Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

El cuadro siguiente muestra la distribución del PIB noruego por sectores de origen y componentes de gasto en los últimos tres años.

 PIB de Noruega. Componentes del Gasto
 
2014
2015
2016
2017
PIB
100
100
100
100
PIB Mainland
77,91
83,12
87,17
85,43
-Consumo privado
41,61
51,16
45,51
44,44
-Consumo público
22,11
27,85
24,30
24,56
FBCF fijo
24,40
23,20
24,07
23,57
-Oil activities
8,05
6,06
5,29
4,76
-Mainland
6,14
12,22
18,84
18,94
- Construcción residencial
5,16
6,01
6,01
5,69
-Sector público
3,92
4,87
4,87
5,31
Demanda final Mainland
78,94
82,77
88,66
87,94
Exportaciones
37,37
37,02
34,13
35,02
-Oil activities
17,38
14,57
11,97
13,55
-bienes tradicionales
10,67
11,91
11,41
11,50
Importaciones
28,80
31,26
33,27
33,96
-bienes tradicionales
17,19
18,59
19,05
19,87
PRO MEMORIA
 
 
 
 
IPC
2,1
3,1
3,5
1,6
Desempleo
3,4
4,8
4,8
4,1
Fuente: Statistics of Norway
 
El rasgo más característico de la economía noruega es el importante peso del sector de extracción de gas y petróleo que en 2013 y 2014 superó el 20% del peso del PIB. Aún teniendo fluctuaciones importantes (como la caída reciente de los precios del crudo), la tendencia reciente es a disminuir ligeramente su peso, alcanzando el 14,57% al concluir 2015 y un 12,29% al concluir 2016, en términos de valor, siendo previsible que la tendencia a medio plazo sea de aumento en paralelo a la relación entre el precio del petróleo y el nivel de rentabilidad  de los yacimientos existentes y los nuevos descubrimientos de petróleo, pero especialmente de gas que ya sustituye en las exportaciones al petróleo. Al margen de esta cuestión, las actividades de oil y gas representan más de la mitad de las exportaciones totales, observándose un ligero crecimiento relativo de las exportaciones tradicionales.

Respecto a 2017, parece confirmarse el incremento del PIB ha sido positivo por la favorable evolución de los precios, apoyado más en la creciente producción de hidrocarburos (+3,3%) que en la producción Mainland (+0,3%), con lo que se produce una ligera recuperación de los ingresos en la economía de petróleo y gas que no se refleja en el desempleo, dado que la tasa de desempleo se situa en el mes de diciembre en el 4,1%, mientras que el IPC se estabiliza en el 1,6% a finales de año, por debajo del objetivo del 2% del Banco de Noruega.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

 

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) %20142015

2016

 2017  

POR SECTORES DE ORIGEN    
AGRICULTURA0,80,8 0,8 
PESCA Y SILVICULTURA1,31,4 1,7 
MINERÍA0,30,3 0,3 
MANUFACTURAS15,915,514,9 
CONSTRUCCIÓN9,19,510,1 
COMERCIO7,67,8 7,9 
HOTELES, BARES Y RESTAURANTES1,51,51,7 
TRANSPORTE7,05,25,4 
COMUNICACIONES4,34,44,6 
ELECTRICIDAD Y AGUA2,21,31,5 
FINANZAS4,13,94,0 
PROPIEDAD DE VIVIENDA2,43,53,6 
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Y DEFENSA5,25,45,7 
EXTRACCIÓN DE GAS Y PETRÓLEO14,69,88,1

 

SANIDAD Y TRABAJO SOCIAL7,07,47,8 
OTROS SERVICIOS16,716,816,8 
TOTAL100100 100 100 
     
POR COMPONENTES DEL GASTO    
CONSUMO62,866,3 69,4 69,0
Consumo Privado40,943,0 45,2 44,9
Consumo Público21,923,3  24,4  24,1
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO23,728,2 29,1 28,9
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS38,337,3 33,8 35,0
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS29,631,932,5 33,0

Fuente: Instituto de Estadística Noruego (Statistics Norway)

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Noruega mantiene un crecimiento constante y, pese a la crisis financiera mundial, la mayoría de sus indicadores muestran la buena salud de la que goza esta economía nórdica. Su política económica puede calificarse de continuista, ya que el Gobierno tiene la intención de seguir manteniendo la propiedad o el control de las grandes empresas noruegas (Statoil, Telenor, Norsk Hydro, Statkraft, Statnett, Statskog y DnB NOR). También se continuará dando prioridad a los programas sociales y de integración. Así mismo, sus expectativas son de contención de la inflación (3,1% en 2015, 3,5 en 2016 y 1,6 en 2017), paro elevado para los estándares del país (4,7% en 2015, 4,4 en 2016 y 4,1 en 2017) y crecimiento del PIB en términos corrientes del 1,6% en 2015, 1,1% 2016 y 1,8 en 2017.

Noruega cuenta con una gran ventaja, y es que dispone de grandes recursos naturales, en relación a su escasa población. Los principales son la energía hidroeléctrica, la pesca, los recursos forestales, minerales y, sobre todo, el sector de los hidrocarburos (petróleo y gas). Noruega se sitúa en la actualidad como el tercer país exportador de crudo del mundo. El incremento de las exportaciones de estos productos en los últimos años y el aumento del consumo interno, derivado de una mayor riqueza, han sido los pilares que han sustentado el reciente modelo de crecimiento económico noruego. También es cierto que la excesiva dependencia de las exportaciones de hidrocarburos (54% de las exportaciones noruegas totales y 54% de las importaciones españolas de Noruega, en el periodo enero-octubre de 2018), hace que la exportación total varíe en función de la fluctuación del precio de los hidrocarburos, lo que convierte esta fortaleza que protege a Noruega de crisis en una debilidad que varía inversamente proporcional al precio de los hidrocarburos, especialmente petróleo y gas.

El PIB en términos corrientes tuvo un moderado crecimiento del 1,6% en el año 2015, del 1,1% en 2016, del 1,8 en 2017, y del 0,6% en los siete primeros meses de 2018, como consecuencia de variaciones en la producción de petróleo y gas en términos de valor, debidas a las oscilaciones de los precios de hidrocarburos. La actividad económica ajena al mundo off-shore ("Mainland economy") aumentó un 3,64% en los siete primeros meses de 2018. La causa del comportamiento hay que buscarla en la producción de petróleo y gas, con un descenso de la producción en valor debido a la caída de los precios, que ha reducido la participación de este sector en el PIB del país hasta el 15,96% en 2015, desde el 22,59% en 2012, alcanzando el 12,73% en 2016 y el 14,5% en 2017. En 2017, se produjo un repunte en el crecimiento, gracias al valor de las exportaciones de hidrocarburos que crecieron un 18,7% en el conjunto del año, hasta suponer el 38,48% del total de las exportaciones.

Respecto al sector exterior, en el periodo de los diez primeros meses de 2018, el precio del petróleo ha oscilado entre los 70 y 80 dólares el barril, y la economía Mainland ha podido crecer un 3,64% respecto al mismo periodo de tiempo de 2017. La exportación concerniente a bienes tradicionales (pescado, aluminio, níquel y algunos productos de medición y óptica)  tuvo un incremento positivo en el conjunto del año 2017 al crecer un 11,20 %, pero las cifras son menores en el periodo considerado de 2018 (con un crecimiento del 8,30 %), aunque dado que la ponderación de estos productos respecto a la exportación total es del 46,06 %, su comportamiento no determina las variaciones en este periodo de diez meses de 2018, que sí vienen condicionados por las alteraciones en el precio del petróleo. En este periodo de 2018, la exportación total ha crecido un 17,62%, respecto al mismo periodo de 2017, creciendo un 25% la correspondiente al sector de oil and gas y un 10 % la correspondiente a la economía Mainland. En las importaciones, en los diez primeros meses de 2018 se ha contabilizado un crecimiento del 8,66% del total.

Por su parte, la formación bruta de capital experimentó un crecimiento positivo del 4,49% en términos corrientes en el conjunto de 2017 respecto a 2016, siendo positivo su incremento en la economía Mainland, donde aumenta la formación bruta de capital en un 8,51%, gracias al fuerte incremento de la construcción de viviendas (8,11%), debido al incremento experimentado por la población del país. El sector de hidrocarburos ve como desciende la inversión en el año 2017 en un -9,30%. En los diez primeros meses de 2018 la inversión en el sector de hidrocarburos offshore ha crecido un 8% más que en el mismo periodo de 2017, preveiéndose por el instituto de estadísticas noruego para 2019 un crecimiento del 19%, aunque la inversión en el sector no alcanzará el máximo alcanzado en 2014. Por su parte, la inversión en servicios no ligados a la extracción de petróleo crece en un 9,20%. También aumentó, en 2018, la inversión en transporte marítimo en un 51,21%. En el periodo considerado de 2018, la inversión se mantiene estable, compensándose la disminución en el sector Mainland, con el incremento que se está produciéndose en el de hidrocarburos, donde se espera para final de año un aumento de la inversión del 4,3%.

Analizando los distintos componentes del PIB destaca el más lento aumento (3 %) de la inversión pública ante el más alto aumento de la inversión privada, gracias al cambio de perspectivas en el sector de petróleo y gas. El conjunto de la demanda interna creció un 4,24%, con un aumento del consumo público de un 3,95% en 2016. Mientras que en el sector exterior, el alza del precio del petróleo se ha hecho notar en el incremento del total de la exportación del 15,27% y en el aumento de la importación del 7,87%.

Actualmente, la política monetaria del país va encaminada a mantener una inflación baja y estable, con tasas del IPC que no superen el 2,5%, objetivo no logrado en 2015 al situarse el IPC en el 3,1%, ni tampoco en 2016 en que los precios crecieron un 3,5%, aunque sí se ha logrado en 2017 al haber alcanzado el 1,6%. La fortaleza de la demanda interna, combinada con la debilidad del tipo de cambio de la corona han ejercido en ciertos momentos de 2016 y, sobre todo de 2017, cierta presión sobre la inflación. En los diez primeros meses de 2018 se sitúa en el 3,1%, el crecimiento del IPC. Sin embargo, la recuperación del precio del petróleo hasta el entorno de 70-80 $ y el descenso del tipo de cambio de la corona noruega están favoreciendo el aumento del consumo y de la exportación, así como de los precios vía importación.

El Comité Ejecutivo del Banco Central Noruego (Norges Bank) decidió en diciembre de 2014, junio y septiembre de 2015 y marzo de 2016 bajar un cuarto de punto cada vez los tipos de interés, hasta el 0,50% que se ha mantenido en 2017 y junio de 2018. Se trata de una continuada medida que no se tomaba desde marzo de 2012 y responde sin duda a los temores de desaceleración de la economía como consecuencia directa de la fuerte caída del precio internacional del petróleo. Esta decisión se ha cambiado en septiembre de 2018 con el aumento del tipo de interés hasta el 0,75%

En cuanto a la tasa de desempleo, los datos publicados por la agencia estatal noruega de empleo (NAV), situaron la tasa en el 4,7% en diciembre de 2015. Mientras que a finales de 2016, la tasa de desempleo descendió hasta el 4,4%. Respecto a 2017, la tasa de desempleo acabó el año en el 4,1%. En 2018, la tasa de desempleo ha comenzado el año con ligeras disminuciones, situándose en septiembre en el 4,0%, en lento descenso respecto a años anteriores. El dato, aunque sigue siendo una de las tasas más bajas del continente europeo, refleja el notable repunte en el inicio de la crisis y pese a su tendencia, sigue marcando un máximo que no se había alcanzado en más de 10 años. Resultan preocupantes los excesivos incrementos salariales y su efecto sobre la competitividad del país, motivados por cierta escasez de mano de obra, sobre todo cualificada. Los salarios crecieron en 2014-2017 un 4% de media. Según la Confederación de Empresarios Noruegos (NHO) el rango salarial en Noruega se sitúa entre 320.000 y 750.000 coronas brutas anuales, uno de los rangos más estrechos del mundo, un factor que puede dificultar la atracción de mano de obra cualificada del exterior. El último acuerdo salarial firmado para el año 2017 incluye un incremento del 2,7% para el conjunto de sectores y empleados, con un incremento nulo en los salarios más altas, y algo superior en los salarios más bajos, se trata de un acuerdo con incrementos más moderados a los últimos años, y más en la línea con la tasa de inflación. Conviene matizar que el desempleo no es uniforme geográficamente y tiende a concentrarse o a disminuir más rápidamente en el oeste del país y sectorialmente en el sector de hidrocarburos.

En el Presupuesto Nacional para 2016 se ha aprobado una política expansiva de gasto consistente en disminuciones en los tipos impositivos sobre la renta y del impuesto de sociedades de dos puntos porcentuales, hasta situar este último en el 25%. Además, se eleva hasta el 2,6% el impuesto sobre tabaco y alcohol, a la vez que se mantiene el impuesto sobre el valor añadido en el 25%. Adicionalmente, en mayo de 2016, se ha aprobado un aumento del gasto de inversión en infraestructuras sociales que se añade a las inversiones en infraestructuras ya previstas en el Plan Nacional de Transportes. Este aumento de gasto se detrae del Fondo de las Pensiones, pero significa una cantidad inferior al 4% que como máximo puede transferirse del Fondo de Pensiones. El Presupuesto Nacional para 2017, aprobado tras arduas negociaciones entre los partidos en el gobierno, mantiene la política expansiva del año anterior. No obstante, respecto al Presupuesto Nacional para 2018, presentado en octubre de 2017, tras las elecciones del 11 de septiembre, aprobado por el nuevo gobierno, se caracteriza por una disminución en el estímulo del consumo público, aunque por un creciente estímulo fiscal mediante la reducción de tipos en algunos impuestos.

Por lo que respecta al proyecto de Presupuesto Nacional para 2019, aún por aprobar, se prevé una política fiscal neutral, con un estímulo económico que se centrará en reducciones de impuestos y aranceles, lo que permitirá la creación de puestos de trabajo en el sector privado de la economía. Esto se está acompañando con un aumento del tipo de interés de 0,25 p.p. al objeto de permitir un control de las tensiones de precios que se deriven de este crecimiento.

La OCDE, en su último informe sobre Noruega (enero 2017) aplaude la salud de la economía noruega, el buen uso de los recursos del petróleo y la adecuada política del banco central, que ha tratado de limitar el exceso de crédito de los últimos años mediante mayores exigencias en los ratios de deuda-capital, al objeto de enfriar el sector inmobiliario, mediante la supresión de estímulos a la compra, aunque los precios siguan subiendo por la presión demográfica. Recomienda la OCDE en todo caso una mayor prudencia en política fiscal, en previsión de futuros problemas de envejecimiento y de una evolución más incierta en los rendimientos del Fondo de Pensiones, a la vez que se modera la excesiva presión fiscal y se realizan inversiones sensatas en infraestructuras, compensando estas medidas con una mayor eficiencia en el gasto público.

Debido a las caídas previas en el precio del petróleo, a su ascenso suave y moderado, así como al mantenimiento bajo de los tipos de interés, la cotización de la corona noruega se ha visto seriamente afectada, con las mayores caídas históricas respecto al euro y otras divisas. La corona noruega se ha venido depreciando paulatinamente frente al euro desde el último trimestre de 2014, aunque experimentando leves oscilaciones en función de las fluctuaciones producidas en el precio del barril de crudo. Así, mientras que el tipo de cambio medio en 2014 fue de 8,35 coronas/euro, el dato en 2016 se situó en 9,28 coronas/euro, tras unas leves fluctuaciones motivadas por la variación del  precio del petróleo y ha alcanzado en 2017 el tipo de 9,32 coronas/euro. Esto es consecuencia tanto de la caída de la actividad en el sector exportador de petróleo y de la pérdida de competitividad respecto a la Europa continental, cuyas exportaciones se aprovechan de la debilidad del euro, como del doble descenso en 2015 (junio y septiembre) del tipo de interés, que volvió a descender en marzo de 2016 hasta el 0,50%, por lo que no parece que la tendencia vaya a revertirse bruscamente en los próximos meses, siguiendo el aumento de 0,25 p.p. hasta 0,75 % de septiembre de 2018.

No obstante, tras la revaluación que experimenta el euro, la corona noruega ha empezado de nuevo a devaluarse hasta situarse en 9,62 coronas noruegas frente al euro, lo que favorece el conjunto de la exportación del país y, especialmente, la del conjunto de la economía continental, denominada Mainland, que ha aumentado en un 12,23% en el conjunto de 2017 y un 6,68% en el primer semestre de 2018.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2013201420152016  

2017

 

PIB 
PIB (M€ a precios corrientes)[2]384.589377.207348.119331.963339.958
Tasa de variación real (%) PIB[2]0,72,21,61,11,8
PIB Mainland, (M€ a precios corrientes)[2]297.059302.683291.697292.299 292.672
Tasa de variación real (%) PIB Mainland[2]2,32,213,60,1 
INFLACIÓN 
Media anual (%)[1]2,131,4332,81,6
Fin de período (%)[1]2,42,12,5 3,5  1,6
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL 
Media anual (%)[1]1,51,37510,50,5
Fin de período (%)[1]1,51,250,750,50,5
EMPLEO Y TASA DE PARO 
Población (x 1.000 habitantes)[2]5.1095.165 5.205 5.2575.295
Población activa (x 1.000 habitantes)[2]2.6272.658 2.6492.7812.760 
% Desempleo sobre población activa[2]3,63,84,5 4,74,1
DÉFICIT PÚBLICO 
% de PIB (superávit)[2]11,959,055,79,924,5
DEUDA PÚBLICA 
en M€[2]77.38958.13859.09566.61372.833 
en % de PIB[2]20,1215,42 -20,0621,42 
EXPORTACIONES DE BIENES 
en M€[2]115.274107.522129.91880.42485.689
% variación respecto al período anterior[2]-7,97-6,7220,82-3,3 6,5
IMPORTACIONES DE BIENES 
en M€[2]67.80567.153109.71865.30769.438
% variación respecto al período anterior[2]-0,23-0,4363,3-30,2 6,3
SALDO B. COMERCIAL 
en M€[2]47.46940.369 22.32515.84016.251
en % de PIB[2]10,6410,648,42,94,7 
SALDO B. CUENTA CORRIENTE 
en M€[2]39.40139.56821.31520.63317.439 
en % de PIB[2]10,249,438,026,165,13
DEUDA EXTERNA 
en M€[2]537.744588.384157.057186.183138.091
en % de PIB[2]139,66155,98-- 
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA 
en M€[2]n.d.n.d.10,4513,30n.d. 
en % de exportaciones de b. y s.[2]n.d.n.d.n.d.n.d.n.d. 
RESERVAS INTERNACIONALES 
en M€[2]42.22158.17954.630 50.66255.958
en meses de importación de b. y s.[2]8,328,46,39,30n.d. 
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA 
en M€[2]13.8266.352 -9.203-7.724n.d. 
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO 
media anual[1]7,80878,35348,9539,32249,4512
fin de período[1]8,40488,97149,46269,359,5811

 

 Fuentes:  [1]Banco Central Noruego (Norges Bank) y [2]Instituto de Estadística Noruego (Statistics Norway).

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

La política económica noruega se puede calificar de continuista, ya que a pesar del cambio de Gobierno en 2013, no se han introducido grandes cambios en los años siguientes. El Gobierno seguir manteniendo el control de las grandes empresas noruegas (Statoil, Telenor, Norsk Hydro y DnB NOR) y la propiedad total de Statkraft (generación hidroeléctrica), Statnett (transmisión de electricidad) y Statskog (bosques nacionales).  También se continua dando prioridad a los programas sociales y de integración, así como a las políticas de transporte, educación y sanidad.

Una de las líneas de actuación más destacadas en los últimos años ha sido la insistencia en las políticas de innovación, materializadas por entidades como Innovation Norway. Esta línea se enmarca dentro del deseo de desarrollo más profundo del sector no petrolífiero de la economía, para evitar que el país padezca la denominada "enfermedad holandesa". A pesar de este empeño, uno de los mayores cuellos de botella de la economía noruega se encuentra en la carencia de mano de obra, en distintos niveles de cualificación, incluido el nivel técnico más alto, y, adicionalmente, en lo excesivamente especializada hacia la obtención de recursos del sector petrolífero y del gas.

El cambio de Gobierno desde septiembre de 2013, ha ido modificando de forma muy moderada la anterior política económica. Las cuestiones esenciales como sanidad, educación y transporte y el mantenimiento de un cierto control estatal sobre grandes compañías, parecen cuestiones de Estado. Se podría esperar una reducción del nivel de protección exterior, una cierta reducción de impuestos (ya reflejada en los presupuestos para 2016 y 2017) y planes de ahorro y austeridad en servicios públicos no esenciales, así como un tímido plan de privatizaciones. El libro de blanco de privatizaciones presentado por el nuevo Gobierno en junio de 2014 incluía la posibilidad de reducción significativa de participación en varias empresas incluidos sectores estratégicos como telecomunicaciones (Telenor) o transportes (SAS). Esta tendencia también se puede ver en los planes del Ministerio de Transportes (junio 2015) de liberalizar parcialmente el transporte ferroviario. Así como en los planes del gobierno conservador de privatizar Statcraft, red eléctrica.

En general, continúa la política de sustitución de la importancia del sector de hidrocarburos mediante el fomento de actividades en la economía Mainland (acuicultura, energías alternativas, especialmente eólica, entre otras). En la Feria ONS 2016 y en la de 2018 se ha podido ver como el sector de hidrocarburos tiende a ver al sector de energía eólica como un posible complemento y sustituto en su actividad. Al fin y al cabo hasta la empresa STATOIL ha eliminado el petróleo de su nombre, que ha pasado a ser EQUINOR.

En los Presupuestos Generales de 2018 se han potenciado los sectores de transportes e I+D.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Debido a las fuertes bajadas registradas en el precio internacional del petróleo desde la segunda mitad de 2014 hasta la actualidad, las previsiones económicas para 2016 y años posteriores se moderaron, aun manteniendo niveles de crecimiento positivos inferiores al 2% en la evolución del PIB, con un mayor peso progresivo de la economía peninsular "Mainland", así como una inflación manejable y cercana al 2% y un desempleo importante, dado el tamaño del país y su focalización principal en las provincias del oeste, aunque situado en torno al 4%.

El Instituto de Estadística Noruego, con un escenario con el precio del crudo próximo a 70 dólares el barril -el precio a comienzos de diciembre de 2016 se sitúan por debajo de 50 dólares el barril-, estima una reducción del 13% en 2015 de las inversiones en el sector del petróleo y el gas, y del 7% en 2016. La consecuencia directa sería una desaceleración de la economía noruega, con crecimientos negativos y un moderado crecimiento del PIB mainland del 1,2% en 2016 y 2017, incluyendo un repunte del desempleo hasta el 4%. Como reacción se está llevando a cabo una rebaja continuada de los tipos de interés, que a finales de diciembre de 2016 se sitúan en el 0,5%, junto con una política fiscal más expansiva -en Presupuestos Nacionales de 2016 y 2017-, que impulsarían la actividad a partir de 2016 y permitirían una recuperación del empleo. Las previsiones del FMI, realizadas en noviembre de 2016, van en la misma línea.

Esta política expansiva se definió en el Presupuesto aprobado para 2016, así como en la revisión del mismo que tuvo lugar en abril de 2016, a la vista de los primeros resultados económicos que se fueron obteniendo. El Presupuesto para 2017 sigue la misma línea expansiva comentada. Las acciones de política expansiva se centran tanto por el lago del gasto, con la fuerte previsión de inversión en infraestructuras, como por el lado de los ingresos, con la reducción de tipos en los principales impuestos, tanto en la renta de las personas, como en sociedades, manteniendo el IVA y aumentando los impuestos especiales de bebidas alcohólicas y tabaco.

Con la presentación del Presupuesto Nacional de 2018 el gobierno ha declarado que la economía noruega ha sobrepasado la crisis, lo que implicará que será el sector privado el que participará más en el empuje que necesita la economía del país, siendo menor la participación de la inversión pública. Para ello, se han reducido tipos en los impuestos de la renta y sociedades, así como en los impuestos especiales. Las prioridades del gobierno para el año próximo están en transportes, educación, estado de bienestar e I+D.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Dentro del sector público noruego hay que diferenciar entre las cuentas públicas del Gobierno y las cuentas de las empresas participadas por el Estado. En adelante nos centraremos en las cuentas públicas del Gobierno, compuestas por el gobierno central y los gobiernos municipales.

En diciembre de 2017, con la formación del nuevo gobierno se aprobó el Presupuesto para 2018. Este Presupuesto estima unos ingresos totales de 1,25 billones de coronas (127.000 millones de euros), un 1,1% más que en el ejercicio 2017. Los gastos se elevarían en un 4,68% en términos nominales respecto a 2017, situándose en 1,32 billones de coronas (134.900 millones de euros).

El déficit estructural no-petrolífero (no incluye los ingresos del petróleo) se situaría en 207.800 millones de coronas en 2018 (28.200 más que en 2017), inferiores al 3% del valor estimado del Fondo de Pensiones Global del Gobierno noruego. Se cumple así la regla fiscal de limitar este déficit al 3% del valor del Fondo. La transferencia de este sería por una cuantía similar, aunque considerando los intereses obtenidos en sus inversiones, la cuantía del Fondo disminuiría en 3.700 millones de coronas. El superávit consolidado (Presupuestos Generales y Fondo Global), ascendería a 205.900 millones de coronas, cifra muy similar a 2017, y equivalente al 9,5% del PIB, frente al 9,8% de 2016 y 11,6% de 2015. A partir de estas proyecciones para 2018 se observa una continuación de la tendencia de reducción del superavit público consolidado desde 2015.

En marzo de 2017 la regla del 4% pasó a ser del 3% (parte del Fondo que puede detraerse para suplir el déficit presupuestario del Estado, por considerarse que es equivalente a la rentabilidad anual del mismo). El presupuesto Nacional presentado en octubre de 2017 recoge esta regla y será el 3% la cantidad que se aplique para compensar los gastos del gobierno en transportes, educación y servicios sociales.

En líneas generales la orientación de política fiscal para 2016 y 2017 ha sido expansiva, principalmente por el lado del gasto y en menor medida, también por el lado de los ingresos (rebajas fiscales que se comentan a continuación). Así el déficit estructural sobre el PIB mainland crecería un 0,5% (equivalente al impulso fiscal sobre la demanda interna). Para 2018 se ha aprobado el mantenimiento de la política expansiva, pero una vez que se han conseguido crecimientos positivos en el PIB y descensos en el paro, se ha potenciado en los nuevos Presupuestos de 2018 una disminución en los ingresos impositivos, especialmente los indirectos.

La economía noruega se caracteriza por disfrutar de un amplio margen de maniobra frente a otros países gracias a los importantes ingresos derivados del sector de los hidrocarburos. Gran parte de los beneficios que obtienen las cuentas públicas son reinvertidos en el Fondo Global de Pensiones Noruego: un fondo de inversión público, gestionado por la institución independiente NBIM y que, hoy en día, es el de mayor tamaño del mundo. Entre 1998 y 2015, el Fondo ha presentado una rentabilidad anual del 5,6% en dólares, aunque en términos constantes y tras reducir los gastos de gestión, esta rentabilidad ha alcanzado el 3,6%. El beneficio en activos de renta variable fue del 7,9%, frente a un beneficio del 6,4% en los activos de renta fija y un 10,4% de beneficio en inversiones inmobiliarias. El beneficio medio anual desde la creción del Fondo en 1998 es del 5,7%. La "tarta de inversiones" se compuso en un 61,3% de activos variables, en un 36,5% de fijos y en un 2,2% de activos inmobiliarios. El valor total del Fondo ascendió en a finales del mes de marzo de 2018 a 8.103.000 millones de coronas, unos 823.400 millones de euros.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Noruega mantiene la libre fluctuación de su divisa, la corona noruega, en los mercados internacionales, donde los inversores pueden comprar esta moneda sin restricciones.

La mala situación de las economías de la Eurozona durante los peores años de la crisis y las excelentes perspectivas de crecimiento de Noruega, provocaron que la corona noruega se convirtiera durante 2011 y 2012 en una moneda refugio de los especuladores, que huían de la debilidad del euro. Ante esto y para evitar que la corona no siguiera apreciándose, por los efectos negativos para la industria exportadora noruega, se bajaron los tipos de interés en marzo de 2012, hasta el 1,5%. Se pretendía estabilizar el tipo de cambio en el entorno de las 8 coronas/euro. Aún así, 2012 cerró con un tipo de cambio medio de 7,47 coronas/euro y 2013, de 7,81 coronas/euro.

Desde finales de 2014, los efectos de la bajada del precio internacional del crudo se han dejado notar en la actividad de la economía noruega y en el mercado laboral. En diciembre de 2014 el Banco Central noruego, Norges Bank, anunció una nueva bajada de tipos de interés. Se trató de la primera medida en este sentido en los últimos dos años y medio, con la cual el tipo de interés de referencia bajó del 1,5% fijado en marzo de 2012 al 1,25%. En junio de 2015 se decidió una nueva bajada hasta el 1%, que bajó aún más, hasta el 0,75%, en septiembre y a la que se sumó una nueva bajada en marzo de 2016 hasta situar el tipo de interés en el 0,50%, anunciando, en coherencia con la política anticíclica del gobierno, la posibilidad de alcanzar tipos de interés negativos. En julio de 2018 se mantiene el tipo de interés en el 0,50%.

La coyuntura económica derivada del bajo precio del petróleo y las sucesivas bajadas de tipos de interés han llevado a la corona a depreciarse fuertemente. El tipo de cambio medio anual del último año 2015 se situó en 8,95 coronas/euro. En concreto, la corona noruega, cerró el año con un valor de 8,95 coronas/euro, lo que supone el tipo de cambio más alto desde enero de 2009. En 2016 el tipo de cambio se situó en 9,28 coronas/€, en 2017 en 9,3271 NOKs/€ y en el mes de julio de 2018 en 9,4975 NOKs/€. Siendo esta política consecuente con la intención de estimular la actividad económica mediante la exportación, contribuyendo al aumento del empleo.

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Como programa más relevante, el anterior Gobierno aprobó en abril de 2013 el nuevo Plan de Transportes 2014-2023. Este Plan incrementa en un 50% las dotaciones presupuestarias de los próximos 10 años en materia de transportes. El gasto total en las diferentes modalidades de transporte en estos 10 años se situará en 508.000 millones de coronas noruegas (67.700 millones de euros). Los dos capítulos "estrella" del Plan son carreteras, con una dotación de 311.000 millones de coronas y ferrocarril con 168.000 millones de coronas (92.000 en nuevas inversiones). En las inversiones ferroviarias destacan los 167 km de nuevas dobles vías para mejora del transporte interurbano.

Programa económico del nuevo Gobierno

El Programa económico del actual Gobierno, publicado a finales de 2014 incluye las siguientes cuestiones centrales, al margen de los principios generales:

-          Uso de parte de los ingresos del petróleo en inversión en conocimiento e infraestructuras, a la vez que permite una bajada de impuestos.

-          Diversificación de la economía para reducir su dependencia de la industria del petróleo. En este sentido, el documento incluye una especial atención a sectores como el naval o el turismo, en los que se pretende un mayor desarrollo con medidas concretas (mayor crédito a la exportación del sector naval, mejora de la formación, suavizar las medidas medioambientales que afectan al turismo como la limitación en parques naturales o pesca turística).

-          Reforma impositiva, con el objeto de reducir la carga impositiva. De forma concreta se habla de una reducción del impuesto del patrimonio; cambio en la imposición sobre vehículos y combustibles (que buscará potenciar la reducción de emisiones y el desarrollo tecnológico); modificación de los tramos altos del impuesto sobre la renta (aumentando el umbral para el tramo máximo); posibilidad de eliminar el impuesto de sucesiones y donaciones. Se habla también de la abolición del impuesto sobre propiedades rurales no productivas. El documento menciona también un “IVA neutral” en los servicios de sanidad privada, para hacerlos más competitivos respecto a la sanidad pública. Algunas de estas medidas ya fueron incluidas en los presupuestos 2015, aunque con un alcance limitado.

-          En materia de política comercial se habla de forma general sobre una mejora de los acuerdos existentes, más colaboración con la UE y mejorar el acceso al mercado noruego de los países en desarrollo. De forma concreta se indica que se incrementarán las cuotas de importación libre de aranceles para productos agrarios. En este sentido se abrieron negociaciones con la UE para la apertura del mercado de productos agrarios.

-          Aun indicando que se mantendrá una importante presencia del Estado en la propiedad de muchas empresas, el documento habla de una privatización gradual para favorecer la mayor presencia del sector privado en algunos sectores de la economía.

-          En política de inversión (Fondo Soberano), se pretende potenciar las inversiones en países en desarrollo (actualmente se cuenta con un Fondo específico que invierte en estos países).

-          Se presta especial atención a la reducción de la carga burocrática, mejora de las plataformas públicas on-line, simplificación de procesos administrativos y mayor descentralización, además de una mayor desregulación de la economía en general. De forma concreta se menciona la posibilidad de apertura los domingos de ciertas empresas y establecimientos.

-          En cuanto al sistema financiero se incluye un aumento de los requerimientos de capital de la banca (sin cuantificar), con el objetivo de fortalecer y aumentar la estabilidad del sector.

-          El apartado de innovación se destaca como pilar fundamental del desarrollo del país y en la estrategia de diversificación. En este caso se apunta hacia una mayor presencia del Estado, ofreciendo garantías a las empresas innovadoras (el Estado asumiría parte del riesgo de la innovación); se simplificará la legislación de licitaciones públicas para favorecer a pymes y empresas innovadoras; se potenciará a la empresa pública Innovation Norway.

-          En otros apartados del documento y también ligado a la economía, se hacen propuestas concretas en materia de empleo: reducción de burocracia del servicio de empleo y aumento de las posibilidades de contratación temporal.

-          Son también relevantes los planes en materia de infraestructuras, con la creación de un Fondo para infraestructuras (carreteras y ferrocarril) de 100.000 millones de coronas (12.500 millones de euros) para proyectos en los próximos 5 años, a la vez que se aumentarán los presupuestos en un 50% para el transporte dentro de las ciudades. Los nuevos desarrollos se realizarán con una reducción en los peajes. La financiación de estos planes será posible mediante los beneficios del Fondo de Pensiones Global. 

En resumen, se trata de un ambicioso programa de política económica, con algunas propuestas concretas aunque con muchas orientaciones generales. La ejecución del mismo, o una parte importante, dependerá del apoyo parlamentario de otros partidos minoritarios, que ya se han mostrado en desacuerdo con algunas propuestas, ya que el nuevo Gobierno formado por estos dos partidos no dispone de mayoría parlamentaria. 

Visto el aumento del paro en 2015, así como la reducción de la actividad económica, en términos constantes, para 2016 se han aprobado en el Storting unos Presupuestos anticíclicos que aumentan la inversión en infraestructuras con un paquete especial de 4.000 millones de coronas, al tiempo que reducen la imposición, tanto sobre la renta como sobre las sociedades.

Reformas del sector transporte

En junio de 2015 el Gobierno presentó una serie de medidas de modernización y liberalización del sector transporte. Entre ellas destaca la creación de una empresa pública para la licitación y gestión de grandes proyectos de carreteras, algunos de ellos bajo esquemas de cooperación Público-Privada. En el sector ferroviario se procederá a una reestructuración de las empresas de ferrocarriles y a la apertura a la competencia privada de algunas líneas de transporte de pasajeros.

Presupuestos para 2016 y 2017

En los Presupuestos aprobados para 2016 se incluyó un paquete de medidas incentivadoras de la actividad. Las cuales incluían una propuesta de gasto de inversión en infraestructuras equivalente al 0,6% del PIB. A su vez se aprobó una reducción de la presión fiscal para 2016 consistente en pasar del 27 al 25% la fiscalidad de la empresa, con una futura reducción hasta el 22% hasta 2018. En paralelo a esta disminución de la imposición empresarial se producirá un mantenimiento de la presión fiscal indirecta, manteniéndose el IVA en el 25%, y un aumento de los impuestos especiales sobre el tabaco y el alcohol.

El 11 de mayo de 2016, el Parlamento aprobó una revisión presupuestaria que suponía que el Fondo de las Pensiones debería proveer 10.400 millones de coronas noruegas a la Hacienda del país, al objeto de hacer frente a unos ingresos menores de lo previsto debido al menor crecimiento económico y al mayor paro de lo previsto, producidos en los primeros meses del año. El déficit fiscal no petrolífero más la cantidad mencionada no alcanzan el 4% del Fondo de las Pensiones.

A pesar de su objetivo de relanzar la economía, el Presupuesto de 2016 no ha conseguido reducir el paro por debajo del 4,8% con que ha concluido 2016. Por eso el Presupuesto del Estado para 2017 incide en las mismas pretensiones económicas que el de 2016, siendo su objetivo relanzar la economía que no consigue despegar debido al contexto internacional en que se encuentra y al precio del petróleo.

Presupuesto para 2018

Tras haber ganado el mismo partido en septiembre de 2017 y, elegido gobierno en enero de 2018, este presenta una propuesta de Presupuesto Nacional que se caracteriza por ser moderadamente expansionista, dado que la expansión se fija más en el consumo privado que en el público, mediante la reducción de los tipos impositivos sobre la renta y sociedades y algunos impuestos especiales de menor influencia. El presupuesto prevé una mayor inversión en infraestructuras de transporte terrestre, en I+D, en educación y en servicios sociales a través de las municipalidades.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex