Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró en enero una variación interanual del 3,15%. En 2018 se situó en 3,18%, cifra inferior al 4,09% del 2017. Así, la inflación se sitúa ya dentro del rango meta de inflación establecido por el Banco de la República (2%-4%). Sin embargo, la inflación básica permanece en niveles altos, lo cual está relacionado con la indexación de precios y el aumento de la tasa general del IVA.

Esta tendencia viene desde 2017, cuando se ubicó por debajo de la registrada en 2016, cuando fue de 5,75%. La mayor parte de este descenso fue resultado de la desaparición de las presiones inflacionarias, originadas tanto por el fenómeno climático denominado “El Niño” (sequía) como de la depreciación de la tasa de cambio, que aumentaron fuertemente los precios en 2015 y 2016.

En los primeros meses de 2019 el IPC fue ligeramente superior al registrado en 2018. Asimismo, cabe mencionar que el mes de abril de 2019, el IPC registró una variación de 0,50% en comparación con marzo de 2019 (último dato disponible). Tres divisiones se ubicaron por encima del promedio nacional: Alimentos y bebidas no alcohólicas (1,07%), Bebidas alcohólicas y tabaco (0,81%) y por último, Información y Comunicación (0,72%). Por debajo se ubicaron Alojamiento, Agua, Electricidad, Gas y Otros Combustibles (0,47%), Restaurantes y Hoteles (0,47%), Muebles, artículos para el hogar y para la conservación ordinaria del hogar (0,46%), Recreación y Cultura (0,33%), Salud (0,31%), Bienes y Servicios Diversos (0,30%), Transporte (0,23%), Educación (0,09%) y finalmente, Prendas de Vestir y Calzado (0,07%).

 

IPC

Años

 
IPC
2008
7,67%
2009
2,00%
2010
3,17%
2011
3,73%
2012
2,44%
2013
1,94%
2014
3,66%
2015
6,77%
2016
5,75%
2017
4,09%
2018
3,18%

 

Fuente: DANE
 
 

 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

La topografía de Colombia exige el desarrollo de sistemas multimodales de transporte. En años recientes el país ha aumentado la inversión en infraestructura de transporte por medio de concesiones en todas las áreas.

Red de carreteras

Consiste en tres redes con una longitud total de más de 200.000 kilómetros de los cuales casi 20.000 kilómetros están a cargo de la Nación, más de 40.000 kilómetros se encuentran a cargo de la red departamental y en torno a 140.000 forman parte de la red terciaria.

La red básica tiene siete carreteras principales norte-sur y ocho vías este-oeste. La red secundaria y terciaria tiene carreteras que permiten comunicaciones a las diferentes regiones con los principales centros urbanos.

De la red primaria, en torno al 83% está pavimentada, según datos del ministerio. En total, sólo el 20% de las vías aproximadamente están pavimentadas, pero en las vías terciarias esta cifra es de escasamente un 6%. Con el plan de carreteras de cuarta generación (4G) se podrían adicionar otros 1.200 km a la red primaria actual.

La ayuda proporcionada por el paquete de ayuda de los EEUU, comúnmente llamado "Plan Colombia", al programa del gobierno "Carreteras para la Paz" es notable y ha proporcionado la financiación para importantes proyectos de construcción de infraestructura de carreteras en diversas áreas del país.

Otro proyecto importante es la iniciativa de construcción del túnel de la Línea. Este túnel es parte del corredor Bogotá-Buenaventura; que tendrá una longitud de 503 kilómetros y con el que se espera reducir en 10 kilómetros la distancia de Bogotá, el centro de producción principal del país, al Puerto de Buenaventura, a través del cual se envían el 89% de las exportaciones colombianas de la Costa Pacífica. Esta menor distancia acortará el tiempo de viaje de los vehículos livianos en aproximadamente 30 minutos y de los vehículos pesados en 80 minutos.

Actualmente hay tres grandes proyectos en proceso: la “Ruta del Sol” con cerca de unos 1.000 kilómetros de carretera que enlazará Bogotá con la Costa Atlántica, la “Autopista de la Montaña” compuesta de 4 corredores viales de 900 kilómetros de longitud en la zona de Medellín y la “Autopista de las Américas”, una red de doble calzada que unirá las fronteras de Panamá con la de Venezuela por el norte del país.

Red ferroviaria

Después de las carreteras, los ferrocarriles son el segundo medio de transporte de  carga más utilizado en el país, con 1.995 kilómetros de red férrea concesionada, de los cuales 1672 km están bajo administración del ANI y 319 km del INVIAS, básicamente utilizadas para transportar carbón.

Actualmente están en curso importantes proyectos para reparación, mantenimiento, y operación de redes ferroviarias bajo concesión:

Sistema Ferroviario del Pacífico: se extiende sobre 498 kilómetros, atravesando el Departamento del Valle del Cauca. Los principales productos transportados son azúcar, café, cereales y madera. 

Sistema Ferroviario del Atlántico: se extiende sobre 1.493 kilómetros, conectando los dos principales centros de consumo del país (Bogotá y Medellín) con la Costa del Caribe. La concesión tiene 245 kilómetros. Los principales productos transportados son carbón, cemento, acero, café, cereales, papel y fertilizantes.

Se está dedicando especial atención a la renovación y construcción de líneas ferroviarias. La meta es mejorar el transporte de carbón conectando las minas con las ciudades y puertos.

Adicionalmente, se están realizando estudios de trenes para pasajeros urbanos y suburbanos.

Actualmente existen dos grandes proyectos en proceso:

Sistema Ferroviario Central: se extiende sobre 1.045 kilómetros desde Villavieja en el Huila hasta Chiriguaná en el Cesar. El proyecto de rehabilitación se encuentra en proceso de licitación pública.

Tren del Carare: desarrollo de un corredor férreo que permita potenciar la explotación de los recursos carboníferos de las cuencas de Cundinamarca, Boyacá y Santander. Se construirían 202 nuevos kilómetros y 62 kilómetros con servidumbre.

En Colombia solo existen dos redes ferroviarias privadas; entre Belencito y Paz del Río (39 Km) y entre segunda Cerrejón y Puerto Bolívar (145Km).

Transporte urbano

El país ha progresado de un sistema anticuado de transporte público de pasajeros urbanos a un nuevo sistema de transporte masivo.

Bogotá, la ciudad líder en este nuevo sistema, se ha convertido en un modelo para varias ciudades colombianas tales como Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, y Pereira, así como para países tales como Perú, Chile, la República Dominicana, Venezuela, México, Panamá, Nicaragua, Honduras, Indonesia, India y Vietnam.

Transmilenio, el sistema de transporte masivo de Bogotá comenzó a funcionar en diciembre de 2000. Este sistema transporta a 160 pasajeros por autobús a una velocidad promedio de 27km/hora, transportando en hora punta una media de 196.637 pasajeros. Cuenta con 114 estaciones en 84 kilómetros de red troncal y además da servicio a 663 kilómetros con su flota de alimentación a la red troncal.

Los autobuses que viajan sobre las calles principales reciben pasajeros de autobuses de más baja capacidad (64 a 72 pasajeros), dicho recorrido va de los barrios que están lejos del sistema a las estaciones terminales. Ello ayuda a los residentes de la ciudad a tener acceso a un sistema de transporte más completo, más eficiente y más rápido.

Además, actualmente se están realizando estudios para la construcción de un metro en Bogotá.

Red fluvial

Debido a la abundancia de recursos hidrológicos, Colombia tiene una ventaja competitiva significativa en términos de transporte fluvial.  La ruta fluvial está conformada por alrededor de 16.877 kilómetros de ríos, clasificada como navegación mayor permanente, navegación mayor transitoria y navegación menor, de acuerdo con las características de los canales navegables. Esta red recorre del centro del país hacia los cuatro puntos cardinales y conforman las vertientes hidrográficas del Magdalena, del Orinoco, del Atrato y del Amazonas.

La Red Primaria con 8.423 kilómetros sirve como medio de comunicación entre los puertos fluviales y las carreteras de acceso a varias capitales de departamento, mientras que la Red Secundaria, con 8.454 kilómetros cumplen una función de comunicación regional y local.

La política del gobierno colombiano ha impulsado la rehabilitación de los ríos como medio para transportar pasajeros y carga.

Los seis principales ríos navegables en Colombia son: el Magdalena, Meta, Cauca, Orinoco, Amazonas y el Atrato.

El Gobierno planea dar bajo concesión la operación, mantenimiento y administración portuaria de los ríos Magdalena y Meta.

Río Magdalena

Conecta el interior del país con la Costa del Caribe. La navegación mayor cuenta con 636 kilómetros de red navegable permanente y 277 transitoria y la navegación menor con 1.092 kilómetros de red navegable permanente.

Los principales productos transportados son hidrocarburos, minerales, carbón y cemento. 

El proyecto YUMA, diseñado para mejorar la navegabilidad de este río e incentivar el transporte de carga y de pasajeros a través del río. Se busca involucrar a inversores privados en la financiación de las diversas etapas del proyecto, a través de concesión o asociación con el gobierno. El proyecto convertirá al río Magdalena en la ruta principal para el comercio exterior, aprovechándose no solamente los bajos costos de los fletes, sino también desarrollando posibilidades de turismo para las ciudades y puertos situados a lo largo del río.

Río Meta

La principal vía fluvial en la parte noreste del país que también sirve como ruta para el comercio con Venezuela.

Los productos transportados a través del Río Meta incluyen materiales de construcción, bebidas, alimentos y ganado. 

Hay un proyecto para mejorar la navegabilidad del Río Meta con el fin de aumentar el comercio bilateral con Venezuela. 

La Reforma Fiscal (Ley 788 de 2002) exime de pagar el impuesto sobre la renta durante 15 años a las compañías que suministran servicios de transporte fluvial con planchones de bajo calado.

Transporte marítimo

Actualmente existen en Colombia 9 puertos especializados en actividades específicas.

En Colombia nos podemos encontrar con tres tipos de puertos bastante diferenciados: los de contenedores, los de carbón a granel y los de granel líquido, principalmente petróleo.

En contenedores, el principal puerto del país es Cartagena. Tradicionalmente el puerto de Buenaventura había sido el principal puerto del país en contenedores, pero los últimos años el auge del puerto de Cartagena ha sido muy importante.

El principal producto transportado por red fluvial es el carbón a granel y el puerto con más tráfico es el de Santa Marta.

Transporte aéreo

El transporte aéreo está muy desarrollado y el sector experimenta una continua mejora tecnológica. Oficialmente hay 77 aeropuertos, 11 de los cuales son internacionales.

El gobierno involucró a compañías privadas en la administración y operación de aeropuertos otorgando varias concesiones, entre ellas la del aeropuerto El Dorado de Bogotá que se encuentra en fase de ampliación y remodelación pues ha quedado pequeño para el tráfico que genera hoy en día la ciudad de Bogotá.

El proyecto incluye la construcción de una nueva terminal, remodelando la existente, construyendo y renovando vías de acceso, y mejorando redes de suministro.

La terminación de este proyecto ayudará al Aeropuerto Internacional El Dorado a consolidar su posición como un centro clave de distribución y entrada para tanto el comercio doméstico como el internacional.

Es el aeropuerto con mayor volumen de carga de toda Latinoamérica y el tercero en volumen de pasajeros.

Asimismo también se encuentra en curso la concesión e integración de los aeropuertos de Centro Oriente para operar los aeropuertos de Santa Marta, Valledupar, Riohacha, Cúcuta, Barrancabermeja y Riohacha, y la remodelación de los aeropuertos del Centro Occidente que agrupa los aeropuertos de Armenia, Pereira, Cartago Y Palestina. La mayor obra se realizará en el aeropuerto de Palestina donde se adecuará un terreno de 2.100 metros de longitud para la construcción de una nueva pista con capacidad para aviones a reacción.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

El panorama laboral en Colombia durante los últimos 5 años ha sido favorable, conservando tasas de desempleo de un dígito, como resultado de los avances sociales y las reformas implementadas para promover la formalización. Si bien la tasa de desempleo creció con respecto a los años anteriores, Colombia continúa generando nuevos puestos de trabajo y en 2018 mantiene una tasa de desempleo promedio de un dígito.

La tasa de desempleo en Colombia en 2018 se ubicó en el 9,7%, 3 puntos básicos mayor al del 2017. Así, en 2018 hubo un incremento de la población ocupada de 75.000 personas y de la población desocupada de 92.000 personas.

Las actividades económicas que más contribuyeron a la generación de empleo fueron la industria manufacturera, los servicios en salud, el sector financiero y la construcción. Asimismo, las actividades que más aumentaron en 2018 en lo que se refiere a materia de empleo fueron suministro de electricidad, gas y agua (14.7%), explotación de minas y canteras (10.6%), industria manufacturera (2.2%), servicios comunales, sociales y personales (1.1%), construcción (0.9%) e intermediación financiera (0.3%). Por otro lado, el empleo se redujo en transporte, almacenamiento y comunicaciones (-0.5%) y en actividades inmobiliarias y empresariales (-4.0%).

En todo caso, el elevado grado de informalidad que existe en el país hace que estas cifras pierdan representatividad. A pesar de ello, cabe resaltar que la relación entre trabajadores informales y ocupados totales se situó en 2018 en el 47%, lo que refleja una mejoría respecto a los años anteriores. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

La renta per cápita alcanzó, en datos del Mundial, una cifra ligeramente superior a los 6.300 dólares, aumentando ligeramente respecto a 2016.

La distribución de la renta en Colombia es muy desigual. Según datos de la DIAN, el 1% de los mayores perceptores de la renta se queda con una quinta parte de la riqueza producida en Colombia, que es uno de los índices más altos del mundo, sólo superado por Estados Unidos. Mientras en este último, los perceptores mayores son ejecutivos que deciden sobre sus exorbitantes salarios, en nuestro caso más tradicional se trata de rentistas y dueños del capital. Los últimos datos disponibles en el Banco Mundial, de 2017, establecen que Colombia tiene un índice de Gini de 49,7, reduciéndose este indicador respecto a anteriores anualidades. A pesar de ello, esto sigue situando a Colombia como un país eminentemente desigual.

Según los últimos resultados del informe del DANE sobre pobreza y desigualdad del año 2018, el porcentaje de población que se encuentra bajo el umbral de la pobreza aumento respecto al año anterior. En el año 2017 un 26,9% de la población se encontraba bajo este umbral, por el contrario, en el 2018 esta cifra aumentó al 27%. Por otra parte, el 7,2% de la población se encuentra en situación de pobreza extrema.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

La participación de las principales actividades pertenecientes al sector primario (agricultura, ganadería, caza, silvicultura, pesca y explotación de minas y canteras) han supuesto aproximadamente en los últimos años un 11,5% del total del PIB del país.

Por un lado, el crecimiento conjunto que han experimentado la agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca ha sido superior al crecimiento promedio de la economía en los últimos años. En 2017 estos sectores experimentaron un crecimiento del 5,6%, muy superior al 1,8% que experimento la economía en su conjunto. No fue tan superior el crecimiento que experimentaron entre los meses de enero y septiembre de 2018, pues crecieron un 2,7% respecto al 2,5% de la economía del país.

Por otro lado, el sector de las minas y canteras ha experimentado fuertes disminuciones en estos mismos periodos. En 2017 cayó un 4,3% y en los tres primeros trimestres de 2018 un 2,5%.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Dentro del sector secundario destacan, por su peso sobre el producto interno bruto, dos campos: el de las industrias manufactureras con un 12% y el de la construcción con un 7%.

La industria manufacturera durante el año 2018 tuvo un desempeño favorable, con signos claros de recuperación frente al complejo panorama que se vivió en 2017 en el sector. Al iniciar el último trimestre del año, la producción y las ventas mostraron cifras positivas, los indicadores de pedidos e inventarios fueron alentadores y el clima de los negocios reflejó una situación favorable. De hecho, entre enero y octubre de 2018 de acuerdo con el DANE la producción aumentó 3,2% y las ventas totales 3,5%. En el año inmediatamente anterior, estas tasas eran de -0,5% y -0,3% respectivamente. Si excluimos el subsector de refinación

El sector de la construcción por el contrario ha obtenido peores resultados. Si bien, al igual que la industria manufacturera, obtuvo una tasa de crecimiento negativa en 2017 del 2%, no consiguió mejorar su situación en los tres primeros trimestres de 2018, en lo cuales obtuvo una nueva tasa de crecimiento negativa del 2,5%.

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

 

En el 2018, los sectores con mayor dinámica fueron en su gran mayoría parte del sector terciario. En orden de crecimiento son: administración pública y defensa (5,2%), actividades profesionales, científicas y técnicas (4,8%), comercio, transporte, almacenamiento y hoteles (3,1%) y actividades financieras y de seguros (3,1%). La mayoría de estos sectores experimentaron un crecimiento mayor respecto al año 2017, por lo que la tendencia es positiva y se prevé que siga sinedolo.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex