Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Sector primario

Agricultura

La agricultura en India es un sector estratégico desde el punto de vista político y social. A pesar de suponer solamente el 16% del PIB en 2016-2017, es el medio de vida de más del 58% de los hogares rurales y emplea al 47,1% de la población activa. La mayor parte de la producción se obtiene de la agricultura de subsistencia, menos de un tercio de toda la tierra de cultivo es de regadío y de acuerdo con las estimaciones disponible el 40% de la producción se pierde por falta de un sistema adecuado de comercialización. Otro problema grave es la escasez de agua de la que la agricultura es el principal uso.

El sector ganadero de India es uno de los más grandes del mundo, representa casi el 4,5% del PIB y con un peso muy importante en el comercio mundial de algunas carnes.

A pesar de los problemas, la agricultura es la tercera actividad económica que más contribuye al PIB después del sector manufacturero (17,8%) y el sector inmobiliario y de servicios profesionales (15,5%). El potencial para la inversión y el desarrollo del sector agroalimentario y las industrias asociadas es elevado. El Gobierno de la India ha puesto especial énfasis en los planes de modernización del sector y el incremento de la competitividad.  

Por último, la contribución de la minería al PIB no supero el 2% en 2017 aunque el Gobierno trata de promover el crecimiento del sector mediante la atracción de inversión extranjera directa.

India es el tercer mayor productor de carbón y el cuarto productor de hierro a nivel mundial. Tiene alrededor del 8% de los depósitos mundiales de mineral de hierro. Es el tercer mayor productor de acero crudo y tienes la séptima mayor reserva de bauxita. Por ello, India tiene ventaja en costes de producción y costes de conversión en acero y alúmina. Su ubicación estratégica permite el desarrollo de exportaciones, así como estar “cerca” del rápido desarrollo de los mercados asiáticos.

India produce 95 minerales: 4 minerales relacionados con el combustible, 10 minerales metálicos, 23 minerales no metálicos, 3 minerales atómicos y 55 minerales menores (incluidos la construcción y otros minerales). Tienen abundantes reservas de titanio y también tierras raras que son un producto estratégico para la electrónica.

La minería en India ha empezado a modernizarse y se ha abierto a la inversión exterior.

Sector secundario

En el sector industrial existen ocho industrias que se consideran estructurales por las externalidades positivas que tienen sobre el conjunto de la estructura productiva. Se trata de las industrias del petróleo crudo, petróleo refinado, carbón, electricidad, cemento, acero, gas natural y fertilizantes. En total, representan un 40,27% de la producción industrial de India. Estas industrias crecieron un 4,8% durante el 2016-2017 en comparación con el 3% en 2015-16.

La industria manufacturera representa el 16.2% del PIB y emplea el 10.3% de la población activa en 2017. El objetivo del Gobierno a través del plan MAKE IN INDIA, es conseguir que alcance el 25% del PIB.

Los sectores más dinámicos son el farmacéutico, la automoción y el sector energético. Otro sector con fuerte potencial de crecimiento es el agroalimentario dado que la tasa de procesamiento de alimentos es inferior al 2%.

El sector farmacéutico en India contribuye alrededor del 2,4% del sector a nivel mundial en términos de valor, y un 10% en cuanto a volumen. Estos datos convierten a India en uno de los mayores productores de productos farmacéuticos a nivel mundial y el primero en la fabricación de genéricos.

India es proveedora del 20% del total de los medicamentos genéricos a nivel mundial en términos de volumen, lo que lo convierte en el líder del sector. Las exportaciones de productos farmacéuticos ascendieron a 16.640 millones de USD en el año fiscal 2016-17 y se espera que alcancen los 20.000 millones de USD en 2020. Los medicamentos indios tienen a Estados Unidos como principal destinatario.

La industria automovilística contribuye al 7,1% del PIB nacional. India es la tercera productora del mundo, con una producción de 25 millones de vehículos anuales, de los cuales exporta 3,5 millones. En los últimos cinco años, la industria ha experimentado un crecimiento del 5,56%, del cual un 80% se corresponde a vehículos de dos ruedas.

El gobierno de India permite el 100% de IED. Con el fin de reducir las emisiones, el gobierno ha decidido apostar por el coche eléctrico con el National Electric Mobility Mission Plan. Los fabricantes de automóviles parecen tener un buen futuro. Hyundai, Ford, Nissan y Renault están realizando fuertes inversiones en nuevas plantas. El mercado de automóviles indio ya es el quinto más grande del mundo por ventas y podría superar a Japón y Alemania en 2020.

En cuanto al sector energético, India es el tercer mayor productor mundial de energía y el principal consumidor de electricidad con una generación total de 1.423TWh (2016) después de China y Estados Unidos. La progresión del país en el aspecto energético se representa claramente en la tendencia anual de producción eléctrica del país, siendo este de un 4.72 % para el año fiscal del 2017.

Las energías renovables, suponen el 18,6 % con 60,16 GW (2017) instalados. Una gran parte de la energía renovable procede de los parques eólicos aunque el principal eje de acción del gobierno para el futuro en este sector es la explotación del potencial de energía solar, con el objetivo de llegar a los 20.000 MW de energía solar para el año 2022.

A pesar de ser el tercer productor de energía, la necesidad de aumentar la capacidad energética del país apremia, ya que la demanda energética está aumentando exponencialmente. El sector energético es otro de los que se abierto completamente a la inversión exterior.

Por último, el cuarto sector con mejores perspectivas es el agroalimentario en el que se estima un crecimiento anual superior al 14% hasta el año 2020 a través de los distintos esquemas puestos en marcha por el gobierno.

De acuerdo con el informe anual del Ministerio de Procesado de Alimentos, este es el sector con mayor número de establecimientos y mayor empleo aunque no está entre los cinco primeros en cuando a capital fijo.  

India se sitúa como primer productor mundial de azúcar, té, leche, frutas y verduras, aunque gran parte de esta producción se desperdicia debido a la falta de infraestructuras de procesado de alimentos. La inversión exterior en el sector esta liberalizada salvo en lo que se refiere a la distribución comercial.

Otras industrias destacadas en India pero con menor potencial de crecimiento son la siderurgia, en la que India es el tercer productor mundial de acero y dispone de importantes reservas de hierro y bauxita.

India tiene también una posición destacada en el comercio mundial de piedras preciosas y joyería, en la producción de cemento y la industria textil que ocupa el segundo puesto detrás de China y que contribuye el 5% del PIB y el 13,6% de las exportaciones totales aunque se trata de una industria muy fragmentada e ineficiente.

Sector terciario

El sector terciario sigue siendo el motor clave del crecimiento económico de la India, aportando casi el 55% del PIB en 2017 según datos del Banco mundial aunque el crecimiento se ha moderado, 5,6% en 2016-17 frente al 8,8% en el año anterior. Es también el sector más atractivo para las entradas de Inversión Extranjera Directa y la principal fuente de obtención de divisas.

Destacan los servicios relacionados con las tecnologías de la información y electrónica. India posee el 56% de cuota de mercado mundial en la prestación de servicios profesionales de outsourcing que está muy concentrado. El 80% de los ingresos  corresponde a las 200 primeras empresas. El 25% del total fue generado por cinco compañías.

El sector de los medios de comunicación en India ha entrado en una senda de fuerte crecimiento, sostenida por el aumento de la capacidad adquisitiva, el aumento de los ingresos publicitarios y la penetración de internet (que se estima alcance los 730 millones de usuarios en 2020). Se espera una tasa anual de crecimiento de 13,9% hasta 2021, con el que el mercado alcanzaría los 37.550 millones de USD en ese año.

India es actualmente el segundo mercado de telecomunicaciones más grande del mundo. Sin embargo,  a pesar del rápido incremento del número de usuarios de las redes de telecomunicaciones, el en los últimos 5 años ha sido moderado aunque es uno de los sectores donde existe mayor entrada de IED 8,4% del total

El sector turístico contribuye el 9,6% al PIB. El turismo es la 3ª fuente mayor de ingresos de divisas y un importante generador de empleo. Los ingresos procedentes del turismo aumentaron un 7.5% en 2017 y se espera que incrementen los ingresos provenientes de los turistas en un 5.9% en 2018. La industria hotelera es un componente imprescindible del sector con un crecimiento acumulado del 14%.

Sin embargo, la proporción de turismo internacional es aun baja. En 2017 India recibió tan solo 9,45 millones de turistas internacionales. Se espera que la cifra aumente hasta 17,3 millones de turistas para 2027.

Finalmente, otra área con mayor potencial de crecimiento es el de transportes, un sector estratégico para la competitividad de la economía. Sin embargo, es una de los sectores donde la inversión es más complicada. 

India posee una de las redes de ferrocarril más extensas del mundo, con un sistema de gestión única pero con graves problemas de ineficiencia. La modernización del sistema es uno de los programas estrella del gobierno donde se ha abierto a la inversión extranjera y se ha desarrollado un plan para la promoción de alta velocidad y un sistemas de corredores integrados de transportes. En los próximos cinco años, el mercado ferroviario indio será el tercero más grande, que representará el 10 % del mercado mundial.

India también posee la segunda red de carreteras más grande del mundo con 5,4 millones de km y es el medio de transporte más importante, 60% de las mercancías y 85% del tráfico total de pasajeros. No obstante, la calidad de las infraestructuras es pobre lo que impide un transporte rápido y eficiente. Las autopistas nacionales, por su parte, suponen solamente el 2% de los km totales aunque absorben el 40% de dicho tráfico.

La construcción de carreteras alcanzó 122.432 km durante año fiscal 17-18 que se construyó a una media de 28 km por día. La NHAI (National Highways Authority of India) ha lanzado un ambicioso Plan Nacional de Desarrollo de Autovías, el NHDP (National Highway Development Programe), del que se han aprobado siete fases sucesivas que han supuesto la construcción de 66.500 km de carreteras de cuatro y seis carriles, con una inversión total cercana a 600.000 millones de euros.

El gobierno también tiene planes muy destacado para modernizar la red de 126 aeropuertos gestionados por AAI (Airports Authority of India) 21 de ellos aeropuertos internacionales y la red de puertos en la que destacan 12 puertos mayores y 187 puertos menores, todos ellos gestionados por los estados, a lo largo de los 7.517 km de costa. El 75% del tráfico portuario es absorbido por los puertos mayores, siendo Chenai y Mumbai los dos puertos de mayor importancia. En general, la capacidad es insuficiente y su eficiencia está muy por debajo de los estándares internacionales.

En las dos tablas siguientes puede observarse primero el crecimiento desglosado por industrias entre 2013 y 2018 y el crecimiento esperado para los tres sectores hasta 2022. Las estimaciones de crecimiento son enormemente variables en función de las instituciones que las publican, pero este cuadro puede dar una idea bastante aproximada de la evolución de los distintos sectores en la economía.

Crecimiento en porcentaje y por sectores en India, 2013 -2017

SECTOR

2013-14

2014-15

2015-16

2016-17

2017-18

Agricultura, silvicultura y pesca

5,6

-0,2

0,6

6,3

3,4

Industria. Minas y canteras

0,2

9,7

13,8

13

2,9

Industria. Producción manufacturera

5

7,9

12,8

7,9

5,7

Industria. Suministro de electricidad, gas y agua

4,2

7,2

4,7

9,2

7,2

Industria. Construcción

2,7

4,3

3,7

1,3

5,7

Servicios. Hostelería, transporte y comercio

6,5

9,4

10,3

7,2

8,0

Servicios. Financiero, inmobiliario y servicios profesionales

11,2

11,0

10,9

6,0

6,6

Servicios. Administración pública, defensa y otros servicios

3,8

8,3

6,1

10,7

10,0

Fuente: Key Economic Indicators, Office of the Economic Adviser, Central Statistics Office (2018)

Crecimiento esperado 2017-2022 por sectores

SECTOR

2017

2018

2019

2020

2021

2022

Agricultura

3,4

3,8

3,6

3,4

3,5

3,7

Industria

5,5

8,2

8,5

7,2

9,1

9,3

Servicios

8,3

9,4

9,7

8,6

8,7

9,8

Fuente: Economist Intelligence Unit (2018)

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)


La inflación general, medida por el índice de precios al consumidor (IPC), se ha mantenido bajo control siendo de un 3,4% en el período 2018-2019. En cuanto a la comida, la inflación de alimentos al consumidor, el índice (CFPI), disminuyó a un mínimo de 0,1% en el periodo 2018-19. La inflación se ha moderado en general, a excepción de la vivienda, combustible y luz.

La inflación media basada en el Índice de precios al por mayor (WPI) se situó en el 3% en 2017-18 en comparación con 1,7% en 2016-17 y 13,7% en 2015-16. La inflación basada en WPI para el año fiscal 2018-19 ha sido del 4,3%.

En cuanto a los alimentos, las buenas cosechas junto con el control regular de los precios por parte del gobierno ayudaron a contener la inflación. La inflación excluyendo los precios de los alimentos y los derivados del petróleo se mantenido por encima del 4,2% en 2018-19, y por encima del 4% los últimos años financieros.

El grupo mixto, que incluye bienes y servicios del hogar, salud, transporte y comunicación, educación y cuidado personal, es el grupo que más ha contribuido a la inflación durante 2018-19. En áreas urbanas, los dos últimos años el principal motivo de la inflación fue el sector de las viviendas.

Veintitrés estados indios han registrado una inflación por debajo del 4%, y 16 tuvieron una inflación menor que la media de todo el país.

[Nota metodológica actualizada: En la India, el índice utilizado para medir la inflación ha sido tradicionalmente el índice de precios mayorista o Wholesale Price Index (WPI) con base en 2010-2011. La cesta del WPI tenía tres grupos principales: a.- artículos primarios, b.- gasolina, energía, luz y lubricantes y c.- productos manufactureros, con pesos de 20,11; 14,92 y 64,97% respectivamente. La base estadística se realiza únicamente con bienes de consumo, industriales y agrícolas, y no contiene ningún servicio. El hecho de que el sector servicios represente en la actualidad más del 60% del PIB es claro signo del desfase de la cesta de compra utilizada para la elaboración del índice. Además, cabe mencionar que el WPI es una media nacional, mientras que la inflación en las ciudades es muy superior a la media nacional. No obstante, tras recopilar datos en 2011, se comenzaron a sacar a la luz datos de inflación interanual del Consumer Price Index (CPI) que sí incorporan los datos del sector servicios junto con los datos del WPI. Recientemente se ha dado un paso más allá y en abril de 2014 Raghuram Rajan, director del RBI anunció su decisión de adoptar el IPC (combinado) como nueva medida de la inflación, de aplicación a partir del primer trimestre del periodo fiscal 2014-15].
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Transporte aéreo

En India hay 464 aeropuertos. Esta cifra incluye aeropuertos, aeródromos abandonados o que actualmente son escuelas de aviación e incluso pequeñas pistas de aterrizaje privadas. De todos ellos, Airports Authority of India (AAI) posee y gestiona 125 aeropuertos y 26 enclaves civiles en los campos de aviación de defensa. De estos 125 aeropuertos, 17 son aeropuertos internacionales.

De los aeropuertos internacionales que hay en el país, cinco de ellos han sido recientemente modernizados: Delhi, Mumbai, Kochi, Hyderabad y Bangalore. Dichos aeropuertos funcionan mediante el modelo PPP y atienden a más del 55% del tráfico aéreo total del país.

El transporte aéreo interno lo realiza Indian Airlines junto con Air India (empresa nacional India) y con aerolíneas privadas, cinco de ellas regulares y 41 no regulares. Pawan Hans Helicopters es la compañía encargada del transporte con helicóptero, aunque recientemente otras compañías aéreas están cubriendo el servicio ante la creciente demanda turística. En vuelos internacionales junto a Indian Airlines y a las compañías internacionales, opera Air India y algunas de las privadas como Jet Airways, IndiGo, Go Air y Spice Jet.

Según un estudio realizado por OAG, en el periodo de febrero de 2018 hasta febrero de 2019, la ruta Mumbai – Nueva Delhi ha sido reconocida como la tercera ruta regional de mayor tráfico en el mundo, basándose en el número total de vuelos. Está ruta realizó más de 45.000 vuelos durante el año.

El tráfico de pasajeros de la India creció un 16,52% interanual hasta alcanzar los 308,75 millones de pasajeros en el año fiscal 2017-2018 (AF 17-18), de los cuales 243 millones era tráfico nacional de pasajeros. El tráfico de carga en el AF 17-18 creció un 12,7%. En cuanto al tráfico nacional de carga, fue de 1.213 millones de toneladas, mientras que el tráfico internacional alcanzó 2.143 millones de toneladas.

En estos momentos, la prioridad del sector en general y de AAI en particular es la de transformar la imagen de la infraestructura de los aeropuertos en el país para ofrecer una mejor calidad a los usuarios y al mismo tiempo convertirse en los aeropuertos mejor gestionados del mundo.

Se espera que la industria de aviación de la India sea testigo de una inversión de 4.000 millones de dólares en los próximos cuatro años. El Gobierno de la India tiene previsto invertir 1.830 millones de dólares para el desarrollo de infraestructura aeroportuaria junto con servicios de navegación aérea para el 2026.

Airports Authority of India (AAI) invertirá 2.320 millones de dólares en 2018-19 para ampliar las terminales existentes y construir 15 nuevas.

En cuanto a las iniciativas recientes del gobierno para este sector, en 2018 planeó la construcción de 100 nuevos aeropuertos con una inversión cercana a los 60.000 millones de dólares en los próximos 15 años.

La industria de la aviación india civil se encuentra en una trayectoria de crecimiento y está lista para convertirse en el mercado más grande de aviación del mundo para el año 2030.

Ferrocarril

El transporte ferroviario de larga distancia en India consiste en operaciones ferroviarias operadas bajo una administración única, pública y bajo gestión del estado, Indian Railways.

La India cuenta con la cuarta red ferroviaria más extensa del mundo, 68312 km, moviendo a más de 23 millones de pasajeros al día. Aproximadamente el 37,13% de las rutas están electrificadas, además de un objetivo marcado en electrificar 1.500 km de las líneas existentes cada año. La fuente principal de ingresos es el transporte de mercancías que constituye casi dos tercios del total, siendo el 50% el transporte de carbón.

Todas las ciudades y pueblos más importantes están comunicados por ferrocarril, pero en los principales recorridos interurbanos, la saturación del tráfico es absoluta. Para satisfacer las necesidades del creciente tráfico de pasajeros y ofrecer desplazamientos interurbanos más competitivos, IR está mejorando las instalaciones para pasajeros, aumentando la longitud de los andenes e incorporando más servicios de trenes.

Carreteras

El transporte rodado es el modo dominante de transporte en la India tanto en tema de tráfico, al transportar casi el 90% de pasajeros del país y el 64,5% de mercancías, como en contribución a la economía nacional, con aproximadamente un 4,7% de contribución al mismo. A parte de facilitar el movimiento de pasajeros el transporte rodado juega un papel primordial en promover el desarrollo de la equidad socio-económica a lo largo de las regiones de todo el país.

La red de carreteras de India es una de las más extensas del mundo. Se compone de 5,5 millones de kilómetros (agosto de 2019) siendo la segunda más larga a nivel mundial. Sin embargo, aunque la red de carreteras sea enorme, un 36,5% no están pavimentadas.

Cabe destacar también que la gran mayoría del tejido de carreteras y caminos del país son rurales, aproximadamente un 70%. El resto, un 10,1% son estatales, 10,2% urbanas y el 5,7%, se encuentra construcción. Menos del 2% de las carreteras de India pertenecen a la red de carreteras nacionales, que son la de mayor calidad e importancia al transportar el 40% de pasajeros en total. Estas últimas son las más interesantes para las empresas españolas ya que son los proyectos de mayor tamaño en cuanto a licitaciones, más atractivas para la IED y las que el Gobierno está intentando potenciar.

La NHAI (National Highways Authority of India), entidad dependiente del Ministerio de Transporte por Carretera y Autovías responsable de la red de carreteras nacionales, lanzó un ambicioso plan de desarrollo de carreteras en 2017, Barathmala Pariyojana. Este plan, supone el programa de construcción de carreteras más grande del mundo y pretende aumentar la red de carreteras nacionales desde los 134.000 km actuales hasta los 200.000 para 2022-23.

Puertos

La India cuenta con 12 puertos mayores y 187 puertos menores, gestionados por los estados, a lo largo de los 7.517 km de costa que forman una de las mayores penínsulas a lo largo del mundo. El 75% del tráfico portuario es absorbido por los puertos mayores, siendo Madrás y Jawaharlal Nehru Port Trust (JNPT) los dos puertos con mayor importancia para el país, aunque en general, su capacidad es insuficiente y su eficiencia está muy por debajo de los estándares internacionales.

El Gobierno de India planea modernizar estos puertos y para ello ha puesto en marcha el proyecto Sagar Mala.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

En India hay poca e incoherente información respecto a la medición del desempleo, lo que las propias autoridades explican debido al predominio del empleo informal. La mayoría de los nuevos empleos que se crean en el sector formal son en realidad informales porque los trabajadores no tienen acceso a beneficios de empleo o seguridad social. Además, persisten notables disparidades en las tasas de participación en la población activa de hombres y mujeres.

Dados los intereses gubernamentales, y la dificultad para establecer la tasa de desempleo en un país de tal magnitud y con un mercado laboral organizado tan poco desarrollado, ha existido controversia en cuanto a la validez de los datos oficiales para India. Así, el pasado 31 de mayo el ministerio de estadísticas indio publicó el informe anual del Periodic Labour Force Survey (PLFS), un documento que resume los resultados de una encuesta sobre la población activa. De esta forma, el desempleo de India en el periodo julio 2017- junio 2018 fue del 6,1% sobre el total de la población activa. 6,2% en hombres y 5,7% en mujeres.

Por otro lado, la tasa de población activa del país era del 36,9%. En la población masculina la tasa de actividad asciende al 55,5%, mientras que la población activa femenina es tan solo el 17,5%.Y si se tiene en cuenta solamente la población en edad de trabajar, la tasa de actividad asciende al 49,8%. En cuanto a la población que trabaja en el sector informal, los resultados son que el 71,1% de las personas empleadas en sectores no agrarios no tienen un contrato de trabajo regular.

Estos datos indican que, en términos absolutos, de los 1.074 millones de personas censadas durante el periodo de la encuesta, 396,3 millones conformaban la población activa y el número de personas desempleadas ascendía a 24,1 millones.

Se encuentran diferencias entre estos datos y los aportados por el Banco Mundial, aunque éstas no son significativas. Así, el organismo internacional establece que la tasa de población activa, entre 15 y 64 años, de India ha rondado el 51% desde 2012 hasta 2019, y está sufriendo una ligera tendencia decreciente que se debe, entre otras razones, al aumento de la escolarización y al retraso de la edad de abandono escolar.

En este momento hay alrededor de 250 leyes laborales a nivel central y estatal (los segundos controlan diferentes aspectos del mercado de trabajo, como salarios mínimos, resolución de conflictos laborales, condiciones de contratación y despido de trabajadores, y las condiciones para el cierre de los establecimientos).

En la agenda de reformas marcadas por el gobierno, el mercado laboral es una prioridad. Se han planificado una serie de reformas estructurales. Según el FMI, estas son las principales necesidades del mercado laboral:

  • Mayor flexibilidad en el mercado laboral y mayor competencia son fundamentales para crear trabajo y aumentar el crecimiento. Se requieren reformas en el Industrial Disputes Act de 1947.
  • Es clave simplificar y reducir el número de leyes laborales. Tales reformas son clave para aumentar el empleo de las mujeres, ampliar la base de fabricación y tomar ventaja de la demografía favorable de la India mediante el aumento del empleo en el sector formal de la economía. También son de máxima prioridad ya que pueden mejorar el impacto positivo de otras reformas estructurales, fortalecer la eficacia de las medidas políticas, y también ayudan a impulsar la recuperación económica en curso.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

 

La sociedad india ha sido tradicionalmente una sociedad con una marcada desigualdad fácilmente identificable debido a la presencia del sistema castas, por lo que se encuentra estrechamente relacionada con el fuerte sentimiento religioso de la población. El hinduismo por su estructura favorece la presencia de estas desigualdades aunque la base religiosa del sistema está cediendo deprisa ante la modernización del país.

Según el Banco Mundial, el PIB per cápita de India en 2018 medido en paridad de poder adquisitivo fue de 7.761,59 USD, aproximadamente un 8,2% más que el año anterior. A pesar de los avances en la reducción de la pobreza que ha experimentado India en los últimos años, el 4,3% de la población se encuentra por debajo del umbral de la pobreza extrema, viviendo con menos de 1,9 USD al día. Diferentes informes apuntan a una población de clase media en estándares mundiales de alrededor de 300 a 400 millones de personas en 2018.

El Índice de Desarrollo Humano elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo muestra que India ha pasado del 0,344 en 1980 a 0,428 en 1990 alcanzando 0,640 en 2017, lo que coloca al país en la posición 130 de los 189 países y en un nivel de desarrollo medio.

El índice de Gini es un indicador que pretende expresar en porcentaje el nivel de desigualdad en la distribución de la riqueza de un país, siendo el máximo nivel de desigualdad 100 (una persona posee toda la riqueza y los demás nada) y el mínimo 0 (en el hipotético caso de que toda la riqueza estuviera perfectamente distribuida entre todos los habitantes). En el caso de India, este nivel de desigualdad era del 35,7% en la última estimación de 2011, estando al nivel de países como Georgia, Armenia o Bangladés.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

La agricultura en India es un sector estratégico desde el punto de vista político y social. Supuso el 18,52% del PIB en 2018-19, es el medio de vida de más del 59% de los hogares rurales y emplea al 44,14% de la población activa. La mayor parte de la producción se obtiene de la agricultura de subsistencia, menos de un tercio de toda la tierra de cultivo es de regadío y de acuerdo con las estimaciones disponible el 40% de la producción se pierde por falta de un sistema adecuado de comercialización. Otro problema grave es la escasez de agua de la que la agricultura es el principal uso.

El sector ganadero de India es uno de los más grandes del mundo, representa casi el 4,5% del PIB y tiene un gran peso en el comercio mundial de algunas carnes.
A pesar de los problemas, la agricultura es la segunda actividad económica que más contribuye al PIB después del sector manufacturero (17,8%). El potencial para la inversión y el desarrollo del sector agroalimentario y las industrias asociadas es elevado. El Gobierno de la India ha puesto especial énfasis en los planes de modernización del sector y el incremento de la competitividad.

Por último, la contribución de la minería al PIB no supero el 2,4% en 2018-19 aunque el Gobierno trata de promover el crecimiento del sector mediante la atracción de inversión extranjera directa. India es el tercer mayor productor de carbón y el cuarto productor de hierro a nivel mundial. Tiene alrededor del 8% de los depósitos mundiales de mineral de hierro. Es el tercer mayor productor de acero crudo y tiene la séptima mayor reserva de bauxita. Por ello, India tiene ventaja en costes de producción y costes de conversión en acero y alúmina. Su ubicación estratégica permite el desarrollo de exportaciones, así como estar “cerca” del rápido desarrollo de los mercados asiáticos. India produce 95 minerales: 4 minerales relacionados con el combustible, 10 minerales metálicos, 23 minerales no metálicos, 3 minerales atómicos y 55 minerales menores (incluidos la construcción y otros minerales). Tienen abundantes reservas de titanio y también tierras raras que son un producto estratégico para la electrónica. La minería en India ha empezado a modernizarse y se ha abierto a la inversión exterior.
 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

En el sector industrial existen ocho industrias que se consideran estructurales por las externalidades positivas que tienen sobre el conjunto de la estructura productiva. Se trata de las industrias del petróleo crudo, petróleo refinado, carbón, electricidad, cemento, acero, gas natural y fertilizantes. En total, representan un 40,3% de la producción industrial de India. Estas industrias crecieron un 4,3% durante el 2018-2019, una cifra similar a la del 2017-18.

La industria manufacturera representa el 16,2% del PIB y emplea el 12,13% de la población activa en 2018. El objetivo del Gobierno a través del plan MAKE IN INDIA, es conseguir que alcance el 25% del PIB.

Los sectores más dinámicos son el farmacéutico, la automoción y el sector energético. Otro sector con fuerte potencial de crecimiento es el agroalimentario dado que la tasa de procesamiento de alimentos es inferior al 2%.

El sector farmacéutico en India contribuye alrededor del 2,4% del sector a nivel mundial en términos de valor, y un 10% en cuanto a volumen. Estos datos convierten a India en uno de los mayores productores de productos farmacéuticos a nivel mundial y el primero en la fabricación de genéricos.

India es proveedora del 20% del total de los medicamentos genéricos a nivel mundial en términos de volumen, lo que lo convierte en el líder del sector. Las exportaciones de productos farmacéuticos ascendieron a 17.270 millones de USD en el año fiscal 2017-18 y 19.140 millones en 2018-19 y se espera que alcancen los 20.000 millones de USD en 2020. Los medicamentos indios tienen a Estados Unidos como principal destinatario.

La industria automovilística contribuye al 7,1% del PIB nacional. India es la tercera productora del mundo, con una producción de 25 millones de vehículos anuales, de los cuales exporta 3,5 millones. En los últimos cinco años, la industria ha experimentado un crecimiento del 5,56%, del cual un 80% se corresponde a vehículos de dos ruedas.

El gobierno de India permite el 100% de IED. Con el fin de reducir las emisiones, el gobierno ha decidido apostar por el coche eléctrico con el National Electric Mobility Mission Plan. Los fabricantes de automóviles parecen tener un buen futuro. Hyundai, Ford, Nissan y Renault están realizando fuertes inversiones en nuevas plantas. El mercado de automóviles indio ya es el quinto más grande del mundo por ventas y podría superar a Japón y Alemania en 2020.

En cuanto al sector energético, India es el quinto mayor productor mundial de energía con una generación total de 578 MToe(2018) y el tercer mayor consumidor después de China y Estados Unidos, con un consumo de 929 MToe.

Las energías renovables, suponen el 6,6 % del mix energético del país con 81,87 GW (2017) instalados. Una gran parte de la energía renovable procede de los parques eólicos aunque el principal eje de acción del gobierno para el futuro en este sector es la explotación del potencial de energía solar, con el objetivo de llegar a los 100GW antes del 2022.

A pesar de ser el tercer productor de energía, la necesidad de aumentar la capacidad energética del país apremia, ya que la demanda energética está aumentando exponencialmente. El sector energético es otro de los que se abierto completamente a la inversión exterior.

Por último, el cuarto sector con mejores perspectivas es el agroalimentario en el que se estima un crecimiento anual superior al 14% hasta el año 2020 a través de los distintos esquemas puestos en marcha por el gobierno.

De acuerdo con el informe anual del Ministerio de Procesado de Alimentos, este es el sector con mayor número de establecimientos y mayor empleo aunque no está entre los cinco primeros en cuando a capital fijo.

India se sitúa como primer productor mundial de azúcar, té, leche, frutas y verduras, aunque gran parte de esta producción se desperdicia debido a la falta de infraestructuras de procesado de alimentos. La inversión exterior en el sector esta liberalizada salvo en lo que se refiere a la distribución comercial.

Otras industrias destacadas en India pero con menor potencial de crecimiento son la siderurgia, en la que India es el tercer productor mundial de acero y dispone de importantes reservas de hierro y bauxita.

India tiene también una posición destacada en el comercio mundial de piedras preciosas y joyería, en la producción de cemento y la industria textil que ocupa el segundo puesto detrás de China y que contribuye el 5% del PIB y el 13,6% de las exportaciones totales aunque se trata de una industria muy fragmentada e ineficiente.
 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector servicios sigue siendo el motor clave del crecimiento económico de la India, aportando el 54,33 % del PIB en 2018-19 según datos del Economic Survey of India.

Además, es el sector más atractivo para las entradas de Inversión Extranjera Directa (IED) y la principal fuente de obtención de divisas. El porcentaje de entrada de inversión extranjera directa acumulada durante abril de 2000 y octubre de 2017 destinado a dicho sector fue del 56,6% y 65,8% en el 2017-18 (abril-octubre), debido al aumento de inversiones en los subsectores de telecomunicaciones y software y hardware.

En el 2018 el 31,07% de la población empleada de la India trabajaba en el sector terciario estimulado por la externalización de servicios gracias a la demanda de mano de obra cualificada de informáticos.

En lo negativo, destaca un sistema bancario menos desarrollado que el resto de la economía. Aunque los bancos extranjeros empiezan a tener un papel más relevante, sigue siendo un sector muy protegido y de difícil acceso para la IED. Dominado por la banca pública, está poblado de créditos malos y presenta un gran índice de morosidad y una capacidad crediticia restringida, siendo éste uno de los mayores retos de la economía del país.

El gobierno de la India reconoce la importancia de promover el crecimiento en los sectores de servicios y ofrece varios incentivos en una amplia variedad de sectores. Asimismo es consciente de las deficiencias del sector bancario y está llevando a cabo recapitalizaciones y consolidaciones de los bancos públicos.

En cuanto a las políticas de inversión extranjera directa, se admite el 100% por la vía automática para aviación, turismo y hostelería, educación y salud. Además de mejoras en políticas para las áreas de telecomunicaciones, ferroviario y compañías de seguros.

Telecomunicaciones

La India es el segundo mercado mundial de las telecomunicaciones 1.188 millones de usuarios de telefonía por cable y móvil en diciembre de 2018. La economía de la comunicación móvil está creciendo de forma rápida y, se estima, que contribuirá de forma muy significativa al PIB del país. Las políticas reformistas del gobierno indio así como una fuerte demanda han sido cruciales para ese crecimiento del sector de las telecomunicaciones en la India. Además, se calcula que para el 2020 los ingresos de los equipos físicos de telecomunicación representen más de 26.368 millones de dólares.

La India es el segundo mercado mundial más importante en el sector de telecomunicaciones por número de usuarios. Asimismo, desde el 2017 al 2019 la descarga de aplicaciones móviles aumentó un 165% y la India es, también, el segundo país en descarga de apps y el primero en crecimiento. De hecho, es el mercado que más rápido sigue creciendo para la plataforma de descargas Google Play. Se estima que del 2019 al 2024, gracias al crecimiento del uso del móvil y a una disminución de los precios, se añadirán nuevos 500 millones de usuarios de internet.

Por otra parte, de acuerdo a los datos ofrecidos por el Department of Industrial Policy and Promotion (DIPP) la industria india de las telecomunicaciones ha atraído desde abril del el año 2000 hasta el 2018 casi 32.820 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED).

Este auge en el sector de las telecomunicaciones indio ha sido apoyado por numerosas iniciativas gubernamentales. A modo de ejemplo, el programa Digital India permitirá que se pueda acceder a todos los servicios públicos de forma digital. Además, el Department of Information Technology planea construir en torno a un millón de centros de internet en todo el país de acuerdo al plan National e-Governance. Asimismo, el gobierno indio lanzó el en septiembre de 2018 el programa National Digital Communications Policy que esperar atraer una inversión de 100.000 millones de dólares USD y generar hasta cuatro millones de empleos en el sector hasta 2022.

Otros subsectores pujantes son el pago a través del móvil que creció en el 2018 un 5% llegando a más de 325 millones de transacciones realizadas de esa forma en julio de 2008. En el ámbito empresarial, Vodafone India e Idea Cellular se fusionaron en 2018 para formar la compañía más grande de telecomunicaciones en la India.

A modo de conclusión, la India es un mercado con una enorme y creciente demanda para el mercado de las telecomunicaciones. Una de las principales oportunidades de negocio es el medio rural, donde todavía vive un 70% de los indios y el acceso de las telecomunicaciones era de solo un 58.45% en julio de 2018.

Sector bancario y seguros

El sector financiero en India no solo está fuertemente regulado sino que gran parte de los protagonistas del sector son empresas públicas. A pesar de ello, se trata de un sector con un fuerte componente de innovación y que está creciendo a buen ritmo.

En el caso de la industria de seguros, tras la liberalización del sector, se ha registrado un intenso crecimiento motivado por la política del gobierno de asegurar a todas aquellas personas que no disponían de seguro, lo que ha impulsado la penetración del mercado de seguros en el país.

En la actualidad, el mercado de seguros de India está formado por 57 compañías, de las cuales 24 están en el negocio de seguros de vida, de las cuales Life Insurance Corporation es la única empresa del sector público, y 33 de no vida, de las cuales sólo seis pertenecen al sector público. Además de estas, hay un único reasegurador que actúa a nivel nacional: General Insurance Corporation of India.

El incremento del seguro público en los últimos años se basa en programas gubernamentales como el Plan Nacional de Protección de la Salud, lanzado en septiembre de 2018 por Ayushman Bharat para brindar cobertura de hasta 500.000 INR (7.723 USD) a más de 100 millones de familias vulnerables, lo que supondrá un incremento de la penetración de seguros de salud de más de un 50%.

Estas políticas siguen la línea establecida en el ejercicio anterior, en que se más de 50,9 millones de granjeros se beneficiaron con el plan Pradhan Mantri Fasal Bima Yojana (PMFBY) en 2017-2018. Además, el gobierno está llevando a cabo cambios en el marco regulatorio que conducirán a un cambio en la forma en que la industria realiza sus negocios y se relaciona con sus clientes.

Con relación a las perspectivas de crecimiento, se espera que la industria de seguros de la India alcance los 280.000 millones USD en el año 2020 y que experimente entre un 12 y un 15 por ciento anual de crecimiento durante los próximos tres a cinco años. Los factores demográficos, como el crecimiento de la clase media, la población joven asegurable y la creciente conciencia de la necesidad de protección y planificación de la jubilación, serán algunos de los impulsores del crecimiento del seguro de vida en la India.

En cuanto al sector bancario, el sistema a nivel nacional está compuesto por 27 bancos públicos, 21 bancos privados nacionales y 49 bancos extranjeros, además de 1.562 bancos cooperativos urbanos y 94.384 bancos cooperativos rurales, así como de instituciones de crédito cooperativas. Los datos registrados por IBEF (India Brand Equity Foundation) muestran que el crédito total otorgado por los bancos comerciales alcanzó los 1.299.390 millones de dólares y los depósitos llegaron a 1.866.220 millones de dólares en el primer semestre de 2019.

El crecimiento del sector se explica por el aumento de los créditos en la última década, tanto a nivel consumidor como empresarial. En el primer caso, viene motivado por el fuerte crecimiento económico, el aumento de los ingresos disponibles, un aumento de la tendencia al consumo y la facilidad del acceso al crédito. En el caso de las empresas, la demanda de préstamos ha aumentado en sectores de servicios, inmuebles, bienes de consumo duradero y agricultura.

De cara a los próximos años se espera que el mayor gasto en infraestructuras, la rápida ejecución de proyectos y la continuación de las reformas proporcionen un mayor impulso al crecimiento. El crecimiento del país, asociado al desarrollo de las infraestructuras y las empresas de IT, dará lugar a un incremento de la demanda de crédito de estas empresas para satisfacer sus necesidades financieras.

Además, los avances en tecnología han puesto de relieve los servicios de banca móvil y entornos digitales. Así, el sector bancario está poniendo mayor énfasis en brindar mejores servicios a sus clientes y también en actualizar su infraestructura tecnológica, a fin de mejorar la experiencia general del cliente y brindar a los bancos una ventaja competitiva.

Medios de comunicación

El sector de los medios de comunicación en India ha entrado en una senda de fuerte crecimiento, sostenida por el aumento de la capacidad adquisitiva, el aumento de los ingresos publicitarios y la penetración de internet (570 millones de usuarios conectados a internet en 2018 y se estima que llegue a más de 700 millones de usuarios en 2021). El tamaño de mercado fue de 23.900 millones de dólares en 2018, un 13,4% más que el año anterior y se espera que el mercado alcance los 33.600 millones de dólares en 2021 .

Según el estudio de mercado India's Media & Entertainment Sector elaborado por EY y FICCI, India está experimentando un fuerte crecimiento en cuanto al acceso a los medios de comunicación. La industria ha sido impulsada en gran medida por el aumento de la digitalización y el mayor uso de internet en la última década. Internet casi se ha convertido en un medio de entretenimiento para muchos de los ciudadanos indios.

Dentro de este sector, el segmento de la televisión es el que mayor participación tiene dentro de la industria con un total del 44%, lo que equivaldría a 10.570 millones de dólares, registrando un crecimiento del 12%. Este crecimiento se debió a un aumento del 14% en los ingresos por publicidad con un importe de 4.355 millones de dólares y el incremento del 11% en los ingresos por suscriptor alcanzando una cifra de 6.215 millones de dólares.
India es el segundo mercado de televisión de pago más grande del mundo en términos de suscriptores, después de China, con 197 millones de hogares con TV siguiendo un crecimiento promedio del 7,5% interanual.

La prensa escrita es otro de los principales segmentos de India. La prensa escrita alcanzó un valor de 4.371 millones de dólares respecto del total de la industria, lo que equivale a un 18% del total, apuntando un escaso crecimiento del 1%.

De acuerdo con el informe de IRS (Indian Readership Survey) para el primer trimestre de 2019, la prensa escrita alcanzó los 407 millones de lectores en 2017. Entre noviembre de 2018 y abril del 2019 la encuesta constató un total de 425 millones de lectores, un 4% más que el periodo analizado anterior. Por otra parte, 2018 fue testigo de un crecimiento del 26% en consumidores de noticias digitales respecto del 2017, cuando 222 millones de personas consumieron noticias online.

El mercado de la radio alcanzó un valor total de 442 millones de dólares. Aunque la penetración de la radio se ha mantenido estable en los últimos años en torno al 19%, ha mejorado del perfil de los oyentes que se ha desplazado hacia perfiles más urbanos, jóvenes ricos y educados. En cuanto a la IED, en el sector de la información y la radiodifusión (incluidos los medios de impresión) generó, entre abril de 2000 y marzo del 2019 8.380 millones de dólares, según los datos publicados por el India Brand Equity Foundation y el Departamento de Promoción de la industria y Comercio Interior (DPIIT).

Se espera que el incremento general de los ingresos de publicidad y los avances en penetración, especialmente entre la población rural, impulse la industria de los medios en los próximos años.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

Actualmente, las empresas públicas están presentes en prácticamente todos los sectores de la economía. El gobierno abrió un proceso de privatización de numerosas empresas públicas en todos los sectores mediante la venta de participaciones y el cierre de las llamadas “stick units” o empresas inviables. Este proceso comenzó lentamente en 1992, cuando se vendieron participaciones de algunas empresas estatales, que progresivamente han ido aumentando. En 1998 se estableció el compromiso de reducir hasta el 26% las acciones en poder del gobierno en la mayoría de las empresas públicas.

Con el cambio de gobierno en el año 2004, se produjo un freno del proceso de privatización, debido a las presiones de los socios del gobierno. Así, se eliminó el ministerio de “desinversiones”, pasando a segundo nivel ministerial. Es cuestionable la necesidad de poner parte de las empresas públicas en manos de una gestión privada que las haga más dinámicas y eficientes, lo que contribuirá a reducir el déficit fiscal y a aumentar el ahorro público, ya que se precisa de un marco legal que establezca programas de redistribución de la renta, de reinserción laboral, de subsidios de desempleo, y que en definitiva permitan aliviar el problema de la pobreza haciendo que los ciudadanos perciban los efectos positivos de los procesos de privatización.

El nuevo Gobierno resultente de las urnas en 2014 continúa con la política de privatizaciones de los anteriores. Sus objetivos son: accceso de los ciudadanos a la propiedad de las empresas públicas; las empresas públicas son la riqueza del país y esta riqueza debe estar en manos de la población; el Gobierno mantendrá al menos el 51% del capital de las empresas públicas y el control.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex