Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

 Irlanda tiene un extensión de 70.270 kilómetros cuadrados y una frontera terrestre con el Reino Unido (Irlanda del Norte) de 443 kilómetros. Su línea costera llega a casi 1500 kilómetros. Su población, a finales de 2020, se acercaba a los 5 millones de habitantes. El sector primario representaba en 2019 el 1% del Valor añadido bruto (VAB) de la economía irlandesa (datos de la Oficina Central Irlandesas,CSO). Empleaba a un 4,5% de la población activa (población activa total de aproximadamente  2,36 millones de personas en 2019).

El sector industrial representaba el 35% del VAB total, empleando al 12,2% de la población activa. Es un sector con una alta productividad media porque incluye la producción de sub-sectores muy intensivos en tecnología, como la industria farmacéutica, de producción de equipamiento médico y productos químicos.. En 2019 absorbía en 14% de los salarios pagados en la economía, con un sueldo medio bruto mensual de casi 4,000 euros. En este sector se aprecia, como en ningún otro, la dualidad de la economía irlandesa. Las empresas de capital extranjero son más grandes, más productivas, exportan más, invierten más en investigación y desarrollo, son capital intensivas. Las empresas manufactureras autóctonas son más tradicionales y menos avanzadas tecnológicamente, con una productividad y unos salarios muy inferiores. Según estudios de la OCDE, esta segmentación del sector manufacturero irlandés se caracteriza también por una falta de efectos desbordamiento (spill over effects) del sector de empresas multinacionales sobre las industrias autóctonas

En 2020, y debido a la pandemia del covid-19, el sector manufacturero farmacéutico ha seguido incrementando su producción y exportaciones, siendo responsable del crecimiento positivo de la economía irlandesa, en un año de recesión para la gran mayoría de los países del mundo. Ya en  2019 el sector farmacéutico suponía el 40% del total de la facturación industrial, experimentado un incremento del 3,4% respecto a la cifra de 2018. La industria manufacturera alimentaria, en segundo lugar, disminuyó a un 17,1% y el sector de los productos químicos aumentó su peso a un 15,9% en 2019. El sector de la informática y la electrónica disminuyó su contribución a la facturación total del sector desde un 9,3% en 2018 a un 8,2% en 2019. El el sector farma-químico es uno de los grandes puntales de la economía irlandesa. Las diez principales empresas farmacéuticas mundiales tienen presencia en Irlanda. El país exportó en 2014 medicinas valoradas en 64.000 millones de euros y pasó a convertirse en el principal exportador neto de productos farmacéuticos en la UE. En 2018, las exportaciones fueron de 93.103 millones de euros, representando un incremento del 8,56% respecto a 2018 (Goods Exports and Imports December 2019, CSO Ireland, febrero 2020). El sector farmacéutico en el país se ha diversificado y cuenta con centros dedicados a la producción de todas las fases del producto, desde centros de procesamiento y terminado de producto a centros de investigación y desarrollo. Este sector se caracteriza por una alta colaboración y cooperación entre multinacionales y empresas locales irlandesas, respaldadas por Enterprise Ireland. 

El sector de la construcción, que estuvo sumido en una profunda crisis desde que en 2007 alcanzara su punto más alto aportando el 11% del VAB y empleando a 270.000 personas, se encontraba en una  senda de recuperación tras seis años de crecimiento, con un tamaño de mercado de 11.192 millones de euros en 2017 y una estimación de crecimiento del sector para 2022 hasta alcanzar los 22.756 millones de euros (Focus on Construction 2020, Department of Business, Enterprise and Innovation of Ireland, agosto 2020). En 2019 el sector suponía el 3,0% del VAB total y empleaba al 6,2% de la población activa. El vaño de los salarios pagados por el sector ascendía al 4% del total con unos sueldos de 3.500 euros al mes de media.

El sector terciario es el más importante en términos de empresas activas e incluye una amplia gama de actividades. El subsector de distribución, transportes, hoteles y restaurantes es el más importante cuantitativamente ya que emplea al 25,4%. sin embargo, solo el 11% de total de la masa salarial va a este sector. con unos salarios medios de algo más de 2.500 euros, el más bajo de todos los sectores (el salario mínimo en Irlanda es de aproximadamente 1.600 euros al mes). Es un sector típicamente local, frente al de la industria manufacturera o de servicios tecnológicos, con predominio de capital extranjero. Se estima por IDA Ireland, que es la agencia de  promoción de la inversión directa extranjera en Irlanda, que un 8% del empleo del sector está relacionado con servicios domésticos que el sector de empresas extranjeras demanda, es decir, que son puestos de trabajo indirectos por estas empresas (los empleados directamente por empresas de capital extranjero se estiman en 250 mil personas, muchas de ellas también de nacionalidad extranjera).

El sector financiero en Irlanda es también dual. Está compuesto de empresas autóctonas junto a un muy importante grupo de empresas financieras de capital extranjero, que atienden a clientes muy diferenciados. Todas las empresas financieras de banca, seguros y servicios de inversión establecidas en Irlanda se benefician de las oportunidades que ofrece el pasaporte de la UE, que proporciona un acceso directo al mercado financiero único, de hecho son parte de ese mercado. Tras el Brexit, han sido varias las empresas que han decidido trasladar su sede a Irlanda, o incrementado la oferta de empleos en Irlanda como  es el caso de Bank of America, CITI Bank, Barclays, Barings, Morgan Stanley, Goldman Sachs, J.P.Morgan, etc.(empresas citadas en el documento Ireland: Risks reduced as  economy look to recovery 2021 de la National Treasury Management Agency, Enro 2021). En total 17 de los 20 principales bancos a nivel mundial tienen presencia en el país (Why Ireland for Banking? 2020, IDA Ireland, febrero 2020). Existen dos segmentos claramente diferenciados: los bancos comerciales locales, que fueron severamente afectados por la crisis financiera, lo que llevó al gobierno irlandés a nacionalizar total o parcialmente buena parte de las instituciones y a reestructurar algunas de ellas. El sector ha experimentado una notable mejoría desde entonces. Por otra parte los bancos y otras empresas de s servicios financieros del International Financial Services Centre de Dublín, que  actúa como ciudad financiera, con más de 500 empresas internacionales. Según la CSO el sector financiero suponía el 4,5% del empleo total, originando el 6% del VAB total. El salario medio del sector alcanzaba los 5.000 euros mensuales y suponía el 8% del valor de los salarios totales de la economía.

El sector de los servicios tecnológicos de comunicación e información (TICs) origina el 15% del VAB total y emplea al 5,4% de la población activa. El sector está dominado prácticamente en su totalidad por el capital y el empleo extranjero. Los salarios medios mensuales de este sector son parecidos a los del sector financiero, 5.000 euros al mes. Desde 2015, sobre todo, se han establecido en Irlanda importantes empresas tecnológicas, Google, Amazon, Facebook, etc., y Dublín es el centro europeo más importante de los proveedores de las tecnologías de la información y la comunicación. En 2020 no han notado la crisis de la pandemia covid-19, el empleo se ha mantenido y las exportaciones se han incrementado de forma notable.

Cabe destacar la importancia de otras actividades de empresas multinacionales como las del leasing aeronáutico, que empleó directamente a 1.700 personas en 2018 (Taking flight – 2018, PWC, enero 2018) y gestiona activos por valor de más de 140.100 millones de euros (Aircraft Leasing in Ireland 2018, CSO Ireland, abril 2020) 14 de las 15 principales empresas dedicadas al leasing de este tipo de bienes ha elegido el país

El sector de los servicios profesionales con el 10,8% del empleo total y el 11% del VAB, está formado, de nuevo por empresas extranjeras, casi la totalidad de las grandes consultoras operan desde Irlanda, y las empresas autóctonas de servicios legales, contabilidad, auditoría, etc. Los salarios medios del sector alcanzan los 3.500 euros mensuales. Por último, el sector público supone el 25,6% de los empleados de la economía contribuyendo con un 10% al VAB total. El salario medio en este sector supera los 3.500 euros  y su masa salarial supone el 28% del total.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

Las variaciones anuales del índice de precios al consumo armonizado se mantiene cercano al cero por ciento, como en otros países de la zona euro. Las tasas de variación de los precios de los componentes del PIB (del deflactor del PIB), son más elevadas. Finalmente, los precios mayoristas o al por mayor (whole sale prices) muestran variaciones aún mayores, pero de signo negativo. Los precios al por mayor indican los precios de compra de productos directamente a las empresas por otras empresas, en grandes cantidades; son los precios recibidos por los productores en sus ventas desde fábrica. Este índice es utilizado en Irlanda, sobre todo, para medir la evolución de los precios  de productos inputs del sector de la construcción.

VARIACIÓN PRECIOS AL CONSUMO, DEFLACTOR PIB Y PRECIOS MAYORISTA.

Año 2015 2016 2017 2018 2019 2020
%variac. anual IPC -0,3 0,0 0,4 0,5 0,9 -0,3 est.
%variac. deflactor Pib +7,6 1,0 1,6 0,3 3,1 0,6 est.
%variac.prec. mayorista  +3,6 1,3 -3,6 -9,9 -3,2 -12,4 sep.

Fuente: CSO, National Income and Expenditure (publicado 20-07-20). Para los precios al por mayor (mayorista): CSO Wholesale prices index (publicado 20-09-20).

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

La mejora considerable en las finanzas públicas ha permitido al Gobierno irlandés aumentar el nivel de gasto durante los últimos años en infraestructuras esenciales, de forma sostenible y con un diseño y enfoque a largo plazo. A tal efecto, el Gobierno presentó en 2015 el “Capital Plan”, un nuevo marco de inversión en infraestructuras de 42.000 millones de euros para el período 2016-2021. En junio de 2018, el gobierno presentó bajo el plan “Project Ireland 2040” el programa Linking people and places, que comprende cerca de 25.000 millones de euros para la inversión en transporte, turismo e infraestructuras en los próximos 10 años. Del total, 8.600 millones se dedicarán a la inversión en transporte público, 6.600 millones para mejorar la red de carreteras nacionales y 4.800 millones de euros en aeropuertos y puertos internacionales. Además, el Gobierno de Irlanda como parte de la estrategia para llevar a cabo el Proyecto Irlanda 2040 se incluye la revisión de la forma en la que el Gobierno procura los nuevos proyectos.

Carreteras: Actualmente, la Transport Infrastructure Ireland (TII) es la encargada de llevar a cabo esas funciones, tras la fusión entre la Railway Procurement Agency (RPA) y la NRA.La red de carreteras sigue siendo el principal medio para la comunicación interna de Irlanda. En el caso de los puentes, el Eirspan Bridge Management System establece un programa de mantenimiento y evaluación continua de los mismos en las carreteras secundarias.La red de carreteras nacional ha crecido hasta alcanzar los 5.332 kilómetros construidos (National Roads Network Indicators 2018, TII, abril 2019), de los cuales 916 kilómetros son de autopistas, 320 mantenidos mediante PPP. La Transport Infrastructure Ireland mantiene las redes que suponen el 45% del transporte total por carretera del país. En cuanto a la red de carreteras nacionales primaria, supone aproximadamente el 50% del total de carreteras del país.El tráfico de mercancías por carretera mantiene una tendencia al alza sobre todo en los centros económicos próximos a los principales puertos. Durante 2017 se transportaron por carretera 12.400 millones de toneladas por kilómetro, un 7,5% más que el año anterior (Transport Omnibus 2019, CSO Ireland, octubre 2020).Entre los principales proyectos de carreteras dentro del Proyecto Irlanda 2040 destacan las obras de la N20 que conectan Cork con Limerick, las mejoras en la M50 y la construcción de la carretera de circunvalación de la ciudad de Galway.

Ferrocarriles:La red ferroviaria es radial, con centro en Dublín, y tiene escasa densidad. El Irish Rail (Iarnród Éireann), perteneciente a Córas Iompair Éireann (CIE, la corporación pública que se encarga de gestionar el grueso de las infraestructuras y transporte públicos), gestiona las comunicaciones por ferrocarril entre los principales centros urbanos y opera el puerto marítimo de Rosslare.Los últimos datos de 2019 cifran en más de 50 millones los pasajeros que utilizaron el ferrocarril (Transport Omnibus 2019, CSO Ireland, octubre 2019). Este dato supera al de 2018 en un 4,4%, y supone el segundo servicio de transporte público más utilizado (15,4%). La red ferroviaria muestra notables deficiencias, tanto por la escasa densidad de la red como en relación con su electrificación. La distribución de la población en el país no favorece el desarrollo de una amplia red ferroviaria y, en cambio, sí que fomenta el transporte por carretera.Desde 2004 está en funcionamiento un sistema híbrido de tranvía-cercanías denominado LUAS, que conecta los alrededores del sur y oeste de Dublín con el centro. Desde diciembre de 2017 se están llevando a cabo las obras de extensión de uno de los dos tramos del LUAS para unirlo con el otro. Ello conectará la zona noroeste de Dublín con la zona sur. Además, se empieza a replantear la posibilidad de retomar dos antiguos proyectos de nuevas líneas: LUAS Liberties y LUAS Lucan. Existe también un servicio suburbano (DART-Dublin Area Rapid Transit) bordeando la costa de Dublín, inaugurado en 1834.Entre los proyectos financiados por el Capital Plan lanzado por el gobierno para el periodo 2016-2021, se encuentra el proyecto del Metro Norte de Dublín, que se lleva posponiendo desde 2007. Se trata de una línea de 16,5 kilómetros que conectará el parque de St. Stephen’s Green con Swords a través del aeropuerto de Dublín. Se espera que las obras de construcción comiencen en 2021 y que la nueva línea de tren esté abierta a los pasajeros en 2026 o 2027.

Puertos:Los puertos irlandeses juegan un papel muy importante, ya que en torno al 90% del volumen del comercio exterior del país se gestiona por transporte marítimo. Según los últimos datos disponibles relativos a 2019, en los puertos se movieron 4,25 millones de pasajeros y el volumen de mercancías a granel fue de 28,8 millones de toneladas, un 8% menos que en 2018. El valor de las mercancías importadas disminuyó un 3% respecto a 2018 y el valor de las mercancías exportadas aumentó un 1%, resultando en un récord de superávit comercial de 63.000 millones de euros (Irish Maritime Transport Economist 2019, IMDO, mayo 2020). En 2019, el puerto de Shannon Foynes en Limerick fue el líder en transporte de mercancía a granel (33%). En relación con el tráfico de líquidos, el puerto de Cork lideró las estadísticas (42%). Por su parte, el puerto de Dublín obtuvo el primer puesto en el tráfico Lift-On/ Lift-Off y Roll-On/ Roll-Off. Dublín también fue líder en el transporte de personas con un 42%, seguido por Belfast (33%) y Rosslare (14%).Gran Bretaña e Irlanda del Norte siguen siendo las principales áreas de intercambio con los puertos de Irlanda, y supusieron el 40% del total de intercambio de mercancías en 2019 (Statistics of Port Traffic 2019, CSO Ireland, mayo 2020). El resto de los países de la Unión Europea acumularon el 36,6% del tráfico comercial, mientras que otros puertos no europeos supusieron el 14,8% de los movimientos.

Las rutas entre Dublín y tres puertos del Reino Unido - Holyhead, Liverpool y Milford Haven- han sido las más transitadas en cuanto a la importación de mercancías en 2019. Las rutas Dublín-Liverpool y Dublín-Holyhead fueron también las más transitadas en términos de bienes exportados.Entre las empresas que enlazan la isla con Gran Bretaña y Europa las más destacadas son P&O Irish Sea, Irish Ferries, Stena Line, Brittany Ferries y Swansea Cork Ferries. El Puerto de Dublín tiene un servicio regular de ferry a Cherbourg, Francia. En febrero de 2020, Brittany Ferries sustituyó la ruta que conectaba España con Irlanda a través de los puertos de Santander y Cork, por una nueva ruta Bilbao-Rosslare.Según los últimos datos, correspondientes al año 2019, de toda la mercancía traficada, el 51,4% corresponde a mercancía a granel (tanto líquida como seca), el 30,4% a mercancía rodada (Roll-On/ Roll-Off) y el 15% en buques de carga izada (Lift On/Lift-Off). El resto corresponde a mercancía llegada en contenedores y descargada mediante grúas.El puerto de Dublín, dirigido por Dublin Port Company (DPC), se encuentra en la segunda fase del macroproyecto de desarrollo “Port’s Masterplan 2040”. Esta fase, denominada MP2 Project, se estima que dure 15 años y suponga un coste de 320 millones de euros. Las obras se centrarán en la realización de trabajos de desarrollo en terrenos portuarios ya existentes, en la parte noreste de la zona portuaria.

Aeropuertos:Los tres principales aeropuertos de Irlanda son, por orden, Dublín, Cork y Shannon. En 2019 gestionaron el 96,4% del tráfico aéreo del país y en 2017 empleaban a 143.745 personas, 21.635 de forma directa (Ireland’s main airports: An economic profile, Oireachtas Library & Research Service, julio 2018).En 2019, más de 38 millones de pasajeros pasaron por los aeropuertos irlandeses, un aumento del 4,2% respecto al año anterior (Aviation Statistics Q4 and Year 2019 CSO Ireland, abril 2020). En total se operaron más de 273.000 vuelos comerciales. Dublín representó el 83,8% de los vuelos (229.143), mientras que Cork operó el 7,8% del total (21.442).Además de los aeropuertos internacionales (Dublín, Cork, Shannon y Knock), que ofrecen conexiones frecuentes fundamentalmente con Europa y Estados Unidos, Irlanda cuenta con otros aeropuertos (Kerry, Waterford, Sligo, Galway y Donegal) que ofrecen cobertura nacional. Las rutas más importantes desde los aeropuertos de Dublín y Cork son Londres-Heathrow y Londres-Gatwick. Los tres países más populares de origen / destino fueron el Reino Unido, EE. UU. y España, que conjuntamente supusieron el 57,3% del total de pasajeros. Con la pandemia covid-19 el tráfico aéreo se ha reducido drásticamente.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

La población activa a finales de septiembre de 2020 alcanzaba casi a 2,5 millones de personas, de un total de casi  5 millones de habitantes. La inmigración neta a Irlanda creció de manera muy intensa entre 2005 y 2008, con un pico de más de 100 mil inmigrantes netos en 2007. Junto con el crecimiento natural de la población, esta pasó de 4,04 millones en 2004 a 4,48 millones en 2008, un incremento del 10% en sólo cuatro años. Esos años correspondieron a una intensa expansión de la economía, y, como en España, Irlanda necesitó de una entrada importante de inmigrantes, recibiendo más de 310 mil inmigrantes netos, casi un 8% de la población de 2004. Por el contrario, a medida que la economía se deterioraba a partir de 2008, y se incrementaba la tasa de paro, la inmigración neta fue negativa entre 2010 y 2013 en 100 mil personas (fuente:CSO Population and Migration Estimates, publicado 20-09-2020).

La economía irlandesa estaba operando con pleno empleo a principios de 2020, después de una reducción continua de la tasa de paro desde el 15% en 2010, hasta por debajo del 5%. El gobierno estima una pérdida de 320 mil empleos efectivos en 2020 debido a la crisis económica de la pandemia Covid-19. Esto supone una tasa de paro media anual del 15,9% en 2020. El apoyo al empleo a través del esquema Temporary Wage Subsidy Scheme (TWSS) y otras medidas de apoyo a empleados, autónomos y empresas (con transferencias y reducciones impositivas) están evitando un registro masivo de desempleados. Parte de la financiación del TWSS la hace el gobierno a través del instrumento SURE de la Unión Europea (hasta 2,5 m.m. de euros), para mitigar el riesgo de desempleo masivo derivado de la crisis.

El mecanismo de subsidio a los salarios de los empleados destinado a los empleadores (Employment Wage Subsidy Scheme) entró en vigor el uno de septiembre pasado y continuaría hasta el 31 de marzo; el gobierno ha anunciado que, en su caso,  se  prorrogará hasta finales de 2021. Todo ello significa un apoyo presupuestario decidido a los empleados, a los autónomos y a las empresas pequeñas y medianas. Todas las personas beneficiadas por los esquemas de TWSS/EWSS, para que los empleadores no despidan, son considerados como empleados según las definiciones de empleo y desempleo de la Organización Internacional del  Trabajo (OIT). De la misma manera, muchos desempleados como consecuencia de la pandemia que reciben un subsidio del gobierno irlandés (Pandemic Unemployment Payment) no son considerados como desempleados por las definiciones de la OIT. De ahí que el FMI, en octubre 2020 o la Comisión Europea en noviembre 2020 estiman un porcentaje de desempleo para 2020 inferior al 6%.

Miles de personas 2018 3T 2019 3T 2020 3T
Población activa 2.417 2.455 2.470
-empleados 2.273 2.326 2.295
-desempleados 144 128 175
Tasa de paro % 6,0 % 5,4% 7,1%

Fuente:CSO, Labour Force Survey, Quarter 4, 2020 (publicado 25-02-21).

Los datos del cuadro anterior se basan en las definiciones de empleo, desempleo y tasa de paro de la OIT. La Oficina Central de Estadísticas (Central Statistical Office) estima, simultáneamente a partir del segundo trimestre de 2020, una tasa de paro que tiene en cuenta los efectos de apoyo al empleo mencionados, para afrontar la  pandemia Covid-19. El gobierno en su propuesta de presupuestos para 2021, de octubre 2020, la estimaba en el 15,9 %, para finales de 2020.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

En 2020 la CSO estima que el PIB de Irlanda habría alcanzado los 362 m.m. de euros; con una población que no llega a los 5 millones al finalizar 2020, su PIB per cápita habría alcanzado los 73.000 euros. Para 2019, la OCDE ofrece el dato de un PIB por habitante de 88.496 dólares USA para Irlanda, el segundo valor más alto de entre sus miembros, después de Luxemburgo y Suiza. Ahora bien, las propias autoridades irlandesas son conscientes de que estas estadísticas, ya sean en dólares o euros, sobreestiman el nivel de bienestar de la población irlandesa (véase el documento del Banco Central de Irlanda de febrero de 2021 de Patrick Honohan, "Is Ireland really the most prosperous country in Europe? ". En efecto, la renta nacional bruta (Gross National Income, GNI) mide mejor que el PIB el nivel de renta de la población irlandesa. Como se informa en el documento de la CSO, Measuring Ireland´s Progress 2018, último disponible, la RNB representaba en 2017/18 un 79,0% del PIB irlandés.Este porcentaje era del 86,6% en 2008 y del 84,4 % en 2013/14. Sin embargo, en países como España, y el resto de grandes países de la zona euro, el valor del PIB y la RNB, varía poco, incluso en el caso de los Países Bajos y Bélgica, o en Finlandia o Dinamarca, estos dos últimos con una población comparable, poniendo de manifiesto la desmesurada importancia de la exportación neta de bienes y servicios de las empresas multinacionales (EM) de capital extranjero en Irlanda.

 

Año 2020 2015 2016 2017 2018 2019
PIB per cápita 74.030 56.072 57.138 62.679 67.323 72.646

 Fuente: CSO Yearbook 2020, publicado octubre 2020, en euros.

El dato de 2020 se corresponde con una GNI* de 43.174 euros.A partir de 2015, el CSO y el Instituto de Investigación de Economía Internacional de Irlanda (ESRI) piensan que una medida aún mejor que la RNB (GNI) de la evolución de la economía nacional irlandesa, es lo que llaman la RNB modificada (GNI*), que tiene en cuenta las operaciones de las EM, sin repercusión sobre la economía real del país. Así, en el cálculo de la GNI* la CSO ajusta la GNI por el factor globalización-EM. Con este nueva magnitud macroeconómica, se obtiene un valor de la renta nacional aún más bajo, de manera que en 2008 la GNI* era un 84% del PIB, un 76% en el período 2013/14 y un 61% en 2017/18.


Así, mientras que el PIB por habitante de Irlanda se sitúa, segundo lugar después de Luxemburgo, en los últimos años, con datos de Eurostat Annual National Accounts, en términos de RNB modificada (GNI modificada) la renta per cápita de Irlanda ocupa el 9º puesto de la UE, con solo un 10/14% por encima de la media de la UE (España está un 10% por debajo) desde 2015 hasta hoy. En cualquier caso, la mejora de la producción y de la renta por habitante en Irlanda en los últimos años es incuestionable, con cualquier medida, ya que el crecimiento anual de la GNI*, no sólo del PIB, desde 2014 a hoy, ha sido el más alto de Europa, con una gran diferencia.


Por lo que se refiere a la distribución de la renta, el Gini Index, del Banco Mundial, tiene un valor medio para Irlanda, en los últimos años, de en torno a los 32, 5 puntos (32,8 en 2016, último dato). El valor medio de este índice es de 25 puntos en los países más equitativos y de 50 en los menos igualitarios. El ESRI, en un estudio reciente, estima que Irlanda ocupa el puesto 13º en Europa en equidad de distribución de la renta entre la población, después de impuestos y subsidios, mientras que ocuparía el primer puesto en desigualdad antes de impuestos y beneficios sociales. Concluye, pues, que el sistema fiscal irlandés es muy distributivo. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Aunque el peso del sector primario en la economía se reduce, este sigue siendo un sector clave. En la actualidad genera más de 164.400 empleos, lo que representa un 7,1% del empleo total (Annual Review and Outlook 2020, Department of Agriculture, Food and the Marine, julio 2020).  Esta cifra aumenta hasta un 10-14% en zonas fuera de la región Centro-Este y Dublín. 

La República de Irlanda cubre un área de 6,9 millones de hectáreas, de ellas 4,4 millones están destinadas a la agricultura y 730.000 ha. a la silvicultura, principalmente de bosques de coníferas. Cabría destacar que, por su carácter insular, Irlanda está en gran medida libre de enfermedades perjudiciales para el desarrollo forestal. El 81% del área agrícola está destinada a la producción de trigo, cebada, avena y heno.  En cuanto a los cultivos, destacan la producción de champiñones, patatas, verduras, frutas y bulbos.  En 2019, la producción agrícola bruta se valoró en 7.961 millones de euros (Output, Input and Income in Agriculture Final Estimate 2019, CSO Ireland, julio 2020), lo que supone un decremento del 3,1% respecto al año anterior. Las temperaturas suaves, gracias a la influencia de la corriente del Golfo, una pluviosidad adecuada y una baja densidad de población, permiten una ganadería extensiva, de forma que la cría de ganado domina la producción agraria. Según la publicación más reciente, el número de granjas en 2016 era de 137.500 y su tamaño medio 32,4 hectáreas (Farm Structure Survey 2016, CSO Ireland, mayo 2018).

Por lo que se refiere a la pesca, Irlanda posee un gran potencial dada su condición insular, los 7.500 kilómetros de longitud de sus costas, así como los ríos Shannon y Erne y los lagos. El valor de las exportaciones irlandesas de pescado y marisco se estima que alcanzaron los 577 millones de euros en 2019, de las cuales el 55% tuvieron como destino Francia, España, Italia, Polonia y Alemania (Annual Review and Outlook 2020, Department of Agriculture, Food and the Marine, julio 2020). Dentro de los productos exportados destacan la caballa, el salmón (fresco o ahumado), los mejillones, el bacalao, el abadejo, la merluza. En cualquier caso, el consumo de pescado en Irlanda es reducido, comparado con el de otros países europeos. En 2019, la pesca generó más de 16.000 empleos y 1.216 millones de euros. En el informe mencionado, el Gobierno destaca el desafío sin precedentes que el Brexit supone sobre el sector en Europa, y, más concretamente, en Irlanda durante los próximos años.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector secundario comprende el sector industrial y el de la construcción. Dentro del sector industrial, el sector manufacturero está compuesto de manera predominante por empresas multinacionales de los sectores tecnológicos, farmacéutico y químico. Son tres sectores con una actividad exportadora-importadora muy intensa. Han resistido bien la recesión debida a la epidemia del covid-19 y no se verán muy afectados por el Brexit.

El sector industrial emplea alrededor de 301.200 personas, un 13,1% de la población activa en el tercer trimestre de 2020 (Labour Force Survey Q3 2020, CSO Ireland, noviembre 2020). En 2018, el número de empresas presentes en el sector fue de 76.329 (Business Demography 2018, CSO Ireland, julio 2020), ligeramente inferior al año anterior. En 2019, el valor de la producción industrial ascendió a 134.627 millones de euros (Irish Industrial Production by Sector 2019, CSO Ireland, julio 2020). En cuanto a la composición de este sector, en 2019, el sector farmacéutico suponía el 40% del total de la facturación industrial, experimentado un incremento del 3,4% respecto a la cifra de 2018. La industria manufacturera alimentaria, en segundo lugar, disminuyó a un 17,1% y el sector de los productos químicos aumentó su peso a un 15,9% en 2019. El sector de la informática y la electrónica disminuyó su contribución a la facturación total del sector desde un 9,3% en 2018 a un 8,2% en 2019.

Así, el sector farma-químico es uno de los grandes puntales de la economía irlandesa. Las diez principales empresas farmacéuticas mundiales tienen presencia en Irlanda. Se estima que en 2019 empleó a un total de 35.372 personas (Focus on Biopharmachem 2020, Department of Enterprise, Trade and Employment, agosto 2020). En 2019, las exportaciones fueron de 93.103 millones de euros, representando un incremento del 8,56% respecto a 2018 (Goods Exports and Imports December 2019, CSO Ireland, febrero 2020). El sector farmacéutico se ha diversificado y cuenta con centros dedicados a la producción de todas las fases del producto, desde centros de procesamiento y terminado de producto, a centros de investigación y desarrollo. Este sector se caracteriza por una gran colaboración y cooperación entre multinacionales y empresas locales irlandesas que incluye a más de 100 respaldadas por Enterprise Ireland. Estas empresas locales se caracterizan por un alto grado de innovación y consiguen competir a nivel internacional.

El sector de la tecnología es diverso e incluye actividades como la fabricación de dispositivos y componentes, la creación de aplicaciones para dispositivos inteligentes y el almacenamiento y análisis de los datos generados. En 2019 empleó a 156.307 personas y las exportaciones en 2018 tuvieron un valor de 142.100 millones de euros.El país cuenta con importantes centros tecnológicos, y es el centro europeo de las tecnologías de la información y la comunicación. La industria genera más de 37.000 puestos de trabajo y las exportaciones ascienden a 35.000 millones de euros anuales. El sector de tecnologías médicas abarca a los productores de dispositivos médicos y las tecnologías para el diagnóstico, la vigilancia o el tratamiento de enfermedades o afecciones médicas y empleó en 2019 a 36.845 personas. En 2018 el valor de las exportaciones ascendió a 10.200 millones de euros. El sector de ingeniería y suministro, que incluyen las actividades relacionadas con la fabricación, ingeniería y cadena de suministro para otros mercados, empleó en 2019 a un total de 48.596 personas y exportó bienes y servicios por un valor de 8.800 millones de euros en 2018.

En lo referente a la energía, Irlanda desarrolló en 2019 un plan denominado National Energy and Climate Plan con el fin de incorporar todas las políticas y medidas planificadas que se identificaron hasta final de ese mismo año y que, en conjunto, permitirían una reducción del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030. Esto supone una reducción anual de las emisiones del 7% durante el periodo comprendido entre 2021 y 2030 (National Energy and Climate Plan 2021-2030, Department of Communications, Climate Action & Environment, diciembre 2019). En cuanto a las fuentes de energía, en 2018 fueron las siguientes: 76,9% de combustibles fósiles (2,1% carbón, 57,3% petróleo, 15,8% gas natural, 1,6% turba), 18,9% de electricidad, 3,8% renovables. Entre estas fuentes de energía destaca el crecimiento en el uso de las renovables y del gas natural (146% y 42,3% más desde 2005, respectivamente). El consumo de energía en 2018 se distribuyó de la siguiente manera: 21,1% en la industria, 42,2% en el transporte, 22,6% en uso residencial, 12% en uso público/comercial y 2% en agricultura/pesca.

En cuanto al gas, Irlanda cuenta con una red de gasoductos que conectan las principales ciudades y se unen con la red escocesa, lo que permite las importaciones de gas del Mar del Norte. Dicha red está gestionada por Gas Networks Ireland, subsidiaria de la empresa semi-pública Ervia y está formada por 13.403 kilómetros, de los cuales dos líneas conectan la República de Irlanda con Escocia (el 93% del gas proviene de allí) y la Isla de Man, y una línea conecta con Irlanda del Norte. Durante el segundo trimestre de 2019, las principales compañías de gas por cuota de mercado eran Bord Gáis Energy (45,4%), Electric Ireland (19,8%) y Airtricity (13,5%), mientras que Energia fue la que más creció, con un incremento del 1,23% respecto al mismo periodo del año anterior (Electricity and Gas Retail Markets Report Q2 2019, CRU, noviembre 2019).

Con respecto al mercado de la electricidad, se encuentra desregulado y permite a las empresas la libre implantación de tarifas. En la actualidad existen trece compañías. Por cuota de mercado destacan Electric Ireland que distribuye electricidad al 52,8% de los consumidores, Bord Gáis Energy un 16,9% y SSE Airtricity un 11,7% (Electricity and Gas Retail Markets Report Q2 2019, CRU, noviembre 2019). El objetivo de Irlanda para el cumplimiento de la Directiva Europea sobre Renovables (2009/28/EC) está fijado en una participación del 16% de las energías renovables sobre el consumo final bruto para 2020. Aunque históricamente la energía hidroeléctrica ha sido el mayor contribuyente a las renovables en Irlanda, su peso ha disminuido a favor de la producción de electricidad a partir de energía eólica, que en 2018 representó el 55% de la contribución al objetivo de la Directiva, y la biomasa que contribuyó un 22%.

La minería es un sector pequeño, que emplea alrededor de 4.800 personas (Labour Force Survey LFS Time Series Q4 2019, CSO Ireland) y cuya facturación en 2019 fue de 596.954 euros (Irish Industrial Production by Sector 2019, CSO Ireland, julio 2020). Irlanda destacó en 2019 como cuarto mayor productor de zinc de la UE, gracias a las operaciones en la mina de la ciudad de Navan, la mayor mina subterránea de zinc de Europa.(Focus on Energy, Sustainability and Natural Resources 2020, Department of Enterprise, Trade and Employment , agosto 2020). Además, en 2018 fue el quinto productor de plomo de la UE (Production of Mineral Raw Materials of individual Countries, World Mining Data, 2020). En cuanto a la minería no metálica, destaca la explotación de canteras para producción de áridos y la extracción de caliza azul como piedra ornamental.

El sector de la construcción, que estuvo sumido en una profunda crisis desde que en 2007 alcanzara su punto más alto aportando el 11% del VAB y empleando a 270.000 personas, se encuentra en la senda de recuperación tras seis años de crecimiento, con un tamaño de mercado de 11.192 millones de euros en 2017 y una estimación de crecimiento del sector para 2022 a 22.756 millones de euros (Focus on Construction 2020, Department of Business, Enterprise and Innovation of Ireland, agosto 2020). En el tercer trimestre de 2019, el sector empleó directamente a 149.300 personas (Labour Force Survey Q3 2019, CSO Ireland, noviembre 2019), muy por debajo de la cifra de 236.000 en 2007.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Los servicios financieros internacionales y las tecnologías financieras emplearon en 2019 a un total de 33.320 personas. Este subsector incluye todos los servicios de la banca tradicional así como a los servicios fintech que combinan servicios financieros con tecnología. En 2018 el total de exportaciones fue de 3.480 millones de euros. Las instituciones reguladas establecidas en Irlanda se benefician de las oportunidades de pasaporte de la UE, que proporcionan un acceso reglamentario al sistema único de la UE. Tras el Brexit han sido varias las instituciones mundiales que han decidido trasladar su sede a Irlanda como es el caso de Bank of America y Barclays. En total 17 de los 20 principales bancos a nivel mundial tienen presencia en el país (Why Ireland for Banking? 2020, IDA Ireland, febrero 2020). Existen dos segmentos claramente diferenciados: Los bancos comerciales locales, que fueron severamente afectados por la crisis financiera, lo que llevó al gobierno a nacionalizar total o parcialmente buena parte de las instituciones y a reestructurar algunas de ellas. Ha experimentado, no obstante, una notable mejoría. Las empresas financieras ligadas a las multinacionales presentes en Irlanda, que no se ha visto castigada por la crisis irlandesa, ya que actúa globalmente. En este sentido, cabría señalar que el International Financial Services Centre de Dublín actúa como ciudad financiera, con más de 500 empresas internacionales, con más de 38.000 trabajadores (salario medio de 60.000 euros anuales) dedicados a servicios de banca, seguros, fondos de inversión, tesorería y leasing aeronáutico principalmente, que genera el 7,4% del PIB de la República y contribuye con 2.100 millones de euros a la Hacienda irlandesa. 

El mercado de las telecomunicaciones está liberalizado en Irlanda desde 2007 y cuenta con más de 30 proveedores de este servicio. El antiguo monopolista público Eircom ha ganado este año cuota de mercado respecto al año anterior (47,7% en el segundo trimestre de 2020). Otros operadores importantes son Vodafone, Virgin Media, Sky, BT y AT&T que acaparan un 37,1% de la industria. El resto de cuota de mercado, un 15,2% se reparte entre otros proveedores más pequeños (Irish Communications Market Q2 2020 Report, Commision for Communications Regulation, septiembre 2020). En junio de 2020 existían 6.738.457 suscripciones de telefonía móvil, lo que supone un incremento anual del 4,9%, en un país con 4.958.000 de habitantes. Por tanto, la ratio de penetración de la telefonía móvil era del 135,9%, incluyendo el acceso a banda ancha y M2M. El consumo medio mensual por usuario ha pasado de los 34€ en 2010 a los 20,6€ en 2020, debido no sólo a la crisis, sino también a la bajada de los precios de las operadoras y la existencia de planes combinados de teléfono fijo y banda ancha, entre otros factores (Mobile Statistics Q2 2020, Commission for Communications Regulation, septiembre 2020). Hay tres operadores de telefonía móvil tradicional: Vodafone, Three y Eircom (la compañía Three compró O2 a Telefónica). Vodafone Ireland Limited es la mayor empresa de telefonía móvil en Irlanda con un 38,4% de los usuarios irlandeses en el segundo trimestre de 2020. Three se posiciona como la segunda con una cuota del 35,3%. Eircom es la única operadora de capital irlandés en el mercado y la tercera compañía por cuota de mercado, que ha conseguido aumentar su cuota de mercado de un 15,9% en el segundo trimestre de 2019 a un 17,2% en 2020. Por otra parte, la irrupción de los operadores virtuales, con una cuota de mercado en 2020 del 9,2%, ha incrementado el número de empresas presentes en el mercado. El mayor operador virtual de Irlanda es Tesco Mobile, con un 6,2% de cuota. 

En relación con internet, en junio de 2020 había 1,812 millones de suscripciones a la red (Irish Communications Market Q2 2020 Report, Commision for Communications Regulation, septiembre 2020), esto es, un 3,6% más con respecto al año previo debido a la expansión, sobre todo, de líneas de fibra óptica, que aumentaron un 58,8% y suponían el 11,11% del total de banda ancha en el segundo trimestre de 2020. En 2019, el índice de penetración de Internet era del 92% (Digital News Report 2020, Reuters Institute, mayo 2020) y el de banda ancha un 84% (Household Internet Connectivity, CSO Ireland, octubre 2019). En este sentido, el Gobierno irlandés ha lanzado el programa National Broadband Plan, que contempla una inversión de 3.000 millones de euros durante los próximos 25 años con el objetivo de proporcionar cobertura de banda ancha de alta velocidad a todos los hogares, empresas y explotaciones agrícolas de Irlanda. En cuanto a la televisión, Radio Telefis Eireann (RTE) es el organismo encargado del servicio público de retransmisión audiovisual. Cuenta con tres cadenas de televisión: RTE1, RTE2 y TG4, esta última en gaélico. La principal cadena independiente es TV3. Desde 2012 se dejó de emitir señal en analógico, y en la actualidad la señal digital tiene una cobertura del 98% de la población. Casi todos los hogares tienen contratados servicios audiovisuales de pago, con canales internacionales, sobre todo estadounidenses y británicos. Existen dos formas de ver televisión de pago: por cable y por satélite. La principal compañía de televisión por cable es Virgin Media Ireland (antigua UPC). Por otro lado, el principal suministrador de televisión por satélite es Sky Ireland, subsidiaria de BSkyB. Con respecto a la prensa escrita, los principales periódicos de tirada diaria son The Irish Independent, The Irish Times, y The Irish Examiner. La venta física de periódicos ha caído un 11,1% respecto a 2018, mientras que el número de suscriptores digitales no ha fluctuado mucho durante el periodo de 2015 a 2019. En 2019, RTÉ News online fue la principal fuente de noticias online para los irlandeses. 

Cabe destacar la creciente importancia de otros sectores como el leasing aeronáutico, que empleó directamente a 1.700 personas en 2018 (Taking flight – 2018, PWC, enero 2018) y gestiona activos por valor de más de 140.100 millones de euros (Aircraft Leasing in Ireland 2018, CSO Ireland, abril 2020) 14 de las 15 principales empresas dedicadas al leasing de este tipo de bienes ha elegido el país para establecer su sede. Los servicios de transporte, distribución y logística de mercancías emplearon a 108.000 personas en 2019 y tuvieron un valor de exportaciones de 7.750 millones de euros en 2018.

Las empresas multinacionales tienen una gran importancia en la economía irlandesa, y esto se hace evidente en algunos de los principales sectores. Es el caso del sector farma-químico que exportó bienes por valor de 52.400 millones de euros en 2018, de los cuales 51.900 fueron exportaciones de compañías extranjeras o el sector de las tecnologías que exportó un total de 142.100 millones de euros, de los cuales tan solo 3.300 fueron a parar a empresas irlandesas. De igual manera, en estos dos sectores el número de empleados es mucho mayor en las empresas extranjeras que en las empresas nacionales. A continuación, se muestra un desglose de la contribución a la economía por parte de las empresas irlandesas y las extranjeras en los principales sectores:

Cuadro resumen de los principales sectores multinacionales Irlanda 

SECTORES Export.2018 % s/.total Empleo 2019* % s/.total
Farmaquímica
Todas las agencias €52.400 21,5% 35.372 1,50%
Compañías irlandesas €500 0,2% 3.877 0,16%
Compañías extranjeras €51.900 21,3% 31.495 1,33%
Productos de ingeniería y suministro 
Todas las agencias €8.800 3,6% 48.596 2,0%
Compañías irlandesas €2.500 1,0% 31.541 1,3%
Compañías extranjeras €6.300 2,6% 17.055 0,7%
Servicios financieros internacionales y tecnología financiera
Todas las agencias €3.480 1,43% 33.320 1,41%
Compañías irlandesas  €1.260 0,52% 4.555 0,19%
Compañías extranjeras €2.210 0,91% 28.765 1,22%
Tecnologías médicas
Todas las agencias €10.200 4,19% 36.845 1,56%
Compañías irlandesas €68.400 0,03%% 769 0,03%
Compañías extranjeras €10.100 4,16% 36.076 1,53%
Tecnología 
Todas las agencias €142.100 58,3% 156.307 6,6%
Compañías irlandesas €3.300 1,3% 39.105 1,7%
Compañías extranjeras €138.900 56,9% 117.202 4,9%

Datos en millones de euros. Fuente: Focus on Sectors 2020, Department of Business, Enterprise and Innovation, agosto 2020.

*Los datos de empleo del sector de tecnologías médicas corresponden al año 2018. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex