Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

El sector agrícola representa el 0,7% del PIB, pero es muy productivo. Reino Unido produce principalmente patatas, remolacha, trigo y cebada. La cría de ganado (sobre todo ovino y bovino) sigue siendo una actividad muy importante. El sector pesquero está también muy desarrollado, pero sufre actualmente la disminución del volumen de pesca en los caladeros tradicionales.

Reino Unido cuenta con recursos minerales considerables. Aunque en el pasado fue el décimo mayor productor de petróleo, con grandes reservas de gas natural, actualmente su producción está disminuyendo a gran velocidad. De todos modos, grupos como BP y Shell siguen estando entre los líderes mundiales de la industria petrolera.

El sector secundario no es muy competitivo. Las actividades principales son la maquinaria-herramienta, el material de transporte y los productos químicos. Los sectores con gran potencial son las tecnologías de la información y la comunicación, la biotecnología, la aeronáutica, la defensa y las energías renovables.

El sector de los servicios, que emplea cerca de 80% de la población activa y representa las tres cuartas partes del PIB, es el motor de la economía. Londres sigue siendo el mayor mercado financiero de Europa, al mismo nivel que Nueva York.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)


Precios regulados

En el Reino Unido existen precios regulados en una serie de sectores como el transporte por ferrocarril, gas, energía, tasas universitarias o el servicio nacional de salud NHS.

  • El organismo regulador del mercado de las telecomunicaciones (Ofcom) regula entre otros los precios o tarifas del acceso de banda ancha al por mayor y los de terminación de llamadas en telefonía móvil. También control del precio máximo de determinados tipos de franqueo postal
  • En transporte ferroviario, parte de las tarifas del transporte de pasajeros está sometida a regulación. El Gobierno utiliza el índice de precios RPI del mes de julio de cada año para determinar la subida aplicable a estas tarifas en el año siguiente
  • Las tasas universitarias están sometidas a un límite en Inglaterra y Gales para los alumnos británicos y de la UE. En Escocia e Irlanda del Norte se aplican unos límites diferentes
  • En el sector financiero, se han introducido topes máximos para los intereses y gastos incurridos en los préstamos para el consumo a corto plazo (pay day loans)
  • En el sector sanitario, las recetas médicas prescritas por médicos del NHS en Inglaterra tienen en la actualidad un precio fijo de £9,15 por medicamento. En Escocia, Gales e Irlanda del Norte los medicamentos con receta son gratuitos.
  • En Escocia se aplica un precio mínimo obligatorio a las bebidas alcohólicas por unidad de graduación
     

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

A pesar de que el desarrollo de infraestructuras en Reino Unido ha experimentado un crecimiento notable en los últimos años, en comparación con otros países, Reino Unido dispone de unas infraestructuras obsoletas que no se corresponden con la imagen que el país desea presentar al mundo. En la actualidad, Reino Unido ocupa la decimoséptima posición en calidad de las infraestructuras en el Global Competitiveness Index 2017-18, elaborado por World Economic Forum, nueve puestos por detrás de España.

La preocupación del gobierno británico por conseguir que el país disponga de unas infraestructuras modernas y que permitan satisfacer las necesidades de la población ha propiciado la implementación de medidas dirigidas a su desarrollo. Esta política se plasma desde 2010 y con periodicidad anual, en un Plan Nacional de Infraestructuras (National Infrastructure Plan), que concreta las infraestructuras prioritarias en sectores como el energético, telecomunicaciones y transporte.

En transporte, el principal objetivo es reducir la congestión de las vías más transitadas y asegurarla conexión de las poblaciones más aisladas. Entre los proyectos destacan la mejora de la red de carreteras, la extensión de la electrificación en las vías ferroviarias, la construcción de la líneas de alta velocidad High Speed 2 (HS2) que unirá Londres con el norte de Inglaterra, y proyectos como Crossrail, uno de los más ambiciosos de los últimos años. También existen  proyectos para la mejora de las infraestructuras en carreteras, puertos y aeropuertos, así como de sus conexiones por carretera con las poblaciones más próximas. La red de carreteras de Reino Unido (que se encuentra obsoleta en comparación con otros países desarrollados) tiene una extensión de aproximadamente 47.000 kilómetros de carreteras principales, 3.500 kilómetros de autopistas y 344.000 kilómetros de caminos pavimentados. De éstas, aproximadamente 15.600 kilómetros son carreteras troncales: 10.500 kilómetros corresponden a Inglaterra, 3.500 kilómetros a Escocia y 1.600 kilómetros a Gales. La administración de las rutas troncales es competencia de la Highways Agency en Inglaterra, del Transport Scotland en Escocia y del Departamento de Economía y Transporte en Gales. En el Norte de Irlanda, la gestión es competencia del Roads Service Northern Ireland. Las autoridades locales también tienen competencias transferidas en cuanto a la gestión y toma de decisiones sobre cuestiones que afecten a las carreteras de su territorio. Por último, cabe indicar la existencia de una particularidad en relación con la ciudad de Londres, en donde Transport for London (TfL) gestiona todas las carreteras troncales y otras vías principales (aquellas integradas en la Transport for London Road Network). También existen competencias de las autoridades locales en determinadas áreas de Reino Unido.

En calidad de las infraestructuras ferroviarias, Reino Unido se sitúa en el puesto 16ª del ranking mundial, 12 puestos por debajo de España (4ª posición). Existen dos redes diferenciadas, la que recorre toda Gran Bretaña y conecta con Europa a través del Eurotúnel, y la red de Irlanda del Norte, que conecta con la República de Irlanda. La red ferroviaria de Gran Bretaña se extiende a lo largo de 15.753 kilómetros, de los cuales, 5.268 son vías electrificadas. En el Norte de Irlanda las vías de ferrocarril recorren aproximadamente 300 kilómetros. Sin embargo, la extensión del ferrocarril se ha ido reduciendo en los últimos años.

En cuanto a transporte aéreo, Reino Unido cuenta con una amplia red de aeropuertos nacionales, entre ellos destaca Heathrow, en Londres, como uno de los aeropuertos con más tránsito de viajeros del mundo. Las aerolíneas británicas aportan más de 11.000 millones de libras a la economía y 200.000 empleos. El número de pasajeros en vuelos particulares en 2013 fue de 210.468.756.Por número de pasajeros, el mayor aeropuerto de Reino Unido es London Heathrow, con más de 75 millones de pasajeros en 2016. Le sigue Gatwick, también en Londres, con 43 millones. La tercera posición la ocupa el aeropuerto de Manchester. Fuera de Inglaterra, el aeropuerto de Edimburgo es el que mayor número de pasajeros tiene, con casi 13 millones.

En energía, el objetivo se dirige a reducir la dependencia energética del exterior, dado que el Reino Unido importa aproximadamente un 40% de la energía que consume. Para ello, se plantea ampliar y construir nuevas plantas de producción energética, poniendo especial énfasis en la generación de energía nuclear y en las energías renovables, en particular la solar, eólica y biomasa. En 2017, el 29% de la energía consumida en el país procedía de fuentes renovables.

El 12 de junio de 2019, el Ejecutivo introdujo una Instrumento Normativo suplementario (Statutory Instrument) para aprobar en sede parlamentaria un objetivo de emisiones netas cero de gases de efecto invernadero para 2050. De aprobarse por el parlamento, Reino Unido podría convertirse en la primera gran economía europea en eliminar por completo las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.

El Comité para el Cambio Climático, un organismo asesor gubernamental independiente y muy influyente, publicó a primeros de mayo del año en curso un informe (“Phase out greenhouse gas emissions by 2050 to end UK contribution to global warming”) en el que propone alcanzar una economía cero emisiones en 2050.El documento, solicitado por el propio Ejecutivo, concluye que "debería legislarse lo más pronto posible para alcanzar un objetivo del 100% de reducción de gases de efecto invernadero respecto a 1990 y abarcar todos los sectores de la economía, incluyendo la aviación y el transporte marítimo". El coste estaría entre el 1% y el 2% del PIB, algo perfectamente viable, según el comité de expertos autor del estudio.

El BEIS hará público este verano un Libro Blanco sobre políticas gubernamentales en materia de energía. El documento abordará el sistema energético de manera generalizada, recogiendo una amplia variedad de factores que giran en torno a los objetivos marcados de cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2050.  

En telecomunicaciones, se llevan a cabo medidas para mejorar el ancho de banda y el acceso a los sistemas más eficientes y rápidos desde todo el país, sin abandonar las zonas rurales. En la actualidad, todas las redes de comunicaciones de Reino Unido son digitales y la mayoría de operadores ofrecen servicios de fibra óptica, entre ellos, BT, Level 3 Communications y Virgin Media. Reino Unido es el sexto país europeo por penetración de internet, con 57.9 millones de usuarios, lo que supone una penetración del 91%. Un 76% de la población adulta utiliza Internet a diario. El aumento de la utilización de estas redes se ha visto favorecido por la aparición de dispositivos móviles. Tan sólo a través de estos dispositivos, el acceso casi se triplicó entre 2010 (24%) y 2016 (70%). En los hogares también hay más presencia de Internet: en 2016 el 89% tenía conexión a internet, un 57% más que en 2006. 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Los sucesivos gobiernos británicos han intentado facilitar el proceso de contratación y despido. De forma que, se han venido implementado paquetes de medidas desreguladoras que van desde la flexibilidad salarial a la reducción de prestaciones sociales pasando por la cuasi-eliminación de los costes del despido en épocas de contracción o recesión. Se ha instaurado un mercado de trabajo flexible con una estabilidad laboral y un crecimiento homogéneo, en épocas de bonanza del trabajo típico (permanente a tiempo completo), a tiempo parcial y autoempleo (empleo atípico).

Así, hasta la llegada de la crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covid-19 el mercado laboral británico, a primera vista, daba muestras de una vitalidad increíble, con una tasa récord de empleo y con un número creciente de puestos de trabajo que en algunos casos no se podían cubrir.

A esta situación se unía últimamente la continua ralentización en la llegada de ciudadanos comunitarios lo que había exacerbado la escasez de mano de obra en sectores tales como agricultura, manufacturas y sanidad. Si bien, la caída de la inmigración europea se ha visto compensada por un aumento de la migración neta desde países no comunitarios.

Sin embargo, pese a la baja tasa de desempleo instalada, en términos generales, en una horquilla entre el 3,8% y 3,9%, el crecimiento del empleo ha sido, en muchos casos, mediocre y caracterizado por una baja productividad, en el que ha predominado un fuerte auge del empleo informal. Muchos empleados trabajaban a tiempo parcial o estaban ligados a "contratos de cero horas" que no ofrecen ninguna garantía mínima de tiempo de trabajo.

La crisis sanitaria provocada por la pandemia ha asestado un duro golpe al mercado laboral británico. Las medidas de distanciamiento social y confinamiento implementadas para reducir el ritmo de contagio del Covid-19, con el cierre temporal de los sectores de actividad considerados no esenciales, ha acentuado la vulnerabilidad del empleo informal.

Pese a este panorama, los últimos datos de empleo y paro (mayo-julio) publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) apenas registran cambios, ya que todos los trabajadores “supendidos” (asalariados y autónomos) se contabilizan hasta finales de octubre en situación de alta laboral.

No obstante, el mercado laboral empieza a deteriorarse, si atendemos a las últimas cifras difundidas por HM Revenue & Customs (asimilado a Agencia Tributaria en España) que muestran que el número de trabajadores en nómina disminuyó un 2,1% (730.000) entre marzo y julio. Justamente las vacantes aumentaron alrededor de un 60% en dichos meses.

En este escenario de parón económico generalizado, además de los ajustes temporales de plantilla la crisis Covid-19 ha traído consigo una caída en la cantidad de empleo. Siguiendo esta línea de argumento, el Instituto de Estudios Fiscales (IFS) en su Nota “Job vacancies during the Covid-19 pandemic” (19 mayo) colgada en la web del Gobierno Find a Job (https://www.gov.uk/find-a-job) señalaba que en abril los datos de reclutamiento de personal se limitaban a los sectores sanitario y de trabajo social donde existe un mayor riesgo para la salud y se requiere una mayor capacitación profesional.

Igualmente, el número de solicitantes de la ayuda social Jobseeker’s Allowance (Claimant Count) ha continuado aumentando rápidamente hasta los 2,7 millones de personas en el mes de julio (3,6% del total). La ONS informa que desde el mes de marzo el número de solicitantes de esta modalidad de ayuda se ha incrementado un 120,8% (1,4 millones de personas).

Estas cifras debe tratarse con cautela. En la práctica, no todos los nuevos solicitantes han perdido su empleo a raíz de la pandemia: el total podría incluir un gran número de personas que trabajan por cuenta propia y que solicitan este subsidio porque sus ingresos han disminuido con el Covid-19, y otros, que no habiendo experimentado cambios en sus circunstancias personales, han solicitado este subsidio después de que los criterios de elegibilidad del mismo se han flexibilizado.

El aumento del desempleo sería mucho mayor en ausencia de las medidas actuales del Gobierno de apoyo a empresas y autónomos, conjuntamente con las medidas fiscales y políticas monetarias más flexibles en vigor.

El Chancellor of the Exchequer (ministro de Hacienda), ha introducido varios paquetes de medidas y avales urgentes para proteger a empresas y trabajadores: en el Presupuesto (11 de marzo, incluido el Coronavirus Business Interruption Loan Scheme Plan en sus dos modalidades a) pymes y medianas empresas y b) micro pymes), el 17 de marzo (The Covid Corporate Financing Facility destinado a las grandes empresas y grupos industriales), el 20 de marzo (Coronavirus Job Retention Scheme para los trabajadores asalariados) y el 26 de marzo (Self-Employment Income Support Scheme para los autónomos y el 8 de julio (Plan for jobs).

Institutos de análisis y analistas señalan que el efecto de la pandemia sobre el empleo está siendo especialmente nefasto entre los jóvenes y los trabajadores de mayor edad. Ambos grupos tendrán en el futuro más dificultades a la hora de encontrar un nuevo empleo. Por otro lado, el uso de contratos de cero horas está aumentando rápidamente.

El período comprendido entre agosto a octubre de eliminación gradual de estos paquetes de ayuda va a ser crucial, porque las empresas ahora tendrán que decidir si retener o no a sus plantillas.

De acuerdo con los últimos datos disponibles difundidos por el Tesoro británico, a fecha 18 de septiembre, el Gobierno ha pagado los ingresos de 9.601.700 trabajadores “suspendidos” a través del programa Coronavirus Job Retention Scheme con un coste para las arcas públicas en el período de 30.353 millones de libras. Asimismo, unos 2,3 millones de autónomos se benefician de un programa similar, Self-Employment Income Support Scheme, con un coste a fecha de junio de 6.974 millones de libras (últimos datos disponibles).

El Gobierno decidió a mediados de septiembre extender este programa seis meses más a partir de noviembre hasta abril de 2021. Las ayudas, en forma de subvención sujeta a impuestos (renta y contribuciones sociales) cubren el 20% del promedio de beneficios del volumen mensual de actividad y que al igual que ahora se pagarán en dos plazos de tres meses cada uno, hasta un total de 1.875 libras esterlinas. El Gobierno tiene intención de revisar la cuantía de la subvención para el segundo plazo (febrero-abril 2021).

El Chancellor of the Exchequer (ministro de Hacienda), Rishi Sunak, anunció a finales de septiembre, dentro de un plan económico de invierno (Economic Winter Plan), un nuevo paquete de medidas de ayuda para evitar la más que posible ola de despidos a finales de octubre cuando concluya el programa “Coronavirus Job Retention Scheme”. El nuevo plan, “Job Support Scheme” (Plan de Apoyo al Empleo) está diseñado para paliar los efectos de la pandemia en todas aquellas empresas con un futuro viable tras el Covid-19. En este sentido, el nuevo programa es similar al de otros países europeos que pagan subvenciones a las empresas afectadas por la pandemia.

Fuentes:
• "UK Labour Market: September 2020”, Statistical Bulletin, ONS, (15.09.20)
• “Job vacancies during the Covid-19 pandemic”, IFS, (19.05.20). https://www.ifs.org.uk/publications/14854
• “Coronavirus Job Retention Scheme September 2020 - data tables, HMRC, (18.09.20). https://www.gov.uk/government/statistics/coronavirus-job-retention-scheme-statistics-september-2020
• “Self-Employment Income Support Scheme (SEISS) Official Statistics”, Statistical Bulletin, HMRC, (11.06.20).
• “Self-Employment Income Support Scheme (SEISS) Grant Extension Factsheet”, HM Treasury, (24.09.20).
• “Job Support Scheme”, HM Treasury, (24.09.20). https://www.gov.uk/government/publications/job-support-scheme
 


 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El PIB per cápita en 2019 fue de 33.141 libras esterlinas, equivalentes a 42.324 dólares USA en la conversión nominal con el tipo de cambio. En términos de paridad de poder adquisitivo, el PIB per cápita en 2018 -último año disponible- ascendió a 45.974 dólares USA (PPA, a precios actuales), según estimación del Banco Mundial.

Los datos más recientes sobre la distribución funcional de la renta en la economía británica datan de 2019. En dicho año, las rentas del factor trabajo (remuneración de los asalariados) supusieron el 49,7% del PIB, mientras que la remuneración del capital supuso el 20,4%. El resto correspondió a otras rentas (17,7%) y los impuestos netos de subvenciones (12%).

Distribución funcional de la renta % (desglose del PIB por ingresos)
Factores productivos 2015 2016 2017 2018 2019
Remuneración de asalariados 49,0 48,9 48,7 49,1 49,7
Remuneración del capital 21,8 21,4 21,5 20,9 20,4
Impuestos netos de subvenciones 12,2 12,2 12,2 12,1 12,0
Otras rentas 17,0 17,9 17,6 17,7 17,7

Fuente: Table D. Gross Domestic Product by category of income: current prices, "Quarterly National Accounts: Quarter 4 (October to December) 2019", Statistical Bulletin, ONS, (31.03.20).

 Crecimiento - Ingresos totales del proceso productivo ( % Variación)
Ingresos totales 2017 2018 2019
Remuneración de asalariados 4,3 4,4 4,4
Remuneración del capital 4 0,9 0,5
Impuestos netos de subvenciones 3,8 2,7 2,2
Otras rentas 2,4 4,3 3

Fuente: Table AC. Annex C. Growth & contributions to growth - income components of GDP. Current Prices, "Quarterly National Accounts: Quarter 4 (October to December) 2019", Statistical Bulletin, ONS, (31.03.20).

Las cifras de la OCDE sugieren que Reino Unido tiene uno de los niveles más altos de desigualdad de ingresos en la Unión Europea (medida por el coeficiente de Gini), aunque la desigualdad de ingresos es más baja que en los Estados Unidos. Los datos que publica Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea, dan una imagen más positiva, indicando que la desigualdad de ingresos en Reino Unido es más baja que en otros países de la UE, aunque es ligeramente más alta que la media de la zona euro.

Así, según datos de Eurostat, en comparación con otros países comunitarios, con datos de 2016 la proporción de la remuneración de los asalariados sobre el PIB es más elevada en Reino Unido (49,4%) que en España, donde el peso de los salarios en la riqueza total del país se sitúa en la media de la zona euro (47,6%del PIB), Italia (39,8%del PIB) o la media de la UE28 (74,6%del PIB), y más baja que en Dinamarca (52,3%del PIB), Francia (52% del PIB), Alemania (50,8% del PIB) o Estonia (49,3% del PIB), donde las retribuciones de los asalariados suman más de la mitad del PIB y son los tres países donde los trabajadores se llevan una mayor parte de la riqueza.

En lo que respecta a la distribución personal de la renta y los coeficientes de equidad en el reparto de la misma, la tendencia general desde 2006/7 (35,1%) es de una reducción relativamente moderada del valor del coeficiente de Gini, lo que indica una tendencia a la mejora, muy gradual, de la equidad en la distribución de la renta disponible.
La última estimación correspondiente al ejercicio 2017/18 revela que el coeficiente de Gini para Reino Unido fue del 33,2% en términos de renta disponible de los hogares y del 39% en términos de renta disponible incluyendo los costes de vivienda. Este resultado es muy similar al registrado en el período anterior 2016/17 (32,1%).
  

El último valor registrado en la Unión Europea se refiere a 2017 y se sitúa en el 30,7%. La renta mediana disponible en el año fiscal 2017/18 para el conjunto del Reino Unido ascendió a 28.400 libras, sin apenas variación con la alcanzada en 2016/17, después de contabilizar inflación y cambios en la composición del hogar; esta nivelación significa que el ingreso medio crece de media al año un 2,2% desde 2013.

Fuentes:
“Average household income, UK: Financial year ending 2018”, Statistical Bulletin, ONS, (26.02.19).
• “Gini coefficient of equivalised household disposable income of people who live in England and Wales, 1990 to financial year ending 2018”, ONS, (26.02.19)
• “Gini coefficient of equivalised disposable income - EU-SILC survey, Eurostat, (20.06.19)
• "Household disposable income and inequality: financial year ending 2017", Statistical Bulletin, ONS, (10.01.18); Table 11: Gini coefficients for the distribution of income at each stage of the tax-benefit system for all households, 1977-2016/17, UK, "The effects of taxes and benefits on household income", ONS, (25.04.17);
• ”Inequality and Social Mobility”, Debate Pack, House of Commons Library, (11.06.19).
• “Income Inequality: The Gap Between Rich and Poor”, Brian Keely, OECD Insights, OECDE, (2018).

La distribución espacial de la renta, medida en términos de la renta bruta disponible per cápita (último año disponible: 2017), muestra que Inglaterra se encuentra por encima del resto de territorios del Reino Unido, seguida por Escocia, y a más distancia, Gales e Irlanda del Norte. Dentro de Inglaterra, la mayor renta corresponde a Londres y el sudeste de Inglaterra.

Renta bruta disponible per cápita (Miles £)
  2018 % Var.19/18
Reino Unido 21.109 4,6
Inglaterra 21.609 4,6
Nordeste 16.995 3,9
Noroeste 18.362 4,4
Yorkshire & the Humber 17.665 4,5
East Midlands 18.277 3,6
West Midlands 18.222 4,7
Este de Inglaterra 22.205 4,9
Londres 29.362 5,2
Sudeste 24.318 4,1
Suroeste 20.907 5
Gales 17.100 4,4
Escocia 19.572 5,1
Irlanda del Norte 17.340 4,7

Fuente: "Regional gross disposable household income, UK: 1997 to 2018", Statistical Bulletin, ONS, (04.06.20).


 


 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector primario representa únicamente el 0,7% del PIB británico. Altamente mecanizada, los principales productos de la agricultura británica son las patatas, la remolacha, el trigo y la cebada. La ganadería es también significativa, sobre todo la ovina y la bovina, siendo uno de los grandes productores europeos de leche y sus derivados lácteos.

Pese a contribuir con sólo un 0,7% al PIB, el sector agrícola es todavía considerado como un actividad de gran importancia para la economía y la sociedad ya que produce el 60% de las necesidades nutricionales de la población británica. El sector agrícola británico es eficiente y está altamente mecanizado, combinando tecnología avanzada con técnicas agrícolas modernas. Por otro lado, el sector está muy subsidiado, tanto por el Gobierno como por la PAC (Política Agrícola Común de la UE).

 Aunque un 24,8% de la superficie del Reino Unido es considerada como tierra arable, amplias áreas de terreno agrícola permanecen sin cultivar. Las ONGs ecologistas responsabilizan a los subsidios agrícolas de la PAC (Política Agrícola Común) y a  las distorsiones producidas en los precios que generan en el mercado el establecimiento de los llamados "cinturones verdes" en torno a las ciudades, por la falta de actividades agrícolas en esos terrenos que en el caso de los municipios que rodean Londres suponen zonas en las que su ancho es más o menos igual al radio de la zona construida que contiene, entre 20 y 40 kilómetros, con una superficie de más de 4.000 kilómetros cuadrados.

Pesca

La flota pesquera británica es la sexta por tamaño en la Unión Europea, y abastece cerca del 66% de las necesidades del mercado doméstico. Es una fuente importante de empleo e ingresos, tanto directa como indirectamente, en un cierto número de puertos, fundamentalmente en el Este de Escocia, –región productora y exportadora por excelencia y en la que se encuentran los principales puertos–, el Nordeste de Inglaterra y Cornualles.

En cuanto a la producción acuícola, ésta ha evolucionado positivamente en los últimos años. En Inglaterra y Gales hay, en estos momentos, 518 piscifactorías registradas dedicadas al cultivo de diversas especies de pescado y moluscos. Escocia, con 257 empresas, ostenta el primer puesto con un 80% de la producción total acuícola del Reino Unido, con especial protagonismo del cultivo del  salmón. En Irlanda del Norte la acuicultura es un sector en crecimiento. Este territorio británico cuenta con 84 empresas de acuicultura, de las cuales 50 se dedican a la producción de moluscos y las 34 restantes cultivan diversas especies como el salmón atlántico (salmo salo), trucha arcoíris y trucha común.

Recursos forestales

Reino Unido cuenta aproximadamente con 3,1 millones de hectáreas de bosque -un 42% se encuentran en Inglaterra, un 45% en Escocia, el 10% en Gales y un 3% en Irlanda del Norte-, lo que representa el 13% de la superficie total del país, una proporción pequeña en comparación con otros EEMM de la UE. De este total de bosque, unas 90.000 hectáreas son administradas por la Forestry Commission, organismo que subvenciona la población y reforestación de árboles, la gestión de bosques, controla el talado y fija estándares para la industria. La Forestry Commission desarrolla su cometido a través de dos agencias dependientes de la misma: la agencia Forest Enterprise, encargada de la gestión de los bosques y la Forest Research, responsable de la investigación y desarrollo. La producción silvícola británica sólo cubre el 15% de las necesidades del país en madera y derivados.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

 

Manufacturas

El sector manufacturero ha sufrido un cambio sustancial durante la década que va desde enero de 2008 hasta diciembre de 2018, aparte de la crisis global (2008-2009). La crisis económica internacional tuvo un enorme impacto negativo sobre la producción, el empleo y la demografía empresarial de las manufacturas británicas. Además, el impacto coincidió temporalmente con una alteración significativa de la estructura mundial del sector, especialmente intensa desde el año 2000.

Algunos autores han resaltado también al comercio exterior (Lawrence y Edwards, 2013 y Veugelers, 2013) como otro factor que ha favorecido la reducción del peso de la industria (p.ej: las importaciones procedentes de China. China fue en 2019 el cuarto mercado suministrador de Reino Unido, lo que representa el 7% de los bienes y servicios importados por el país).
Vista desde otro ángulo, la crisis económica de (2008-2009) ha fomentado el retorno y una cierta revitalización de la política industrial. La crisis ha hecho renacer el interés por la industria y en particular por las manufacturas. La situación de declive en la que se encuentra el sector, al igual que en otros muchos países, ha impulsado la necesidad de desarrollar políticas que promuevan una actividad manufacturera estable y una especialización en sectores de elevado valor añadido por unidad producida.

El Índice de Fabricación (Index of manufacturing) está en estos momentos cerca de volver a su nivel de principios de 2008, pese a la pérdida de tejido productivo importante en el sector manufacturero. La Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) señala que la recuperación de la industria manufacturera se ha basado “en el sólido desempeño de cuatro industrias en el nivel de dos dígitos de la Clasificación Industrial Estándar del Reino Unido (UK SIC 2007)”. Estas industrias son: fabricación de alimentos, vehículos de motor, otros equipos de transporte y reparación de maquinaria.

Pero, en términos de tendencia, al igual que sucede en otros países, la industria manufacturera británica continúa perdiendo peso respecto del conjunto de la actividad económica, y según el sector nada indica que se vaya a ver un cambio de orientación. En Reino Unido el valor añadido bruto (VAB) de la industria respecto del total de la economía ha caído hasta el 9,9% en 2018, desde el 27% en 1970 (últimos datos disponibles).

No obstante, esta pérdida de peso respecto del conjunto de la actividad económica británica no es el resultado de una caída de la producción en el sector, sino que es debida al crecimiento experimentado por otras industrias, especialmente en el sector servicios. De hecho, la actividad de las manufacturas fue en 2018 un 7% superior en términos reales comparada con 1990. Si bien, la actividad en los servicios creció un 106% en igual período.

En este escenario, en Reino Unido, al igual que en otros países OCDE, se ha producido en los últimos años un giro en el planteamiento de la política industrial. De la misma manera que en el resto de la UE, con mayor o menor éxito, se han introducido medidas que, o bien apoyan directamente objetivos de reindustrialización, o apuestan por políticas que definen objetivos de tipo vertical y tratan, por tanto, de promover la innovación en lo que se denominan manufacturas avanzadas o, en terminología de la UE, tecnologías facilitadoras esenciales. Los esfuerzos van en la línea de favorecer el desarrollo de nuevas actividades ligadas a la innovación capaz de generar mayores externalidades tecnológicas.

El sector ha pedido al Gobierno que avance más rápido en su estrategia industrial para ayudar a enfrentar la caída en la productividad en sectores clave. Make UK reclama un consejo de estrategia industrial independiente -prometido por el titular del BEIS, Greg Clark, en el libro blanco “Industrial Strategy: building a Britain fit for the future” publicado en noviembre de 2017- que debería crearse inmediatamente y cuya tarea más urgente sería establecer objetivos claros para impulsar las manufacturas británicas.

Por lo que se refiere al desempeño de las exportaciones británicas, de acuerdo con “UK Manufacturing: 2019/20 The Facts”, el análisis anual del sector publicado por Make UK, la asociación del sector, mientras que Estados Unidos fue en 2018 el mercado de exportación más grande para bienes y servicios manufacturados en Reino Unido, por valor de 118.200 millones de libras, las exportaciones a los siete principales mercados de la UE (Alemania, Francia, Países Bajos, Irlanda, Italia, Bélgica y España), ascendieron a 236 mil millones de libras en el mismo período (256 mil millones de libras, incluyendo a Suiza).

En este contexto, el Brexit y el riesgo de una salida no negociada con la UE ya ha tenido un impacto en el sector de las manufacturas. El acuerdo de salida fue recibido por el sector con cierto grado de cautela. Algunos fabricantes están preocupados por cuestiones tales como la inversión futura, la operatividad de las cadenas de suministro transfronterizas y el acceso a mano de obra cualificada después del Brexit. Los empresarios han acusado también al Gobierno de castigar con un "golpe bajo" a la economía, y especialmente a las Pymes, con la mayor reforma del sistema de inmigración en 40 años.

Uno de los retos que se plantea el sector es lograr un mercado laboral actualizado con objeto de afrontar los cambios en la economía y la sociedad del conocimiento a través de la transformación y desarrollo de la nueva economía y la industria 4.0. En esta línea, el Ejecutivo ha puesto en marcha el denominado “Catapult Programme”, creado para transformar la capacidad de innovación y emprendimiento en áreas específicas del sector industrial. Su objetivo es acelerar la introducción de tecnologías nuevas y emergentes en el mercado.

Fuentes:
• “Manufacturing sector performance, UK: 2008 to 2018”, ONS, (02.04.19). https://www.ons.gov.uk/businessindustryandtrade/manufacturingandproductionindustry/articles/manufacturingsectorperformanceuk/2008to2018
• “Statistics on UK trade with China”, Briefing paper, House of Commons Library, (14.07.20). file:///C:/Users/adminri/Downloads/CBP-7379.pdf
• “UK Manufacturing: 2019/20 The Facts”, Make UK, (16.09.19).
https://www.makeuk.org/insights/publications/uk-manufacturing-the-facts-2019-20
• “Industrial Strategy: building a Britain fit for the future”, Policy Paper, Department for
• Business, Energy & Industrial Strategy (BEIS), (actualizado a 28.06.18). https://www.gov.uk/government/publications/industrial-strategy-building-a-britain-fit-for-the-future
• “Catapult Programme: a framework for evaluating impact”, Department for Business, Energy & Industrial Strategy (BEIS), (noviembre 2017).
https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/662319/catapult-programme-evaluation-framework.docx.pdf

Principales sectores industriales

Industria automovilística: el sector del automóvil se ha convertido en una de las industrias más dinámicas de Reino Unido y su importancia fundamental radica en el efecto social y económico que provoca. En los últimos años, este sector ha sufrido una profunda transformación que ha llevado a las grandes compañías ensambladoras a aportar directamente cada vez menor proporción de valor agregado al proceso de fabricación de vehículos automóviles.

Pese a no contar en la actualidad con grandes fabricantes de automóviles de propiedad británica, la industria es una parte vital de la economía. Empresas como Nissan y Honda se instalaron en nReino Unido; marcas emblemáticas como Rolls-Royce y Bentley, ahora son de propiedad de las alemanas BMW y Volkswagen, respectivamente (BMW también es propietaria de Mini, que se fabrica en Oxford), todavía están diseñando y fabricando en Reino Unido; y Tata ha revitalizado Jaguar y Land Rover con nuevos modelos.

Por otra parte, de acuerdo con los últimos datos disponibles de la patronal de la industria SMMT (Society of Motor Manufacturers and Traders), el sector genera más de 168.000 empleos directos y más de 823.000 indirectos. Igualmente, supone el 14,4% del total de las exportaciones británicas de bienes. Las relaciones entre mercado y tecnología se encuentran estrechamente vinculadas, de forma que el sector invierte unos 3.750 millones de libras anuales en I+D.

Más de 1,3 millones de turismos, 78.270 vehículos comerciales ligeros y 2,5 millones de motores se fabricaron en el país en 2019. Asimismo, 8 de cada 10 de estos vehículos se destinaron a la exportación y 2,5 millones de motores se fabricaron en el período.

La decisión de Honda de cerrar su fábrica de Swindon (suroeste de Inglaterra) en 2021, combinada con el anuncio de Nissan de no construir una variante de su modelo X-Trail en Sunderland (noreste de Inglaterra) ha supuesto un fuerte golpe para el sector. Reino Unido fue elegido por las compañías automovilísticas niponas como el centro de operaciones para el mercado europeo.

El coronavirus (Covid-19) cerró las fábricas de automóviles con el parón decretado a las actividades no esenciales, y hundió sus ventas en las peores semanas de la pandemia. La SMMT estima que el impacto del confinamiento reducirá la producción anual en un 40,2% en 2020, con la pérdida de 348.821 unidades valoradas en más de 9.500 millones de libras la consiguiente supresión de unos 13.500 puestos de trabajo.

En esta tesitura, además de necesitar la sensibilidad del Gobierno para reiniciar la producción, el sector anhela lograr un acuerdo comercial (ACL) con la UE. Según la SMMT, los fabricantes de automóviles británicos no pueden permitirse pagar aranceles de importación sobre los componentes que importan, ya que el coste sería mayor que su margen de beneficio. A este respecto de acuerdo con el texto filtrado a la prensa de una carta dirigida al sector por el jefe negociador británico, David Frost, los componentes fabricados específicamente en Turquía y Japón no serán considerados en ningún caso como “británicos” en ningún acuerdo con la UE. Lo que supone un fuerte revés para la industria automotriz británica que vería socavada su competitividad por los sobrecostes vinculados a aranceles adicionales.

Además de llegar a un acuerdo con la UE, el sector considera esencial que el Gobierno garantice un acceso preferencial continuo a los mercados clave de todo el mundo. Los más importantes para el sector de la automoción son los acuerdos con Japón, Turquía, Corea del Sur, México y Canadá.

Fuente: “UK Automotive Industry”, SMMT.
https://www.smmt.co.uk/industry-topics/uk-automotive/#:~:text=More%20than%2030%20manufacturers%20build,in%20the%20UK%20in%202019.

Industria química y farmacéutica: es uno de los mayores y más consolidados sectores industriales de Reino Unido tras la industria de los bienes de consumo especializada en las comida, bebida y tabaco.
Los productos químicos primarios se producen principalmente en Escocia y en el norte de Inglaterra. Las materias primas incluyen hidrocarburos (principalmente gas y fracciones de petróleo refinado), minerales, y aceites y grasas de origen vegetal o animal.

Con una cifra de negocios de 62.800 millones de libras, y con un 63% del sector facturando en mercados exteriores, el sector proporciona empleo directo a 153.000 personas en 2018 cifra que supera los 500.000 si contamos los empleos indirectos e inducidos. La industria química es líder también en innovación. En 2018 (últimos datos disponibles) se destinaron 5.400 millones de libras a I+D pública y privada en los sectores químico y farmacéutico, de los cuales 4.500 millones provinieron del sector farmacéutico.

Otro de los principales rasgos del sector es su carácter transversal, pues interviene en prácticamente todas las cadenas de valor de las industrias manufactureras. El 98% de las actividades productivas requieren de la química en algún punto del proceso de fabricación, ya sea en los campos de la salud, el consumo, la movilidad, la construcción, la alimentación, o la energía, por lo que su demanda es siempre derivada. De ahí, que se trate, sin lugar a dudas, de una industria esencial y estratégica.

La revisión de la estrategia industrial del gobierno de Theresa May en 2017, dió lugar una nueva estrategia publicada en noviembre de 2018. A esto le siguió la presentación de noviembre de 2019 de un “Sector Deal”: una propuesta colectiva de la industria al Gobierno destinada a la inversión pública/privada en proyectos que abordan los residuos, la descarbonización y desafíos más amplios de sostenibilidad con el objetivo de fortalecer las cadenas de suministro. Todo lo cual supone una buena oportunidad para la industria química del Reino Unido que se encuentra agrupada en varios clusters en el norte del país, especialmente en las áreas de Humberside, Teesside, noroeste de Inglaterra, Yorkshire y Escocia (Grangemouth).

En esta línea, el Gobierno quiere que Reino Unido se convierta en la economía más innovadora del mundo. De forma que, a través de la Estrategia Industrial, se ha comprometido a alcanzar el objetivo de inversión del 2,4% del PIB en investigación y desarrollo (I+D) para 2027.

Como primer paso para alcanzar el objetivo, el Gobierno anunció una inversión adicional de 7.000 millones de libras en I+D durante 5 años (de 2017-18 a 2021-22) como parte del Fondo Nacional de Inversión en Productividad (National Productivity Investment Fund). Esto eleva la inversión pública en I+D de alrededor de 9.500 anuales en 2016-17 a alrededor de 12.500 millones anuales en 2021-22, lo que supone el mayor aumento en público en financiación de I+D.

Respecto al Covid-19, al igual de lo que sucede en otros países, el sector se ha empleado a fondo en la lucha contra esta pandemia tanto desde el ámbito de la investigación, buscando soluciones a futuro, como desde la perspectiva industrial, para garantizar el suministro de productos necesarios para combatirla en el momento actual. Así la multinacional farmacéutica británico-sueca AstraZeneca sigue -tras la interrupción por la enfermedad de un voluntario- en Oxford con los ensayos clínicos para lograr una vacuna contra el Covid-19.

Por lo que se refiere al Brexit, al sector muestra su preocupación y señala que le gustaría ver un acuerdo que incluya el comercio de productos químicos libre de aranceles y cuotas y que Reino Unido permanezca en REACH y ECHA para garantizar una alineación regulatoria completa.

Fuente: “Landscape of the European Chemical Industry 2020”, CEFIC. http://www.chemlandscape.cefic.org/wp-content/uploads/pdfs/United-Kingdom-83.pdf

Sector siderúrgico: en 1917 la siderurgia en Reino Unido empleaba directamente a unas 320.000 personas, frente a las 21.000 en 2015 (excluyendo las actividades de procesamiento de acero). En la actualidad, esta cifra se reduce 18.000 personas.

La industria siderúrgica británica inició su declive en la década de los ochenta del siglo pasado, debido a la evolución constante de los mercados globales, las nuevas tecnologías y la reticencia de los sucesivos gobiernos a apoyar a una industria en apuros. China domina ahora la producción mundial de acero. En 2018, China produjo aproximadamente el 51% del acero mundial, es decir, 928,3 millones de toneladas métricas.

Por su parte, Reino Unido solo produce entre 5 y 6 millones de toneladas métricas al año. Es el quinto productor de acero de la Unión Europea, pero no es uno de los diez principales productores de acero a nivel mundial.

En determinados parámetros la coyuntura de la siderurgia británica es complicada: reducción de la demanda global, reducción de la producción, cierre de empresas, despidos, elevados costes salariales y energéticos, dificultad de repercutir los costes, niveles reducidos de I+D, etc.

Además, las políticas comerciales de EEUU y la incertidumbre del Brexit ha acelerado el declive de la industria siderúrgica británica. Muchos compradores de acero británico han optado por cancelar sus contratos hasta que sepan con seguridad los aranceles que pagarán tras la eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Los sindicatos de trabajadores de la industria siderúrgica han advertido que un brexit duro, en el que el país abandone la Unión Europea sin un acuerdo, dejaría a la industria en una situación más que vulnerable.

Fuentes:
• “Steel 2020: forging a future for the British steel industry”, (enero 2017). https://d3n8a8pro7vhmx.cloudfront.net/stephenkinnock4aberavon/pages/481/attachments/original/1484924141/Steel_2020_Forging_a_future_for_the_British_steel_industry.pdf?1484924141
• “Global crude steel output increases by 4.6% in 2018”, Press Release, World Steel Association, (25.01.19).
https://www.worldsteel.org/media-centre/press-releases/2019/Global-crude-steel-output-increases-by-4.6--in-2018.html

Sector energético: en los últimos años las políticas gubernamentales (incentivos financieros y normativas específicas al respecto) en materia de energía se han encaminado al fomento de la energía renovable y nuclear para reducir la dependencia del abastecimiento exterior, desarrollando enormemente el sector de las energías renovables. El Gobierno publicó el 12 de octubre de 2017 su plan “Clean Growth Strategy” para reducir la emisión de gases efecto invernadero que destinará más de 2.500 millones de libras al desarrollo de tecnologías limpias e infraestructura.

El objetivo principal ha sido y es disminuir las emisiones de CO2, pero también reducir la dependencia de sus importaciones de petróleo y gas, a través de potenciar las energías renovables (especialmente eólica offshore y solar) y la nuclear. El Reino Unido se ha fijado un objetivo ambicioso de reducir las emisiones de carbono a cero antes de 2050 con relación a los niveles de 1990, sin poner en peligro la seguridad energética.

Los combustibles fósiles continúan siendo la fuente predominante de energía, si bien mantienen una tendencia bajista en el largo plazo en favor de las energías renovables, que generan ya un 33% del total de la energía. El Reino Unido importa aproximadamente un tercio de la energía que consume. El 40% del consumo energético del Reino Unido proviene de las necesidades energéticas y de climatización de edificios.

La energía eólica marina constituye el 24,3% de la generación de electricidad renovable. Acumula la mayor capacidad de generación instalada del mundo, con un total de 38 parques conectados a la red con 7,9 GW de capacidad operativa. The Crown Estate y Crown Estate Scotland gestionan los derechos del fondo marino de mediante la adjudicación de acuerdos de arrendamiento a los principales desarrolladores. Planean nuevas rondas con el objetivo de alcanzar 30 GW de capacidad instalada en 2030 y generar un tercio de la electricidad total de Reino Unido.

La energía solar fotovoltaica constituye el 11,7% de la generación de electricidad renovable y cuenta con una capacidad total instalada de 13,2 GW. Desde 2014 ha sido una de las fuentes con mayor capacidad instalada, pero es la fuente renovable que peor aprovecha su capacidad, con un factor de planta del 11,3%. Las instalaciones se concentran en el S y SE de Inglaterra, por sus condiciones meteorológicas más favorables.

Hay 15 reactores nucleares repartidos por todo el país, la industria nuclear aporta 12.400 millones de libras a la economía británica y 87.000 empleos. En 2018 el Gobierno estableció como prioridad la reducción de costes, a través de la mejora de las tecnologías de construcción y operación de nuevas centrales y del desmantelamiento de centrales obsoletas. El anterior gobierno de Theresa May aprobó tras varios retrasos la construcción de la central nuclear de Hinckley Point. Se trata de un proyecto controvertido por su alto coste (18.000 millones de libras) y el elevado precio por megavatio (£92.50 por megavatio hora, más del doble que el precio actual en el mercado mayorista). Se estima que Hinckley Point cubrirá el 7% de las necesidades de energía eléctrica del país.

La política nuclear del Gobierno sigue no obstante tropezando con serios problemas por los elevados costes de las centrales planificadas. En noviembre de 2018 Toshiba y su subsidiaria NuGeneration anunciaron la paralización de la central nuclear de Moorside, y en enero de 2019 Hitachi anunció la paralización de las obras de la central Wylfa Newydd de Gales, cuya apertura estaba prevista para 2020.

En el “sector deal” para el sector nuclear firmado en 2018 el Gobierno establece como prioridad la reducción de costes, desafío al que se propone hacer frente mejorando las tecnologías de construcción y operación de nuevas centrales y de desmantelamiento de centrales obsoletas. Se establece como objetivo específico la reducción del 30% en el coste de nuevas centrales y un ahorro en los costes de desmantelamiento del 20% para el año 2030.

El Brexit tendrá un impacto significativo sobre la política energética del Gobierno. Está previsto que Reino Unido abandone la Comunidad de Energía Atómica Europea (Euratom). La decisión del gobierno británico se justifica por la vinculación legal de este organismo con la UE: continuar siendo miembro del mismo significaría estar supervisado por la Corte de Justicia Europea. Dejar el Euratom eliminará al Reino Unido del marco regulador que rige la cooperación internacional en sus programas nucleares tanto civiles como parte de sus programas militares, lo que podría dificultar el movimiento de materiales nucleares, equipos y técnicos entre Reino Unido y terceros países.

El Reino Unido ratificó el Acuerdo de París sobre cambio climático en noviembre de 2016.

Materias primas y recursos. Minería: la extracción de carbón de ser un elemento vital en la economía, proporcionando empleo a más de un millón de personas antes de la década de 1930, ha ido descendiendo progresivamente y ha pasado a tener los días contados.

Ahora, las explotaciones mineras forman casi parte inerte del paisaje y de la historia, debido a las actitudes cambiantes hacia el carbón y la aparición de fuentes alternativas de energía como la eólica y la solar que han visto disminuir el papel del carbón en la combinación energética.

En 2019 (últimos datos disponibles) Reino Unido contaba con 13 explotaciones mineras activas: seis a cielo abierto y siete subterráneas. El Gobierno ha dejado claro que estos yacimientos deben cerrar a fin de conseguir a neutralidad de sus emisiones de carbono para 2050.

La minería supone actualmente alrededor del 2% del PIB (2011 últimos datos disponibles). Por otro lado, Reino Unido cuenta con depósitos relativamente diversos y extensos de minerales, a saber:

• Energéticos: incluyen en ese apartado, además del carbón, las extracciones de crudos de petróleo y gas natural.

• Minerales metálicos: por ejemplo, estaño, tungsteno, litio, oro, polihalita, plomo, fluorita, barita.

• Minerales no metálicos muchos de ellos vinculados a la construcción (industriales, rocas ornamentales y productos de cantera): entre otros, cuarzo, feldespato, sales, pizarra, mármol, arcilla, granito, yeso, caolinita, etc.

No obstante, pese a tener una significativa oferta doméstica de algunos minerales, Reino Unido es un importador neto de muchos minerales y productos a base de minerales, particularmente metales. La planificación y orientación de las políticas de extracción de minerales esta transferidas a los territorios autónomos y figuran claramente establecidas en el National Planning Policy Framework (England), Planning Policy Wales y National Planning Framework for Scotland 3. En Irlanda del Norte la orientación normativa y procedimientos se estipulan en el Strategic Planning Policy Statement for Northern Ireland.

Londres es conocida en la actualidad como el centro mundial de las finanzas de este sector, apoyado por marcos regulatorios y legales reconocidos que proporciona liquidez a proyectos internacionales de diversa índole. Prueba de la importancia del sector en el país es la celebración en Londres de uno de los eventos más importantes de la industria minera, clave para las principales compañías y los mayores inversores a nivel mundial. Se trata del evento "Mines and Money London”, evento anual destinado a los profesionales del sector. La próxima cita tendrá lugar del 1 al 3 de diciembre del año en curso.

Fuentes:
• “Digest of UK Energy Statistics (DUKES): solid fuels and derived gases”, ONS, (datos actualizados a 30.07.20). https://www.gov.uk/government/statistics/solid-fuels-and-derived-gases-chapter-2-digest-of-united-kingdom-energy-statistics-dukes
• “Mining the UK. Analysis”, Mining Technology, (23.01.18).
• “Mining and quarrying in the UK”, BEIS, (20.12.19).

• “Data on the UK's domestic extraction, imports and exports and flow of materials (biomass, minerals and fossil fuels)”, ONS, (02.04.20)

Construcción: el sector de la construcción constituye un elemento significativo de la economía británica. En 2018 (últimos datos disponibles) el sector supuso el 8,4% del PIB, según los cálculos de la patronal del sector Construction Leadership Council (CLC).

En esta actividad económica, el sector público es un cliente importante, y la contratación pública representa más de una tercera parte del total de los proyectos de construcción. Se trata de un sector muy atomizado que emplea a 3,1 millones de personas en empleos directos y a 2,3 millones en empleos indirectos (fabricación asociada y servicios profesionales) en Reino Unido. Más de 400.000 empresarios del sector se definen a sí mismos como propietarios de empresas constructoras, incluidos 900.000 comerciantes únicos, 300 contratistas grandes y otro 41%de la fuerza laboral (943.000) son trabajadores autónomos.

La patronal CLC se manifiesta optimista en cuanto a las perspectivas del sector de cara al futuro pese al Covid-19. Cabe decir que el CLC se muestra muy activo y sus líderes aseguran que la construcción podría tener la clave de la reactivación de la economía británica en este momento muy tocada debido a la situación excepcional que se está viviendo a causa de la pandemia del COVID-19.

En este contexto, la patronal creo un grupo de trabajo (Covid-19 Task Force) que ha elaborado una hoja de ruta de recuperación del sector a fin de, según sus propias palabras, “aumentar el nivel de actividad en todo el ecosistema de la construcción, acelerar el proceso de ajuste de la industria a la nueva normalidad y crear capacidad en la industria para entregar prioridades estratégicas”. Estas “prioridades estrátegicas” incluyen: devolver al país la prosperidad, descarbonizar completamente el sector de la edificación y las infraestructuras, modernización del sector a través de nuevas tecnologías como la manufactura digital y construyendo edificios mejores y más seguros.

Igualmente, en esta hoja de ruta el CLC solicita al Gobierno que retrase aún más la nueva normativa sobre el pago de IVA que se iban a introducir originalmente en octubre de 2019. Según las cual, el pago de este impuesto recae en el cliente en lugar del proveedor para combatir el fraude del IVA en las cadenas de suministro. El cambio se retrasó hasta octubre de 2020 y ahora el CLC señala que debería posponerse al menos hasta octubre de 2021 para ayudar al sector.

En la actualidad la CLC calcula que existen más de 700 proyectos de inversión en preparación y más 500.000 millones de libras de inversión para el National Infrastructure and Construction Procurement Pipeline 2020/21, incluidos 118.000 millones para la construcción de dicho gaseoducto (pipeline).

De acuerdo con la Autoridad de Infraestructuras y Proyectos (The Infrastructure and Projects Authority, IPA), organismo gubernamental dependiente conjuntamente del Cabinet Office (asimilado a ministerio de la Presidencia) y del Tesoro, los contratos públicos de este Proyecto están valorados en una horquilla que oscila entre 29.000 y 37.000 millones de libras. Incluyendo 340 procesos de adjudicación repartidos en 173 contratos (lotes) independientes. Las obras relativas a trabajos de construcción de este Proyecto suponen alrededor de 19.200 mil millones del total, los proyectos de arquitectura suponen 11.600 millones y el coste estimado de las obras de reparación y mantenimiento y reparación es de 5.700 mil millones. Así mismo se han destinado entre 18.000 y 20.000 millones de libras para obras para licitación que se adjudicarán este año.

Por lo que respecta al Brexit, de acuerdo con fuentes del sector que recoge la revista Construction News, el hecho de que la gran mayoría de los materiales de construcción (yeso, cemento, acero, vidrio, ladrillo) se fabrican en Reino Unido, en lugar de importarlos desde la UE, significa que a priori el mercado de suministros para la construcción no debería verse afectado por el Brexit.

Fuentes:
• “Construction statistics, Great Britain: 2018”, ONS, (18.10.19)
• “Roadmap to Recovery. An Industry Recovery Plan for the UK Construction Sector”, Construction Leadership Council, (02.06.20).
• “Up to £37bn of infrastructure work up for grabs”, Construction News, (16.06.20)

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Los servicios representan casi el 80% del PIB de Reino Unido y el 45% de sus exportaciones, y esta proporción ha ido creciendo con el tiempo. Reino Unido es el segundo mayor exportador mundial de servicios por valor y, en general, se le considera líder mundial en muchas actividades de servicios, como los servicios financieros. Tomada como una entidad única, la UE es el mayor mercado de servicios de exportación de Reino Unido, que representa el 41% de todas las exportaciones de servicios.

Servicios Financieros

En 2018 (últimos datos disponibles), el sector de servicios financieros aportó 132.000 millones de libras a la economía británica, el 6,9% del valor total del PIB. El sector se concentra fundamentalmente en la City de Londres, donde se generó el 49% de la producción del sector.

En 2019, el sector empleaba 1,1 millones de personas, el 3,1% del empleo total. De acuerdo con los últimos datos de balanza de pagos, las exportaciones de servicios financieros del Reino Unido alcanzaron los 63.222 millones de libras en 2019 y las importaciones sumaron 17.017 millones de libras, lográndose un superávit en el comercio de servicios financieros de 43.624 millones de libras. El 41,9% de las exportaciones de servicios financieros se destinaron a la UE27 y el 36,7% de las importaciones de servicios financieros provinieron de la UE.

Reino Unido alberga uno de los mayores centros financieros del mundo. Aunque la City de Londres ha perdido en las últimas décadas parte de su liderazgo mundial, en favor, básicamente, de Nueva York y de Tokio, mantiene una posición predominante entre los sistemas financieros europeos. La Bolsa de Londres es referente mundial y la primera europea por volumen de transacciones y capitalización bursátil. Cuenta con aproximadamente 255 bancos extranjeros. También es líder en el mercado de seguros y sede muy relevante en otros mercados como: futuros (LIFFE), petróleo (IPE), oro (London Bullion Market) y fletes (Baltic Exchange).

El éxito de la City estriba en una combinación de factores: una regulación especial de impuestos que promueve la llegada y asentamiento de capitales internacionales, flexibilidad regulatoria, leyes laborales que permiten importar talento financiero desde cualquier lugar del mundo, y un gobierno propio. La mayoría de las empresas importantes en el sector financiero operan en Londres y/o tienen sucursales en Londres.
En los últimos años se ha producido un importante crecimiento del sector financiero en Escocia (Edimburgo y Glasgow), así como también se ha expandido en otras ciudades como Birmingham, Manchester o Belfast. Estos centros ofrecen tanto servicios internacionales como domésticos, incluyendo servicios informáticos y profesionales.

Por lo que se refiere a la fiscalidad de los servicios financieros, HM Revenue & Customs (Hacienda) publica anualmente información sobre los ingresos provenientes del sector financiero (impuesto sobre rentas de trabajo, contribuciones sociales (PAYE), impuesto de sociedades, tasa bancaria (bank levy) y otros cargos adicionales a las entidades bancarias.

El sector contribuyó con 30.900 millones de libras en impuestos en el Reino Unido en el ejercicio 2017/18.
La mayoría de estos ingresos corresponde a cotizaciones sociales (PAYE) 21.800 millones de libras, impuesto de sociedades (corporation tax) 4.700 millones de libras y la tasa bancaria (bank levy) 2.600 millones de libras. El cargo bancario adicional (bank surcharge), se introdujo en enero de 2016.

Ingresos fiscales procedentes del sector financiero. Billones de libras

Año fiscal PAYE Impuesto s/rentas trabajo Impuesto de Sociedades Tasa bancaria (Bank levy) Cargo bancario adicional Total
2005-06 13,6 7,0 20,6
2006-07 15,9 7,3 23,2
2007-08 16,7 6,6 23,3
2008-09 14,0 3,9 17,9
2009-10 15,2 2,1 17,3
2010-11 17,5 3,4 3,5 24,4
2011-12 17,6 1,3 1,6 20,5
2012-13 17,8 2,2 1,6 21,6
2013-14 19,9 1,6 2,2 23,7
2014-15 20,2 2,3 2,7 25,2
2015-16 20,6 3,3 3,4 0,0 27,3
2016-17 21,4 4,8 3,0 1,1 30,3
2017-18 22,1 4,9 2,8 1,8 31,6
2018-19 21,8 4,7 2,6 1,9 30,9

Fuente: “Pay-As-You-Earn and Corporate Tax Receipts from the Banking Sector”, HM Revenue & Customs, (22.10.19)

Tras el voto favorable a favor del Brexit (junio de 2016) la Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por sus siglas en inglés) de Reino Unido emitió un comunicado tranquilizando a todas las empresas del sector para informarlas de que hasta que el Parlamento británico no materialice la salida de la Unión Europea seguirían rigiéndose por las directivas europeas en esta materia (incluida la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros, conocida por sus siglas en inglés como MiFID (Markets in Financial Instruments Directive).

Antes tales incertidumbres regulatorias un gran número de instituciones financieras decidieron cambiar su base de operaciones fuera de Reino Unido. Igualmente, la Autoridad Bancaria Europea que tiene su sede en Londres se ha visto obligada a buscar un nuevo lugar para asentarse

Hoy por hoy, la posibilidad de no lograr un ALC con la UE a 31 de diciembre de 2020 aún constituye una amenaza muy real y el futuro del sector de servicios financieros, de momento es incierto. De acuerdo con el Institute for Government (IFG), una cuarta parte de los ingresos anuales del sector proviene de operaciones relacionadas con la UE. El IFG calcula que las operaciones con la UE son particularmente importantes en banca e inversión, de hecho, más del 40% de las exportaciones británicas en estas áreas tienen por destino Europa continental. Además, un gran número de entidades bancarias extranjeras han hecho del Reino Unido su sede europea debido a su acceso al mercado de la UE.

La posición negociadora de Reino Unido con la UE para lograr un ALC está claramente definida en la declaración ministerial del Gobierno de 23 de junio de 2020. En este documento el Chancellor of the Exchequer (ministro de Hacienda), Rishi Sunak, indica que Reino Unido está decidido a que su futura regulación pos-Brexit en materia financiera esté guiada por lo que considera beneficioso para el país, pero confía en alcanzar con la UE una "equivalencia" que sea satisfactoria para ambas partes. No obstante, el gobierno británico no desea que esta equivalencia cubra el espectro completo de las actividades de los servicios financieros. A este respecto, el Sr. Sunak resalta en el documento, que no se puede esperar que reglas diseñadas para la UE28 puedan ser adecuadas para "un sector financiero internacional complejo y amplio como es el del Reino Unido”.

Por su parte el mandato negociador de la UE (25.02.20) enfatiza la importancia de salvaguardar la estabilidad financiera en la UE y respetar los estándares regulatorios del bloque y su aplicación. Esto implica que no se puede garantizar la estabilidad si la UE comercia abiertamente con un tercer país que no está sujeto al mismo marco legal.

A esta situación tan compleja se suma las declaraciones efectuadas a primeros de julio del jefe negociador de la UE, Michel Barnier, afirmando que las propuestas británicas para dar a la City de Londres acceso a la Unión Europea son "inaceptables" porque buscan mantener los beneficios del mercado único sin las obligaciones. La UE recela que Reino Unido pueda obtener una ventaja competitiva al flexibilizar las normativas financieras, pese a que Reino Unido ha indicado que mantendrá los “altos estándares de regulación”. Según el Sr. Barnier “No hay forma de que los EEMM o el Parlamento Europeo las acepten”.

Fuentes:
• “UK total trade: all countries, non-seasonally adjusted", Dataset, ONS, (23.07.20).
• Table F. Trade in Services, “Balance of payments, UK: January to March 2020”, Statistical Bulletin, ONS, (30.06.20).
• “Financial Services: contribution to the British economy”, Briefing paper nº.6193, House of Commons Library, (3107.19).
• “Pay-As-You-Earn and Corporate Tax Receipts from the Banking Sector”, HM Revenue & Customs, (22.10.19).
https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/840960/PAYE_Corporate_Tax_Receipts_from_the_Banking_Sector_2019.pdf.
• “Financial Services Update:Written statement - HCWS309”, Parliament UK, (23.06.20).
• “Directives for the negotiation of a new partnership with the United Kingdom of Great. Addendum. Consejo de la Unión Europea, (25.02.20).
https://www.consilium.europa.eu/media/42736/st05870-ad01re03-en20.pdf.
• “Brexit and financial services. Explainer”, Institute for Government, (12.02.20).

 Otros servicios

En “Publishing” (sector editorial y librerías) Reino Unido posee la segunda mayor industria del ramo en Europa. Este sector representa un importante motor económico para el país. Agrupa alrededor de unas 8.000 empresas que dan trabajo directo a unas 29.000 personas y a otras 70.000 en empleos indirectos y juegan un papel fundamental como proveedoras de servicios digitales.

Según las últimas cifras del anuario estadístico 2019 publicado por The Publishers Association, la industria editorial de Reino Unido obtuvo un record de ventas en 2019. En 2019 el total de ventas de este sector fue de 6.300 millones de libras, un 3,5% más que el año anterior y a su vez un 18,9% con respecto a 2015. De esta cifra, un 59% (3.700 millones de libras) corresponden a las exportaciones (+3,3% del total) y el resto 2.400 millones (+3,7% del total) al mercado nacional.

Los ingresos de publicaciones en soporte papel totalizaron 3.500 millones de libras (+2,8%) mientras que las publicaciones digitales ascendieron a 2.800 millones de libras (+4,4%). En el apartado de educación, el valor facturado de las ventas de libros educativos por parte de las editoriales británicas fue de 657 millones de libras (+12,7%) a 657 millones de libras y las ventas de libros de enseñanza del idioma inglés totalizaron 322 millones de libras (+19,8%). España es el mayor mercado de exportación de libros de enseñanza del idioma inglés.

La feria London Book Fair, de carácter anual, es uno de los eventos más importantes del mundo para la negociación de derechos y la venta y distribución de contenido en los canales de impresión, audio, televisión, películas y digitales. Más de 25.000 visitantes entre editores, vendedores de libros, agentes literarios, bibliotecarios y proveedores de medios y de la industria de 135 países asistieron a la feria en 2019. La crisis sanitaria provocada por la pandemia del Coronavirus (Covid-19) ha obligado a cancelar la 49 edición de la London Book Fair en 2020. La próxima edición, que hará la número 50, tendrá lugar del 9 al 11 de marzo de 2021.

Fuentes:
• Publishers Association Yearbook 2019, (22.07.20).
• The London Book Fair.

Distribución y logística: Reino Unido es el mayor mercado logístico en Europa, con cerca de un 25% de la cuota del sector. La razón de esta enorme cuota de mercado reside en que Reino Unido fue el primer país en Europa en desregularizar el sector a principios de 1970, lo que ha permitido que numerosos fabricantes y grandes distribuidores se instalen en el país y externalicen las funciones en terceros. Además, el hecho de tener una experiencia acumulada de más de 30 años, permite a los operadores logísticos británicos desarrollar estrategias de I+D+i para mantener su competitividad frente a los otros operadores europeos.

Si el Reino Unido abandona la UE en un escenario sin acuerdo, que de momento sigue siendo la posición del Gobierno por defecto, los bienes comercializados entre el Reino Unido y la UE estarán sujetos a controles aduaneros, del mismo modo que ya se hace con países terceros. A lo que habrá que añadir tiempos de espera para camiones en la frontera y obstrucciones en el manejo portuario y el transporte ferroviario.

En esta línea, en febrero de 2020 el Gobierno anunció su intención de implementar el control efectivo de las importaciones y exportaciones hacia y de la UE. Sin embargo, reconociendo el impacto negativo del Covid-19 sobre la habilidad de las empresas para afrontar y prepararse para el nuevo régimen, el Ejecutivo ha decidido que los nuevos controles aduaneros se introducirán en tres etapas hasta el 1º de julio de 2021, dándole más tiempo al sector para adaptarse.

Se adjunta vínculo de internet a un artículo reproducido en el portal del ICAEW (Institute of Chartered Accountants in England and Wales) en su apartado dedicado al Brexit en el que se explica el cómo y porqué el Brexit remodelará el panorama logístico de Europa, erosionando el papel del Reino Unido como puerta de entrada al Continente, y cómo algunos expertos creen que muchos fabricantes migrarán la producción y distribución de productos de la UE fuera del Reino Unido a Europa continental.

Las empresas británicas de los sectores de alimentos y bebidas, productos químicos y automoción serán las más afectadas por el Brexit. Por ejemplo, los fabricantes de automóviles, con modelos de negocio de bajo margen y sus cadenas de suministro vulnerables y justo a tiempo, se verán fuertemente afectados por los aranceles y la fricción fronteriza (https://www.freightwaves.com/news/explained-how-and-why-brexit-will-reshape-europes-logistics-landscape)

A falta de menos de tres meses para el final del período de transición del Brexit el 31 de diciembre, la filtración publicada por el diario The Guardian de un informe elaborado por el Border and Protocol Delivery Group para el denominado “X O Committee” (EU Exit Operations) amenaza con convertirse en otro quebradero de cabeza para el Gobierno y el sector.El informe, destinado a la atención del Comité de XO, presenta entre otros factores de riesgo la posibilidad de una interrupción masiva en el Condado de Kent, con independencia de que el Reino Unido logre o no un acuerdo de libre comercio (ALC) con la Unión Europea.

Hipótesis esta última que parece se está preludiando y agravándose con el nuevo plan del Gobierno de “imponer” un permiso de acceso a los camioneros británicos, a modo de frontera, para acceder al condado de Kent a fin de “prevenir” el descontrol y potenciales situaciones de caos en los puertos británicos de frontera situados a lo largo de la costa del Canal de la Mancha.

Turismo: el turismo es un sector en plena expansión en todo Reino Unido. En 2019 (último año disponible) Reino Unido es el séptimo destino en el ranking mundial de número de visitantes después de Francia, España, EEUU, China, Italia y Méjico. Igualmente, ocupa el quinto puesto en el ranking mundial de gasto por visitante tras EEUU, España, Francia y Tailandia.

La aportación directa del viaje y el turismo a la economía británica fue de 67.800 millones de libras (3,9% del PIB total) en 2017 (últimos datos disponibles), y se prevé que aumente un 7,8% en 2019. El viaje y el turismo generó 3,3 millones de puestos de trabajo (1,4 millones a tiempo completo, 1,3 millones a tiempo parcial y 600 autónomos). De acuerdo con fuentes de balanza de pagos, los ingresos por turismo extrajero generaron 39.515 millones de libras en 2019 (+8,5% respecto a 2018) de los cuales 6.097 millones de libras correspondieron a viajes de negocios y 33.481 a viajes personales.

Dentro del paquete de medidas fiscales para paliar los efectos de la pandemia del Covid-19 sobre la actividad económica, el Gobierno bajó del 20% al 5% el IVA de los sectores de turismo, ocio y hostelería durante seis meses, del 15 de julio al 12 de enero de 2021. El coste de la medida para las arcas estatales se cifra en unos 4.100 millones de libras.

Como parte del denominado (Winter Economy Plan) -publicitado por el Chancellor of the Exchequer (ministro de Hacienda) el 24 de septiembre- el Gobierno ha extendido esta rebaja temporal del IVA para los sectores de turismo, ocio y hostelería hasta finales de marzo de 2021.

Fuentes:
• “UK Tourist Statistics 2019”, Tourism Alliance; (mayo 2020).
• “UK trade in services: service type by partner country, non-seasonally adjusted”, Dataset, ONS (23.07.20).
• “VAT: reduced rate for hospitality, holiday accommodation and attractions”, HMRC, (09.07.20).
• “Chancellor of the Exchequer, Rishi Sunak on the Winter Economy Plan”, Speech, (24.09.20). https://www.gov.uk/government/speeches/chancellor-of-the-exchequer-rishi-sunak-on-the-winter-economy-plan.

Economía digital: la economía digital es un sector prioritario para Reino Unido. Tras Irlanda, Reino Unido es el segundo país donde resulta más fácil abrir un negocio en Europa, además de ocupar el primer puesto en cuanto a facilidades de acceso al crédito, avalada por una sólida legislación de protección de las inversiones. Y en ello reside su principal atractivo, una protección a los inversionistas minoritarios que además podrán confiar en que la administración de sus participaciones es segura. Reino Unido continúa siendo el foco para el reclutamiento de capital humano con mayor competencia digital, empleando al 5% del total. Reino Unido se encuentra entre los tres primeros países del mundo en cuanto a capital total invertido en empresas de tecnología digital en 2018, detrás de EE. UU., China e India.

Las principales empresas del sector digital tienen presencia en la capital británica, como Amazon, Google, Facebook, Twitter, Apple o Microsoft. Es además sede de 17 de los llamados “unicornios” en el entorno emprendedor, que representan el 6% de los unicornios totales a nivel global (empresas valoradas en más de 1.000 millones de dólares USA). El informe, “Titans of Tech: European Tech Comes of Age”, publicado por GP Bullhound, el banco de inversión especializado en el sector tecnológico, revela que de los 14 unicornios surgidos en 2017 seis son del Reino Unido, con una valoración agregada de 12.400 millones de dólares. Entre ellos están Revolut, Blueprism, y Speechmatics.

Londres encabeza el ranking de ciudades europeas en número de startups seguida de Berlín, París, Amsterdam, Barcelona y Madrid. En los últimos 5 años se han creado una media de 7.682 nuevas startups al año, casi 1 cada hora. Londres es líder en sectores como fintech, medtech (tecnología médica), adtech (publicidad y marketing Digital) o edutech (tecnología educativa) y cuenta con universidades que son fuente de talento e innovación: Imperial College, Kings College, UCL o la London School of Economics, entre otras.

Estructura Empresarial

Reino Unido es un destino atractivo para las empresas, además de su marco regulatorio flexible (la regulación ha sido, históricamente, una de las fortalezas de Reino Unido) y la existencia de un regulador financiero (Financial Conduct Authority), a través del cual ofrece no solo condiciones favorables para los negocios internacionales. También tiene suscritos y cuenta con una relación muy completa de acuerdos internacionales para evitar la doble imposición y la participación en un importante bloque comercial de la UE.

El Índice Doing Business 2020 que clasifica los países por su entorno regulatorio más favorable para la creación y operación de una empresa local, sitúa a Reino Unido en el puesto 8 de un total de 190 economías en 2019.

Atendiendo a la composición de la población empresarial, el sector privado británico está focalizado en empresas de propietarios individuales o autónomos y Pymes. Estas últimas suponen el 99,9% de la población empresarial británica.

Según los datos publicados por el Department for Business, Energy and Industrial Strategy (BEIS) a principios de 2019 Reino Unido contaba con 5,9 millones de empresas activas en Reino Unido. De éstas, 1,4 millones cuentan con asalariados y el resto, 4,5 millones son unipersonales sin plantilla (el 76%).

Atendiendo a su tamaño se encuadran las siguientes categorías o tipos de empresa:
• 5,82 millones de empresas pequeñas (de 0 a 49 empleados). El 99,3% del tejido empresarial. La presencia de empresas muy jóvenes es relevante en el tramo de microempresas (0-9 empleados).
• 35.600 medianas empresas (de 50 a 249 empleados). El 0,6% del tejido empresarial
• 7.700 grandes empresas (de 250 or más empleados). El 0.1% del tejido Empresarial.

En comparación con 2018, el número de empresas de propiedad privada se ha incrementado un 3,5% (*200.000 empresas).

En función del tamaño y el criterio de constitución legal, con datos a marzo de 2019, las empresas británicas se clasifican en:
• Corporaciones: el 72,5% del total, con un aumento del 1,1% desde el 71,4% en igual período de 2018.
• Empresas unipersonales: el 16,3% del total, lo que supone un ligero descenso del 0,6% (16,9%) en igual período de 2018.
• “Partnerships” (un tipo de sociedad mercantil característica del Common Law anglosajón que no tiene equivalencias exactas en el contexto de los ordenamientos jurídicos de la Europa continental): el 7,5% del total, con una caída del 0,4% respecto a igual período de 2018 (7,9%).
• Quangos gubernamentales (organismos estatales semiautónomos) y organizaciones sin ánimo de lucro (éstos últimos son cualquier organismo, privado o público del que los propietarios no pueden obtener ganancias /dividendos) retrocedieron un 0,1% representando el 3,7% de las empresas británicas en el período.

Número estimado de empresas privadas: empleo, volumen de negocio y tamaño a principios de 2019

  Nº. Empresas Empleo (miles) Volumen de Negocio (millones £)
Total empresas 5.876.770 27.498 4.149.973
Pymes (0 a 249 trabajadores) 5.860.085 16.630 2.168.005
Pequeñas empresas (0-49 trabajadores) 5.824.500 13.157 1.528.684
Unipersonales sin plantilla 4.457.820 4.835 304.508
Total trabajadores 1.409.950 22.663 3.845.465
Con plantilla de las cuales cuentan con:
1-9 trabajadores 1.155.385 4.206 595.013
10-49 trabajadores 211.295 4.116 629.163
50-249 trabajadores 35.585 3.473 639.321
250 o más trabajadores 7.685 10.868 1.981.968

Fuente: “Business population estimates for the UK and the regions 2019”, Statistical Release, BEIS (10.10.19).

De los 1,97 millones de corporaciones, el 45,7% no tiene empleados, solamente aparece el propietario/gerente quien dirige la empresa que realiza actividades de consultoría y gestion (excluyendo servicios de consultoría financiera). Dentro del sector de la consultoría destacan las áreas de alimentos y bebidas, construcción y comercio minorista, excluyendo la consultoría del sector del automóvil y motocicletas.

A efectos fiscales, de acuerdo con los últimos datos disponibles publicados por la ONS y referidos a marzo de 2019, Reino Unido contaba con:
• 2,72 millones de empresas activas (registradas a efectos de IVA y/o imposición fiscal PAYE (Pay As You Earn), el 45% del total , con un aumento del 1,8% respecto a igual período de 2018, a pesar de todos los enigmas por despejar del Brexit en ese momento.
• 3,2 millones de empresas (55% del total) ejercen su actividad empresarial sin pago de IVA o PAYE (impuesto rentas de trabajo y contribuciones sociales) y que figuran clasificadas como “no registradas”.
• Sólo el 13% de empresas unipersonales y el 51% de las “Partnership” ordinarias (ordinary partnerships) figuraban registradas a efectos de IVA o PAYE (renta y contribuciones sociales).

Por sectores, cerca de un millón (casi el 20% del total) de empresas de la construcción son Pymes, frente al menos del 1% (36.000) que operan en el sector de la mineria, explotación de canteras y servicios esenciales (utilities). Un gran número de trabajadores de la construcción son trabajadores por cuenta propia, lo que aumenta el número de empresas, pero no el número de empleados en el sector. Igualmente la presencia de Pymes especializadas destaca en los segmentos de actividades profesionales, científicas y técnicas (867.000, el 15% del total), así como en los segmentos de comercio mayorista y minoristas y reparaciones (546.000, el 9% del total).

Dentro del tipo de grandes empresas, aquellas que representan el 40% del empleo y cuentan con un volumen de negocio del 48%, figuran empresas comerciales mayoristas y minoristas que generan un 25% del empleo total, seguidas de las empresas de actividades administrativas y de apoyo (15% del total) y las manufacturas (21% del empleo total).

Por actividades, el sector empresarial que más destaca en la estructura de la población de empresas británicas es el de las actividades profesionales especializadas, científicas y técnicas que supone, en la actualidad, el 17,4% de las empresas activas registradas en Reino Unido y representa el 7,5% del PIB de acuerdo con la información que proporciona la ONS.

Por concentración geográfica en ciudades, Londres tiene el mayor número de empresas activas registradas a efectos de IVA y/o imposición fiscal PAYE (Pay As You Earn) y también es la ciudad que ha experimentado el mayor crecimiento de empresas activas, el 19,2% en marzo de 2019 desde el 19% en igual período de 2018.
Si se lleva a cabo una comparativa entre ciudades y regiones, Londres (con 1,1 millones) sureste de de Inglaterra (940.260) son la ciudad y la región que cuentan con el mayor número de empresas. Por el contrario, la parte del sureste de Inglaterra (151.500) es la región donde menos hay empresas constituidas en el período.

Número de empresas del sector privado: empleo y volumen de negocio a nivel nacional, territorial y regional a principios de 2019  

    Percent      
  Number Size (number of employees)  
  of        
  Businesses None 2 1-49 50-249 250+
United Kingdom 5.867.770 76,0 23,3 0,6 0,1
           
North East 151.500 73,1 26,1 0,7 0,2
North West 578.705 75,4 23,8 0,7 0,1
Yorkshire and the Humber 428.740 75,9 23,3 0,7 0,1
East Midlands 356.430 73,1 26,0 0,7 0,1
West Midlands 479.540 75,5 23,8 0,6 0,1
East of England 598.820 76,1 23,3 0,6 0,1
London 1.091.885 77,7 21,6 0,6 0,2
South East 940.260 77,6 21,7 0,5 0,1
South West 561.645 77,8 21,6 0,5 0,1
England 5.187.520 76,5 22,8 0,6 0,1
Wales 222.160 74,5 24,8 0,6 0,1
Scotland 333.915 71,0 28,1 0,8 0,1
Northern Ireland 124.170 71,6 27,4 0,8 0,1
       
Employment (thousands)        
United Kingdom 27.498 17,6 30,3 12,6 39,5
           
North East 749 15,9 33,2 14,2 36,4
North West 2.622 17,9 33,1 14,0 35,1
Yorkshire and the Humber 2.102 17,0 29,9 13,2 40,0
East Midlands 2.053 13,8 28,0 12,2 46,1
West Midlands 2.345 16,7 29,7 11,8 41,9
East of England 2.994 16,4 27,5 10,7 45,4
London 5.501 16,5 24,9 11,5 47,0
South East 3.930 19,9 30,7 12,5 37,0
South West 2.086 23,2 35,9 13,4 27,5
         
England 24.383 17,6 29,4 12,3 40,8
Wales 872 21,3 39,4 14,7 24,5
Scotland 1.704 15,6 35,0 14,6 34,9
Northern Ireland 539 18,7 41,2 18,4 21,7
       
Turnover (£ millions)1,3          
United Kingdom 4.149.973 7,3 29,5 15,4 47,8
       
North East 82.143 7,7 28,4 20,5 43,4
North West 341.733 7,9 28,6 16,8 46,7
Yorkshire and the Humber 251.494 6,8 28,9 16,0 48,2
East Midlands 243.115 9,5 27,7 15,2 47,6
West Midlands 330.074 6,8 24,6 12,5 56,1
East of England 398.954 7,5 26,3 12,8 53,4
London 1.196.518 6,4 35,3 16,7 41,6
South East 712.299 6,9 23,1 12,8 57,2
South West 223.446 9,9 33,1 16,2 40,8
         
England 3.779.775 7,3 29,3 15,1 48,3
Wales 92.440 8,8 32,5 17,9 40,8
Scotland 211.760 6,9 28,1 17,6 47,5
Northern Ireland 65.998 11,3 41,0 22,8 24,9

Fuente: “Business population estimates for the UK and the regions 2019: detailed tables”, Statistical Release, BEIS (10.10.19).

Al igual que en España, el Gobierno ha puesto en marcha programas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas. Si bien, la mayoría de estos programas tienden a tener una vigencia limitada. La mayoría de los programas gubernamentales de ayuda suelen identificarse a través de la web del gobierno https://www.gov.uk/, que a menudo se refieren a sectores específicos y la mayoría organizados por regiones o áreas geográficas. Por ejemplo, áreas con una gran demanda de construcción en la región del noroeste de Inglaterra, empresas de capital de desarrollo (inversiones de capital) en Gales o seguimiento de fondos de innovación en Escocia.

Fuentes:
• “UK business; activity, size and location: 2019”, Statistical Bulletin, ONS (02.10.19)
• “Business population estimates for the UK and the regions 2019”, Statistical Release, BEIS, (10.10.19).
• Business population estimates for the UK and the regions 2019: detailed tables”, Statistical Release, BEIS (10.10.19).
https://www.gov.uk/government/statistics/business-population-estimates-2019.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex