Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Hong Kong es, sobre todo, una economía de servicios ligada al comercio y las finanzas. Al no disponer de recursos naturales básicos, Hong Kong es completamente dependiente del exterior en cuanto a materias primas, alimentos, combustible y casi cualquier otra manufactura.

Hong Kong, de la misma forma que Singapur, Taiwán y Corea del Sur, empezó su desarrollo como centro manufacturero intensivo en mano de obra de bajo coste. No obstante, mientras Singapur, Taiwán y Corea del Sur acabaron desarrollando una industria de alta tecnología, Hong Kong se convirtió en una economía de servicios, en particular, aunque no solo, para empresas con negocios en China continental. En este sentido, la estructura de la oferta de Hong Kong se cimenta en su práctica totalidad en los sectores de servicios financieros, logísticos, inmobiliarios, distribución comercial (de todo tipo de bienes, especialmente electrónicos y de lujo), hostelería (hoteles y restaurantes), seguros y servicios legales. Una parte de la oferta, aunque limitada (a coste de producción, que no a precio de mercado), lo constituye la construcción, tanto residencial como comercial.

La economía de Hong Kong debe ser vista dentro del marco de la economía china, ya que la actividad fabril de las empresas de Hong Kong se realiza fundamentalmente en la provincia china de Guangdong, mientras Hong Kong actúa de puerta de entrada y salida de las mercancías y capitales que circulan entre China y el resto del mundo.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

El sistema de precios se encuentra liberalizado para la mayor parte de mercados de bienes y servicios. Las excepciones se dan en determinados bienes o suministros, como la electricidad, el transporte público o el gas natural.

Existe una completa libertad de abastecimiento por orígenes y Hong Kong no tiene aranceles para ningún producto (salvo para alcohol, tabaco e hidrocarburos) con independencia de su procedencia geográfica, ni hay tampoco impuesto sobre el valor añadido.

En general, existe libertad de entrada y salida en los mercados de bienes y servicios, lo que impulsa la competencia. Sin embargo, la existencia de grandes conglomerados con presencia en múltiples sectores, provoca la existencia de oligopolios en determinadas industrias; la distribución minorista (supermercados) en un ejemplo claro de duopolio, con dos grupos dominando más del 60% de la cuota de mercado.

En 2012 el Gobierno aprobó una Ley de Competencia que ha entrado en funcionamiento el 14 de diciembre de 2015. En estos últimos tres años, se han creado:

  1. Una Comisión de Competencia: responsable de llevar a cabo las investigaciones, procedimientos y de decidir acerca de la aplicabilidad de exenciones y exclusiones.
  2. Un Tribunal de Competencia: cuya función principal será decidir si se ha producido un incumplimiento de la Ley y proceder a su enjuiciamiento.

Sin embargo, la ley ha sido muy criticada por laxa y permisiva con los grandes conglomerados. Entre otras cosas, se ha criticado recientemente que la ley no engloba a la Bolsa de Hong Kong (HKEX) ni a cerca de 575 organismos relacionados con la misma. Los mismos están cubiertos por leyes generales pero no por normas específicas que regulen la fijación de precios, la manipulación de licitaciones o cuotas de mercado, etc.

Puede señalarse, como conclusión, que Hong Kong es una economía muy competitiva, pero con competencia insuficiente en algunos sectores.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Vía aérea 

El aeropuerto internacional de Hong Kong (Chek Lap Kok), que entró en funcionamiento el 6 de julio de 1998, comenzó su andadura con una capacidad de manipulación de mercancías de 3 millones de toneladas y con capacidad para transportar a 35 millones de pasajeros al año. En 2018, más de 53 millones de pasajeros y más de 5 millones de toneladas de mercancías han pasado por el mismo. Está conectado con más de 220 aeropuertos, incluyendo 50 en China continental. Además, alrededor de 1.100 vuelos diarios son efectuados por más de 100 aerolíneas diferentes. Además, año tras año, el aeropuerto de Chek Lap Kok encabeza la lista de mejores aeropuertos del mundo.

Con respecto al transporte de pasajeros, Hong Kong tiene una amplia red de conexiones aéreas con China y la zona Asia-Pacífico.

Vía terrestre

El transporte interno en el territorio es bueno y asequible. Cuenta con un excelente sistema de metro (MTR), varias compañías de autobuses (New World First Bus, KMB y Citybus) que cubren cerca de 600 rutas, minibuses (Public Light Bus), tranvías y ferries. Es conveniente llevar monedas sueltas o usar la tarjeta magnética Octopus, pues no se da cambio.

La densidad de vehículos en Hong Kong con respecto al número de kilómetros de carretera es una de las más elevadas del mundo, con 784.000 automóviles a finales de 2018 en 2.107 km de carreteras y vías públicas (esto supone una densidad de 370 vehículos por kilómetro). El alquiler de vehículos no es aconsejable (además de que se conduce por la izquierda existe un serio problema de aparcamiento), ya que tampoco se puede entrar con ellos en China. Sin embargo, en Hong Kong encontrará representantes de las más importantes agencias mundiales de alquiler de vehículos.

El taxi es barato (24 HKD o cerca de tres euros la bajada de bandera), y el servicio cuenta con 18.138 vehículos: 15.250 de servicio urbano (de color rojo), 2.838 para cubrir el servicio en Nuevos Territorios (de color verde) y 75 en la isla de Lantau (de color azul). Son ampliamente utilizados en zonas urbanas, pueden llevar hasta cinco pasajeros y si bien la mayoría de los conductores de servicio urbano comprenden el inglés, es aconsejable llevar la dirección escrita en chino si el destino no es algún lugar conocido. Hay zonas en las calles marcadas con dos líneas amarillas junto al bordillo donde no pueden parar (la mayoría en los ejes principales de la ciudad).

Existen numerosas conexiones con China por tren y bus, incluyendo varios trenes y buses diarios y directos a Cantón (Guangzhou) que está a dos horas en tren. La estación de tren está en Hung Hom, en Kowloon, mientras que existen varias paradas de bus para llegar a Shenzhen y Cantón. Para consultar los horarios de trenes directos desde Hong Kong a Cantón y resto de China, visite la página www.it3.mtr.com.hk/b2c. Una vez realizado el proceso de registro, es posible realizar la compra de billetes a través de la web. Adquiridos los billetes y recibida la confirmación de reserva, es necesario acudir a uno de los centros que se facilitan para la impresión de los mismos. Para más información acerca de la localización de estos centros acudir a www.it3.mtr.com.hk/B2C/frmAgents.asp?strLang=Eng. 

Vía marítima

Para el transporte de pasajeros a China, numerosos hidrofoils y overcrafts salen varias veces al día hacia puertos de la provincia de Guangdong como Dongguan, Zhongshan, Macao, Zhuhai y otras localidades desde el Hong Kong-China Ferry Terminal en el Hong Kong China Center de Tsim Sha Tsui (Kowloon), o desde el Macau Ferry Terminal en el Shun Tak Centre de Central. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

El mercado de trabajo se encuentra profundamente desregulado y liberalizado si se compara con estándares europeos. Existe despido libre, y el marco general puede modificarse (con excepciones) por acuerdo entre las partes. Este marco provoca que los ajustes en el mercado de trabajo sean muy rápidos como en las fases de recuperación. También da lugar a casos de precariedad, al conceder gran libertad al empleador, aunque por otro lado, puede considerarse que Hong Kong es una economía con pleno empleo.

Durante la crisis del 97 el desempleo aumentó hasta superar el 6% y a partir de entonces empezó a disminuir. Pero en 2003 durante la epidemia de SARS llegó a ser del 8,7%.

En los últimos años se ha venido observando un descenso del paro, que se sitúa en la actualidad - 2018 - en el 2,8%. 

La distribución por edades de la población ha cambiado considerablemente en los últimos años. En 1996 el 18,3% de la población tenía menos de 15 años, mientras que en 2018 la cifra fue del 12%. La proporción de personas mayores de 65 años ha subido del 10% en el 1996 al 17% en 2018 lo que denota un progresivo envejecimiento de la población. La población mayoritariamente se encuentra en la horquilla entre los 35 y 64 años en un 48%.

El total de la población empleada ascendió hasta las 3.872.900 personas en 2018.

Por sectores la población empleada se repartió de la siguiente manera: 

Sector 2018
Industria Manufacturera 2,4%
Construcción 8,9%
Importación-exportación, comercio mayorista, comercio minorista y hostelería 29,6%
Transporte y comunicaciones 11,0%
Servicios financieros, inmobiliarios y seguros 20,7%
Administración pública, servicios sociales y personales 27,0%
Otros 0,1%

Fuente:  Census and Statistics Department.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

El Gobierno de Hong Kong no publica datos sobre la distribución de la renta en el territorio, ni lo menciona en sus informes económicos. También se resiste a determinar un umbral de renta a partir del cual considerar a un individuo como "pobre".

No obstante, la agencia de inteligencia de EEUU (CIA) publica el índice de Gini para todos los países, incluido Hong Kong. Según los últimos datos disponibles (abril de 2019), Hong Kong tiene un índice de 53,9/100 (siendo 100 la mayor de las desigualdades), apareciendo en el puesto 9 (de entre 145 países, siendo la posición 1 la de mayor desigualdad y la 144 la menor), por debajo de Comoros y por encima de Guatemala. Según esta misma fuente, la renta per cápita estimada en paridad de poder adquisitivo ascendió a 61.400 USD en 2017.

Podemos concluir que Hong Kong es uno de los países con mayor renta per cápita del mundo pero también con una de las mayores disparidades en el reparto de la riqueza entre sus ciudadanos. De hecho, es uno de los territorios con mayor número de millonarios del mundo. Esta circunstancia ha empezado a ser reconocida por el Gobierno, que ha incluido la reducción de la brecha entre ricos y pobres en su agenda política. En la actualidad realiza transferencias asistenciales a determinados colectivos sin recursos.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Tanto desde el punto de vista de su contribución al PIB como del porcentaje de población empleada, la importancia relativa del sector primario (agricultura, pesca y minería) es insignificante, dadas las escasas dimensiones del territorio. La agricultura y la pesca contribuyen en menos de un 0,1% del PIB, y este porcentaje está decreciendo paulatinamente. De hecho toda la agricultura de Hong Kong se reduce a 900 hectáreas donde se cultivan principalmente flores y verduras de hoja. Recientemente, la administración de Hong Kong ha destinado 80 hectáreas al desarrollo de actividades agrícolas en la zona de Kwu Tung South (Nuevos Territorios), en un intento no solo por incrementar la producción agrícola de la región sino también por cubrir la demanda de productos ecológicos cultivados en suelo local.

También se produce algo de ave de corral y cerdo. La piscicultura es relevante para el consumo interno. Hong Kong tiene una dependencia casi total del exterior en cuanto al abastecimiento de productos alimenticios, siendo China el principal suministrador de productos perecederos.

En cuanto a la minería, que en las estadísticas de Hong Kong aparece dentro de la industria, su contribución al PIB es de apenas el 0,01%, en forma de algunas canteras marginales. Hong Kong carece de recursos energéticos propios.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

La industria manufacturera 

El desarrollo de la industria manufacturera ha estado en gran medida condicionado por la ausencia de recursos naturales, un mercado relativamente pequeño y escasez de suelo industrial. En consecuencia, la actividad manufacturera se ha concentrado en la industria ligera que opera en edificios de varias alturas. 

Hasta 1990 el sector industrial era el mayor empleador del territorio. El porcentaje de empleo absorbido por la industria manufacturera ha pasado del 46,0% en 1980 al 29,5% en 1990 y al 2,4% en 2018. El número de establecimientos alcanzó su zénit en 1988 (50.606). El peso de la industria manufacturera en el PIB, según datos de 2017 (último dato disponible) se sitúa en un 1,3%. 

Las industrias manufactureras de Hong Kong son básicamente (98,5%) pequeñas y medianas empresas. Debido al proceso de automatización y a la deslocalización de la industria en China, el tamaño medio de las empresas manufactureras es de menos de diez trabajadores, y el 83% tienen menos de 10 trabajadores. La estructura del sector industrial se caracteriza por el predominio de pequeños establecimientos que trabajan basándose en un extenso sistema de subcontratación. Ello permite rápidos cambios en la producción y aumenta la tradicional flexibilidad de la economía del territorio. 

Dados el alto coste del suelo en Hong Kong, la industria manufacturera ha ido eligiendo de forma creciente la R.P. China, especialmente la provincia vecina de Guangdong, para instalar sus líneas de producción. Desde 1993 más de 6.200 empresas manufactureras se han redefinido como compañías de comercialización por razones estadísticas ya que han trasladado sus centros productivos a China u otros países de la zona. Esta mayor presencia en el área Asia-Pacífico ha hecho de Hong Kong un centro logístico para estas compañías. Hong Kong se ha constituido en el centro de una red de conexiones con compañías chinas y con los 50 millones de chinos emigrados en el resto del mundo. 

La industria de Hong Kong localizada ahora en la región del Delta del río Perla es básicamente industria ligera. Destaca la producción de relojes, aparatos y componentes electrónicos, joyería y productos plásticos, aunque la industria textil y de confección continúa siendo la más importante. Pese a que las exportaciones domésticas están concentradas en algunos grupos de productos, los productores locales están intensificando sus esfuerzos para diversificar tanto sus productos como sus mercados y poder así hacer frente a la creciente competencia de otros países. 

Además de las industrias tradicionales han ido emergiendo nuevas industrias con un gran potencial. Es el caso de los fabricantes de equipos de telecomunicaciones y de las industrias de software como consecuencia de la creciente importancia de la tecnología de la información. 

Según datos del Trade Development Council, existen cerca de 230.000 empresas en China con aportación de capital hongkonés (aproximadamente un 48% del total de empresas de capital extranjero), de las cuales la mayoría son joint-ventures dedicadas a la manufactura o empresas manufactureras de total propiedad hongkonesa. Se estima que aproximadamente el 80-90% del tráfico de mercancías entre Hong Kong y China está relacionado con las actividades de procesamiento en China por parte de empresas de Hong Kong. Por otro lado del total de empresas manufactureras instaladas en el Delta del Rio Perla (400.000), cerca de 60.000 tienen capital hongkonés. 

El Gobierno de Hong Kong está llevando a cabo una política de incentivos de instalación de industrias que incorporen la más alta tecnología. Para ello ha desarrollado un parque científico y un segundo centro de tecnología industrial. También va a desarrollar una cuarta zona industrial y ha ofrecido ayuda financiera al sector privado para que estudie las perspectivas industriales de Hong Kong a largo plazo y determine las nuevas industrias más interesantes para Hong Kong. En 2004 finalizó la construcción de Cyberport, centrado en servicios multimedia.

 

La construcción 

El peso del sector de la construcción en el PIB de Hong Kong a finales de 2017 (último dato disponible) se situó en el 5,1%, y actualmente cuenta con un total de 195.483 empleados, especialmente inmigrantes de origen chino y otros países de Asia. En general se ha desarrollado bien, sin embargo en 2017 el valor bruto de construcciones en crecimiento, ha decrecido un 6% respecto al año anterior. No obstante, según el Consejo de la Construcción de Hong Kong, el gasto total en obras de construcción ha aumentado un 23,4% en el periodo 2013-2017. En el ejercicio 2017 (último dato disponible), el mercado de la construcción movió en Hong Kong unos 135.000 millones de HKD (unos 15.350 millones de euros), un 4,6% más que en el ejercicio anterior.  

Además de las obras públicas, el sector de la construcción con promoción privada tiene también una especial relevancia en el sector de la vivienda y oficinas. Debido a la elevada oferta actual de torres de oficinas en Hong Kong, se espera que decrezca el volumen de actividad. 

El sector de la construcción fue uno de los más afectados por la crisis asiática de 1997. Los altos tipos de interés y el creciente desempleo contrajeron la demanda de viviendas y por supuesto la demanda de oficinas y espacios productivos. Los precios de las viviendas nuevas cayeron un 50%, algo menos en vivienda usada.  

La mayoría de mercados objetivo de Hong Kong se encuentran en Asia, siendo China continental el principal de ellos. Además, bajo el suplemento X del Close Economic Partnership Arrangement, se permite a las empresas de Hong Kong proveer servicios de construcción e ingeniería en China continental, lo cual hará que este mercado gane incluso más importancia. 

En cuanto a los grandes proyectos de construcción anunciados por la administración local en 2007, varios de ellos se han completado ya mientras que otros siguen en fase de construcción. Entre las obras ya terminadas, destacan el puente Hong Kong-Zhuhai-Macao -el puente más largo del mundo, inaugurado en 2018 y que contó con un coste estimado de 2.740 millones de USD- y la línea de alta velocidad Guangzhou-Shenzhen-Hong Kong Express Rail Link (XRL), la primera conexión ferroviaria que une el territorio de Hong Kong con la red de alta velocidad de China continental, inaugurada en septiembre de 2018 y con un coste estimado de 8.050 millones de USD.   

 

Proyecto Descripción Coste estimado (millones USD) Fecha de inicio
The Shatin to Central link (SCL) Línea ferroviaria para conectar el noreste de Nuevos territorios y la Isla. 10.300 2012
Tuen Mun Western Bypass y Tuen Mun Chek Lap Kok Link Conectar Deep Bay en Shenzhen, el noroeste de Nuevos Territorios y el Aeropuerto. 6.030 2013
Cooperación aeropuertos de Hong Kong y Shenzhen Línea de tren que conecte los dos aeropuertos. n.d. n.d.
Desarrollo conjunto Hong Kong-Shenzhen de Lok Ma Chau Loop Los gobiernos de Hong Kong y Shenzhen llevan trabajando conjuntamente desde 2008 en la planificación de una nueva metrópolis situada entre las dos ciudades que contará con miles de viviendas y una exposición. n.d. n.d. (*)
West Kowloon Cultural District Desarrollo del Distrito Cultural Kowloon Oeste para proporcionar una plataforma para mejorar la educación artística y el intercambio cultural. Por encima de 6.000 2013
Kai Tak Developement Plan Desarrollar una zona para uso comercial, residencial, turístico y recreativo, en el área del ex aeropuerto de Hong Kong y sus zonas adyacentes. Por encima 16.700 2009
Desarrollo de nuevas áreas en Nuevos Territorios (NDA) Desarrollar viviendas, empleos e industrias de alto valor añadido y no contaminante en Nuevos Territorios para intentar paliar los problemas de vivienda en Hong Kong. n.d. n.d. (*)

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El rápido crecimiento del comercio exterior, su situación estratégica en relación a China y a la región de Asia-Pacífico en su conjunto, la excelente red de comunicaciones y las eficientes infraestructuras, han contribuido a configurar Hong Kong como un centro comercial, financiero y de servicios para toda el área. Se puede afirmar que hoy Hong Kong es un territorio cuya actividad predominante son los servicios. La importancia del sector servicios en el PIB ha sido creciente pasando del 74% en 1992 al 92,4% en 2017 (último dato disponible). 

Los mayores componentes del sector servicios son el subsector del comercio (21,5% del PIB) y el subsector de seguros y servicios financieros (18,9% del PIB). 

Con un 92,4% del PIB procedente del sector servicios, la política del Gobierno de Hong Kong, tanto a través de la creación de nuevas infraestructuras (aeropuerto, puertos de contenedores, etc.) como a través de las anteriores iniciativas trata de potenciar a Hong Kong como el principal centro de servicios comerciales/logísticos y financieros del área, en fuerte competencia con Singapur y con otras ciudades del sur de China.

Volver a índice de Estructura de la oferta