Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

En primer lugar, se ha de mencionar la distinción que el Instituto de Estadística de Noruega hace entre el PIB Mainland y el PIB total. En el primero no se incluyen las actividades relacionadas con las exploraciones de petróleo y gas natural. De esta forma, se trata de ofrecer una cifra más representativa de la actividad global de la economía noruega.

El consumo privado y público eran estables durante los últimos años como porcentaje del PIB, situándose alrededor del 45 % y 24 % respectivamente hasta 2019. En 2020 el consumo privado se ha reducido, situándose en 41,06 % y el consumo público ha aumentado, alcanzando la cifra de 26,5 %. En 2021 el consumo privado se ha reducido al 35,49 % hasta noviembre, mientras que el público se ha mantenido en el 23,7 % en el mismo periodo. Respecto a la formación de capital fijo, supuso un 27,8 % en 2017, un 27,3 % en 2018, un 29 % en 2019, en 2020 se ha situado en 26,03 % y hasta noviembre de 2021, en un 26,20 %. Las principales variaciones en la composición del PIB se producen en las exportaciones netas (exportaciones totales menos importaciones totales) que han bajado en 2020 situándose en un 32,2 %. Las variaciones más relevantes del componente de gastos del PIB es la caída del consumo privado un 6 % en su contribución al PIB, por el efecto de la pandemia y el aumento de exportaciones. En este sentido, los datos hasta noviembre de 2021 suponen un récord de exportaciones, causado principalmente por la mayor venta al exterior de combustibles y marisco, entre otros. No obstante, se ha de recordar que el valor total de las exportaciones es muy volátil, pues depende fuertemente del precio del petróleo.


En cuanto a la composición por sectores, el sector de las manufacturas es el que presenta mayor importancia en el país. Debido a la política proteccionista que se ha llevado durante los últimos años, el consumo interno de productos nacionales es robusto. El segundo sector por importancia es el de la construcción, que ha aumentado su importancia como porcentaje del PIB total en un 0,5 % durante los últimos cuatro años. Detrás de este aumento se encuentra el incremento poblacional que está sufriendo el país y el movimiento de personas hacia los principales núcleos urbanos. El sector del petróleo y el gas natural es el que presenta una mayor variación como porcentaje del PIB, situándose en 2020 como el tercer sector más importante. A pesar de ser el mayor exportador de petróleo en Europa, Noruega presenta un fuerte tejido empresarial, que hace que el PIB sea menos susceptible a los cambios en el precio de sus abundantes recursos naturales. El resto de los componentes del PIB se mantienen estables, lo que evidencia lo sostenible y lo fuerte que es la política económica a pesar de la pandemia.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 COMPONENTES DEL GASTO 2018 2019 2020 2021 (nov)
Consumo privado 43,4 % 45,1 % 41,6 % 35,49 %
Consumo público 23,4 % 24,5 % 26,5 % 23,7 %
Formación bruta de capital fijo 27,3 % 29 % 26,03 % 26,20 %
Exportaciones 38,4 % 36,8 % 32,2 % 40,43 %
Importaciones 32,6 % 35,3 % 32,2 % 29,58 %
Exportaciones netas 5,8 % 1,5 % 0 % 10,85 %
PIB Mainland 82,3 % 85,9 % 88,6 % 80,04 %
PIB Total 100 % 100 % 100 % 100 %

Fuente: Instituto de Estadística Noruego (Statistics Norway)

POR SECTORES DE ORIGEN 2018 2019 2020 2021 (sept)
Manufacturas 14,1 % 14,3 % 14,4 % 14,4 %
Extracción de gas y petróleo 12,3 % 10,1 % 10,2 % 13,3 %
Construcción 10,4 % 10,8 % 10,8 % 10,1 %
Sanidad y trabajo social 7,6 % 7,8 % 7,9 % 8 %
Distribución (Retail) 7,7 % 7,9 % 7,6 % 7,9 %
Administración pública y defensa 6,0 % 6,2 % 6,2 % 6,4 %
Actividades científicas y técnicas 4,4 % 4,6 % 4,7 % 4,8 %
Información y comunicación 4,4 % 4,6 % 4,8 % 4,6 %
Actividades financieras y de seguros 3,9 % 3,9 % 4 % 3,9 %
Transporte 4,4 % 4,5 % 4,3 % 3,4 %
Otros sectores 24,8 % 25,3 % 25,1 % 31,3 %
TOTAL 100 % 100 % 100 % 100 %

 

Fuente: Instituto de Estadística Noruego (Statistics Norway)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Noruega ha venido manteniendo un crecimiento constante durante los últimos años y la mayoría de sus indicadores muestran la buena salud de la que goza esta economía nórdica. El PIB ha venido creciendo alrededor del 2 % anual (2,3 % en 2017, 1,3 % en 2018 y 1,2 % en 2019) hasta la llegada de la COVID-19. Noruega, al igual que el resto del mundo, se ha visto afectada por la pandemia y sus restricciones, lo que ha provocado que el PIB Mainland decrezca un 0,7 %. Ahora bien, parece que la economía noruega se está recuperando. Así, los últimos datos del mes de septiembre de 2021 muestran un crecimiento del PIB Mainland del 2,6 % en línea con las previsiones de la OCDE de mayor recuperación. A futuro, el FMI prevé un crecimiento del PIB del 3 % para 2021, el 4 % en 2022 y el 2,9 % en 2023. En cualquier caso, las previsiones del DNB, principal banco noruego, señalan que la recuperación pasa por abrir la economía y un mayor gasto público, con lo que la economía sigue sujeta a la incertidumbre por la pandemia. La inflación (medida en variación anual del IPC) se sitúa en el 3,5 % en el año 2021, por encima del objetivo del 2 % marcado por el Banco Central Noruego. En este sentido, la autoridad bancaria tomó la decisión de elevar el tipo de interés del 0 al 0,25 % en septiembre y al 0,5 % en diciembre para contener la inflación. Igualmente, se esperan nuevas subidas para 2022. La tasa de desempleo es tradicionalmente baja: 4 % en 2017; 3,7 % en 2018 y 3,7 % en 2019. Tras alcanzar un máximo del 10,6 % en marzo de 2020, la tasa de desempleo se situó en el mes de septiembre de 2021 al 4,2 % del total de la fuerza laboral.


Noruega cuenta con una gran ventaja, y es que dispone de grandes recursos naturales, en relación con su escasa población. Los principales son la energía hidroeléctrica, la pesca, los recursos forestales, minerales y, sobre todo, el sector de los hidrocarburos (petróleo y gas). El incremento de las exportaciones de estos productos en los últimos años y el aumento del consumo interno, derivado de una mayor riqueza, han sido los pilares que han sustentado el reciente modelo de crecimiento económico noruego. Por otra parte, la excesiva dependencia de las exportaciones de hidrocarburos hace que la exportación total varía en función de la fluctuación del precio de los hidrocarburos.


En los últimos años, la moneda se ha depreciado considerablemente con respecto al euro, a consecuencia de la bajada del precio del petróleo y la crisis económica causada por la COVID-19, por lo que el Banco Central Noruego decidió intervenir en el mercado de divisas para estabilizar la situación. La intervención realizada está teniendo éxito, la corona ha recuperado cierta fortaleza durante 2020 y 2021 como consecuencia de la recuperación de su economía y el auge del precio del petróleo.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

CUADRO 1: PRINCIPALES INDICADORES MACROECONÓMICOS

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS  2018 2019 2020 2021
PIB
PIB (M€ a precios corrientes) [2] 370.344 362.183 317.947 287.595 (sept)
Tasa de variación real (%) PIB [2] 1,3 1,2 - 2,8 n. d.
PIB per cápita (€, precios corrientes) 69.710 67.730 59.100 n. d.
 
INFLACIÓN
Variación media interanual (%) [1] 2,7 2,2 1,3 3,5
 
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) [1] 0,57 1,15 0,36 0,08
Fin de período (%) [1] 0,75 1,5 0 0,36
 
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (Millones habitantes) [2] 5.296 5.328 5.391 5.415 (sept)
Población activa (15-74) (Millones habitantes) [2]  2.807  2.840 2.843 2.932 (sept)
Tasa de actividad (% sobre población en edad de trabajar) [2]  70,2  70,5  70,4 72,8 (sept)
Tasa de desempleo (% final periodo) [2] 3,8 3,7 4,6 4,2 (sept)
 
DÉFICIT PÚBLICO
 % de PIB (superávit) [2] 7,9 6,5 -6,79 4,65 (sept)
 
DEUDA PÚBLICA
en M€ [2] 144.850 145.635 145.876 137.265 (sept)
en % de PIB [2] 39,1 40,2 45,9 37,2
 
EXPORTACIONES DE BIENES
en M€ [2] 104.236 92.918 72.598 135.546
 % variación respecto al período anterior [2] 15,82 -10,86 -21,87 86,7
 
IMPORTACIONES DE BIENES
en M€ [2] 74.022 76.920 71.337 83.311
 % variación respecto al período anterior [2] 6,7 3,91 -7,26 16,8
 
SALDO B, COMERCIAL
en M€ [2] 21.235 5.359 -2.672 24.792
en % de PIB [2] 5,7 1,5 -0,8 n.d.
 
SALDO B, CUENTA CORRIENTE
en M€ [2] 26.829 14.221 2.117 34.168 (sept)
en % de PIB [2] 7,15 3,96 0,67 n. d.
 
RESERVAS INTERNACIONALES
en M€ [2] 69.088 66.577 65.279 62.542 (sept)
 
POSICIÓN INVERSIÓN DIRECTA
Inversión en Noruega M€ [2] 10.902 11.749 2.233 n. d.
Inversión Noruega en el extranjero 10.308 5.705 n. d. n. d.
 
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO
media anual (EUR/NOK) [1] 9,60 9,85 10,72 10,1648
fin de período (EUR/NOK) [1] 9,95 9,86 10,47 10,1366

Fuentes: [1]Banco Central Noruego (Norges Bank) y [2]Instituto de Estadística Noruego (Statistics Norway).                        

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

La política económica noruega se puede calificar de continuista. El Gobierno sigue manteniendo el control de las grandes empresas noruegas (Equinor, Telenor, Norsk Hydro y DnB NOR); y la propiedad total de Statkraft (generación hidroeléctrica), Statnett (transmisión de electricidad) y Statskog (bosques nacionales). También se continúa dando prioridad a los programas sociales y de integración, así como a las políticas de transporte, educación y sanidad.

Una de las líneas de actuación más destacadas en los últimos años ha sido la insistencia en las políticas de innovación, materializadas por entidades como Innovation Norway. Esta línea se enmarca en el deseo de desarrollo más profundo del sector no petrolífero de la economía, para evitar que el país padezca la denominada “enfermedad holandesa”. En este sentido, se ha tratado de mantener una política comercial proteccionista, con el fin de mantener el tejido industrial local y reducir la sensibilidad del PIB del país al precio de los hidrocarburos.

El gobierno ha reformado paulatinamente la economía del país, realizando cambios contenidos en cuestiones concretas. Se ha producido una reducción en los impuestos, y se han llevado a cabo planes de ahorro y austeridad en servicios públicos no esenciales. En el horizonte se encuentra la liberalización parcial de ciertos sectores de la economía, como el transporte ferroviario.


A finales de 2021, se produjo un cambio de gobierno pasando a estar formado por el Partido Laborista y por el Partido del Centro. El programa de gobierno, Plataforma Hurdal, desarrolla los puntos más importantes a tratar en el periodo 2021-2025 En general, el programa pivota sobre la lucha contra el cambio climático del que se derivan acciones en política fiscal, industrial y demás sectores de la economía; un mayor papel de las empresas e intereses noruegos; la digitalización e innovación de la economía, así como una mejora en la calidad de los servicios.

La mayor protección al medio ambiente se traduce en una serie de propuestas. La lucha contra el cambio climático está presente en el sistema fiscal. Así, se habla de impuestos ambientales, nuevas inversiones verdes y una reforma fiscal para las empresas que contribuya a luchar contra el cambio climático. Otro aspecto importante es el impulso al Government Pensión Fund Global para una mayor inversión en energías renovables y tecnología para la lucha contra el cambio climático. El nuevo gobierno apuesta igualmente por la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en un 55 %. Para ello, colaborará activamente con el sector privado fomentando una cadena de valor verde y la sostenibilidad. Igualmente, se persigue reducir las emisiones en la producción de petróleo y gas en un 50 % para 2030 y cero netos en 2050. Del mismo modo, se pretende reducir la dependencia del gas y del petróleo en la balanza comercial que contribuya a mayores exportaciones y a una cadena de valor verde. Se busca asimismo incorporar en la contratación pública mayor número de condiciones relativas a sostenibilidad y cambio climático. En cuanto a energías renovables, se fomentará la producción de energía hidroeléctrica y mayores inversiones en energía eólica, especialmente offshore. Otros aspectos que mencionar son el uso de biocombustibles en el transporte en ferrocarriles, transporte pesado, aeropuertos (especialmente el mercado nacional) y el fomento de la economía circular.

Una mayor defensa de lo noruego es otra de las claves del nuevo gobierno, fruto de la participación del Partido del Centro en él. En este sentido, se busca fomentar la participación de empresas noruegas en la contratación pública, a través de condiciones cualitativas como los salarios, sostenibilidad y el tamaño de los correspondientes contratos. Las relaciones comerciales dentro del EEE son clave para Noruega, si bien se menciona trabajar dentro de los márgenes permitidos en el comercio internacional para defender los intereses del país. Se busca un papel más activo de la industria noruega en las cadenas de valor, así como el mayor fomento de la industria del turismo, la agricultura y la ganadería del país.


En tercer lugar, se promueve la digitalización e innovación del país en numerosas áreas, incluyendo al sector público; la creación de un plan sobre la industria 4.0 relativa a su automatización. A su vez, Noruega apuesta por gravar los servicios digitales donde se preste el servicio y no por el país de origen desde donde se presta el mismo. Más allá de lo anterior, el nuevo gobierno apuesta por la innovación, reduciendo la burocracia y costes relacionados con las empresas.


Más allá de lo anterior, el nuevo gobierno hace hincapié a la redistribución de la riqueza y servicios. Así, se menciona un incremento de impuestos a las grandes fortunas, a la vez que se habla de una reducción para las clases trabajadoras; la mejora de los servicios sociales, policía, ambulancias etc., especialmente en las zonas rurales. En este sentido, se habla de más medios y mayor dotación para ofrecer mejores servicios.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Como ya se ha venido mencionando, el crecimiento económico del país se encuentra fuertemente ligado al precio del petróleo. El objetivo del gobierno ha sido reducir la dependencia de la economía de esta materia prima, contar con una inflación cercana al 2 % y una tasa de desempleo baja. Asimismo, se mantiene una política proteccionista, para evitar el fenómeno denominado “síndrome holandés”, por el cual el desarrollo de un sector específico (en el caso de Noruega, el de los hidrocarburos) causa un fuerte descenso en otros sectores de la economía.


En todo caso, los shocks económicos derivados de la pandemia han sido menores en Noruega que en otros países. Precisamente las exportaciones de hidrocarburos en 2020, con la puesta en marcha de la plataforma de Johan Sverdrup, no se han visto afectadas por la crisis global, y aunque los precios del petróleo colapsaron en 2020, el PIB nominal tuvo una fuerte caída, pero no el PIB real, que se ha mantenido fuerte. El crecimiento de la producción de petróleo offshore ha significado un nivel de actividad del sector del petróleo del 5,4 % por encima de sus niveles pre crisis. De igual modo, el precio del petróleo continúa desde finales de 2021 y en enero de 2022. Los niveles de paro se han reducido hasta el 4,2 % en septiembre de 2021 desde su máximo en 2020 y se espera una subida de tipos de interés en marzo de 2022 para frenar el aumento de los precios.


El aumento del consumo y las exportaciones puede llevar adelante la recuperación en 2022, si mejoran los mercados de los países vecinos y clientes de Noruega, ya que podrían sufrir una demanda más debilitada. Las inversiones en gas y petróleo van a ser cada vez menores mientras se apuesta fuerte por las energías renovables y la descarbonización de la economía.


Desde el año 2016, Noruega ha venido elaborando unos presupuestos expansionistas, centrados tanto en el lado del gasto en la fuerte previsión de inversión en infraestructuras y, por el lado de los ingresos, en la reducción de tipos impositivos de los principales impuestos. En los últimos presupuestos aprobados, el gobierno ha mostrado como su principal objetivo mantener la estabilidad económica, reducir el desempleo (especialmente entre los trabajadores con baja cualificación) y reducir la dependencia del petróleo. De igual forma, se realiza una fuerte inversión en energías renovables, con el fin de garantizar el bienestar en el país una vez se acaben el petróleo y el gas natural. La diversificación de la estructura económica es uno de los principales objetivos del Gobierno. Los presupuestos presentados para 2022, los primeros del nuevo gobierno, igualmente se centran en la economía, la creación de empleo, el cambio climático y la digitalización. El presupuesto para 2022 todavía no ha sido aprobado, y en la actualidad se encuentra sometido a debate y votación en el Parlamento Noruego; si bien como se ha mencionado en puntos anteriores prevé una recaudación superior.


Las previsiones económicas del presupuesto presentado para el año 2022 presentan un crecimiento aproximado del PIB Mainland del 3,9 % para 2021 y 3,8 % para 2022. Asimismo, se espera una caída del desempleo hasta el 3,2 % en 2021 y el 2,4 % en 2022. En líneas generales, la supresión de los estímulos y restricciones por la pandemia harán retroceder el déficit estructural no petrolero hasta el 2,6 % en 2022. Sin embargo, en 2022 todavía se hará notar el gran impulso público de los anteriores presupuestos, que junto al mayor ahorro de las familias durante 2020 y 2021 impulsarán todavía más la economía noruega, especialmente la demanda de bienes y servicios.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Dentro del sector público noruego, hay que diferenciar entre las cuentas públicas del Gobierno y las cuentas de las empresas participadas por el Estado. En adelante nos centraremos en las cuentas públicas del Gobierno, compuestas por el gobierno central y los gobiernos municipales.


El presupuesto para 2022 todavía no ha sido aprobado, y en la actualidad se encuentra sometido a debate y votación en el Parlamento Noruego. Se trata del primer presupuesto elaborado por el nuevo gobierno formado por el Partido Laborista y el Partido del Centro. En general, se puede señalar que presenta unos ingresos superiores a los del ejercicio de 2021 y prioriza la recuperación de la economía y creación de empleo, la lucha contra el cambio climático y la digitalización.


El déficit estructural no-petrolífero (no incluye los ingresos directos del petróleo ni las transferencias del retorno en la inversión del Fondo de Pensiones) se situará en 355.1 billones de coronas en 2022 (35.030 M €) de acuerdo con las previsiones del gobierno, cifras inferiores al 3 % del valor estimado del Fondo de Pensiones Global. Se cumple así la regla fiscal de limitar el déficit al 3 % del valor del fondo (parte del Fondo que puede detraerse para suplir el déficit presupuestario del Estado, por considerarse que es equivalente a la rentabilidad anual del mismo).


En líneas generales, la orientación de política fiscal en los últimos años ha sido expansiva, tanto por el lado del gasto como por el de los ingresos, situación agravada por la pandemia. En 2021, se empieza a señalar el fin de la política fiscal expansiva, con el fin de poder reaccionar ante posibles adversidades futuras en la economía. En este sentido, el Banco Central Noruego ha subido los tipos de interés en dos ocasiones en 2021 y se espera nuevas subidas para el 2022.


La economía noruega se caracteriza por disfrutar de un amplio margen de maniobra frente a otros países gracias a los importantes ingresos derivados del sector de los hidrocarburos. Gran parte de los beneficios que obtienen las cuentas públicas son reinvertidos en el Fondo Global de Pensiones Noruego. Se trata de un fondo de inversión público, gestionado por la institución independiente NBIM y que, hoy en día, es el mayor fondo soberano de inversión del mundo. Desde su creación en 1998 y hasta el primer semestre de 2021, el Fondo ha presentado una rentabilidad anual bruta del 6,6 %, situándose en el 4,6 % al descontar la inflación. El beneficio en activos de renta variable fue del 6,97 %, frente a un beneficio del 4,62 % en los activos de renta fija.


La cartera de inversiones se componía a finales de 2020 en un 72,8 % de activos variables, en un 24,7 % de fijos y en un 2,5 % de activos inmobiliarios. El valor total del fondo se situó a finales de 2020 en 10,914 billones de coronas (1,018 billones de euros). En lo respectivo a la inversión en España, a finales de 2020 el fondo contaba con una inversión de 113,311 millones de coronas en renta variable (10.569 M €) y 70.593 millones de coronas en renta fija (6.585 M €) y 3,030 millones de coronas en inversiones inmobiliarias (282,7 M €).
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Noruega mantiene la libre fluctuación de su divisa (la corona noruega) en los mercados internacionales. El tipo de cambio se mantiene relativamente estable con respecto a las principales divisas mundiales. Las principales variaciones se producen debido a los cambios en los precios del petróleo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Uno de los programas más importantes del Gobierno es el nuevo Plan de Transportes 2022-2033, donde gobierno ha enfatizado el desarrollo de un buen sistema de transporte que brinde libertades y oportunidades para todos, aumente la calidad de vida, contribuya a la creación de valor, proteja y salve vidas y contribuya a mejorar la salud, el medio ambiente y clima. El plan establecido por el gobierno supone alrededor de 120 billones de euros en el período del plan, dividido entre 107 billones de euros en fondos estatales y 12 billones de euros en peajes.

 
El marco estatal del presupuesto se distribuye con 51.000 M € para carreteras nacionales, 5.000 M € para subsidios para carreteras del condado, 39.000 M € para fines ferroviarios, 3.300 M € para gestión costera, 8.000 M € para medidas en áreas urbanas, 500 M € para aeropuertos y 300 M € para inversiones en los sectores del transporte.

En los presupuestos aprobados para el año 2020, el gobierno tenía como objetivo mantener la estabilidad económica del país, reducir el desempleo de los trabajadores con baja cualificación y continuar la transición hacia una economía menos dependiente del petróleo. En lo respectivo a la inversión, se continuó con la construcción de nuevas infraestructuras de transporte, para lo cual se asignó un presupuesto de 75.400 millones de coronas noruegas (7.650 M €).

A mediados de marzo de 2020, el virus COVID-19 se expandió a Noruega causando una crisis sanitaria en el país. Las medidas restrictivas en la actividad empresarial junto con una fuerte reducción de la demanda global y una drástica caída del precio del petróleo han propiciado una recesión en la economía. Un elevado número de empresas se encuentran en situación crítica, por lo que el gobierno ha activado un plan de actuación valorado en 66.600 millones de coronas noruegas. Durante 2021 la economía noruega se ha recuperado y, en este sentido, los presupuestos para 2022 marcan el fin de numerosos estímulos a la economía una vez sean aprobados. En este sentido, ahondan en la rápida recuperación de la economía, con el desempleo reduciéndose a niveles récord y una mayor actividad precrisis. Se espera un crecimiento mayor de lo esperado de la economía noruega, principalmente por los mejores datos económicos de los socios comerciales de Noruega y una mayor actividad de los hogares. Al mismo tiempo, el presupuesto ofrece numerosas medidas para combatir las incertidumbres que siguen existiendo en 2022 como la pandemia y el mayor repunte de la inflación debido al auge de las materias primas, la crisis del sector transporte y el cambio en el modelo de consumo a nivel global.

 

 

.

 

 

 

  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex