Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

El sistema de distribución en Corea mantiene una estructura oligopolista y está controlado en muchos sectores por los conglomerados empresariales, lo que determina niveles de precios intermedios y al consumo relativamente más elevados que en países de su entorno económico y similar desarrollo económico. En el sector primario en concreto se da un alto grado de intervención en determinados productos como el arroz o el azúcar, mientras que en otros la protección comercial es todavía elevada, en muchos casos mediante restricciones regulatorias. Los márgenes de la distribución son grandes, señalando falta de competencia. El organismo que se encarga de la defensa de la competencia, la Korea Fair Trade Commission, depende directamente del Primer Ministro.

El índice de los precios de consumo había venido reduciéndose en los últimos años:1,9% en 2017; 1,5% en 2018; 0,4% en 2019; y alcanzando a lo largo de 2020 el 0,5%. En el cómputo total de 2021, el índice de los precios al consumo aumentó hasta alcanzar un 2,5% más con respecto al año 2020 (por encima del objetivo del 2% fijado por el Banco de Corea), que se atribuye al aumento de la demanda interna, los problemas de las cadenas de suministro y aumentos de los precios de materias primas a nivel mundial. En consecuencia, supone la mayor tasa de inflación desde 2011, cuando se llegó al 4%. A diciembre de 2021, tanto el Banco de Corea, como la OCDE, estiman que la inflación media de la economía coreana para 2022 se situará cercana al 2%, de la mano de una disminución gradual que tendría lugar a partir del segundo semestre.

 El Banco de Corea incrementó el tipo de interés del mínimo histórico del 0,5% durante la pandemia, al 0,75% en agosto. En noviembre, lo subió de nuevo al 1%. A mediados de enero de 2022, el tipo de interés subió de nuevo, para contrarrestar los efectos inflacionarios, hasta el 1,25%.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Corea del Sur mantiene una red amplia y moderna de infraestructuras de transporte por carretera, ferrocarril, aeropuertos y puertos.

Comunicaciones por vía marítima

Corea es un centro de transporte logístico fundamental para el noreste de Asia. Debido a que la única frontera terrestre, con Corea del Norte, está cerrada, el medio más habitual de transporte de mercancías es el barco. La infraestructura portuaria es adecuada y Corea dispone de una importante flota mercante. La principal empresa de transporte de contenedores es ahora Hyundai Merchant Marine Co (HMM), importante en el sector a nivel mundial. En los primeros meses de 2020 fletó el mayor barco portacontenedores del mundo con una capacidad de casi 24.000 teus, el HMM Algeciras.

Los puertos principales son los de Busan e Incheon. Busan, al sur del país, es el sexto mayor puerto del mundo, y está especializado en contenedores (carga seca), mientras el puerto de Ulsan próximo al anterior recibe carga líquida, incluida hidrocarburos. El puerto de Incheon, próximo a Seúl, es el segundo puerto en importancia del país.

Las comunicaciones con España por mar son relativamente buenas. Los principales puertos de embarque son Valencia, Barcelona, y Algeciras con frecuentes salidas de buques con destino a Busan. La duración aproximada del trayecto es de 24/25 días. También hay una conexión regular entre Bilbao y Busan, pero con menor frecuencia y mayor duración del viaje debido a las escalas y lejanía. 

Comunicaciones por vía aérea

Existen numerosos vuelos internacionales a la semana que enlazan Seúl con las principales ciudades del mundo. Desde España, antes de la crisis del coronavirus, tanto Korean Air como Asiana Airlines (recientemente absorbida por Korean Air) ofrecían vuelos directos entre Madrid y Barcelona, y Seúl. Actualmente, a fecha de enero de 2022, estas conexiones están suspendidas. Han comenzado a operar desde Corea líneas de bajo coste: Jeju Air, Jin Air (de Korean Air) o Air Busan (de Asiana Airlines). 

El principal aeropuerto internacional del país es el de Incheon, situado a 60 km. de distancia de Seúl. Ha sido clasificado como uno de los más eficientes del mundo por el Airport Councils International (ACI)que lo ha nombrado como el mejor aeropuerto del mundo en calidad de servicio durante 12 años consecutivos (2006-2017).

En la construcción de este aeropuerto se emplearon los últimos avances tecnológicos para dotarle con capacidad para dar servicio a 62 millones de pasajeros y 5,8 millones de toneladas de carga al año. Junto a Incheon, los aeropuertos internacionales de Gimhae, cerca de Busan, y de Jeju, en la isla de Jeju, absorben el 90% del tráfico aéreo internacional del país, repartiéndose el resto entre los otros cinco aeropuertos internacionales de menor tamaño existentes en Corea del Sur, a saber: Yangyang, Cheongju, Daegu, Gimpo y Gwangju. A pesar de que el número de pasajeros ha ido en aumento hasta 2019, cuando se registraron aproximadamente 92,5 millones de pasajeros, en 2020 debido a la pandemia este número se redujo en un 58,8%, hasta 65 millones.

Por otro lado, las rutas aéreas domésticas, tanto de Korean Air como de Asiana Airlines, sirven doce ciudades: Seúl, Busan, Jeju, Daegu, Sokcho, Gwangju, Chinju, Yosu, Ulsan, Kangnung, Yechon y Pohang. El transporte aéreo interno mantiene una dura competencia con el tren de alta velocidad.

Comunicaciones por carretera

Corea cuenta con una avanzada infraestructura de transporte de carretera. La red viaria consta de 96.445 km. de carreteras asfaltadas. El sistema de autovías y autopistas es extenso, si bien el fuerte aumento del tráfico rodado en los últimos años ha provocado una creciente saturación de las carreteras y de las grandes ciudades coreanas, produciéndose continuas retenciones de tráfico a la entrada y salida. El rápido crecimiento económico y la necesidad de tener un mercado automovilístico interno han propiciado durante muchos años la utilización del automóvil y la expansión de la red viaria. Es conveniente recordar que, debido a que la única frontera terrestre es con Corea del Norte, el acceso al país por carretera no es posible.

Comunicaciones por vía férrea

La moderna infraestructura de transporte de ferrocarril cuenta con una extensa red de alta velocidad (KTX) que se extiende en racimo desde Seúl a todo el país, y que une las principales ciudades y centros logísticos de transporte. La red de ferrocarriles comprende 6.580 km de vías, cubre aproximadamente todo el país y es administrada por la empresa estatal Korea National Railroad (KORAIL) como operadora, y por Korea Railroad Corporation (KRN), que se encarga del mantenimiento de la infraestructura vial. Los metropolitanos (metro) están administrados por compañías municipales.

Energía como infraestructura económica

Como ya se ha mencionado en el subapartado de energía del punto 2.1.2. sobre el sector secundario, Corea es el 8º país del mundo con mayor consumo de energía, lo que ha sido necesario para su impulso y crecimiento industrial. Dada su posición geográfica y política, Corea es, en términos de suministro energético, una isla: importa el 93,5% de su producción energética, basada ésta mayoritariamente en la energía nuclear y los combustibles fósiles. Esto le hace muy vulnerable a los precios y a posibles disrupciones en el suministro, y explica por qué la seguridad energética es uno de los principales elementos de la agenda política del Gobierno.

En cuanto a la distribución de electricidad, está monopolizada por KEPCO, una entidad pública que tiene derechos exclusivos para llevar a cabo la transmisión, distribución y venta de electricidad (a consumidores finales) en Corea, por lo que no hay participantes privados. Además, a través de sus seis subsidiarias (Korea South-East Power, Korea Midland Power, Korea Western Power, Korea East- West Power, Korea Hydro & Nuclear Power y Korea Southern Power), KEPCO mantiene un cuasi-monopolio en el sector de la generación de electricidad. El 73% de la generación de electricidad del país lo realiza KEPCO a través de sus subsidiarias, mientras que el 23% restante lo realizan productores independientes (IPP) como POSCO Energy, GS EPS, GS Power, SK E&S y Pocheon Power, entre otros. KEPCO, además, lleva a cabo diversas inversiones relacionadas con la energía renovable.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

En los últimos diez años, e incluso a pesar del impacto de la pandemia, el mercado de trabajo en Corea se ha comportado de manera resiliente. La participación en el mercado de trabajo y el porcentaje de personas empleadas son elevados. El desempleo se ha mantenido muy bajo, fluctuando entre el 3,5% y el 4,5%. Aun considerando las diferencias metodológicas de medición entre países (los requisitos para cualificar como desempleado son muy exigentes) se trata de un porcentaje bajo respecto de la media de la OCDE.  

Con datos de la encuesta de población activa a fin de 2021, la tasa de desempleo se situaba en el 3,5%. La tasa de participación en el mercado de trabajo alcanza el 63,10% de la población total, con una ratio de empleo respecto de la población del 61,30%. La incidencia del paro es mayor entre las capas más jóvenes de la población y menos educadas (el desempleo para este grupo de población de edades comprendidas entre los 20 y 24 años llega al 11,6%). A pesar de las condiciones económicas provocadas por la pandemia, las previsiones de la tasa de desempleo permanecen por debajo del 4% con una tasa de empleo cercana al 60% para 2022 y 2023.

A la hora de valorar unas cifras tan reducidas de desempleo hay que tener también en cuenta la elevada proporción de autoempleo, muy por encima del registrado en otros países OCDE (24,6% en 2020 según la OCDE, comparado con un 16,1% en España) y que incluye un cierto grado de subempleo. Existe segmentación del mercado de trabajo y gran diferencia de crecimiento de la productividad entre las pequeñas y medianas empresas y las grandes empresas. Según los últimos datos de la Agencia de Estadísticas de Corea (KOSIS) en 2020, del total de empresas registradas en Corea del Sur, aquellas de menos de 10 trabajadores suman un 96,4% del total, un 3,2% aquellas entre 10 y 49 trabajadores, seguidas de un 0,4% de aquellas entre 50 y 299 trabajadores, y, finalmente de un 0,1% de aquellas de más de 300 trabajadores. De acuerdo con el Ministerio de PYMES y Startups de Corea, las PYMES representan el 99% del número de empresas, el 83% del empleo total y el 34% de las exportaciones. Por otro lado, el 43% de los trabajadores están empleados en microempresas (de menos de 10 trabajadores), en las cuales son frecuentes los bajos salarios, el empleo precario, y un régimen de cobertura de seguridad social limitado. Aproximadamente un 26,1% de los empleados mantienen empleos irregulares, de corto plazo, y con un nivel de salarios por debajo de los empleados regulares a tiempo completo, con un nivel de inseguridad laboral más alto, y con menores probabilidades de recibir formación y aumentar su productividad potencial. 

A raíz de la victoria del Presidente Moon en las elecciones presidenciales de mayo de 2017, el gobierno aprobó un aumento del 16,4% del salario mínimo por hora en 2018, así como de un 10,9% en 2019. Se trata de un aumento considerable si tenemos en cuenta que, en años anteriores, la tasa de crecimiento se situaba alrededor del 7 y el 8%. En 2020, con la llegada de la pandemia, el ritmo se ralentizó significativamente, aumentando el salario mínimo un 2,9% con respecto al año anterior, y tan solo un leve 1,5% en 2021.

Además, el gobierno del Presidente Moon aprobó en 2019 limitar de 68 a 52 horas el número máximo de horas de trabajo semanal, que entró en vigor a partir de julio 2018; primero en las grandes corporaciones. La implantación en las empresas más pequeñas (de entre 5 y 49 trabajadores) comenzó en julio de 2021. Sin embargo, la OCDE estima que, a pesar de que la reforma ha sido completada, dos de cada cinco trabajadores continuarán trabajando más de 52 horas semanales. Por géneros, la tasa de ocupación masculina está en el 69,8% y la femenina en el 50,7 %. En comparación con el resto de la OCDE se da un alto grado de desigualdad salarial entre hombres y mujeres, que sufren dificultades para ascender en la empresa hacia puestos de mayor responsabilidad.

Según los datos correspondientes a 2019, el sector servicios es el principal proveedor de empleo (más del 70% de la población activa). El sector secundario incorpora el 24% de la población activa, mientras el sector primario ha venido perdiendo importancia en los últimos años y actualmente incluye a menos del 5% de la población activa.  

 A pesar de estas cifras, la evolución relativa del desempleo entre los jóvenes es uno de los motivos de preocupación con respecto a la economía coreana, junto a la dificultad de generar suficientes nuevos empleos bien remunerados en sectores distintos de los industriales dominados por los grandes conglomerados. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

Desde mediados de los años 80, el país ha conocido un continuado incremento en los niveles de renta per cápita, solo interrumpido en 1998 (consecuencia de la crisis asiática de 1997), en 2008 (consecuencia de la crisis financiera internacional) y actualmente por la pandemia del coronavirus. La renta por habitante a precios corrientes apenas superaba los 1.700 $ en 1980, subió por encima de los 6.500 $ en 1990, a 12.000 $ en el año 2000, 22.000 $ en 2010, 31.928 $ en 2019, y 31.637 $ en 2020 (Banco de Corea), lo que sitúa a Corea entre los países avanzados de alto nivel de renta. Asimismo, en su previsión de octubre de 2020, el FMI pronosticaba que el PIB per cápita de Corea habría alcanzado los 35.000 $ en 2021, superior al dato previsto para España (algo más de 30.000 $).

En cuanto a la distribución de la renta, el cuadro siguiente recoge la evolución del índice GINI (mayor igualdad en la distribución cuanto más próximo de cero). El índice refleja en 2020 un valor de 0,331, una desigualdad ligeramente superior a la de España en el mismo periodo (0,321).

 Año Índice de Gini*
Corea del Sur España
2011 0,388 0,340
2015 0,352 0,346
2016 0,355 0,345
2017 0,354 0,341
2018 0,345 0,332
2019 0,339 0,330
2020 0,331 0,321

INE (Instituto Nacional de Estadística)

Fuentes: KOSIS (Servicio de Información Estadística de Corea);

 

El crecimiento de la renta vino acompañado por una distribución más igualitaria durante toda la década anterior a la crisis del 97, pasando el índice de Gini en una década del 0,306 en 1987 al 0,257 en 1997. La crisis asiática de ese último año provocó una pausa en el crecimiento de la renta y un deterioro en su distribución como resultado fundamentalmente del incremento del desempleo y de los ajustes salariales que afectaron principalmente a los trabajos de menor cualificación y niveles más reducidos de salarios. A pesar de los niveles de participación en el mercado laboral y de población ocupada, ha aumentado el empleo temporal, considerablemente peor remunerado que el empleo indefinido y el autoempleo, fundamentalmente en el sector servicios, de baja productividad y con niveles retributivos bajos. La pobreza relativa es la mayor entre la población de más edad (66 o más años) de todos los países que integran la OCDE (43,4% en 2018). 

 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Según avanzaba el proceso de desarrollo económico del país, disminuía el peso del sector; a septiembre de 2021 suponía un 2,2% del total del PIB coreano y ocupaba aproximadamente al 5,7% de la población activa.

Las condiciones geográficas para el desarrollo del sector no son especialmente favorables. Corea tiene aproximadamente la quinta parte de la superficie de España con una población que supera los 51 millones de habitantes. El 70% de la superficie es montañosa y los accidentes geográficos que recorren la península la hacen poco favorable para el desarrollo de una agricultura moderna y competitiva. A ello se añade el continuo descenso del área cultivable debido a la demanda de tierra para usos industriales y urbanos. La superficie destinada al sector primario es aproximadamente el 17% de la superficie total, dos terceras partes de las cuales son bosques y una tercera parte cultivo agrícola o ganadero. El rendimiento agrícola es bajo debido al reducido tamaño de las explotaciones, su baja capitalización y el envejecimiento de la población agrícola.

Los agricultores y ganaderos coreanos tienen una gran influencia política debido al reparto de votos de las circunscripciones electorales entre escaños parlamentarios, que favorece considerablemente al medio rural que tiene menos población. Ejercen un poderoso grupo de presión contrario a la apertura comercial, apoyados en esto por las autoridades sanitarias, como se ha demostrado tanto en la renegociación en 2018 del acuerdo de libre comercio con EE. UU. (KORUS), como durante la aplicación del Acuerdo de Libre Comercio con la U.E. que está en vigor desde 2011.

Además de las numerosas barreras de tipo sanitario y fitosanitario, hay prohibiciones a la importación de determinados productos, como el arroz o la carne de vacuno y muchas frutas y hortalizas, y con una clara discriminación hacia la producción de determinados países frente a otros en sectores protegidos. 

Los productos agrícolas más cultivados son el arroz y la cebada. Otros productos cultivados son la patata, la soja y el maíz, pero también se cultivan frutas y hortalizas. El sector ganadero ha visto decrecer progresivamente la cabaña vacuna. El porcino se vio afectado por la peste porcina, teniendo que ser sacrificada hace algunos años una muy alta proporción de la cabaña.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

El sector secundario representa en el tercer trimestre de 2021 aproximadamente el 35,4% del PIB y acoge aproximadamente al 27,2% de la población activa. Desglosando, el sector manufacturero ocupa un 27,7% del PIB; la construcción, un 5,6%; y los suministros (electricidad, agua y gas), un 2,1%. La industria coreana está dominada por los grandes conglomerados industriales conocidos como chaebols, de estructura compleja, que son los pilares de la economía coreana y que mantienen estrechas relaciones con el poder institucional y político. Los conglomerados industriales son protagonistas en la estructura productiva del país y de las exportaciones, emplean el mejor capital humano y ofrecen el empleo de mejor calidad y remuneración. Son también las empresas de mayor capitalización bursátil en la bolsa coreana en cuyo principal índice compuesto, el KOSPI, los cinco primeros grupos representan el 50% de los activos, siendo Samsung la empresa más importante en capitalización, con un 36% de la capitalización total del mercado coreano. Estos grupos continúan su diversificación sectorial, con efecto sobre la competencia en los mercados. Siguen controlados por las familias fundadoras, aun cuando su participación en el capital no supera el 2% en los cuatro principales grupos, mediante cruces en la participación en el accionariado de las filiales y gracias también a una débil gobernanza corporativa (según la OCDE).

Las pymes tienen una gran importancia por su número y el empleo que proporcionan (más del 90% de la población activa), pero dependen de los conglomerados, y se han visto afectadas por las subidas del salario mínimo. Varios organismos internacionales achacan la baja productividad de este tipo de empresas a la escasa inversión en innovación y su pequeño tamaño.

Principales conglomerados empresariales (chaebols):

-Samsung. Principalmente participa en la industria electrónica, pero también en otros sectores como la construcción civil y naval; centros médicos y hoteles; seguros y otros servicios financieros; e incluso automoción, con una participación cercana al 20% en la empresa Renault Samsung Motors. Samsung Electronics Co. es la empresa del grupo que registra los mayores beneficios y es el mayor productor mundial de semiconductores y teléfonos móviles. En 2020 fue la quinta empresa mundial que más invirtió en I+D+i, con una suma de alrededor de 18.600 millones de USD invertidos, aproximadamente 837 millones de dólares más que en el año anterior.

-SK. Abarca sectores tales como las telecomunicaciones, semiconductores, energía, química, construcción y servicios.

-LG. Sector de electrónica, química, telecomunicaciones y servicios.

-Lotte. Especializado en el sector de alimentación, distribución (supermercados, franquicias, grandes almacenes, tiendas de conveniencia, franquicias), hoteles, y servicios financieros.

-Hyundai. Actúa en el sector de la automoción (Hyundai Motors, Kia y otras empresas de componentes pertenecientes al grupo); material ferroviario (Hyundai Rotem); construcción naval y civil (Hyundai Heavy Industries). 

-Posco. Pohang Iron & Steel Corporation tiene una gran parte de la industria siderúrgica y petroquímica, que es uno de los pilares históricos del desarrollo industrial de Corea. Se ha convertido en uno de los principales productores a nivel mundial, manteniendo su accionariado coreano.

Otros grandes grupos son SPC (alimentación y distribución-franquicias), Hanwha (construcción, servicios financieros, químicos, energía, distribución comercial), Doosan (maquinaria, equipos, vehículos industriales), Hanjin (transportes y logística, propietario de Korean Air) y Kumho Asiana (aviación, construcción, petroquímica, farmacéutica).

Por su importancia en la economía del país, los chaebols siguen dominando el escenario económico coreano: los principales 64 conglomerados representaron el 84,3% del PIB nominal del país en 2019, mientras que su contribución al empleo era de solo el 11,4%. No obstante, el gobierno está comenzando a centrarse en las pymes y start-ups coreanas. El gobierno de Moon ha tenido como objetivo crear un entorno adecuado para este tipo de empresas e invertido alrededor de 3.000 millones de USD en fondos de capital-riesgo para start-ups, así como aumentar su cooperación con el sector privado y la inversión en I+D+i (un 4,2% del PIB).

Principales sectores industriales:

Industria electrónica.

Es uno de los principales motores de la economía coreana, gracias a su gran capacidad exportadora. Más del 60% de la producción se destina a los mercados exteriores. En 2021, las exportaciones de este sector, específicamente de tecnologías de la información y la comunicación, alcanzaron los 227.000 millones de dólares, siendo la cifra máxima registrada por Corea y aumentando un 24% con respecto al año anterior, y unas importaciones de 135.000 millones de dólares, un 19,9% más respecto a 2020. Depende en una parte importante de importaciones de componentes, mientras que genera considerables pagos de royalties. Se trata, por tanto, de una industria muy dependiente del exterior. Las exportaciones se destinan principalmente a China, seguido de Vietnam y Estados Unidos.

El pilar de la industria coreana en la cadena global de valor de electrónica se encuentra en los semiconductores/circuitos electrónicos (memorias), en los que dominan las empresas Samsung y LG Hynix. Las exportaciones de semiconductores por sí mismos representan una gran proporción del total de las exportaciones de Corea (54,69%), sumando 128.700 millones de dólares en 2021, aunque sometidas a la fluctuación cíclica de sus precios en el mercado internacional. 

También ocupa un lugar destacado en la fabricación de ordenadores y sus partes y de teléfonos móviles (Samsung y LG). Corea también tiene un peso importante en la fabricación de componentes electrónicos, y de marcas reconocidas internacionalmente en electrónica de consumo (televisiones, ordenadores, etc.) con plantas de producción en China, México, Brasil, India y Europa.

Corea ha surgido junto a China como uno de los líderes tecnológicos de Asia y del mundo, sumándose a la lista del grupo de países avanzados líderes tecnológicos. La industria coreana de la electrónica es la tercera a nivel mundial del sector según la Asociación Coreana de Electrónica, detrás solo de China y EE. UU., habiendo superado a Japón debido a un crecimiento de su producción de productos electrónicos entre 2013 y 2018 del 53,3% y copando un 8,8% de la producción mundial. Por sectores, Corea es el segundo productor mundial de componentes electrónicos después de China, especialmente de semiconductores, donde cuenta con un 18,4% de la cuota de mercado global. También se beneficia de la enorme expansión de la demanda de dispositivos móviles. La cadena de producción de componentes relacionados con la fabricación de estos dispositivos y de otros productos electrónicos ha contribuido en los últimos dos o tres años a una considerable proporción del crecimiento del PIB en Corea.

Los mayores desafíos a los que se enfrenta el sector son el aumento de la competencia procedente en parte de China y la dependencia de importaciones de materiales químicos esenciales (causa de la reciente disputa comercial con Japón desde el verano de 2019, que ha llevado al gobierno a comprometerse en el desarrollo de componentes y equipos propios). Además, es relevante mencionar el problema de la escasez de chips a escala global, que ha derivado en presiones sobre Corea del Sur, hogar de grandes fabricantes de chips y uno de los principales productores de semiconductores. Durante 2021 dicha escasez ha reducido la producción de diversos sectores en Corea como el de la electrónica o el del automóvil, y en 2022 aún no se ha solucionado.

Por otro lado, la mejora constante de sus cifras de exportación, cuota de mercado mundial y peso en el total de la exportación coreana hacen pensar que la inversión en equipos y en I+D están permitiendo ganancias de productividad que han reforzado su posición competitiva. 

PRINCIPALES EMPRESAS DE LA INDUSTRÍA ELECTRÓNICA OBSERVACIONES
Samsung Electronics La mayor empresa del Grupo Samsung y una de las compañías de electrónica más importante del mundo. Tiene más de 267.937 empleados directos y está presente en 74 países, con 15 oficinas regionales además de un gran número de otras oficinas de ventas, producción centros I+D+i o de diseño. Fabrica fundamentalmente electrónica de consumo, semiconductores y baterías, con base en una fuerte política de inversión en innovación.
LG Electronics Otro líder global e innovador en tecnología de consumo electrónico, componentes para automóviles y las telecomunicaciones. Cuenta con una plantilla de 75.890 personas (39.747 en Corea) y está presente en 118 países, con unas ventas del 35,5% en Corea, seguido de 25,1% en Norte América y 14,9% en Europa. 
Pantech Co., Ltd Especializada en la fabricación y exportación a todo el mundo de teléfonos móviles. En sus orígenes fue suministradora de baterías de Sky Electronics.
SK Hynix Semiconductor Inc Fundada en 1983, dedicada a la fabricación de semiconductores. Hoy en día cuenta con la mayor capacidad de fabricación de DRAM del mundo, gracias en parte a su fusión con LG Semiconductor en 1999.
Dongyang Telecom Co., Ltd Fundada en los años sesenta, ofrece soluciones para equipos de telecomunicación centrados especialmente en los sectores óptico, coaxial, CATV/SMATV, antena e ingeniería.
Fuente: Elaboración propia con datos del MSIT

Industria petroquímica.

Se desarrolla durante la década de los 90, en dos etapas claramente diferenciadas. Desde 1990 a 1996 crece rápidamente gracias a las fuertes inversiones en instalaciones productivas realizadas por los grandes chaebols, fundamentalmente SK, Hyundai y Samsung, y al desarrollo de industrias afines, llegando a convertirse en el tercer productor mundial.

Tras la crisis de 1997 la situación cambia y el sector se enfrenta a problemas de exceso de capacidad y financieros como consecuencia del endeudamiento asumido en la etapa anterior, forzando una reestructuración parcial del sector. En los últimos años aprovechó el crecimiento de la demanda exterior, especialmente de China, pero la puesta en marcha de nuevas instalaciones de refino actualmente en construcción en China y Oriente Medio puede restar mercado a la producción coreana.

El valor añadido generado por la industria petroquímica supuso el 4,4% del PIB (2019). La industria petroquímica surcoreana es una de las que mayor inversión recibe en sus plantas, tan sólo por detrás de la industria de los semiconductores. Operan un total de, aproximadamente, 4.000 compañías relacionadas con la industria petroquímica, empleando aproximadamente a unos 35.000 trabajadores.

Corea es un país principalmente productor y exportador de material petroquímico, aunque se combina con una alta demanda nacional. La producción total en 2020 fue de 21,37 millones de toneladas, de las cuales 12,05 millones de toneladas fueron exportadas (un 56%). Las exportaciones en 2019 de la industria petroquímica representaron el 8,2% del total de las exportaciones del país. Los principales productos de la industria petroquímica en Corea del Sur son etileno, caucho sintético, fibras plásticas y otros productos intermedios. La capacidad de etileno de Corea del Sur fue la cuarta a nivel mundial con 8,74 mill. de toneladas anuales y un 5,4% del total del mercado en 2020. Los únicos países por delante de Corea del Sur fueron Estados Unidos, China y Arabia Saudita.

Industria siderúrgica

El origen de la industria siderúrgica coreana se encuentra en la política industrial aplicada por el Presidente Park, optando en los años sesenta por desarrollar el sector siderúrgico como uno de los principales motores económicos del país, con el objetivo de suministrar material para la industria del automóvil, la construcción naval y la construcción civil. A pesar de un punto de partida sin recursos naturales nacionales propios ni de carbón ni de mineral de hierro, la empresa Pohang Iron & Steel Co. (POSCO) nació en 1973, y desde entonces Corea se ha convertido en uno de los principales productores mundiales de acero (el sexto a octubre de 2021 con una producción de 67,1 mill. toneladas) y es también uno de los principales consumidores mundiales junto a China, EE. UU., India y Japón, con el mayor consumo per cápita aparente (954,9 kg per cápita en 2020), según datos de World Steel Association (2021).

La UE aplicó a partir de julio de 2018 medidas provisionales de salvaguarda frente a la posible desviación de comercio resultante de la imposición de medidas restrictivas por parte de EE. UU. (Sección 232) al comercio de acero de algunos países, por las posibles consecuencias negativas para la industria europea del acero de la desviación del comercio desde países exportadores afectados por la medida estadounidense. La medida afecta también a Corea, a la que EE. UU. excluyó de la aplicación de aranceles extraordinarios, pero aplicó una cuota máxima anual para sus exportaciones a EE. UU. Las medidas aplicadas por la Comisión de la UE se hicieron definitivas a partir de febrero de 2019 y tenían inicialmente un plazo de validez de 3 años, hasta el 30 de junio de 2021; no obstante, se prorrogaron por 3 años más tras una investigación solicitada por 12 Estados miembros de la UE. Afectan a 26 categorías de productos y consisten en cuotas arancelarias que irán aumentando progresivamente para preservar los niveles tradicionales de importación en la UE, por encima de las cuales se aplican aranceles del 25%. En octubre de 2021 los Estados Unidos acordaron con la Unión Europea la eliminación de los aranceles sobre el acero europeo desde el 25 al 0%.

Corea del Sur es el octavo país en cuanto a consumo energético y uno de los principales importadores de energía del mundo. Depende de los suministros externos para satisfacer aproximadamente el 93,5% de su demanda de energía, que utiliza de manera muy intensiva por su consumo residencial o de las infraestructuras públicas, y especialmente por su estructura productiva industrial; estas suponen un 27,3% del total de las importaciones del país. La procedencia del suministro total de energía primaria es la siguiente: petróleo 37,9% (del cuál 73,5% es importado de Oriente Medio); carbón 27,5%; gas natural 17,4%; nuclear 13,6%; hidroeléctrica y renovable 3,55%.

Corea sigue por otra parte aumentando sus emisiones de CO2, siendo el noveno mayor emisor de CO2 del mundo. Por otro lado, las políticas verdes en Corea del Sur abogan por la neutralidad de carbono en 2050, centrándose en restringir el consumo de carbón y gas natural y reemplazando los vehículos con motor de combustión interna con vehículos eléctricos de hidrógeno y de batería.

El 9º Plan Básico de Electricidad, anunciado en mayo de 2020, aboga por un cambio hacia las renovables, y al cierre de plantas de carbón y de energía nuclear. El objetivo marcado es el de alcanzar el 40% de producción de electricidad a través de energías renovables para 2034, partiendo del 15,1% actual.

La promoción de la generación de electricidad de origen solar y eólica también ha sido fomentada con el Plan 3020 de Energía Renovable, cuyo objetivo conlleva aumentar la capacidad instalada de generación con renovables desde los 15,1 GW de 2019 hasta los 63,8 GW en 2030, quintuplicando la capacidad actual de generación solar y ampliar en casi 14 veces la capacidad existente de generación eólica (aumentando en unos 30,8 GW la capacidad de generación solar, y 16,4 GW la eólica). De hecho, según el 5º Plan Básico en Energía Renovable de 2021 del gobierno coreano, el objetivo es que el porcentaje de energía generada por fuentes renovables alcance un 22,2% (25,8% si se incluyen las nuevas energías como el ciclo combinado de gasificación integrada). Serán necesarias importantes inversiones, incluidas las destinadas a nuevas infraestructuras para la transmisión de esta electricidad, y para garantizar la estabilidad de la red. Paralelamente, según el más reciente 9º Plan Básico sobre Oferta y Demanda de Electricidad, la capacidad de generación de electricidad con carbón se reducirá de 35,8GW a 29GW en 2034, y la nuclear descenderá de 23,3GW a 19,4GW de capacidad.

La compañía estatal Korea Electric Power (KEPCO) ejerce un monopolio casi completo de la transmisión y distribución, controlando más del 90% del mercado.  La generación se distribuye en cuatro compañías regionales (GENCOs), a excepción de los hidroeléctricas y los nucleares, para cuya gestión se creó la Korea Hydropower & Nuclear Energy Company, y algunas privadas.  

Construcción

Hasta finales de los años 80, el sector se desarrolla fundamentalmente a base de la construcción de instalaciones industriales y de infraestructuras. Posteriormente el crecimiento de la población en las grandes aglomeraciones urbanas de Corea ha generado una gran demanda de construcción civil y de viviendas, y el crecimiento de los grupos de construcción. 

La crisis financiera internacional produjo la paralización del sector por la caída de los precios de los inmuebles, pero al recuperarse la economía con rapidez, se reanimó la actividad constructora, repuntando la construcción civil, y planificando grandes proyectos de obra pública, como la construcción de una red viaria en el subsuelo de Seúl, y adoptando técnicas de ahorro de energía en la construcción de viviendas. Aunque pueden existir oportunidades, es un sector de difícil acceso dado que los conglomerados nacionales acaparan los contratos.

Los principales actores del mercado vuelven a ser divisiones de los grandes conglomerados:

Principales empresas de construcción Observaciones
Samsung C&T Es la empresa coreana de construcción líder, con una capacidad de construcción estimada en 19.000 millones de USD. Cuenta con proyectos diversos desde construcción de importantes edificios a nivel global como el Burj Khalifa en Dubái, proyectos civiles como el puente de Incheon o centrales eléctricas. En 2020, empleaba a 16.075 personas, y consiguió unos ingresos de 25.335 millones de USD.
Hyundai E&C Con una capacidad estimada de construcción de alrededor de 9.500 millones de USD, se posiciona como segunda empresa del sector en Corea y en su porfolio de proyectos se incluyen proyectos de infraestructura, edificios de diversos usos, así como viviendas y centrales eléctricas. En 2020, contaba con 6.158 trabajadores y sumó unas ventas de 14.200 millones de USD.
GS E&C Se encuentra en tercera posición en cuanto a capacidad estimada de construcción, con aproximadamente 8.300 millones de USD. De entre sus 10 filiales internacionales y sus 17 subsidiarias cuenta con 6.350 trabajadores, y en 2020 sus ventas fueron de 8.500 millones de USD.
POSCO E&C Es la 4ª empresa coreana en el sector según su capacidad de construcción estimada (alrededor de 8.000 millones de USD). Tiene presencia en 28 países con 7 filiales internacionales, 5 en el Sur de Asia y 2 en Latinoamérica; cuenta con 5.547 empleados y obtuvo unos ingresos en 2020 de 6.500 millones de USD.
Daewo E&C Se posiciona como 5ª en capacidad de construcción estimada, de 7.319 millones de USD. En 2020, no obstante, superó en ventas a POSCO E&C, sumando un total de 7.200 millones de USD, donde su principal sector es el de construcción de viviendas, y contó con 5.385 empleados.
Fuente: Elaboración propia a partir de los informes anuales de 2020 de dichas empresas.

Industria automovilística

La industria del automóvil nació en la década de los 70 mediante la firma de acuerdos entre algunas de las empresas coreanas emergentes (Hyundai, Daewoo, etc.) y grandes empresas de automoción mundial (Mitsubishi, G.M.). Gracias a estos acuerdos y a una política industrial decidida, las compañías coreanas empezaron a producir modelos basados en tecnologías propias desde los años 90. Actualmente, son 5 las empresas con plantas de producción de automóviles en Corea: Hyundai, Kia, Ssanggyong, General Motors y Renault-Nissan (Samsung). De entre las empresas del sector coreanas, en el primer trimestre de 2021 el grupo Hyundai-Kia se encontraba en la quinta posición en cuanto a cuota de mercado mundial, con un 9,3%. Delante de la empresa coreana se encontraban Toyota, con un 12,6% de cuota; Volkswagen, con el 11,4%; Renault-Nissan con el 9,9% y Stellantis, 9,8.

Hoy día Corea del Sur ocupa la quinta posición internacional en producción de vehículos, después de China, EEUU, Japón, Alemania e India). Es un sector integrado en las cadenas globales de valor, muy robotizado, con alta productividad por empleado, y elevada inversión en I+D+i y de gran capacidad exportadora. Según la Asociación de fabricantes de automóviles coreana (KAMA), las cinco empresas locales fabricaron en torno a los 4 millones de unidades de media en los últimos 8 años, aunque la producción (y la de la importante industria auxiliar) ha ido descendiendo en los últimos años (3,5 millones de automóviles fabricados en 2020). En 2019 el gobierno se comprometió a importantes ayudas financieras para el sector de componentes de automoción, así como a fomentar la producción de vehículos de hidrógeno con financiación destinada a I+D. En 2021 se anunciaron ayudas adicionales por valor de  1.090 millones de USD.

Por otro lado, las importaciones de automóviles de fabricación extranjera se mueven en el segmento más alto del mercado, con marcas como Mercedes y BMW. Además, la importación de coches de lujo ha crecido en los últimos años en Corea.

Es importante mencionar el desarrollo y evolución del vehículo eléctrico y de hidrógeno en Corea, con empresas suministradoras de baterías líderes en el mercado mundial, como LG Chem, Samsung SDI y SK Innovation. Además, como ya se ha mencionado dentro de las políticas verdes del Ministerio de Medio Ambiente coreano se aspira al impulso de los vehículos eléctricos de batería y con hidrógeno, con planes de subvenciones de vehículos beneficiosos para el medioambiente.

Construcción naval

La construcción naval es un sector concentrado a nivel global en unos pocos países; en 2020, la construcción fue liderada por China, seguido de Corea del Sur, Japón y la Unión Europea. está concentrada a nivel mundial en unos pocos países en función de entregas de nuevos buques a finales de 2019 (Invest In Korea): China (34,9%), Corea (32,9%) y Japón (24,63%). No obstante, Corea ya fue en 2019 la líder en nuevos pedidos, y durante 2020, superó a China en número de pedidos totales: los pedidos a Corea sumaron 8,19 millones de tonelaje bruto compensado (TBC) para 187 buques, un 43% de la cuota de mercado total que fueron 19,24 millones de TBC y seguido por China, con un 41% de cuota.

La industria coreana, concentrada en torno a las ciudades de Ulsan, Busan y Geoje al sur del país, empezó a desarrollarse a finales de la década de los años 1970 y en 25 años consolidó su posición como uno de los líderes mundiales, aunque en ocasiones (como denunció la Comisión de la UE en 2000) con prácticas desleales de precios. Los principales actores de la industria naval coreana son: Korea Shipbuilding & Offshore Englineering (KSOE), que engloba a Hyundai Heavy Industries, Hyundai Samho Heavy Industries y Hyundai Mipo Dockyard, Samsung Heavy Industries y Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering (DSME). Además, hay aproximadamente otros 78 astilleros pequeños y medianos. Corea del Sur domina en la entrega de tres tipos de buques:  buques gaseros (63% de cuota de mercado), petroleros (59%), y portacontenedores (42%). Además, busca además reducir la diferencia tecnológica con Europa para embarcaciones de recreo de lujo y buques altamente especializados.

El sector sufrió el desplome del comercio internacional de mercancías durante la crisis financiera internacional. El gobierno puso en marcha programas de rescate de las navieras, con créditos subsidiados, compras de barcos, y otras medidas que consiguieron mantener competitiva la industria de la construcción naval. Más recientemente en el año 2016 hubo una fortísima desaceleración de nuevos pedidos a nivel mundial, que se recuperó en 2017 con el repunte del comercio internacional junto al descenso de los precios del petróleo.  Los petroleros fueron los buques más demandados junto a las plataformas offshore, aunque también aumentaron los pedidos de otros tipos de buques.

Además, en el sector también se está comenzando a dar importancia a los criterios de ESG (factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo), algo que los inversores valoran junto a la actuación de la empresa, aunque por el momento este sector en Corea cuenta con una puntuación “B+” en ESG, considerado moderado en comparación con otros países.

La construcción naval en Corea, aun siendo intensiva en la utilización de mano de obra muy especializada, invierte intensivamente en automatización y se está reduciendo el número de trabajadores empleados en el sector (la industria ocupaba en 2019 a 143.486 empleados, comparado con 233.730 en 2015) según datos de datos de Korea Occupational Safety and Health Agency.

Entre las principales empresas de construcción naval destacan las siguientes:

PRINCIPALES EMPRESAS DE CONSTRUCCIÓN NAVAL OBSERVACIONES
KSOE: Korea Shipbuilding & Offshore Marine Engineering, antes HHI: Hyundai Heavy Industries Es la empresa líder (10,6%) del sector a nivel mundial, copando junto con sus filiales (Hyundai Mipo Dockyard Co., Ltd y Hyundai Samho Heavy Industries Co, Ltd) el 20% del mercado mundial; en el mercado coreano Hyundai Heavy Industries se posiciona como segundo en cuota de mercado (22,7%).
SHI: Samsung Heavy Industries Es el segundo fabricante a nivel mundial con unos astilleros de 3,3 mill. de m2 que le proporcionan una capacidad anual de 4 mill. de toneladas brutas. Posee el 50% de la cuota de mercado en la fabricación de buques offshore; tiene un 21,2% de la cuota del mercado coreano, siendo la 3ª empresa en tamaño en dicho mercado.
DSME: Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering Líder mundial en la fabricación de buques LNGC, LNPC y grandes portacontenedores. Además, está especializado en buques militares plantas offshore de exploración y desarrollo de proyectos energéticos. Es la empresa líder del sector en el mercado doméstico coreano, con un 28% de la cuota de mercado en 2020.
HHIC: Hanjin Heavy Industries & Construction Fabricación anual de 1,1 mill. de GT. Fabrica buques de gran y mediano tamaño de hasta 150.000 DWT, tales como porta contenedores, graneleros, químicos, LNGC, dragas y buques militares.
HMD: Hyundai Mipo Dockyard Empresa que forma parte del grupo Hyundai Heavy Industries y que está especializada en la construcción de buques de pequeño y mediano tamaño.
STX Shipbuilding Gran reputación internacional por la alta tecnología aplicada en su proceso de fabricación. Es el único astillero surcoreano que hace uso del método SLS (Skid Launching System) en la fabricación de los buques.
Dae Sun Shipbuilding & Engineering Especializado en la fabricación de buques de pequeño y mediano tamaño, así como de su reparación.
Fuente: Elaboración propia con datos de la Korea Marine Equipment Association (KMEA) y de DSM anual report 2020.

En 2021 las 3 principales empresas coreanas de construcción naval (KSOE, SHI y DSME) han recibido el mayor número de pedidos en 8 años, combinando 45.900 millones de USD, y superando sus objetivos de 2021 en un 152%, 141% y 134% respectivamente y representando un cuarto de los pedidos totales este año. Esto se ha debido en parte a la tendencia por los buques respetuosos con el medio ambiente y aquellos de combustible dual que generan menos emisiones de CO2 que han supuesto el 35% de los pedidos globales. El gobierno coreano ha intentado solucionar los problemas financieros que arrastra DSME desde hace años apadrinando la absorción de esta empresa por KSOE. Sin embargo, la autoridad antimonopolio europea se ha manifestado en contra de esta operación por la posición de dominio mundial que hubiera tenido el grupo resultante en la construcción de buques de GNL. Más de la mitad de los pedidos a la industria coreana en esta categoría de barcos proceden de armadores europeos, por lo que tras el fallo Corea está buscando alternativas a esta absorción.  

Industria de defensa

La industria de la defensa ha cobrado importancia en las últimas dos décadas en Corea, habiendo aumentado sus exportaciones más de diez veces en aproximadamente diez años (aunque también tiene un volumen de compras importante), siendo sus principales clientes países del sudeste asiático y Oriente Medio, así como sus propias fuerzas armadas, las séptimas mayores del mundo en cuanto a personal militar.El presupuesto de defensa supone aproximadamente el 2,8% del PIB (el décimo mayor del mundo en términos absolutos) y se ha incrementado un 5,4% para 2021, alrededor de 44.000 millones de USD. Para 2022 el gobierno surcoreano ha propuesto un incremento del 4,5% del presupuesto de 2021.

Industria agroalimentaria

Corea mantiene un elevado déficit comercial en el sector primario, lo que implica que la industria agroalimentaria se nutra principalmente de productos importados. En 2020, la empresa de mayor tamaño de Corea en este sector fue CJ Cheiljedang Corp, continuando la tendencia de los últimos años, con una cuota del mercado calculada en torno al 13,36%, seguida de Lotte Chilsung Beberage Co., aproximadamente con el 10,98% de cuota, y The Hitejinro Co. Ltd. con otro 10,64%.

Productos de consumo

Las exportaciones de manufacturas tradicionales -textiles, muebles y calzado- fueron claves en el rápido crecimiento de la economía surcoreana. Sin embargo, la producción comenzó a descender drásticamente a finales de la década de los 90 debido a dos factores: por una parte, la crisis de la economía coreana, que provocó un fuerte descenso de la demanda doméstica; y paralelamente, gran parte de la producción se trasladó hacia lugares con menores costes de producción, especialmente hacia China y países de Sudeste Asiático.

Textil: A pesar del descenso de producción en los últimos años, Corea es aún hoy uno de los mayores productores y exportadores mundiales de textil. Existen más de 25.000 empresas textiles y el sector emplea alrededor de 140.000 personas, que tienden a la deslocalización a favor de China. Todo el calzado de gama media-alta se importa. 

Mueble: El sector manufacturero del mueble no es competitivo frente al mueble de China y los países del sudeste asiático (en gama baja), y Europa y Estados Unidos (en gama alta). Por razones culturales, el mercado coreano fue de muy difícil acceso para las empresas occidentales, sin embargo, en los últimos años la occidentalización de las costumbres coreanas ha perjudicado a los fabricantes locales. Existen en el sector aproximadamente 10.940 empresas que dan empleo a más de 61.348 personas. Este proceso de decaimiento de la actividad se ve afectado por la irrupción en el mercado de las grandes superficies europeas dedicadas al mueble como IKEA.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

El sector servicios ha estado siempre fuertemente regulado y protegido. Está compuesto por un altísimo número de pequeñas y de medianas empresas que ofrecen el 90% de los puestos de trabajo en este sector. En relación con otros países de la OCDE, la productividad del trabajo por hora trabajada en Corea está entre las más bajas en el sector servicios, y es menos de la mitad de la productividad de las empresas industriales, que han absorbido en su proceso de desarrollo orientado hacia la exportación la mayor parte del capital, los recursos y los trabajadores con mejor formación. Siendo Corea uno de los países de más alto porcentaje del PIB dedicado a I+D, 4,64% en 2019 (solo por detrás de Israel), el nivel de inversión en I+D en el sector servicios es bajo, aproximadamente el 8% del total de dicha inversión, comparado con la media del 30-35% en la OCDE.  El crecimiento del sector ha venido impulsado, por tanto, por el aumento de trabajadores empleados.

Los organismos internacionales siguen recomendando prioritariamente eliminar las trabas regulatorias a la entrada, aumentar la competencia, revisar las políticas de apoyo públicas y elevar la inversión en innovación en el sector servicios como clave para elevar la productividad general del país. 

El exceso de regulación aún existente se señala como la principal causa del débil crecimiento experimentado. Supone en torno al 62,4% del PIB del país en 2021 (con datos de enero a septiembre), ocupando al 66,27% de la población activa.

La administración actual busca diversificar el sector hacia servicios de alto valor añadido, como la Inteligencia Artificial, y ha desarrollado también planes de promoción turística, sanidad, tecnología financiera, smart shipping y otros servicios con alto contenido de tecnología digital.

El elevado envejecimiento de la población de Corea aumentará la demanda de ciertos tipos de servicios como los sanitarios, de prevención de la salud o el cuidado de los mayores.

El impacto del Covid-19 ha afectado principalmente al sector HORECA, sobre todo por las medidas de distanciamiento social, aunque nunca llegaron al confinamiento. El sector turístico está siendo uno de los más afectados por la pandemia. La principal agencia de viajes nacional, Hana Tour, o la cadena hotelera HTC han tenido importantes pérdidas en los tres primeros meses del año. Las medidas más drásticas adoptadas por las autoridades en Corea se han producido en relación con la movilidad de personas en sus viajes de entrada a Corea.

Sector financiero

Los principales bancos por volumen de activos totales son el KB (Kookmin Bank), el Woori Bank, Shinhan Bank; NH Bank; Banco Industrial de Corea (IBK); Hana Bank; Korea Development Bank (banco público); Standard Chartered Bank (SC Korea) y Citibank Korea. El sector público mantiene el control en instituciones financieras públicas de peso.

El sector ha estado aumentando su presencia en el exterior centrando su expansión en Asia, China y Japón principalmente, pero con nuevo enfoque hacia el Sureste Asiático.

Debido al retraso en la toma de acciones por parte del gobierno para liberalizar el sector, importantes bancos internacionales en Corea han cerrado en los últimos años algunas oficinas, como Goldman Sachs en 2017 o Bank of Nova Scotia en 2021. El Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) sigue presente, pero solo a través de una oficina de representación.

Corea es el tercer mercado asiático de seguros y el tercero también en cuanto a los servicios bancarios, alcanzando un alto nivel de desarrollo y regulación para garantizar su estabilidad. La ratio de préstamos fallidos (non performing loans) se encuentra por debajo del 1% debido a su política en torno a mantenerlo bajo. En octubre de 2021 se encuentra en torno al 0,25% del volumen total bruto de préstamos, algo superior a meses anteriores, pero considerado como nivel bajo en términos comparativos regionales. Los inversores extranjeros poseen el 70% del sector bancario según indica el BBCK, donde los principales países inversores en 2019 fueron Japón, Estados Unidos y Países Bajos.

Con respecto a la bolsa de valores coreana, agencias como FTSE o S&P clasifican este mercado como un mercado desarrollado. El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial clasifican al país en el grupo de países de renta más alta. Corea es miembro de la OCDE y del G20 como una de las economías avanzadas.

Por otro lado, la Comisión de Servicios Financieros (FSC por sus siglas en inglés) anunció un plan de trabajo detallado para la innovación financiera y finanzas digitales el 28 de enero de 2021, cuyo objetivo es estimular el crecimiento de las Fintech, promover la difusión de los servicios financieros online y construir infraestructuras financieras necesarias para la innovación digital. El 29 de noviembre de 2021 anunció que apoyará a las PYMES más innovadoras y prometedoras a través del financiamiento tecnológico.

La Ley de Promoción de la Innovación Financiera entró en vigor el 1 de abril de 2019, con regulación ajustada a las necesidades de los bancos de prueba (sandbox) para tecnologías y servicios innovadores.

Además, es necesario mencionar el mercado coreano de criptomonedas, ya que se trata de uno de los más activos en el mundo. Está regulado por el Finance Supervisory Service, el cual promueve la tecnología blockchain. Varios bancos principales del país ofrecen cuentas para su uso en varios mercados de estos criptoactivos, como el de la empresa coreana Korbit. Las monedas más utilizadas son el Bitcoin, Ethereum y Ripple. El gobierno de Corea amenazó con una severa regulación en abril tras la caída brusca de la cotización de estas monedas. El elevadísimo grado de conectividad de la población de Corea, que ocupa los lugares de cabeza en el mundo en número de hogares con acceso a internet y de uso de teléfono móvil, ha facilitado la participación de la población coreana en estos mercados.

Distribución comercial

El sector de la distribución en Corea ha sufrido un importante proceso de transformación como consecuencia, principalmente, de la liberalización del sector y de la apertura del mercado a la competencia extranjera.

Los grandes conglomerados siguen una forma de integración vertical en los diferentes sectores de actividad en los que trabaja, incorporando en la acción productiva otras actividades complementarias relacionadas consiguiendo a menudo controlar los suministros y dominar los canales de distribución, que puede transitar desde la importación, a la distribución intermedia y al punto de venta final, limitando por tanto la competencia lo que se traslada en muchos casos al nivel de precios para el cliente o el consumidor.

Al margen de estas empresas que forman parte de conglomerados, es un sector tradicionalmente fragmentado, con empresas pequeñas y poco capitalizadas, y con altos costes de funcionamiento, la apertura del sector a la competencia internacional ha traído cambios muy importantes. Algunas grandes cadenas internacionales de distribución se han instalado en el país, y ha aumentado el número de grandes almacenes y centros comerciales que han ido atrayendo a los consumidores en detrimento de las tiendas tradicionales. Carrefour entró en el mercado en 1996 y posteriormente lo hizo Wal-Mart, pero ambas lo abandonaron, de manera casi simultánea, vendiendo sus establecimientos a cadenas locales. Costco, por el contrario, disfruta de un negocio de rentabilidad creciente, con 16 tiendas en el país haciéndolo el sexto mercado más grande para Costco. Desde finales de 2013 numerosas cadenas de moda se han instalado en el país, incluidas varias españolas (MANGO, INDITEX). IKEA, a pesar de las dificultades que sufrió para acceder al mercado, abrió su primera tienda a finales de 2014, y actualmente cuenta con 4 establecimientos en Corea, creciendo sus ventas cada año. Por otro lado, la británica TESCO decidió vender sus supermercados HOMEPLUS.

En el caso de los bienes de consumo y agroalimentarios, los grandes almacenes y las grandes cadenas de supermercado (estando los principales integrados en alguno de los grandes grupos empresariales) tienen importancia como distribuidores finales al consumidor. En la distribución minorista, en cualquier caso, los pequeños establecimientos aún suponen una parte muy considerable del total de ventas.

Las tiendas de conveniencia tienen una extensa presencia por todo el país en zonas urbanas.  Especialmente notable ha sido el desarrollo de las franquicias, tanto locales como extranjeras. Asimismo, han hecho su aparición nuevas formas de distribución como la venta por televisión o Internet, que están experimentando un gran y rápido desarrollo. De entre las cadenas de conveniencia, destacan 4 que suman un 90% de todas las tiendas de conveniencia en el país: en 2020, CU contó con 14.923 tiendas, seguido de GS25, con 14.688 tiendas; 7-Eleven tuvo el tercer puesto con 10.501 tiendas y Emart24 el cuarto con 5.165.

La distribución a través del comercio electrónico (Coupang, G-Market, 11th Street, Auction) está creciendo a un ritmo muy elevado. En 2020 es el 5º país con mayor cuota de mercado global de ecommerce (2,5%), con unas ventas en 2020 de 140.200 millones de dólares (de un total de ventas al por menor de 413.400 millones de dólares). En los últimos 5 años, las ventas online en Corea se han duplicado y, como en muchos otros países, la pandemia ha acentuado dicho aumento, siendo un 30% del total de las ventas al por menor, y donde más de la mitad de las compras se realizan a través de un dispositivo móvil. Los productos que más se comercializan por esta vía son especialmente alimentación, moda, calzado, cosmética, productos deportivos, artículos para el hogar, electrónica de consumo, ocio, etc. Naver es el buscador más utilizado por los coreanos, con un 56.1% de usuarios activos seguido por un 34.7% de Google; además, un 62,7% de coreanos confirma que usan Naver cuando quieren buscar información, seguido de un 10,3% que usan Google. Un hecho diferencial de la distribución final en Corea es la rapidez en la entrega. Los periodos de compras más importantes del año son el Año Nuevo Lunar, Chuseok, los días del niño y de los padres, pero también fenómenos nuevos como el Black Friday y Navidades.    

Servicios de telecomunicaciones

La demanda de servicios de información y telecomunicaciones se ha incrementado fuertemente en los últimos años impulsada por el avance de los servicios de telefonía móvil e Internet.

Según datos del Ministerio de Información y Comunicaciones, a junio de 2021 el número de subscripciones a líneas de telefonía móvil era de un total de 71,3 millones, de las cuales, a noviembre de 2021, 20,2 millones estaban conectadas a redes 5G. Por otro lado, aproximadamente el 95% de los hogares coreanos están conectados a redes de Internet de alta velocidad, siendo el primer país de la OCDE en hogares conectados a líneas de alta velocidad. 

El objetivo central de la estrategia coreana 5G+ es emerger como un actor principal en el mercado mundial de desarrollo de negocios de la tecnología 5G y tomar una posición de liderazgo en la nueva industria conectada 4.0. Al mismo tiempo, busca acelerar la innovación digital de sus industrias y convertirlo en un motor fundamental del crecimiento de su economía. Para ello se han identificado algunas industrias claves: Redes y terminales (equipos; teléfonos inteligentes de nueva generación 5G); dispositivos inteligentes (dispositivos VR/AR; Dispositivos usables -wearables-; dispositivos de vigilancia inteligentes) y vehículos autónomos (drones; robots conectados; edge computing). Además, se pretende aplicar esta tecnología para el desarrollo de Smart Factories y Smart Cities, así como para el sector de la salud digital. Por último, el Ministro de Ciencia y Tecnologías de la Información coreano estableció en junio de 2021 un plan de I+D+i destinado al 6G, invirtiendo alrededor de 194 millones de dólares hasta 2025 en tecnologías estratégicas y con la intención de ser el primer país que lance las redes 6G. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex