Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Según las proyecciones del boletín de noviembre 2018 de la Dirección de la Previsión y de Estudios Económicos (DPEE), que incorpora el cambio a la base 2014, el PIB de 2018 se estructura como sigue. El sector primario supone un 16,6% del PIB ( 16% en 2017 según la misma fuente pero sin el cambio de base estadístico) con un especial peso para la agricultura ( 10,2% del PIB global, ascendiendo frente al 9,8% de 2017), mientras que la pesca, especialmente significativa para los intereses españoles y la balanza comercial del país, representaría un 1,7% del PIB estimado en 2018 (1,8% en 2017). El sector secundario supondría un 22,7% PIB en 2018 (22,6% en 2017). Destacan la industria agroalimentaria (8,1%) la construcción ( 2,6% del PIB); las industrias extractivas (2,3%) y la industria textil ( 2,1%). El sector terciario alcanzaría un 45,3% (sin contar con la administración pública), con especial peso del comercio ( 11,3%) y el transporte ( 4,2%). La administración pública se eleva a un 15,4% del PIB, incluyendo un 5,1% de servicios gestionados por la administración y un 10,3% de impuestos sobre los bienes y servicios.
Por otra parte, la Agencia Nacional de Estadística distingue entre el sector formal e informal (estimado). Medido en porcentaje del PIB a precios corrientes, en 2016 (último dato disponible), el sector formal supuso un 58,4% del PIB, frente al 41,6% del informal. En términos de empleo, el Registro General de Empresas (RGE) de la ANSD publicado en 2017 estima que el 70% del empleo se realiza en el sector informal. Según este mismo informe, Las empresas individuales (82.3%) son las más representadas y operan en su mayoría en el sector informal. Por otro lado, los últimos datos disponibles recogidos por el informe económico y comercial 2015 de la UE indican que más de un tercio del empleo formal se realizaría sin contrato.
El PIB Per cápita estimado según la 6º revisión del programa ISPE del FMI es de 1.280 euros en 2018.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

% del PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) 2017   2018 (e) 2019 (p)
POR SECTORES DE ORIGEN      
SECTOR PRIMARIO  16,0  16,6 17,1
Agricultura  9,8  10,2 10,5
Ganadería y caza  4,1  4,2 4,4
Silvicultura y Pesca  2,0 2,1 2,2
SECTOR SECUNDARIO 22,6 22,7 22,8
Construcción  2,6  2,9 2,9
Actividades extractivas  2,3  2,5 2,7
Electricidad, gas y agua  1,7  1,8 1,9
Otras industrias  12.6  12,5 12,4
SECTOR TERCIARIO  45,8  45,3 44,7
Comercio  11,5  11,3 11,1
Educación y salud  5,8  5,6 5,4
Transportes  4,1  4,2 4,3
Telecomunicaciones  4,5  4,2 3,9
Otros servicios  19,9  19,9 20,0
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA  5,1  5,1 5.0
IMPUESTOS NETOS SOBRE B Y S 10,4  10,3 10,4
TOTAL 100 100 100
       
POR COMPONENTES DEL GASTO      
CONSUMO  86,1  85,5 84,2
Consumo Privado 72,1  71,9 71,0
Consumo Público  14,0  13,6 13,2
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO  23,5  25,0 27,6
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS  21,8  21,9 22,5
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS  35,6  36,1 36,5

 

Fuente: DPEE (Dirección de Previsión y Estudios Económicos), Ministerio de Finanzas. Previsiones macroeconómicas, Estructura del PIB 2018.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

El FMI presentó en enero de 2019 las conclusiones del 7º programa ISPE (Instrumento de sostenimiento de la política económica sin dotación económica) dirigido a dar soporte a la estrategia del gobierno encuadrada dentro del llamado Plan Senegal Emergente (PSE). El PSE es un conjunto de políticas públicas sectoriales, tanto en materia regulatoria como de inversión pública, dirigidas a convertir a Senegal en un país emergente en 2035, con una tasa de crecimiento del PIB en el medio plazo de 7- 8%. Ya está en marcha el PSEII 2019-2023.


En las conclusiones del 6º programa ISPE, el FMI se centró en respaldar las buenas prácticas, la recaudación óptima en la nueva zona especial y en evitar los desfalcos que producen a las arcas del Estado el fondo de pensiones, la compañía postal y la "cuenta de depósitos" (una disfunción en la ejecución del presupuesto). La sexta revisión del programa ISPE incluyó un cambio de base de los sectores actualizado a fecha de 2014. Esto ha incrementado el PIB en alrededor de un 30%. La mayor fuente de incremento del PIB se debe al sector terciario (informal), gracias a las mejoras incorporadas por el Sistema de Cuentas Nacionales 2008 de la ONU. El año 2015, con un crecimiento de 6,4%, se convirtió en un punto de inflexión entre el periodo anterior de débil crecimiento (media de 4,1% en el período 2012-2014 y 3,2% en el período 2006-2011) y el dinamismo creado por la puesta en marcha del Plan Senegal Emergente. En 2016 Senegal creció al 6,2%, al 6,8% en 2017, al 6,2% en 2018 y el FMI espera que al 6,9% en 2019. Las últimas cifras estimadas por la DPEE (Ministerio de Economía de Senegal sitúan el crecimiento del PIB para el 2019 en el 7,2% (y mantienen el 6,8% de 2018).


El FMI, en la presentación de las conclusiones del 7º programa ISPE, reveló que el crecimiento en 2017 estuvo por debajo del contabilizado inicialmente (6,2% en lugar de 6,8%) y que había sido empujado por la construcción y los servicios en 2018. El organismo piensa que los proyectos de hidrocarburos podrían impulsar el crecimiento a dos cifras siempre y cuando se gestionen adecuadamente. Por otro lado, aboga por la reestructuración de La Poste (empresa postal nacional).


Por el lado de la oferta, según la nota de coyuntura económica publicada el 15 de agosto de 2019 por el MEFP, en 2018 el sector primario sería el 5,6% del PIB (con silvicultura y pesca se elevaría a un 10%), 23,1% el secundario y 57,7% el terciario. En agosto de 2019, el sector primario habría crecido en un 10,3% interanual (sobre todo gracias a la ganadería y la pesca). Asimismo el sector secundario habría aumentado un 3,7% en el mismo periodo (fundamentalmente por la construcción, la energía, las actividades extractivas y el tratamiento de la madera). En lo que se refiere al sector terciario, el crecimiento interanual en agosto 2019 se ha situado en un 4,2% (gracias al transporte, la hostelería y los servicios financieros).


Por el lado de la demanda, de 2014 a 2018 el consumo ha crecido al 4.1% frente al 2% del quinquenio anterior, gracias al incremento de los ingresos reales de los hogares, la disminución de impuestos sobre el capital y las transferencias a los menos favorecidos. La inversión en el mismo periodo ha crecido al 1.1% frente al 0.8% que lo hizo en el anterior, fundamentalmente espoleada por los grandes proyectos de infraestructuras. Por su parte, las exportaciones contribuyeron un 2.9% con el crecimiento en el mismo periodo 2014-2018 pero las importaciones restaron 2.2%, debido, entre otras cosas, a los bienes de equipo, en línea con el proceso de “catch up” que vive el país.


La inflación en 2018 fue del 0,5% y la subyacente del 0,2%. Toda la inflación provino de los productos locales puesto que los importados mantuvieron sus precios.


En materia de cuentas públicas, en 2017 se cumplió el objetivo de déficit fijado del 4,2% gracias, entre otras cosas, a la introducción de un presupuesto programático y el traslado de deuda a 2018. En 2018 (año preelectoral), sin embargo, el déficit fue del 5% frente a un 3.5% previsto. La deuda pública, en 2018, pese al cambio de base, se encuentra en el 65% (por debajo del umbral del 70% que establece como límite la UEMOA) del PIB y subiendo con celeridad. El FMI señala el rápido crecimiento del servicio de la deuda del 24 al 30% de los ingresos fiscales de 2014 a 2017. A pesar de ser un país HIPC, Senegal ha salido a los mercados para financiarse y su rating es de B+, según S&P. Por su parte, el FMI aplaude la gestión activa de la deuda, como la garantía parcial que el Banco Africano de Desarrollo (BAD) le ha otorgado para cubrir su riesgo de tipo de cambio.


En las conclusiones del 7º programa ISPE se ponía el foco en el desfase fiscal de 2018. El gasto se ha disparado por el mantenimiento del precio fijo de los precios minoristas de la energía y la financiación a La Poste. Los ingresos fiscales, por su parte, siguen estancados en el 15% a la espera de reformas que los aumenten hasta el objetivo de los países de la UEMOA (20% del PIB). Las consecuencias del descontrol fiscal han sido: reducción del ritmo de ejecución del gasto público, impago a proveedores de energía y retrasos a acreedores del estado. Para corregirlo, en el corto plazo, se han comprometido a dejar de financiar a La Poste y a no realizar compromisos de gasto excepcionales fuera del presupuesto. A medio plazo el FMI recomienda reformas en la recaudación fiscal y un marco legal para crear un fondo intergeneracional para gestionar los ingresos del petróleo de manera no cíclica. La AECID ofreció financiar un estudio sobre “Imposición Justa y Equitativa” a cargo del Instituto de Estudios Fiscales, pero no obtuvo repuesta.


Finalmente, el déficit corriente en 2018 fue del 7,3% del PIB. Pese a los innegables esfuerzos del gobierno, la IDE/PIB sigue siendo baja: 2% en 2017, frente a 3,1% en la UEMOA. Está por ver si la estrategia gubernamental de sustituir inversión pública por inversión privada logra revertir la situación de la deuda y de la IDE.


Desde el punto de vista estructural, y pese a los aparentes éxitos del Plan Senegal Emergente, las reformas siguen siendo lentas, sobre todo en el marco de la principal rémora del país: el funcionamiento a través del clientelismo y la búsqueda de rentas, en gran parte por falta de voluntad política. Se sigue necesitando mejorar la calidad de gasto; abrir margen fiscal mediante una mejora de la recaudación y la lucha contra la informalidad y abordar de forma eficaz las reformas pendientes, destacando energía, tierra y justicia. En éste último campo hay que destacar la creación de un Tribunal Mercantil con su legislación. Ya están operativos dos de estos tribunales pero falta el establecimiento de un Tribunal de Apelación.


El último informe del artículo IV del FMI y 7ª revisión del ISPE avisa de que el déficit para 2018 es del 5,1% (puesto que toma en cuenta entes, organismos y empresas públicas) y que el servicio de la deuda se pone en un 40% de los ingresos fiscales (y la deuda en 65% del PIB). No obstante, este es el primer informe que incluye en sus perspectivas la explotación de hidrocarburos. Según el FMI esto supondrá un paulatino aumento de la tasa de crecimiento hasta llegar al 11% en 2022 y 12% en 2023 para luego bajar y estabilizare en torno al 7%. De hecho el representante del FMI apunta a que los hidrocarburos pueden llegar a representar el 5% del PIB.


En la presentación del fin de la misión de la 8ª revisión del ISPE, el FMI mantuvo las conclusiones de la anterior revisión pero anunció que el programa se sustituirá por otro, el Instrumento de Coordinación de Políticas (ICP) cuya particularidad es que no está dirigido solo a PMAs y trata de catalizar inversiones del sector privado. Por otro lado, la evaluación de la transparencia de las finanzas públicas publicada por el FMI en enero de 2019 concluye que existen numerosos riesgos presupuestarios que podrían entrabar la consecución de los objetivos macroeconómicos y el éxito de la estrategia de emergencia. Para ello, se propone un Documento de programación presupuestaria y económica plurianual (DPBEP, por sus siglas en francés), mejorar el funcionamiento de reservas para provisiones e imprevistos, y refuerzo del análisis de impacto de las variaciones macroeconómicas.


Es de destacar que en julio el Banco Mundial anunció que Senegal se había graduado y convertido en un país de renta media. Lo que le dará acceso a financiación ilimitada a través del BERD. En el informe Doing Business 2020, Senegal ocupa el puesto 123, lo que supone una subida de 18 posiciones con respecto al informe del año anterior. 


En una reciente rueda de prensa para presentar el nuevo programa ICP que presumiblemente será aprobado en diciembre, el FMI apuntó a una elevación del crecimiento hacia el 7% en los próximos años. El FMI se centrará sobre cuestiones de seguridad, de disminución del margen de maniobra sobre el presupuesto (déficit inferior al 3% e ingresos fiscales superiores al 20%), el compromiso de convergencia con la UEMOA, con el saneamiento de los impagos pasados y compromisos para no volver a acumular impagos en el futuro (en lo cual se insistió bastante).
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2016 2017 2018 (e) 2019 (p)
PIB  
PIB (MUSD a precios corrientes) (1) 19.365 21.109 23.387 25.330
Tasa de variación real (%) (1) 6,2 7,2 6,2 6,9
Tasa de variación nominal (%) 7,1 9,0 8,6 8,9
INFLACIÓN
Media anual (%) (1) 0,7 1,3 0,7 1,3
Fin de período (%) (1) 0,7 1,3 1,5 1,9
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) ND 3,5 ND ND
Fin de período (%) ND 3,5 ND ND
EMPLEO Y TASA DE PARO  
Población (en millones de habitantes) (2) 15,6 15,7 15,7 16,2
Población activa (tasa actividad >15 años (2) ND 57,4 57,4 ND
% Desempleo sobre población activa (2) ND 15,7 15,7 ND
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB (1) -3,3 -3,0 -3,5* -3,0
DEUDA PÚBLICA
en MUSD (3) 9.256,4 10.195,6 11.550,5 15.653,6
en % de PIB (1) 47,8 48,3 49,4 61,8
EXPORTACIONES DE BIENES
en MUSD (3) 2.640 2.989 3.670 4.105
% variación respecto al período anterior (1) 1,11 13,2 22,7 11,8
IMPORTACIONES DE BIENES
en MUSD (3) 5.477 6.728 6.609 7.150
% variación respecto al período anterior (1) -2,1 22,8 1,7 8,2
SALDO B. COMERCIAL
en MUSD (3) -2.013,9 -2.680,8 -2.939 -3.045
en % de PIB (1) -10,4 -12,7 -12,7 12,1
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en MUSD (3) -774,6 -1.540,9 1676,3 -1.874,3
en % de PIB (3) -4,0 -7,3 7,2 7,4
DEUDA EXTERNA
en MUSD (3) 6.526,0 7.958,0 10.007,1 11.955,7
en % de PIB (1) 33,7 37,7 42,8 47,2
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en MUSD (3) 449,11 572,8 2037,50 1494,92
en % de exportaciones de b. y s. (1) 15,9 17,4 22,6 16,1
RESERVAS INTERNACIONALES
en MMUSD (3) 2.1 2.2  1,9 1.8
en meses de importación de b. y s. 4% 3.7% ND ND
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en MUSD (4) 472 532 ND ND
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual 598,349 ND ND ND
fin de período 613,900 546,68 581,04 ND

(1) FMI Staff Report del artículo IV (Enero 2019)
(2) Agencia Nacional de Estadística y Demografía (ANSD) de Senegal. Estudio actualizado en diciembre de 2017
(3) En base a (1); datos originales en FCFA. Tipo de cambio aplicado variable. Para 2018 el tipo de cambio aplicable ha sido (31/12/2018)1 USD= 573,40 FCFA
(4) UNCTAD. World Investment report. (Junio 2017)
(5) http://www.xe.com/es/currencycharts/?from=USD&to=XOF&view=1M
(6) Para el año 2018 sólo estaban accesibles los datos de enero a septiembre.
*5,1% teniendo en cuanta los organismos y empresas privadas.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El Plan Senegal Emergente (PSE) es el marco de referencia que define la política de desarrollo económico de Senegal a largo plazo. Se trata de un conjunto de políticas estratégicas que deberá permitir que se convierta en 2035 en un país emergente y hub logístico, industrial, minero, aéreo y turístico para la región.

El PSE se construye sobre 3 ejes: (1) Transformación estructural de la economía y crecimiento; (2) Capital humano, protección social y desarrollo sostenible; y (3) Gobernanza, instituciones, paz y seguridad.

La implementación de la primera fase del PSE durante el período 2014-2018 ha impulsado una nueva dinámica de crecimiento económico y ha contribuido a la consolidación del marco macroeconómico. La tasa de crecimiento del PIB se situó en el 6.6% durante este período, comparado con el 3% entre 2009 y 2013. Esta tasa se crecimiento se sitúa además en un contexto de control de la inflación y reducción del déficit presupuestario. La segunda fase del PSE (2019-2023) se basa en los mismos ejes.

El Plan de Acciones Prioritarias (PAP) 2019-2023 es el documento que da forma al PSEII en los próximos años. Identifica más de 500 incluyendo 20 en PPP y 92 puramente privados.. El PAP alcanza un monto total de 14.098 M€. El financiamiento adquirido, que asciende a 9,414 mil millones, proviene del Estado por valor de 4,248 mil millones, y 5,166 mil millones por parte de las PTF. El resto de la financiación por valor de 4,684 mil millones, incluye 2,850 mil millones de FCFA de apoyo financiero que se espera de las PTF y 1,834 mil millones FCFA provenientes sector privado.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las últimas previsiones del FMI (Staff Report, enero 2019) son:
   

 

2018

2019

2020

2021

2022

2023

Crecimiento del PIB (%)

 6,2

 6,9

7,5

7,1

11,6

10,4

Inflación (media)

  2,3

 1,8

  2,0

 1,3

2,0

1,1

Déficit corriente (%PIB)

 5,2

  5,4

  7,9

 8,4

2,3

2,2

 

Las perspectivas son buenas y más en 2022 y 2023 cuando el PIB crecería por encima del 10% gracias a la explotación de hidrocarburos. Después volvería a un crecimiento de alrededor del 7%.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

La política macro económica del gobierno sigue las líneas del renovado ISPE (2018 – 2020).

En materia de política fiscal, se mantiene la política de reducción del déficit, que ha pasado de 6,7% en 2011 hasta el 3,7 % de 2017. A pesar de que, en un principio, se preveía que el objetivo del déficit en 2018 sería 3%, finalmente la sexta revisión del  ISPE lo estableció en 3,5% para dejar espacio a las inversiones en infraestructuras (pero siempre con miras a que sea 3% en 2019). Según el MEFP el déficit público en 2019 ha sido 3.6%. La principal causa del desfase son las elecciones de febrero de 2019. El FMI estima que el déficit fiscal de 2018, incluyendo los organismos públicos y las empresas públicas, habría sido del 5,1%

En 2018 el FMI ha comprobado que la situación fiscal en 2017 se había deteriorado más de lo que se pensaba a causa de la fijación de precios de la electricidad y los carburantes. Dado que el Fondo para el Sector de la energía no contaba con suficientes recursos, se tuvo que trasladar los pagos a los importadores de petróleo y a la SENELEC (compañía nacional de electricidad) a 2018. A esto se le añaden otros gastos inesperados en el año: incrementos salariales en educación y salud y aumentos en los gastos en seguridad debido a la evolución del conflicto en Casamance y Al Qaeda. Por ello, el FMI estimó que, si el país no hubiera hecho nada para evitarlo, el déficit público habría podido llegar al 5,5%. En consecuencia, aplaudió la aprobación de un presupuesto extraordinario para paliar ese desfase. En él se trató de identificar mejor el coste de los subsidios energéticos y mejorar la eficiencia de SENELEC. Los gastos financiados con recursos internos trataron de optimizarse con la puesta en marcha de un Banco de Proyectos cuyo examen detallado deberán pasar todos los proyectos de más de un millardo de FCFA. La reserva de precaución que acompañará a cada proyecto también ayudará a mejorar la gestión de recursos.

Para disminuir el gasto público que no se contabiliza en el déficit corriente pero cuya financiación provoca un aumento de la deuda se procedió a sanear las cuentas de la empresa nacional de correos, a aumentar las aportaciones para el fondo de pensiones de los funcionarios y a imposibilitar el traslado de créditos de inversión de un año a otro.

Otro problema fiscal de Senegal es su insuficiente capacidad recaudatoria. Para aumentar los ingresos fiscales el gobierno se comprometió a reincorporar en el presupuesto los impuestos, derechos, tasas y contribuciones del sector minero y de telecomunicaciones que hasta ahora se contabilizaban fuera de él y proceder a la digitalización del pago de los impuestos para las PYMES y los hogares y también los trámites en las aduanas. En 2018 el presupuesto extraordinario planteaba aumentar impuestos sobre el tabaco, el alcohol, los seguros y los cosméticos. También planteaba incrementar la recaudación arancelaria a la importación de productos derivados del petróleo, oro y aceite de palma. Pero la parte del león se la llevaba la recolección de impuestos atrasados y la racionalización de las exenciones impositivas.

En 2018 aumentaron los ingresos fiscales y disminuyeron las donaciones así como otros ingresos (no fiscales, FSE, etc.). En lo que respecta a los gastos, aumentaron la parte salarial, los intereses, las subvenciones y disminuyeron las donaciones y otros gastos (corrientes y de capital). Como resultado, un aumento del déficit del 32% respecto a 2017. Las estimaciones en 2019 arrojan un aumento de los ingresos públicos derivados de un aumento de los ingresos fiscales y donaciones, acompañado de un ligero aumento del gasto derivado fundamentalmente del aumento de subvenciones. El déficit disminuiría respecto a 2018 (9,15%), aunque seguiría siendo superior en referencia a 2017 (19,80%)

El informe del artículo IV de enero de 2019 recomienda al país establecer un marco fiscal rígido para gestionar los hidrocarburos. Argumenta que no es tanta cantidad y que las reservas no durarán mucho. Por ello propone un Fondo de Estabilización (Rainy Day Fund) para suavizar la senda de consumo del país, gestionar la volatilidad del precio de los hidrocarburos y financiar infraestructuras. Asimismo, propone una regla de déficit primario que no sobrepase el nivel de ingresos que se obtuvieran sin los hidrocarburos.

En febrero de 2018 el tesoro emitió 2.200 M $ en buenas condiciones. Este montante se ha dedicado a necesidades de financiación inmediatas, a dotar una reserva para necesidades futuras y a recomprar deuda para alargar vencimientos.

En lo que se refiere a la política monetaria, Senegal pertenece a la UEMOA, por lo que no tiene autonomía propia. El tipo de cambio FCFA se mantiene ligado al euro, y sostenido por el BCE a través del Tesoro francés. El objetivo de convergencia es una inflación media máxima de 3%. Esta fue del 0.5% en 2018 según el MEFP y de 1.8% según el FMI, quien cree que en 2019 será del 2%.

Según el informe de la BCEAO de marzo 2019,  las operaciones de subastas de liquidez se han mantenido en el 2,5% y la facilidad marginal de crédito en el 4,5%, al igual que el coeficiente de reservas en el 3%. El tipo de interés medio trimestral del mercado monetario en marzo de 2019 era del 3,45% frente al 2,5% del trimestre anterior en el tercer trimestre de 2018. El ritmo de progresión de la masa monetaria es del 6,5% y está ligada al crecimiento de los activos exteriores netos (+5,5%) y de los créditos internos (+7,3%) También los tipos interbancarios a una semana han pasado de 4,41% a 5,13%

La tasa de cobertura de la emisión monetaria disminuyó a finales de 2018 hasta 77,1% frente a 79,5% del trimestre anterior. La cobertura en número de meses de importaciones de bienes y servicios es de 4,7, al igual que a finales de septiembre de 2018.

Según el informe de coyuntura económica de la DPEE, la masa monetaria se ha contraído y la circulación fiduciaria ha evolucionado positivamente. La liquidez global continúa en expansión aunque se ha retraído en el primer trimestre de 2019 respecto al año 2018.

En lo que respecta a los préstamos bancarios acordados al sector privado, ha habido una aceleración del 3,6% en el primer trimestre respecto al 1,6% registrado a finales del 2018.

En cualquier caso, la escasa eficiencia del sistema financiero, con un mercado interbancario poco dinámico y mucha restricción al crédito, hace poco operativa la política monetaria, ya que los tipos de interés del mercado de crédito giran en torno al 8% (5,25% en el interbancario)

El sector financiero está experimentando reformas. El BCEAO acaba de aumentar la exigencia de capital de los bancos a 10 millardos. Se está procediendo a adoptar la regulación de Basilea II/III y también se va a cambiar la definición de préstamos en mora, lo que disminuirá la ratio de 15.5% actual (17.3 al final de 2016). Finalmente, a finales de 2018 todos los bancos tendrían que haber presentado sus cuentas financieras en sus páginas web. Esto no se ha cumplido todavía.

El estado senegalés ha constituido varias agencias para tratar de que el crédito llegue a las PYMES. : el Fondo de Garantía de Inversiones Prioritarias, el Fondo Soberano de Inversiones Estratégicas y el Banco Nacional para el Desarrollo Económico. La dirección senegalesa del BCEAO también ha ofrecido refinanciamiento para PYMES.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

En lo que se refiere a la política monetaria, Senegal pertenece a la UEMOA, por lo que no tiene autonomía propia. El tipo de cambio FCFA se mantiene ligado al euro, y sostenido por el BCE a través del Tesoro francés. El objetivo de convergencia es una inflación media máxima de 3%. Esta fue del 0.5% en 2018 según el MEFP y de 1.8% según el FMI, quien cree que en 2019 será del 2%.

En 2018 las operaciones de subastas de liquidez se mantienen en el 2,5% y la facilidad marginal de crédito en el 4,5%, al igual que el coeficiente de reservas en el 3%. El tipo de interés medio trimestral del mercado monetario ha bajado al 3.77% (frente al 4.5% del trimestre anterior) en el tercer trimestre de 2018 mientras que la masa monetaria se incrementó un 9.2% en términos anualizados, debido al aumento de los créditos interiores (7.4%) y una consolidación de los activos exteriores netos (+23.9%). También los tipos interbancarios a una semana han pasado de 4.36% a 5.36 en el último trimestre de 2018.

Los activos exteriores netos aumentaron en el cuarto trimestre de 2018 para pasar a cubrir 5.4 meses de importaciones en lugar de los 5.3 precedentes. Esto les permite cubrir un 82% de la emisión monetaria.

En cualquier caso, la escasa eficiencia del sistema financiero, con un mercado interbancario poco dinámico y mucha restricción al crédito, hace poco operativa la política monetaria, ya que los tipos de interés del mercado de crédito giran en torno al 8% (5,25% en el interbancario)

El sector financiero está experimentando reformas. El BCAO acaba de aumentar la exigencia de capital de los bancos a 10 millardos. Se está procediendo a adoptar la regulación de Basilea II/III y también se va a cambiar la definición de préstamos en mora, lo que disminuirá la ratio de 15.5% actual (17.3 al final de 2016). Finalmente, a finales de 2018 todos los bancos tendrían que haber presentado sus cuentas financieras en sus páginas web. Esto no se ha cumplido todavía.

El estado senegalés ha constituido varias agencias para tratar de que el crédito llegue a las PYMES. : el Fondo de Garantía de Inversiones Prioritarias, el Fondo Soberano de Inversiones Estratégicas y el Banco Nacional para el Desarrollo Económico. La dirección senegalesa del BCAO también ha ofrecido refinanciamiento para PYMES.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Senegal ha pasado a ocupar el puesto 141 de 190 países en el último Doing Business 2019, lo cual supone retroceder un puesto respecto al año anterior (en el informe previo de 2018 ocupaba el puesto 140). Está mejor que la media subsahariana, pero se encuentra peor que otros países de Africa del Oeste, como Mauricio (la mejor clasificada de Africa Sub sahariana), Africa del Sur, Kenia, Ghana, Costa de Marfil o Zambia. El PSE pretende situar a Senegal en el TOP 50 de aquí a 2020 (algo casi imposible a estas alturas). La causa fundamental de este retroceso es la lentitud con la que están aplicando las reformas previstas.
Por otra parte, Transparencia internacional sitúa a Senegal en la “zona roja” de países con “corrupción seria”, con un ranking similar a Sudáfrica, por debajo de países con Ruanda, Namibia y por encima de otros como Ghana o Costa de Marfil.
El reciente descubrimiento de gas y petróleo puede suponer un cambio de paradigma para la economía senegalesa pero no se espera que se pueda comenzar a explotar hasta 2022.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex