Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

A partir de enero de 2018, el INE actualizó la canasta y la metodología de medición del IPC, lo que implicó una reducción en la variación anual del índice respecto de lo estimado hasta diciembre anterior. Así, mientras con el indicador en base 2013=100 el IPC acumuló una variación de 2,1% entre febrero y diciembre del 2018, con la nueva canasta y metodología (2018=100) sumó 1,7%. En el caso del IPCSAE —IPC que excluye alimentos y energía— las cifras correspondientes fueron de 2 y 1,5%, respectivamente.

La inflación a lo largo de 2019 se situó significativamente por debajo de lo proyectado por las Autoridades, lo que contrastaba con las cifras de actividad económica y demanda que habían estado en línea con lo previsto. Gran parte de esto era resultado de una bajada en el IPCSAE, tanto en su componente de bienes como en algunos servicios. En el caso de los bienes se debía a que el traspaso de la depreciación del peso fue menor de lo esperado, mientras que en el caso de los servicios se explicaba por la presencia de factores de oferta que daban cuenta de la mayor competencia en algunos sectores económicos, como es el caso de la irrupción de los operadores de líneas aéreas low cost, así como la mayor holgura laboral que generaba una moderación salarial. A lo anterior, se añade el efecto directo tras la actualización de la canasta y la metodología de medición del IPC, lo que implicó un nivel de inflación menor al calculado con la canasta previa. No obstante, la depreciación sufrida por el peso chileno desde que tuvo lugar el estallido social, generó un alza en el nivel de precios del país llegando al 3%. 

En cualquier caso, hay que señalar que Chile es relativamente caro para las expectativas españolas, sobre todo en según qué zonas del país. Esto se debe una escasa competencia en casi todos los sectores productivos por la concentración en la oferta. No solo hay una concentración sectorial, sino una concentración transversal, de tal manera que pocos conglomerados empresariales operan en varios sectores a la vez y no es raro ver a las mismas empresas repetidas veces. Sirva como ejemplo que solo tres empresas gestionan todos los malls de Chile, que solo hay tres empresas grandes cadenas de supermercados, solo tres grandes cadenas de retail, no más de 20 bancos comerciales... Esto hace que el poder de la oferta sea enorme en la determinación de los precios. Y se agrava con una cadena de distribución mejorable a nivel del comercio minorista, especialmente supermercados.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Comunicaciones por vía aérea

Existe en el país una red aeroportuaria compuesta por 344 aeropuertos y aeródromos, de los que 16 pertenecen a la red primaria. Si bien existen ocho de ellos son internacionales, el Aeropuerto de Santiago concentra la gran mayoría de los vuelos que operan con el exterior. 

Las compañías aéreas que tienen vuelos directos entre España y Chile son Iberia ( y su filial low cost Level) y LATAM, ambas pertenecientes a la alianza One World.  

Comunicaciones por carretera

Chile cuenta con un sistema de transporte extenso cuya red de carreteras es de 80.505 kilómetros, de las cuales sólo un 23% se encuentran pavimentadas. A pesar de ello, algunos lugares de Chile continúan bastante aislados o con la única opción del avión o el barco como medio para llegar allí.

Las principales vías de comunicación terrestre son:

  • Carretera Panamericana (ruta 5) que cruza el país de norte a sur, uniendo la frontera peruana con Puerto Montt y hasta Quellón en Chiloé
  • Ruta 68 que une Santiago con la ciudad portuaria de Valparaíso y Viña del Mar
  • Ruta 78 que une Santiago con la ciudad costera de San Antonio
  • Carretera Transandina (ruta 60 CH) que une Valparaíso con la ciudad argentina de Mendoza
  • Ruta 7 que une Puerto Montt con Chaitén, Coyhaique y Villa O`Higgins
  • Ruta 9, que va desde Paso Baguales, Puerto Natales y Punta Arenas a Fuerte Bulnes

Las rutas principales del país tienen varios tramos de pago. El precio del peaje oscila entre 500 y 3.000 pesos (1 a 5 Euros), dependiendo de la ruta y de si es fin de semana o laborable. En Chile se conduce por la derecha y es obligatorio el cinturón de seguridad. La velocidad máxima permitida en autopistas es de 120 Km/h y en las demás carreteras de 100 Km/h. A su vez, el tránsito es controlado principalmente por Carabineros de Chile con radares y cámaras fotográficas.

Desde junio de 2007, es obligatorio el uso de luces de circulación diurnas encendidas en los vehículos motorizados.

Para mayor información sobre la red vial en Chile, puede consultar la página Web: www.vialidad.cl.

Comunicaciones por vía férrea

Chile cuenta con más de 2.200 kilómetros de vías férreas que abarcan desde la V Región hasta la X Región. En general, la vía ferroviaria ha venido siendo de baja calidad, siendo este transporte utilizado mayoritariamente para el transporte de mercancías. Sin embargo, en los últimos años, el Ministerio de Obras Públicas, a través de EFE (Empresa de Ferrocarriles del Estado) ha llevado a cabo notables mejoras en el transporte ferroviario de pasajeros. Han llevado a cabo proyectos para modernizar tanto las vías, como los trenes, como la señalización, comunicación, electrificación y estaciones y centros de control. Actualmente, Grupo EFE está implementado un plan de desarrollo del modo ferroviario que tiene como meta hacia 2020 trasladar a 100 millones de pasajeros y duplicar las toneladas de carga transportadas en tren. Así, en la Región Metropolitana se están impulsando los trenes suburbanos, con la ejecución de obras del proyecto a Nos y Rancagua Xpress, el desarrollo de la ingeniería del tren entre Alameda y Melipilla, y otro servicio que unirá las comunas de la zona norte de Santiago, uniendo las comunas de Quinta Normal y Batuco.

Para mayor información sobre la vía férrea de Chile, puedo consultar la página Web: www.efe.cl

Comunicaciones por vía marítima

El transporte de mercancías por vía marítima es de gran importancia. Así, el 89,6% del volumen físico de mercaderías de exportación se movilizan por vía marítima utilizando las instalaciones portuarias y sus vías de conectividad intermodal. Si se analizan las importaciones por vía marítima, el volumen se sitúa en el 66% del total. La diferencia de porcentajes entre exportaciones e importaciones proviene, fundamentalmente de las importaciones de gas licuado que se realizan desde Argentina por gasoducto.

En Chile existen 13 empresas portuarias estatales y 29 puertos privados. Actualmente de las 13 empresas estatales, el sector privado participa en 9 como concesionarios monoperadores de frentes de atraque. Los principales puertos son Arica, Iquique, Antofagasta, Coquimbo, Talcahuano-San Vicente, Valparaíso, San Antonio, Puerto Montt y Punta Arenas.

Se puede encontrar información respecto al movimiento marítimo en la página Web de la Cámara de Comercio de Santiago http://www.ccs.cl a través del apartado “Itinerarios”. Este servicio interactivo permite consultar la programación de viajes marítimos y aéreos de los principales actores en el mercado chileno

La navegación es poco utilizada como medio de transporte de pasajeros a excepción de la zona austral donde sirve como conexión entre las diversas islas. Hay un barco, una vez al mes, que cubre el trayecto entre Valparaiso e Isla de Pascua, haciendo parada en la Isla de Robinsón Crusoe.

Existen numerosas navieras que operan entre los puertos españoles y los chilenos.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) reveló que la tasa de desempleo nacional registró un 7,1% en 2019. Este resultado se atribuye principalmente al incremento de un 1,2% de la fuerza de trabajo, que fue levemente superior al de los ocupados, cifra que se situó en 1,0%. Desglosando la cifra, el aumento de trabajo en los sectores de comercio (4,0%), salud (5,3%) y minería (11,9%) fue clave en la cifra final, mientras que por categoría ocupacional lo hicieron principalmente los trabajadores por cuenta propia (4,0%) y los asalariados informales (4,3%).

La caída de la actividad económica como consecuencia de la inestabilidad del país llevó a que en un mes 70.000 personas perdieran sus empleos y se prevé que, de continuar por esta senda, la tasa de desempleo alcance los dos dígitos.

En tanto, la tasa de ocupación informal alcanzó uno de los niveles más bajos desde que se realiza la medición oficial, situándose en un 28,5%.

El salario mínimo en Chile fue establecido en 288.000 pesos a partir del 1 de septiembre de 2018, en marzo de 2019 se revisó al alza hasta alcanzar los 301.000 CLP con un incremento en de 2020 en el IPC más un diferencial de 2,5%. Dentro de la Agenda Social presentada por Piñera se contempla la creación de un Ingreso Mínimo Garantizado de 350.000 CLP para todos los trabajadores con jornada completa, si bien no se ha anunciado la fecha a partir de la cual este cambio entrará en vigor.

En 2018 el ingreso medio mensual fue de 573.964 pesos por trabajador, cifra que supone un incremento del 3,5% respecto al año anterior. Cabe destacar que, aunque la tasa de productividad de los trabajadores chilenos es de las más bajas en la OCDE. En 2016 la productividad laboral chilena era del 51,2, cifra que representaba la mitad de la media de los países de la OCDE, según los últimos datos publicados por este organismo. No obstante, en 2018 se anunció que la productividad registraba una tasa de crecimiento del 2,6% y se estima que en 2019 llegó a los 30 USD/hora.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

Según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), la renta per cápita para Chile se situó en 15.399 dólares en el año 2019. Por su parte, la renta per cápita en Paridad de Poder Adquisitivo (PPP) alcanzó los 26.317 dólares.

Nos encontramos ante un país con una gran concentración económica, interrelacionada con una fuerte concentración de la renta. En este sentido valga destacar que sólo el 0,01% de la población controla el 10% del PIB. En términos internacionales, la participación del 1% más rico es la más alta registrada dentro de una lista mucho más amplia de alrededor de 25 países para los cuales esto se ha medido. El índice de Gini roza el 0,5. Las desigualdades sociales son uno de los principales factores que han disparado el estallido social en el que se encuentra inmerso el país desde octubre de 2019.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

  • Agropecuario-forestal

El sector agropecuario-forestal sigue siendo uno de los motores de la exportación de Chile y por ende de su economía. Esta situación se debe al dinamismo de la fruticultura, la vitivinicultura y, en menor medida, al sector forestal y la agricultura. La fruticultura se ve impulsada, fundamentalmente, por el buen comportamiento de la producción con destino a la exportación, en especial, de arándanos, cerezas y uva de mesa. La agricultura se concentra en la producción de cultivos anuales, en especial, trigo, patata, tomate, remolacha y maíz. El sector forestal está liderado por la producción de madera pulpable y el alza del sector pecuario reflejó la mayor producción de carne de cerdo y de ave y, en menor medida, de la producción de leche.

  • Pesca y acuicultura

El sector pesquero es otro de los potentes sectores de la exportación chilena, tanto en términos de la pesca extractiva de toda clase de pescados y mariscos como de la acuicultura, especialmente por el salmón.

  • Minería

La minería sigue siendo el motor de Chile, como ya hemos señalado. Chile es el primer productor mundial de cobre (con un 28% de la producción mundial, aunque va perdiendo importancia relativa), nitratos naturales (100%), yodo (62% de la producción mundial) y renio (55% de la producción mundial), el segundo productor de litio (19% de la producción mundial) y de molibdeno (20% de la producción mundial) y quinto de plata (5% de la producción mundial). En el último año, la importancia del sector minero se situó en el 9,4% del PIB, destacando la participación de la minería del cobre, con un 8,4% del PIB.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector industrial sigue siendo potente en Chile, especialmente en las actividades relacionadas con la minería (minerales no metálicos y metálica básica), debido a la recuperación de la industria básica de hierro y acero. También se ha recuperado otros subsectores del sector relacionados con actividades primarias, como las relacionadas con la celulosa y el papel. Por otro lado, la actividad en el sector textil prácticamente ha desaparecido.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El subsector de electricidad, gas y agua es uno de los fundamentales en este país. No solo por su importancia en la economía, sino por su carácter estratégico para el resto de sectores, especialmente en Chile, donde la minería tiene como uno de sus insumos fundamentales la energía. Chile ha realizado un importante esfuerzo en materia de energías renovables, de manera que en diciembre de 2019 la participación de las energías renovables no convencionales en la matriz de generación superaba el 20% de la matriz energética nacional. La meta de la política de Energía 2050, en tanto, es llegar a un 70% de renovables al año 2050 (incluyendo la gran hidroelectricidad). De las energías renovables, destaca la presencia de solar y luego eólica e hidroeléctrica. De todas formas, las mayores fuentes de energía en la actualidad son el carbón, el petróleo y el gas, si bien el país se ha comprometido a eliminar las centrales generadoras a carbón para 2050.

El comercio mayorista presentó en los años anteriores un incremento generalizado de sus componentes, siendo el de maquinaria y equipos el de mayor incidencia, en línea con las importaciones de este tipo de bienes. También destacaron las ventas de combustibles, materiales de construcción, aparatos domésticos, materias primas, alimentos, bebidas y tabaco. El comercio minorista sufrió una desaceleración a lo largo del primer semestre de 2019, reflejo de la baja confianza empresarial, un escenario externo volátil, los precios del cobre contenidos y un mercado laboral débil. La menor afluencia de turistas argentinos, unido al estallido social de octubre llevaron a que el comercio se desplomara en el cuarto trimestre del año (-13,1%), que tuvo como resultado una caída del 4,4% en el conjunto del año 2019.  

El sector de la construcción ha crecido de manera muy importante en estos años debido a la fuerte inversión en infraestructuras públicas (incluida la reconstrucción del terremoto y maremoto de 2010; proyectos sanitarios, viales, ingeniería civil) y privadas (especialmente las relacionadas con minería), junto con el despunte del mercado inmobiliario en el país, especialmente en Santiago, hasta 2016, que con la aplicación del IVA a la compra de viviendas cayeron las ventas drásticamente. Por su parte, durante el ejercicio 2017, se observó cierta recuperación en la oferta de vivienda, impulsada principalmente por el buen desempeño del mercado de apartamentos. En 2018 y 2019 dicha tendencia se vio confirmada tanto en la construcción habitacional como en la no habitacional. En ese último año el sector de la construcción creció en un 4,9%, a pesar de las caídas en la actividad a lo largo del tercer trimestre del año. 

El sector de transporte sigue siendo otro de los principales sectores, en particular, los servicios conexos, debido a la mayor actividad de carreteras y, en segundo lugar, por la de agencias marítimas. Destacaron los subsectores de transpote marítimo y aéreo como los más dinámicos. El resultado del transporte ferroviario en los últimos años refleja el buen desempeño del transporte por carga, pero en general sigue siendo la asignatura pendiente en este sector, especialmente en el caso de pasajeros (salvo el metro de Santiago).

El sector de las comunicaciones se ha visto impulsado principalmente por el mayor uso de la telefonía móvil, especialmente la modalidad de contrato. Aunque en menor magnitud, las subactividades de la TV de cable y el acceso a Internet también favorecieron el resultado.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex