Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

La agricultura sigue teniendo un peso importante en la economía pakistaní y emplea en torno al 38,5 % de los trabajadores. Se trata de una agricultura en su mayoría muy poco tecnificada y no acompañada por capacidad industrial suficiente para procesar la producción ni tampoco para hacer un uso eficiente de los recursos hídricos. Los cultivos más habituales son arroz, caña de azúcar, algodón y frutales. La viabilidad a largo plazo de algunos de ellos está siendo cuestionada debido al gran consumo de agua que requieren -en un contexto de sequía más grave cada año a consecuencia del cambio climático- así como por la falta de adaptación a las necesidades industriales y de consumo del país.

En la industria, es de importancia capital el sector textil, que copa la mayoría de la exportación pakistaní. No obstante, este ha registrado una pérdida creciente de competitividad en los últimos años por las carencias de suministro eléctrico, las elevadas tarifas y los problemas de seguridad. Ello motivó en el año fiscal 2018-2019 un acusado declive del sector manufacturero en su contribución al PIB nacional.

Tradicionalmente, Pakistán ha sido un importador neto de servicios, pero esta situación se ha ido suavizando, con un peso cada vez mayor de estos en la economía.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB

2018-2019
%

POR SECTORES DE ORIGEN

 

AGROPECUARIO

18,52

Agricultura

6,53

Ganadería

11,21

Silvicultura y Pesca

0,77

MINERÍA

2,74

MANUFACTURAS

13,04

CONSTRUCCIÓN

2,5

COMERCIO

18,85

TRANSPORTE Y COMUNICACIÓN

12,9

ELECTRICIDAD Y AGUA

1,98

FINANZAS

3,5

PROPIEDAD DE VIVIENDA

6,6

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

8,35

OTROS SERVICIOS

11,01

TOTAL

100

  

POR COMPONENTES DEL GASTO

 

CONSUMO

 

Consumo Privado

nd

Consumo Público

nd

FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO

nd

VARIACIÓN DE EXISTENCIAS

nd

EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

9

IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS

19

 Fuentes: State Bank of Pakistan, Banco Mundial

*Datos estimados en abril de 2020 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

El efecto de la COVID-19 en la economía pakistaní ha sido menor de lo esperado inicialmente y la caída del PIB en el año fiscal 2019-20 se estima en el 0,4 %. Las medidas del State Bank of Pakistan, que incluyen refinanciación y reestructuración de préstamos, junto con otras medidas del gobierno como transferencias corrientes a las familias y apoyo al sector agrícola y a la industria exportadora, han amortiguado el impacto y han conseguido una mejora del índice de confianza empresarial hasta niveles pre-COVID-19. Se ha conseguido controlar la plaga de langostas que amenazaba al sector agrícola y las manufacturas han iniciado la recuperación tras una fuerte caída por la pandemia, aunque siguen por debajo de los niveles de hace un año. Para 2020-21, el State Bank of Pakistan estima un crecimiento del PIB del 2,3 %, mientras que el Banco Mundial prevé una nueva contracción del 1 %.

El elemento central en las políticas económicas del país sigue siendo el programa de asistencia firmado con el FMI en julio de 2019. Los elementos centrales del citado programa -cuyos fundamentos el Fondo aspira a mantener- han sido hasta un compromiso por parte de las autoridades pakistaníes de permitir la libre fluctuación de la divisa, dotar de independencia al State Bank of Pakistan, propiciar un aumento de la presión fiscal (que ha permitido incrementar los ingresos en un 28 % en el año fiscal 2019-20) y retirar subsidios (a pesar de lo cual los gastos aumentaron un 16 %). 

La inflación, que alcanzó el 14,6 % interanual en enero, cerró agosto en el 8,2 %. A pesar de esta relativa estabilización de los precios, la inflación esperada para el año fiscal 2020-21 se eleva hasta una horquilla de entre el 7 % y el 9 %. La previsión anterior era inferior al 7 %. A pesar de ello, el State Bank of Pakistan ha considerado adecuado mantener los tipos de referencia en el 7 % (frente al 13,25 % de marzo), lo que supone tipos reales negativos. La rupia pakistaní (PKR) se mantiene en una horquilla de 160-170 PKR/USD desde finales de marzo tras dos años de caídas continuadas, aunque se sigue observando una tendencia de fondo devaluatoria que podría repercutir en la inflación.

El déficit comercial, uno de los principales problemas económicos heredados por el actual gobierno, se redujo en un 13 % en julio y agosto de 2020 frente al mismo periodo del año anterior. Esta cifra es producto de una disminución de las exportaciones en un 4,25 % y de las importaciones en un 5,2 %. Destaca especialmente la reducción de las importaciones de maquinaria eléctrica y otros aparatos, coherente con una menor inversión, que podría empeorar el horizonte económico del país en el futuro.

Por su parte, un aumento de las remesas recibidas hasta niveles récord (un 31 % más que en el mismo periodo del año anterior) ha permitido alcanzar un superávit en la balanza por cuenta corriente por segundo mes consecutivo, en claro contraste con los déficits registrados cada mes desde 2011. La sostenibilidad de la llegada de remesas dependerá de la evolución de los países que reciben la diáspora pakistaní, fundamentalmente en el golfo Pérsico, y para el conjunto del año 2020-21 se espera un déficit por cuenta corriente del 2,4 % del PIB.

Las reservas de divisas del State Bank of Pakistan cerraron 2018 en 6600 millones USD (tras reducirse en un 64 % en dos años). En 2019 se recuperaron hasta los  9300 millones USD, cifra no excesivamente boyante a pesar de los préstamos recibidos de Arabia Saudí (3000 millones USD), Emiratos Árabes Unidos (6000 millones USD), China (4500 millones USD) y Catar (3000 millones USD). En abril de 2020 el FMI concedió 1386 millones USD a través del Instrumento de Financiamiento Rápido para paliar la tensión que la COVID-19 suponía sobre la balanza de pagos, y desde entonces 2020 se registran incrementos discretos pero constantes en las reservas del banco central hasta alcanzar los 12 738 millones USD en agosto, un 54 % más que hace un año y la cifra más alta desde 2018.

La deuda pública sigue creciendo y podría lastrar las perspectivas de crecimiento. El año fiscal 2019-20 se cerró con una deuda pública de 265 000 millones USD. Desde 2014-15 la cifra ha aumentado cada año, con un incremento acumulado del 36 % (si se toma como referencia el valor en USD). En relación con el volumen de la economía, la deuda pública ha pasado del 63,3 % del PIB en 2014-15 al 87,2 % en 2019-20.

La deuda externa ha aumentado a mayor velocidad, al pasar de 65 170 millones USD (24,2 % del PIB) en 2014-15 a 113 000 millones USD en 2019-20 (45,5 % del PIB). 

En conjunto, el servicio de la deuda pasó de consumir el 43 % de los ingresos del Estado en 2018-19 al 40 % en 2019-20.Tras una reestructuración, la vida media de la deuda en manos de tenedores nacionales (66 % del total) pasó de 1,6 años en junio de 2018 a 4,2 años en junio de 2019. Por su parte, la deuda en manos de tenedores extranjeros (34 % del total, del cual el 79 % es con instituciones multilaterales, el club de París y otros tenedores bilaterales) tiene una vida media de 7 años. El FMI consideraba en diciembre de 2019 que la deuda externa de Pakistán es sostenible, si bien las principales agencias de rating la califican de “altamente especulativa”.

No se han publicado estimaciones de deuda para 2020-21, aunque la previsión de déficit fiscal del 7 % del PIB en un contexto de crecimiento muy moderado o incluso negativo indican que es probable que el ritmo de endeudamiento vuelva a acelerarse, tras haberse moderado en los últimos dos años. Además, el fuerte crecimiento de la deuda externa expone al país a mayores riesgos de tipo de cambio si la rupia retoma la senda depreciatoria de los últimos años. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

  

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS

2017-18

2018-2019

2019-20

PIB

PIB (MUSD a precios corrientes)

316 000

328 000

326 700 (est)

Tasa de variación real (%)

5,8

3,9

-0,4 (est)

PIB per cápita (USD a precios corrientes)

1572

1306

1568

Tasa de variación real (%)

7,6

1.9

-2,15

INFLACIÓN

Media anual (%)

5,8

n.d.

n.d.

Fin de período (%)

5,4

10,9

8,6

TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL

Media anual (%)

 6,75

n.d.

n.d.

Fin de período (%)

 7,5

13,25

7

EMPLEO Y TASA DE PARO

Población (x 1.000 habitantes)

 n.d.

n.d.

n.d.

Población activa (x 1.000 habitantes)

 n.d.

n.d.

n.d.

% Desempleo sobre población activa

6

6

8

DÉFICIT PÚBLICO

% de PIB

 4,3 %

7,2 %

8,8%

DEUDA PÚBLICA

en MUSD

 199 210

194 946

208 755 (est)

en % de PIB

72,1

86,1

 87,2 (est)

EXPORTACIONES DE BIENES

en MUSD

 24 768

24 257

22 507

% variación respecto a período anterior

 13

- 2,1

-7,2

IMPORTACIONES DE BIENES

en MUSD

55 671

54,700

38,900

% variación respecto a período anterior

16

- 6,8

-18,2

SALDO B. COMERCIAL

en MUSD

 -30 903

-27 612

-19 910

en % de PIB

 -9,8

-8

-6,1

SALDO B. CUENTA CORRIENTE

en MUSD

-16 180

-18 859

 

en % de PIB

 -6

-2,6

n.d

DEUDA EXTERNA

en MUSD

 95 237

106 349

112 858

en % de PIB

 33,4

45,7

45,5

SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA

en MUSD

 n.d. 

11 589

14 578

RESERVAS INTERNACIONALES

en MUSD

 9765

7285

12 132

INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA

en MUSD (flujos netos)

2780

1362

2561

TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR

media anual

 118

n.d.

n.d.

fin de período

 124,5

164

168

 Fuentes: State Bank of Pakistan, Pakistan Bureau of Statistics, The Economist Intelligence Unit, FMI   

 *El año fiscal pakistaní acaba en junio

 *Última actualización octubre de 2020

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Desde su ascenso al poder -periodo que coincide con una extrema debilidad macroeconómica del país- el gobierno de Imran Khan se ha visto obligado a adoptar posturas pragmáticas destinadas a paliar el abultado déficit de cuenta corriente. Entre éstas se cuentan una política de restricción de importaciones y otra de aumento de la presión fiscal. El éxito de ambas ha sido bastante modesto.

Con el impacto de la pandemia, se aplicaron medidas de estímulo a la agricultura, la industria exportadora y las familias vulnerables para evitar que el país entre en una recesión duradera. También se prevé relanzar el programa de privatizaciones, que ayudaría a mejorar la eficiencia de la economía y a aliviar el déficit fiscal. Sin embargo, la falta de apoyo popular puede impedir que dichas privatizaciones terminen llevándose a cabo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

El FMI estima una contracción del 0,4% del PIB del país en 2019-20 y prevé un repunte por debajo del 2% en 2021. Esto supone una mejora frente a la previsión de contracción del 1,5 5 del PIB en 2019-20, pero el anémico crecimiento para el próximo año no será suficiente para mantener los niveles de empleo.

También será relevante la reanudación del programa de asistencia del Fondo Monetario Internacional, que es el número 22 en la corta historia de Pakistán. Su importe era de 6000 millones USD, que serían completados por hasta 38 a cargo de instituciones financieras multilaterales (principalmente el ADB) y países aliados de Pakistán, principalmente China, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Catar.

En la actualidad dicho programa se encuentra congelado ante el marcado deterioro económico. De hecho, el FMI ha concedido 1386 millones USD mediante el Instrumento de Financiamiento Rápido para el combate al coronavirus y el ADB y el Banco Mundial han aportado otros 1500 millones.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

El programa de rescate acordado con el FMI ha condicionado enormemente las políticas fiscal y presupuestaria del ejecutivo de Imran Khan.

En el año fiscal 2019-20, la recaudación del sector público aumentó casi un 28 % con respecto al año anterior. Este aumento se debe fundamentalmente a la mejora de los ingresos no impositivos, entre los cuales destaca la mejora del beneficio del State Bank of Pakistan. Los ingresos impositivos, por su parte, aumentaron solo un 4 %. Se puede considerar que esta cifra es un fracaso del gobierno en su intento por mejorar los ingresos, sobre todo teniendo en cuenta que la inflación duplica el alza nominal de los ingresos por impuestos.

Las cuentas para el año fiscal 2020-2021 han sido aprobadas en un contexto marcado por la pandemia de Covid-19 en el el cual el programa de asistencia del FMI ha sido congelado. Estos presupuestos han recibido críticas por considerar que pecan de excesivo optimismo al considerar un alza notoria de los ingresos fiscales (6,7%) -no acompañada de un incremento de las figuras y tipos impositivos- en un contexto de marcada recesión. Muchos analistas consideran las cuentas una solución temporal para contentar parcialmente al FMI -con contención del gasto- y algunos grupos de presión industriales del país -mediante rebajas arancelarias a insumos- que será modificada sustancialmente en los próximos meses para adaptarla a las circunstancias cambiantes.   

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

El State Bank of Pakistan respondió a la pandemia de COVID-19 con fuertes estímulos. El tipo de interés de referencia pasó del 13,25 % al 7 %, se abrieron facilidades de crédito para la agricultura y las industrias exportadoras y se promovieron la reestructuración de préstamos y la inclusión de periodos de carencia. A pesar de ello, la inflación se moderó al pasar de un 14 % interanual en marzo hasta el 8,3 % en agosto, si bien repuntó hasta el 9 % en septiembre. 

Esta relativa contención de la inflación se apoya en dos pilares:

  • Por un lado, tras perder más de un tercio de su valor frente al dólar de manera progresiva desde 2017, la rupia pakistaní se ha estabilizado en una horquilla de 160-170 PKR/USD. Esto frena la traslación del aumento de costes desde los bienes e insumos importados hasta el consumidor final.
  • Por otro, la demanda se contrajo debido a la pandemia. A pesar de que el impacto fue menor de lo anticipado, con una reducción del PIB de solo un 0,4 % en el conjunto del año, para el año fiscal 2020-21 se espera una recuperación lenta y un incremento del PIB cercano al 2 %, inferior al que necesita la economía pakistaní para mantener sus niveles de empleo.

La necesidad del ejecutivo de consolidar sus apoyos entre la población podría derivar en nuevas medidas de estímulo que empujen la inflación al alza, si bien el principal riesgo sigue siendo una crisis de la balanza de pagos que provoque una caída de las reservas internacionales - una de las debilidades crónicas de la economía pakistaní - y desemboque en una nueva espiral de devaluación-inflación.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

El programa electoral con el que el PTI accedió al gobierno adolecía de falta de concreción. La situación actual es la de una marcada ausencia de verdaderas políticas estructurales, en un escenario donde los esfuerzos del ejecutivo se centran en contener la difícil coyuntura creada por los compromisos adquiridos con el FMI y la desafección de los apoyos que lo elevaron al poder. Asimismo, una aparente reducción de la ambición del China-Pakistan Economic Corridor podría retrasar el despliegue de infraestructuras en el país.

Las privatizaciones en el sector público son una de las cuestiones que recurrentemente aparecen en escena y suscitan fuertes polémicas a pesar de las enormes pérdidas que acumulan y que deben ser sufragadas por el erario público. En septiembre, el ministro de Privatizaciones, Mohammad Mian Soomro, anunció la venta de 19 empresas públicas entre las que destacan Pakistan Steel Mills, Pakistan Petroleum Limited, y empresas del sector financiero, de generación eléctrica o de ingeniería.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex