Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Ucrania ha seguido un proceso de transición económica lento, ya que fue el país que sufrió el declive de producción más pronunciado de todos los países ex soviéticos (-45% entre 1991-98). Ha realizado reformas estructurales poco decididas en la liberalización de los mercados, en la privatización de activos estatales y en la construcción de instituciones de mercado y del marco legal apropiado para una economía moderna de mercado. El cambio estructural producido ha hecho que ganen peso los servicios en detrimento sobre todo de la industria donde sigue dominando la industria pesada del acero y química.

Ucrania es rica en tierra de cultivo (el 56%, es decir, 325.000 Km2 de la extensión total del país) de buena calidad (el 41% de la extensión total es tierra "chernozen" o tierra negra);  tiene un gran potencial como país productor de cereales (trigo,  maíz, cebada y girasol son los principales cultivos) y se la conoce como el "granero de Europa"; posee recursos minerales (hierro, manganeso, carbón, mercurio, níquel, uranio y gas natural) y cuenta con una base industrial bien desarrollada (acero,  maquinaria, productos químicos y fertilizantes) aunque muy anticuada y poco eficiente. 

Por sectores de actividad, en 2019 los servicios aportaron el 68,8% del PIB, la industria el 22,1% y el sector agropecuario el 9%. Dentro del sector servicios destaca el comercio (13,18%). La industria manufacturera (10,83%) absorbe la mayoría del PIB industrial, mientras que la construcción sólo aporta al PIB un 2,68%. La agricultura, en especial los cereales, explican la importancia del PIB del sector primario.

Por componente de gasto, en 2019 el consumo privado es el principal motor de la economía aportando el 75% del PIB (6 puntos más que en 2018), el consumo público el 20% y la formación bruta de capital fijo el 12,5%. Las exportaciones e importaciones de bienes y servicios representan el 41% y el 49% del PIB, niveles inferiores a los del 2018 para las exportaciones y para las importaciones.  

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto

PIB por sectores de origen y componentes del gasto.
 %2016201720182019
POR SECTORES DE ORIGEN
AGROPECUARIO11,7310,1910,149,00
Agricultura------------
Ganadería------------
Silvicultura y Pesca------------
INDUSTRIA23,1823,3723,2922,19
Minería5,525,945,995,59
Manufacturas12,2212,0611,5210,83
Construcción1,992,162,332,68
Electricidad, gas y agua3,453,213,453,09
SERVICIOS65,0966,4466,5768,81
Educación y salud6,207,026,866,78
Comercio13,3313,7413,2513,18
Transporte6,576,416,356,76
Administración Pública5,165,496,046,67
Finanzas 2,742,732,812,81
Inmobiliario6,125,755,766,21
Otras actividades económicas24,9725,3025,5026,40
TOTAL100100100100 
POR COMPONENTES DEL GASTO
Consumo85,287,789,895,23
Consumo Privado65,867,169,175,31
Consumo Público19,420,720,819,92
Formación bruta de capital fijo21,720,018,812,59
Exportaciones de bienes y servicios49,348,045,241,17
Importaciones de bienes y servicios-56,2-55,7-53,8-49,0
TOTAL100100100100

Fuente: UKRSTAT

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Tras las graves caídas de 2014 y 2015, el PIB creció un 2,4% en 2016, un 2,5% en 2017 y un 3,3% en 2018 y 2019. Para 2020, el FMI pronostica en su WEO una caída de hasta el 7,2%, que continuará con una caída del 2,1% en 2021. Por su parte, el gobierno actualizó su previsión macroeconómica, con una previsión de caída del 6% este año, seguida de crecimientos del PIB real del 4,6% en 2021, 4,3% en 2022 y 4,7% en 2023. El Economist Intelligence Unit estima una caída del 4,8 % del PIB, y pronostica crecimientos del 3,6% para 2021 y del entorno del 4,5% para los tres años siguientes.

En 2019 el crecimiento económico se vio impulsado tanto por la demanda externa como interna (tanto el consumo como la inversión). A su vez, la demanda de los consumidores se vio respaldada por el aumento de los salarios y el aumento de los créditos al consumo. Por el lado de la producción, el sector agrícola registró un fuerte crecimiento, con cosechas récord de girasol y maíz. Por el contrario, en 2020 tanto el consumo privado como sobre todo la inversión cayeron con fuerza, siendo el consumo público y el sector exterior los únicos factores que contribuyeron positivamente al crecimento del PIB.

La inflación finalizó en 2020 en el 5%, continuando la tendencia descendente tras tasas superiores en los años precedentes (14,4% en 2017 y 9,8% en 2018). La desaceleración fue impulsada por un crecimiento menor al esperado en los precios de los alimentos, así como por la caída en el coste de la energía y del transporte. Al situarse por debajo del objetivo del BNU del 4 - 6 %, ha permitido bajar los tipos de interés desde el 17,5% de julio de 2019 al 6% en junio de 2020, tasa que se mantiene en enero de 2021.

A pesar de la desaceleración económica sufrida este ejercicio de 2020, la tasa de desempleo se ha mantenido en un nivel similar, en torno al 10%, al registrado en los años precedentes. Los factores que han jugado a favor de mantener la tasa de desempleo reducida a pesar de la caída del PIB son la fuerte emigración y que los salarios se han ido ajustando nominalmente de forma muy lenta a la depreciación de la grivna.

El gobierno de Ucrania ha llevado a cabo una corrección de su déficit fiscal acorde con las exigencias del FMI. En 2019 terminó con un nivel de déficit del -1,9% (algo superior al de los dos años precedentes, del 1,5%). En 2020 se estima que el deficit alcanzará el -6,9% del PIB. En sus perspectivas presupuestarias para el año 2021 ha incluido finalmente un déficit presupuestario del 5,5% del PIB, de acuerdo con el FMI.

Las reducciones del déficit público permitieron que la deuda pública se redujese en 2019 al 50% del PIB desde el 60% de 2018. Para 2020 se estima que se eleve hasta el 65%, y que supere el 70% del PIB en los años sucesivos. La deuda pública en Ucrania es un 40% local y un 60% externa.

El déficit comercial ascendió a casi 12.000 M$ en 2019, mientras que en 2020 se redujo a unos 3.700 M$, debido a que las importaciones se redujeron casi el doble que las exportaciones. El saldo por cuenta corriente en 2020 se estima en un superavit del 2,6 % del PIB, frente al deficit del del 2,7% del PIB en 2019, y del 4,9% en 2018.

Las reservas internacionales en enero de 2021 se situaron en 29.100 M$. En 2020 la deuda externa alcanzó el 82,7% del PIB frente al 79,2% del PIB en 20119 y el 87,6% de 2018 y el 97% de 2017, dos tercios de la cual corresponden al sector privado.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS
 2016201720182019
PIB 
PIB (MUSD a precios corrientes)93.100112.100130.830153.800
Tasa de variación real (%)2,32,53,33,2
Tasa de variación nominal (%)--------
INFLACIÓN
Media anual (%)16,514,410,97,9
Fin de período (%)12,413,79,84,1
TIPO DE INTERÉS INTERBANCARIO (OVERNIGHT)
Fin de periodo (%)1414,51812,3
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (Millones)42,842,2242,0542
Población activa (Millones)18,917,8517,9318,16
% Desempleo sobre población activa9,38,798,2
DÉFICIT PÚBLICO
% de PIB-2,9-1,5-1,6-1,9 
DEUDA PÚBLICA
en MUSD75.41181.00079.61977.360
en % de PIB8171,863,950,3
EXPORTACIONES DE BIENES
en MUSD33.60039.70043.30046.100
% variación respecto a período anterior-5,118,29,16,5
IMPORTACIONES DE BIENES
en MUSD40.50049.40056.10060.400
% variación respecto a período anterior 4,12213,67,7
SALDO B. COMERCIAL
en MUSD

-6.900

-9.700-12.700-14.300
en % de PIB-7,4-8,7-9,7 -9,3
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en MUSD-200

-3.800

-3.800-1.300 
en % de PIB-0,2-4,1-3,6 -0,8
DEUDA PUBLICA EXTERNA
en MUSD33.10036.10036.200-- 
en % de PIB35,632,227,7-- 
DEUDA EXTERNA PRIVADA
en MUSD48.60043.10044.600--
en % de PIB52,238,434,1-- 
RESERVAS INTERNACIONALES
en MUSD15.50018.80020.82025.300
en meses de importación de b y s3,73,63,2 3,9
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA NETA
en MUSD3.4002.3003.2003.000
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR
media anual25,626,627,2 25,8
fin de período27,227,9527,67 23,6

Fuente: EIU, BNU

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Los objetivos de la política económica para los próximos años en Ucrania estarán previsiblemente marcados por las recomendaciones de las IFIs y de la UE. Algunas de las medidas que ya se han mencionado son:

A) Cumplimiento del  nuevo programa de reformas impuesta por el FMI para recibir los desembolsos del programa de asistencia financiera (SBA) a acordar con el Fondo a lo largo de 2020. 
B) Aplicación del Acuerdo de Asociación y DCFTA firmado el 27-6-2014, buscando el incremento de las cuotas a productos ucranianos.
C) Finalización de las negociaciones tripartitas UE-RUS-UA  para fijar el precio del gas y poder renovar así el acuerdo de tránsito del gas ruso a Europa.
D) Búsqueda de la autosuficiencia energética, incrementando la producción de gas y fomentando las fuentes de energía alternativa.
E) Mejora del Clima de Negocios (Business Climate) ya que constituye uno de los principales obstáculos para fomentar y atraer la IDE.

Ucrania actualmente está inmersa en un proceso profundo de reformas cuya lista es larga. Como todas no se pueden acometer al mismo tiempo es necesario establecer prioridades. Según el German Advisory Group Ukraine, el país debería afrontar primero el objetivo de estabilización externa. En este contexto se identifican 3 areas de reformas:

  1. Atracción de IDE para lo cual es necesario mejorar el clima de negocios y encauzar la inversión hacia la industria ligera.
  2. Fortalecer la capacidad exportadora. La implementación del DCFTA ayudará a reorientar los flujos de comercio hacia países que no pertenecen a la Unión Aduanera. Instrumentos comerciales como la promoción a la exportación también deberían desarrollarse.
  3. Atraer inversores para realizar proyectos de Project Finance. Los procedimientos actuales dificultan la entrada de capitales.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

Tras las graves caídas de 2014 y 2015, el PIB creció un 2,4% en 2016, un 2,5% en 2017, un 3,3% en 2018 y un 3,2% 2019. Para 2020 el Banco Nacional de Ucrania pronostica una caída del 5% y una recuperación del 4,3% e 2021. El FMI pronostica en su WEO una caída mayor hasta del -7,7% para 2020 y que continuará con una caída del -2,1% en 2021.

El crecimiento económico de Ucrania estará marcado en los próximos años por los acuerdos internacionales con la UE (DCFTA) y el FMI, principalmente, y el grado de cumplimiento de los requisitos establecidos por el Fondo para llevar a cabo los sucesivos desembolsos: contención del déficit público al 2,5%, reforma del sector energético, mercado de la tierra y mejora del clima de negocios.

El futuro económico de este país también estará marcado por el avance en el profundo Plan de Reformas que necesita el país, no solo en el terreno económico sino también  en el político y el social. El programa de reformas incluye entre otras: lucha contra la corrupción, reforma de la administración, privatización de las principales SOE (empresas públicas), sector agrario y sector energético.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

POLITICA FISCAL

El gobierno de Ucrania ha llevado a cabo una corrección de su déficit fiscal acorde con las exigencias del FMI y la nueva situación provocada por el COVID 19. Si bien en 2019 terminó con un nivel de déficit inferior al esperado -2.0% e inferior al de los dos años precedentes que fue del 2,2%, pronostica un déficit para 2020 del -6,5% basado en una caída del PIB del -6%. En las perspectivas presupuestarias de 2021 se incluye un deficit presupuestario del 5,5%, tras llegar a un acuerdo con el FMI.

Las reducciones del déficit público permitieron que la deuda pública se redujese en 2019 al 50% del PIB desde el 60% de 2018. Para 2020 espera que vuelva a elevarse hasta el 72%. Aproximadamente la deuda pública en Ucrania es en un 40% local y un 60% externa.
 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

POLITICA MONETARIA

El FMI, como parte del programa de reformas anunciado en marzo de 2014, recomendó cambios en la política monetaria. Entre las medidas anunciadas destacan la aplicación de un sistema de tipo de cambio flexible de la divisa fijando como objetivo la estabilidad de precios. Sin embargo, debido a las tensiones en el mercado de divisa, el Gobierno tomó una serie de medidas que intervenían el mercado, restringiendo la compra de divisa y forzando a los exportadores a vender obligatoriamente un porcentaje de los pagos recibidos en moneda extranjera.

Como consecuencia de la fuerte depreciación monetaria sufrida en los años de crisis económica y política, se estableció un control de cambios en 2014 que desde 2016 se ha ido relajando conforme la situación económica del país mejoraba. En la actualidad se aplican las restricciones recogidas en la Resolución Nº 410 sobre la solución de los mercados monetarios y cambiarios de Ucrania, de 13 de diciembre de 2016, y las modificaciones introducidas por el Reglamento de la Administración del Banco Nacional de Ucrania Nº 31 de 29 de marzo de 2018.

La mejora de la actividad económica ha venido apoyada en una relajación de la política monetaria, de manera que en 2019 la mayor parte de las medidas restrictivas se retiraron. Esto condujo a un fortalecimiento de la grivna ucraniana, que alcanzó un mínimo en febrero de 2020 con un tipo de cambio inferior a 26 grivnas por cada euro. Sin embargo, desde el estallido de la emergencia sanitaria, la grivna ha ido perdiendo valor con respecto a las monedas más fuertes, llegando a alcanzar tipos de cambio superiores a 34 grivnas por cada euro durante el último trimestre de 2020. Esto supone una pérdida de valor superior al 25% en apenas 10 meses.

Las reservas internacionales en noviembre de 2020 se situaron en 26.100 M$, por encima de los 22.200 M$ de 2019. Durante el tercer trimestre de 2020 se registró un gran aumento de estas reservas, debido a la recepción del primer tramo bajo el nuevo programa del FMI, por importe de 2.100 M$,  y el financiamiento relacionado, así como al crecimiento en las compras de divisas por parte del BNU en el mercado interbancario de divisas. En 2019 la deuda externa se redujo al 79,2% del PIB desde el 87,6% de 2018 y el 103% de 2017 del cual dos tercios pertenecen al sector privado.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

PROGRAMA DE REFORMA 

La política económica para los próximos años estará centralizada en la implementación de las reformas propuestas por la UE y las IFIs, especialmente en FMI, y que son condición necesaria para desbloquear la ayuda financiera internacional incluida en los programas de apoyo.

A)   Programa de medidas de la UE.  El 5 de marzo de 2014 la Comisión Europea propuso un conjunto de medidas para estabilizar la situación economía y política ucraniana en el corto y medio plazo. El apoyo financiero, que ascendería a un mínimo de 11.000 millones de euros durante los siguientes años, se canalizaría a través de instituciones financieras de la Unión Europea (UE). Los principales elementos del programa eran:

  • 3.000 millones de euros del presupuesto de la UE: 1.600 en ayuda macro-financiera (AMF) y 1.400 en subvenciones.
  • 8.000 millones de euros a través del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) y el Banco Europeo de Inversiones (BEI).
  • Aplicación acelerada de algunas cláusulas del Acuerdo de Libre Comercio Amplio y Profundo (DCTFA), en caso de que el nuevo gobierno estuviera dispuesto a firmarlo.
  • Modernización del sistema de tránsito de gas y de las conexiones de flujo inverso, especialmente desde Eslovaquia.
  • Creación de una plataforma para coordinar grupos de donantes y la organización de un foro de inversión.
  • Acelerar el plan de liberalización de visados para los ciudadanos ucranianos.
  • Asistencia técnica para la preparación de elecciones y para la reforma constitucional y judicial.

En el contexto de la pandemia de COVID-19 se ha aprobado una nueva ayuda macro-financiera. El 22 de abril de 2020, la Comisión adoptó una propuesta para un paquete de AMF de 3.000 millones de euros para diez socios de ampliación y vecinos, con el fin de ayudarlos a limitar las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus. La decisión fue adoptada por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE el 25 de mayo de 2020. Como parte de este paquete, la UE acordó un programa de AMF de 1.200 millones de euros para Ucrania.

Así mismo, la UE ha decidido ampliar la cuota a determinados productos más allá de la establecida en el DCFTA.     

B) Acuerdo de préstamo con el FMI. Tras los disturbios de Maidan y el cambio de situacion política y económica del pais , el FMI retoma las negociaciones con el gobierno provisional de Ucrania. El 31 de abril de 2014 el Directorio Ejecutivo del Fondo aprueba un programa de asistencia financiera, o Stand-By Agreement (SBA) de 17.000 M$ y da luz verde al primer desembolso de 3.190 M$ de los cuales 2.000 M$ se destinaron al apoyo presupuestario. Las principales medidas del SBA eran:

i) Política monetaria: control de precios y sistema de tipo de cambio flexible ;
ii) Política fiscal: ajuste del gasto para reducir el déficit al 2,5% del PIB en 2016 y mejora del sistema de recaudación;
iii) Sector financiero: Saneamiento de los bancos y mejora de la regulación del sector bancario;
iv) Sector energético: Aumento del precio del gas, acompañado de un programa de subsidios para las familias más pobres;
v) Sector público: Mejora del clima de negocios, aumento de la transparencia gubernamental y adopción de una nueva ley de contratación pública.

No obstante, en enero de 2015 Ucrania solicita un nuevo acuerdo más flexible que es aprobado por el FMI el 11 de marzo de 2015. En esta ocasión se trata de un “Extended Fund Facility” (EFF) para los siguientes cuatro años por un valor de 17.500 M$. La firma del nuevo acuerdo autoriza el desembolso inmediato de 5.000 M$ destinados al apoyo presupuestario (2.700M$) y a reservas (2.300 M$). El resto de los desembolsos se realizarían en base al cumplimiento de los requisitos acordados entre el Gobierno y el FMI. El objetivo principal del programa era la recuperación económica, la sostenibilidad de la deuda externa y el fortalecimiento de las finanzas públicas a través de reformas estructurales que favorecieran el crecimiento económico de Ucrania. Al mismo tiempo se cancelaba el anterior SBA de 2014, del que ya se habían desembolsado 4.600 M$.

La falta de avance en la ejecución de las reformas propuestas tanto por la UE como el FMI han hecho recomendable la sustitución de la EFF por un nuevo SBA.  La Junta del FMI aprobó un Acuerdo de Stand-By de 18 meses y $ 5 mil millones con Ucrania el 9 de junio de 2020. El primer tramo de $ 2,1 mil millones se entregó en junio. El resto vendrá en cuatro tramos hasta diciembre de 2021. El programa Stand By requiere menores reformas estructurales. El objetivo es proporcionar apoyo a la balanza de pagos a corto plazo y preservar la independencia del banco central y un tipo de cambio flotante. El acuerdo con el FMI también permitirá desbloquear ayuda macrofinanciera adicional 1.200 millones de euros de la UE; y de unos $ 350 millones del Banco Mundial.

A la par desde el gobierno ucraniano salen cada vez más mensajes proteccionistas que se han plasmado en mayo 2020 en una priorización a las empresas ucranianas en los programas de contratación pública y se amenaza con un mayor uso de las medidas de salvaguardia con el fin de proteger la industria nacional

 

SECTOR ENERGETICO  

El sector energético tiene un peso muy importante en la economía ucraniana. La modernización del sector energético no ha sido una de las prioridades del país tras su separación de la URSS y Ucrania ha mantenido la dependencia con Rusia en el mercado de la energía. Esta actitud ha llevado al país a tener un sector energético muy obsoleto y muy dependiente de su país vecino.

Ucrania se encuentra entre los diez países de mayor consumo de gas en el mundo a pesar de que éste haya descendido a consecuencia de la crisis económica que atraviesa el país. La producción doméstica de gas sólo puede satisfacer aproximadamente un tercio de las necesidades del país, por lo que depende en gran medida del gas importado, que representa el 67% del consumo. En los últimos años Ucrania ha conseguido contener el consumo y darle la vuelta a la situación, de manera que actualmente produce dos terceras partes de su consumo. Rusia ha sido históricamente el mayor proveedor de Ucrania. No obstante, debido al conflicto existente entre ambos países, se ha decidido diversificar las fuentes, de manera que actualmente Ucrania no importa gas de Rusia, siendo importado de la Unión Europea (UE) aunque originario de Rusia.

Las difíciles relaciones políticas con Rusia ponen en peligro el suministro energético. De hecho, Ucrania sufrió la interrupción unilateral del suministro en 2006 y 2009 por parte de Rusia. Tras la interrupción del año 2009 se firmó un acuerdo entre Ucrania y Rusia  por el cual se fijó el precio base en 450$/m³ y que sirvió de referencia para calcular trimestralmente el precio a pagar por Ucrania. Para el cálculo de la tarifa se utilizó como referencia el valor medio del barril de petróleo en los últimos 6 meses. Según el contrato Ucrania se comprometía a comprar un mínimo de 52 bcm anuales con una cláusula “take-or pay” del 80%. El ejecutivo de Yanukovich renegoció parcialmente el contrato en 2010, logrando un descuento del 30%, con un máximo de 100$/ m³, a cambio de extender el arrendamiento de la base naval de Sebastopol hasta 2042.

En diciembre de 2013, y tras la retirada por parte de Ucrania de la firma del DCFTA con la UE, Rusia aplicó una disminución adicional del precio del gas del 33%, lo que suponía un ahorro anual de 3.000 millones de dólares. Unos meses más tarde, en abril de 2014 Rusia retira el descuento debido a los disturbios de Maidán y al cambio de gobierno que no considera legítimo. Tras meses de negociaciones con Rusia por pagos no efectuados, el lunes 16 de junio de 2014, Rusia decide cortar el suministro de gas a Ucrania debido a las facturas impagadas de Kiev y el desacuerdo sobre el precio de suministros futuros. No obstante, y gracias a la mediación de Bruselas, ambas partes cerraron un acuerdo el 30 de octubre de 2014 garantizando así la seguridad de suministro hasta marzo de 2015. En virtud del llamado paquete de invierno, Kiev se comprometía a pagar antes de acabar el año 2014 un total de 3.100 millones de dólares en concepto de facturas de gas atrasadas y Gazprom, a suministrar gas a Ucrania por un precio de 385 dólares por cada 1.000 metros cúbicos previo pago adelantado por Kiev. A partir de entonces se utiliza una fórmula de compra indirecta, el llamado reverse flow, a través del cual Ucrania compra gas a países de la UE a precio más bajo que el ofertado por Rusia.

Por otro lado, la mayoría de las industrias energéticas de Ucrania son poco eficientes y convierten al país en uno de los mayores consumidores de energía en Europa. La reforma en el sistema de precios del gas, fuertemente subvencionados, es una de las prioridades  del FMI para desbloquear los programas de ayuda económica. En el mes de abril de 2015 las tarifas de gas aumentan un 280% y las de electricidad un 66%. El resto de tarifas poco a poco han ido aumentando también hasta alcanzar precios de mercado.

Ucrania necesita alternativas de suministro energético como sería la importación de gas natural licuado transportado por barco, o la exploración de yacimientos de gas de esquisto. A mediados de mayo de 2012, Royal Dutch Shell y Chevron ganaron los concursos para explotar dos yacimientos de gas de esquisto en Olesskaya y Yuzovskaya mediante un acuerdo de producción compartida. Se estima que cada uno de los yacimientos tiene entre 3000 y 4000 millones de metros cúbicos de gas natural, entre convencional y no convencional. 

El carbón constituye uno de los recursos energéticos más importantes de Ucrania. Sin embargo, en lugar de desarrollar la industria o abastecerse con reservas, se ha producido un  aumento de la demanda de carbón térmico satisfecha con importaciones. Esta distorsión se debe a varios motivos:  i) desinversiones en el sector que están altamente subvencionadas por el gobierno, ii) el agotamiento de las minas de baja profundidad, iii) la mala gestión empresarial y iv) los continuos accidentes laborales. Además hay que tener en cuenta que parte de las minas de carbón ucranianas se encuentran en zonas controladas por los separatistas pro rusos, dándose la situación de que Ucrania compra a Rusia carbón proveniente de sus minas en el Este.

El sector de la electricidad ucraniano ha experimentado muy pocos cambios desde la independencia de Ucrania de la URSS y cuenta con una estructura muy ineficiente y poco transparente. Esta situación hace que la energía eléctrica siga procediendo de antiguas fuentes de energía y que existan muchas pérdidas por su ineficiencia. La principal fuente de energía es la nuclear, seguida por la térmica. Las renovables representan un 2% y la hidroeléctrica un 7%. Desde febrero de 2020 el guarantee buyer dejó de pagar la tarifa verde a las energías renovables por ser demasiado elevado. En Julio de 2020 está en tramite una nueva Ley que supone un recorte considerable en las primas pagadas.

Las energías renovables son un sector infrautilizado en Ucrania. En 2020, el porcentaje de generación mediante renovables se ha mantenido entre el 8% y el 11%. Cabe destacar que, con la ocupación del territorio de Crimea por parte de Rusia, Ucrania ha perdido buena parte de las fuentes de energía renovables que poseía, pues gran parte estaban instaladas en esta región. El actual gobierno planea aumentar la generación a través de renovables, y ha fijado el precio garantizado más alto de Europa, lo que le está llevando a dificultades en los pagos a los productores.

La firma del Acuerdo de Asociación (DCFTA) en 2014 es un hito importante en materia de cooperación energética con la UE ya que se hace un especial énfasis en la mejora y modernización del sistema eléctrico el acercamiento del sector a los estándares europeos. El sector eléctrico ucraniano está "en línea" con el ruso y bielorruso, de manera que por diferencias de frecuencia, solo puedo exportar o importar electricidad de esos países. Esto ha hecho que durante 2020 se hayan puesto en marcha concursos públicos para adaptar la red eléctrica ucraniana a los estándares europeos, de cara a una mayor integración con la Unión Europea.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex