Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Según los datos ofrecidos por TURKSTAT, el PIB por sectores de actividad en 2020 (los datos de 2021 no están publicados a esta fecha) se distribuye principalmente entre el sector de manufacturas (19,1% de contribución al PIB), comercio (12,4%), transporte (7,9%) y sector inmobiliario (6,3%), sin incluir la parte de impuestos y subvenciones. Por componente de gasto destaca el consumo (71,6%), especialmente el consumo privado (56,4%), y las exportaciones (28,7%).

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB (por sectores de origen y componentes del gasto) 2017 2018  2019 2020
POR SECTORES DE ORIGEN (en %) 100 100 100 100
AGROPECUARIO (Agricultura, pesca y silvicultura) 6,0 5,8 6,4 6,7
MINERÍA 0,9 1,0 1,1 1,2
MANUFACTURAS 17,6 19,0 18,3 19,1
GAS, ELECTRICIDAD Y SUMINISTRO DE AGUA 1,2 1,3 1,7 1,8
CONSTRUCCIÓN 8,5 7,1 5,4 5,2
COMERCIO: MAYORISTA, MINORISTA 11,9 12,3 12,5 12,4
TRANSPORTE 8,1 8,4 8,6 7,9
HOSTELERIA 2,7 3,1 3,4 2,1
INFORMACIÓN Y COMUNICACIÓN 2,5 2,5 2,6 2,7
FINANZAS Y SEGUROS 3,2 3,0 3,1 3,7
PROPIEDAD DE VIVIENDA. SECTOR INMOBILIARIO 7,1 6,7 6,5 6,3
ACTIVIDADES PROFESIONALES, ADMINISTRATIVAS Y DE SOPORTE 5,5 5,3 5,3 4,8
ADMINISTRACIÓN PÚBLICA, EDUCACIÓN, SANIDAD Y TRABAJOS SOCIALES 10,8 11,3 12,3 12,2
ARTE Y ENTRETENIMIENTO 0,9 0,9 1,1 1,3
OTROS SERVICIOS 1,0 0,9 1,0 1,5
IMPUESTOS Y SUBVENCIONES 12,1 11,4 7,7 11,1
POR COMPONENTES DEL GASTO (en %) 100 100 100 100
CONSUMO 73,5 70,8 72,4 71,6
- Consumo Privado 59,0 56,1 56,9 56,4
- Consumo Público 14,5 14,7 15,5 15,2
FORMACIÓN BRUTA DE CAPITAL FIJO 30,0 29,7 25,9 27,4
EXPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS 24,8 31,2 32,7 28,7
IMPORTACIONES DE BIENES Y SERVICIOS -29,3 -31,3 -29,9 -32,5
VARIACIÓN DE LOS STOCKS 1,0 -0,4 -1,1 4,5
Fuente: TUIK - Instituto Turco de Estadísticas
Última actualización: octubre de 2021

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

 Desde que en 2003 Erdogán llegó al poder y hasta 2017 Turquía ha experimentado altas tasas de crecimiento del PIB (5% de media en el periodo). En un principio Turquía aplicó un programa de disciplina fiscal y monetaria, pero desde la crisis de 2008 se ha llevado a cabo una política, que combinaba grandes obras de infraestructuras con un fuerte crecimiento del crédito. En este periodo se ha construido el tercer puente y un túnel cruzando el Bósforo, un nuevo aeropuerto en Estambul, una amplia red de carreteras y autopistas, una red ferroviaria de alta velocidad etc. La contrapartida de esta política fue alta inflación y déficits recurrentes de balanza por cuenta corriente, especialmente, desde 2015 que, financiados, fundamentalmente, con reservas y con deuda exterior, minaron la confianza en la lira y fomentaron la dolarización de la economía.

 

El agotamiento del modelo llevó a una recesión en 2018 de la que Turquía comenzaba a recuperarse en 2019 y principios del 2020, y entonces el COVID-19 llevó a una caída sustancial de la demanda exterior y del turismo y, como consecuencia, del PIB y del empleo. La respuesta de política económica se basó en una fuerte expansión monetaria, que llevó a tipos de interés reales negativos y a una fuerte expansión del crédito, con especial protagonismo de la banca pública. Estas medidas supusieron cerca del 10% del PIB. La respuesta de política fiscal fue más modesta, con un aumento del déficit público de sólo un 0,5p.p. del PIB. El resultado fue un crecimiento del PIB del 1,8% y del 11% en 2020 y 2021 respectivamente acompañado del agravamiento de todas sus vulnerabilidades.

Tras un breve periodo de política monetaria ortodoxa, que llevó el tipo de interés de referencia al 19%, se ha llegado, especialmente a partir del último trimestre de 2021, a la consagración de lo que Erdogan ha denominado “el Modelo Económico Turco”, que se basa en crédito barato, que fomente la producción, la inversión y las exportaciones. Como en esta concepción económica los altos tipos de interés son la causa de la inflación, a finales de 2021 se produjeron sucesivas reducciones de tipos, hasta quedar en diciembre el tipo de intervención en 14%, a pesar de que la inflación oficial cerró el año en un 36% y se subieron los salarios y pensiones en más del 50%.

El tipo de cambio se depreció en 2021 un 50% y la fuerte presión contra la lira se contuvo a finales de año, con fuertes intervenciones del Banco Central en el mercado de divisas. Las reservas han caído a sus niveles mínimos y las “Core Net International Reserves” están en valores negativos. La desconfianza ha llevado a fuertes importaciones de oro y a que en torno al 60% de los depósitos bancarios estén denominados en dólares.

En 2022 han continuado las intervenciones en el mercado de divisas, con el objetivo de mantener el tipo Lira/Euro en 15, y, previsiblemente, seguirán, a pesar, de la escasez de reservas y del nulo potencial de endeudamiento exterior. Para ello, han firmado líneas de swaps en moneda local con Qatar, Emiratos Árabes y Azerbaiyán, a sumar a los existentes con China y Corea del Sur. Adicionalmente, se ha creado un deposito protegido en TL cuya rentabilidad se vincula a la evolución del dólar. Se obliga a los exportadores a mantener al menos el 25% de los ingresos por exportación en moneda local. Para combatir la inflación se reduce el IVA de los alimentos y la electricidad.

Según el Gobierno su política dará resultados en verano de 2022, lo que de ser cierto permitiría revertir el sentido de las encuestas actuales y previsiblemente adelantar las elecciones previstas, en principio, para mediados de 2023. No obstante, tras el conflicto Rusia-Ucrania la consecución de estos objetivos se complica.

Sector exterior

Según datos de TradeMap el saldo de la balanza comercial turca registra un déficit de -45.953 MUSD, mejora con respecto al año anterior un 8% y representa un 5,7% del PIB. Según fuentes de TUIK, el déficit por cuenta corriente ha disminuido considerablemente pasando del 5,1% del PIB en 2019 al 1,9% en 2021. Esta mejora se debe, principalmente, a la recuperación del sector turístico, con un aumento de las entradas a 30 millones de turistas y de los ingresos a 24.500 MUSD.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS 2018 2019 2020 2021
PIB  
PIB (MUSD a precios nominales/corrientes) 778.381 761.425 717.049 802.678
Tasa de variación nominal/corriente (%) -9,4 -2,2 -5,8 12,0
Tasa de variación real (%) 2,8 0,9 1,8 11,0
INFLACIÓN  
Media anual (%) 16,3 15,2 12,2 11,8
Fin de periodo (%) 20,3 11,8 14,6 36,1
TIPOS DE INTERÉS DEL BANCO CENTRAL  
Media anual (%) 15,6 17,4 11,4 17,8
Fin de periodo (%) 24,0 12,0 17,0 14,0
EMPLEO Y TASA DE PARO  
Población (x1000 habitantes) 82.004 83.155 83.614 84.680
Población Activa (x1000 habitantes) 32.274 32.549 30.746 29.954
% de desempleo sobre población activa 11,0 13,7 13,2 12,0
DÉFICIT PÚBLICO  
% del PIB -1,9 -2,9 -3,7 -2,9
DEUDA PÚBLICA BRUTA  
En MUSD 235.266 248.690 286.528 300.869
En % del PIB 30,3 32,7 39,8 37,8
EXPORTACIONES DE BIENES  
En MUSD 167.923 171.098 169.481 224.766
% Variación respecto al período anterior 6,9 1,9 -0,9 33,5
IMPORTACIONES DE BIENES  
En MUSD 223.046 200.659 219.397 253.927
% Variación respecto al período anterior -4,3 -10,1 9,3 23,1
SALDO DE LA BALANZA COMERCIAL  
En M.USD -55.123 -29.560 -49.915 -29.161
En % del PIB -5,3 -2,2 -6,9 -3,6
SALDO DE LA BALANZA POR C.C  
En MUSD -20.745 8.561 -36.724 -14.882
En % del PIB -2,7 1,1 -5,1 -1.9
DEUDA EXTERNA BRUTA  
En MUSD 426.731 415.982 432.847 441.064
En % del PIB 54,8 54,6 60,4 54,9
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA  
En MUSD 84.160 78.670 84.161 78.162
En % de las exportaciones de b. y s. 47,50 43,50 49,60 34,6
RESERVAS INTERNACIONALES  
En MUSD 93.027 105.696 93.589 111.181
En meses de importación de bienes 7,0 8,3 6,9 5,3
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA  
En MUSD 12.500 9.600 7.831 14.149
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR  
Media anual 4,81 5,67 7,01 8,86
Fin de periodo 5,31 5,84 7,36 12,33
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL EURO  
Media anual 5,66 6,35 8,03 10,47
Fin de periodo 6,04 6,48 9,04 13,97
Fuente: Banco Central de Turquía (CBRT o BCT). Instituto Turco de Estadísticas (TURKSTAT o TUIK). The Economist Intelligence Unit (EIU). FMI. Banco Mundial.
Actualización: abril 2022

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Los principales objetivos de política económica de Turquía se recogen en los siguientes planes o programas:

1.    11º Plan de Desarrollo 2019-2023

El 11º Plan de Desarrollo (2019-2023) publicado 18.7.2019, establece los objetivos sectoriales de la economía, así como las medidas gubernamentales necesarias para alcanzar dichos objetivos. Ver más detalles en https://www.sbb.gov.tr/kalkinma-planlari/

2.    Programa Económico a Medio Plazo–MTP 2022-2024

El 5.9.2021 fue publicado en la Official Gazette el decreto que aprueba el nuevo plan económico de Turquía (Medium-Term Program, MTP) para el período 2022-2024, elaborado por el Ministerio del Tesoro y Finanzas junto con la Presidencia sobre Estrategia y Presupuesto (SBB). Este programa pasa a sustituir el anterior OPV 2021-2023, publicado el 29.09.2020.

El nuevo MTP establece nuevos objetivos para la economía del país y tiene como fin mantener el balance presupuestario interno y externo mediante la asignación de recursos en línea con las políticas y prácticas públicas establecidas en el undécimo Plan de Desarrollo 2019-2023 publicado en julio de 2019.

Las previsiones del nuevo programa son:

  • El crecimiento de la economía turca en un 9% en 2021, 5% en 2022 y 5,5% para 2023 y 2024.
  • Un aumento de la renta per cápita hasta superar el umbral de los 10.000 USD en 2023. La renta per cápita estimada para 2021, 2022, 2023 y 2024 es de 9.489, 9.947, 10.703 y 11.465 USD respectivamente.
  • Una disminución gradual de la tasa de desempleo hasta alcanzar el 10,9% en 2024. Se prevé una tasa del 12,6% para 2021, 12% en 2022 y 11,4% en 2023.
  • El aumento de la inflación en 2021 hasta alcanzar el 16,2%. La previsión para los próximos años es de 9,8% en 2022, 8% en 2023 y 7,6% en 2024. Por su parte el déficit presupuestario supondrá un 3,5% y 2,9% del PIB en 2022 y 2024 respectivamente.

El programa ha sido criticado por expertos al considerarlo demasiado optimista. Hay bastantes probabilidades de que la tasa de desempleo, el tipo de cambio y el déficit en la balanza comercial no desciendan por lo que consideran al MTP como un indicador de que la economía turca no mostrará signos de recuperación hasta 2023.

Ver más detalles en https://www.sbb.gov.tr/orta-vadeli-programlar/

3. Presupuesto Anual Presidencial-2022

Otro instrumento de política económica es el Presupuesto Anual Presidencial. El más reciente fue publicado el 25.10.2021 en el cual se presentan los últimos objetivos económicos del gobierno turco para 2022 y revela medidas de carácter económico, social, cultural y político. Este presupuesto presenta una serie de medidas en línea con el 11º Plan de Desarrollo y sus 5 pilares: (i) Crecimiento fuerte y sostenible, (ii) Producción competitiva y eficiente, (iii) mano de obra cualificada, (iv) medio ambiente sostenible, y (v) Estado de derecho, democratización y buen gobierno.

Según el presupuesto las previsiones de los indicadores más importantes son: crecimiento de PIB del +9% en 2021 y +5% en 2022; aumento del consumo público y privado (2,6% y 7,6% para 2021 respectivamente); aumento de la formación bruta de capital publica del 7,2% en 2021 y 5,1% en 2021; aumento de las exportaciones del 18% en 2021.

Según el programa, los objetivos principales para el gobierno en 2002 son el mantenimiento de una demanda externa e interna equilibrada, asegurar un crecimiento económico sostenible y mejorar las políticas fiscal y monetaria.

Otros aspectos relevantes incluidos en el presupuesto son:

  • El Gobierno reitera la necesidad de contar con una estructura estable de financiación pública, la cual será necesaria para soportar la recuperación de la economía en línea con la política monetaria establecida
  • El Gobierno continuará tomando medidas para fortalecer el mercado de capital. En este aspecto, se implementarán el uso de prácticas financieras sostenibles
  • Se mantendrán los objetivos anunciados de aumentar los ahorros de los hogares para incrementar la capacidad de financiación y reducir así el déficit por cuenta corriente con el objetivo de mejorar la respuesta de la economía del país frente a shocks
  • El Gobierno plantea mejorar la balanza de pagos mediante la exportación de bienes y servicios. Sectores como el turismo y el software verán beneficiada su actividad en este aspecto
  • El Gobierno espera mantener el contacto con la Unión Europea a través de continuos encuentros con altos representantes institucionales y del mundo empresarial, para así promover el comienzo de las negociaciones para modernizar la Unión Aduanera
  • El Gobierno seguirá mejorando el entorno competitivo en los mercados a través de la transparencia y estabilidad de las políticas públicas, transformado Turquía en un centro regional industrial mediante el aumento de la inversión extranjera en el sector tecnológico de la transformación
  • El Gobierno quiere mejorar el valor añadido de los bienes y servicios exportados mediante el aumento de la competitividad y producción en la industria manufacturera
  • Como se estableció en el Comité de Industrialización en octubre de 2020, el gobierno seguirá manteniendo el uso de licitaciones como herramienta de política industrial
  • Se continuarán los esfuerzos para adecuarse al Plan Establecido en el Green Deal de la Unión Europea, con el objetivo de conseguir una transición verde de la economía
  • Este programa tiene como objetivo logar un sector agrícola ambiental, social y económicamente sostenible
  • El objetivo principal en el sector energético del país es asegurar una oferta energética de calidad, sostenible y asequible. El programa se centra en la finalización de la rehabilitación de las plantas de energía públicas.
  • El Gobierno cuenta con la transformación digital como herramienta para impulsar la productividad y competencia en los sectores prioritarios.
  • El Programa apunta la importancia de adquirir las habilidades necesarias para la transformación digital en el mercado laboral, expandiendo así la población activa del país, especialmente entre la población joven y las mujeres.

Además el Programa también tiene como objetivo:

  • crear un sector agrícola eficiente que sea ambiental, social y económicamente sostenible;
  • aumentar la proporción de electricidad generada a partir de recursos energéticos renovables;
  • diversificar la cartera energética, también se incrementará la generación de electricidad a partir de energía nuclear;
  • impulsar la productividad y la competitividad en sectores prioritarios a través de la transformación digital;
  • apostar por fuerte énfasis en el despliegue de tecnologías 5G;
  • proseguir sus esfuerzos para adaptar la educación profesional a las necesidades de la 

Ver más detalles en: https://www.sbb.gov.tr/yillik-programlar/

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

El 5 de septiembre de 2021 fue publicado en la Offical Gazette el nuevo plan económico de Turquía a Medio Plazo (Medium-Term Program, MTP) para el período 2022-2024. Este programa establece nuevos objetivos para la economía del país y tiene como fin mantener el balance presupuestario interno y externo mediante la asignación de recursos en línea con las políticas establecidas en el 11º Plan de Desarrollo 2019-2023, publicado en julio de 2019.

El MTP establece las siguientes previsiones económicas para Turquía:

  • Crecimiento de la economía de un 9% en 2021, 5% en 2022 y 5,5% para 2023 y 2024.
  • Aumento de la renta per cápita hasta superar el umbral de los 10.000 USD en 2023. La renta per cápita estimada para 2021, 2022, 2023 y 2024 de 9.489, 9.947, 10.703 y 11.465 USD respectivamente.
  • Disminución gradual de la tasa de desempleo hasta alcanzar el 10,9% en 2024. Se prevé una tasa del 12,6% para 2021, 12% en 2022 y 11,4% en 2023.
  • Aumento de la inflación en 2021 hasta alcanzar el 16,2%. La previsión para los próximos años es de 9,8% en 2022, 8% en 2023 y 7,6% en 2024. Por su parte el déficit presupuestario supondrá un 3,5% y 2,9% del PIB en 2022 y 2024 respectivamente.

Este programa ha sido ampliamente criticado por expertos al considerarlo demasiado optimista. Por ejemplo, en el caso de la inflación, la tasa registrada en septiembre (19,58%) dista bastante de las previsiones establecidas para 2021.

El Presupuesto Anual Presidencial de 2022 se publica el 27.10.21. En él se presentan los últimos objetivos económicos del gobierno turco para 2022 y revela medidas de carácter económico, social, cultural y político. Este presupuesto presenta una serie de medidas en línea con el 11º Plan de Desarrollo.

Según el presupuesto las previsiones de los indicadores más importantes son:

  • crecimiento de PIB del +9% en 2021 y +5% en 2022
  • aumento del consumo público y privado: 2,6% y 7,6% para 2021 y 2022 respectivamente
  • aumento de la formación bruta de capital publica del 7,2% y 5,1% para 2021 y 2022 respectivamente
  • aumento de las exportaciones del 18% en 2021 

Los objetivos principales para el gobierno en 2002 son el mantenimiento de una demanda externa e interna equilibrada, asegurar un crecimiento económico sostenible y mejorar las políticas fiscal y monetaria.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Con la aparición de la crisis provocada por pandemia el COVID en 2020, se han aplicado políticas monetarias y fiscales expansivas para incentivar el crecimiento económico. La política monetaria del país ha estado condicionada por la presión inflacionista y la depreciación del tipo de cambio, consecuencia de las políticas anteriores. En el primer trimestre de 2021 se opta por una política más ortodoxa y se aprueban sucesivas subidas de tipo de interés de referencia hasta alcanzar el 19%. Sin embargo, Presidencia mantiene que la inflación es consecuencia de los altos tipos de interés y anuncia un nuevo modelo basado en el crecimiento del crédito para fomentar la industria y las exportaciones. Por imposición del presidente y tras destituciones de dos ministros y varios gobernadores del Banco Central, se reducen los tipos de forma progresiva a partir de septiembre de 2021 hasta dejarlos en el 14% cuatro meses después. En un contexto de tipos de cambio bajos, presidencia augura que se verían los resultados de la nueva política en el verano de 2022.

La inflación cierra el ejercicio con un 36,1%, y desde entonces los datos correspondientes a los primeros meses de 2022 han demostrado un empeoramiento de la inflación y de la balanza comercial y por cuenta corriente. En febrero la inflación alcanza el 54,4% interanual según datos oficiales, aunque fuentes independientes la sitúan por encima. El tipo de cambio se mantiene bajo una fuerte presión, pero las autoridades lo mantienen con intervenciones en torno a los 15TL/euro (en marzo de 2021 el tipo de cambio era de 8,9 TL/euro). 

Gráfico con la evolución del tipo de interés de referencia (CBRT policy rate)

Tipo de intere e inflación

Fuente: Banco Mundial (recuperado de CBRT, Haver Analytics) 

En cuanto a la política fiscal, el déficit presupuestario alcanzó el 3,7% del PIB en 2020 debido a las restricciones establecidas por la pandemia que afectaron al crecimiento de la economía, a la recaudación de impuestos y a los pagos de primas de la seguridad social. El ministro de Finanzas introduce un modelo más prudente con el fin de recuperar la credibilidad política y tranquilizar a los inversores. En 2021 se cierra el ejercicio con un déficit menor, el 2,9% del PIB. Sin embargo, con el reciente conflicto entre Rusia y Ucrania, la pandemia sin ser arraigada y la depreciación continua de la lira turca, las previsiones según el EIU son las de un aumento del déficit fiscal en uno o dos puntos en los próximos años.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Las líneas maestras de la política económica de Turquía estuvieron marcadas hace 20 años por el proceso de acercamiento a la UE y los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a principios del siglo. Los acuerdos con el FMI supusieron para Turquía una mayor disciplina fiscal y mayor transparencia respecto al gasto público. Turquía también se comprometía a hacer reformas que permitieran rebajar el gasto público e incrementar la recaudación de impuestos y perseguir el fraude. El último acuerdo stand-by con el FMI se aprobó en mayo de 2005 y tuvo una duración de tres años con un importe de 10.000 millones de dólares.

Desde finales de 2008, y para contrarrestar los efectos de la crisis financiera internacional, el Gobierno turco toma medidas más populistas a través de políticas expansivas tanto en materia fiscal como monetaria. Desde entonces el gobierno se aleja de las directrices del FMI. Al mismo tiempo sigue su andadura como país candidato a la adhesión plena de la UE siendo país receptor de los Fondos IPA (fondos que la UE pone a disposición de los países candidatos) para llevar a cabo importante obras de infraestructura en el país como carreteras, aeropuertos, etc.

No obstante, a lo largo de los años la política del gobierno de TR ha girado hacia lo que se denomina Neo-Otomanismo incrementando el poder nacionalista con políticas populistas de elevado gasto público, altas tasas de inflación y elevado nivel de deuda. Además, se aleja cada vez más de los requisitos impuestos por la UE para convertirse en país miembro; por ello en 2018 el Consejo de la UE declara que las negociaciones de adhesión con Turquía se encuentran en punto muerto.

En la actualidad y en respuesta al impacto del Covid-19, el gobierno turco recurrió a una agresiva relajación monetaria, con una caída de los tipos de interés oficiales que llegaron a alcanzar valores negativos en términos reales. El Banco Central de Turquía se centró en llevar a cabo una expansión fiscal para respaldar a los trabajadores, empresas y hogares, con lo cual el déficit del gobierno central alcanzó el 3,7% del PIB en junio de 2020. Además, el gobierno lanzó un Paquete Especial de Ayuda Económica frente a la crisis del coronavirus que incluía medidas como ayudas económicas a las familias, subida de las pensiones, permisos de trabajo, incentivos a la continuidad laboral o flexibilización crediticia.

La incertidumbre mundial y la relajación monetaria han dado lugar a continuas salidas de capital, que ascendieron a más de 20.000 millones de dólares (netos) entre marzo y junio de 2020. Estas salidas fueron compensadas por una línea de Swap adicional de 10.000 MUSD con el Banco Central de Qatar y por el uso de las reservas del BCT. A pesar de todo la lira turca se depreció un 29% frente al dólar estadounidense entre enero y finales de agosto de 2020. La postura monetaria y la depreciación han contribuido a la permanencia al alza de la inflación, que alcanzó un 11,8% interanual en agosto de 2020. 

También hay que destacar el papel del Fondo Soberano de Riqueza (Turkish Wealth Fund, TWF) en la economía turca. El TWF es el instrumento de inversión estratégica de la República de Turquía, establecido en 2016, como un fondo de desarrollo respaldado por activos enfocados en objetivos de crecimiento de las empresas de su cartera, inversiones en sectores clave y proyectos visionarios para apoyar el desarrollo económico del país. La vicepresidencia del fondo corresponde al Ministro del Tesoro y Finanzas. El Fondo controla 23 compañías en ocho sectores diferentes, entre ellas algunos bancos públicos e instituciones financieras como: el Ziraat Bank; Halk Bank; Vakiflar Bank y Borsa Istanbul. Además, algunas de las empresas más grandes y con más beneficios de Turquía también pertenecen a este fondo como son Turkish Airlines (THY), Turkish Petroleum (TPAO), BOTAS, TürkTelekom, Turkcell…etc. 

El Consejo de Relaciones Económicas Exteriores de Turquía (DEIK) se crea en 1985. Mediante la ley nº 6552 de 11 de septiembre de 2014, se reestructuró DEİK y se le asignó la tarea de "dirigir las relaciones económicas exteriores del sector privado turco", para convertirse en una organización de "diplomacia empresarial" compuesta por Consejos Empresariales, Instituciones Fundadoras y miembros individuales que representan a la comunidad empresarial de Turquía y a sus principales empresarios, contribuyendo al funcionamiento de la institución de forma voluntaria. Entre las 96 Instituciones Fundadoras destacan TOBB, TİM, MUSIAD, TÜSİAD y TMB.

El Banco de Desarrollo e Inversión de Turquía (TKYB) contribuye a la transformación estructural y justa distribución del capital en Turquía de acuerdo con las prioridades de desarrollo sostenible, atendiendo las necesidades financieras y de asesoría de los clientes; para agregar valor a los empleados y a todas las partes interesadas con su enfoque bancario dinámico, innovador, ambiental y socialmente receptivo. Dentro de las actividades que realizan están: financiación de proyectos y prestamos corporativos (inversiones en industria, turismo, educación y salud, energías renovables…), banca de inversión, fondo de desarrollo de Turquía y finanzas sostenibles.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex