Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

La estructura económica de Francia es la característica de un país desarrollado en la que los servicios representan casi tres cuartas partes del total, la agricultura alrededor de 2% y la industria y la construcción algo más del 20%.

Francia posee grandes grupos industriales de proyección internacional que forman las 40 empresas de mayor valoración bursátil, recogidas en el llamado CAC 40 cuya lista se puede consultar en:

http://www.boursorama.com/tableaux/cours_az.phtml?MARCHE=1rPCAC

Muchos de ellos son líderes mundiales en sectores tales como la automoción, la química, la farmacia, la electrónica, la moda etc.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Según el Instituto Nacional de Estadística, el índice de precios al consumo (IPC) aumentó entre diciembre de 2017 y diciembre de 2016 un +1,2%.

El índice de precios al consumo armonizado (IPCH) presentó un crecimiento en diciembre de 2017 respecto a diciembre de 2016 de un +1,2%. La inflación subyacente anualizada en diciembre de 2017 fue de +0,6%.

En septiembre de 2018 el IPC presentaba un alza interanual del 2,2%. El IPCH aumentó un 2,5% en el mismo periodo y la inflación subyacente un 1,7%

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

La situación de Francia y su importancia económica motivan que haya infinidad de conexiones aéreas con todo el mundo. París cuenta con varios aeropuertos para el tráfico comercial: Roissy-Charles de Gaulle al nordeste, Orly al sur, Beauvais, a 80 kilómetros de París acoge las low cost, el aeropuerto de Le Bourget acoge vuelos privados y Villacoublay los oficiales.

La comunicación entre los aeropuertos y la cuidad está asegurada por el transporte público: RER, autobuses y taxis. Para ir al recinto ferial de Paris-Nord Villepinte, servido por el RER B es aconsejable utilizar el aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle, y el de Orly para el de Porte de Versailles.

La red francesa de carreteras y autopistas, (de peaje), es amplia, moderna y bien conservada. Dos autopistas francesas conectan con otras dos españolas por Irún (A64) y La Jonquera (A9). Hay otras dos conexiones de autopista desde París a Barcelona, la A20 por Toulouse, y el eje A71-A75 por el viaducto de Millau. En las autopistas y principales carreteras hay gasolineras abiertas las 24 horas. El precio de los carburantes, que era significativamente más alto que en España, se va acercando progresivamente por la subida de los impuestos especiales.

Francia cuenta con una desarrollada red de comunicaciones ferroviarias internas y conecta con todos los países vecinos. La gestión del transporte ferroviario la realiza la sociedad nacional de ferrocarriles SNCF, de la que se desgajó el ente público gestor de la infraestructura (RFF), de acuerdo con las directivas europeas.

El tren de alta velocidad TGV enlaza las principales ciudades francesas y otras europeas. Compite ventajosamente con el avión para trayectos medianos. El trayecto París-Londres por el tunel del Eurostar se realiza en poco más de 2 horas.

Los trayectos Barcelona-París y Madrid-París se realizan en trenes de alta velocidad (AVE y TGV). Hay dos frecuencias diarias del trayecto Barcelona-París, que tiene duración aproximada de 6 horas y 20 minutos. El trayecto Madrid-París no es directo y es necesario hacer trasbordo en Barcelona. Sin embargo, sí que existe una línea directa entre Madrid y Marsella, que conecta ambas ciudades en 7 horas, con una frecuencia diaria.

Francia cuenta con excelentes puertos como Marsella, Le Havre y Burdeos. Su flota mercante se encuentra en regresión por la competencia de las banderas de conveniencia. Entre Francia y España el transporte marítimo no puede, salvo raras excepciones, competir con los otros medios. El tráfico fluvial es significativo aunque su importancia es decreciente.

Energía: Francia ya está dando una nueva orientación hacia una producción de energía no contaminante a su política energética, la Ley de Transición energética está dando un giro (menos nuclear, mas renovables y eficiencia energética) Para ello se está programando el cierre / renovación del envejecido parque nuclear (23 reactores en 2022 y los 58 del parque en 2039), segundo del mundo (tras EE.UU.) a pesar de los problemas técnicos y económicos que están surgiendo con la primera (Fessenheim), cuyo decreto de cierre se publicó en abril en el B.O. francés. El desmantelamiento no está previsto inmediatamente ya que afecta a 2000 trabajadores por lo que se ha fijado una nueva reunión entre sindicatos y EDF que tendrá lugar a mediados de 2018 para discutir sobre una eventual fecha de cierre. Esta transformación está produciendo una gran preocupación debido al alto nivel de los precios de la energía limpia frente a lo moderado de la de origen nuclear, temiendo su impacto en la competitividad así como sobre el empleo, en lugares donde no existe alternativa.

El gran reto pendiente en el sector energético es el de las interconexiones con España, imprescindible para lograr un mercado interior de la energía y para mejorar la competitividad del sistema por la complementariedad de la demanda y de la generación entre ambos países. Francia que alcanza ya en sus otras fronteras el 10% de interconexión que exige Bruselas, no ha mostrado el mismo interés que España que solo está en un 2,8% de interconexión muy lejos de lo marcado por el Consejo Europeo.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

La tasa de paro en Francia metropolitana se ha mantenido a un nivel elevado durante los últimos 25 años: entre el 8% y el 10% de la población activa.

Según los datos publicados por el INSEE, el año 2018 cerró con 2,46 millones de parados en Francia metropolitana. La tasa de paro en 2018 se situó así en el 8,8% de la población activa en el conjunto de Francia, incluyendo los departamentos de ultramar, mientras que en Francia metropolitana era del 8,1%.El paro ha descendido en 0,1 punto porcentual respecto a 2017.

La tasa de paro entre los jóvenes de 15 a 24 años ha mejorado pasando del 20,6% de la población activa a 18,8% en 2018 (18,6% entre los hombres y 19,0% entre las mujeres). También disminuye ligeramente para los mayores de 50 años pasando de 6,2% al 6,1%. El único que se ha mantenido a un nivel casi equivalente es el grupo de los 25 a 49 años.

La tasa de actividad ha aumentado en tres décimas respecto a 2017 situándose en el 72,3%. La tasa de empleo también mejora en cuatro décimas y se sitúa en el 66,1%. La población empleada en el conjunto de Francia es de unos 26 millones de personas. 

A nivel sectorial y según los últimos datos disponibles referentes a 2017, puede afirmarse que el reparto se mantiene muy estable: el sector de servicios mercantiles agrupa a más de la mitad de los empleados franceses, mientras que la industria retrocede desde el 11% de 2013 y se sitúa en 10,26%, la agricultura en torno al 2,7% y el sector público ro el 30%.

Población ocupada por sectores.

2014
%

2015
%

2016
%

2017
%

AGRICULTURA

2,79

2,78

2,75

2,69

INDUSTRIA

10,84

10,62

10,45

10,26

Industrias extractivas, energía y agua

1,13

1,13

1,11

1,08

Transformados agrícolas

2,34

2,26

2,26

2,24

Equipos eléctricos y electrónicos

1,19

1,17

1,14

1,11

Material de transporte

0,70

0,68

0,66

0,65

Fabricación de otros productos industriales

5,45

5,35

5,24

5,15

CONSTRUCCIÓN

6,64

6,46

6,32

6,23

SERVICIOS MERCANTILES

49,67

49,92

50,26

50,82

Comercio y reparación automóvil

13,39

13,52

13,49

13,48

Transporte y almacenamiento

4,98

4,96

4,95

4,96

Hostelería y restauración

4,28

4,28

4,32

4,43

Información y comunicación

2,97

3,02

3,06

3,08

Actividades financieras

2,87

2,87

2,86

2,83

Actividades inmobiliarias

1,33

1,29

1,30

1,28

Actividades científicas y técnicas

14,34

14,45

14,78

15,26

Otros servicios

5,51

5,52

5,49

5,49

SERVICIOS PUBLICOS

30,06

30,21

30,23

30,00

Administración pública, defensa, seguridad social

8,98

8,91

8,87

N.D.

Educación y enseñanza

7,05

7,18

7,21

N.D.

Actividades para la salud humana

6,90

6,97

6,99

N.D.

Actividades de ayuda social

7,12

7,16

7,15

N.D.

TOTAL

100

100

100

100

Fuente: INSEE, Cuentas de la Nación 2017

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El PIB de 2018 ha sido de 2.350.300M€ a precios corrientes, lo que supone un crecimiento anual del 1,6%, claramente inferior al 3,3% de 2017. El PIB per cápita en 2017 fue de 35.100 €. La distribución de la renta, como efecto de las políticas de apoyo a las empresas tras la crisis, se está desequilibrando en favor de éstas, por lo que la parte que se distribuye en salarios tiende a reducirse.

El índice de Gini para Francia se ha mantenido casi estable estos últimos años. En 2017 fue de 0,291 mejorando ligeramente respecto al 0,295 de 2015. Por su parte el INSEE apunta hacia una estabilidad de la desigualdad en 2017, tras un descenso de la pobreza en 0,2 puntos en 2016 hasta el 14,0%, tras dos años de incremento.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector agrícola continúa perdiendo peso con respecto al PIB francés, representando actualmente alrededor del 1,5% del mismo (frente al 6% en 1978). Desde hace 20 años, se mantiene una tendencia a la desaparición de las explotaciones más pequeñas en favor de las más grandes. De esta manera, Francia ha perdido más de la mitad de sus explotaciones en 25 años. Según el último censo realizado en 2015, Francia tiene 472.200 explotaciones, mientras que en los años 80 contaba con más de un millón y, en 2000, con 664.000. Al contrario que el número de explotaciones, la superficie media de las mismas ha crecido considerablemente hasta alcanzar una media de 61 hectáreas en 2013 (frente a 43 en 2000), pero el volumen global de la producción agrícola se ha mantenido. Francia sigue siendo el primer productor agrícola europeo con 19% del total, y el primer país europeo en términos de superficie agrícola utilizada, con algo más de 27 millones de hectáreas cultivadas. De esta manera, lidera la clasificación, con cuatro millones de Ha más que España que se sitúa en segunda posición.

En los últimos 50 años el sector agrícola ha perdido un 80% de sus activos. Ocupa a alrededor de 722.000 personas a tiempo completo en 2014, lo que representa menos del 2,7% aproximado de la población empleada total, pero Francia sigue siendo el 3er exportador agrícola mundial.

En 2017, el valor de la producción agrícola se recuperó (+3.2%), tras la caída en 2016, debido a los volúmenes producidos, sin compensar la caída en 2016 (-6.4%). La producción de cultivos aumentó un 1,9%: el fuerte aumento de los volúmenes se vio contrarrestado en parte por la caída de los precios. Por otra parte, el valor de la producción ganadera está aumentando considerablemente: los volúmenes siguen disminuyendo, pero los precios, especialmente los de la leche, se están recuperando considerablemente.

El valor de la producción de cultivos aumentó un 1,9%, gracias a la recuperación en volumen que permitió compensar el descenso de los precios. De hecho, la cosecha de cereales está repuntando tras las catastróficas cosechas de 2016. Por otra parte, el volumen de la producción de vino está de nuevo en fuerte declive. En el caso de la producción ganadera, el aumento de los precios compensa con creces la disminución de los volúmenes.

Tras cuatro años consecutivos de descenso, las cargas de los agricultores, han vuelto a incrementarse en 2018 (+1,7%) debido al alza del coste de la energía, pero en menor medida que la producción por lo que le valor añadido del sector agrícola ha aumentado significativamente. El empleo continúo reduciéndose por lo que el valor añadido bruto por activo al coste de los factores aumentó un 6,7 % en términos reales, tras un alza del 8,6% en 2017.

En 2018 el valor de la producción agrícola  se incrementó un 4,7% alcanzando el nivel anterior al fuerte descenso registrado en 2016. La producción vegetal creció fuertemente arrastrad por el aumento en volumen del vino (+28,5%) y del precio de los cereales, de la hortalizas y de las patatas. Al contrario el valor de la producción animal desciende debido a la caída del precio de la carne porcina.

La balanza del comercio exterior de productos agrícolas ha empeorado fuertemente en 2017 debido a la debilidad de las exportaciones como consecuencia de la mala cosecha de cereales de 2016.

En 2017, las exportaciones de productos agrícolas fueron de 13.918 M€ y disminuyeron en 393 M€ respecto a 2016 (-2,7%). Las importaciones se situaron en 14.512 M€ y se incrementaron en 412 M€ (+2,9%). Este descenso de las exportaciones frente al aumento de las importaciones ha producido que el tradicional excedente francés en este sector que en 2015 todavía alcanzaba la suma de 2.615 M€ se haya transformado en un déficit de     594 M€.

La Unión Europea es el principal socio comercial de Francia de productos agroalimentarios, ya que en 2017 el flujo de intercambios superó el 65% del total. España es el tercer proveedor con una cuota del 13,5% del total, detrás de los Países Bajos y Bélgica. Como cliente ocupa el quinto puesto siendo destinataria del 8,2% de las exportaciones agroalimentarias francesas

Si consideramos únicamente los productos agrícolas, España es el primer proveedor de Francia con una cuota de casi 17% del total, seguida por los Países Bajos (14,5%), Bélgica (11,7%) y Alemania (8,4%). Como cliente España ocupa el quinto lugar con un importe de 2,6MM€. 

El futuro de la agricultura francesa pasa por apostar por la innovación. Francia tiene una gran ventaja de imagen en los productos transformados con gran valor añadido (quesos, vinos, alcoholes, productos lácteos, chocolates, etc.) que deberá preservar.

Los principales países destinatarios de las exportaciones francesas de productos agroalimentarios en 2017 son: Bélgica, Alemania, Reino Unido, Italia, España, Estados Unidos, Países bajos, China, Suiza y Japón.

INDUSTRIA AGROALIMENTARIA

En 2016, la producción en volumen del sector de la industria alimentaria (IAA) retrocedió un -0,9%. La producción agroalimentaria soportó las consecuencias de una situación climática desfavorable que redujo la producción de productos agrícolas para su transformación. Afectó a todos los subsectores salvo a las conservas de pescado

En el cuadro que se presenta a continuación ofrecemos el conjunto de características económicas más significativas tanto para el conjunto de la industria agroalimentaria (IAA) como para algunos de los productos más importantes:

PRINCIPALES RESULTADOS DE LAS EMPRESAS DE LA INDUSTRIA AGROALIMENTARIA EN 2015

 

Nº de empresas

Asalariados (miles)

Cifra de negocios (M €)

valor añadido  (M €)

Exportación (M €)

Carnes

8.399

111

35.389

6.353

3.675

Pescados

380

11,2

3.677

662

332

Frutas y hortalizas

1.282

23,2

7.733

1.731

1.678

Cuerpos grasos

320

3,7

7.507

411

3.052

Lácteos

1.316

56,6

30.014

5.019

7.031

Semillas

427

13,2

7.045

1.380

3.154

Pastelería

39.229

174

23.233

8.668

1.702

Otras industrias alimentarias

5.051

74,5

26.194

6.117

5.670

Alimentos para animales

456

16,8

12.847

1.748

2.179

Bebidas

4.113

43,9

29.934

7.777

8.923

Total IAA

60.974

528.070

183.574

39.866

37.397

Fuente: Tableaux de l’économie française 2018. Últimas cifras disponibles.

El cuadro anterior pone de relieve que el sector de IAA ocupa 528.000 personas que representan un poco menos del 2% del total de la población empleada en Francia, con una productividad en el sector muy similar al del promedio de la economía francesa. Un rasgo muy importante de la IAA francesa es que, a menudo, se encuentra organizada en grandes cooperativas que transforman la producción de sus socios. De ahí se deduce que dicha industria se vería tan afectada por una liberalización de los intercambios, como la propia producción.

Los 5 principales grupos franceses de la IAA son: Grupo Danone, Lactalis, Nestlé Francia, Pernod Ricard y Socopa viandes.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

INDUSTRIA

Francia es la cuarta potencia industrial del mundo y estuvo en el origen de la revolución industrial. Con cierto desfase frente a Inglaterra, apoyándose en las cuencas carboníferas y con la intervención decidida del Estado en la economía (el llamado Colbertismo) pudo crear su industria siderúrgica, mecánica y textil. La Segunda revolución industrial, que desarrolló sectores como la electricidad, el motor de explosión, la química orgánica y la fabricación de nuevos materiales de construcción como el aluminio, encontró en Francia un número suficiente de inventores y de empresarios y, de nuevo, el apoyo estatal. La presencia activa de Francia en las dos revoluciones industriales es causa de la diversificación de su estructura en la actualidad, así como su Colbertismo sigue hoy presente en la mentalidad colectiva francesa más allá de diferencias ideológicas.

El sector industrial es indispensable para la economía francesa, ya que juega un papel esencial. La industria genera la mayoría de las exportaciones y soporta en gran medida los esfuerzos en la innovación. El empleo en la industria está más cualificado que en la media de los otros sectores y tiene un efecto multiplicador más fuerte sobre los otros empleos. De hecho, se estima que un empleo industrial genera 3 o 4 empleos fuera de la industria.

En 2017 la industria representa el 12,4% del PIB en Francia, frente a más del 20% en Alemania, pero solamente un 9% en Reino Unido. Además, es un sector clave para la innovación, ya que el  80% del total de gastos en investigación y desarrollo lo llevaron a cabo empresas del sector industrial.

El volumen de negocios de la industria alcanza 1.106 MM€ y la industria manufacturera 862 MM€ (sin impuestos). La industria agroalimentaria es el sector industrial más importante en Francia, con una facturación de 184 MM€, por delante del sector del trasporte (168 MM€). En la industria se genera más de una cuarta parte del volumen de negocio (28 %), del valor añadido (26 %) y de la inversión (29 %) del conjunto de sectores de la economía.  

La industria desempeña un papel fundamental en la economía francesa, a pesar de su retroceso durante estos 15 últimos años, ya que es la base de las exportaciones que representan los tres cuartos del total.

La industria se compone mayoritariamente de empresas de menos de 10 asalariados (87 %), pero son las empresas de más de 250 trabajadores o más las que generan la mayoría de los ingresos (64 %), del valor añadido (61 %), de la inversión (61 %) y de las exportaciones (77 %) del sector. Además, emplean a más de la mitad de los trabajadores.

En 2017, el valor añadido de la industria manufacturera aumentó un 1,7%, tras un alza del 1,4% en 2016, pero es inferior al crecimiento del producto interno bruto (2,3%)

Las actividades más dinámicas son la fabricación de productos informáticos, electrónicos y ópticos, así como material de transporte. Por otra parte, la situación se está deteriorando para la industria agroalimentaria debido en gran parte al descenso de la producción de vino y de mantequilla. El déficit comercial está aumentando considerablemente debido a la subida de los precios del petróleo y a la apreciación del euro. En este contexto, sin embargo, la industria manufacturera está creando puestos de trabajo por primera vez desde 2000.

La situación de las industrias agroalimentarias sigue siendo difícil. En 2017, su producción cayó un 0,5% en volumen, después de un ligero aumento en 2016 (+0,3%). De hecho, la producción de vino cayó un 12% en un año debido a las heladas primaverales que afectaron a todos los viñedos

La producción de carne y productos cárnicos sigue en declive, en un contexto de disminución del consumo. Este descenso es algo más pronunciado en el caso de la carne de porcino tras la contracción del mercado chino y en el de la carne de aves de corral debido a una nueva pandemia de gripe aviar. En cambio, la producción de productos hortofrutícolas aumentó un 6,5% en volumen.

En 2017, la fabricación de productos informáticos, electrónicos y óptica ha sido muy dinámica. Su producción aumentó un 6,1% en volumen, impulsada por el alza de las ventas de radares, sistemas de navegación y dispositivos médicos. La fabricación de equipos de transporte también está ganando impulso ya que su producción aumentó un 4,6% en volumen en 2017; por cuarto año consecutivo, su aumento es superior al 3,5%.

La producción de las industrias química y farmacéutica siguió creciendo a un ritmo elevado: +3,9% y +3,7% respectivamente en volumen, gracias a la tendencia positiva de la demanda global, mientras que la fabricación de textiles, confección, cuero y calzado volvió a caer (- 1,6%), tras una breve mejora de dos años.

El 31 de diciembre de 2017, 2,9 millones de empleados trabajan en el sector industrial, lo que representa el 11% del empleo total, habiendo registrado una creación neta de puestos de trabajo (+5.400, o +0,2% en un año) por primera vez desde el año 2000. Los sectores que han creado empleo son la industria agroalimentaria (+1,0%), la industria textil, de la confección, del cuero y del calzado (+0,9%) y  la industria química (+0,8%)

La industria manufacturera también emplea 304.400 trabajadores temporales al 31 de diciembre de 2017. La utilización de trabajadores temporales ha seguido creciendo (+39.800) y se está acelerando claramente: +15,0% en 2017 después de +7,4% en 2016 y +10,1% en 2015. Esta situación se refleja en casi todos los sectores. Sólo la fabricación de material de transporte modera la utilización de este tipo de contrato de trabajo. La tasa global de empleo temporal sigue siendo alta, del 9,9% Incluso supera el 12% en la fabricación de material de transporte y productos de caucho y plástico.

En general, teniendo en cuenta a todos los empleados asalariados y temporales, el empleo en la industria manufacturera creció un 1,5% en un año.

En 2017, las exportaciones de bienes manufacturados en términos de volumen se aceleraron (+4,7% después de +1,9%). Los cuatro sectores más dinámicos fueron los textiles, la confección, el cuero y el calzado y los productos químicos cuyas exportaciones aumentaron un poco más del 6,0%, en parte debido a la recuperación del mercado chino de productos de lujo. Las ventas de material de transporte también aumentaron fuertemente (+5,3%). La industria del automóvil sigue beneficiándose de la recuperación del mercado europeo, en particular de los mercados alemán, belga y español. Por último, las exportaciones de productos agroalimentarios se recuperaron gracias a las ventas de vino y coñac a Estados Unidos y China y de productos lácteos a China.

Si el nivel elevado del salario mínimo en el 2018 (1.498,47€ mensuales) unido a la reducción del tiempo de trabajo (35 horas semanales), produce desde hace unos años una cierta rigidez, y a pesar de que productividad industrial ha progresado al mismo tiempo a un ritmo importante lo que ha permitido cierta moderación en los costes unitarios de producción, se ha asistido a una pérdida de competitividad de los productos franceses, debido al exceso de cargas sociales y fiscales que afectan a las empresas.

En el cuadro siguiente se muestran las principales características de las empresas industriales francesas:

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS DE LAS EMPRESAS INDUSTRIALES FRANCESAS (Últimos datos disponibles 2015)

 

Nº de empresas

Empleo
(miles)

Cifras de Negocio MM€

Valor añadido MM€

Exced.bruto explotación MM€

Fabricación alimentos y bebidas

61.000

528,1

183,6

39,9

12,1

Fabricación de equipos eléctricos, electrónicos, informáticos

9.300

383,3

108,8

32,7

5,6

Material de transporte

2.800

355,3

167,6

35,3

9,1

Otros productos industriales

122.000

1.181,3

354,7

108

25,4

TOTAL INDUSTRIA MANUFACTURERA

213.300

2.623,4

862,8

223,3

53,1

Industria extractivas

2.100

18

6,1

2

0,6

Producción y distrib.de electricidad gas, vapor y aire acondicionado

27.100

168,7

110,1

28,7

16,5

Prod. y distrib. de agua, saneamiento, gestión de desechos y depuración

12.300

148,6

37

11,4

2,8

INDUSTRIAS EXTRACTIVAS, ENERGIA, AGUA, GESTION DE RESIDUOS Y DEPURACIÓN

41.500

335,3

153,3

42,1

19,8

TOTAL INDUSTRIA

254.800

2.958,7

1.016,1

265,5

72,9

Fuente: INSEE: Tableaux de L’économie française 2018.

NOTA: No se incluyen la construcción de vehículos militares, la extracción de gas natural y de mineral de hierro.

La actividad manufacturera agrupa a 213.000 empresas, contribuye en un 85% a la cifra de negocios del conjunto de la industria y en un 84% a su valor añadido. El sector agroalimentario lidera a su vez la actividad manufacturera (21% de su cifra de negocios), seguida de la industria automovilística (19%) y química (9%). El 36% de dicha cifra de negocios proviene de las exportaciones.

El comercio internacional de productos manufacturados también ha aumentado de manera sensible en 2017, gracias a un incremento de los flujos de intercambio en ambos sentidos ya que las importaciones aumentaron un 5,7% respecto a 2016, mientras que las exportaciones lo hacían en un 4,7%. El saldo deficitario (-50.419 M€), se ha agravado un 15% respecto a 2016 y es uno de los mayores déficits registrados desde hace años.

La pérdida de peso del sector industrial se ha tratado de contrarrestar mediante numerosos programas estatales de apoyo a la investigación y a la inversión en sectores considerados estratégicos, el último de ellos es el llamado “Construir la industria francesa de futuro”.

La industria de futuro

Lanzada el 18 de abril del 2015, la Industria del Futuro tiene por objetivo la modernización del sector industrial en Francia y el acompañamiento a las empresas industriales en su transformación de modelo de negocios, de organización o de transformación digital. El 9 de julio de 2013, el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault desveló las grandes líneas del programa de inversiones hasta 2025, bautizado como “Invertir para Francia” (Investir pour la France). El proyecto reposa sobre 5 pilares básicos: desarrollo de una oferta tecnológica, acompañamiento a las empresas hacia una industria de futuro, formación de los asalariados, promoción de la industria y refuerzo de la cooperación europea e internacional (http://www.economie.gouv.fr/nouvelle-france-industrielle/industrie-du-futur). 

CONSTRUCCIÓN

Durante el año 2017, la producción del sector de la construcción continuó su recuperación, a pesar del alto nivel de precios alcanzado y del estancamiento del poder adquisitivo de las familias, ya que estás parece ser han orientado su inversión hacia la vivienda. La recuperación es relativamente fuerte ya que se construyeron 410.000 viviendas en 2017, 15% más que en 2016 y un 37% más que en 2014, que  presentó los peores datos desde los últimos 17 años ya que la producción del sector descendió por debajo de las 300.000 viviendas, cifra muy inferior a la media de los últimos veinte años.

En 2018 parece que la recuperación se consolidará gracias a un crecimiento de la construcción nueva del orden 8,9%. A pesar de ello no se soluciona  el problema de fondo de la falta de viviendas en Francia a pesar de que el Gobierno puso en marcha ya en 2014 un plan de apoyo a la construcción que debería permitir de alcanzar las 500.000 viviendas nuevas anuales. El alto precio de producción (debido a la complejidad y las exigencias técnicas de la legislación francesa) y por consiguiente del precio de venta final, al que hay que añadir un IVA del 20% es un freno para la adquisición de la vivienda si bien el bajo tipo de interés aplicado actualmente está reactivando el mercado de la vivienda nueva.

Tras la recuperación en 2016, durante los primeros meses de 2018, la producción del sector de la construcción en Francia, así como los permisos de construcción, mantienen su crecimiento sostenido en ritmo anual, alcanzando su nivel más elevado desde hace casi cuatro años y medio.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector terciario representa en 2017 casi el 77,9% del PIB francés y cuenta actualmente con el 78% del empleo en Francia lo que supone un 30% más que en 1990. El sector comercial terciario creó, excluyendo el trabajo temporal, 169.500 empleos durante el año (+ 1.5%), y el trabajo temporal 56.200 (+ 8.2%). Con 743.400 puestos, el trabajo interino alcanzó un récord a finales de 2017. La construcción (+30.100, + 2.3%) y la industria (+1.100, + 0.0%) registrando por primera vez desde 2008 y 2000 respectivamente una variación positiva. El aumento es aún más pronunciado si se incluyen los trabajadores temporales en la construcción +2,5% y en la industria +0,5%. El país asiste desde entonces a una marcada tercerización de la economía en detrimento de la industria y la agricultura.

Cabe destacar que Francia continúa siendo el primer país por número de visitantes y el tercero en ingresos por turismo. En 2017, Francia recibió 89 millones de visitantes, un 8% más que en 2016.  Signo de recuperación tras el descenso de 3 millones entre 2015 y 2016 producido principalmente por los atentados terroristas, las inclemencias meteorológicas e importantes movimientos sociales durante la primavera. No obstante, el país pretende seguir a la cabeza en número de visitantes y se ha propuesto la meta de alcanzar los 100 millones de llegadas internacionales para 2020.

Es preciso señalar que a pesar de que la balanza comercial de bienes es tradicionalmente deficitaria, hasta 2016 ocurría lo contrario con el intercambio de servicios. En 2017 Francia registró un déficit en su Balanza comercial de 79.172,7 millones de euros, un 3,45% de su PIB, superior al registrado en 2016, que fue de 63.662,7 millones de euros, el 2,86% del PIB. La variación de la Balanza comercial se ha debido a un incremento de las importaciones superior al de las exportaciones de Francia.

Por último, las exportaciones en Francia crecieron un 4,48% respecto al año anterior. Las ventas al exterior representan el 20,67% de su PIB

Excluyendo el sector financiero y el comercio, el sector terciario puede desagregarse en los subsectores que se presentan a continuación:

Servicios no financieros 2015

Número de empresas

Asalariados

Cifra negocio (millones de euros, sin impuestos)

Valor añadido (millones de euros)

Alojamiento y restauración

264.793

791.561

93.042

39.512

Información y comunicación

129.025

691.988

180.170

83.930

Actividades inmobiliarias

244.367

196.497

79.374

45.225

Actividades especializadas científicas y técnicas

463.476

950.642

206.306

95.665

Actividades de servicios administrativos y de apoyo

195.621

922.968

147.238

76.819

Otras actividades de servicios

428.167

306.919

56.256

21.094

Total

1.725.448

3.860.576

762.386

362.245

Fuente: Tableaux de L’économie française 2018. Últimos datos disponibles.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex