Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

La distribución sectorial del PIB es la clásica de un país desarrollado, con predominio del sector servicios, en un segundo lugar el industrial y, por último, el sector agrario.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Tanto en 2016 como en 2015, los precios al consumidor apenas crecieron o no lo hicieron en absoluto. Los servicios postales aumentaron significativamente (un 86%), pero esta evolución se vio más que compensada por las bajadas en el resto de componentes del IPC y sobre todo por los descensos en los precios de los servicios de radio y televisión así como de algunos artículos informáticos. En 2017 sin embargo, el incremento del IPC fue del 1,1% como consecuencia sobre todo del aumento en los precios de los viajes por avión, así como de la leche.

A nivel mayorista, los precios subieron un 0,6% en el 2017 con importantes subidas en la leche y derivados lácteos y la madera de conífera importada. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Las infraestructuras de transporte de las que dispone Dinamarca están parcialmente desarrolladas. A pesar de ser un país de sólo 43.000 km2, su configuración y la presencia de varias islas obliga a contar con un sistema de transportes eficiente. Su amplia costa también condiciona su estructura.

Actualmente existen (1 de enero de 2016), 74.405 Km. de carreteras públicas, de las que aproximadamente un 95% son de carácter municipal y el resto estatal (3.720 km). La red de autopistas tiene una longitud de 1.614 Km.

Las tres principales islas de Dinamarca están conectadas por puentes. También hay una combinación de puente y túnel que conecta Selandia con Malmö (Suecia). Se espera que en el futuro entre en funcionamiento un enlace fijo (tunel sumergido) entre la isla danesa de Lolland y Alemania por el estrecho de Femer.

La red para ferrocarriles era, a principios de 2015, de 2.573 km. lo que supone aproximadamente unos 62 km. por 1.000 km2. La mayor parte es gestionada por la Agencia Nacional de Ferrocarril (Banedanmark) pero unos 521 km. de vía y los 21 km. del metro de Copenhague son gestionados por operadores regionales. Tanto la infraestructura ferroviaria como el material rodante (dependiente este último en su mayor parte de la empresa pública DSB) están actualmente sujetos a un programa de inversiones para su modernización.

En Dinamarca hay 109 puertos marinos. Los 28 mayores de ellos despachan más de 1.000.000 toneladas de productos al año y suponen el 83% del total transportado por mar. El puerto privado de Statoil, en Kalundborg, y el público de Fredericia son, en términos de gestión de mercancías, los más importantes ya que por cada uno de ellos pasa el 9% de todas las que llegan o salen del país por vía marítima.

De los 109 mencionados, 73 de ellos operan también en el transporte de pasajeros, gestionando los 32 mayores el 90% de los mismos. Atendiendo al número de usuarios, los mayores puertos son Helsingør (19% del total de pasajeros anuales) y Rødby Færgehavn (15% del total de pasajeros anuales).

La mayoría de los vuelos del extranjero a Dinamarca aterrizan en el aeropuerto de Copenhague. No obstante, algunos vuelos internacionales, en su mayor parte procedentes de países escandinavos, utilizan aeropuertos regionales como los de Århus, Aalborg, Esbjerg y Billund. En total existen en Dinamarca 23 aeropuertos.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

El mercado de trabajo se caracteriza por su gran flexibilidad, combinada con altos niveles de protección al desempleado. Este modelo, que recibe el nombre de “flexicurity”, va acompañado de políticas activas en el mercado laboral y desde principios de los años 90 ha ayudado a tener bajos niveles de paro .

El sistema descansa  sobre tres pilares:

  • Facilidad de contratación. En Dinamarca, las relaciones laborales se consideran tradicionalmente una cuestión bilateral entre empleadores y empleados. Aunque hay normas específicas de ámbito estatal que regulan determinados aspectos concretos  -por ejemplo en el caso de contratos con aprendices, personas con minusvalías, etc.-, son los acuerdos pactados entre el trabajador y el empresario y las cláusulas plasmadas en los Convenios sectoriales acordados entre patronal y sindicatos, los que fijan la mayor parte de las normas que regirán las relaciones laborales.
  • Facilidad de despido. En general, el coste de despido de los trabajadores es reducido y se limita a empleados que han trabajado más de 12 años en la empresa (tratándose de despido) o 17 (cuando se trata de renuncia). La indemnización en estos casos ascendería a un máximo de 6 meses de salario y un mínimo de 1, dependiendo de la edad del trabajador. Fuera de estas situaciones puntuales, el despido sólo está sujeto a normas referentes al periodo de aviso, que varía dependiendo del tiempo que el trabajador ha estado empleado en la empresa.      
  • Políticas activas de empleo. Dinamarca dedica anualmente aproximadamente el 1,5% del PIB a políticas orientadas al mercado de trabajo que se traducen en programas de orientación al mercado, programas de educación y reciclaje etc.

Aparte de lo anterior, habría que considerar que los trabajadores desempleados están cubiertos por el seguro de desempleo por un plazo máximo de dos años, dependiendo el importe de lo recibido de las aportaciones que estos mismos realizan a las cajas de desempleo. Superado el plazo máximo de cobro de este seguro, pueden acceder a las ayudas estatales existentes, que incluyen aportaciones dinerarias básicas así como ayudas para pagos del alquiler de vivienda, etc.   

Las condiciones laborales permiten por tanto una gran movilidad laboral, de forma que alrededor del 25% de los trabajadores daneses cambien de trabajo cada año.    

En 2017 la población activa fue de 2,9 millones de personas y el año cerró con un índice de paro. corregido estacionalmente, del 5,3% según datos de la EPA.  

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

En 2017, el PIB real per cápita (base 2010) para Dinamarca fue de 46.500 €. En términos de paridad de poder adquisitivo y sobre base 100 para el conjunto de los 27 países de la UE, el índice de Dinamarca en 2017 se sitúa en el nivel 125 mientras que el de España es de 92.

De acuerdo con la información de Eurostat para 2016, el valor del Índice de Gini es de un 27,6 para Dinamarca, de un 34,1 para España y de un 30,8 para la UE (27), siendo Dinamarca uno de los países de la Unión Europea con una distribución de la renta más igualitaria.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector primario ha mantenido una participación relativamente estable en el producto nacional a lo largo de los últimos años. En la actualidad (2017), las actividades de agricultura y pesca representan el 1,6% del PIB y la mano de obra dedicada a esta actividad asciende al 2,7% del total de la fuerza laboral del país. Cerca de un 7% de todos los cultivos daneses son ecológicos, lo que equivale a unas 153.000 ha dedicadas a esta forma de producción. 

Durante muchos años se ha producido un descenso estable  en el número de explotaciones agrícolas. En el 2010 existían 42.100, lo que contrasta con las 37.000 que se contabilizaron en 2015 (último año para el que existen estadísticas) que por otra parte representa la mitad del número existente hace apenas 30 años. El tamaño medio de una explotación es de 71,9 hectáreas, muy por encima de la media en la Unión Europea.

Un elemento destacable es que este sector es la base de una importante industria de transformación alimentaria. Un 57% del área labrada se usa para la producción de cereales mientras que un 28% se usa para forraje.

Dentro de los cereales, los productos más importantes son la cebada y el trigo. Otros productos de consumo humano relevantes son las patatas, frutas, etc. 

La importancia de la producción animal se basa en el ganado vacuno y, sobre todo, en el porcino. En términos económicos, la producción de carne de cerdo es la más relevante, dato que se refuerza si tenemos en cuenta que Dinamarca es uno de los mayores exportadores de carne de cerdo del mundo.

El segundo producto en importancia económica es la leche, siendo la empresa dano-sueca Arla Foods el octavo mayor conglomerado del mundo en volumen de ventas. En la actualidad, más del 9% del total de leche producida en Dinamarca proviene de granjas ecológicas.

La tendencia apunta a una mayor especialización de las explotaciones optando o bien por una producción netamente ganadera o exclusivamente agrícola, reduciéndose por tanto el número de explotaciones que combinan una producción significativa de ambas especialidades. Dentro de la producción ganadera también existe la tendencia a especializarse en el ganado vacuno o el porcino. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Si se exceptúa la producción de petróleo y sus derivados, Dinamarca no cuenta prácticamente con materias primas industriales y  su industria es principalmente ligera y de transformación. Su nivel de participación en el PIB en el año 2017 (minería y manufacturas) es del 16,1%.

En 2016 (último para el que existen estadísticas disponibles) la producción del sector de la alimentación, tabaco y bebidas representó cerca del 22% del total del output industrial a precios de mercado, seguido de la industria de la maquinaria (21,5%), la producción de medicamentos (11,8%) y la industria química y del refino (8,9%). Es importante mencionar la importancia creciente de la industria de la maquinaria, gracias sobre todo a la fabricación de aerogeneradores y sus componentes. Tanto la industria textil y del cuero como la industria del papel se encuentran hoy en día en claro declive.

El nivel de concentración empresarial varía mucho en función del subsector. En general, las diez mayores empresas aportan el 36,6% de la facturación del sector industrial y tres de ellas generan el 20,6% del total (datos de 2016). Sin embargo, en el sector médico-farmacéutico las tres mayores suponen el 90,3%, mientras que en el de manufacturas de productos fabricados en metal las 10 mayores facturan tan solo un 24,9%. Por áreas geográficas, parte de las pequeñas y medianas industrias está distribuida por todo el país en centros urbanos menores o áreas rurales, aunque la mayor concentración industrial se encuentra en Jutlandia central.

La actividad exportadora es muy importante para este sector, representando en la actualidad en torno al 65% del total facturado. La apertura a mercados exteriores difiere mucho entre las distintos actividades, siendo la industria farmacéutica la que tiene una mayor vocación exportadora, con un 90,3% de su facturación con destino al mercado internacional, seguida de la industria de la electrónica con un 87,2% y la industria de maquinaria con un 77,5%.

En lo que se refiere al sector de la construcción, este supuso el 5,0% del PIB total en 2017 y un 6,1% del empleo, siendo su importancia en el conjunto de la economía danesa claramente decreciente. Se trata de una actividad que se vio muy afectada por la crisis, reflejándose en un número de viviendas finalizadas que apenas alcanzaba la mitad de las construidas en los años previos. En el 2016 pareció iniciarse una cierta recuperación, al acabarse dicho año la construcción de 18.000 viviendas.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector de los servicios es el que ha experimentado mayor crecimiento en los últimos años. Representa actualmente (2017) el 77,3% del PIB y el 80% del total del empleo, siendo el sector público el mayor empleador del país al acaparar el 32% de la mano de obra ocupada, seguido del sector del comercio y transporte con un 25% del total.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex