Demanda y Coyuntura

Estructura del PIB por sectores y por componentes del gasto

Dentro del sector primario destaca la minería (8% del valor añadido de la economía), en especial las grandes explotaciones de carbón y de piedras preciosas. La gran riqueza mineral de Sudáfrica estuvo en el origen de su desarrollo económico. En la actualidad, el sector de la minería ha perdido su papel predominante en la economía, por el desarrollo del resto de sectores, por el agotamiento de algunas explotaciones y por la conflictividad laboral e incertidumbre regulatoria que asola la industria.

La agricultura, la ganadería y la pesca aportan menos del 3% del PIB, pero emplean a un 9% de la mano de obra del país. La agricultura y la ganadería, que gozaron de considerable apoyo y protección en la época anterior a 1994, están viviendo una época de declive, tanto por la pérdida de los subsidios como por la incertidumbre creada por los planes de reforma agraria, que han afectado a la inversión en el sector.

En el sector secundario, la industria supone un 13% de la economía, mientras que la construcción no llega al 4%, y el resto es aportado por la producción de electricidad. Dentro de la industria, destacan los sectores del automóvil, el químico y petroquímico. El sector siderúrgico ha sido tradicionalmente importante pero las alzas en el precio de la electricidad han impacto negativamente en esta industria.

En el sector terciario, destaca el importante y moderno sector financiero y de servicios a empresas, con una elevada presencia en los países de la región, representando más del 20% del PIB del país. Le siguen en importancia los servicios públicos (18%) y el sector comercial (alrededor del 15%), cuyas grandes compañías de distribución están también sólidamente establecidas en los países vecinos.

En el lado de la demanda, el capítulo más importante lo constituye el consumo privado, que supone casi el 60% del total, mientras que el público aporta poco más del 20% y la inversión no alcanza el 20%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de PIB por sectores de actividad y por componentes del gasto


Cuadro 2 PIB por sectores de actividad; precios corrientes; M de Rands) 2016 % 2017 % 2018 %
Sector primario 402.059 10,36 441.089 10,65 456.939 10,53
Agricultura, silvicultura y pesca 94.757 2,44 106.421 2,57 106.057 2,44
Minería 307.302 7,92 334.667 8,08 350.882 8,08
Sector secundario 824.177 21,24 870.083 21,01 909.192 20,94
Agua, gas y electricidad 146.024 3,76 155.155 3,75 162.991 3,75
Construcción 154.368 3,98 163.307 3,94 170.265 3,92
Industria 523.213 13,50 521.621 12,59 558.957 12,88
Sector terciario 2.713.609 68,40 2.860.557 69,07 2.975.161 68,53
Comercio y hostelería 578.213 14,90 626.802 15,13 652.744 15,04
Transportes y comunicaciones 384.503 9,91 411.483 9,94 426.964 9,83
Finanzas y servicios a las empresas 784.066 20,20 840.700 20,30 854.410 19,68
Servicios públicos 684.959 17,65 739.459 17,85 785.402 18,09
Otros servicios sociales y personales 222.846 5,74 242.113 5,85 255.910 5,89
Otros          
Total 3.880.824 100 4.171.729 100 4.341.292 100,00
PIB, componentes del gasto (precios corrientes; millones de rands)
CONSUMO 3.491.003 80,25 3.738.217 80,36 3.958.269 81,21
Privado 2.585.839 59,44 2.764.397 59,43 2.920.994 59,93
Público 905.164 20,81 973.820 20,93 1.037.275 21,28
INVERSION 841.920 19,35 863.330 18,56 873.396 17,92
FBCF 848.912 19,51 871.476 18,73 889.428 18,25
Variación inventarios -6.992 -0,16 -8.146 -0,18 -12.031 -0,25
OTROS 9.348 -0,21 -17,134 -0,37 -5.665 -0,12
SECTOR EXTERIOR (X-M) 26.740 0,61 67.372 1,45 16.758 0,34
Exportaciones de bienes y servicios 1.335.659 30,70 1.384.971 29,77 1.457.641 29,91
Importaciones de bienes y servicios 1.308.919 30,09 1.317.599 28,32 1.440.883 29,56
Total 4.350.314 100 4.651.785 100 4.873.899 100,00

  Fuente: Quarterly Bulletin, SARB, marzo 2019

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Evolución de las principales variables económicas: crecimiento, inflación…

Crecimiento económico

En el primer trimestre de 2019, la economía más industrializada de África registró la mayor caída del PIB inter-trimestral de los últimos 10 años, con un -3,2% lo que deja el PIB interanual en el 0%. Todos los sectores registran crecimiento negativo, excepto el gobierno, las finanzas y los servicios personales. La agricultura registra un -13,2% y la minería un -10,8%, aunque también cabe destacar el -8,8% del sector manufacturero y el -6,9% del sector eléctrico. 

La previsión de crecimiento para 2019 era del 1,4%, aunque el regreso de los cortes programados de suministro eléctrico ya hacían presagiar un impacto negativo en las cifras previstas. El FMI ha advertido que si la administración no logra llevar a cabo las reformas económicas necesarias, entre otras consecuencias, las finanzas públicas continuarán deteriorándose, impactando el crecimiento del país. El FMI afirma que el crecimiento del país depende de la velocidad a la que se implementen dichas reformas. 

La materialización de esta recuperación dependerá, entre otros, de la capacidad de reconducir la situación financiera de las empresas públicas a ojos de las agencias de calificación crediticia. A este respecto, estaba previsto que Moody's publicara su informe sobre Sudáfrica en marzo de 2019, pero no lo hizo, hecho que se ha interpretado como una prórroga otorgada al país de cara a los comicios. Asimismo, la crítica situación de empresas públicas como la de energía, Eskom, ha provocado el regreso a los cortes de suministro programados, que se habían logrado erradicar hace años. Está por ver si estos apagones tienen impacto sobre la actividad económica y repercuten en el crecimiento del país, o si su efecto se amortigua a lo largo del año. 

En la primera mitad de 2018 se registró una recesión, aunque la situación económica mejoró en la segunda mitad del año, situando el crecimiento de 2018 en el 0,8%, perpetuando el periodo de bajo crecimiento iniciado en 2014. Sudáfrica no logra absorber el aumento de población activa, por lo que el desempleo sigue aumentando ligeramente año a año, llegando al 27,6% en el primer trimestre de 2019. A finales de 2018, la expansión de la economía se sustentó en el buen comportamiento de la producción industrial (4,5%) y del sector financiero, junto con la contribución positiva de los transportes (7,7%)  y los servicios a empresas. El sector manufacturero ha sido el segundo que más ha aportado al crecimiento del PIB. Asimismo, el sector agrícola, forestal y de pesca deja atrás dos trimestres de crecimiento negativo para afianzar su crecimiento con un 7,9%. Por el lado de la demanda, las exportaciones crecieron un 11,1% y el consumo privado aumentó un 3,2%. La inversión decreció un -2,5%  debido a la persistencia de incertidumbres regulatorias, tales como la generada por la posible modificación de la constitución para expropiar tierras sin compensación.

Cuentas públicas

El déficit fiscal continuará deteriorándose debido a la debilidad de los ingresos, derivada del bajo crecimiento de la economía, y de la rigidez de los gastos que, junto con la mayor necesidad de inyección de fondos desde los presupuestos hacia las empresas públicas (como ESKOM), incrementarán la presión sobre la deuda a corto plazo. 

Las cuentas públicas se han deteriorado en paralelo al empeoramiento de la coyuntura económica. A lo largo de 2016 y 2017 las principales agencias rebajaron la calificación crediticia de la deuda soberana hasta grado especulativo. El gobierno implementó un plan de reducción del déficit público y estabilización de la ratio de deuda pública para  evitar nuevas rebajas. En particular, el 1 de abril de 2018 entró en vigor la reforma del IVA, que aumentó el tipo un 1% hasta el 15%. El gobierno también anunció incrementos en impuestos especiales (a las bolsas de plástico y a las emisiones de los vehículos, entre otros). Sin embargo, estas actuaciones fueron insuficientes, debido la debilidad del crecimiento económico y también por la necesidad de rescatar financieramente a varias empresas públicas, en especial la de electricidad, ESKOM, cuya deuda ronda el 8% del PIB y parte de la cual tiene garantía soberana. Según el informe de febrero de 2019 del ministerio de finanzas, el año fiscal 2018/2019 terminó con un déficit del 4,2% y para el año fiscal 2019/2020 se prevé una cifra del 4,5% (anteriormente se preveía un 4,2%). Asimismo, la recaudación se quedó por debajo de lo estimado, con una merma en los ingresos de 14.600 Millones de rands en 2018/2019. La ratio de endeudamiento público también ha sido corregida al alza, superando la barrera del 60% del PIB en 2023/2024 (límite señalado para una posible solicitud de ayuda al FMI). El peso del servicio de la deuda es ya del 4% del PIB. 

Inflación y política monetaria

El banco central sudafricano tiene como objetivo situar la inflación en la franja del 3% al 6% y goza de elevada independencia para la consecución del mismo. La institución incrementó en noviembre de 2018 en 25 puntos básicos el tipo de interés director, hasta situarlo en el 6,75%. Esta subida del tipo de referencia, así como la débil situación económica, han disminuido las presiones sobre los precios, moderándose la inflación hasta una media del 4,7% en 2018 (por 5,3% en 2017). En mayo de 2019 es del 4,5% explicado sobre todo por el incremento de los precios de los carburantes.

Sector exterior y tipo de cambio

Sudáfrica es una economía abierta y es miembro de varios procesos de integración regional. En 2018 la balanza por cuenta corriente arrojó un saldo negativo de -3,2% del PIB, peor que en 2017, a pesar de la debilidad económica y de menores importaciones. En 2018 el rand sufrió una significativa depreciación, al amparo de los débiles datos de crecimiento económico y en un contexto de tensiones en varios mercados emergentes. El tipo de cambio a 3 de julio de 2019 era de 16,04 rands por euro.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Cuadro de principales indicadores macroeconómicos

 

 DATOS BÁSICOS 2014 2015 2016 2017 2018
PIB
PIB MUSD (3) 350.901 317.578 296.273 349.433 368.135
Tasa de variación real (%) (1) 1,8 1,3 0,6 1,3 0,8
INFLACIÓN
Media anual (%) (1) 6,1 4,6 6,4 5,3 4,7
Fin de período (%) (1) 5,3 5,2 6,8 4,7 4,5
TIPOS DE INTERÉS DE INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL
Media anual (%) (2) 5,57 5,88 6,90 6,88 6,59
Fin de período (%) (2) 5,75 6,25 7 6,75 6,75
EMPLEO Y TASA DE PARO
Población (x1.000 habitantes) (1) 54.002 54.860 55.653 55.700 57.700
Población activa (x1.000 habitantes) (1) 20.228 21.211 21.849 22.051 22.668
% Desempleo sobre población activa (1) 26,4 24,5 26,5 26,7 27,1
DEUDA PÚBLICA
BRUTA en MUSD (3) 164.870 156.667 152.468 183.987 208.769
en % de PIB (3) 46,98 49,31 51,57 53,04 56,71
EXPORTACIONES DE BIENES
en MMUSD (4) 110,4 95,8 90,8 104  112,5
% variación respecto periodo anterior (4) -2,8 -13,2 -5,22 14,5 8,17
IMPORTACIONES DE BIENES
en MUSD (4) 115,799,98999,2110,6
% variación respecto periodo anterior (4) -5,16 -13,7 -10,9 11,5 11,5
SALDO B. COMERCIAL
en MUSD (2) -1.452 -2.467 -2.342 5.532  2.059
en % de PIB (2) -0,41 -0,78 -0,8 1,58  0,56
SALDO B. CUENTA CORRIENTE
en MUSD (3) -17.794 -14.592 -8.237 -8.584 -12.087
en % de PIB (3) -5,07 -4,59 -2,78 -2,45 -3,21
DEUDA EXTERNA   
en MUSD (2) 145.082 124.132 142.833 173.286 -
en % de PIB (4) 41,3 39,1 48,3 49,6 -
SERVICIO DE LA DEUDA EXTERNA
en MUSD (7) 7.792 8.080 12.745 13.405 -
en % de exportaciones de b. y s. (7) 6,61 7,77 13,12 12,19 -
RESERVAS INTERNACIONALES
en MUSD (7) 49.122 45.887 47.180 50.722 -
en meses de importación de b. y s. (7) 4,45 4,75 5,48 5,27 -
INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA
en MUSD (5) 5.771 1.729 2.235 1.325 -
TIPO DE CAMBIO FRENTE AL DÓLAR  
media anual (2) 10,79 12,75 14,71 13,30 13,23
fin de período (2) 11,54 14,92 13,62 12,29 14,36
Fuentes: (1) STATS South Africa; (2) SA Reserve Bank; (3)IMF World Economic Outlook Database, April 2017; (4) IMF Country Report South Africa: 2018 Article IV Consultation; (5) UNCTAD - World Investment Report; (6) South African Revenue Service; (7) World Bank.

 

 

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Principales objetivos de política económica

Principales objetivos de política económica

En 2013, el gobierno aprobó el ambicioso Plan de Desarrollo Nacional 2030, el programa que sirve de referencia a largo plazo para el diseño de la política económica, industrial y social del país. Su objetivo principal es reducir significativamente la pobreza y la desigualdad en Sudáfrica en 2030. Por ejemplo, el índice de Gini de desigualdad debe disminuir de 0,67 (durante la aprobación del plan) hasta 0,6. Para ello los objetivos intermedios son aumentar el empleo, la renta per capita, la educación (oferta y calidad), la sanidad y el transporte público; obtener seguridad alimenticia y asegurar que la propiedad de los activos productivos está repartida en toda la población.

En el contexto de estos objetivos, y si bien la política fiscal y monetaria ha sido tradicionalmente independiente, sólida y ortodoxa, el resto de la política económica se caracteriza por ser desarrollista e intervencionista. El sector público es protagonista del desarrollo a través numerosas empresas públicas y agencias que proveen gran número de servicios y productos, con especial orientación hacia el desarrollo de la industria. Son los ministerios económicos los encargados de seleccionar una serie de sectores para los cuales se establecen medidas de corte proteccionista y abundantes ayudas fiscales. Un ejemplo serían los elevados requisitos de contenido local incorporados en las licitaciones.

En la cuestión de la desigualdad, el gobierno sudafricano inicialmente puso énfasis en las políticas de redistribución de la tierra, una reivindicación histórica en la lucha contra el apartheid. Sin embargo, estas políticas han fracasado por la imposibilidad de llegar a acuerdos entre compradores y vendedores, por el desinterés de muchos potenciales beneficiarios en dedicarse a la agricultura, y por la poca formación y capacidad financiera de los beneficiarios para el desarrollo de una explotación agrícola. En 2018 la ANC anunció la voluntad de modificar la constitución para permitir la expropiación sin compensación, con el objetivo de acelerar la redistribución de tierras.

En los últimos 15 años la política de redistribución se ha extendido al resto de sectores mediante una política de discriminación racial positiva muy agresiva. En algunos sectores como la minería cualquier inversión debe contar con la participación en el accionariado de un socio de raza negra. Y en materia de contratación pública las empresas de raza negra tienen prioridad. Así mismo, en 2018 o 2019 el gobierno también deberá aprobar el nuevo plan de apoyo a la industria del automóvil, y ha anunciado que quiere condicionar las ayudas fiscales a la política de discriminación racial positiva.

En el corto plazo, el empeoramiento de los indicadores financieros y las rebajas en la calificación crediticia en 2016 y 2017, forzaron al gobierno a otorgar prioridad a la consolidación de las cuentas públicas, lo cual pasa necesariamente por el saneamiento de las empresas públicas, en especial South African Airways y ESKOM. Estas empresas estarían quebradas si no fuera por los rescates regulares que reciben del presupuesto nacional. El problema financiero en ESKOM es tan grande que en 2018 que el ministro de finanzas declaró que el presupuesto nacional no tiene suficiente tamaño como para salvar a la empresa. Con la llegada de Ramaphosa al poder en febrero de 2018, cambió el responsable de la cartera de empresas públicas al nombrar a Pravin Gordhan ministro, persona de reconocido prestigio y orientación ortodoxa, del que se espera que logre mejorar la situación de dichas empresas. De hecho, en la última formación del gobierno de mayo de 2019, Gordhan ha sido ratificado en su cargo.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Previsiones macroeconómicas

La llegada al poder en febrero de 2018 del presidente Cyril Ramaphosa generó grandes expectativas de un cambio para dejar atrás un periodo caracterizado por la crisis económica y política y por el fuerte deterioro del clima de negocios, esto último debido a la política económica errática y populista. Sin embargo, los retos a los que se enfrenta la nueva administración son mayúsculos, la economía continúa en una situación débil, y la falta de reformas en los primeros meses de mandato han hecho que no se cumplan las expectativas y que en el primer trimestre de 2019 el PIB cayera un 3,2%, la mayor caída en los últimos 10 años.

El presidente Ramaphosa ha apostado por atraer inversión internacional como acicate para la recuperación económica. No obstante, la restauración de Sudáfrica como destino de las inversiones exteriores se ve dificultada por la iniciativa de reforma de la Constitución para permitir la expropiación sin compensación, iniciativa que la actual administración ha heredado del periodo anterior. Asimismo, las empresas públicas son un peligro para la sostenibilidad de las finanzas públicas, pero la concepción desarrollista de las mismas y los intereses creados impiden la necesaria reestructuración.

Por todo, ello la realidad económica se ha mostrado tozuda y el consumo y la inversión no se recuperan y el crecimiento en 2019 se prevé decepcionante. 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política fiscal y presupuestaria

Política fiscal

Tradicionalmente, Sudáfrica ha mostrado un comportamiento fiscal ortodoxo, manteniendo estable el endeudamiento público. Sin embargo, desde 2015, en paralelo al deterioro de la coyuntura económica y política, la situación financiera de la administración ha ido empeorando. Mención especial merece la situación insostenible de varias empresas públicas desde 2017, sobretodo South African Airways y ESKOM.  En 2016 y 2017 las agencias internacionales de rating rebajaron la calificación crediticia de la deuda soberana sudafricana, manteniéndola sin cambios en 2018.

Las autoridades reaccionaron implementando desde 2017 un proceso de consolidación fiscal moderada, con el objetivo de estabilizar la ratio de deuda pública (53% en 2023/2024) y evitar nuevas rebajas en la calificación crediticia de la deuda soberana. El 1 de abril de 2018 entró en vigor la reforma del IVA que consiste en el aumento de un 1%, situándose el tipo en el 15%. Sin embargo, dicha reforma es insuficiente para incrementar los ingresos, al mismo tiempo que la rigidez del gasto de la administración Ramaphosa propiciará un incremento sostenido del mismo, para hacer frente, entre otras demandas, a mayores ayudas para la educación universitaria.  Se espera que en 2019 se incremente el déficit fiscal por encima del 4,2% y que el endeudamiento sea del 53%. Varias empresas públicas han anunciado la elaboración de planes de sostenibilidad financiera y de reestructuración.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Política monetaria

Política monetaria

La política monetaria tiene como objetivo mantener la inflación en la banda del 3%-6%, objetivo que el banco central sudafricano ha conseguido gracias a su independencia del gobierno. En junio de 2018, frente a las tensiones inflacionistas provocadas por la depreciación de la moneda, el aumento del precio del petróleo y el incremento del IVA, el banco central aumentó el tipo de interés director del 6,5% al 6,75%, facilitando una moderación de los precios para finales de 2018, que, sin embargo, en 2019 se ha revertido, superando el límite objetivo del IPC del 6%.

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

Políticas estructurales (programas, reformas, etc.)

Reformas estructurales

Las reformas estructurales han sido inexistentes en los últimos años. No hubo reformas estructurales de sentido flexibilizador, tales como cambios en la legislación laboral o de visados, modificaciones del sistema educativo, privatizaciones de empresas públicas, reducción de cargas administrativas o promoción de la investigación, el desarrollo y la innovación. La nueva administración se ha centrado en el problema más acuciante: la gobernanza y sostenibilidad financiera de las empresas públicas. En febrero de 2019 el presidente anunció la racionalización y fragmentación de ESKOM en tres empresas (generación, transmisión y distribución), aunque sigue sin materializarse dicha fragmentación. 

La política de discriminación racial positiva como instrumento para la reducción de las desigualdades sí ha continuado su desarrollo en los últimos años. En 2017 se modificó la legislación de contratación pública, intensificando el tratamiento preferencial para los licitantes nacionales de raza negra. En septiembre de 2018 el gobierno aprobó la nueva legislación sectorial en el sector minero, en el cual aumenta del 26 al 30% la participación mínima de socios locales de raza negra en las nuevas licencias.  En este ámbito lo más destacado es que en 2018 el ANC anunció que promoverá la modificación de la Constitución para permitir la expropiación sin compensación, y avanzar así sustancialmente en la redistribución de tierras.

Por otra parte, frente al deterioro del clima de negocios, en 2016 el ministerio de industria y comercio lanzó la agencia nacional de atracción de inversiones, reforzada con la llegada de Ramaphosa al poder en febrero de 2018. Su mandato es facilitar la resolución de obstáculos legales y administrativos a la inversión extranjera productiva. En 2018 finalmente entró en vigor la nueva ley de regulación de inversiones exteriores que introduce certidumbre jurídica, si bien esta ley ha sido criticada por establecer la preeminencia de la jurisdicción nacional en la resolución de disputas comerciales. En general, el nuevo presidente y toda su administración también están realizando un notable esfuerzo diplomático para captar inversión exterior.

 

Volver a índice de Demanda y Coyuntura

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex