Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

La inflación en Iraq si bien ha aumentado de forma constante los últimos años, ha estado relativamente controlada a pesar del conflicto con el Estado Islámico, debido a la tasa de cambio fija y la baja demanda agregada. Según las estimaciones del FMI se ha registrado una inflación del 2,3% en 2015, -1% en 2016 y 2% en 2017. En 2016 se produce una ligera deflación por la caída de la demanda y del precio de los combustibles. La inflación en 2018 se situó en el 0,1% y en 2019 hubo deflación del 0,2%. Según los pronósticos del FMI, se espera un aumento de precios en 2020 del 0,5%, y del 1% en 2021. El Banco Central de Iraq (CBI en sus siglas en inglés) devaluó el dinar iraquí frente al dólar americano un 20% a finales de 2020 con el objetivo de hacer frente a la fuerte caída de los precios del petróleo y evitar el agotamiento de las reservas extranjeras en Iraq, por lo que los efectos de dicha devaluación pueden acarrear un aumento de la inflación en los próximos años. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Transporte

Iraq es un país con una superficie que supera los 400.000 km2 lo que hace necesario contar con infraestructuras que permitan el movimiento de mercancías y personas, lo que tiene un impacto directo especialmente importante en los sectores económicos. El país cuenta con 59.623 km de carreteras, incluyendo la región del Kurdistán y 2.272 km de líneas férreas. Las carreteras constituyen el modo dominante de transporte de mercancías en Iraq. La red de carreteras del país se ha desarrollado para atender las necesidades de las importaciones en contenedores que llegan a los principales puertos del sur y entran desde Jordania y Siria en el oeste. El 99% de las carreteras están pavimentadas

La red de carreteras en Iraq cuenta con la siguiente estructura:

  1. autovías, con una longitud total de 1.061 km que unen los principales puertos, ciudades y fronteras de Iraq, y absorben el 20% del tráfico en el país;
  2. carreteras primarias, que unen la capital con dieciocho provincias;
  3. carreteras secundarias, que unen las ciudades dentro de las provincias;
  4. caminos que unen los pueblos con las carreteras secundarias,
  5. carreteras militares y fronterizas, que fueron utilizadas principalmente durante la guerra con Irán en la década de 1970.

Las carreteras de Iraq han sido severamente dañadas durante más de una década por conflictos y disturbios desde la invasión en 2003. Para facilitar las conexiones entre las carreteras que cruzan los ríos y pasos elevados en el país, existen 148 puentes y 1.008 puentes secundarios, pero todos se encuentran en malas condiciones tras haber sufrido ataques en las sucesivas guerras que han afectado las infraestructuras del país.

La infraestructura de transporte de Iraq se ha deteriorado gravemente por la falta de inversión y los numerosos conflictos. Los riesgos del transporte han disuadido en muchas ocasiones a las empresas de transporte a transportar mercancías hacia los puertos y aeropuertos del país. No obstante, la derrota del Estado Islámico ha mejorado ligeramente la situación de seguridad en el país y ha visto la reapertura de las principales redes de carreteras y ferrocarriles para el público. Asimismo, la mejora de la situación en el país ha llevado a Iraq y Arabia Saudí a reabrir las instalaciones fronterizas terrestres entre ambos estados. Además, hay una serie de proyectos que buscan mejorar las carreteras, ferrocarriles y puertos del país. Cabe destacar que el impacto de Covid-19 ha estancado muchos proyectos, aunque a medio y largo plazo, estos proyectos mejorarán la red general de transporte en el país.

Hay dos carreteras principales en el norte desde Bagdad a Mosul, uno a través de Kirkuk y el otro a través de Tikrit. La carretera principal va desde el puerto de Umm Qasr, en el sur, a través de Basora, al norte de Bagdad, donde se dirige hacia el oeste para proporcionar la conexión principal con Jordania y Siria. Iraq obtuvo una puntuación baja de 58,5 sobre 100 en su red de transporte; ocupa el noveno lugar de los 18 estados de MENA, y el 70 de 201 estados a nivel mundial.

Mapa 1: de las principales carreteras en Iraq

Mapa de principales ciudades y carreteras en Iraq 

Fuente: d-maps.com, Fitch Solutions

Referente al transporte aéreo, Iraq cuenta con 103 aeropuertos (2021) de los que 72 tienen pistas pavimentadas y 16 helipuertos. Cuenta con los puertos en Al Basrah, Khawr al-Zubayr, UMM Qasr y con 5.279 Km de canales en el Eufrates, 2.815 Km en el Tigris y 1.899 Km del canal Third River.

Tras 3 años de ocupación de DAESH en varias regiones del país, el sector se enfrenta a enormes retos por delante. Numerosas infraestructuras se encuentran en precarias condiciones tras conseguir expulsar a las fuerzas del DAESH, por ejemplo, los aeropuertos de Mosul y de Nasiriya, o la autopista Bagdad-Basora.

Iraq ha planeado explotar su especial situación geográfica en el desarrollo del sector del transporte en todas sus ramas (terrestre, marítimo y aéreo), con el objetivo de impulsar el crecimiento económico y la creación de oportunidades de negocio para atraer la inversión extranjera y lograr una mayor diversificación de la economía, así como el ofrecimiento de mejores servicios a las personas.

Hidrocarburos

El Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) posee el tres por ciento de las reservas mundiales probadas de gas, que se estima en 200.000 millones de metros cúbicos. Estas reservas sitúan a la región más grande en la octava reserva probada del mundo después de los Emiratos Árabes Unidos y más que la que tiene Iraq (112.000 millones de metros cúbicos). Asimismo, sus reservas de gas natural pueden utilizarse para redirigir el sector energético en la región, la cual tiene serios problemas de suministro eléctrico. Por otro lado, el gobierno de la región ha creado una situación favorable con una Administración estable, nivel de seguridad en la región elevado y un marco jurídico que ofrece un nivel de garantías suficientes para la actividad económica privada y extranjera. El Ministerio de Recursos Naturales del GRK y la empresa turca Genal Energy planearon aumentar las exportaciones a 20 millones de metros cúbicos anuales para principios de 2020. Sin embargo, este plan no se implementó debido a los eventos posteriores al referéndum de independencia de Kurdistán de 2017 y la guerra contra el Estado Islámico. Después de esto, el KRG acordó con la compañía rusa de energía ROSNEFT construir un gasoducto para exportar el gas natural de la región a Turquía y los países europeos. El gasoducto propuesto tendría la capacidad de transportar 30 mil millones de metros cúbicos de gas natural al año.

No obstante, el sector enfrenta serios problemas políticos. Tras bloquearse en 2015 el acuerdo firmado en 2014 entre el gobierno de Iraq y el Gobierno Regional de Kurdistán (GRK) para la venta y reparto del petróleo, que incluía 1.00 MUSD de pago a los Peshmerga y transferencias (17% presupuesto iraquí) al GRK. En febrero 2016 se llegó a un acuerdo que permitió volver a pagar los sueldos de los funcionarios de la región autónoma a cambio de que el GRK dejase de vender su petróleo independiente y se haga a través de la compañía estatal iraquí Petróleo Marketing Company. En agosto de 2016 el gobierno iraquí y el GRK reactivaron el acuerdo para resolver la disputa que mantienen sobre el reparto de los ingresos del petróleo que estaba frenando las exportaciones de crudo del país. Tras el acuerdo se reanuda la explotación de los campos de Kirkuk (el control del petróleo de Kirkuk se divide entre el gobierno central y el GRK) se prevé que las exportaciones aumentarán un 5% (150.000 barriles por día).

En 2017 tras el referéndum de KRG, el gobierno de Iraq recuperó el control sobre los campos e infraestructuras de petróleo de Kirkuk, territorio sobre el que se mantiene la disputa para la explotación y exportación. KRG que tiene 50 contratos firmados con compañías internacionales para explotar los recursos petroleros incluyendo campos bajo el control de Bagdad desde octubre de 2017 y exportarlos unilateralmente a través del oleoducto a Turquía, lo que Bagdad reclama es ilegal.

Telecomunicaciones

En 2004 el gobierno de Iraq creó la Comisión de Comunicaciones y Medios (CMC) como regulador independiente de las telecomunicaciones. La Comisión trabaja de forma conjunta con el Ministerio de Comunicaciones (MOC) operando dos compañías gubernamentales: la Compañía Pública de Telecomunicaciones y Correos (ITPC) y la Compañía General de Servicios de Internet (SCIS). Estas compañías tienen el monopolio del sector de la telefonía e internet de línea fija (excluyendo la Región de Kurdistán). A pesar de que Iraq disfruta de una ubicación estratégica en la zona geográfica de mayor crecimiento de la conectividad de datos global con la ruta de tráfico de

Internet Europa-Asia, el monopolio estatal y la inestabilidad política, han obstruido el desarrollo de la banda ancha. En 2006 el MOC otorgó tres licencias nacionales de servicios de telefonía e internet inalámbrico móvil por una suma de 1,25 mil millones de dólares (110.655 millones de euros) cada una con una vigencia hasta 2022 a las compañías Zain, Asiacell y Korek; compañías que actualmente ofrecen GSM 900/1800 con una velocidad promedio de 1,80 Mbps de descarga y 1,95 Mbps de carga, usando Acceso Múltiple por División de Tiempo (TDMA). Estos operadores privados lanzaron el servicio 3G en el 2015. Sin embargo, sigue habiendo más torres de servicios 2G que de 3G, por lo que se espera que en los próximos años sigan invirtiendo para mantener y construir infraestructuras de telefonía móvil con 3G e incluso 4G. Actualmente, estas tres compañías monopolizan el mercado con líneas de prepago en un escenario muy competitivo en el que, a mayor cuota, mayor rentabilidad. Esta competitividad ofrece una mayor variedad de banda ancha inalámbrica más asequible que los servicios de telefonía e internet de línea fija, lo que se refleja en su penetración en el mercado, siendo del 19% para línea fija y de casi el 100% para línea móvil.

Actualmente, el MOC busca ofertar una cuarta licencia para atraer inversión extranjera con infraestructuras más modernas y poder ofrecer servicios de telefonía e internet inalámbrico móvil a más usuarios.

En cuanto a los servicios ofrecidos a través de satélites, estos son ofrecidos por compañías privadas que requieren de la licencia VSAT que proporciona el CMC y adicionalmente renovar de forma anual sus licencias. Estos servicios se dirigen a entidades gubernamentales o empresas más que a particulares. Desde 2018 se viene produciendo una importante mejora de la estabilidad política y seguridad en el país. Esta mejora permitió el inicio de la reconstrucción nacional e internacional de las telecomunicaciones de Iraq y se trata de un sector con mucho potencial de crecimiento y grandes oportunidades de inversión o de provisión de equipos a largo plazo.

El servicio de telecomunicaciones predominante es el de telefonía e internet inalámbricos, y las oportunidades se darán a través de la cuarta licencia de servicios de telefonía e internet inalámbrico móvil. En este sentido, el MOC tiene previsto licitar, y a través de la importación de productos y diseños necesarios en las infraestructuras que ofrecen dichos servicios, ya que la reconstrucción que se está llevando a cabo supone casi un 6,3% del total de las importaciones de Iraq.

La penetración del teléfono móvil se mantiene alrededor del 90%; en el segundo trimestre del 2019, el mercado móvil creció un 2,2% alcanzando un total de 35,8 millones de suscriptores a finales de junio. El gobierno iraquí y Fitch Solutions pronostican que los servicios de telefonía e internet inalámbrico móvil tendrá un crecimiento promedio de 3,1% hasta finales del 2028, pudiendo llegar a alcanzar los 51,2 millones de suscriptores. Además, se prevé que en los próximos años el sector del transporte y las telecomunicaciones será el segundo sector con mayor porcentaje de inversión total del país (por detrás del sector del petróleo). En 2022 se necesitarán alrededor de 67.023 millones de euros para dar soporte a las necesidades crecientes de la población iraquí.

Energía

Los grandes recursos de petróleo y gas de Iraq significan que, en teoría, es autosuficiente desde el punto de vista energético. Sin embargo, son muchos los obstáculos que impiden que estos recursos lleguen a las centrales eléctricas. Una proporción significativa (aunque en disminución) de la electricidad de Iraq es generada por el petróleo sobrante una vez exportado el petróleo crudo. El aceite pesado es ineficiente, requiere tratamiento antes de su uso, lo que significa que las plantas de energía eléctrica deben cerrarse con frecuencia para limpiar las turbinas. Por tanto, el proceso de generación de electricidad es lento y, a menudo, se interrumpe. Este problema se ve agravado por la falta de capacidad de la industria de la refinería en el país, lo que significa que el aceite más liviano, que es más eficiente y limpio, suele ser importado de Irán, Omán e India. Además, la industria del gas subdesarrollada de Iraq también está frenando su capacidad de generación de electricidad.

Pese a que, Iraq tiene grandes cantidades del recurso, carece de la capacidad de producción de gas e infraestructura para hacer uso de él. Por lo tanto, el gas natural debe importarse, en gran parte de Irán. Esto eleva los costos de generación de electricidad y aumenta el riesgo de interrupción del suministro, ya que los ataques a la infraestructura de la canalización pueden interrumpir la entrega. Aun así, existen proyectos de desarrollo positivos en la industria en el que se incluyen la mejora de los campos Miran y Bina Bawi en Kurdistán, por lo que Iraq podría convertirse en un exportador neto de gas a partir de 2022.

En Iraq el 98,6% de la población tiene acceso a la electricidad. El alcance de la red eléctrica es adecuado en la mayoría de los pueblos y ciudades, aunque los daños por las guerras han dejado las infraestructuras eléctricas en un estado deficiente en muchas áreas del país. Incluso los hogares que están conectados a la red a menudo reciben suministros de energía esporádicos, como recursos se dirigen en gran medida hacia áreas más ricas. En 2016, solo hubo una tasa de electrificación del 95,4% en las áreas rurales de Iraq, dejando a 0,6 millones de personas sin conexión a la red nacional. Este es el cuarto mayor número de personas sin acceso a la electricidad en la región, lo que indica un persistente déficit de energía en el país, lo que pone de relieve los problemas del sector.

Conectarse a la red sigue siendo un proceso costoso y que requiere mucho tiempo, pero de hecho mejoró significativamente en los últimos años, tomando 51 días por debajo del promedio regional de 62 días. El costo de obtener electricidad representa el 384,7% del ingreso per cápita, es el sexto más caro de la región y está marginalmente por debajo del costo promedio regional de 404%.

La continua dependencia de Iraq de las importaciones de electricidad no es sostenible a largo plazo. En julio de 2020, estallaron protestas en todo el país por cortes de energía, estos se produjeron cuando el país estaba experimentando una ola de calor. Dada la dependencia del país de las exportaciones de petróleo para obtener ingresos, la fuerte caída de los precios mundiales del petróleo en 2020 afectó los ingresos totales del país. Esto dificultará que Iraq, a corto plazo, desarrolle la infraestructura necesaria para proporcionar suficiente electricidad.

Es probable que el costo real de la electricidad en el país sea mucho mayor, ya que las empresas tendrán que depender de generadores privados para garantizar un suministro constante, lo que aumentará aún más los costos operativos. Las tarifas eléctricas también aumentarán si se introducen reformas de subsidios, que serán necesarias para fomentar aumento de la inversión extranjera en el sector, reducir el consumo derrochador y aliviar la presión sobre ingresos del gobierno.

Fuentes primarias de energía (estimaciones de 2019):

  • carbón (1,6%);
  • gas natural (82,7%);
  • aceite (12,5%);
  • hidroeléctrica (3,1%)

Telecomunicaciones

En 2004 el gobierno de Iraq creó la Comisión de Comunicaciones y Medios (CMC) como regulador independiente de las telecomunicaciones. La Comisión trabaja de forma conjunta con el Ministerio de Comunicaciones (MOC) operando dos compañías gubernamentales: la Compañía Pública de Telecomunicaciones y Correos (ITPC) y la Compañía General de Servicios de Internet (SCIS). Estas compañías tienen el monopolio del sector de la telefonía e internet de línea fija (excluyendo la Región de Kurdistán). A pesar de que Iraq disfruta de una ubicación estratégica en la zona geográfica de mayor crecimiento de la conectividad de datos global con la ruta de tráfico de

Internet Europa-Asia, el monopolio estatal y la inestabilidad política, han obstruido el desarrollo de la banda ancha. En 2006 el MOC otorgó tres licencias nacionales de servicios de telefonía e internet inalámbrico móvil por una suma de 1,25 mil millones de dólares (110.655 millones de euros) cada una con una vigencia hasta 2022 a las compañías Zain, Asiacell y Korek; compañías que actualmente ofrecen GSM 900/1800 con una velocidad promedio de 1,80 Mbps de descarga y 1,95 Mbps de carga, usando Acceso Múltiple por División de Tiempo (TDMA). Estos operadores privados lanzaron el servicio 3G en el 2015. Sin embargo, sigue habiendo más torres de servicios 2G que de 3G, por lo que se espera que en los próximos años sigan invirtiendo para mantener y construir infraestructuras de telefonía móvil con 3G e incluso 4G. Actualmente, estas tres compañías monopolizan el mercado con líneas de prepago en un escenario muy competitivo en el que, a mayor cuota, mayor rentabilidad. Esta competitividad ofrece una mayor variedad de banda ancha inalámbrica más asequible que los servicios de telefonía e internet de línea fija, lo que se refleja en su penetración en el mercado, siendo del 19% para línea fija y de casi el 100% para línea móvil.

Actualmente, el MOC busca ofertar una cuarta licencia para atraer inversión extranjera con infraestructuras más modernas y poder ofrecer servicios de telefonía e internet inalámbrico móvil a más usuarios.

En cuanto a los servicios ofrecidos a través de satélites, estos son ofrecidos por compañías privadas que requieren de la licencia VSAT que proporciona el CMC y adicionalmente renovar de forma anual sus licencias. Estos servicios se dirigen a entidades gubernamentales o empresas más que a particulares. Desde 2018 se viene produciendo una importante mejora de la estabilidad política y seguridad en el país. Esta mejora permitió el inicio de la reconstrucción nacional e internacional de las telecomunicaciones de Iraq y se trata de un sector con mucho potencial de crecimiento y grandes oportunidades de inversión o de provisión de equipos a largo plazo.

El servicio de telecomunicaciones predominante es el de telefonía e internet inalámbricos, y las oportunidades se darán a través de la cuarta licencia de servicios de telefonía e internet inalámbrico móvil. En este sentido, el MOC tiene previsto licitar, y a través de la importación de productos y diseños necesarios en las infraestructuras que ofrecen dichos servicios, ya que la reconstrucción que se está llevando a cabo supone casi un 6,3% del total de las importaciones de Iraq. 

La penetración del teléfono móvil se mantiene alrededor del 90%; en el segundo trimestre del 2019, el mercado móvil creció un 2,2% alcanzando un total de 35,8 millones de suscriptores a finales de junio. El gobierno iraquí y Fitch Solutions pronostican que los servicios de telefonía e internet inalámbrico móvil tendrá un crecimiento promedio de 3,1% hasta finales del 2028, pudiendo llegar a alcanzar los 51,2 millones de suscriptores. Además, se prevé que en los próximos años el sector del transporte y las telecomunicaciones será el segundo sector con mayor porcentaje de inversión total del país (por detrás del sector del petróleo). En 2022 se necesitarán alrededor de 67.023 millones de euros para dar soporte a las necesidades crecientes de la población iraquí.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Según las estimaciones del Banco Mundial, el desempleo en Iraq se ha mantenido bastante constante en los últimos 3 años, si bien las cifras tienden a reducirse. Entre el periodo de 2018 y 2020 años, la tasa de desempleo fue del 12,8%.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

Iraq se configura como un país de renta media alta. No obstante, el PIB per cápita en Iraq ha sufrido variaciones entre 2017 y 2020 según las estimaciones del FMI, pasando de 7.021 USD en 2013, hasta 5.955 USD en 2019. La renta per cápita en 2020 sufrió una fuerte bajada llegando a 4.766 USD. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Según los datos del Banco Mundial (BM en adelante), la economía depende de la producción del gas y petróleo que aporta el 60% al PIB. Entre los productos no petroleros hay que destacar perlas finas (naturales) o cultivadas, piedras preciosas o semipreciosas, metales preciosos, frutas y frutos comestibles; cortezas de agrios (cítricos), melones o sandías y cobre y sus manufacturas. Según la misma fuente, el sector primario contribuyó al 5% del PIB en 2020, aumentando su aportación respeto a 2019. La contribución del sector secundario al PIB disminuye pasando del 53% en 2019 al 44% en 2020. Y por último el sector terciario que contribuye con el 61% del PIB a pesar de tener un sector servicios poco desarrollado, siendo este sector el que genera mayor ocupación de empleo. 

Distribución de la actividad económica
por sectores económicos
2018 2019 2020
PIB por sectores (en %)

Agricultura
Industria
Servicios

 

2%
42%
56%

 

3%
44%
53%

 

44%
5%
61%

Valor añadido (crecimiento anual en %)

Agricultura
Industria
Servicios

 

-2,0%
13,0%
0,9%

 

38,0%
3,5%
-4,0%

 

14,0%
-11,0%
-12,0%

Empleo por sectores (en % empleo total)

Agricultura
Industria
Servicios

 

19%
57%
23%

 

18%
59%
23%

N.D.


Sector primario

La agricultura es uno de los sectores esenciales en Iraq contribuyendo con el 5% del total PIB en 2020. No obstante, el porcentaje de contribución al PIB ha ido disminuyendo en las últimas dos décadas, pasando del 9% en 2002al 3,6% en 2009, con un mínimo histórico del 1,5% en 2019. La población rural activa representa la tercera parte con un total de 29,3% (World Bank 2019). El sector ocupa a un total del 17,7% de la población activa en el país.

Para la FAO, Iraq es un país agrícola, donde el 25% de la población depende de este sector. Iraq dispone de grandes extensiones de tierras, llanuras fértiles, recursos hídricos y recursos humanos. Dividida por su orografía y recursos hídricos entre el Norte y el Sur, contando con regadío la parte de las tierras regadas por el Tigris y el Éufrates, pero la mayor parte del territorio depende de las precipitaciones, sobre todo en campos de producción de cereales y para la ganadería. La superficie total de Iraq que ha llegado a ser cultivada es de 8 millones de hectáreas, que supone el 67% del área potencialmente cultivable de Iraq y el 27% del territorio iraquí, el resto incluye desiertos y montañas rocosas y de acusadas pendientes que son lugar de pasto para millones de cabezas de bovino y caprino.

En Iraq la tierra agrícola constituye el 21,4% de la superficie total del país. El total de la tierra cultivable constituye el 11,5%. No Obstante, el desarrollo de sistemas de riego, fertilizantes y mejoras tecnológica son imprescindibles para el desarrollo del sector y aumentar la producción de alimentos para satisfacer las necesidades nacionales. Por lo tanto, existen numerosas oportunidades de negocio. En ese sentido, actualmente según la FAO, la tasa de dependencia de las importaciones en Iraq ha aumentado al 76% en 2018, con una caída del 17% en la producción de cultivos. Mientras que la población rural trata de reducir considerablemente los costos en las operaciones y los insumos, la producción es muy baja con márgenes de beneficio mínimos. La última campaña agrícola (2018-19) alcanzó una producción récord de cereales de 6,4 millones toneladas (TM) con un aumento del 60% en la producción respecto al año anterior. 

Según el Departamento de Estados Unidos de Agricultura, la producción de trigo durante 2019 fue de 4,8 TM. Iraq también importa trigo y arroz. La importación de cereales en el primer trimestre de 2020 fue de 4,2 MT, incluyendo 2,7 MT de harina de trigo y 1,3 TM de arroz. Estos datos indican una reducción del 20% con respecto al año anterior.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector secundario en Iraq depende principalmente de la exportación de petróleo, aporta el 44% del total del PIB en 2020 según datos del BM, y en 2019 ocupaba al 22,3% de la población activa. Iraq también cuenta con industrias como la textil, montaje de automóviles, productos farmacéuticos, productos petroquímicos, fertilizantes, alimentación entre otras, aunque su actividad se ha visto mermada por los conflictos bélicos de los últimos años, al ser ocupadas muchas plantas por el Estado Islámico.

La principal industria no petrolera en Iraq, según datos de KAPITA en 2020, es la de alimentos y bebidas (31,9%), industria para procesamiento de metales industriales a excepción de la maquinaria (23,5%) y fabricación de muebles (20,7%). Existen otras actividades industriales fueron la fabricación de vehículos de motor (0,015%), minería (0,015%) y fabricación de papel (0,023%). No obstante, los empleos en el sector industrial son bajos en comparación con otros sectores del país. El sector industrial ocupo solo el 22,3% del total de empleos en Iraq en 2019 (datos del Banco Mundial). Los principales planes de inversión en este sector en 2020 se centraron en el sector petroquímico –rehabilitación de la planta de Basora y creación de otra nueva en la misma región- la industria de los fertilizantes, el desarrollo del sector minero y el de procesado de alimentos.

El Gobierno Regional del Kurdistán (GRK) posee el 3% de las reservas mundiales probadas de gas, que se estima en 200 mil millones de metros cúbicos. Estas reservas sitúan a la región más grande en la octava reserva probada del mundo después de los Emiratos Árabes Unidos y más que la que tiene Irak (112 mil millones de metros cúbicos). Asimismo, sus reservas de gas natural pueden utilizarse para redirigir el sector energético en la región, la cual tiene serios problemas de suministro eléctrico. Por otro lado, el gobierno de la región ha creado una situación favorable con una Administración estable, nivel de seguridad en la región elevado y un marco jurídico que ofrece un nivel de garantías suficientes para la actividad económica privada y extranjera. El Ministerio de Recursos Naturales del GRK y la empresa turca Genal Energy planearon aumentar las exportaciones a 20 millones de metros cúbicos anuales para principios de 2020. Sin embargo, este plan no se implementó debido a los eventos posteriores al referéndum de independencia de Kurdistán de 2017 y la guerra contra el Estado Islámico. Después de esto, el KRG acordó con la compañía rusa de energía ROSNEFT construir un gasoducto para exportar el gas natural de la región a Turquía y los países europeos. El gasoducto propuesto tendría la capacidad de transportar 30.000 millones de metros cúbicos de gas natural al año.

No obstante, el sector enfrenta serios problemas políticos. Tras bloquearse en 2015 el acuerdo firmado en 2014 entre el gobierno de Iraq y el Gobierno Regional de Kurdistán (GRK) para la venta y reparto del petróleo, que incluía 1.00 MUSD de pago a los Peshmerga y transferencias (17% presupuesto iraquí) al GRK. En febrero 2016 se llegó a un acuerdo que permitió volver a pagar los sueldos de los funcionarios de la región autónoma a cambio de que el GRK dejase de vender su petróleo independiente y se haga a través de la compañía estatal iraquí Petróleo Marketing Company. En agosto de 2016 el gobierno iraquí y el GRK reactivaron el acuerdo para resolver la disputa que mantienen sobre el reparto de los ingresos del petróleo que estaba frenando las exportaciones de crudo del país. Tras el acuerdo se reanuda la explotación de los campos de Kirkuk (el control del petróleo de Kirkuk se divide entre el gobierno central y el GRK) se prevé que las exportaciones aumentarán un 5% (150.000 barriles por día). 

En 2017 tras el referéndum de KRG, el gobierno de Iraq recuperó el control sobre los campos e infraestructuras de petróleo de Kirkuk, territorio sobre el que se mantiene la disputa para la explotación y exportación. KRG que tiene 50 contratos firmados con compañías internacionales para explotar los recursos petroleros incluyendo campos bajo el control de Bagdad desde octubre de 2017 y exportarlos unilateralmente a través del oleoducto a Turquía, lo que Bagdad reclama es ilegal.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector terciario aportó al 61% del PIB en 2020 y ocupó al 59% de la población en 2019. El aumento de casi 20 puntos se explica debido al aumento de la contratación del sector público. 

La Administración Pública es el principal subsector. Por este motivo el Gobierno de Iraq presta atención en proporcionar mejores servicios, ya que desempeña un papel esencial para lograr la productividad y la estabilidad social. Después de la restricción a los mercados tradicionales de la región, los mercados de Iraq han sido testigos de una gran expansión con un cambio en los patrones de consumo, de compras y de entretenimiento debido a la apertura de las puertas de inversión en este sector. También destacan los servicios financieros; el país cuenta con 55 bancos entre bancos estatales, privados, banca islámica y entidades extranjeras. Entre los más destacados se encuentran el Abu Dhabi Islamic Bank (EAU) y Al-Baraka Bank (Bahrein), Bancos iraníes (por ejemplo, Bank Melli Iran) o turcos (por ejemplo, Ziraat Bank, Vakif Bank y Esh Bank). La mayoría de los bancos extranjeros en Irak se concentran en la región del Kurdistán.

Volver a índice de Estructura de la oferta