Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

El crecimiento del PIB real se ha moderado desde la gran inversión de aumento de la capacidad exportadora de gas. A partir del 2017, el FMI ajusta las previsiones a la baja con un crecimiento medio anual para 2018-2021 del 2,2%.

El conflicto desatado entre los países del Golfo Pérsico y las medidas económicas y comerciales establecidas contra Qatar están condicionando la estabilidad macroeconómica del país. El Rial qatarí ha sufrido presiones en los mercados offshore, alcanzando una depreciación de más del 5% respecto al tipo de cambio oficial en momentos puntuales (Bloomberg), esto pone en relieve la intervención del Banco Central para poder mantener la paridad con dólar, aumentando en 0,5 puntos porcentuales la remuneración a los depósitos en el Banco Central de Qatar. Los movimientos de capitales no están restringidos y es por ello que algunos analistas apuntan a una salida de capitales del país de alrededor de 15.000 MUSD, un equivalente a algo menos del 10% del PIB. Unas reservas de 35.600  MUSD según el FMI, un superávit por cuenta corriente de 1.200 MUSD, la riqueza acumulada del país en el exterior y un plan de contingencia que debe estar aplicando el Banco Central de Qatar son los factores que están contribuyendo a la estabilidad financiera del país.

Se esperan repuntes inflacionistas en la cesta de consumo a raíz del aumento de los costes y tiempo de transportes y una menor variedad de productos disponibles puesto que muchos de ellos provenían de Egipto, Arabia Saudí o Emiratos Árabes Unidos.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

Estructura del PIB 2017* 2018* 2019* 2020* 2021* 2022*
Crecimiento PIB real 2,1 2,6 2,7 2,6 2,7 2,9
Producción de Petróleo ( miles barril/día) 611 613 653 716 720 730
Exportaciones  de Petróleo (miliardos USD) 6.4 8.8 9.7 10.5 11.6 12.4
Inflación (promedio) 0.4 0.8 3.8 2.3 2.0 2.7
Tipo de interés medio a 3 meses 1.7 2.4 3.4 1.9 2.2 3.0
Saldo Presupuestario (%PIB) -5.8 1.2 0.5 0.4 2.4 2.7
Exportaciones de bienes (Mm. USD) 67.5 85.3 76.1 73.9 91.9 82.3
Importaciones de bienes (Mm. USD) 30.8 32.1 33.7 35.3 37.4 39.7
Balance por cuenta corriente (Mm. USD) 6.4 15.1 7.6 5.6 15.5 8.5
Balance por cuenta corriente (% PIB) 3.8 8.1 4.2 3.0 7.4 3.8
Deuda Externa (US$ Mm.) 167.8 174.3 179.9 181.1 183.7 189.5
Tipo de Cambio QR:US$ (promedio) 3.64 3.64 3.64 3.64 3.64 3.64
Tipo de Cambio QR:¥100 (promedio) 3.25 3.35 3.41 3.50 3.64 3.70
Tipo de Cambio QR:€ (promedio) 4.11 4.35 4.34 4.40 4.41 4.50

          

Fuente: Economist Intelligence Unit Forecast

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Qatar es una de las economías más ricas del mundo, fruto de sus recursos naturales en gas y petróleo (51% del PIB) para una escasa población de 2,7 millones de habitantes (marzo de 2018). El estado de Qatar es el tercer mayor productor de gas del mundo y el mayor de gas licuado (79 M de toneladas al año, según datos de EIU 2016) y exporta el 75% de lo producido. En julio de 2017 el CEO de Qatar Petroleum, Saad Sherida al-Kaabi anunció que la producción de gas aumentaría un 30% alcanzando las 100M de toneladas anuales para 2024 (Al Jazeera, 2017). Utiliza el fondo soberano QIA (Qatar Investment Authority), el 9º más importante del mundo en valor de sus activos (335.000 MUSD) (Sergie, Bloomberg, 2017) para realizar inversiones estratégicas en el exterior.

La economía catarí ha sido una de las más pujantes y dinámicas de la región del Golfo. La tasa de crecimiento del PIB real de Qatar registró cifras de dos dígitos desde 2005 hasta 2012. Sin embargo la caída de los precios internacionales del petróleo y del gas marcó una desaceleración de su crecimiento desde entonces hasta el 2,1% en 2017 (Art. IV FMI Qatar.- Abril 2018). No es posible hablar de tasas de desempleo, pues tan sólo 1 de cada 9 habitantes son cataríes y están colocados en puestos relacionados con las empresas públicas y ministerios; el resto de la población no puede entrar en el país sin un contrato laboral y "sponsorización" previos. El Economist Intelligent Unit estima una tasa de desempleo en 2017 y 2018 del 0,6% de la población (EIU, 2018).

La evolución de los precios no obedece a objetivos de política monetaria, que está supeditada a la estabilidad del rial qatarí bajo un sistema de tipos de cambio fijos respecto al dólar (3.64QAR/$). Más bien a factores internos, como el mercado inmobiliario o los precios intervenidos de la energía, y externos como el entorno político-económico, el bloqueo comercial y los precios de los hidrocarburos. Tras años de fluctuaciones entre el 2,5-3%, la inflación cerró 2017 en el 0,4% frente al 2,7% de 2016 (FMI, 2018).

Qatar ha gozado tradicionalmente de saldos públicos superavitarios, pero en 2015 el saldo cae desde un 12,3% de 2014 hasta un ligero superávit del 1,3% para terminar arrojando un déficit fiscal en 2016 del -9,3% (FMI, 2018) por la caída de ingresos públicos fundamentalmente. Por ello, el Emirato está aplicando una política de racionalidad del gasto público, que parece haberlos conducido a una reducción del déficit público hasta el 6% en 2017 (excluidas los ingresos financieros del QIA).

En 2010 se aprobó una regulación en materia de impuestos por la que se establece la tasa impositiva única del impuesto de sociedades para las compañías de capital extranjero situándolo en el 10%. No existe un impuesto sobre la renta en Qatar. Actualmente se está planteando, al igual que han hecho Arabia y Emiratos, la introducción de un impuesto indirecto sobre la venta, similar al IVA, por importe del 5% con carácter general. El año de introducción está por determinar. Se prevé también la introducción de los llamados "sin taxes" sobre el alcohol, tabaco y bebidas azucaradas y energéticas.

En cuanto al sector exterior, la balanza por cuenta corriente ha sido tradicionalmente superavitaria debido al gran volumen de exportaciones de gas y petróleo. Durante el periodo 2009-2012 el superávit aumentó con el alza de los precios de los hidrocarburos. Desde entonces, la caída de los precios internacionales ha reducido el valor de las exportaciones hasta la mitad. Esto ha implicado un deterioro en la balanza comercial erosionando la balanza por cuenta corriente que ha registrado un déficit del -5,5% en 2016, algo anodino en la serie histórica. En 2017, el nuevo contexto de precios internacionales del gas y del crudo así como la reducción de las importaciones como consecuencia del bloqueo, devuelven a la economía un superávit por cuenta corriente del 1,3%.

Su fondo soberano Qatar Investment Authority (QIA), cuyo valor de activos es de 335.000 mill. USD, convierte a Qatar en el tercer emisor de IDE de la región en 2016 (7.902 mill USD) tras Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí. En los meses posteriores al bloqueo se produjo una salida masiva de depósitos, que se vio más que compensada con el aumento de depósitos públicos procedentes del QIA y la intervención del Qatar Central Bank. La intervención garantizó la ausencia de restricciones a los movimientos de capitales, aunque no evitó problemas de liquidez en el mercado para la financiación de proyectos. Las necesidades de liquidez, ha acelerado el recurso a los mercados internacionales para financiarse incluso deshaciendo posiciones en las inversiones del QIA en el exterior. En abril de 2018, el gobierno lanzó con éxito una de las mayores operaciones de emisión de bonos del Emirato por valor de $12.000M. Se trata de la primera emisión desde 2016, cubriendo vencimientos de 5, 10 y 30 años. 

Desde el punto de vista de la política económica, el Emirato consciente de su dependencia económica de los ingresos del gas y petróleo, recoge en su “Visión 2030” (un documento programático trasversal que guía las acciones gubernamentales a largo plazo) la necesidad de diversificación de su producción, un crecimiento económico sostenible, el desarrollo humano y la búsqueda de estabilidad económica y financiera como principales pilares. Es más, el bloqueo ha acelerado la aplicación del programa de autoabastecimiento tras quedar de manifiesto los problemas de una dependencia tan alta de la importación de productos básicos de los vecinos del golfo.

En cuanto a políticas de tipo estructural, se han aprobado algunas normas de corte aperturista, como la nueva Ley 13/2018 que modifca la ley laboral 21/2015 reguladora de la entrada y salida y residencia de expatriados, eliminando la necesidad de permiso del "sponsor" para que los trabajadores puedan entrar y salir del país así como flexibilizar los cambios de puestos de trabajo, anteriormente supeditados al permiso del sponsor. Tras el bloqueo, Qatar está flexibilizando su economía y tratando de atraer capitales extranjeros. Para eso, el Gobierno ha aprobado una revisión de la Ley de Zonas de Libre Comercio, para fomentar la implantación de empresas en determinados sectores y aprobó en enero de 2018 un borrador de modificación de la Ley de Inversiones por la que permitirá participaciones extranjeras de hasta el 100% del capital social. La participación en empresas cataríes que cotizan en bolsa está restringida al 49%. En todo caso, en mayo de 2018, se introdujo la exigencia de la aprobación del Consejo de Ministros para aquellas inversiones extranjeras que superen el 51% del capital social. En mayo de 2018 se pretende modificar la ley de hipotecas sobre bienes inmuebles posibilitando la obtención de una hipoteca en condiciones más ventajosas. La aprobación final está pendiente de firma del Emir. De forma reactiva, se aprueba una directiva para facilitar la búsqueda de nuevos suministradores tras el bloqueo y aumentar las inspecciones y el rigor de los procedimientos aduaneros respecto a los 4 países hostigadores. Como resultado inmediato de esta directiva, se retiraran los productos con origen de los países de bloqueo de los mercados locales.

En el ámbito de visados también se han producido avances: desde el 9 de agosto de 2017, Qatar aprobó una lista de 40 países, entre los que se encuentra España, para los que no se requerirá visa previa. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2013 2014 2015 2016* 2017*
PIB
PIB (MUSD a precios corrientes) 198.728 206.225 164.641 156.469 170.790
Tasa de variación real (%) 4,4 4    3,6 2,2 3,3
INFLACIÓN
Media anual (%) 3,1 3,4 1,8 2,7 3,05
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) 4,5 4,5 4,5 4,5 4,5
POBLACIÓN Y TASA DE PARO  
Población (Millones de habitantes) 2 2,2 2,4 2,5 2,6
% Desempleo sobre población activa 0,3 0,4 0,4 0,7 0,6
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB 19,3 12,3 1,2 -9 -7,7
DEUDA PÚBLICA  
en MUSD 65.779 66.611 57.460 74.615 56.800
en % de PIB 33,1 32,3 34,9 47,7 50,2
EXPORTACIONES DE BIENES
en MUSD 133.336 126.702 77.294 58.800 69.900
% variación respecto a período anterior 0,27 -9,5 -61 -24 18
IMPORTACIONES DE BIENES
en MUSD 31.475 31.145 28.496 29.200 34.200
% variación respecto al período anterior 14,3 -1,1   -8,5 2,5 15,5
SALDO B. COMERCIAL  
en MUSD 101.861 95.557 48.798 29.600 35.600
en % de PIB 51,3 46,3 29,6 19,5  
SALDO B. CUENTA CORRIENTE  
en MUSD 60.461 49.410 13.751 -3.500 1.200
en % de PIB 30,4 24 8,4   -2,2 0,7
DEUDA EXTERNA
en MUSD 161.765 166.424 182.093 222.700 237.398
en % de PIB 81,4 80,7 110,6 142,1 139
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en MUSD 13.732 13.886 12.952 13.658  
en % de exportaciones de b. y s. 10,3 10,9 16,8 23,2  
RESERVAS INTERNACIONALES
en MUSD 42.203 43.146 37.258 30.100 35.600
en meses de importación de b. y s. 7,8 8,6 7,1 5,2 5,7
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en MUSD 8.021 6.748 4.023 Nd Nd
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual 3,64   3,64 3,64 3,64 3,64
fin de período 3,64 3,64 3,64 3,64  3,64

 Fuentes: Economist Intelligence Unit   (E.I.U.), FMI: Qatar Country Report, Abril 2018  y UNCTAD. *Estimaciones de EIU

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

La política económica que está poniendo en marcha el Emirato de Qatar gira en torno a los siguientes ejes esenciales:

  • Diversificación de la actividad económica, especialmente en el sector servicios (turismo, transporte, comercio y finanzas).
  • Aprovechamiento y preservación de sus recursos energéticos.
  • Refuerzo de la “qatarización” del mercado laboral.
  • Mundial de Fútbol de 2022.
  • Vision 2030.
  • Apostar por el turismo en Qatar.
  • Aumento de la inversión en el sector primario y manufacturero a raíz del conflicto diplomático.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las previsiones (según Economic Intelligent Unit) para 2016-2020 son de un crecimiento sostenido medio anual del 3,4% en contexto inflacionista (hasta el 3,4% previsto para 2019), si bien estas previsiones tras el bloque comercial se están corrigiendo a la baja. Así el FMI el FMI corrige el crecimiento para 2017 del 3,4% hasta el 2,1%.  Las previsiones para 2018 y 2019 mejoran conforme se produce una recuperación generalizada de los precios de los combustibles fósiles al tiempo que aumenta la inversión gubernamental en los sectores de infraestructuras, energía y desarrollos deportivos para el mundial del Futbol FIFA 2022 (con cifras de inversión pública para el trienio de 2013-2015 del entorno del 30% y de más de 200.000 MUSD en los próximos 5 años (The Guardian, 2017)).  

La designación de Qatar el 2 de diciembre de 2010 como la sede de la Copa del Mundo de Futbol en 2022 ha supuesto una serie de grandes inversiones con el objeto de preparar al país para este evento. Se estima que Estos trabajos incluyen la construcción de ocho estadios hasta 2019 (2 de ellos, el de Al-Rayyan y el Estadio Internacional de Khalifa serán simples ampliaciones) (Qatar.to), con un coste estimado de 4.000 MUSD. Por otro lado, el plan de infraestructuras, estimado en 40.000 MUSD, incluirá la construcción de carreteras, una red de metro (340 km que conectaran las siete ciudades donde se celebraran torneos), además de un sistema de tren ligero.

Por lo que respecta a la inflación, se ha producido una desaceleración de los precios de la cesta de consumo hasta el 0,4% en 2017, aunque existen perspectivas de repuntes de los precios en 2018 hasta el 3,9% (Abril 2018, Fondo Monetario Internacional). 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Las grandes inversiones acometidas implican un corte de la política fiscal expansiva y por ende un gasto público creciente para los ejercicios del periodo 2014-2020. Cerca de 182.000 MUSD serán invertidos en proyectos de infraestructuras en ese periodo. Sin embargo, los bajos precios de los hidrocarburos, alrededor de los 45 USD/barril (NASDAQ), provocan que las autoridades públicas hayan reorientado su gasto hacia los proyectos prioritarios de cara a dicha Copa del Mundo.

Las políticas de contención del gasto para salir de una situación temporal de déficit público del 9% en 2017, podrían devolver el saldo público al superávit en 2018. El escenario macroeconómico de los Presupuestos Generales del Estado para 2018 es claramente conservador en cuanto a los precios considerados de los carburantes, 45$/barril, muy por debajo de la cotización media de 2018., por ello se esperan unos ingresos públicos superiores a los previstos.

En política fiscal, hay que señalar que Qatar aprobó una nueva regulación en materia de impuestos que entró en vigor a principios de 2010. La nueva regulación modifica la tasa impositiva del impuesto de sociedades para las compañías de capital extranjero (foreign owned companies). Desde enero del 2010, el impuesto de sociedades se sitúa en el 10%. Está pendiente la introducción del IVA del 5%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

El rial está fijado a un tipo de cambio fijo respecto del dólar de 3,64 y por tanto su política monetaria está condicionada a la evolución de la divisa norteamericana a pesar de no replicar la política monetaria de la Reserva Federal. El incremento en la tasa de inflación esperada en 2016 del 2,7% respecto al 1,8% de 2015 se vio acompañada de un incremento en los agregados monetarios. A pesar de las tensiones en los mercados offshore sobre el catarí rial consecuencia del bloque comercial, se ha mantenido el sistema actual de tipo de cambio como muestra de autoridad, reputación y credibilidad monetaria.

El sector bancario era uno de los más saneados de la región aunque con problemas de mismatch entre activos y pasivos bancarios, ya que la mayoría del préstamo está concentrado en un sector altamente expuesto a las variaciones cíclicas como son la construcción y el sector inmobiliario. A este hecho hay que añadir el difícil acceso a las líneas de financiación locales por parte de las grandes multinacionales que desarrollan proyectos en el país y la nula existencia de proyectos de financiación multilateral al ser Qatar un país de renta alta no objeto de programas financieros por parte de IFI's. El Qatar Development Bank (QDB) financia proyectos relacionados con el desarrollo de la manufactura y agricultura local. Con posterioridad al conflicto con el cuarteto, el sistema financiero catarí resgistró una salida de capitales de depósitos procedentes de los países del bloqueo, que quedó más que compensada con un aumento de los depósitos públicos procedentes del Banco Central de Qatar y del QIA. En todo caso, el mercado financiero sigue registrando problemas de liquidez. El sistema financiero catarí adolece además de una concentración de la propiedad bancaria, en manos de grandes holdings. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Los planes de inversión de Qatar se enmarcan en el masterplan “Qatar National Vision 2030” y en la preparación del país para la celebración del Mundial de Fútbol en 2022. Es importante resaltar las inversiones que se van a realizar en el área deportiva con la remodelación de 2 estadios de fútbol y la construcción de 6 estadios adicionales hasta 2019. El coste total estimado asciende a 10.000 MUSD (Heialy, 2016). Por último el país deberá invertir en su infraestructura hotelera para acoger a unos 500.000 aficionados y aumentar en 60.000 el número de plazas hoteleras (Dunbar, 2017)

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura