Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

De acuerdo con los últimos datos del Banco Central de la Reserva (BCR), en 2015 los sectores que más aportaron al PIB fueron la industria manufacturera, (23,3%) Comercio, Restaurantes y Hoteles (20,3%), agropecuario (11,9%) Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones (9,57%) y los alquileres de vivienda (7,55%).

La mayor parte de la composición del gasto se caracterizó por la fuerza de la demanda interna, impulsada principalmente por aumento del el consumo privado (1,7%) con una participación en el PIB por encima del 92%, lo que representó un monto total de 9.285,2M$; Paralelamente, el gasto público creció (4,7%) hasta los 837M$; El consumo total fue de 10.122,2M$, un 2% más que en 2014.

La inversión interna bruta alcanzó en 2015 los 1.773,6M$, un 8% más que el año anterior, de la cual el 88% es inversión privada. Por su parte, la demanda externa arrojó un saldo negativo de 4.930,4M$. El gasto público en 2015 se situó en 5.523,87M$ de los que 4.813,56M$ correspondieron a gasto corriente y 710,77M$ a gasto de capital.   

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB POR SECTORES DE ACTIVIDAD Y POR COMPONENTES DEL GASTO (%) A Precios Constantes (Evolución)  2013 2014 2015 2016
POR SECTORES DE ORIGEN  
AGROPECUARIO -0,4 1,32 0,78 4,56
MINERÍA  0,1 -1,55 2,31 1,81
MANUFACTURAS 3,1 1,57 3,44 1,96
CONSTRUCCIÓN 0 -10,69 1,46 2,28
COMERCIO,HOTELES Y RESTAURANTES 2,1 2,36 2,83 2,26
TRANSPORTE Y COMUNICACIONES 2,2 0,85 3,26 1,06
ELECTRICIDAD Y AGUA 1 2,32 0,3 -0,93
ESTABLECIMIENTOS FINANCIEROS Y SEGUROS 3,8 3,4 1 2
BIENES INMUEBLES Y SERVICIOS PRESTADOS A LAS EMPRESAS  3,26 3,54 3,71 4,3
SERVICIOS COMUNALES, SOCIALES, PERSONALES Y DOMÉSTICOS 2,2 3,66 2,31 3,32
SERVICIOS DEL GOBIERNO 3,3 1,8 1,5 2,7
TOTAL 1.85 1,43 2,46 2,37
POR COMPONENTES DEL GASTO  
CONSUMO 9.767,30 9.927,10 10.122,20  nd
   Consumo Privado 8.946,90 9.127,60 9.285,20  nd
   Consumo Público 820,4 799,5 837  nd
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 1.761,90 1.642,50 1.773,60  nd
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 5.491,10 5.272,7  5.485  nd
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 10.772,00 10.512,90 10.415  nd

Fuente: Banco Central de Reserva.* Últimos datos disponibles. BCR. **Servicios comunales, sociales, personales y domésticos.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

En los últimos años la economía salvadoreña ha venido experimentado un crecimiento más lento que el resto de las economías centroamericanas. En el acumulado del tercer trimestre de 2018 el PIB de El Salvador creció un 2,09%. La actividad económica continúa viéndose afectada por la altísima inseguridad y los empresarios perciben un clima de inversión desfavorable causado por la delincuencia, la incertidumbre en las políticas económicas y la corrupción.
 
Por otra parte, tras la revisión de las cuentas nacionales en marzo de 2018 se hizo público el nuevo dato del PIB revisado según el nuevo sistema, que arrojó como resultado que el PIB era un 11.5 % menor que el anteriormente estimado. En consecuencia algunos de los indicadores económicos que se expresan como porcentaje del PIB se han modificado. Así, según el nuevo SCN el déficit público en 2017 fue realmente de 2,5 % del PIB frente al 2,3 % que se calculaba.

En 2017 la deuda pública total, incluyendo a las empresas estatales, sumaba $18,372.72 millones, es decir el 74 % del PIB, y no 65,8 % del PIB como mostraba el antiguo SCN.  En 2017 el monto total de la deuda se incrementó en un 4,64 % respecto al año anterior. En el tercer trimestre de 2018 ésta alcanzó los 18.974,68M$.

Por lo que se refiere al nivel de desempleo, el último dato disponible, del 7% corresponde al año 2015. En  2018 la inflación acumulada  representó el 0,43 % frente al 2,04% de 2017.

Por lo que se refiere al sector exterior, el 2018 se cierra con un avance de las exportaciones  que alcanzaron los 5.904,5 M$, reflejando un aumento de un 2,5% respecto. .Asimismo, las importaciones se incrementaron en un 10,7%, para un valor total de 11.725,8 M$, por lo que la balanza comercial arrojó un déficit de 5.821,3 M$, mayor en un 20,5 % al del ejercicio precedente. 
En 2017 las exportaciones alcanzaron los 5.760,42,M$ ( +6,3 %) y las importaciones 10,592.,79 M$ ( +7,8 %). Éstas últimas rompen con una tónica de descenso que habían experimentado en los dos años precedentes, en 2016 las importaciones se redujeron en un 5,4% hasta los 9.854,6 M$  y en 2015 en un 0,9%. La balanza comercial en 2017 tuvo un déficit de 4.832  M$, lo que supuso un aumento del 9, 59 % en contraste con el año anterior, 2016 año en que el déficit fue de 4.519,22 M$, con una reducción de un 8,3% respecto a 2015.  En 2017 el saldo de la cuenta corriente  era negativo y representaba  el 2% del PIB, similar al registrado en 2016.
 
En 2018 el flujo de Inversión Extranjera Directa (IED) neta ascendió a 456,48 M$ al final del tercer trimestre, un 4,6% más que en 2017. Pese a este incremento, son cifras menores a las de otros países de la región.

Las remesas de emigrantes desempeñan un papel crucial en la economía local, representando, el 18% del PIB.En 2018 éstas alcanzaron los 5.468,72 M$, un 8,44% más que en el mismo período en 2017.

 Según la clasificación de Riesgo País de la OCDE, que permite fijar las primas mínimas que en cada caso deben aplicarse en las operaciones de seguro de crédito a la exportación con apoyo oficial, El Salvador se sitúa en el GRUPO 5. La calificación de riesgo crediticio a largo plazo en moneda extranjera se sitúa en los siguientes niveles: S&P: B-/B, Moody’s: B3 (Perspectiva estable) y Fitch: B-.

 En cuanto a los tipos de interés a más de un año de préstamos para empresas, en diciembre de 2018, se situaron en un 8,03%.En cuanto a los tipos de interés, en octubre de 2018 los tipos de interés a más de un año se situaron en el 8,35 %. 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

 PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2015 2016 2017 2018 (TIII)
PIB
PIB (MUSD/M€ a precios corrientes) 23.166,03 23.912,23 24.805,44 19.320,47
Tasa de variación a índice de volumenes encadenados (ref=2014) 2,38 2,58 2,32 2,58
Tasa de variación nominal/a precios corrientes (%) 2,57 3,22 3,74 5,33
INFLACIÓN
Media anual (%) 1 -0,9 2,04 0,43
Fin de período (%) 1 -0,9 2,04 0,43
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%)        
Fin de período (%) 9,6 9,86 9,96 8,03
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x 1.000 habitantes) 6.340.5 6.340,50 6.340.5 6.340,50
Población activa (x 1.000 habitantes) nd nd nd nd
% Desempleo sobre población activa nd nd nd nd
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB -3,7 -3,13 -2,54 -
DEUDA PÚBLICA
en M USD 16.586,42 17.558,22 18.372,72 18.974,68
en % de PIB 71,6 73,42 74,07 -
EXPORTACIONES DE BIENES y SERVICIOS
en MUSD/M$ 5.509,1 5.419,6 5.760,0 5.904,5
% variación respecto a período anterior 4 -1,6 6,3 2,5
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS
en MUSD/M$ 10.293,4 9.829,3 10.592,8 11.725,8
% variación respecto a período anterior -0,9 -4,5 7,8 10,7
SALDO B. COMERCIAL
en MUSD/M$ -4.784,35 -4.409,73 -4.832,77 -5.821,33
en % de PIB 20,65 18,44 19,4 -
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en MUSD/M$ -748,17 -499,69 -501,32 ???
en % de PIB -3,23 -2,09 -2,02  
DEUDA EXTERNA
en MUSD/M$ 15.482,20 16.253,02 16.005,82 16.648,50
en % de PIB 66,83% 67,97% 64,53% -
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en MUSD/M$ nd nd nd nd
en % de exportaciones de b. y s. 17,6 19,9 22,1 nd
RESERVAS INTERNACIONALES
en MUSD/M$ 2.670,20 2.922,99 3.273,16 3.353,55
en meses de importación de b. y s. 3,2 3,7 3,9 3,8(proy)
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en MUSD/M$ 8.971,84 9.046,72 9.602,80 9.790,80
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual 8,75 8,75 8,75 8,75
fin de período 8,75 8,75 8,75 8,75

Fuente: Banco Central de Reserva y FUSADES. Últimos datos disponibles. BCR. Febrero 2019. No hay un tipo de interés interbancario oficial. Este tipo de interés es a préstamos de hasta a un año de plazo para empresas.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Las medidas de política económica seguidas a finales de los 90 y la primera década del siglo XXI se centraron en sentar las bases para reforzar el ritmo de crecimiento, y al mismo tiempo favorecer la inserción del país en la economía internacional. Entre ellas, hay que destacar la aplicación de una política económica ortodoxa dirigida a conservar el favorable comportamiento de los principales índices macroeconómicos y que han sufrido un claro deterioro en los últimos años. Desde la promulgación de la Ley de Integración Monetaria de 2001, que significó la adopción del dólar estadounidense como moneda del país, la única forma de solventar el creciente déficit fue recurrir al endeudamiento público, que ha experimentado un rápido crecimiento que sobrepasaría el nivel recomendado para un país de sus características.

En principio la política fiscal se orientó a racionalizar y optimizar el gasto corriente y a mantener los niveles de inversión pública, priorizando las áreas ligadas con el desarrollo humano como educación y salud, la seguridad pública y las infraestructuras. En Política Fiscal, las reformas del sistema tributario, buscaron ampliar la base de contribuyentes e incrementar la recaudación fiscal aunque los ingresos han aumentado muy por debajo de los gastos, alcanzando el déficit fiscal en 2017 el 5,54% frente al 3,13% de 2016. Esta bajada se debe principalmente al aumento de los ingresos tributarios, entre los que habría que señalar la creación de nuevos impuestos, así como la bajada del precio del petróleo.

La integración centroamericana es otro de los ejes de acción de las autoridades salvadoreñas que está recobrando el impulso a raíz del plan de acción para la Unión Aduanera. Como parte del esfuerzo por abrir nuevos mercados a las exportaciones salvadoreñas, los Tratados de Libre Comercio (TLCs) han cobrado una importancia cada vez mayor para la economía del país.

Por otro lado se han estado llevando a cabo una serie de reformas legislativas con la intención de atraer mayor inversión al país dentro del "Paquete de Leyes para la Inversión" como son la Reforma de la Ley de Zonas Francas, Ley de Servicios Internacionales, Ley de Asocio Público-Privado, Ley de Estabilidad Jurídica para las Inversiones y la Ley de Firma Electrónica.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

De acuerdo con las previsiones elaboradas por el Economist Intelligence Report para el periodo 2015-2019, el crecimiento estimado para este período será modesto, levemente superior al 2%, situándose en 2,3% en 2018 y 2019.

Por su parte, el Banco Central de la Reserva (BCR) señala en sus previsiones de crecimiento para los siguientes años que el PIB salvadoreño aumente en promedio un  2,3 % en 2017, un 2,5 % en 2018 y un 2,6 % en 2019. Para este año, organismos internacionales ofrecen proyecciones similares, excepto el Banco Mundial (BM), que a la fecha prevé un crecimiento de 1.9 %

Este crecimiento resulta claramente insuficiente para avanzar hacia un nivel de desarrollo aceptable y continúa siendo el más bajo de la región.  

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Las finanzas públicas han estado marcadas por el incumplimiento de los objetivos de déficit fijados a lo largo de los últimos años. Los programas económicos de las dos últimas legislaturas han estado orientados a seguir avanzando en la consolidación fiscal. La reducción programada en el déficit del sector público no financiero tenía como objetivo apoyar la recuperación económica y la estabilización de la deuda pública. Al mismo tiempo los esfuerzos para mejorar la administración tributaria y mantener la prudencia en el gasto público, junto con los ahorros derivados de la mejora en la focalización de los subsidios, generarían recursos para ser asignados a gasto social prioritario. Sin embargo el programa no se ha cumplido en un contexto de estancamiento del crecimiento de los ingresos tributarios por la atonía de la actividad económica y pese a la creación de nuevos tributos. Existe una tendencia clara al incremento del déficit y el aumento de la deuda pública.  

Si bien el déficit público en 2017 se redujo a un 2,54% frente al 3,13% de 2016, esta reducción es el resultado de un ligero aumento en los ingresos tributarios, especialmente en concepto de IVA, Impuesto a la Renta y los nuevos impuestos aprobados en ese mismo año como el Impuesto a las Telecomunicaciones. A pesar de esto, el déficit se sigue manteniendo alto y con una tendencia al alza como resultado de políticas y medidas discrecionales. En los últimos años la carga fiscal se ha situado en torno al 15% y la tendencia de crecimiento del gasto corriente se ha consolidado, mientras ha caído el gasto en inversión.

En 2018 la deuda pública total alcanzó los 18.974,68M$ frente a los 18.372,72M$ de 2017 (un 74,07% del PIB). Por lo que se refiere a la deuda externa del país, ha aumentado en los últimos años debido principalmente al incremento de la deuda del sector público. El saldo bruto de la deuda externa al tercer trimestre de 2018 alcanzó los 16.648,5M$ frente a los 16.005,82M$ de 2017.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Desde enero de 2001, la Ley de Integración Monetaria convierte al dólar en moneda de curso legal. La ley fija el tipo de cambio en 8,75 colones por dólar y obliga a utilizar el dólar como unidad de cuenta del sistema financiero. En cuanto al tipo de cambio efectivo real, se comporta de manera bastante estable.

La pérdida de la facultad de emisión de moneda por el Gobierno, ha tenido como consecuencia directa en la política económica la eliminación de la capacidad de aplicar una política monetaria y cambiaria por el Banco Central, incluyendo la pérdida de la función de prestamista de última instancia.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Entre las políticas estructurales adoptadas es importante destacar el Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019, este plan busca dinamizar el desarrollo del país a través de tres prioridades nacionales de carácter estratégico como son: la generación de empleo a través de un modelo de crecimiento sostenido; la educación como eje central de un modelo de inclusión y equidad social; así como el derecho fundamental a la seguridad de sus ciudadanos.

Los siete ejes principales de este plan son: Dinamización de la economía, crecimiento y generación de empleo; Desarrollo del potencial humano; Seguridad ciudadana; Vivienda y hábitat; Sustentabilidad ambiental; Relaciones internacionales y cooperación; Planificación para el desarrollo y transformación del Estado.

Asimismo la política fiscal para 2017-2018 estaba orientada a seguir avanzando en generar las condiciones para la estabilidad macroeconómica y financiera, la reactivación de la economía, la atracción y fortalecimiento de la inversión privada y la generación de empleo productivo.

Desde el Gobierno de El Salvador se señalan las siguientes medidas a adoptar: Aumento de la recaudación de impuestos; elevar y mejorar los niveles de ejecución y calidad de la inversión pública; mejorar la eficacia de los programas sociales y de los subsidios; así como generar ahorro primario para que las finanzas públicas sean sostenibles en el mediano plazo.

Durante estos años se ha continuado con el objetivo de consolidación fiscal a través proyectos de fortalecimiento y modernización de las áreas tributaria, aduanera y gestión financiera, la racionalización de las exenciones fiscales y la reducción de los niveles de evasión tributaria, con el propósito de buscar la sostenibilidad fiscal en el mediano plazo. Además, el gobierno salvadoreño ha conseguido la aprobación de una reforma  del sistema de pensiones.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura