Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Desde el punto de vista de la oferta y según los últimos datos disponibles en el GUS para el tercer trimestre del año 2018, los sectores con mayor peso en el VAB de Polonia son: la industria y energía (23,89%), comercio, transporte y comunicaciones (30,53%), otros servicios (18,85%) y actividades empresariales y servicios financieros (15,09%).

Desde el punto de vista de la demanda, en el tercer trimestre del año 2018 el crecimiento del VAB ha estado motivado en gran parte por el consumo, especialmente el privado, representando casi el 70% del VAB de la economía lo que es debido al incremento del poder adquisitivo de las familias como consecuencia por un lado de las ayudas sociales en el marco del programa Familia 500+ y por otro por mejoras en el mercado laboral, con tasas de desempleo cada vez menores y salarios en aumento.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

CUADRO 2: PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD 
SECTORES DE ACTIVIDAD 2015 2016 2017 2018 (3T)
COMERCIO, TRANSPORTE Y COMUNICACIONES 28,16% 28,09% 28,19% 30,53%
INDUSTRIA Y ENERGÍA 26,12% 26,51% 25,99% 23,89%
OTROS SERVICIOS 20,46% 20,62% 20,57% 18,85%
ACTIVIDADES EMPRESARIALES Y SERVICIOS FINANCIEROS 14,79% 15,12% 15,13% 15,09%
CONSTRUCCIÓN 7,98% 6,97% 6,96% 8,92%
AGRICULTURA, CAZA Y PESCA 2,48% 2,70% 3,17% 2,72%
TOTAL 100,00% 100,00% 100,00% 100,00%

Fuente: elaboración propia a partir de datos totales de la economía publicados en GUS “Annual macroeconomic indicators” y “Quarterly macroeconomic indicators” (actualizados a febrero de 2019).

CUADRO 3: VALOR AÑADIDO BRUTO (VAB) POR ORIGEN DEL GASTO (%)

SECTORES DE ACTIVIDAD 2015 2016 2017 2018 (3T)
CONSUMO 86,16% 86,46% 86,86% 89,34%
Consumo Privado 65,01% 65,32% 65,88% 69,12%
Consumo Público 20,33% 20,26% 20,14%  
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 23,06% 22,17% 22,43% 20,38%
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 55,79% 59,09% 61,82% 63,82%
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS -52,30% -54,52% -57,24% -59,52%
CONSUMO 112,71% 113,21% 113,87% 114,02%

Fuente: elaboración propia a partir de datos totales de la economía publicados en GUS “Annual macroeconomic indicators” y “Quarterly macroeconomic indicators” (actualizados a febrero de 2019).

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Durante los últimos 25 años, Polonia viene disfrutando de un fortísimo ciclo de crecimiento económico fruto tanto de las reformas políticas e institucionales acometidas como del adecuado mix de política económica. Dicho crecimiento, acompañado además de políticas redistributivas adecuadas ha contribuido a la mejora del bienestar social y a la reducción de las desigualdades y de la pobreza.

Desde 2017, diversos factores han acelerado el crecimiento, entre ellos (i) el ciclo económico de la zona euro, (ii) las políticas expansivas de gasto público en partidas sociales que han impulsado el consumo doméstico, (iii) una política monetaria acomodaticia; y (iv) la transferencia excepcionalmente elevada de fondos europeos (con EUR 82.500 millones en transferencias, durante el MFP 2014/20 – equivalente al 18% del PIB 2018-, Polonia es el mayor receptor de fondos UE). Una gran mayoría de estos se está absorbiendo al final del mencionado ciclo presupuestario). Respecto a este último punto, según el MFP 2021-2027, Polonia seguiría siendo el mayor beneficiario con un montante de entre 60.000-65.000 millones de euros. En la decisión final de reparto, se tendrán en cuenta distintos criterios como el PIB per cápita, el desempleo juvenil, el número de inmigrantes refugiados que el Estado Miembro acoge y el cumplimiento con el Estado de Derecho.

Los motores de crecimiento del país son la demanda externa y, principalmente, la demanda interna, siendo el consumo privado y la inversión, fundamentalmente en infraestructura, los componentes más dinámicos. El consumo privado se ha beneficiado del incremento del poder adquisitivo de los agentes económicos gracias a las mejoras en el mercado laboral y a los programas sociales introducidos por el Gobierno (en febrero de 2019, durante la convención que celebró el partido gobernante PiS, anunció 5 propuestas de carácter económico: (i) la ampliación del programa Family 500 Plus para incluir en la ayuda al primer hijo, desde el 1 de junio; (ii) un mes adicional (el decimotercero) de pensión para los jubilados, en vigor desde mayo; (iii) una reducción general del impuesto sobre la renta y la exención de este a los empleados de menos de 26 años de edad, en vigor desde octubre; (iv) el aumento de las cantidades deducibles por costes laborales; y (v) el restablecimiento de las líneas regionales de autobuses, cerradas por el Gobierno anterior).

En comercio exterior, destaca la dependencia de Polonia respecto al resto de Estados de la UE, tanto en importaciones (69,3%, frente al 62,7% medio de la UE en 2018) como en exportaciones (80,3%, frente al 63,3% medio de la UE en 2018). Polonia fue el octavo Estado miembro en valor en exportaciones intracomunitarias y también octavo en importaciones intracomunitarias en 2018. El principal socio comercial de Polonia es Alemania y el principal socio extracomunitario en 2018, Rusia (aún continua activo el embargo ruso impuesto, a partir del 1 de agosto de 2014, a las exportaciones de la UE de productos cárnicos y de frutas y hortalizas como respuesta a las sanciones de la UE; las medidas están prorrogadas por el momento hasta el 31 de julio de 2019).

La senda del PIB (Eurostat) fue del 3,1% en 2016, del 4,8% en 2017 y alcanzó el 5,1% en 2018. En el primer trimestre de 2019, de acuerdo con el avance de evolución del PIB emitido por GUS (Oficina Central de Estadística por sus siglas en polaco) este ha variado interanualmente un 4,7%. La previsión de crecimiento del Gobierno es de un 3,8% para el conjunto del año 2019, debido a la ralentización de la demanda externa y a las rigideces en el lado de la oferta. La primera de las causas se explica principalmente por el descenso en las exportaciones ante la ralentización de la Zona Euro y el retraimiento de la economía mundial, que no llegará a compensarse con el ligero crecimiento previsto en las inversiones, sobre todo de carácter público (financiadas mayoritariamente con los fondos de la UE). Respecto de las rigideces por el lado de la oferta, la economía experimenta baja productividad, el déficit de mano de obra cualificada y de infraestructura que arrojan un modelo de producción trabajo intensivo de medio-bajo valor añadido. Por ello, el FMI espera que el crecimiento en 2019, impulsado aun por el fuerte consumo interno y por las transferencias de la UE se sitúe en el 3,8%. Las previsiones de otras instituciones coinciden con las del FMI: la CE y la OCDE (4,2%), el BERD (4,1%), y el Banco Nacional de Polonia y el Banco Mundial (4,0%).

A partir de 2019, distintos factores continuarán ralentizando el crecimiento, hasta llegar al 2,75% en 2023, entre ellos: (i) el posible deterioro en la competitividad de la economía a corto y medio plazo derivados tanto de las escasas ganancias de productividad, consecuencia de la atonía inversora de las empresas en capital fijo productivo durante los últimos años, como del incremento de los costes laborales unitarios que resulta de la escasez de mano de obra sobre todo cualificada; (ii) la moderación del consumo interno; (iii) los cuellos de botella por el lado de la oferta y el déficit de capacidad en la Administración Estatal para la absorción de las transferencias de la UE; (iv) una posible disminución de las transferencias de la UE en el próximo MFP 2021-2027; y (v) el envejecimiento progresivo de la población activa. La desaceleración podría ser incluso más rápida si se materializasen ciertos riesgos, entre ellos: (i) una eventual escalada de las tensiones negativas que actualmente afectan al Comercio Internacional; (ii) un Brexit desordenado; y (iii) una posible desviación del flujo de inmigración de trabajadores extracomunitarios hacia otras demarcaciones con salarios y políticas de inmigración más favorables que las existentes en Polonia.

En el mercado laboral, el crecimiento del PIB ha llevado la tasa de paro a mínimos históricos cercanos al pleno empleo. Según GUS, en mayo de 2019 la tasa de paro se situó en el 5,4%, muy cercana a la tasa natural de paro, especialmente en las principales ciudades y para trabajadores cualificados. Por su parte, la tasa de paro armonizada en 2018 fue del 3,9% y del 3,7% para el mes de abril, según Eurostat (La diferencia entre la estadística de desempleo de GUS y de Eurostat se debe a que el primero la calcula en base a la fuerza laboral, mientras que el segundo lo hace en base a la población activa).

Por otra parte, con la entrada en vigor de la reducción de la edad de jubilación (octubre de 2017) a 60 años para las mujeres y 65 años para los hombres, se espera que el desempleo siga bajo e incluso disminuyendo. Esta escasez de mano de obra en el mercado laboral ha fomentado una presión al alza de los salarios. Dichas rigideces en la oferta del mercado de trabajo han provocado un crecimiento del salario bruto en el sector empresarial, según GUS, del 5,7% interanual en marzo de 2019 (llegando incluso a cifras del 7,7% interanual en noviembre de 2018, el mayor desde 2006), situándose en 5.164,53 zlotys. El incremento de los salarios por encima del crecimiento de la productividad ha provocado un aumento de los costes laborales unitarios del 10,1% en 2018, según Eurostat.

El apalancamiento de la economía sigue siendo moderado. Por el lado de la demanda de préstamo, el crecimiento de la deuda tanto corporativa como de las economías domésticas continúa siendo inferior al crecimiento del PIB. Esta situación se explica gracias a (i) la incorporación de límites prudenciales sobre el loan to value (LTV) de los préstamos hipotecarios en moneda local, y (ii) a que la compra de vivienda continúa haciéndose en gran parte a través de ahorro gracias al incremento en la renta per cápita de las economías domésticas. Por su parte, los bancos tienen niveles adecuados de capitalización y liquidez y se financian fundamentalmente a través de depósitos. La morosidad continúa descendiendo y la rentabilidad del sector parece recuperarse del impacto de la tasa sectorial introducida en 2016.

Respecto a las cuentas públicas, en los últimos años, a pesar del aumento del gasto, se ha producido una fuerte consolidación fruto de reformas en la recaudación y de la posición cíclica de la economía. Polonia salió en el 2015 del procedimiento de déficit excesivo abierto por la Comisión Europea en el 2009. Según los últimos datos de Eurostat, el déficit ascendió al 1,5% PIB en 2017 y al 0,4% en 2018, los niveles más bajos desde 2007, frente al 2,3% del 2016. La deuda pública ascendió en 2017 al 50,6% del PIB y al 48,9% en 2018, de acuerdo con datos de Eurostat (es importante remarcar que la ley de deuda pública no permite superar el umbral prudencial del 60%). El FMI, estima que no existe riesgo de sostenibilidad. A pesar de estos datos, el país se enfrenta a desafíos fiscales. El gasto público tiene una elevada componente no discrecional, fundamentalmente en transferencias sociales, que ha ido ganando peso. A medio plazo, Polonia debe hacer frente a las partidas presupuestarias asociadas al rápido envejecimiento poblacional y a la necesidad de paliar el enorme déficit de infraestructuras que constriñe la capacidad de crecimiento de la economía polaca.

En cuanto a factores monetarios, tras un largo periodo de deflación, la inflación, a pesar de las tensiones salariales y del fortísimo crecimiento, parece haberse estabilizado en los últimos años por debajo del objetivo del 2%, siendo en 2018 del 1,6%. La estabilidad en la inflación ha venido de la mano de ciertos factores, entre ellos: (i) moderación de precios en los sectores de bienes comercializables incorporados a cadenas regionales de valor; (ii) caída de precios en ciertos sectores fruto de la mayor competencia, por ejemplo, en el de servicios financieros; y, sobre todo, (iii) la afluencia de trabajadores extranjeros que han quintuplicado su presencia en los últimos años pasando a representar del 1% al 5% de la población activa empleada. El impacto positivo de estos factores sobre el control de la inflación ha permitido que la política monetaria en los últimos años haya tenido carácter acomodaticio. Se han favorecido así tipos de interés históricamente bajos, situándose el de referencia, desde marzo de 2015, en el 1,5% (sin previsión de aumentarlo hasta 2020), e incluso negativos en términos reales impulsando con ello el crecimiento. A futuro, se prevé que pueda producirse un progresivo acercamiento al mencionado objetivo del 2%, si bien la previsión es incierta ya que dependerá, entre otros factores, de la dinámica salarial y de márgenes, de la progresiva integración de los sectores comercializables en las cadenas de valor regionales o del posible incremento de la tarifa eléctrica tanto para las empresas como para las economías domésticas.

La moneda polaca, zloty, se encuentra en flotación sucia frente al euro dentro del Mecanismo de Tipos de Cambio II. El tipo de cambio medio en 2018 fue de 4,2623 zlotys. Se observa una ligera depreciación del zloty en los últimos meses situándose el tipo de cambio medio en mayo de 2019 en 4,2965 zlotys por euro.

En conclusión, en los últimos años la economía polaca ha tenido un extraordinario desarrollo, se han corregido desequilibrios fundamentales y ha mejorado enormemente el bienestar y la equidad social. Todo lo anterior ha permitido que la economía polaca haya recuperado, a lo largo de los últimos 25 años, 25 puntos de renta per cápita en PPA respecto del promedio de la UE-28, pasando del 45% al 70% en 2017, según datos de Eurostat. Como referencia, España se sitúa en un 92% de dicha renta per cápita. Además, según el Plan para el desarrollo económico responsable aprobado por el Gobierno en febrero de 2017, en el 2020 el PIB per cápita debería situarse en el 75-78% de la media comunitaria. La continuidad de tan extraordinario desarrollo requerirá a corto plazo medidas que suavicen o eliminen las restricciones sobre la oferta de trabajo: participación de la mujer, política migratoria, incentivos al retorno de los polacos residentes en el extranjero, etc.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS
Datos en millones de euros 2016 2017 2018 última cifra disponible
PIB1
PIB (precios M€ corrientes) 426.547,5 467.167,5 496.630,5
Tasa de variación real 3,1% 4,8% 5,1% (estimación)
Tasa de variación nominal (FMI) 2,8% 6,7% 7,2% (proyección FMI)
Tasa de variación nominal (manual) 3,4% 6,9% -
INFLACIÓN INTERANUAL2
Media anual -0,6% 2,0% 1,6%
Fin de período 0,8% 2,1% 1,4% 
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL2
Media anual 1,50% 1,50% 1,50%
Fin de período 1,50% 1,50% 1,50%
EMPLEO Y TASA DE PARO3
Población (millones de personas) 38,433 38,422 38,412
Población activa (millones de personas) 17,3 17,2 17,3 (3T)
% Desempleo sobre población activa 8,9% 7,3% 5,8% (dic)
DÉFICIT PÚBLICO3
% de PIB -2,60% -1,70%  
DEUDA PÚBLICA3
Valor (en millones de €) a tipo de cambio 31-dic 228.380,03  240.185,51    
% de PIB 54,2%  50,6%  
EXPORTACIONES DE BIENES2
Valor (M€) 183.634 203.700 221.000
Tasa de variación respecto al período anterior 2,3% 10,9% 8,5% 
IMPORTACIONES DE BIENES2
Valor 178.874 203.300 226.100
Tasa de variación respecto al período anterior 0,9% 13,7% 11,2%
SALDO B. COMERCIAL2
Valor (millones de euros) 4.760,00 400 -5.100
% de PIB 1,12% 0,09% -
SALDO B. CUENTA CORRIENTE3
Valor -2.248 715 -
% de PIB -0,3% 0,2% -
DEUDA EXTERNA2
Valor (miles de euros) 318.956 315.971  316.003 (3T)
% de PIB 74,88% 67,86%  
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA4
Valor (% de exportaciones) 55,3%  47,7% 37,8% (proyección IMF feb 2019)
RESERVAS INTERNACIONALES2
Valor** (miles de euros) 104.439.700 90.967.300 97.634.000
en meses de importación de bienes y servicios 7,1 6,6 -
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA2
Valor (millones de euros) 14,18 8,15  
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO2
Media anual 4,3625 4,2576 4,2623
Fin de período 4,4240 4,1709 4,2905

Fuentes: 1Eurostat / 2Banco Nacional Polaco/ 3Oficina Central de Estadística (GUS) / 4Ministerio de Finanzas / p Previsión. Última actualización febrero 2019. 

*Tasa de variación nominal calculada respecto al mismo periodo del año anterior.
**Excluido oro

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Polonia destaca por su elevado crecimiento en la UE y sus buenas previsiones en el medio largo plazo, siendo además el principal receptor de fondos comunitarios por segunda vez consecutiva en el actual MFP para 2014-2020 y también para el siguiente MFP 2021-2027 según la propuesta de la CE del pasado 29 de mayo de 2018, con los que se abordarán diversos retos, algunos de los cuáles se enumeran a continuación:

  • mejora de la red de infraestructuras de transporte (carreteras y ferrocarril), sobre todo teniendo en cuenta su ubicación geográfica puente entre este y oeste de Europa y la dispersión geográfica de su población;
  • inversiones en infraestructuras de energía (líneas, desarrollo de la red eléctrica, almacenes, eficiencia energética), gestión de residuos, tratamiento de aguas, etc.;
  • mayor gasto en I+D como % del PIB (tradicionalmente inferior al 1%) así como mayor participación del sector privado en este sentido. Se pretende que la inversión alcance un 2% del PIB para el año 2023, la mitad del cual ha de provenir del sector privado;
  • mejora de la cooperación entre el sector empresarial con universidades y centros de investigación;
  • desarrollo de marcas globales propias Made in Poland;
  • diversificación de los mercados de exportación y desarrollo de una estructura de producción más desarrollada tecnológicamente.

Por otra parte y de cara a la finalización del Marco Financiero Plurianual (MFP) 2014-2020, Polonia impulsará los Paternariados Público Privados a través del “Plan de Desarrollo Responsable” dentro del cual se enmarca la “Política sobre el desarrollo de las asociaciones público-privadas” adoptada en julio de 2017 y que prevé implementar más de 100 contratos de proyectos de PPP antes del 2020 en sectores como las infraestructuras de transporte (carreteras y ferrocarril), gestión de residuos, eficiencia energética y edificios públicos entre otros.

A continuación se destacan las principales medidas adoptadas por el Gobierno:

  • En febrero de 2016 entró en vigor un impuesto anual sobre los activos de la banca, de las compañías aseguradoras y de las prestamistas (a excepción de los bonos del Tesoro) del 0,44% con fines recaudatorios para políticas sociales. Las cantidades exentas del impuesto son 1.000 millones, 500 millones y 50 millones de euros respectivamente.
  • En vigor desde abril de 2016 el Programa 500 + supone la concesión de 500 zlotys mensuales (100 euros) por segundo y posteriores hijos en la unidad familiar.
  • El sector de energías renovables y en especial el sector eólico se ve afectado puesto que la prioridad del Ejecutivo es defender la industria del Carbón. La nueva Ley de inversiones en energía eólica, en vigor desde el 15 de julio de 2016, supone la práctica paralización de nuevas inversiones en parques eólicos terrestres y pone en duda la viabilidad de los existentes. Entre otras, establece una distancia mínima de los nuevos parques eólicos a las edificaciones residenciales y parques, que no podrá ser menor de 10 veces la altura de la torre, lo que bloquea prácticamente por completo el desarrollo de nuevos proyectos. Desde enero de 2019 se está revisando la Ley de inversiones en energía eólica.
  • El 30 de abril de 2018 entró en vigor la “Constitución para los Negocios” con el objetivo de crear un marco regulatorio más sencillo y adecuado para facilitar la actividad empresarial en un entorno de seguridad jurídica.
  • El 30 de junio de 2018 entró en vigor la Ley de apoyo a nuevas inversiones, que convirtió a todo el territorio de Polonia en una "zona económica especial", con exenciones parciales de los impuestos sobre beneficios para las nuevas inversiones y los privilegios por un periodo entre 10 y 15 años.
  • Ante la enorme necesidad de vivienda en Polonia, se puso en marcha el programa “Mieszkanie +” cuyo objetivo es impulsar la vivienda en lugares de Polonia donde está pobremente desarrollada. En la actualidad, 2.000 apartamentos están siendo construidos bajo este programa. Asimismo, se ha adoptado una ley especial que acorta drásticamente el tiempo necesario para preparar un proyecto de vivienda, apoyando así a los promotores inmobiliarios, que podrán utilizar terrenos que hasta ahora no se consideraban válidos para proyectos de vivienda, como las áreas agrícolas dentro de las ciudades.
  • Desde enero de 2018, todos los sujetos pasivos de pago de IVA utilizan el Pliego uniforme de control (JPK). Todas las empresas (grandes en 2016; PYMES en 2017; y microempresarios en 2018) estarán obligadas a transmitir datos a las autoridades tributarias en el marco de JPK que obtendrán los datos únicamente en versión electrónica.
  • Mecanismo de pago fraccionado o “Split payment” (en vigor desde julio de 2018 de forma voluntaria, y obligatorio desde 2019) que consiste en la posibilidad de realizar el pago del impuesto del IVA a una cuenta bancaria especial, cuenta IVA.
  • Apoyo a las actividades de I+D (en vigor a partir de enero de 2018): se introducen nuevas categorías de costes calificados y aumentan la cantidad máxima de costes calificados sujetos a deducción.
  • En marzo de 2018 entró en vigor la ley de prohibición gradual de comercio minorista los domingos. El comercio estará permitido dos domingos al mes, el primero y el último. Para 2019 se limitará al último domingo del mes y a partir de 2020 se permitirá el comercio siete domingos al año. La infracción a esta norma supone multas entre 240 y 24.000 euros. Las excepciones aplican de forma general a establecimientos atendidos por el propietario o su familia y, de forma sectorial, a panaderías, pastelerías, gasolineras, floristerías correos, tiendas de aeropuerto y estaciones ferroviarias, establecimientos duty free y mercados agrícolas mayoristas.
  • El 1 de enero de 2019 entró en vigor la nueva tasa de contribuciones a la seguridad social (ZUS) para las empresas pequeñas que implica una reducción de los pagos de los 1.200 zlotys al mes anteriores, hasta los 660 zlotys. Aplica a aquellas empresas cuyos beneficios no excedan de media 2,5 veces el salario mínimo de ese año. Se espera que esta medida reduzca la economía sumergida y estimule el empleo.
  • En febrero de 2019, durante la convención que celebró el partido gobernante PiS, anunció 5 propuestas de carácter económico que han sido calificadas de populistas por la oposición: la ampliación del programa Family 500 Plus para incluir en la ayuda al primer hijo, desde el 1 de julio; un mes adicional (el decimotercero) de pensión para los jubilados, desde mayo; una reducción general del impuesto sobre la renta y la exención del mismo a los empleados de menos de 26 años de edad, desde octubre; el aumento de las deducciones por costes laborales; y el restablecimiento de las líneas regionales de autobuses cerradas por el Gobierno anterior. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

En el 2018, según GUS la tasa de crecimiento en términos reales del PIB ascendió a 5,1%. El motor de crecimiento más importante es sobre todo su demanda interna, siendo el consumo privado y la inversión, gracias al uso de los fondos comunitarios, los componentes más dinámicos..

Los diversos organismos multilaterales y el Banco Nacional Polaco estiman tasas de crecimiento del 4% o ligeramente inferiores para 2019 y entre el 3 y el 3,7% para 2020, reflejando la ralentización del crecimiento prevista. 

Previsiones crecimiento                          2019           2020            2021
NBP 4,0 % 3,7% 3,5%
Banco Mundial 4,0% 3,6% 3,0%
FMI 3.6% 3,0% 2,8%
OCDE 4,0% 3,3% -
Comisión Europea 3,5% 3,2% -

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política fiscal y presupuestaria
Polonia ha llevado a cabo un proceso de consolidación fiscal en los últimos años, lo que le ha permitido alcanzar, según los últimos datos disponibles en el 2017 un déficit de 1,4% del PIB, el nivel más bajo desde el 2007, frente al 2,2% del 2016. El Gobierno espera alcanzar un déficit del 0,5% y del 1,7% del PIB en 2018 y 2019 respectivamente. 
Por su parte la Comisión Europea estima una continuidad en la reducción del déficit público alcanzando el 1,4% para 2018 y 2019. Prevé un incremento en el gasto, principalmente derivado del aumento de la inversión y el gasto social. No obstante, pese a este incremento, se prevé que la deuda se reduzca por una mejora en los ingresos. Esto se debe especialmente a las contribuciones sociales y los impuestos (para contrarrestar el mayor gasto social e inversión pública).
Según el último dato disponible del GUS, en el 2017 la deuda pública ascendió a 50,6% del PIB frente al 54,2% de 2016. Es importante señalar que por ley la deuda pública no puede superar el umbral prudencial del 60%, existiendo dos umbrales de seguridad intermedios en el 43% y 48%. La Comisión Europea estima que, después de la caída significativa en la deuda pública en 2017, esta siga reduciéndose hasta el 49,1% del PIB en 2019 y el 46,0% en 2021.
Polonia ratificó el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza de la UE, también denominado "Pacto Fiscal" que obliga a los países de la eurozona a equilibrar sus presupuestos. Con esta medida el Gobierno pretende que sus representantes puedan participar en las cumbres de la eurozona sobre competitividad, y en los que se realicen para la implementación del pacto. Sin embargo Polonia no está obligada al igual que los países de fuera de la eurozona a trasponer las regulaciones incluidas en el Tratado, mientras esté fuera del euro.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política Monetaria

En Polonia, el órgano encargado de decidir sobre la política monetaria es el Consejo de Política Monetaria, compuesto por el presidente del NBP y otros nueve miembros elegidos a partes iguales por el Congreso, el Senado y el Presidente de la República. El Consejo de Política Monetaria decide y el NBP implementa dichas decisiones de política monetaria. La instrumentación de la política monetaria se realiza, como en la mayoría de bancos centrales de países desarrollados, a través de una combinación de operaciones de mercado abierto (en las que se usa un título de deuda propio conocido como "Certificado del Banco Nacional de Polonia", de duración semanal); facilidades de crédito (contra colateral de deuda pública polaca) y depósito; y coeficiente de reservas obligatorias.

Desde 1998, NBP ha estado persiguiendo metas directas de inflación. Desde 2004, el objetivo de inflación mantiene en el 2,5% con una banda de fluctuación permitida de +/- 1 punto porcentual.

Las autoridades han mantenido los tipos de interés desde el 2015 en 1,5% en un contexto actual de fuerte crecimiento de la economía con presiones al alza de los precios debido al incremento de los precios de los combustibles y la mejora en el mercado laboral. Con la entrada en vigor de la reducción de la edad de jubilación en octubre de 2017, se ha producido una caída en el desempleo con la consiguiente presión al alza de los salarios fomentada también por la escasez de mano de obra en el mercado laboral.

En el 2018 el tipo de cambio medio anual frente al euro se situó en 4,2623 frente a los 4,2576 de 2017. La moneda polaca (zloty), se encuentra en "flotación sucia" frente al euro dentro del Mecanismo de Tipos de Cambio II. La mejora en los indicadores macroeconómicos ha permitido una apreciación del zloty si bien en los últimos meses a fecha de elaboración de este informe se viene observando una depreciación de la moneda.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Cabe destacar que Polonia tiene una de las tasas de fertilidad más bajas de Europa, lo que junto al envejecimiento de la población pone en riesgo la sostenibilidad del sistema de pensiones. Para fomentar la tasa de natalidad el Gobierno puso en marcha en abril de 2016 el programa 500+ que otorga 500 zlotys (110 euros aprox.) al mes a partir del segundo hijo y para el primer hijo según el nivel de ingresos familiar.
En relación al gasto en I+D, tradicionalmente Polonia venía destinando menos del 1% de su PIB muy por debajo de la media de los países de la OCDE (2,3%), si bien en el 2015 según GUS alcanzó el 1% del PIB por primera vez en la historia. Para una convergencia continuada, Polonia deberá evolucionar a una estructura de producción más desarrollada tecnológicamente.
Por otra parte, recordar que Polonia se mantiene como líder en la recepción de fondos comunitarios por segunda vez consecutiva en el MFP para el periodo 2014-2020, recibiendo 82.500 millones de euros en Política de Cohesión. De acuerdo con la normativa europea, los proyectos deberán estar cofinanciados. Así, la UE financiará el 85% del valor total de los proyectos en las regiones menos desarrolladas, excepto en la región de Mazovia, donde la cofinanciación de la UE será del 80%. Se trata de la primera voivodía de Polonia que dejó el grupo de las regiones menos desarrolladas (PIB per cápita es superior al 75% de la media de la Unión Europea).
Hay 6 Programas Operativos diseñados por Polonia a los que corresponden las siguientes cantidades aprobadas por parte de la UE según el Ministerio de Inversión y Desarrollo: 1) Infraestructura y Medioambiente: 27.400 millones de euros; 2) Desarrollo Inteligente: 8.600 millones de euros; 3) Conocimiento, Educación y Desarrollo: 4.700 millones de euros; 4) Polonia Digital: 2.200millones de euros; 5) Polonia Franja Oriental: 2.000 millones de euros; 6) Ayuda Técnica: 700 millones de euros.
Existen además 16 Programas Operativos Regionales a los que se destinará 31,28 millones de euros El PO de mayor cuantía “Infraestructura y Medio Ambiente” se destinará a las siguientes prioridades: desarrollo de una economía de bajas emisiones de carbono, protección del medio ambiente, desarrollo de la infraestructura vial y ferroviaria del país y seguridad energética.
La segunda partida presupuestaria de mayor cuantía se destinará al Programa Operativo de Desarrollo Inteligente cuyo principal objetivo es estimular la I+D+i en la economía polaca mejorando así la competitividad de las PYMES y apoyando la colaboración entre las unidades de investigación y las empresas.
Para el MFP 2021-2027 según la propuesta de la Comisión europea (CE) presentada a finales de mayo de 2018, Polonia seguiría siendo el mayor beneficiario, si bien los fondos recibidos disminuirían en un 23,3% hasta los 64.400 millones de euros. La CE quiere establecer un nuevo criterio de reparto de fondos entre los EEMM, que además del PIB per cápita, tenga en cuenta el nivel de desempleo juvenil, el número de inmigrantes refugiados que el estado miembro acoge y el cumplimiento con el estado de derecho, factores en principio desfavorables para Polonia.
Para más información:
https://www.miir.gov.pl/strony/zadania/fundusze-europejskie/dowiedz-sie-wiecej-o-funduszach-europejskich/
https://www.funduszeeuropejskie.gov.pl/strony/o-funduszach/punkty/centralny-punkt-informacyjny-funduszy-europejskich/ 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex