Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Finlandia tiene un importante sector manufacturero que siempre ha sabido, con grandes dosis de innovación, estar presente en los mercados exteriores. Conjuntamente, los sectores manufacturero y de la construcción suponen alrededor del 30% del tamaño de la economía nacional, proporción que se ha mantenido bastante constante y que muestra la fortaleza de su industria. En servicios destacan los transportes, así como los que presta la seguridad social y las administraciones públicas. También tiene un importante sector maderero, ya que las tres cuartas partes de la superficie del país está ocupada por bosques.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Finlandia es una economía abierta en la que las legislaciones nacional y europea de defensa de la competencia se encuentran en vigor.

Debido al reducido tamaño de mercado que ofrece el país, algo que favorece el aprovechamiento de economías de escala en la distribución logística en general y comercial en particular, la estructura del mercado de la distribución tanto mayorista como minorista se caracteriza por la posición dominante conjunta de un pequeño grupo de empresas fuertemente integradas en sus respectivas actividades.

En consecuencia, los márgenes empresariales de estas compañías suelen ser razonablemente altos. En promedio el coste de vida en Finlandia es alto respecto al resto de la UE especialmente, en todo lo referente a bienes de consumo y servicios, exacerbado por una imposición indirecta bastante elevada: IVA del 24% con muy pocas excepciones. Los bienes industriales producidos localmente suelen ser bastante más competitivos, en la medida en la que tienen que enfrentarse a la competencia exterior. Sin embargo, hasta la fecha muchos productos finlandeses han encontrado acomodo en nichos de mercado internacionales donde podían ejercer una cierta posición de dominio (telefonía movil hasta hace unos años y producción de papel hasta hace poco).

Por otro lado, varios elementos, culturales, educativos, sanitarios y farmaceuticos son subvencionados total o parcialmente.

En el ámbito energético, los precios de la electricidad se obtienen a través del Nord Pool Spot que asegura permanentemente el equilibrio entre oferta y demanda al coste más bajo. Esto asegura una factura energética muy razonable a un país que depende en buena medida de la energia para atender las necesidades frente a sus duras condiciones climáticas en invierno y su producción manufacturera.

En cuanto a la evolución de la inflación, esta ha evolucionado en línea con la media de la UE o en algunos periodos algo por encima debido al importante aumento de los costes laborales nominales (economía altamente indexada), pero sin mayores divergencias. La inflación media registrada en 2017 fue de 0,7% (cerrando el año con una inflación de 0,5%).

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Analizando las infraestructuras y el transporte, y empezando por las carreteras, Finlandia dispone de una red viaria de unos 454.000 kilómetros, de los que 78.000 km son carreteras públicas (50.600 km pavimentados y 655 km de autopistas). Las carreteras privadas son aquéllas cuya propiedad es detentada por los dueños de las fincas por las que discurren y cuyos gastos de mantenimiento y mejora son también soportados por ellos mismos. El 67% del tráfico circula por carreteras públicas. La red de carreteras públicas se financia con fondos públicos.

Están fusionadas la Administración General de Ferrocarriles (Ratahallintokeskus), la Administración General de Carreteras  (Tiehallinto) y la Administración General de Navegación (Merenkulkulaitos) en una sola agencia estatal, la Agencia Finlandesa de Transporte (Liikennevirasto).  La Agencia Finlandesa de Transporte depende del Ministerio de Transporte y Comunicaciones y  es la responsable de la infraestructura de transporte en Finlandia y del desarrollo de  los medios de transporte por carretera, ferroviario, marítimo y fluvial. Los Centros de Desarrollo Económico de Transporte y Medio Ambiente  (ELY- Elinkeino, Liikenne ja Ympäristökeskus), son los responsables de, por ejemplo, el mantenimiento de las carreteras, permisos de transporte y la promoción de la seguridad vial.

En cuanto al transporte local, se centraliza en la Autoridad de Transporte Regional de Helsinki (HSL- Helsingin seudun liikenne) el servicio de transporte público de los municipios de Helsinki, Espoo, Vantaa, Kauniainen, Kerava, Kirkkonummi y Sipoo, abarcando a 1,1 millones de habitantes y con expectativas de algún dia abarcar los 14 municipios de la región de Helsinki. HSL obtiene aproximadamente el 48% de sus ingresos (622,2 millones de euros) de subsidios de los municipios, el 49 por ciento de la venta de billetes y el restante 3 por ciento de la recaudación por multas a viajeros sin billete. En Helsinki  con un mismo billete, se puede viajar en tren, autobús, tranvía y metro, habiendo 12 líneas de tranvía, 14 líneas de trenes, 272 de autobuses y dos de metro. La obra del metro al aeropuerto de Vantaa finalizó en el año 2015. La expansión de la linea de metro hacia el oeste de Helsinki para llegar hasta Matinkylä, en Espoo, via Lauttasaari, finalizó en noviembre del 2017 y ya está.Las conexiones con las otras ciudades del área metropolitana son buenas. Los taxis son parte del transporte público, y la Administración Pública subvenciona ciertos viajes, como de escolares y minusválidos, en este medio de transporte.

En el área de actuación de HSL, el autobús fue el transporte público más importante con un 51% de todos los viajes. Al año se efectúan 359 millones de viajes, de los cuales 182 millones son en autobús, 62,9 millones en metro, 55,2 millones en tranvía, 56,5 millones en tren de cercanías y 1,9 millones en ferry. El tráfico de autobuses es especialmente importante en el este y norte de Finlandia, que son áreas poco pobladas y donde la red ferrocarril es menos densa. Hay 70 empresas privadas dedicadas al servicio de autobuses exprés, los más importantes en los viajes de larga distancia, junto con la empresa estatal Pohjolan Liikenne Oy; tales empresas poseen un total de 2.800 autobuses. El número total de empresas de autobuses es de 400, la mayoría de las cuales son pequeñas empresas, con menos de cinco autobuses, y poseen alrededor de 12.000 vehículos. En la mayoría de los casos, las empresas no reciben ayudas del Estado, pero las zonas metropolitanas y las áreas escasamente pobladas reciben ciertas subvenciones.

La empresa estatal VR-Group se ocupa del transporte ferroviario tanto de personas (VR-Henkilöliikenne) como de mercancías (VR-Cargo) y de los servicios relacionados. Al grupo pertenece también VR-Rata Oy, que está especializada en la planificación, construcción y mantenimiento de vías de ferrocarril. La red ferroviaria finlandesa es de unos 5.944 km de los que 3.256 están electrificados y la misma red sirve tanto para el transporte de pasajeros como de mercancías. Las principales líneas cuentan con sistema automático de protección y, del tráfico total, el 80 por ciento se lleva a cabo por trenes eléctricos. El peso máximo del eje de la red es de 25 toneladas y el límite de velocidad para los trenes de pasajeros es de 220 km/h y de 120 km/h para los trenes de mercancías. Algunas líneas de ferrocarriles son privadas, de empresas y de los puertos. El sistema de electrificación es 25 kV 50 Hz y el ancho de las vías, 1.524 mm.

El tren es un medio de transporte rápido y compite con los aviones, siendo la red más densa en el sur y estando en proceso de adaptación para trenes cada vez más rápidos. Los más rápidos por el momento son los Pendolinos e InterCitys que pueden superar los 200km/hora. El ferrocarril cuenta con un 50-70% del transporte público de larga distancia de pasajeros. En el tráfico de cercanías se usan trenes de automotor ligeros. El ferrocarril es el principal transportista de mercancías pesadas. De todas las mercancías transportadas, la empresa VR-Cargo tiene una cuota estable de alrededor del 25%. El tráfico de mercancías en tránsito vía ferrocarril con Rusia es importante, pues en los dos países los raíles tienen el mismo ancho, siendo así necesario sólo un trasbordo de mercancías en algún puerto de Finlandia.

A pesar de la enorme red fluvial de Finlandia, que ronda los 8.200 km de rutas costeras y de alrededor de 8.000 km de vías navegables por el interior, su importancia es más destacada en relación con el turismo que como transporte público. Los puertos desempeñan un papel importante en la cadena de transporte internacional, siendo las naves en su mayoría grandes ferris. Los destinos más populares de los viajes son Estocolmo (Suecia) y Tallin (Estonia). Los puertos más importantes de transporte de pasajeros, son los de Helsinki, Maarianhamina, Turku y Eckerö. El servicio de tránsito o reembarque de mercancías procedentes o destinadas a San Petersburgo está creciendo considerablemente. La directiva de la UE para facilitar la competencia en los servicios marítimos puede afectar a los puertos de Helsinki, Kotka, Hamina, Rauma, Pori, Raahe, Turku, Maarianhamina, Eckerö, Naantali, Vaasa y Kokkola, que son los puertos comerciales más importantes. En ellos, diversas empresas podrían ofrecer servicios de pilotaje, remolque, amarraje de naves, estiba, almacenaje y servicios a pasajeros etc.

En lo que al tráfico aéreo se refiere, los aeropuertos están administrados por la empresa estatal FINAVIA, que se ocupa de la seguridad aérea y del mantenimiento de la red de aeropuertos y sistemas de navegación aérea. También mantiene y opera los aeropuertos y el sistema de navegación y es responsable de la seguridad en los vuelos. El aeropuerto de Helsinki-Vantaa acoge el 83% del tráfico de pasajeros del país por vía aérea. En Finlandia hay 21 aeropuertos que operan vuelos regulares, siendo los más importantes, después de Helsinki-Vantaa, los de Oulu, en el norte, y Tampere. Finnair Oy, empresa con participación estatal del 55,8%, es la línea aérea de bandera del país.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

La tasa de desempleo en 2017 se ha situado en el 8,8% de la población activa, al igual que en 2016 y por debajo del 9,2% del año 2015, en que se produjo una subida. Los años anteriores había estado en el 8,8% de 2014, 7,7% de 2013 y 7,8% del año anterior.

Durante los últimos años se ha registrado una población activa estable en términos absolutos en el entorno al 2.635.000 trabajadores en 2017.

La tasa de empleo se incrementó ligeramente un 0,2% en 2013 alcanzando el 69% de tasa de empleo en el grupo de población de entre 15 a 64 años. En cuanto a las horas trabajadas estas cayeron en un 1,9% en términos de CN. Sin embargo el aumento, de la población activa en el primer semestre de 2014 no ha sido absorbido en la totalidad por el mercado laboral, lo que ha repercutido en un aumento de la tasa de paro en un 1,5% respecto al periodo anterior (año 2013). Factores estacionales pueden explicar en parte este aumento de la tasa de desempleo, pero la indudable contracción de la economía está afectando estructuralmente al mercado laboral. La tasa de empleo se ha incrementado desde el 2015 dónde se situaba en 68,2%. En 2017, la tasa se sitúa en 69,6%.

1.4.1  Costes laborales 

El coste añadido a la contratación de trabajadores en forma de cotizaciones sociales a cargo de las empresas y la tributación relativamente elevada de las rentas del trabajo en el impuesto sobre la renta de las personas físicas constituyen barreras significativas a la contratación. Desde 2016 se ha acordado entre patronal, gobierno y sindicales que una parte de las cotizaciones sociales cargadas a las empresas sean soportadas por los trabajadores. Factores como la alta productividad del trabajo alcanzada en Finlandia o el hecho de que sea posible recurrir a la contratación temporal con facilidad compensan parcialmente la situación anteriormente descrita. En estas circunstancias un tanto antagónicas, el perfil de la población ocupada y de la tasa de paro ha mostrado una resistencia muy fuerte a variar, sobre todo, en un contexto dominado por una caída en el crecimiento del PIB a lo largo de 2012-2014. En 2016, los CLUs crecieron un 0,06% y en 2017 crecieron un 0,02%.

1.4.2  Negociación Colectiva 

Hace dos años se suscribió un acuerdo salarial bajo el titulo de Pacto para el Empleo y Crecimiento para moderar los aumentos salariales. Este se divide en dos tramos: en la primera fase hubo un aumento mensual salarial de 20 euros, para cada trabajador asalariado. En la segunda fase se ha acordado un aumento anual de 0,4%. Adicionalmente a estas subidas, en el acuerdo también se ha incluido una subvención mensual de 300 euros para beneficiar el empleo de corta duración, reducir el altísimo nivel de absentismo y la necesidad de iniciar la negociación para reformar el sistema de pensiones. 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

Finlandia es un país desarrollado con una renta per cápita elevada, algo superior a los 45.000 euros en 2017.

De acuerdo con el índice de Gini, la distribución de la renta en Finlandia se caracteriza por un bajo grado de desigualdad en comparación con los índices calculados para países desarrollados de su entorno que comparten con Finlandia rasgos económicos y sociales. Los países europeos con menores desigualdades son Noruega e Islandia mientras que las mayores desigualdades económicas ocurren en Letonia y Bulgaria. En Finlandia, el índice de Gini está en 25.8 con una tendencia de disminución del grado de desigualdad en la distribución de la renta. Finlandia sigue teniendo un indicador de desigualdad menor que la media europea, que es de 30,7.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

La economía finlandesa muestra una distribución por sectores económicos propia de una economía desarrollada. El sector de servicios supone alrededor del 70,6% de la actividad económica, el sector secundario, un 26,9%, y el sector primario el 2,5% (2016).  

La agricultura finlandesa, compuesta esencialmente por explotaciones pequeñas y familiares, debe afrontar grandes problemas de orden geológico, geográfico y climatológico; tradicionalmente muy protegida, el ingreso del país en la UE marcó el inicio de un proceso de ajuste para el sector. Para compensar el descenso en los ingresos originado por la caída de los precios y estimular medidas de reconversión y diversificación de la producción, se autorizó una elevación de las subvenciones estatales directas (que iría decreciendo progresivamente durante cinco años) y un fuerte paquete de ayudas con cargo al presupuesto comunitario. Acabado el período aprobado para el mantenimiento de las subvenciones estatales, la Comisión Europea autorizó dos prórrogas con un calendario de reducción escalonada de estas, si bien hay una compensación para las áreas agrícolas menos favorecidas de la UE.

Los cultivos tienen un período de crecimiento corto; las precipitaciones son abundantes y muchas de ellas, en forma de nieve y en épocas poco favorables para este sector. Las tierras cultivadas representan el 8% del territorio, localizándose en el sur y sudeste del país; trigo, cebada, patatas, remolacha azucarera y algunos tipos de legumbres son los cultivos más extendidos. Las frutas y verduras se importan en su mayoría y la producción local tiene lugar en invernaderos especialmente preparados.

La cabaña ganadera, estabulada la mayor parte del año, proporciona los principales ingresos de las explotaciones agrícolas. La cabaña bovina está disminuyendo paulatinamente y el número de ejemplares se sitúa en 915.000 en 2015 habiendo sido de 913.000 en el año 2012. La cabaña porcina disminuyó un 0,8% con respecto al año 2014 y consta de aproximadamente 1,2 millones de ejemplares en 2015. Las granjas avícolas y la cabaña ovina cuentan casi con 4,2 millones y 155.000 cabezas, respectivamente.

Los bosques suponen el recurso natural más importante. La superficie forestal, 26,2 millones de hectáreas, cubre más del 86% del país. La superficie arbolada es de 20,3 millones de hectáreas siendo un 53% de propiedad privada, un 7% pertenece a empresas, 35% al Estado y el restante 5% a otros. En Finlandia existen 3 millones de hectáreas de bosques protegidos. El sistema de explotación de los bosques se extiende a grandes zonas del país en las que no es posible otro tipo de explotación agrícola y su gestión garantiza su mantenimiento sostenido. Las reservas se estiman en torno a los 2.356 millones de m3 que según especies, se distribuyen del siguiente modo: pinos, 50 %; abetos, 30%; y árboles de hoja caduca, 20%.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector industrial representa cerca del 26,9% del PIB de Finlandia en 2016. La minería representó un 0,36%, la construcción un 6,84% y la actividad manufacturera un 16,91% en ese año.

La industria forestal explota unos 20 millones de hectáreas y cubre una amplia gama de actividades que pueden dividirse, grosso modo, en sector mecánico, serrería, industria de la madera (elaboración de tableros de fibra, aglomerados, etc.), sector químico, pasta de papel, papel y cartón. La importancia de este sector ha disminuido paulatinamente pues, mientras que en 1920 suponía el 90% del total las exportaciones, en los años 60, un 70% y en los 80 un 40%, en la actualidad representa aproximadamente sólo el 21,6% (según los datos de 2016). Las unidades de producción han aumentando considerablemente de tamaño, y los tres grupos más destacados son Stora Enso (resultado de la fusión de dos grupos, finlandés y sueco), el Grupo UPM-Kymmene (fusión de varias empresas finlandesas a lo largo de los años) y el Grupo Metsäliitto (cuyos principales accionistas son propietarios de bosques); todos estos grupos tienen importantes filiales en el extranjero. El mayor fabricante de muebles es Isku, aunque el más famoso sea quizá Artek, con sus muebles de diseño de Alvar Aalto.

En la industria química destacan los productos destinados a la industria forestal, agricultura, construcción, protección del medio ambiente e industrias electrónica y alimentaria. Este sector está dominado por una gran empresa estatal, FORTUM (50,76% propiedad del estado) y KEMIRA (también, en parte, propiedad estatal). La división química de FORTUM actúa en los campos de petroquímica, materias plásticas y química orgánica. KEMIRA está especializada en química inorgánica, productos químicos para la industria papelera y purificación de aguas, biotecnología y producción de pinturas. Dentro de este sector destacan, en el campo de las especialidades farmacéuticas, ORION PHARMA con 20,2% y Pfizer, con una cuota de mercado del 20,2% y 12% respectivamente. Destaca también HUHTAMÄKI como una de las principales empresas químicas, especializada en embalajes de plástico.

La industria alimentaria finlandesa es el cuarto sector de transformación en términos de valor. Los subsectores más importantes son las industrias cárnicas, panadera, de bebidas sin alcohol y cerveza. El 85% de la materia prima utilizada en la industria alimentaria es de origen interno.

En cuanto a la construcción naval destaca la empresa Meyer Turku Oy, propiedad de la empresa Meyer Werft de Alemania, Helsinki (en manos de la compañía rusa Artech). En Rauma existe un tercer centro que, habiendo cerrado en 2013, fue recomprado por la ciudad de Rauma, convirtiéndose así en astillero público. El astillero de Helsinki, Arctech Helsinki Shipyard, es donde se han construido alrededor del 60% de todos los rompehielos mundiales. USC anunció la compra del 50% de STX Finland. Además de rompehielos, en los astilleros de Finlandia se han construido otros tipos de barcos, como lujosos cruceros como el Allure of the Seas y Oasis of the Seas , construido en Turku para la Royal Caribbean Cruises y que son 2 de los barcos de pasajeros más grandes del mundo. También es importante la construcción de plataformas petrolíferas, barcos de vela y otros de deporte.

En cuanto a la industria textil, cuero y calzado, que gozó de fuerte protección durante largo tiempo, a mediados de los noventa trasladó gran parte de su producción a países vecinos con mano de obra más barata con el fin de reducir costes para hacer frente a la competencia exterior. Los puntos fuertes de la industria finlandesa del textil y del calzado son, sobre todo, confección en general y de invierno en particular, peletería y calzado de invierno.

Si bien el diseño no ha tenido nunca una gran relevancia económica, es muy significativo en cuanto a la imagen-país. Las manufacturas finlandesas de cerámica, vidrio y cristal, menaje de mesa y cocina… se han hecho mundialmente famosas gracias a la compañía Iittala Group, de más de 200 años de antigüedad y también propietaria de las marcas Arabia y Hackman. En 2004, el grupo italiano ALI compró Hackmann Metos, que fabrica equipamiento para el sector Horeca, aunque Hackmann Designor, fabricante de cubertería y ollas de cocina, sigue en el Grupo Iittala. Otras empresas de diseño muy conocidas en el campo de la moda son Luhta y Marimekko así como algunos fabricantes de zapatos, como Pertti Palmroth.

En cuanto a la construcción, la fuerte urbanización de la sociedad finlandesa en las décadas de los 60 y 70, que marcó su época de mayor expansión, terminó en el período 1984-86. Tras una recuperación en el bienio 1988-89, se inició un nuevo período de crisis que se mantuvo hasta 1994. Desde entonces, salvo un pequeño descenso en 1999, el sector ha seguido creciendo a tasas moderadas aunque, en 2005, experimentó un notable crecimiento del 5,5% debido a la construcción residencial, obra civil, locales comerciales y oficinas pero, sobre todo, a la construcción industrial, con la planta nuclear de Olkiluoto. La más reciente crisis económica que ha sufrido casi todo el mundo desarrollado frenó considerablemente el dinamismo del sector, reduciéndose el volumen de nueva construcción en un 30%, pero ya últimamente ha comenzado a recuperarse, aunque sigue siendo menor que el nivel de antes de la crisis.

La industria minera finlandesa está experimentando un renacimiento. En la actualidad existen un total de 40 minas activas, de las cuales las minas de Laivakangas, Kevitsa y Kylylahti  son de reciente creación comenzando a operar en el año 2011. La mina de Laivakangas se estima que produzca 3.700 kilogramos de oro, la de Kevitsa se estima que contribuirá por año 10.000 toneladas de níquel y 20.000 toneladas de cobre y la de  Kylylahti 1.600 toneladas de zinc y 8.000 de cobre. De las 12 minas operativas en el año 2012 solo 2 de ellas eran de propiedad Finlandesa, Kemi y Talvivaara. La última, tuvo serios problemas económicos durante el año 2013 debido al descenso del precio del níquel y su incapacidad para financiarse. La principal causa de que la propiedad de las minas finlandesas estén en su mayoría controladas por empresas extranjeras es la dificultad de encontrar financiación en Finlandia. Acordar la financiación inicial para una explotación minera es sumamente difícil ya que pueden pasar hasta 10 años hasta que la mina alcance una fase de producción comercial y presente movimientos de caja positivos.

Finlandia es el típico caso de empresa joven minera con varios proyectos mineros en fase de desarrollo e inversores afrontando retos para la financiación. Sin embargo, el número de minas y canteras están incrementando en tamaño e importancia y se espera que siga en ascenso. Finlandia ha alcanzado en el año 2017 el primer puesto del ranking de países más atractivos para la inversión minera debido a la disponibilidad de información geológica por parte de GTK (el instituto geológico finlandés), las infraestructuras de alta calidad, la estabilidad, la transparencia política y la nueva ley de la minería que entró en vigor en julio de 2011, proporcionando un panorama político favorable a nuevas inversiones.

 

 

 

 

 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector terciario supone el 70% del PIB.

La caída de la que fue la industria  principal de Finlandia se produjo en su mayor medida por la incapacidad de Nokia de lanzar un producto competitivo en el sector de los smartphones y de desarrollar un sistema operativo propio para sus dispositivos.  Además, su cuota de mercado en el sector de los teléfonos móviles asequibles para mercados emergentes se fue reduciendo debido a la competencia China. Una de las consecuencias positivas del fin de la era Nokia ha sido el surgimiento de las start-ups en Finlandia. En la actualidad, el país alberga un 10% de todas las start-ups mundiales.

Uno de los casos de éxito de start-up más recientes se encuentra en la industria de videojuegos en Finlandia. Las empresas dominantes son Supercell con su juego “Clash of Clans” y “Hay Day”, y Rovio, con sus juegos de “Angry Birds”. Mientras que Rovio ha entrado en una fase de transición, la empresa Supercell, fundada en 2010, ha realizado una evolución espectacular (810 millones de euros en beneficios en 2017 y 2.000 millones de euros en ganancias) de la mano de dos de sus principales accionistas (Gunho Entertainement y Softbak). 

Otra importante desarrolladora de apps finlandesa fue Pryte, que fue adquirida por el gigante americano Facebook en el verano de 2014. Esta start-up desarrolla permisos para que usuarios de teléfonos móviles en países en vías de desarrollo puedan usar programas sin necesidad de contratar un plan de datos. Ese mismo mes, Google, adquirió drawElements, una pequeña empresa de diseño 3D para móviles con sede en Helsinki.

Finlandia se ha convertido en los últimos años en un país atractivo para el establecimiento de centros de datos debido a su infraestructura eléctrica altamente fiable y a la finalización en 2016 de la construcción del nuevo cable de datos marítimo directo a Alemania. Una de las inversiones más importantes en Finlandia en cuanto a centros de datos fue la de Google en la ciudad de Hamina. Google adquirió una antigua fábrica de papel de 60 años de antigüedad en la que se invirtieron más de 300 millones de euros en las dos fases del proyecto. El centro de datos presta sus servicios a usuarios de Google de toda Europa y del resto del mundo  además de ser uno de los centros de datos más avanzados y eficientes de Google. Su sistema de refrigeración de última generación utiliza agua del mar procedente de la bahía de Finlandia para reducir el consumo de energía y mantener los ordenadores en perfecto funcionamiento.

Hay que referirse al consumo energético, pues las condiciones climáticas, geográficas (largas distancias), tipo de industrias instaladas y nivel de vida hacen que sea muy elevado. Finlandia tiene una gran dependencia energética del exterior, y su tasa de autosuficiencia se sitúa en torno a un tercio. El petróleo, los combustibles derivados de la madera y la energía nuclear representan cerca de tres cuartas partes de los recursos utilizados, siendo el primero de ellos importado en su totalidad. Finlandia, al igual que la mayoría de los países europeos, es importador neto de energía; sus principales proveedores de petróleo son: Rusia, la Unión Europea y Noruega. El carbón procede en su mayor parte de Rusia y Polonia; Rusia es el único proveedor de gas natural.

Hay que señalar la importancia que vienen adquiriendo las energías renovables que han alcanzado máximas históricas en 2017, suponiendo alrededor del 36% del consumo energético total (especialmente biomasa). Finlandia es el tercer país con mayor consumo energético de energía renovable dentro de la Unión Europea. Finlandia tiene cuatro reactores nucleares en funcionamiento: dos en Loviisa, de la empresa Fortum Oyj, y dos en Olkiluoto, de la empresa Teollisuuden Voima Oy(TVO). Juntas proporcionan alrededor del 30% de la energía generada. En la actualidad, debido a las previsiones de crecimiento de la demanda energética, TVO está construyendo un quinto reactor en Olkiluoto (central que prevé estar operativa en 2019). También se planea construir un sexto y séptimo reactor con el objetivo de que el 60% de la energía total generada acabe proveniendo de las centrales nucleares y que la energía proveniente del carbón acabe desapareciendo. Una característica importante de la gestión energética finlandesa es la amplia utilización de la cogeneración conjunta de electricidad y calor, utilizada en los sistemas de calefacción colectivos (“district-heating”) de las aglomeraciones urbanas, alimentado a través de la red "Nord pod" en la que se intercambia electricidad y se asegura un abastecimiento estable de la misma sin tensar los precios.

En 2017, el consumo total de energía en Finlandia fue de 1,36 terajulios (TJ), suponiendo una disminución del 1% respecto al año ante. 

Desde una perspectiva macroeconómica, las industrias de servicios facturaron 3.700 millones de euros más que en el año anterior.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex