Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

El sector agrícola representa el 0,7% del PIB, pero es muy productivo. Reino Unido produce principalmente patatas, remolacha, trigo y cebada. La cría de ganado (sobre todo ovino y bovino) sigue siendo una actividad muy importante. El sector pesquero está también muy desarrollado, pero sufre actualmente la disminución del volumen de pesca en los caladeros tradicionales.

Reino Unido cuenta con recursos minerales considerables. Aunque en el pasado fue el décimo mayor productor de petróleo, con grandes reservas de gas natural, actualmente su producción está disminuyendo a gran velocidad. De todos modos, grupos como BP y Shell siguen estando entre los líderes mundiales de la industria petrolera.

El sector secundario no es muy competitivo. Las actividades principales son la maquinaria-herramienta, el material de transporte y los productos químicos. Los sectores con gran potencial son las tecnologías de la información y la comunicación, la biotecnología, la aeronáutica, la defensa y las energías renovables.

El sector de los servicios, que emplea cerca de 80% de la población activa y representa las tres cuartas partes del PIB, es el motor de la economía. Londres sigue siendo el mayor mercado financiero de Europa, al mismo nivel que Nueva York.

Reparto de la actividad económica por sectorAgriculturaIndustriaServicios
Empleo por sector (en % del empleo total)1,118,979,1
Valor añadido (en % del PIB)0,720,279,2
Valor añadido (crecimiento anual en %)0,41,62,5

Fuente: World Bank, últimos datos disponibles, (2016).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)


Precios regulados

En el Reino Unido existen precios regulados en una serie de sectores como el transporte por ferrocarril, gas, energía, tasas universitarias o el servicio nacional de salud NHS.

  • El organismo regulador del mercado de las telecomunicaciones (Ofcom) regula entre otros los precios o tarifas del acceso de banda ancha al por mayor y los de terminación de llamadas en telefonía móvil. También control del precio máximo de determinados tipos de franqueo postal
  • En transporte ferroviario, parte de las tarifas del transporte de pasajeros está sometida a regulación. El Gobierno utiliza el índice de precios RPI del mes de julio de cada año para determinar la subida aplicable a estas tarifas en el año siguiente
  • Las tasas universitarias están sometidas a un límite en Inglaterra y Gales para los alumnos británicos y de la UE. En Escocia e Irlanda del Norte se aplican unos límites diferentes
  • En el sector financiero, se han introducido topes máximos para los intereses y gastos incurridos en los préstamos para el consumo a corto plazo (pay day loans)
  • En el sector sanitario, las recetas médicas prescritas por médicos del NHS en Inglaterra tienen en la actualidad un precio fijo de £8,80 por medicamento. En Escocia, Gales e Irlanda del Norte los medicamentos con receta son gratuitos.
  • En Escocia se aplica un precio mínimo obligatorio a las bebidas alcohólicas por unidad de graduación
     

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

A pesar de que el desarrollo de infraestructuras en Reino Unido ha experimentado un crecimiento notable en los últimos años, en comparación con otros países, Reino Unido dispone de unas infraestructuras obsoletas que no se corresponden con la imagen que el país desea presentar al mundo. En la actualidad, Reino Unido ocupa la décima posición en calidad de las infraestructuras en el Global Competitiveness Index 2015-2016, elaborado por World Economic Forum, veintitrés puestos  por encima de España.

La preocupación del gobierno británico por conseguir que el país disponga de unas infraestructuras modernas y que permitan satisfacer las necesidades de la población ha propiciado la implementación de medidas dirigidas a su desarrollo. Esta política se plasma desde 2010 y con periodicidad anual, en un Plan Nacional de Infraestructuras (National Infrastructure Plan), que concreta las infraestructuras prioritarias en sectores como el energético, telecomunicaciones y transporte. 

En transporte, el principal objetivo es reducir la congestión de las vías más transitadas y asegurarla conexión de las poblaciones más aisladas. Entre los proyectos destacan la mejora de la red de carreteras, la extensión de la electrificación en las vías ferroviarias, la construcción de la líneas de alta velocidad High Speed 2 (HS2) que unirá Londres con el norte de Inglaterra, y proyectos como Crossrail, uno de los más ambiciosos de los últimos años. También existen  proyectos para la mejora de las infraestructuras en carreteras, puertos y aeropuertos, así como de sus conexiones por carretera con las poblaciones más próximas. La red de carreteras de Reino Unido (que se encuentra obsoleta en comparación con otros países desarrollados) tiene una extensión de aproximadamente 47.000 kilómetros de carreteras principales, 3.500 kilómetros de autopistas y 344.000 kilómetros de caminos pavimentados. De éstas, aproximadamente 15.600 kilómetros son carreteras troncales: 10.500 kilómetros corresponden a Inglaterra, 3.500 kilómetros a Escocia y 1.600 kilómetros a Gales. La administración de las rutas troncales es competencia de la Highways Agency en Inglaterra, del Transport Scotland en Escocia y del Departamento de Economía y Transporte en Gales. En el Norte de Irlanda, la gestión es competencia del Roads Service Northern Ireland. Las autoridades locales también tienen competencias transferidas en cuanto a la gestión y toma de decisiones sobre cuestiones que afecten a las carreteras de su territorio. Por último, cabe indicar la existencia de una particularidad en relación con la ciudad de Londres, en donde Transport for London (TfL) gestiona todas las carreteras troncales y otras vías principales (aquellas integradas en la Transport for London Road Network). También existen competencias de las autoridades locales en determinadas áreas de Reino Unido.

En calidad de las infraestructuras ferroviarias, Reino Unido se sitúa en el puesto 16ª del ranking mundial, 12 puestos por debajo de España (4ª posición). Existen dos redes diferenciadas, la que recorre toda Gran Bretaña y conecta con Europa a través del Eurotúnel, y la red de Irlanda del Norte, que conecta con la República de Irlanda. La red ferroviaria de Gran Bretaña se extiende a lo largo de 15.753 kilómetros, de los cuales, 5.268 son vías electrificadas. En el Norte de Irlanda las vías de ferrocarril recorren aproximadamente 300 kilómetros. Sin embargo, la extensión del ferrocarril se ha ido reduciendo en los últimos años.

En cuanto a transporte aéreo, Reino Unido cuenta con una amplia red de aeropuertos nacionales, entre ellos destaca Heathrow, en Londres, como uno de los aeropuertos con más tránsito de viajeros del mundo. Las aerolíneas británicas aportan más de 11.000 millones de libras a la economía y 200.000 empleos. El número de pasajeros en vuelos particulares en 2013 fue de 210.468.756.Por número de pasajeros, el mayor aeropuerto de Reino Unido es London Heathrow, con más de 75 millones de pasajeros en 2016. Le sigue Gatwick, también en Londres, con 43 millones. La tercera posición la ocupa el aeropuerto de Manchester. Fuera de Inglaterra, el aeropuerto de Edimburgo es el que mayor número de pasajeros tiene, con casi 13 millones.

En energía, el objetivo se dirige a reducir la dependencia energética del exterior, dado que el Reino Unido importa aproximadamente un 40% de la energía que consume. Para ello, se plantea ampliar y construir nuevas plantas de producción energética, poniendo especial énfasis en la generación de energía nuclear y en las energías renovables, en particular la solar, eólica y biomasa. En 2017, el 29% de la energía consumida en el país procedía de fuentes renovables.

El 12 de junio de 2019, el Ejecutivo introdujo una Instrumento Normativo suplementario (Statury Instrument) para aprobar en sede parlamentaria un objetivo de emisiones netas cero de gases de efecto invernadero para 2050. De aprobarse por el parlamento, Reino Unido podría convertire en la primera gran economía europea en eliminar por completo las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.

El Comité para el Cambio Climático, un organismo asesor gubernamental independiente y muy influyente, publicó a primeros de mayo del año en curso un informe (“Phase out greenhouse gas emissions by 2050 to end UK contribution to global warming”) en el que propone alcanzar una economía cero emisiones en 2050.El documento, solicitado por el propio Ejecutivo, concluye que "debería legislarse lo más pronto posible para alcanzar un objetivo del 100% de reducción de gases de efecto invernadero respecto a 1990 y abarcar todos los sectores de la economía, incluyendo la aviación y el transporte marítimo". El coste estaría entre el 1% y el 2% del PIB, algo perfectamente viable, según el comité de expertos autor del estudio.

El BEIS hará público este verano un Libro Blanco sobre políticas gubernamentales en materia de energía. El documento abordará el sistema energético de manera generalizada, recogiendo una amplia variedad de factores que giran en torno a los objetivos marcados de cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2050.  

En telecomunicaciones, se llevan a cabo medidas para mejorar el ancho de banda y el acceso a los sistemas más eficientes y rápidos desde todo el país, sin abandonar las zonas rurales. En la actualidad, todas las redes de comunicaciones de Reino Unido son digitales y la mayoría de operadores ofrecen servicios de fibra óptica, entre ellos, BT, Level 3 Communications y Virgin Media. Reino Unido es el sexto país europeo por penetración de internet, con 57.9 millones de usuarios, lo que supone una penetración del 91%. Un 76% de la población adulta utiliza Internet a diario. El aumento de la utilización de estas redes se ha visto favorecido por la aparición de dispositivos móviles. Tan sólo a través de estos dispositivos, el acceso casi se triplicó entre 2010 (24%) y 2016 (70%). En los hogares también hay más presencia de Internet: en 2016 el 89% tenía conexión a internet, un 57% más que en 2006. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Los sucesivos gobiernos británicos han intentado facilitar el proceso de contratación y despido. De forma que, implementado un paquete de medidas desreguladoras que van desde la flexibilidad salarial a la reducción de prestaciones sociales pasando por la cuasi-eliminación de los costes del despido en épocas de contracción o recesión, se ha instaurado un mercado de trabajo flexible con una estabilidad laboral y un crecimiento homogéneo, en épocas de bonanza del trabajo típico (permanente a tiempo completo), a tiempo parcial y autoempleo (empleo atípico).

En la actual coyuntura, el mercado laboral británico se caracteriza por una tasa récord de empleo y un número creciente de puestos de trabajo que no se pueden cubrir. Según el Banco de Inglaterra, la continua ralentización en la llegada de ciudadanos comunitarios ha exacerbado la escasez de mano de obra en la agricultura, las manufacturas y la sanidad. No obstante, la caída de la inmigración europea se ha visto compensada por un aumento de la migración neta desde países no comunitarios.

Pese a todo, los últimos datos de empleo (febrero-abril 2019) continuan dando buenas noticias. 357.000 personas más estaban empleadas en el primer trimestre del año que en igual período de 2018, y la tasa de empleo aumentó de 75,6% a 76,1%, el porcentaje más alto desde que se iniciaron los registros comparables en 1971 y superior en 7 puntos porcentuales a la media de los países OCDE (68,6% para el conjunto de los 36 países integrantes de esta organización en cuarto trimestre de 2018 (últimos datos disponibles). 

Del mismo modo, el número de personas sin empleo cayó en 119.000 con respecto al año anterior, con una tasa de desempleo de 3,8%, su nivel más bajo desde 1975.

En abril de 2019 (último mes del que se disponen datos de desempleo comparables entre países) Reino Unido era el séptimo país de la Unión Europea con una tasa de paro más baja, tras la República Checa (2,1%), Alemania (3,2%), Países Bajos (3,3%), Hungría (3,4%), Malta (3,5%) y Polonia (3,7%), según los datos de la Oficina Estadística Comunitaria (Eurostat).

Los salarios continúan repuntando colocándose por encima de la inflación (2% mayo) tanto en el sector público como en el privado, aunque el salario real medio, ajustado a la inflación, (1,5%) aún no ha recuperado los niveles vistos antes de la crisis financiera de 2008.

Fuente: "UK Labour Market: June 2019, Statistical Bulletin, ONS, (11.06.19); "2011 Census Analysis, 170 years of Industry", ONS (05.06.13): http://www.ons.gov.uk/ons/rel/census/2011-census-analysis/170-years-of-industry/170-years-of-industrial-changeponent.html; Table 5. Public & Private sector employment; headcount, "Public Sector Employment: September 2016", Statistical Bulletin, ONS, (14.12.16); "Euroindicators”, Newsrelease, 90/2019, Eurostat, (04.06.19); “Employment situation, fourth quarter 2018”, OECD (16.04.19), https://www.oecd.org/newsroom/employment-situation-oecd-fourth-quarter-2018.htm

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

 El PIB per cápita en 2018 fue de 31.862 libras esterlinas, equivalentes a 42.555 dólares USA en la conversión nominal con el tipo de cambio. En términos de paridad de poder adquisitivo (PPS), el PIB per cápita en 2017 -último año disponible- ascendió a 44.920 dólares USA (PPA, a precios actuales), según estimación del Banco Mundial.

Los datos más recientes sobre la distribución funcional de la renta en la economía británica datan de 2018. En 2017, las rentas del factor trabajo (remuneración de los asalariados) supusieron el 49,4% del PIB, mientras que la remuneración del capital supuso el 21,2%. El resto correspondió a otras rentas (16,7%) y los impuestos netos de subvenciones (12,2%).

Distribución funcional de la renta (desglose del PIB por ingresos)
Ingresos20142015201620172018
Remuneración de asalariados49,1%49%48,9%49%49,4%
Remuneración del capital18,2%21,8%21,9%21,9%21,2%
Impuestos netos de subvenciones12,2%12,2%12,2%12,3%12,2%
Otras rentas16,6%17%17%16,5%16,7%

Fuente: Table D. Gross Domestic Product by category of income: current prices, "Quartely National Accounts: Quarter 4 (October to December) 2018", Statistical Bulletin, ONS, (29.03.19)

 

Variación20172018
Remuneración de asalariados4,2%4,2%
Remuneración del capital3,7%0,1%
Impuestos netos de subvenciones5%2,8%
Otras rentas1,3%4,4%

Fuente: Table AC. Annex C. Growth & contributions to growth - income components of GDP. Current Prices, "Quarterly National Accounts: Quarter 4 (October to December) 2018", Statistical Bulletin, ONS, (29.03.19)

En comparación con otros países comunitarios, con datos de 2014 la proporción de la remuneración de los asalariados sobre el PIB es más elevada en Reino Unido que en España, Italia o la media de la UE, y más baja que en Alemania, Francia o Países Bajos.

En lo que respecta a la distribución personal de la renta y los coeficientes de equidad en el reparto de la misma, los datos más recientes corresponden a 2017/18. La tendencia general desde 2006/7 (35,1%) es de una reducción relativamente moderada del valor del coeficiente de Gini, lo que indica una tendencia a la mejora, muy gradual, de la equidad en la distribución de la renta disponible.

La última estimación correspondiente al ejercicio 2017/18 revela que el coeficiente de Gini para Reino Unido fue del 34% en términos de renta disponible de los hogares y del 39% en términos de renta disponible incluyendo los costes de vivienda. Este resultado es muy similar al registrado en el período anterior.

El último valor registrado en la Unión Europea se refiere a 2017 y se sitúa en el 30,7%. La renta mediana disponible en el año fiscal 2017/18 para el conjunto del Reino Unido ascendió a 28.400 libras, sin apenas variación con la alcanzada en 2016/17, después de contabilizar inflación y cambios en la composición del hogar; esta nivelación significa que el ingreso medio crece de media al año un 2,2% desde 2013..

Fuentes:
“Average household income, UK: Financial year ending 2018”, Statistical Bulletin, ONS, (26.02.19).
“Gini coefficient of equivalised household disposable income of people who live in England and Wales, 1990 to financial year ending 2018”, ONS, (26.02.19)
“Gini coefficient of equivalised disposable income - EU-SILC survey, Eurostat, (20.06.19)
"Household disposable income and inequality: financial year ending 2017", Statistical Bulletin, ONS, (10.01.18); Table 11: Gini coefficients for the distribution of income at each stage of the tax-benefit system for all households, 1977-2016/17, UK, "The effects of taxes and benefits on household income", ONS, (25.04.17);”Inequality and Social Mobility”, Debate Pack, House of Commons Library, (11.06.19)

La distribución espacial de la renta, medida en términos de la renta bruta disponible per cápita (último año disponible: 2017), muestra que Inglaterra se encuentra por encima del resto de territorios del Reino Unido, seguida por Escocia, y a más distancia, Gales e Irlanda del Norte. Dentro de Inglaterra, la mayor renta corresponde a Londres y el sudeste de Inglaterra. 

Renta bruta disponible per cápita, 2017 (libras esterlinas)
Reino Unido19.514
Inglaterra19.988
Nordeste15.809
Noroeste16.861
Yorkshire & the Humber16.119
East Midlands16.932
West Midlands16.885
Este de Inglaterra20.081
Londres27.825
Sudeste22.568
Suroeste18.984
Gales15.754
Escocia18.099
Irlanda del Norte15.813

Fuente: "Regional gross disposable household income, UK: 1998 to 2017"" Statistical Bulletin, ONS, (22.05.19)
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

El sector primario representa únicamente el 0,7% del PIB británico. Altamente mecanizada, los principales productos de la agricultura británica son las patatas, la remolacha, el trigo y la cebada. La ganadería es también significativa, sobre todo la ovina y la bovina, siendo uno de los grandes productores europeos de leche y sus derivados lácteos.

Pese a contribuir con sólo un 0,7% al PIB, el sector agrícola es todavía considerado como un actividad de gran importancia para la economía y la sociedad ya que produce el 60% de las necesidades nutricionales de la población británica. El sector agrícola británico es eficiente y está altamente mecanizado, combinando tecnología avanzada con técnicas agrícolas modernas. Por otro lado, el sector está muy subsidiado, tanto por el Gobierno como por la PAC (Política Agrícola Común de la UE).

 Aunque un 24,8% de la superficie del Reino Unido es considerada como tierra arable, amplias áreas de terreno agrícola permanecen sin cultivar. Las ONGs ecologistas responsabilizan a los subsidios agrícolas de la PAC (Política Agrícola Común) y a  las distorsiones producidas en los precios que generan en el mercado el establecimiento de los llamados "cinturones verdes" en torno a las ciudades, por la falta de actividades agrícolas en esos terrenos que en el caso de los municipios que rodean Londres suponen zonas en las que su ancho es más o menos igual al radio de la zona construida que contiene, entre 20 y 40 kilómetros, con una superficie de más de 4.000 kilómetros cuadrados.

Pesca

La flota pesquera británica es la sexta por tamaño en la Unión Europea, y abastece cerca del 66% de las necesidades del mercado doméstico. Es una fuente importante de empleo e ingresos, tanto directa como indirectamente, en un cierto número de puertos, fundamentalmente en el Este de Escocia, –región productora y exportadora por excelencia y en la que se encuentran los principales puertos–, el Nordeste de Inglaterra y Cornualles.

En cuanto a la producción acuícola, ésta ha evolucionado positivamente en los últimos años. En Inglaterra y Gales hay, en estos momentos, 518 piscifactorías registradas dedicadas al cultivo de diversas especies de pescado y moluscos. Escocia, con 257 empresas, ostenta el primer puesto con un 80% de la producción total acuícola del Reino Unido, con especial protagonismo del cultivo del  salmón. En Irlanda del Norte la acuicultura es un sector en crecimiento. Este territorio británico cuenta con 84 empresas de acuicultura, de las cuales 50 se dedican a la producción de moluscos y las 34 restantes cultivan diversas especies como el salmón atlántico (salmo salo), trucha arcoíris y trucha común.

Recursos forestales

Reino Unido cuenta aproximadamente con 3,1 millones de hectáreas de bosque -un 42% se encuentran en Inglaterra, un 45% en Escocia, el 10% en Gales y un 3% en Irlanda del Norte-, lo que representa el 13% de la superficie total del país, una proporción pequeña en comparación con otros EEMM de la UE. De este total de bosque, unas 90.000 hectáreas son administradas por la Forestry Commission, organismo que subvenciona la población y reforestación de árboles, la gestión de bosques, controla el talado y fija estándares para la industria. La Forestry Commission desarrolla su cometido a través de dos agencias dependientes de la misma: la agencia Forest Enterprise, encargada de la gestión de los bosques y la Forest Research, responsable de la investigación y desarrollo. La producción silvícola británica sólo cubre el 15% de las necesidades del país en madera y derivados.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector secundario, que incluye las manufacturas, extracción de gas y petróleo y energía y servicios de agua supone, según datos de 2015, el 20,2% del PIB. La estructura de la producción británica ha cambiado notablemente en los últimos 65 años, debido fundamentalmente a un cambio de orientación de las manufacturas a los servicios. De forma que el porcentaje del PIB atribuible a las industrias productivas, incluyendo las manufacturas, extracción de gas y petróleo y energía y servicios de agua ha bajado desde el 41% que tenía a mediados del siglo XX al 20,2% del PIB actual.

Manufacturas

Reino Unido es actualmente el noveno país del mundo más industrializado. Su fortaleza, según la asociación del sector “Make UK”, está respaldada por sus relaciones comerciales con la UE. De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) el 52% del valor agregado de las exportaciones británicas de manufacturas tuvieron como destino la UE en los doce meses hasta abril de 2016 (últimos datos disponibles).
De acuerdo con las últimas cifras de que se dispone correspondientes a 2016, el sector da empleo a unos 2,7 millones de personas, con retribuciones medias de 32.500 libras esterlinas brutas anuales. En Reino Unido uno de los retos que se plantea el sector es lograr un mercado laboral actualizado con objeto de afrontar los cambios en la economía y la sociedad del conocimiento a través de la transformación y desarrollo de la nueva economía y la industria 4.0. En esta línea, el Ejecutivo ha puesto en marcha el denominado “Catapult Programme”, creado para transformar la capacidad de innovación y emprendimiento en áreas específicas del sector industrial. Su objetivo es acelerar la introducción de tecnologías nuevas y emergentes en el mercado https://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/13824/1/TFM-I-310.pdf.

The Annual Manufacturing Report 2019 (publicado en febrero) revela que el 64% de las empresas británicas se muestran horrorizadas por el caos el Brexit. Los empresarios han acusado también al Gobierno de castigar con un "golpe bajo" a la economía, y especialmente a las pymes, con la mayor reforma del sistema de inmigración en 40 años.

El Gobierno anunció el fin de la libertad de movimientos tras el Brexit y la equiparación de los ciudadanos de la UE con los procedentes de otros países, hasta reducir el flujo de inmigrantes del continente en un 80%. Las manufacturas británicas emplean en este momento a unos 300.000 ciudadanos comunitarios, el 10% de la fuerza de laboral del sector. Las empresas del sector han señalado la necesidad de acceso constante a trabajadores cualificados proveniente de la UE y del resto del mundo con objeto de mantener sus habilidades para invertir, crecer y brindar entrenamiento profesional y programas de formación de aprendices.

Los riesgos de un Brexit no negociado con la Unión Europea ha llevado a las empresas británicas a activar en el ultimo año sus planes de contingencia al respecto. En la actual coyuntura, como la incertidumbre se mantiene, muchas empresas han ido almacenando bienes y maquinaria, mientras otras han ajustado sus cadenas de suministro.

En el sector de la automoción, la decision de Honda de cerrar su fábrica de Swindon (suroeste de Inglaterra) en 2021, combinada con el anuncio de Nissan de no construir una variante de su modelo X-Trail en Sunderland (noreste de Inglaterra) ha supuesto un fuerte golpe para el sector. Reino Unido fue elegido por las compañías automovilísticas niponas como el centro de operaciones para el mercado europeo.

El sector ha pedido al Gobierno que avance más rápido en su estrategia industrial para ayudar a enfrentar la caída en la productividad en sectores clave. Make UK reclama un consejo de estrategia industrial independiente -prometido por el titular del BEIS, Greg Clark, en el libro blanco “Industrial Strategy: building a Britain fit for the future” publicado en noviembre de 2017- que debería crearse inmediatamente y cuya tarea más urgente sería establecer objetivos claros para impulsar las manufacturas británicas.

La EEF ha señalado que la productividad en el sector de las manufacturas, o la producción por hora trabajada, ha caído desde el 4,7% de media anual entre 2000 y 2007 al 1% de media anual desde 2008, si bien existen grandes variaciones entre los diferentes sectores de las manufacturas. Por otro lado, un estudio elaborado por la EEF comparando Reino Unido con otros tres países de la UE, Alemania, España e Italia, revela que el sector químico británico se estaba volviendo más competitivo, mientras que el sector farmacéutico ha perdido terreno desde 2008. 

Sector energético

El sector energético ha ido perdiendo peso paulatinamente en la economía británica, pasando de representar el 10,4% del PIB en 1982 a suponer el 2,9% en 2017. A pesar de ello, el sector tiene un marcado carácter estratégico para su economía, ya que además de ser clave para la competitividad de sus empresas, es una de las principales vías del gobierno británico para lograr sus objetivos de sostenibilidad.

En términos de consumo, gas natural y electricidad han aumentado su peso relativo durante las últimas décadas (especialmente el gas), al contrario de lo ocurrido con el petróleo y, más significativamente, carbón.

En 2017 el gas representó el 39% del consumo energético, 36% el crudo y un 12% la electricidad. En términos de dependencia energética, Reino Unido importó en 2017 un 36% de su consumo energético, muy por debajo del pico de 2014, en el que alcanzó casi un 50%. Ello se ha debido al aumento de la producción local de petróleo y gas y, más recientemente, a las energías renovables.

Reino Unido ha sido tradicionalmente un país clave en el mercado energético comunitario, tanto por su importante papel dentro de la política energética comunitaria, como por el nivel de intercambios de gas y electricidad con la UE, sirviendo el territorio británico de tránsito para la electricidad y el gas entre el Continente europeo e Irlanda, así como para el gas procedente de Noruega hasta la UE27.

La relevancia de Reino Unido en el sector energético comunitario se pone de manifiesto, además, por su destacada posición en términos de producción y de consumo. Reino Unido es el principal productor comunitario de petróleo y el segundo de gas, ligeramente por detrás de Países Bajos. Ocupa, asimismo, la tercera posición como consumidor de carbón, lejos de Alemania y Polonia, y de energía nuclear, detrás de Francia y Alemania. En el ámbito de las renovables, Reino Unido es el segundo consumidor europeo, detrás Alemania y por delante de España.

Reino Unido es en la actualidad un importador neto de energía, como se mencionó anteriormente: petróleo, gas natural y productos refinados de petróleo concentran la mayor parte de las importaciones energéticas británicas.

Las importaciones británicas de crudo proceden fundamentalmente de Noruega (que ha perdido peso a favor de la OPEP), las de productos petrolíferos de Países Bajos, por su papel de hub comercial y las de gas natural provienen fundamentalmente de Noruega y, en menor medida Qatar (gas licuado). En cuanto a las exportaciones de crudo y gas natural, Holanda y Bélgica son sus principales destinos.

En el ámbito eléctrico, Reino Unido importa el 7,5% del consumo interno, destacando las importaciones procedentes de Francia y, en menor medida, Holanda.

En cuanto a la energía nuclear, que genera un 20% de la electricidad nacional, su marcha del EUROATOM, proceso conocido como “Brexatom”, tendrá, según los analistas, un impacto significativo en el funcionamiento de la industria nuclear británica, especialmente en temas como los controles de seguridad de los materiales nucleares (EURATOM), suministro, libre circulación y en I+D.

En definitiva, la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea tendrá consecuencias para las dos partes, si bien parece que los efectos serían asimétricos. Según las conclusiones del estudio “The impact of Brexit on the EU Energy System” elaborado por el Think Tank Bruegel para el Parlamento Europeo, el mayor impacto se produciría sobre el mercado británico, que podría requerir una costosa sobrecapacidad doméstica para garantizar la seguridad de suministro. 

Materias primas y recursos: minería

La minería supone actualmente alrededor del 2% del PIB (2011 últimos datos disponibles). El carbón se  extrae tanto  de minas subterráneas  como  de minas  a  cielo  abierto.  La  mayor  parte  del carbón producido en Inglaterra proviene de las minas subterráneas. En Escocia la mayor parte del carbón se extrae de minas a cielo abierto.

Londres es conocida en la actualidad como el centro mundial de las finanzas de este sector, apoyado por marcos regulatorios y legales reconocidos que proporciona liquidez a proyectos internacionales de diversa índole. Prueba de la importancia del sector en el país es la celebración en Londres de uno de los eventos más importantes de la industria minera, clave para las principales compañías y los mayores inversores a nivel mundial. Se trata del evento "Mines and Money London”, evento bianual destinado a los profesionales del sector. La próxima cita tendrá lugar del 25 al 27 de noviembre del año en curso.

Construcción

En Reino Unido, el sector de la construcción constituye un elemento significativo de la economía. En esta actividad económica, el sector público es un cliente importante, y la contratación pública representa más de una tercera parte del total de los proyectos de construcción. Se trata de un sector muy atomizado con más de 900.000 pymes en activo, que supone el 6,5% del PIB con 2,1 millones de empleos.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Los servicios representan casi el 80% del PIB de Reino Unido y el 45% de sus exportaciones, y esta proporción ha ido creciendo con el tiempo. Reino Unido es el segundo mayor exportador mundial de servicios por valor y, en general, se le considera líder mundial en muchas actividades de servicios, como los servicios financieros. Tomada como una entidad única, la UE es el mayor mercado de servicios de exportación de Reino Unido, que representa el 41% de todas las exportaciones de servicios.

Servicios Financieros

En 2017, el sector de servicios financieros aportó 119.000 millones de libras a la economía británica el 6,5% del valor total del PIB. El sector se concentra fundamentalmente en Londres, donde se generó el 50% de la producción del sector.

En 2017, ultimo año disponible, el sector empleaba 1,1 millones de personas, el 3,2% del empleo total. Las exportaciones de servicios financieros del Reino Unido alcanzaron los 61.000 millones de libras en 2016 y las importaciones sumaron 11.000 millones de libras, lográndose un superávit en el comercio de servicios financieros de 51.000 millones de libras. El 44% de las exportaciones de servicios financieros se destinaron a la UE y el 39% de las importaciones de servicios financieros provinieron de la UE.

El sector contribuyó con 27.300 millones de libras en impuestos en el Reino Unido en el ejercicio 2016/17.

Reino Unido alberga uno de los mayores centros financieros del mundo. Aunque la City de Londres ha perdido en las últimas décadas parte de su liderazgo mundial, en favor, básicamente, de Nueva York y de Tokio, mantiene una posición predominante entre los sistemas financieros europeos. La Bolsa de Londres es referente mundial y la primera europea por volumen de transacciones y capitalización bursátil. Cuenta con aproximadamente 255 bancos extranjeros. También es líder en el mercado de seguros y sede muy relevante en otros mercados como: futuros (LIFFE), petróleo (IPE), oro (London Bullion Market) y fletes (Baltic Exchange). En los últimos años se ha producido un importante crecimiento del sector financiero en Escocia (Edimburgo y Glasgow), así como también se ha expandido en otras ciudades  como Birmingham, Manchester o Belfast. Estos centros ofrecen tanto servicios internacionales como domésticos, incluyendo servicios informáticos y profesionales.

La presencia del sector público en el sistema es mínima, y los mecanismos de supervisión y control incluyen importantes dosis de autorregulación.  El sector emplea a más de 2 millones de personas (el 7% del empleo total) contribuyendo con cerca del 12% al PIB total.

Tras el Brexit, el futuro del sector de servicios financieros, de momento es incierto. Tras el voto favorable a favor del Brexit la Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por sus siglas en inglés) de Reino Unido emitió un comunicado tranquilizando a todas las empresas del sector para informarlas de que hasta que el Parlamento británico no materialice la salida de la Unión Europea seguirían rigiéndose por las directivas europeas en esta materia (incluida la Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros, conocida por sus siglas en inglés como MiFID (Markets in Financial Instruments Directive).

Antes tales incertidumbres regulatorias un gran número de instituciones financieras han decidido cambiar su base de operaciones fuera de Reino Unido. Y otros muchos lugares se pueden convertir en destinos favoritos de las empresas financieras británicas que no quieren perder el acceso al mercado único. Frankfurt y Dublín, de momento, parecen ser las más beneficiadas del futuro del éxodo bancario. Igualmente, la Autoridad Bancaria Europea que tiene su sede en Londres se ha visto obligada a buscar un nuevo lugar para asentarse.

Otros servicios

En “Publishing” (sector editorial y librerías) Reino Unido posee la segunda mayor industria del ramo en Europa. Este sector representa un importante motor económico para el país. Agrupa alrededor de unas 8.000 empresas que dan trabajo a unas 200.000 personas (2015) y juegan un papel fundamental como proveedoras de servicios digitales.

Según las últimas cifras del anuario estadístico 2017 publicado por The Publishers Association, la industria editorial de Reino Unido obtuvo un record de ventas en 2017. En 2017 el precio de mercado de este sector fue de 5,7 millones de libras, un 5% más que el año anterior. Los productos digitales representan el 35% de los ingresos totales de esta industria, y las ventas de exportación representan el 54%. Europa se mantiene como su principal mercado de exportación con el 35% del total.

La feria London Book Fair, de carácter annual, es uno de los eventos más importantes del mundo para la negociación de derechos y la venta y distribución de contenido en los canales de impresión, audio, televisión, películas y digitales. Más de 25.000 visitantes entre editores, vendedores de libros, agentes literarios, bibliotecarios y proveedores de medios y de la industria de 135 países asistieron a la feria en 2019.

En los que al negocio de la distribución y logística se refiere, Reino Unido es el mayor mercado logístico en Europa, con cerca de un 25% de la cuota del sector. La razón de esta enorme cuota de mercado reside en que Reino Unido fue el primer país en Europa en desregularizar el sector a principios de 1970, lo que ha permitido que numerosos fabricantes y grandes distribuidores se instalen en el país y externalicen las funciones en terceros. Además, el hecho de tener una experiencia acumulada de más de 30 años, permite a los operadores logísticos británicos desarrollar estrategias de I+D+i para mantener su competitividad frente a los otros operadores europeos.

El turismo es un sector en plena expansión en todo Reino Unido. Reino Unido es el octavo destino en el ranking mundial de número de visitantes después de Francia, EEUU, España, China, Italia, Turquía y Alemania. Igualmente, ocupa el quinto puesto en el ranking mundial de gasto por visitante tras EEUU, China, España y Francia.

La aportación directa del viaje y el turismo al PIB de Reino Unido fue de 63.300 millones de libras (3,4% del PIB total) en 2016 (últimos datos disponibles), y se prevé que aumente un 2,9% en 2017. En 2027, la aportación directa del viaje y turismo representará un incremento del 2,2% anual entre 2017-2027, hasta los 84.600 millones de libras (3,6% del PIB total) en 2027. El viaje y el turismo generó 1.589.500 empleos directos en 2016 (4,6% del empleo total) y se prevé que crezca un 2% en 2017. En 2027, el sector del viaje y el turismo supondrá 1.808.000 empleos directos (5% del empleo total), un aumento del 1,1% anual. Las exportaciones por visitantes generaron 27.300 millones de libras (5,1% de las exportaciones totales) en 2016. Se prevé que crezca en un 6,2% en 2017, y en un 3,8% anual entre 2017-2027, hasta 42.000 millones de libras en 2027 (5,9% del total). La inversión en viajes y turismo en 2016 fue de 15.600 millones, o el 4,9% de las inversiones totales. Debería aumentar en un 10% en 2017, y en un 2,7% anual en los próximos diez años hasta los 20.600 millones de libras en 2027 (4,7% del total).

Fuentes: “UK Tourist Statistics 2017”, Tourism Alliance; (mayo 2017) “Travel & Tourism. Economic Impact 2018. United Kingdom”, World Travel & Tourism Council, (marzo 2018).

La economía digital es un sector prioritario para Reino Unido. Tras Irlanda, Reino Unido es el segundo país donde resulta más fácil abrir un negocio en Europa, además de ocupar el primer puesto en cuanto a facilidades de acceso al crédito, avalada por una sólida legislación de protección de las inversiones. Y en ello reside su principal atractivo, una protección a los inversionistas minoritarios que además podrán confiar en que la administración de sus participaciones es segura. Reino Unido continúa siendo el foco para el reclutamiento de capital humano con mayor competencia digital, empleando al 5% del total. Reino Unido se encuentra entre los tres primeros países del mundo en cuanto a capital total invertido en empresas de tecnología digital en 2018, detrás de EE. UU., China e India.

Las principales empresas del sector digital tienen presencia en la capital británica, como Amazon, Google, Facebook, Twitter, Apple o Microsoft. Es además sede de 17 de los llamados “unicornios” en el entorno emprededor, que representan el 6% de los unicornios totales a nivel global (empresas valoradas en más de 1.000 millones de dólares USA). El informe, “Titans of Tech: European Tech Comes of Age”, publicado por GP Bullhound, el banco de inversión especializado en el sector tecnológico, revela que de los 14 unicornios surgidos en 2017 seis son del Reino Unido, con una valoración agregada de 12.400 millones de dólares. Entre ellos están Revolut, Blueprism, y Speechmatics.

Londres encabeza el ranking de ciudades europeas en número de startups seguida de Berlín, París, Amsterdam, Barcelona y Madrid. En los últimos 5 años se han creado una media de 7.682 nuevas startups al año, casi 1 cada hora. Londres es líder en sectores como fintech, medtech (tecnología médica), adtech (publicidad y marketing Digital) o edutech (tecnología educativa) y cuenta con universidades que son fuente de talento e innovación: Imperial College, Kings College, UCL o la London School of Economics, entre otras.

Estructura empresarial

Atendiendo a la composición de la población empresarial, el sector privado británico está formado por empresas de propietarios individuales o autónomos y Pymes. Estas últimas suponen el 99,9% de la población empresarial británica.

Según los últimos datos disponibles referidos a marzo de 2018, Reino Unido contaba con 2,67 millones de empresas activas (registradas a efectos de IVA y/o imposición fiscal PAYE (Pay As You Earn), sin cambios respecto al mismo período del año anterior.

Por lo que respecta a las empresas unipersonales, sin asalariados, su número viene disminuyendo desde el año 2000 en torno a un 25%. El motivo de esta caída, según apunta el BEIS (Department for Business, Energy & Industrial Strategy) se debe al crecimiento del autoempleo en las empresas de nueva creación ligadas al boom o necesidad de emprendimiento registrada tras el final de la crisis.
Por lo que respecta a las Pymes, en 2018 existian 5,7 millones de pymes en Reino Unido, lo que supone más del 99% del tejido empresarial británico. En el tejido empresarial británico la presencia de empresas muy jóvenes es relevante en el tramo de microempresas (0-9 empleados). En Reino Unido había 5,4 millones de microempresas activas, un 96% del total, en 2018. No obstante, este tipo de estructura empresarial solo representa el 33% del empleo y el 21% de la facturación.

Si nos centramos en las grandes empresas, en 2018 Reino Unido contaba con 8.000 grandes empresas, con más de 250 empleados, que representan el 0,1% del total, con el 40% del total del empleo y el 48% de la facturación.

Por sectores, las empresas del sector de las manufacturas representaron el 5% de las empresas, el 10% del empleo y el 14% de la facturación. Las empresas en el sector servicios suponen el 79% del empleo y el 72% de la facturación total. El sector minorista solo representa el 19% del empleo y el 34% de toda la facturación en 2018. Las empresas del sector de la construcción representaron el 17% de todas las empresas, pero solo el 8% del empleo y el 8% de la facturación. Un gran número de trabajadores de la construcción son trabajadores por cuenta propia, lo que aumenta el número de empresas, pero no el número de empleados en el sector.

De acuerdo con la información que publica la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), el número de empresas y corporaciones públicas continúa creciendo y representa ya el 71,4% del tejido empresarial británico.

Por actividades, el sector empresarial que más destaca en la estructura de la población de empresas británicas es el de las actividades profesionales especializadas, científicas y técnicas que supone, en la actualidad, el 17,9% de las empresas activas registradas en Reino Unido frente al 18% en 2016.

Por concentración geográfica en ciudades, Londres tiene el mayor número de empresas activas registradas a efectos de IVA y/o imposición fiscal PAYE (Pay As You Earn) y también es la ciudad que ha experimentado el mayor crecimiento de empresas activas, el 19% en marzo de 2018 desde el 18,9% en igual período de 2017.

Si se lleva a cabo una comparativa entre regiones, el sudeste de Inglaterra con el 15,2% del total es la región que cuenta con el mayor número de empresas.

Fuente: “UK business; activity, size and location: 2018”, Statistical Bulletin, ONS (03.10.18)

Al igual que en España, el Gobierno ha puesto en marcha programas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas. Si bien, la mayoría de estos programas tienden a tener una vigencia limitada. La mayoría de los programas gubernamentales de ayuda suelen identificarse a través de la web del gobierno https://www.gov.uk/, que a menudo se refieren a sectores específicos y la mayoría organizados por regiones o áreas geográficas. Por ejemplo, áreas con una gran demanda de construcción en la región del noroeste de Inglaterra, empresas de capital de desarrollo (inversiones de capital) en Gales o seguimiento de fondos de innovación en Escocia.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex