Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

El sector agrícola, junto con la ganadería y silvicultura, supone el 34% del PIB. El sector industrial el 16,5, y dentro del mismo las manufacturas el 7,8%. Los servicios, con el transporte, comunicaciones, comercio, finanzas e inmobiliario como subsectores más importantes, proporcionan la mayor aportación al PIB, prácticamente el 50%. Las manufacturas el 10,0%, los transportes y las comunicaciones el 9,8% y la distribución el 10,3% del PIB.

En los últimos años se ha quebrado la tendencia observada en la primera mitad de la década hacia la diversificación y la reducción del tradicional fuerte peso del sector agrícola, que sigue suponiendo en torno a un tercio de la economía y proporciona ocupación a dos tercios de la población.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

 

Los precios de la mayoría de productos están determinados en principio por la oferta y la demanda de los mismos, si bien existen algunos precios regulados, como los de la electricidad y los productos petrolíferos, fijados por la Kenya Power y la Energy Regulatory Commission (ERC) respectivamente.

Asimismo, el M. de Agricultura fija los precios que el National Cereal and Produce Board, organismo de intervención y almacenamiento, paga a los agricultores por sus entregas de maíz y algunos otros productos agrícolas de primera necesidad.

La existencia de producción local en buen número de sectores, la apertura a las importaciones y la existencia de una multiplicidad de proveedores en bastantes sectores, conforman, en principio, un entorno relativamente competitivo. Sin embargo, informes de la OECD y el BM han apuntado a un nivel relativamente alto de intervención gubernamental en mercados donde la iniciativa privada ya está presente, y a excesivos requerimientos para la entrada en nuevos mercados, citando los sectores bancario, comercio mayorista y minorista, procesado de productos agrícolas, transporte y ciertos materiales de construcción.

El Global Competitiveness Report 2019 del World Economic Forum, otorga a Kenia en el apartado de eficiencia en el mercado de productos una valoración de 54,1 sobre 100, lo que le sitúa en la posición 95 entre los 140 países analizados. El año anterior, se encontraba en la posición 79. Cabe destacar la valoración superior, 69,9/100 que obtiene en el subapartado de competencia en la provisión de servicios, posición 48/140 en el ranking.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

 

A)   Transporte

 

  •  Carreteras

 

La Kenya National Highway Authority (KeNHA) es una corporación estatal, establecida bajo la Ley de Carreteras de Kenia de 2007, que se encarga de la gestión, el desarrollo, la rehabilitación y el mantenimiento de las principales carreteras nacionales e internacionales que unen centros de importancia y cruzan fronteras. 

El transporte por carretera es el principal medio de transporte en el país y representa el 93% del total de la carga y de pasajeros transportados.      

Según los datos de KeNHA, el país tiene una red de carreteras de unos 177.800 km. En la actualidad, la longitud de la carretera pavimentada es de 9.273 km. Se estima que alrededor del 70% (44.100 km) de la red de carreteras clasificadas está en buen estado y es mantenible, mientras que el 30% restante (18.900 km) requiere rehabilitación o reconstrucción.  

El eje de transporte por carretera más importante del país en la actualidad es el denominado Northerm Corridor, que une el Puerto de Mombasa, en la costa del Índico, con Nairobi y llega hasta Malaba, en la frontera con Uganda. Por él circulan buena parte de las mercancías destinadas a ese país, Ruanda y la RD del Congo.

 

Uno de los proyectos más ambiciosos es el Lamu Port-South Sudan-Ethiopia Transport Corridor Program, conocido como LAPSSET por sus siglas en inglés, dirigido a facilitar la integración económica entre Kenia, Etiopía y Sudán del Sur a través de la construcción de grandes infraestructuras, entre ellas las autopistas regionales Lamu-Isiolo-Juba (Sudán del Sur), y Isiolo-Addis Abeba (Etiopía). Este proyecto supone la integración de transporte consistente en carretera, tren, puertos y transporte de crudo.

 

  

A lo largo de 2020, está previsto que se ponga en marcha el proyecto que conectará por carretera diversas ciudades de la costa, desde Malindi (Kenia) hasta Bagamoyo (Tanzania) pasando por ciudades importantes como Mombasa y Tanga. Este proyecto se espera que mejore en comercio transfronterizo, el turismo, el desarrollo socioeconómico y promueva la integración regional. La inversión está presupuestada en 326,6 millones de USD, siendo financiado por el Banco Africano de Desarrollo (BAfD), y los gobiernos de cada país. 

 

  •   Ferrocarril

 

Kenya Railways (KRC) es la empresa pública competente. Tiene el mandato de proporcionar un sistema integrado de vías férreas dentro del país.

 

Durante muchos años, la principal vía ferroviaria del país fue la que unía la ciudad de Mombasa con la frontera en Uganda pasando por Nairobi. Las escasas inversiones en mantenimiento y mejoras en la infraestructura hicieron que el tráfico de mercancías por ferrocarril se redujera drásticamente con el paso del tiempo, especialmente en el tramo más al oeste.

Con el fin de recuperar su utilización, en 2007 se otorgó por los gobiernos de Kenia y Uganda una concesión a un consorcio privado (Rift Valley Railways) liderado por la empresa egipcia Citadel para su mejora y mantenimiento. Sin embargo, en 2017 ambos gobiernos decidieron retirar la licencia debido a la incapacidad del concesionario de realizar las inversiones necesarias para la modernización de la línea y la revitalización del tráfico de mercancías y pasajeros.

 

Existe un ambicioso plan de infraestructuras para unir por tren Nairobi con Kampala (Uganda), Juba (Sudán del Sur) y Kigali (Ruanda), creando un corredor ferroviario de 1.920 km para el transporte de mercancías y personas en la región.   

 

Actualmente, el único tramo construido y operativo es la línea de ferrocarril de ancho estándar (SGR por sus siglas en inglés) entre Mombasa y Nairobi, 472 km, que entró en servicio a finales de 2017. El proyecto ha sido llevado a cabo por la empresa china Road & Bridge Corporation y financiado a un 90% con un préstamo del banco EXIMBANK, por valor de 3.800 M USD. El 10% restante fue financiado por el Gobierno de Kenia. El  tramo siguiente del SGR, Nairobi-Naivasha (120 km) se terminó de construir en octubre de 2019. El coste del proyecto fue de 1.500 MUSD.    

 

Está pendiente la tercera fase del proyecto, que consiste en la continuación de la línea de Naivasha a Malaba, en la frontera con Uganda. Se realizará en dos tramos: Naivasha – Kisumu en las orillas del lago Victoria (262 kms.) y Kisumu – Malaba (107 km). Como alternativa a esta tercera fase, Kenia está estudiando la rehabilitación de la antigua línea de ferrocarril (MGR) entre Naivasha y Malaba, con un coste aproximado de 150 MUSD, financiado por el sector privado en modalidad PPP.  

En 2020, se encuentra en construcción la Nairobi Railway city. Este proyecto de desarrollo urbano multimodal consiste en una nueva estación de ferrocarril, que permitirá la integración de un sistema de autobús de tránsito rápido (BRT, por sus siglas en inglés) y otros medios de transporte público, así como el desarrollo de centros comerciales, rascacielos, pisos residenciales, un centro cultural y un museo.

  •  Puertos

 

La Kenya Ports Authority (KPA) se ocupa de la gestión y operación del puerto de Mombasa y del resto de puertos de la costa de Kenia, Lamu, Malindi, Kilifi, Mtwapa, Kiunga, Shimoni, Funzi y Vanga, así como del de Kisumu, en el lago Victoria. Además, administra los depósitos de contenedores en Embakasi, Eldoret y Kisumu.  

 

El puerto de Mombasa es el mayor de toda África del Este y uno de los más grandes de África (conectividad directa con más de 80 puertos en todo el mundo) y desempeña un papel crucial en la región, tanto para su abastecimiento como punto de salida de sus exportaciones hacia el resto del mundo. Entre julio de 2018 y mayo de 2019 en el puerto de Mombasa se movilizaron 1,26 millones de TEUs. El movimiento de carga aumento un 6,3% respecto al periodo anterior y los contenedores un 13,1%.  

 

El puerto de Mombasa está continuamente modernizando su infraestructura y realizando programas de expansión para tener una capacidad acorde con el tránsito de mercancías que se demanda. La última reforma data de finales de 2019 y consiste en la modernización de cuatro muelles de carga. El proyecto está presupuestado en 193 millones de dólares y financiado por el Banco Europeo de Inversión y la Agencia Francesa para el Desarrollo. 

 

En cuanto al proyecto integral de transporte LAPSSET, se terminó la construcción de un nuevo puerto en Lamu a comienzos de 2020. Se espera que la construcción de este nuevo puerto sirva, entre otras funcones, para acoger buques de carga de crudo provenientes de los yacimientos del Lago Turkana en Kenia y de Sudan del Sur. 

   

Así mismo, en Kisumu se encuentra el puerto lacustre más importante del país, a orillas del lago Victoria, el segundo lago de agua dulce más grande del mundo. Por él  transita buena parte del intercambio de mercancías con Uganda, incluido el abastecimiento de productos petrolíferos de ese país. Recientemente se ha terminado el proyecto de ampliación del puerto,  en el que se incluye el hormigonado del patio del puerto, la construcción del muelle, la reparación del dique seco y la rehabilitación de todos los edificios.

  

El Puerto de Malindi, dedicado mayoritariamente al turismo y a la pesca local, completa la oferta portuaria del país.

 

  •  Aeropuertos

 

Los aeropuertos están gestionados por la empresa pública Kenya Airports Authority (KAA).

 

Existen cinco aeropuertos internacionales: Jomo Kenyatta International Airport (JKIA) y Wilson Airport en Nairobi, Mombasa Moi International Airport (MIA), Eldoret International Airport y Kisumu International Airport. 

 

El Aeropuerto Internacional Jomo Kenyatta (Nairobi) es el principal aeropuerto del país y de la región, el cual en 2019 acogió a 113.050 visitantes. Actualmente, se está estudiando un proyecto de inversión para mejorar el aeropuerto y aumentar su capacidad. El proyecto incluiría la construcción de una nueva terminal de 178.000 metros cuadrados.

   

El proyecto LAPSSET incluye la construcción de tres nuevos aeropuertos internacionales: Lamu International Airport (188 millones de dólares), Isiolo International Airport (175 millones) y Turkana International Airport (143 millones), en principio bajo la fórmula PPP. Por otra parte, en septiembre de 2020 comenzarán las obras para la conversión del la pista de aterrizaje militar de Lanet en un aeropuerto público internacional en la ciudad de Nakuru. 

 

Por último, también es destacable la presencia de otros 9 aeropuertos que operan a nivel nacional, y numerosas pistas de aterrizaje y despegue repartidas por todo el país que vienen a complementar el transporte aéreo.

 

· Oleoductos

    

 

La Kenyan Pipeline Network (KPC) es la empresa pública encargada de gestionar los 1.792 km de gasoductos y oleoductos con los que contaba el país en 2019. 

 

 

 

 

La red de oleoductos cuenta con siete líneas diferentes entre las que destaca la línea Mombasa-Nairobi, de 450km de longitud, ampliada en 2018 y que constituye el principal canal de distribución de los productos petrolíferos, para cuyo abastecimiento el país depende de las importaciones. Complementando a la anterior están los oleoductos Nairobi-Nakuru-Eldoret (325 km) y Sinendet-Kisumu (121 km).   

 

Asimismo, se encuentran en construcción dos oleoductos más dentro del proyecto LAPSSET: la Crude Oil Pipeline, Lamu-Isiolo e Isiolo-Juba (Sudán del Sur), para ofrecer una salida al mar alternativa al petróleo de Sudán del Sur, y la Product Oil Pipeline Lamu-Isiolo e Isiolo-Addis Abeba (Etiopía) para el abastecimiento de productos petrolíferos de este país. Además, estos proyectos servirán también para conectar los campos petrolíferos de Turkana con el puerto marítimo de Lamu. Se estima que el proyecto este completado para 2022

    

B)   Comunicaciones

 

Las inversiones en infraestructura han colocado a Kenia entre los líderes del continente africano en acceso a servicios de telecomunicaciones y tecnología digital, destacando por la utilización del pago electrónico a través de móvil y el e-commerce.   

La penetración de la telefonía móvil celular aumentó en un 8,19% a 114,7 subscripciones por cada 100 habitantes en 2019, lo que implica que hay más suscripciones de móviles que personas en el país. Esto se debe al hecho de que muchas personas se han suscrito a más de una tarjeta Sim del mismo o de diferentes operadores. 

En la actualidad, el Gobierno continúa invirtiendo en el desarrollo del National Optic Fibre Backbone Infrastructure (NOFBI) para incrementar el acceso a internet de calidad.

 

 

C)   Energía

 

Kenia ha concedido gran importancia al desarrollo del sector, lo que se observa en los crecientes presupuestos asignados al Ministerio de Energía, el aumento en participación del sector privado, la mayor diversificación y el impulso de las renovables. 

   

A continuación, se describen los principales actores en el sector:      

 

·Generación  

KenGen (Kenya Electricity Generating Company): Empresa pública con un 30% de participación privada en su capital. Produce gran parte de la electricidad del país (alrededor del 70%) a través de plantas de generación de su propiedad. Cuenta con plantas hidroeléctricas que producen un total de 819,9 MW, entre las que destacan Gitaru y Kiambere;  plantas geotérmicas (534 MW); plantas térmicas (256,2 MW); y una eólica (25,5 MW).  

GDC (Geothermal Development Corporation): Compañía pública creada en 2008 para acelerar el desarrollo de los recursos geotérmicos en Kenia. GDC desarrolla las actividades de exploración y perforación (protegiendo a los inversores privados de los riesgos asociados a esta fase) para posteriormente permitir a los IPPs (Productores Independientes de Electricidad) interesados que desarrollen el proyecto.  

IPPs (Independent Power Producers/Productores Independientes de Electricidad): producen el 30% restante de la energía y venden a la KPLC mediante acuerdos PPA (Power Purchasing Agreements) negociados con la KPLC y regulados por la ERC. En la actualidad hay 11 IPPs en el país, entre los que destacan de mayor a menor capacidad instalada, OrPower 4 – Geothermal, Iberafrica, Thika Diesel, Gulf Diesel, Tsavo, y Mumias-Cogeneration. 

 

NUPEA (Nuclear Power and Energy Agency), anteriormente denominada (KNEB), es una Corporación Estatal establecida en virtud de la Ley de Energía de 2019. Se encarga de promover y aplicar el Programa de Energía Nuclear de Kenia, llevando a cabo actividades de investigación y desarrollo para el sector de la energía.

  

· Transmisión 

Ketraco (Kenya Electricity Transmission Company): Empresa 100% estatal, fundada en 2008, cuyo objetivo es la planificación, diseño, construcción y gestión  de las líneas de transmisión y sus subestaciones asociadas. Lleva a cabo tanto proyectos nacionales en Kenia como proyectos de interconexión con los países vecinos (Uganda, Tanzania y Etiopía). 

· Distribución 

KPLC (rebautizada como Kenya Power): empresa público-privada en la que el estado posee el 50.1%. Su objetivo es la distribución de la energía hasta el consumidor final, es dueña de todas las infraestructuras de transmisión y distribución del país y se encarga de su mantenimiento. Compra la energía a KenGen y los IPPs a precio pactado y aprobado por la ERC. 

REREC (Rural Electrification & Renewable Energy Corporation): Anteriormente llamada REA (Rural Electrification Authority),  se encarga de acelerar la llegada de la electricidad en zonas rurales alejadas de la red.   

·Reguladores 

EPRA (Energy & Petroleum Regulatory Authority): Anteriormente llamada ERC (Energy Regulatory Commission),  se encarga de la regulación del sector, tiene un papel importante en la aprobación de los acuerdos PPA entre los IPPs y la KLPC. Además, regula las tarifas finales, expide las licencias para operar en el sector y se encarga de cumplir algunas reglas medioambientales.

 

Situación energética actual   

 

La capacidad instalada en 2019 es de 2.818 MW, crecimiento destacado si lo comparamos con los 1.800 MW de capacidad disponible en 2014. A su vez, Kenia produjo 11.620 GWh en 2019 y la demanda doméstica alcanzó los 11.620 GWh en ese mismo año. Las pérdidas de transmisión y distribución se situaron en 2.750,5 GWh y representaron el 24,1% del total de la generación local en 2019. Cabe mencionar, que desde el año 2012, la demanda energética doméstica ha ido creciendo alrededor de un 3% anual.

 

En la siguiente tabla se puede observar la estructura de generación de energía eléctrica en Kenia.    

 

 

 

Reparto generación energía eléctrica

 

 

Fuentes energía

 

 

%

 

Geotérmica

 

45,0

 

Hidráulica


27,6

 

Térmica

 

11,3

 

Eólica

 

13,4

 

Otras

 

2,6

 

 

Fuente: KNBS Economic Survey 2020

    

Aproximadamente, el 86% de la energía en Kenia es generada a partir de renovables, con la energía geotermal a la cabeza, siendo el noveno productor a nivel mundial de esta energía. La adición de la central geotérmica Olkaria V a la red nacional en 2019 amplió la capacidad geotérmica del país en un 25,0% hasta 828,4 MW. 

La hidráulica mantiene un importante peso en la generación pero las frecuentes sequías  junto con el descubrimiento de los yacimientos geotermales, ha situado está última a la cabeza con nuevos proyectos a la vista como OLKARIA VI, MENENGAI, BOGORIA-SILALI o SUSWA. En el plano de la energía eólica, cabe destacar el proyecto de LAKE TURKANA, NGONG y NGONG II y planes más recientes para NGONG III. En solar, destacan al menos cuatro plantas solares con PPAs cerrados o muy avanzados entre ellas la planta solar de GARISSA de 54 MW, terminada de construir en enero de 2020.

Para el fomento de las energías renovables, en 2008 se creó la “Feed-In-Tariffs Policy” que incluye la generación a partir de solar, biomasa, hidroeléctrica hasta los 10 MW, geotermal, biogás y residuos urbanos. Este marco regulador distingue entre pequeños proyectos de energía (hasta 10 MW) los cuales se adhieren a un PPA estandarizado y grandes proyectos (mayores de 10 MW) los cuales se negocia un PPA. Igualmente, recoge los procedimientos en la adjudicación de proyectos al sector privado.  A medio plazo, y debido a los elevados precios de la energía, se está planteando el paso del mecanismo FiT a la subasta inversa para la fijación del precio de las energías eólica y solar. Este nuevo mecanismo consiste en que los inversores identifique proyectos potencialmente viables y luego adquieran las licencias para explotarlos a tarifas predeterminadas, sin ningún requisito de licitación.  

  

 

Petróleo   

En 2012, se descubrieron en el lago Turkana reservas de petróleo que se estiman en 750 millones de barriles, con unas expectativas de extracción inicial de 60.000 barriles al día. Sin embargo, su explotación comercial requeriría la construcción de un oleoducto hasta la costa (dentro del proyecto LAPSSET) y no se prevé que las exportaciones puedan comenzar antes de 2022. En mayo de 2018, comenzaron a transportarse en camiones cisterna hasta el puerto de Mombasa las cantidades extraídas hasta ahora con el fin, declarado por el gobierno, de colocarlo en el mercado y conocer su aceptación y el precio que alcanzaría.    

El volumen total de productos petrolíferos importados se situó en 6,4 millones de toneladas en 2019. Durante el mismo período, las exportaciones de dichos productos nacionales disminuyeron en un 16,3%, hasta 23,2 mil toneladas. El valor total de importación disminuyó a 316.600 millones de chelines kenianos (2.663 MUSD). Sin embargo, el valor total de las exportaciones de estos productos, incluidas las reexportaciones, aumentó en un 12,1% hasta 43.600 millones de chelines kenianos (366 MUSD).  

 

 

Previsiones del sector energético                                      

El objetivo para los próximos años es aumentar la capacidad instalada en 504 MW, esperando alcanzar los 3.216 MW en 2023. También se espera que el 100% de la energía sea renovable con la geotérmica a la cabeza y que el 80% de la inversión para las nuevas plantas de generación de energía eléctrica provenga de inversión privada. Por otro lado, y a largo plazo, 20 años vista aproximadamente, Kenia pretende desarrollar una planta de energía nuclear. 

Cabe mencionar, que en junio de 2019, el Ministerio de Energía redujo su objetivo inicial de aumentar la capacidad instalada hasta los 10.000 MW en 2030, para dar cabida a los proyectos insignia de Kenya Vision 2030. El nuevo objetivo es alcanzar 7.200 MW de capacidad instalada en dicha fecha.  

En cuanto a la transmisión eléctrica, se estima la construcción de 10.700 kilómetros de nuevas líneas de transmisión con sus subestaciones necesarias para el periodo 2017-2037. También está entre los objetivos a conseguir en 2020 aumentar hasta 60 PPAs con nuevos generadores de energía, construir una red más eficiente, añadir 1 millón de nuevos clientes a la red eléctrica por año y apostar por nuevas plantas de energías renovables. 

En  diciembre de 2018, Kenia desarrolló la Kenya National Electrification Strategy que sienta las bases para alcanzar el acceso a la electricidad universal en 2022. A fecha de 2019, un 75% de la población tiene acceso a la electricidad, ya sea mediante conexión a la red nacional o sistemas off-grid. Para conseguir alcanzar el objetivo se espera una inversión en líneas de transmisión y sistemas off-grid de más de 2.700 M USD.    

Finalmente, y en cuanto a interconexiones, está prevista la  importación de 400 MW desde Etiopia en 2019, la exportación de 200 MW de Etiopía a Tanzania por la red nacional keniana en 2020 y la exportación de 50 MW a Ruanda a través de Uganda principalmente por la vía de interconexión KUR de 400 KV en 2020.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

No existen datos oficiales sobre población activa en Kenia. El Banco Mundial ofrece estimaciones que, para 2020 cifran la población activa en 21,95 millones de personas, y una tasa de actividad del 65,37% (sobre la población total mayor de 15 años). Desglosada por géneros, la tasa de actividad para los hombres sería del 68,46% y para las mujeres del 62,37%.   

 

Según los datos publicados por el KNBS, el empleo total registrado creció un 2,1% en 2019, llegando a 18,1 millones de personas, cifra de la que se excluye a los pequeños agricultores y a las comunidades de pastores que aun habitan las zonas áridas y semiáridas del norte del país. 

 

EMPLEO TOTAL REGISTRADO (miles de personas) (1)

 

2016

 

2017

2018

2019

%/Total

SECTOR FORMAL

2.724,5

 

2.838,9

 

 

2.917,3

 

3.012,1

16,6

Asalariados

2.592,0

2.699,5

2.765,1

2.928,3

16,1

Sector privado

1.817,2

1.866,4

1922,2

2.063,1

11,4

Sector público

774,8

833,1

842,9

865,2

4,8

Autoempleados y familiares no remunerados

132,5

139,4

152,2

162,7

 

0,9

SECTOR INFORMAL (3)

13.308,3

14.103,8

14.865,9

15.051,6

83,0

TOTAL

16.032,8

16.942,7

17.783,2

18.142,7

100

 

Fuente: Economic Survey 2020, Kenya Bureau of Statistics, KNBS.   

(1) Excluidos pequeños agricultores y ganaderos (2) Datos provisionales; (3) Estimaciones. Última actualización: junio 2019 

Como se observa en la tabla, destaca el fuerte peso del sector informal, que ha experimentado en los últimos cuatro años una tasa de crecimiento media anual de 4,2% entre 2016 y 2019, superior a  la del sector formal, 3,4% entre las mismas fechas.  

Dentro del sector formal privado, los principales sectores generadores de empleo son el manufacturero (15,9% del total), agrícola (14,3%), comercio y reparaciones (12,9%) y educativo (11%). En el sector formal público destacan educación, administración pública y defensa. 

El BM da una estimación de desempleo para 2019 del 9,3%, un 9,4% para los hombres y un 9,2% para las mujeres.

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

Kenia es el único país de África del Este en la categoría de renta media, según la clasificación del BM, aunque situado aún en la parte baja del intervalo. El PIB per cápita a tipo de cambio de mercado alcanzó 1.816 USD, en 2019 (BM), aunque en términos de paridad de poder adquisitivo (PPA) llegó hasta 4.420 USD. 

 

El World Poverty Clock Report de 2020, estima que la tasa de pobreza, medida como el porcentaje de población que dispone de menos de 1,90 USD día, es del  19%.

 

Por otro lado, el Indicador de Desarrollo Humano que elabora Naciones Unidas es de 0,579 para Kenia, según el último informe de 2018, lo que sitúa a este país en el puesto 147 de 189, dentro del grupo de menor puntuación, y algo por encima de otros países de la región como Uganda y Tanzania (159 compartido) o Ruanda (157).

El Índice de Gini, que mide la desigualdad en la distribución de la renta (a mayor valor del índice mayor desigualdad), se situó en 40,8 en 2015 (último dato disponible del BM a fecha enero de 2020), cifra inferior al 47,7 de 2013, lo que indica que el crecimiento registrado en el período ha repercutido en una distribución más igualitaria de la renta. A modo de comparación, este indicador en España es del 36,2; para Tanzania del 37,8; para Uganda del 42,8 y para Ruanda del 45,1.

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Al igual que en países de similar nivel de desarrollo, el sector agropecuario conserva una gran importancia en Kenia, tanto en términos de su aportación al PIB y a las exportaciones como por constituir el sector que proporciona ocupación a una mayoría de la población, por encima del 70%. Hay que señalar que es un sector muy dependiente de las condiciones meteorológicas y la falta de desarrollo tecnológico hace que no exista una estructura para garantizar la irrigación.

La paulatina caída que la participación del sector en el PIB venía registrando, se ha quebrado en los últimos años, ascendiendo desde el 26,4% en 2013 al 34,1% (a precios corrientes) en 2019, debido por una parte al fuerte crecimiento de las exportaciones de productos hortofrutícolas, principalmente flores frescas, a la UE .

Agricultura

La agricultura es el componente más importante del sector, coexistiendo una agricultura comercial con una fuerte orientación exportadora junto a una agricultura de subsistencia.

Entre los productos cultivados con destino al mercado destacan los hortofrutícolas y, entre ellos, las flores, destinadas sobre todo al mercado de la UE, en el que cuentan con un nicho de mercado en torno al 40%.

Kenia cuenta con regiones especialmente aptas para el cultivo del té, siendo el segundo productor a nivel mundial, tras China. Alrededor del 60% de la producción proviene de pequeños agricultores, que cultivan y cosechan manualmente, y comercializan a través de la Kenya Tea Development Agency, mientras que el resto se obtiene en grandes plantaciones propiedad de multinacionales.

El café es otro de los cultivos destinados mayoritariamente a la exportación y Kenia produce algunas de las variedades más apreciadas por los expertos. En torno al 70% de la producción proviene de pequeños productores que comercializan a través de cooperativas, el resto corresponde a grandes explotaciones. 

El cultivo del algodón tuvo mucha importancia, especialmente en la zona sudoeste del país, pero la liberalización de las importaciones en los años 90 hizo caer la producción en un 80%. Actualmente, sin embargo, el Gobierno está tratando de revigorizar el cultivo, con la introducción nuevas variedades, irrigación y un sistema de precios más transparente y favorable a los cultivadores, en su mayoría pequeños y medianos.

La caña de azúcar es otro producto importante y se cultiva sobre todo en la zona suroccidental del país, donde ocupa a más de 200.000 pequeños agricultores. Sin embargo, es un cultivo muy dependiente de las lluvias y se vio especialmente afectado por las sequías en el año 2017. Sin embargo, la producción se se está recuperando con un incremento del 10,7% en 2018 respecto al año anterior.

Ganadería

El sector ganadero en Kenia supone un 4,0% del PIB en 2019, y el 38% del empleo. Coexisten dos  tipos de explotación claramente diferenciados:

Sistema extensivo o tradicional. El pastoreo nómada de subsistencia, bovino y camellos, ha sido el modo de vida tradicional de las tribus de las regiones áridas y semiáridas del este y noreste del país próximas a las fronteras con Somalía y Etiopía, y también de las tribus masái en las zonas fronterizas con Tanzania. Desde el punto de vista económico, su importancia es reducida y han sufrido mucho con las repetidas sequías de los últimos años.

Sistema intensivo o comercial. Comprende explotaciones, de muy variadas características en cuanto a tamaño y grado de modernización, dedicadas a la producción para el mercado de productos lácteos, carne de vacuno, aves y huevos, y porcino. Ha crecido con fuerza en los últimos años respondiendo al incremento de la demanda.

Pesca

Aunque el gobierno ha lanzado un plan estratégico para desarrollar la “blue economy”, de momento, la pesca en las costas del Índico no está totalmente desarrollada en comparación a su potencial. Además, se ha visto un gran incremento de las empresas relacionadas con la industria pesquera de 2015 a 2019. Mayor importancia relativa tiene la pesca de la tilapia y la perca del Nilo en el Lago Victoria, aunque su comercialización se ve limitada por la carencia de instalaciones de conservación y las malas comunicaciones con los centros de consumo. En los últimos años, el Gobierno ha fomentado la acuicultura de la tilapia en diversas zonas del interior, aunque con un éxito parcial.

A comienzos de 2018, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, puso en marcha el proyecto de pesca marina de Kenia (KEMFSED), que promoverá la inversión en el sector de la pesca y la acuicultura costera (maricultura), así como el fortalecimiento de los medios de subsistencia de los residentes en la costa.

En noviembre de 2018, tuvo lugar en Nairobi la conferencia internacional “Sustainable Blue Economy Conference” durante la cual se plantearon una serie de medidas para potenciar este sector, como facilitar el acceso a tecnología e innovación y promover la movilización de financiación de fuentes públicas y privadas.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

A pesar de que Kenia es el país más industrializado del África Oriental, la aportación del sector en su conjunto alcanzó un 16,2% del PIB en 2019, y la del subsector de manufacturas está entorno al 8%, habiendo incluso retrocedido un par de puntos en los últimos años.

Las actividades más importantes están relacionadas con la transformación y procesado de productos agrícolas, principalmente café y té, pero también la producción de bebidas, envasado de productos cárnicos y frutas, molinería de maíz y trigo y refinado de azúcar.

Destaca también producción de transformados metálicos (aluminio, acero), material eléctrico, materiales de construcción (cemento y sus transformados, tejas) y montaje y ensamblado de vehículos. En pequeña escala se da la fabricación de una variedad de productos de consumo: mobiliario, plásticos, baterías, textil y vestido, cuero y calzado, jabón, productos farmacéuticos, cerveza y bebidas no alcohólicas, cigarrillos….

Las actividades de construcción aportaron (a precios corrientes) un 5,6% al PIB en 2019, y se centraron en el desarrollo de infraestructuras y en el auge de la construcción comercial y residencial en las grandes ciudades.

El subsector de agua y electricidad representa el 2,4% del PIB en 2019. La proporción de energía generada a partir de fuentes renovables aumentó de 75.5% en 2017 al 86% en 2019, debido al aumento de la energía hidroeléctrica, solar y eólica y al rápido desarrollo de la geotérmica en el país. La demanda total de electricidad aumentó en un 3,9% hasta 11.620,7 GWh en 2019, en comparación con 11.182,0 GWh en 2018. La demanda doméstica, aumentó de 8.702,3 GWh en 2018 a 8.854,0 GWh en 2019. Las pérdidas de transmisión y distribución se situaron en 2.750,5 GWh y representaron el 24,1% del total de la generación local en 2019.   

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Kenia posee uno de los sectores de servicios más desarrollados del África Subsahariana gracias al mayor grado de desarrollo y sofisticación de su economía, lo que le coloca en buena posición como suministrador de servicios a los países vecinos, miembros de la Comunidad de África Oriental. Así, el sector servicios es el principal contribuyente al PIB del país, alcanzando el 49,7% del mismo en 2019.

Su posición geográfica estratégica y el puerto de Mombasa convierten al país en el paso obligado de las mercancías para los países de la región sin acceso al mar (Uganda, Ruanda, RD del Congo y Sudán del Sur), hace que el subsector de servicios logísticos tenga considerable importancia; incluyendo transporte, almacenamiento y distribución comercial.

Kenia cuenta con el sector financiero más desarrollado de la región, con la bolsa de valores más sofisticada, y con presencia de sus bancos en los países vecinos, como el Equity Bank Kenya o el Diamond Trust Bank of Kenya. El sector está regulado, en sus diferentes segmentos, por el Banco Central de Kenia (CBK), la Capital Markets Authority (CMA), la Insurance Regulatory Authority (IRA), y la Retirement Benefits Authority (RBA). 

 

Existen tres bancos de titularidad pública: National Bank of Kenya, Development Bank of Kenya y Consolidated Bank of Kenya, y más de 40 bancos comerciales privados, de los cuales 13 son extranjeros.  Los más importantes en cuanto a cuota de mercado son el Kenya Commercial Bank, Equity Bank Kenya, Co-operative Bank of Kenya, Standard Chartered Bank, Barclays Bank of Kenya. A principios de 2019 se confirmó la fusión del Commercial Bank of Africa y el NIC Bank, formando el NCBA, el tercer banco más grande por activos.

 

Dentro del sector financiero no bancario, más de 60 empresas participan en el mercado asegurador, siendo las principales Jubilee Insurance, British-American Investments Company (Britam), APA y CIC. Además, existen seis instituciones de microfinanzas formales, 112 oficinas de cambio de divisa y 164 SACCOS (Savings and Credit Cooperative Organization), cooperativas de crédito con capacidad de aceptar depósitos y conceder préstamos a sus miembros.

Mención especial merece el sector de las TIC, que ha conocido un notable desarrollo en la última década, de forma que el país presenta el mayor índice de penetración de telefonía móvil e internet del continente. El operador de telefonía móvil dominante es Safaricom, participado por Vodafone a través de su filial sudafricana Vodacom, y que cuenta con un 64,9% de cuota de mercado en 2019, seguido de Airtel Kenya (24,6%) subsidiaria de la compañía india Bharty Airtel, Telkom Kenya (6,7%) joint venture entre el gobierno y la firma sudafricana del mismo nombre, y Finserve (3,6%). Resulta especialmente destacable el acceso de cerca tres cuartas partes de la población a servicios bancarios a través de teléfonos móviles, gracias al servicio M-PESA. Su éxito se debe en parte a la reducida parte de la población que dispone de cuentas bancarias. Se han ido ampliando los servicios y, actualmente, se puede transferir dinero de persona a persona, sacar dinero de cajeros y efectuar pagos de compras y de recibos tanto de empresas como de bancos y entre particulares. Admite además descubiertos, por lo que de hecho funciona como tarjeta de crédito. En 2019, el dinero gestionado a través del móvil fue utilizado por casi 29 millones de kenianos. Según el último informe económico de Kenya Buereau of Statistics (KNBS), estas herramientas fueron utilizadas en 2019 para transacciones por valor de 4.346 millones de chelines kenianos (de 40,7 M USD).

El subsector de servicios de negocios y profesionales también presenta un desarrollo estimable, con presencia de firmas de nivel internacional, entre ellas las 4 grandes compañías del sector de consultoría y servicios a nivel global (KPMG, PWC, Ernst & Young y Deloitte), y otras como Dalberg, Grant Thornton, Manpower Services Group y Minet Group.

El turismo se ha recuperado de los efectos negativos de los atentados terroristas contra un importante centro comercial de Nairobi en 2013. El sector representa una importante fuente de divisas, aunque su desarrollo se ve limitado por las deficiencias en las infraestructuras de transporte y alojamiento. El sector turístico registró un mejor desempeño en 2019 debido principalmente al crecimiento de la aviación y la confianza de los inversores. Los ingresos por turismo internacional aumentaron un 3,9% en 2019, y el número de viajeros internacionales llegó a 1,65 millones de visitantes. Los principales países de origen de los turistas en 2019 fueron: Estados Unidos, Unión Europea, Reino Unido e India.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Privatizaciones

Para dar cumplimiento a la Ley de Privatizaciones, se creó la Comisión de Privatizaciones.

Este organismo se encarga de formular y ejecutar el Plan de Privatizaciones. Entre sus funciones se encuentra la de tasar el valor de las empresas participadas por el sector público que se desean enajenar.

La lista de empresas que está previsto sean privatizadas puede encontrarse en la web de la Comisión (http://www.pc.go.ke) y abarca los sectores vinícola, turístico y hotelero, agrario, azucarero financiero y de terminales portuarias.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex