajadores con baja cualificación) y reducir la dependencia del petróleo. De igual forma, se realiza una fuerte inversión en energías renovables, con el fin de garantizar el bienestar en el país una vez se acaben el petróleo y el gas natural. La diversificación de  la estructura económica es uno de los principales objetivos del Gobierno.

Las previsiones económicas del presupuesto para el año 2020 presentaban un crecimiento aproximado de la economía del 3,8 % para el año 2020 y del 2,3 % para el 2021. La crisis económica, como consecuencia de la pandemia del COVID 19  trastocó todas estas previsiones. En 2020 se ha sufrido una disminución del PIB de alrededor de  2,8% y, según predicciones de la OCDE, esta variable económica se situaría alrededor del 3% en 2021. Los presupuestos han vuelto a ser revisados para incluir los estímulos a la economía para apoyar a empresas, PYMES y desempleados. Estos estímulos van a suponer  casi un 4% del Fondo de pensiones del país .

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Dentro del sector público noruego, hay que diferenciar entre las cuentas públicas del Gobierno y las cuentas de las empresas participadas por el Estado. En adelante nos centraremos en las cuentas públicas del Gobierno, compuestas por el gobierno central y los gobiernos municipales.

En diciembre de 2019, el gobierno noruego aprobó el presupuesto para 2020. Este presupuesto estimaba unos ingresos totales de 1,45 billones de coronas (146.800 millones de euros), un 4,27 % más que en el ejercicio del año anterior. Los gastos presentan un aumento estimado del 4,42% en términos nominales respecto a 2019, situándose en 1,44 billones de coronas (146.420 millones de euros).

El déficit estructural no-petrolífero (no incluye los ingresos directos del petróleo ni las transferencias del retorno en la inversión del Fondo de Pensiones) se situaría en 241.000 millones de coronas en 2018 (8.400 más que en 2019), inferiores al 3 % del valor estimado del Fondo de Pensiones Global del gobierno noruego. Se cumple así la regla fiscal de limitar el déficit al 3 % del valor del fondo. La transferencia de este sería por una cuantía similar con el fin de cuadrar el presupuesto. El superávit consolidado (Presupuestos Generales y Fondo Global), ascendería a 255.200 millones de coronas, cifra superior a la de 2019. El balance total, teniendo en cuenta los gastos de la administración local, sería un superávit del 6,6 % del PIB, inferior al de los dos años anteriores (8,2% en 2018 y 6,8 % en 2019).

En marzo de 2017, la regla del 4% pasó a ser del 3% (parte del Fondo que puede detraerse para suplir el déficit presupuestario del Estado, por considerarse que es equivalente a la rentabilidad anual del mismo).

En líneas generales, la orientación de política fiscal en los últimos años ha sido expansiva, tanto por el lado del gasto como por el de los ingresos. En 2018 se aprobó el mantenimiento de la política expansiva y se enfatizó en la disminución de los impuestos indirectos. Por su parte, los presupuestos de 2019 mantuvieron la misma tendencia, con un claro énfasis en la reducción de la imposición fiscal. En 2020, se empieza a señalar el fin de la política fiscal expansiva, con el fin de poder reaccionar ante posibles adversidades futuras en la economía.

La economía noruega se caracteriza por disfrutar de un amplio margen de maniobra frente a otros países gracias a los importantes ingresos derivados del sector de los hidrocarburos. Gran parte de los beneficios que obtienen las cuentas públicas son reinvertidos en el Fondo Global de Pensiones Noruego. Se trata de un fondo de inversión público, gestionado por la institución independiente NBIM y que, hoy en día, es el mayor fondo soberano de inversión del mundo. Desde su creación en 1998 y hasta el año 2019, el Fondo ha presentado una rentabilidad anual bruta del 6,1%, situándose en el 4,1 % al descontar la inflación. El beneficio en activos de renta variable fue del 7,9%, frente a un beneficio del 4,1% en los activos de renta fija y un 10% de beneficio en inversiones inmobiliarias. La cartera de inversiones se componía a finales de 2019 en un 70,8% de activos variables, en un 26,5% de fijos y en un 2,7% de activos inmobiliarios. El valor total del fondo se situó a finales de 2019 en 10,09 billones de coronas (1,02 billones de euros).  En lo respectivo a la inversión en España, a finales de 2019 el fondo contaba con una inversión de 117.220 millones de coronas en renta variable (11.884 millones de euros) y 51.554 millones de coronas en renta fija (5.227 millones de euros).

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Noruega mantiene la libre fluctuación de su divisa (la corona noruega) en los mercados internacionales. El tipo de cambio se mantiene relativamente estable con respecto a las principales divisas mundiales. Las principales variaciones se producen debido a los cambios en los precios del petróleo.

En los últimos años, la moneda se ha depreciado considerablemente con respecto al euro, a consecuencia de la bajada continuada del precio del petróleo. En el año 2016, el tipo de cambio con respecto al euro se situó en 9,29 coronas por euro, sufriendo un ligero descenso hasta situarse en las 9,33 coronas por euro en 2017. En los dos últimos años, la corona ha subido una pronunciada depreciación, por lo que el tipo de cambio ha sido de 9,60 coronas por euro en 2018 y 9,85 coronas por euro en 2019. A comienzos del año 2020, debido a la crisis económica causada por el brote de COVID-19, la corona noruega sufrió su máxima depreciación histórica. El tipo de cambio entre ambas divisas supero las 13 coronas por euro, por lo que el Banco Central Noruego se planteó la posibilidad de intervención en el mercado de divisas para estabilizar la situación.

En marzo de 2016, el Banco Central Noruego anunció una bajada de los tipos de interés hasta situar el tipo de interés de referencia en el 0,50 %, con el fin de reactivar la economía ante los bajos precios del petróleo. El tipo de interés se mantuvo en 2017, y se elevó en el año 2018 hasta el 0,75 %. En el año 2019, debido a la coyuntura económica positiva, el tipo de interés se subió hasta el 1,5 %. En el año 2020, el tipo de interés se bajó hasta el 0,25 % en una reunión de emergencia del Banco Central Noruego, debido al parón económico causado por la crisis del COVID-19. Posteriormente , en el mes de mayo 2020 ,el tipo de interés se redujo al 0% y se espera que se mantenga en este nivel al menos hasta el 2022.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Uno de los programas más importantes del Gobierno es el nuevo Plan de Transportes 2022-2033 donde gobierno ha enfatizado el desarrollo de un buen sistema de transporte que brinde libertades y oportunidades para todos, aumente la calidad de vida, contribuya a la creación de valor, proteja y salve vidas y contribuya a mejorar la salud, el medio ambiente y clima. El plan establecido por el gobierno supone alrededor de 120 billones de euros en el período del plan, dividido entre 107 billones de euros en fondos estatales y 12 billones de euros en peajes.
El marco estatal del presupuesto se distribuye con 51.000 millones de euros para carreteras nacionales, 5.000 millones para subsidios para carreteras del condado, 39.000 millones de euros para fines ferroviarios, 3.300 millones de euros para gestión costera, 8.000 millones de euros para medidas en áreas urbanas, 500 millones de euros para aeropuertos y 300 millones de euros para inversiones en los sectores del transporte.


Programa económico del Gobierno:

- Uso de parte de los ingresos del petróleo en inversión en conocimiento e infraestructuras, a la vez que permite una bajada de impuestos.
- Diversificación de la economía para reducir su dependencia de la industria del petróleo. En este sentido, el documento incluye una especial atención a sectores como el naval o el turismo, en los que se pretende un mayor desarrollo con medidas concretas (mayor crédito a la exportación del sector naval, mejora de la formación, suavizar las medidas medioambientales que afectan al turismo como la limitación en parques naturales o pesca turística).
- Las principales características de la Reforma impositiva, que el gobierno ha implementado, en 2020 son:
Se ha reducido el impuesto sobre la renta para personas físicas y jurídicas. La rebaja del impuesto tasa sobre el ingreso ordinario para individuos y corporaciones del 28% al 22% sirve estimular el ahorro y la inversión y fortalecer la capacidad de crecimiento de la economía. La reducción de las tasas impositivas marginales para las personas y la abolición de los impuestos clase 2 han reforzado los incentivos laborales.
Los impuestos sobre las empresas, incluido el impuesto de sociedades, se han reducido en aproximadamente 680 millones netos de euros. El impuesto sobre el patrimonio neto se ha reducido en unos 800 millones de euros. Las reducciones estimulan ahorros, la entrada de acciones noruegas, así como inversiones en el sector empresarial. Por otra parte, se ha reducido el tipo impositivo, se ha aumentado la dotación básica y se ha realizado una tasación.
El gobierno también ha introducido un descuento del 35% para acciones y activos operativos y deuda asociada. La valoración de diferentes activos se ha vuelto más equitativa. Por otra parte, se ha suprimido el impuesto sobre sucesiones. Esto alivia la tensión de liquidez de la generación cambiar y representa una simplificación importante. Además, la tasa de licencia de televisión ha sido eliminada y reemplazada por una financiación fiscal regular.
En noruega también se han adoptado una serie de cambios para proporcionar incentivos al espíritu empresarial. Estos incluyen, entre otras cosas, la introducción y posterior expansión de un régimen de impuestos opcionales para pequeñas empresas de nueva creación y la introducción de un incentivo fiscal esquema de inversión en dichas empresas. Además, El plan de incentivos fiscales de Skattefunn para estimular la I + D en las empresas se ha expandido.
Continuando con la tendencia de energías renovables y reducción de emisiones, ha habido unos cambios claros hacia impuestos relacionados con el medio ambiente. En este contexto, el gobierno ha aumentado el nivel impositivo general en el marco del impuesto sobre el CO2 sobre los productos minerales, mientras que se han abolido una serie de exenciones y tipos reducidos.
En lo que respecta a la fiscalidad de los automóviles, el gobierno ha modificado el impuesto de matriculación de vehículos de motor. en una dirección respetuosa con el medio ambiente y el importante tratamiento fiscal preferencial de coches eléctricos se ha reforzado. Esto ha servido para incrementar el número de nuevos automóviles con emisiones cero y bajas y para reducir los ingresos fiscales del gobierno central.
- En materia de política comercial se habla de forma general sobre una mejora de los acuerdos existentes, más colaboración con la UE y mejorar el acceso al mercado noruego de los países en desarrollo. De forma concreta, se indica que se incrementarán las cuotas de importación libre de aranceles para productos agrarios.
- Aun indicando que se mantendrá una importante presencia del Estado en la propiedad de muchas empresas, el gobierno contempla una privatización gradual para mejorar la competitividad de las empresas y aumentar la participación del sector privado en el total de la economía.
- En política de inversión (Fondo Soberano), se pretende potenciar las inversiones en países en desarrollo (actualmente se cuenta con un Fondo específico que invierte en estos países). Asimismo, se ha realizado un análisis exhaustivo de la sostenibilidad y la ética empresarial de las compañías en las que se invierte. En este sentido, el fondo soberano ha dejado de invertir en empresas que tengan elevadas emisiones de CO2 o que trabajen con combustibles fósiles.
- Se presta especial atención a la reducción de la carga burocrática, mejora de las plataformas públicas on-line, simplificación de procesos administrativos y mayor descentralización, además de una mayor desregulación de la economía en general. De forma concreta, se plantea la posibilidad de apertura los domingos de ciertas empresas y establecimientos.
- En cuanto al sistema financiero se incluye un aumento de los requerimientos de capital de la banca (sin cuantificar), con el objetivo de fortalecer y aumentar la estabilidad del sector.
- El apartado de innovación se destaca como pilar fundamental del desarrollo del país y en la estrategia de diversificación. En este caso, se apunta hacia una mayor presencia del Estado, ofreciendo garantías a las empresas, simplificando la legislación de licitaciones públicas para favorecer a pymes y empresas innovadoras y potenciando la agencia de promoción estatal Innovation Norway.
En resumen, la planificación económica se encuentra en el centro de la política general del gobierno, apostando por una liberalización parcial de la economía. La ejecución del plan por parte del gobierno se ha visto limitada a la necesidad de apoyo de partidos minoritarios.
En los presupuestos para el año 2019, tras la mejora que sufrió la economía en años anteriores, se realiza una leve restructuración de la economía para mantener el crecimiento del sector privado y la reducción fiscal. La bajada de impuestos siguió, por tanto, en el centro del plan económico del gobierno noruego.
Por otra parte, se enfatiza en la necesidad de seguir implementando políticas medioambientales que aseguren la sostenibilidad de la actividad empresarial en el país. Debido a estas políticas se han establecido ciertos incentivos para el cuidado del medioambiente como, por ejemplo, las leyes que conciernen a los vehículos eléctricos. Estas leyes dictan que cada persona que compre un vehículo eléctrico puede disfrutar de descuentos tanto a la hora de la compra del vehículo como en el mantenimiento de este (seguro, pago de impuestos, etc).


Presupuestos de 2020 y  2021: medidas de acción para la crisis del COVID-19:
En los presupuestos aprobados para el año 2020, el gobierno tenían como objetivo  mantener la estabilidad económica del  país, reducir el desempleo de los trabajadores con baja cualificación y continuar la transición hacia una economía menos dependiente del petróleo. En lo respectivo a la inversión, se continuó con  la construcción de nuevas infraestructuras de transporte, para lo cual se asignó un presupuesto de 75.400 millones de coronas noruegas (7.650 millones de euros).


A mediados de marzo de 2020, el virus COVID-19 se expandió a Noruega causando una crisis sanitaria en el país. Las medidas restrictivas en la actividad empresarial junto con una fuerte reducción de la demanda global y una drástica caída del precio del petróleo han propiciado una recesión en la economía. Un elevado número de empresas se encuentran en situación crítica, por lo que el gobierno ha activado un plan de actuación valorado en 66.600 millones de coronas noruegas. Se prevé que este plan de acción junto con la bajada en los ingresos fiscales cree un desajuste de 111.200 millones de coronas en los presupuestos de 2021.

Para el año 2021 se prevé un déficit fiscal ( sin petróleo) de 313,4 millardos de coronas que es un 3% del valor del Fondo soberano noruego. Para 2021 se quiere reducir este déficit en 2,9%, medido en relación la PIB mainland. Esta reducción se conseguirá con la eliminación de las medidas de apoyo por el coronavirus. El déficit seguirá por encima de los nivelas de 2019 a pesar de este ajuste. Tanto los presupuestos de 2020 como los de 2021 son expansivos, con una política fiscal usada activamente para sacar a Noruega de la crisis del COVID.

 

.

 

 

 

  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex