Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

A la espera de las estadísticas de la ANSD para 2016-2017, los últimos datos del Ministerio de Economía y Finanzas (Dirección de la Previsión y de Estudios Económicos, DPEE, octubre 2017) siguen siendo los últimos publicados oficiales. Estos recogen una desagregación proyectada del PIB 2017 donde el sector primario supuso un 18,1% del PIB (17,0% en 2015 según la misma fuente) con un especial peso para la agricultura (9,9 % del PIB global, de la cual sólo un 2% es agricultura de exportación), mientras que la pesca, especialmente significativa para los intereses españoles y la balanza comercial del país, representaría un 1,8% del PIB estimado en 2017 (1,4% en 2015). El sector secundario supondría un 19,0% PIB en 2017 (19,8% en 2015). Destacan la construcción (2,3% del PIB); electricidad y gas (1,0%); agua y tratamiento de desechos (1,0%); fabricación de productos químicos (1,7%) y la transformación de productos cárnicos (1,3%) y de pescado (1,7%). El sector terciario alcanzaría un 47,1%, con especial peso del comercio (11,7%) y el transporte (3,9%). La administración pública se eleva a un 15,7% del PIB, incluyendo un 5,2% de servicios gestionados por la administración y un 10,5% de impuestos sobre los bienes y servicios.

Por otra parte, la Agencia Nacional de Estadística distingue entre el sector formal e informal (estimado). Medido en porcentaje del PIB a precios corrientes, en 2014 (último dato disponible), el sector formal supuso un 45% del PIB, frente al 55% del informal. En términos de empleo, algunas fuentes estiman que el 90% del empleo se realiza en el sector informal, y más de un tercio del empleo formal se realizaría sin contrato (datos recogidos por el informe económico y comercial 2015 de la UE).

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto)
2016 %
2017 % (p)
2018 % (p)
POR SECTORES DE ORIGEN
 
 
 
SECTOR PRIMARIO
15,3
16,2
16,5
Agricultura
8,4
9,1
9,4
Ganadería y caza
4,6
4,8
4,7
Silvicultura y Pesca
0,9
0,9
0,8
SECTOR SECUNDARIO
20,4
20,1
20,5
Actividades extractivas
1,8
2,2
2,3
Electricidad, gas y agua
2,5
2,3
2,3
Construcción
4,5
4,6
4,8
Otras industrias
11,5
10,9
11,0
SECTOR TERCIARIO
44,8
44,1
44,0
Comercio
15,5
15,1
14,8
Transportes
4,2
4,4
4,7
Telecomunicaciones
6,1
6,0
5,9
Educación y salud
4,8
4,7
4,5
Otros servicios
14,1
14,0
14,1
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA
6,8
6,8
6,5
IMPUESTOS NETOS SOBRE B Y S
12,8
12,7
12,6
TOTAL
100
100
100
 
 
 
 
POR COMPONENTES DEL GASTO
 
 
 
CONSUMO
87,1
85,6
84,4
Consumo Privado
73,2
72,1
71,2
Consumo Público
13,9
13,5
13,2
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO
26,1
26,2
25,4
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS
20,9
20,3
20
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS
32,2
32,4
31,7

 Fuente: DPEE (Dirección de Previsión y Estudios Económicos), Ministerio de Finanzas. Previsiones económicas para 2016 y proyecciones 2017. Octubre 2016.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

El FMI aprobó en julio de 2017 el 4º programa ISPE (Instrumento de sostenimiento de la política económica sin dotación económica), y su renovación un año más, dirigido a dar soporte a la estrategia del gobierno encuadrada dentro del llamado Plan Senegal Emergente (PSE). El PSE es un conjunto de políticas públicas sectoriales, tanto en materia regulatoria como de inversión pública, dirigidas a convertir a Senegal en un país emergente de aquí al 2035, con una tasa de crecimiento del PIB en el medio plazo de 7- 8%.En sus conclusiones, el FMI, se ha centrado en respaldar las buenas prácticas, la recaudación óptima en la nueva zona especial y en evitar los desfalcos que producen a las arcas del Estado el fondo de pensiones, la compañía postal y la "cuenta de depósitos" (una disfunción en la ejecución del presupuesto). El año 2015, con un crecimiento de 6,5%, se convierte en un punto de inflexión entre el periodo anterior de débil crecimiento (media de 4,1% en el período 2012-2014 y 3,2% en el período 2006-2011) al dinamismo creado por la puesta en marcha del Plan Senegal Emergente. La tasa de crecimiento estimada para 2016 se confirma en un 6,7% 3ª para toda África subsahariana, según el WEO (World Economic Outlook) de abril 2017 y 4ª revisión del ISPE. El sector primario habría crecido en un 9,9% (frente al extraordinario 18,8% registrado en 2015) mientras que el sector secundario lo habría hecho en un 6,8%, manteniendo la tendencia del año anterior (7,1%), y con un fuerte peso para la industria extractiva (35,8%), esencialmente en los sectores de fosfato y oro. En lo que se refiere al sector terciario, el crecimiento se ha situado en un 5,6%, frente al 3,8% de 2015. Desde el lado de la demanda, el principal componente fue la inversión, tanto pública como privada (7,6% y 7,7% respectivamente), permitiendo situar ésta en 26% del PIB (frente al 22,8% de media UEMOA (Unión Económica y Monetaria de África Occidental). Las proyecciones del Ministerio de Economía, Finanzas y Planificación (MEFP) para 2017 sitúan el crecimiento en un 6,8%, correspondiendo un 7,4% al sector primario; 5,9% al secundario y 6,7% al terciario. Ahora bien, pronto se publicará un nuevo cálculo revisado del PIB con un cambio de base que, según el FMI, puede aumentar su valor absoluto hasta un 30%. 

La inflación ha crecido a final de periodo 2016 un 2,1% (inflación subyacente -0,2%). La media se sitúa en un 0,8% (frente a un 0,1% en 2015). La estimación media para 2017 es de 2,5%. La inflación interanual a noviembre 2017 se ha situado en 1,8%.

 
En materia de cuentas públicas, la Ley Orgánica relativa a las Leyes de Finanzas 2016 fue objeto de una Ley rectificativa, como consecuencia del crecimiento del PIB estimado (del 6% al 6,6%) así como la obtención de ingresos extraordinarios (destacando la venta de licencias de 4G), pero mantuvo el objetivo de déficit en un 4,2%, finalmente cumplido (frente al 4,8% de 2015). La ley de finanzas de 2017 proyecta un déficit de 3,7% e incluye por primera vez un presupuesto programático elaborado por cada ministerio sectorial, según la reciente entrada en vigor en enero 2016 de Ley Orgánica de Ley de Finanzas. La deuda publica en 2016 se situó en un 60,6% PIB y creciendo (la estimación del FMI para 2017 es de 62,1%), si bien aún se encuentra por debajo de la norma del 70% establecida en la UEMOA.  No obstante, el FMI señala el rápido crecimiento del servicio de la deuda del 24 al 30% de los ingresos fiscales desde 2014. En 2016 el Tesoro realizó algunas operaciones de financiación en los mercados (lo cual es un logro para un HIPC  con “rating” de B+ por S&P) a coste alto  para gestión de tesorería que han generado una mayor tensión en los ratios del servicio de la deuda, haciendo que en 2016 se  haya alcanzado el  techo del 13,6%  de servicio de la deuda-ingresos fijado por el ISPE. Dicha situación debería reconducirse con cierta facilidad  (el gobierno ha anunciado que parte de su última emisión realizada en los mercados financieros de 1100 M € se usara para amortizar deuda no concesional) sin que aparezcan verdaderos riesgos de sobreendeudamiento o insostenibilidad. Finalmente, la última previsión del MEFP sitúa el déficit corriente para 2016 en 6,1% del PIB (frente al 6,9% en 2015) y 5,8% para 2017, cifras superiores a las estimadas por el FMI. (5,3% y 5,6% respectivamente para el FMI). Pese a los innegables esfuerzos del gobierno, la IDE/PIB sigue siendo baja: 2,5% es la proyección para 2017, frente a 3,1% en la UEMOA. Está por ver si la estrategia gubernamental de sustituir inversión pública por inversión privada logra revertir la situación de la deuda y de la IDE. En su 4ª revisión del ISPE, el FMI advierte de los riesgos de que Senegal pase de un endeudamiento leve a mediano en próximas revisiones, dado el uso, o abuso, que está realizando del financiamiento no concesional de los Exim Bank, alertando esencialmente sobre la falta de capacidad de gestión y previsión del Tesoro. Desde el punto de vista estructural, y pese a los aparentes éxitos del Plan Senegal Emergente, las reformas siguen siendo lentas, sobre todo en el marco de la principal rémora del país: el funcionamiento a través del clientelismo y la búsqueda de rentas, en gran parte por falta de voluntad política. Se sigue necesitando mejorar la calidad de gasto; abrir margen fiscal mediante una mejora de la recaudación y la lucha contra la informalidad y abordar de forma eficaz las reformas pendientes, destacando energía, tierra y justicia.
 
El comportamiento de la economía senegalesa en 2016, muy apoyado en la agricultura, deja dudas con respecto a su sostenibilidad a corto plazo, sin que -por el momento- se pueda incorporar aun en las proyecciones el eventual impacto de los recientes descubrimientos de gas y petróleo (pese a su importancia en el medio plazo). 
 
En su 4ª revisión del ISPE, el FMI advierte de los riesgos de que Senegal pase de un endeudamiento leve a mediano en próximas revisiones, dado el uso, o abuso, que está realizando del financiamiento no concesional de los Exim Bank, alertando esencialmente sobre la falta de capacidad de gestión y previsión del Tesoro. Desde el punto de vista estructural, y pese a los aparentes éxitos del Plan Senegal Emergente, las reformas siguen siendo lentas, sobre todo en el marco de la principal rémora del país: el funcionamiento a través del clientelismo y la búsqueda de rentas, en gran parte por falta de voluntad política. Se sigue necesitando mejorar la calidad de gasto; abrir margen fiscal mediante una mejora de la recaudación y la lucha contra la informalidad y abordar de forma eficaz las reformas pendientes, destacando energía, tierra y justicia. En éste último campo hay que destacar la creación de un Tribunal Mercantil al que se le dotará en el medio plazo de una legislación mercantil.
 
La principal conclusión del análisis es que es probable que Senegal pase por un período de buena coyuntura y confianza de los mercados – la última emisión de 1.100 M USD a 6,5% de junio 2017 ha sido un éxito, con suscripciones por encima de 9.000 M USD- pero pierda la oportunidad de convertirse en un verdadero país emergente, pese a la existencia de un plan de desarrollo adecuado desde el punto de vista técnico; una administración y élite económica relativamente bien formada, más la presencia de un elevadísimo número de donantes que han puesto a disposición del gobierno de Macky Sall alrededor de 7.600 M € concesionales hasta la fecha para financiar su plan de desarrollo; y el descubrimiento de gas y petróleo.

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS
2015
2016
2017 (e)
PIB
PIB (MUSD a precios corrientes) (1)
13.675
14.708
16.057
Tasa de variación real (%) (1)
6,5
6,7
6,8
Tasa de variación nominal (%)
6,6
7,6
8,9
INFLACIÓN
Media anual (%) (1)
0,1
0,9
2,1
Fin de período (%) (1)
0,4
2,1
2,0
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)
ND
ND
3.1
Fin de período (%)
ND
ND
4.5
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (en millones de habitantes) (2)
15,1
15,6
15,7
Población activa (tasa actividad >15 años (2)
59,6
ND
57,4
% Desempleo sobre población activa (2)
15,7
ND
10,8
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB (1)
-4,7
-4,2
-3,67
DEUDA PÚBLICA
en MUSD (3)
7.778
8.883
9.871
en % de PIB (1)
56,9
60,4
62,1
EXPORTACIONES DE BIENES
en MUSD (3)(6)
2824
2824
3292
% variación respecto al período anterior (1)
13,3
0,4
15,4
IMPORTACIONES DE BIENES
en MUSD (3)(6)
-4981
-4892
-5821
% variación respecto al período anterior (1)
2,7
-1,4
12,1
SALDO B. COMERCIAL
en MUSD (3)(6)
-2160,6
-2073,2
-2328,3
en % de PIB (1)
-15,8
-14,1
-14,5
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en MUSD (3)(6)
-957,25
-823,68
-1252,44
en % de PIB (1)
-7
-5,6
-7,8
DEUDA EXTERNA
en MUSD (3)
5620,4
6221,4
7459,4
en % de PIB (1)
41,1
42,3
46,4
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en MUSD (3)
338,8
449,11
572,8
en % de exportaciones de b. y s. (1)
12
15,9
17,4
RESERVAS INTERNACIONALES
en MMUSD (3)
2.0
2.1
2.2
en meses de importación de b. y s.
3.9%
4%
3.7%
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en MUSD (4)
409
393
ND
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual
591,000
598,349
ND
fin de período
600,299
613,900
546,72 (5)
 
 

 
(1) FMI Staff Report del artículo IV (Diciembre 2017)

(2) Agencia Nacional de Estadística y Demografía (ANSD) de Senegal. Estudio actualizado en diciembre de 2017

(3) En base a (1); datos originales en FCFA. Tipo de cambio aplicado variable. Para 2017 el tipo de cambio aplicable ha sido (31/12/2017)1 USD= 546,72 FCFA

(4) UNCTAD. World Investment report. (Junio 2017)

(5) http://www.xe.com/es/currencycharts/?from=USD&to=XOF&view=1M

(6) Para el año 2017 sólo estaban accesibles los datos de enero a noviembre.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

El Plan Senegal Emergente (PSE) es el marco de referencia que define la política de desarrollo económico de Senegal a largo plazo. Se trata de un conjunto de políticas estratégicas que deberá permitir que se convierta en 2035 en un país emergente y hub logístico, industrial, minero, aéreo y turístico para la región.
 
El PSE se construye sobre 3 ejes: (1) Transformación estructural de la economía y crecimiento; (2) Capital humano, protección social y desarrollo sostenible; y (3) Gobernanza, instituciones, paz y seguridad; y reposa, a su vez, sobre 3 objetivos económicos a lograr durante los próximos 10 años: (1) Una tasa de crecimiento del 7-8% anual; (2) La creación de 600.000 empleos formales; y (3) Alcanzar un PIB per cápita de 1.500 USD.
 
El Plan de Acciones Prioritarias (PAP) 2014-2018 es el documento que da forma al PSE en los próximos años. Identifica 27 proyectos y 8 reformas faro que deben tener fuerte impacto en el crecimiento. El PAP alcanza un monto total de 14.766 M€, y contempla dos vías de financiación en función de la naturaleza del proyecto: financiación pública y régimen de partenariados público privado.
 
Según los últimos datos de implementación del Plan de acciones prioritarias (octubre 2016), de los 27 proyectos faro identificados, 17 han sido ya lanzados (4 en fase de estudio, 12 en fase de ejecución y uno de ellos en fase de explotación). Entre los 4 primeros destaca la puesta en marcha del hub minero o el desarrollo del micro-turismo). Entre los proyectos en implementación destacan aquellos vinculados con la electricidad, las infraestructuras terrestres, los corredores cerealisticos y la agricultura de alto valor añadido, así como la construcción de parques integrales y centros de logística. Está en ejecución la explotación del zinc. De las 8 reformas faro, 6 de ellas están en ejecución. A este respecto, destaca la implementación del PREAC (Plan Trienal de la reforma del clima de negocios y la competitividad), cuya 2ª fase (2016-2018) ya está en marcha, priorizando la creación de los Tribunales de comercio, y la renovación de los códigos de inversión y de trabajo. Asimismo, la 2ª fase del PREAC deberá abordar definitivamente la reforma de los derechos de propiedad sobre la tierra. El derecho de la propiedad, que se articula sobre dos regímenes: 95% de dominio nacional y el resto entre dominio público y privado. La tierra bajo dominio nacional no permite la generación de derechos reales de propiedad y por tanto de transmisión, genera un grave problema de seguridad jurídica para la inversión, muy especialmente la IDE. Si bien se ha elaborado un documento de reforma donde se inscriben claramente los derechos de propiedad de la tierra transmisibles e hipotecables, no especifica cómo llevar a cabo la trasformación de “derechos de uso” en “derechos reales”.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Las últimas previsiones del FMI (WEO, abril 2017) son: 
 

 
2018
2019
2020
Crecimiento del PIB
7,0
7,0
7,0
Inflación (media)
1,9
1,8
1,8
Déficit corriente (%PIB)
-7,2
-7,0
-6,8

Aunque las perspectivas son buenas, las tasas de crecimiento siguen por debajo del 7,6% que el país, según el PSE, debería haber alcanzado en 2016. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

La política macro económica del gobierno sigue las líneas del renovado ISPE (2018 – 2020).
 
En materia de política fiscal, se mantiene la política de reducción del déficit, que ha pasado de 6,7% en 2011 hasta el 3,7 % de 2017. A pesar de que, en un principio, se preveía que el objetivo del déficit en 2018 sería 3%, finalmente el ISPE lo ha establecido en 3,5% para dejar espacio a las inversiones en infraestructuras (pero siempre con miras a que sea 3% en 2019). Sin embargo, la prioridad de Senegal es más microeconómica que macroeconómica: por un lado, se trata de conseguir una mejor reasignación del gasto público mediante la racionalización del gasto corriente, y una mayor eficiencia en el diseño e implementación del gasto de inversión. A corto plazo el gobierno se ha comprometido a controlar los gastos corrientes aunque los gastos en capital financiados con recursos exteriores crecen más de lo previsto. Por el contrario, los mismos gastos financiados con recursos internos van a verse optimizados por la puesta en marcha de un Banco de Proyectos cuyo examen detallado deberán pasar todos los proyectos de más de un millardo de FCFA. La reserva de precaución que acompañará a cada proyecto también ayudará en este sentido.
 
El mayor problema fiscal de Senegal es su insuficiente capacidad recaudatoria. Actualmente su porcentaje sobre el PIB está en la media de la UEMOA (20%) pero cuando se produzca el cambio de base será de 16%. En 2017 los fuertes ingresos aduaneros junto con la incorporación de fondos en el presupuesto general ha permitido compensar la caída de los ingresos impositivos. Sin embargo no ha llegado al objetivo fijado por el ISPE debido a que la recaudación por hidrocarburos ha sido menor a la esperada. Para aumentar los ingresos fiscales el gobierno se ha comprometido a reincorporar en el presupuesto los impuestos, derechos, tasas y contribuciones del sector minero y de telecomunicaciones que hasta ahora se contabilizaban fuera de él y proceder a la digitalización del pago de los impuestos para las PYMES y los hogares y también los trámites en las aduanas.
 
Para disminuir el gasto público que no se contabiliza en el déficit corriente pero cuya financiación provoca un aumento de la deuda se va a proceder a sanear las cuentas de la empresa de correos nacional, a aumentar las aportaciones para el fondo de pensiones de los funcionarios y a imposibilitar el traslado de créditos de inversión de un año a otro. De todas formas, existen riesgos de que el gasto en 2018 se descontrole pues en 2019 hay elecciones presidenciales. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

En lo que se refiere a la política monetaria, Senegal pertenece a la UEMOA, por lo que no tiene autonomía propia. El tipo de cambio FCFA se mantiene ligado a €, y sostenido por el BCE a través del Tesoro francés. El objetivo de convergencia es una inflación media máxima de 3%. El tipo de interés de intervención se ha mantenido inalterado entre el 2,5% y el 4,5%. En cualquier caso, la escasa eficiencia del sistema financiero, con un mercado interbancario poco dinámico y mucha restricción al crédito, hace poco operativa la política monetaria, ya que los tipos de interés del mercado de crédito giran en torno al 8%. El BCAO acaba de aumentar la exigencia de capital a 10 millardos de FCFA. A pesar de la restricción de liquidez en impuesta por el BCAO a comienzos de 2017 el crédito la M3 ha crecido al 9,2% en 2017 (los años anteriores había crecido a dos cifras). Esto ha permitido que los créditos al sector privado aumenten al 12.4% sin incrementar los préstamos en mora (17.3% a finales de 2016).

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Senegal ocupa el puesto 140 de 190 países en el último Doing Business 2018, lo cual es un avance respecto a años pasados. Está mejor que la media subsahariana, pero se encuentra peor que otros países de Africa del Oeste, como Mauricio (la mejor clasificada de Africa Sub sahariana), Africa del Sur, Kenia, Ghana, Costa de Marfil o Zambia. El PSE pretende situar a Senegal en el TOP 50 de aquí a 2020 (algo casi imposible a estas alturas). Dos de las principales debilidades de Senegal según el Doing Business 2017 se registran en el acceso a crédito, el acceso a la electricidad, el pago de tasas e impuestos, la regulación de la insolvencia y la ejecución de contratos. 

Por otra parte, Transparencia internacional sitúa a Senegal en la “zona roja” de países con “corrupción seria”, con un ranking similar a Sudáfrica, por debajo de países con Ruanda, Namibia y por encima de otros como Ghana o Costa de Marfil.

El reciente descubrimiento de gas y petróleo puede suponer un cambio de paradigma para la economía senegalesa pero no se espera que se pueda comenzar a explotar hasta 2021.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex