Estructura de la oferta

Resumen de la estructura de la oferta

Kazajstán es un país muy extenso, más de cinco veces España, con unos 2,7 millones de kilómetros cuadrados y una población de tan solo 19 millones de habitantes, que le otorga una de las menores densidades poblacionales del mundo: 6,6 habitantes por kilómetro cuadrado. Kazajstán ocupa el puesto 12 en reservas mundiales de petróleo y produce a nivel mundial alrededor del 24% de la producción primaria de uranio. En consecuencia, el país es altamente dependiente de las materias primas y del comercio con sus principales socios comerciales (Unión Europea, Rusia y China). Dispone de importantes reservas en diferentes recursos naturales (petróleo, gas, uranio, cobre, níquel, hierro, cromo y oro). Los hidrocarburos representan el 15% del PIB, alrededor del 40% de los ingresos públicos del presupuesto y cerca del 65-70% de los ingresos por exportaciones. La agricultura apenas representa el 5% del PIB aunque emplea al 26% de la población. Kazajstán es, por consiguiente, una economía emergente de renta media-alta que depende en gran medida de las exportaciones de materias primas, fundamentalmente del petróleo, para su crecimiento..

En enero de 2022 se desencadenó un golpe de estado que se inició a raíz de la utilización y manipulación del malestar social derivado del incremento del precio del gas hasta entonces fuertemente subsidiado. El Presidente Tokayev pudo consolidar finalmente el poder con ayuda de las tropas rusas invocando el artículo 4 de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva aunque la situación política sigue siendo inestable y volátil. Tras la agitación política de enero, el presidente esbozó un nuevo programa de reformas. La política del Gobierno se centrará en brindar amplio apoyo social y controlar la inflación a través de la limitación de precios en bienes esenciales. Es probable que los planes de privatización del gobierno anunciados sigan adelante aunque lo más probable es que no respondan finalmente a las expectativas anunciadas y se implemente solo parcialmente. El desarrollo del sector no petrolero será modesto en el período de pronóstico 2022-26.

Debido a la integración de Kazajstán con la economía de Rusia es previsible que el PIB real del país se sitúe alrededor del 2,1% en 2022 tras un crecimiento del 3,3% en 2021 y una reducción del PIB en 2020 del 2,6%. No obstante, el país ha venido creciendo a tasas alrededor del 4% e incluso superiores anteriormente a la pandemia. 

En el contexto actual es previsible que se reduzcan las inversiones y se produzcan  salidas de capital que afectarán la demanda interna. Altos precios del petróleo y la posible externalización de negocios y recursos financieros desde la Federación Rusa es posible que beneficien al país.  La política fiscal de Kazajstán seguirá siendo expansiva en 2022-26.  El gran fondo de riqueza soberana del país y un acceso razonable a los mercados internacionales de bonos podrán garantizar condiciones de financiación favorables. 

La elección de Kazajstán como destino de la inversión extranjera se debe sobre todo a sus riquezas naturales dado que el sector de los hidrocarburos es uno de los pilares básicos de su economía; pero también se debe a los bajos costes de la mano de obra local (en comparación con China, por ejemplo), y su cercanía a mercados clientes al estar localizado en Asia Central. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Precios (minoristas y mayoristas)

La inflación en el año 2017 alcanzó el 7,4% y durante los dos años siguientes continuó decreciendo en niveles relativamente moderados, en 2018 alcanzó el 6% y en 2019 el 5,2%. El objetivo del BM era que a finales de 2020 la inflación fuera del 4%, sin embargo el FMI estimaba que se encontraría en torno al 5%. A pesar de dichas consideraciones y debido al COVID-19 la inflación se disparó, lo que derivó en un cambio en las valoraciones del FMI, estimándose en mayo de 2020 una inflación del 6,9%.

Los principales riesgos que podrían limitar la desaceleración de precios son el incremento del precio mundial de los alimentos, la importación de la inflación de los socios comerciales de Kazajstán y el crecimiento de la demanda de consumo, consecuencia del crecimiento de la renta disponible, tras dos años de disminución, en un escenario de incremento del precio del petróleo.

Por último destacar que en 2020 el repunte de precios se ha visto estrechamente relacionado con la depreciación del tengue, debido principalmente a la caída del precio del petróleo y a la disminución de la demanda. 

Volver a índice de Estructura de la oferta

Infraestructuras económicas (transporte, telecomunicaciones y energía)

Kazajstán se caracteriza por distancias significativas tanto entre los centros de población como entre proveedores de materias primas y sus clientes intermedios o finales. El ferrocarril es uno de los componentes más importantes de la infraestructura industrial de la República de Kazajstán. La longitud de la red ferroviaria es de, aproximadamente, 16.000 Km., 5.000 de ellos en doble vía y 4.000 Km. electrificados. Esto lo convierte en el tercer país CEI con mayor longitud de vía, después de Rusia y Ucrania. El tren todavía es muy popular para realizar largos desplazamientos si bien se va sustituyendo progresivamente por el avión. El sector del transporte juega un papel importante en la economía del país debido a la vasta extensión territorial y a una economía basada en la exportación de materias primas. El transporte por agua representa una parte ínfima del total debido a la ubicación continental del país.

En la actualidad, se trata del sistema de transporte de mercancías más utilizado y representa, aproximadamente, el 68% de la facturación del transporte de mercancías y más del 57% del de pasajeros. En el año 2017, el número de pasajeros fue de 22.4 millones. Además, se transportaron por este medio de transporte alrededor de 378.8 millones de toneladas.

Sin duda, Kazajstán desempeña un papel importante en Asia al conectar Europa y Asia por vía terrestre. Si la estrategia de Pekín ‘New Silk Road’ supera los obstáculos técnicos y políticos se espera que el país se convierta gradualmente en un hub internacional de transporte ferroviario. En 2019 más de 3.000 trenes de contenedores viajaron desde China a Europa a través de Kazajstán. Esto supone un 5% más que en el año anterior .La velocidad media de circulación es de 40 Km/h y los problemas de la diferencia de ancho de vía obligan a costosos trasbordos de carga en los puntos fronterizos (el trayecto de la carga desde Estambul necesita 32 días, a una media de 150 Km diarios). Las principales ciudades del país están conectadas por tráfico regular de pasajeros (5-7 trenes diarios), sin embargo, el ferrocarril no cubre completamente los vastos territorios de la parte central. En concreto, las líneas de viajeros Shimkent-Almaty y Almaty-Astana disponen de trenes TALGO pendulares que circulan a una velocidad media de 110 Km/h por las limitaciones de vía.

Por otro lado, en el marco del programa estatal "Nurly Zhol", se está desarrollando activamente un corredor ferroviario de tránsito situado en la zona económica especial "Khorgos - Puerta Oriental" (puerto seco situado a unos 15 Km. del puerto Khorgos, en la frontera de los dos países). Desde este punto, la carga puede llegar a China Oriental en 5 días y a Europa en 10. Hasta 2018, a través de este corredor circularon 191.000 contenedores. Pese al impacto del COVID-19, se espera que el volumen de tráfico ferroviario por esta vía aumente en los próximos años en el marco de la iniciativa china ‘New Silk Road’.

El país tiene comunicación por carretera con todos los países limítrofes y pasos fronterizos abiertos, en horas diurnas. Según fuentes oficiales, la longitud de la red de carreteras del país alcanza los 96.000 Km., de los cuales 87.000 Km. son asfaltados.

En su mayor parte, las carreteras se hallan en pobres condiciones de firme, señalización y servicios, con muy pocos kms de autovías. Varios meses al año presentan restricciones al tráfico debido a la nieve y al hielo. 

El transporte marítimo se concentra en el Mar Caspio. Los principales puertos son Aktau, Kuryk y Bautino, a través de los cuales hay acceso directo a Irán y Azerbaiyán. En 2018, el volumen de tráfico de contenedores a través de Kazajstán ascendió hasta casi medio millón de contenedores TEU de 20 pies, un 49% más que en 2017.

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones de la República de Kazajstán ha llevado a cabo una política deliberada de desarrollo de los puertos de la costa del mar Caspio, con la expansión del puerto de Aktau, y la creación del puerto de Kuryk y Bautino.
El proyecto de expansión del puerto de Aktau se implementará sobre el principio de asociación público-privada con la participación de Mobilex. Se prevé que la implementación de este proyecto aumente la capacidad de producción del puerto de Aktau para la carga de petróleo a 18 millones de toneladas y para carga seca a 3 millones de toneladas anuales para 2020.

La actividad del puerto de Kuryk se centrará en la actividad comercial con el exterior, lo que garantiza la participación de Kazajstán en el proyecto de transporte de petróleo a lo largo de la ruta Baku-Tbilisi-Ceyhan. De hecho, la compañía estatal "Kazmunaigas" está desarrollando un programa integral para el desarrollo del puerto de Kuryk. A mayo de 2020 el proyecto todavía está en desarrollo y el puerto ha sido cerrado desde marzo debido a la crisis del COVID-19. En 2017 el puerto registró más de 1,5 millones de toneladas transportadas pero para 2030 se espera que esta cifra aumente a 10 millones de toneladas. Sus principales ventajas competitivas son la proximidad a Azerbaiyán y la posibilidad de ampliación de la capacidad gracias al terreno adyacente y la profundidad de las aguas (7m).

En cuanto al transporte aéreo, Kazajstán dispone de 20 aeropuertos, siendo los situados en las ciudades de Almaty y Nur-Sultán los de mayores dimensiones.

En la actualidad, Almaty tiene conexión con un total de 20 países y 29 destinos internacionales. Por su parte, Nur-Sultán está conectada con 20 países y 47 destinos internacionales, entre los cuales se incluyen importantes centros financieros como Frankfurt, Londres, Dubái, Hong Kong o Seúl. Además de los aeropuertos de las dos principales ciudades del país, solo despacha vuelos internacionales el aeropuerto de la región de Aktau. En mayo 2020, la empresa turca con participación francesa TAV compró el aeropuerto de Almaty 415 millones de dólares.

Antes de la crisis de COVID-19, las aerolíneas de Kazajstán operaban 540 vuelos semanales, cubriendo 45 rutas nacionales y 442 vuelos internacionales a 97 destinos. Durante el bloqueo, el 99% de los servicios internacionales y el 100% de los servicios nacionales fueron suspendidos. Casi el 70% del personal ha sido suspendido de empleo y sueldo, y se espera que las pérdidas de la industria superen los 700 millones de dólares americanos, según la autoridad de aviación de Kazajstán.

El transporte aéreo de la República está representado, principalmente, por la aerolínea nacional del país, Air Astana, así como por varias otras (Bek Ait, SCAT, Qazaq Air, etc.). Los vuelos internos regulares se llevan a cabo, principalmente, entre las siguientes ciudades: Almaty, Astana, Aktau, Petropavlovsk, Kostanay, Zhezkazgan, Semipalatinsk. Además de los mencionados anteriormente, entre los principales destinos internacionales conectados de manera regular destacan: Turquía, China, India, Rusia, Alemania y otra serie de países.

El transporte de hidrocarburos está compuesto por un sistema de oleoductos gestionado por la compañía estatal KazTransOil, que es, a su vez, subsidiaria de KazMunaiGas. La longitud del sistema de oleoductos y gaseoductos de Kazajstán es de aproximadamente 23.000 Km. (15.000 Km. de gaseoductos por 8.000 Km. de oleoductos).

Debido a su localización, alejada del mar, y al uso continuado de la infraestructura heredada de la era soviética, la mayor parte de la infraestructura de exportación de petróleo y gas de Kazajstán se encuentra integrada con las principales rutas de exportación del Caspio, las cuales interconectan la región. No obstante, desde su independencia, Kazajstán ha logrado, con éxito, expandir y diversificar su capacidad exportadora.

Los principales oleoductos de exportación de crudo incluyen:

CPC “Consorcio del Oleoducto del Caspio” desde Tengiz (costa del mar Caspio) a Novorosíisk (costa del Mar Negro). Capaz de transportar alrededor de 700 mil barriles diarios El consorcio está dividido en dos empresas: CPC-R y CPC-K, las cuales se encargan, respectivamente, de las secciones rusa y kazaja. A su vez el consorcio se compone de diferentes accionistas.

BTC (previo trasbordo en barcos por el Caspio) que une el Caspio (Bakú, Azerbaiyán) con el Mediterráneo (Ceyhan, Turquía) pasando por Tiflis, la capital de Gorgia. Tiene capacidad de transportar alrededor de 1 millón de barriles diarios Un consorcio de compañías energéticas, encabezado por BP, es el propietario del oleoducto.

Uzen (Kazajstán) - Atyrau (Kazajstán) - Samara (Rusia). El oleoducto puede transportar alrededor de 600 mil barriles diarios y está operado por KazMunaiGas (Kazajstán) y Transneft (Rusia).

Kazajstán-China. Desde Atyrau hasta Alashankou. Con una capacidad potencial de transporte de entre 240 y 400 mil barriles diarios, en función del tramo. Fue construido y es operado por una joint venture entre CNPC (China National Petroleum Corporation) y KazMunayGas.

Además, como ya se ha comentado, Kazajstán emplea su extensa red ferroviaria para transportar combustibles líquidos, tanto para el consumo interno como para la exportación.

En cuanto al gas natural, Kazajstán tiene dos grandes gaseoductos:

Central Asia Centre (CAC), que lleva gas de Turkmenistán a China, atravesando Uzbekistán y Kazajstán. También satisface la demanda local de gas natural en el oeste de Kazajstán. Su capacidad de transporte aproximada es de 1.400 Bcf. Sus propietarios son Gazprom, Turkmengaz, Uzbekneftegas, KazMunaiGas.

Bukhara-Tashkent-Bishkek-Almaty, que atiende la demanda local en el sur del país. Dos de las tres instalaciones subterráneas de almacenamiento de gas natural de Kazajstán se encuentran a lo largo de esta tubería. Su capacidad de transporte aproximada es de 22 bcm Sus propietarios son Uzbekneftegas, Kyrgyzgas, KazMunayGas.

Según U.S. Energy Information Administration, la producción de gas natural en Kazajstán se concentra en el noroeste y, hasta hace poco, no se ha conectado a centros de población en el sur, norte, centro y este. Hasta 2016, el sur del país recibía gas natural procedente de Turkmenistán o Uzbekistán. Sin embargo, en noviembre de 2015, KazTransGas, el operador de gas natural de propiedad estatal, completó el enlace final de la nueva tubería Beinu-Bozoi-Shymkent, permitiendo el abastecimiento de gas a las regiones situadas a lo largo de la ruta del gasoducto y del sur del país. Además, este enlace también ha permitido conectar a las regiones productoras de gas natural con el gaseoducto que se dirige a China.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Población activa y mercado de trabajo. Desempleo

Según los datos de la Agencia de Estadísticas de Kazajstán el desempleo registrado durante los últimos años ronda al 4,8%, encontrándose en una situación estable. Con una población activa cercana a los 9 millones de personas. La tasa de desempleo ha ido cayendo de forma continuada en los últimos años, gracias a la creación de empleo en paralelo al dinamismo de la economía aunque es posible que la tasa de desempleo se encuentre a efectos reales por encima de las cifras oficiales.

Para 2020 tanto la Agencia de Estadísticas de Kazajstán como el FMI estimaban una tasa de desempleo en torno al 4,9%, sin embargo, dichas previsiones han sido modificadas y el FMI prevé que alcance el 7,8%.

A pesar de su escaso peso en el PIB, (el 4,3%), el sector primario emplea a prácticamente una cuarta parte de la población al ser muy intensivo en mano de obra. 

El salario promedio mensual en 2019 ha ascendido a 191.000 tengues (unos 443 euros), un 18,1% más que el mismo período un año antes.  El crecimiento real del poder adquisitivo de los salarios se incrementó un 12% durante el tercer trimestre de 2019. .El poder adquisitivo de los salarios se ha incrementado a mediados de 2019 en un 2%. Hasta septiembre de 2019, el precio de los bienes y servicios aumentaron interanualmente un 5,3%.

Por regiones, los salarios más altos son los percibidos por los residentes de la región más rica en petróleo, Atyrau, donde estos alcanzan de media 361.000 tengues (838 euros), un 89,2% superior a la media nacional. En segunda posición, se sitúa Nur-Sultán (Astana), con una media de 308.100 tengues (715 euros), un 61.2% más que la media. Completan el top 5 Magistau con 297.300 tengues (690 euros), la ciudad de Almaty con 222.000 tengues (515 euros) y Kazajstán Oeste con 191.300 tengues (444 euros). Por el contrario, los salarios medios más bajos se concentran en las regiones de Turkestan, Jambyl y la región de Almaty.

Por industrias, los salarios nominales más altos se encuentran en el sector financiero y de seguros, donde alcanza los 484.600 tengues (1125 euros), 2,5 veces el salario medio nacional. También destaca el sector de la minería, en el que el salario medio es de 418.000 tengues (970 euros) y el sector de actividades científicas y técnicas, donde asciende a 334.100 tengues (775 euros). En contraposición, el sector educativo, donde el salario medio apenas alcanza los 122.100 tengues (283 euros).

Volver a índice de Estructura de la oferta

PIB per capita y distribución de la renta

A excepción del año 2009, desde 1999 (1.130,1 USD/Per cap.) hasta 2013 (13.980 USD/Per cap.) la renta per cápita del país ha crecido año tras año. Según el Banco Mundial, el crecimiento se explica por los considerables ingresos obtenidos por las ventas de crudos así como de las inversiones realizadas por los consorcios de explotación de crudos y minerales. En los años siguientes (2014, 2015 y 2016), sin embargo, y como consecuencia del agravamiento económico provocado por el desplome del precio de las materias primas, la renta per cápita de la nación se ha ido reduciendo año tras año (12.806,7, 10.509,9 y 7.714,8 USD per cápita, respectivamente). Sin embargo, en 2019 el PIB alcanzó la cifra de 8.280 dólares, en 2020 llegó a los 9.070 dólares y en 2021 a 10.140 dólares per cápita.

El salario mínimo, en 2019, fue de 42.500 tengues/mensuales y el salario medio 191.000 tengues/mensuales.

En cuanto a la distribución de renta y riqueza, se observa que su reparto es desigual entre los distintos estratos sociales, zonas territoriales e, incluso, sectores de actividad.

Paralelamente se dan grandes diferencias salariales por ramas de actividad. Así, por ejemplo, el salario medio de un empleado de banca triplica los percibidos en salud o educación.

Según el Informe de Desarrollo Humano 2019 publicado por la ONU, Kazajstán ocupa el puesto 50 (antes era el 56) de un total de 189 países (índice de 0,817). Una puntuación que le sitúa entre los países con un “desarrollo humano alto”.  Por su parte, la tasa de alfabetización es del 86,301. Por último, El índice de Gini (datos de 2017) es de 27,5. El índice de Gini mide el grado de desigualdad existente en un país. Un IG de 0 representa una igualdad perfecta, mientras que un índice de 100 implica una desigualdad perfecta. Se calcula en base a la distribución del ingreso o consumo.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector primario

Kazajstán ha sido, y en gran medida sigue siendo, un país de economía rural y extractiva. Alrededor del 45% de la población vive en zonas rurales. La agricultura y ganadería proporcionan en torno al 15% del empleo nacional, aunque como resultado del crecimiento de las actividades extractivas y los servicios, el sector primario aportó tan solo el 4,5% del PIB en 2019, (comparado con el 16% del PIB que representaba a mediados de los 90). Por su parte, la industria, la minería y la construcción representan alrededor del 35% del PIB y la parte restante (el 60%) el sector servicios.

Kazajstán fue el décimo exportador mundial de trigo en 2019. Las exportaciones de trigo representaron un 3% del total exportado. Principalmente, el grano exportado se dirige a los países vecinos, Afganistán, Uzbekistán y Tayikistán, aunque el objetivo es ir expandiéndose hacia otros mercados, como por ejemplo, Italia.

De la superficie total del país, el 74% es superficie agrícola, aunque solo el 10% es arable y alrededor de 185 millones de hectáreas son para pastos. Existen problemas ecológicos y de abastecimiento de agua por la desviación de los ríos que alimentaban el Mar de Aral y la consecuente salinización de sus aguas. Además, se estima que cerca del 80% de la maquinaria empleada en el campo se encuentra en los últimos años de su vida útil y/o ya obsoleta. Además de trigo, los principales cultivos son de cebada, algodón y arroz.

En cuanto a la ganadería y avicultura, representan el 40% restante de la producción agropecuaria y se destinan principalmente al autoconsumo. Los avances de los últimos años han impulsado la producción ganadera, acercándola después de décadas a su antigua condición excedentaria en algunas carnes (se prevé aumentar la exportación de carne a Rusia en el marco de la Unión aduanera/Espacio Económico Único). La producción ganadera está encabezada por cabezas de vacuno, caprino y ovino, porcino, caballos y camellos por este orden. Kazajstán puede ser competitiva en los mercados de exportación pero depende de la demanda del mercado interno. Si la demanda local excede la producción, los precios internos son demasiado altos para que haya exportación. En 2018 Kazajstán exportó 30.000 toneladas de carne a 11 países.

En cuanto al desarrollo del sector agrícola, desde 2012 el gobierno ha llevado a cabo planes de modernización de instalaciones, incentivos y subsidios para empresas locales. En la financiación de éstas iniciativas han colaborado entidades multilaterales como el BERD, el ADB o el Banco Islámico de Desarrollo. Se trata de incrementar el valor añadido de la industria, introducir grano genéticamente modificado, la transformación de productos agrícolas, la logística y almacenamiento así como la producción de productos ecológicos. Con éstas medidas el gobierno quiere impulsar las asociaciones público-privadas y aumentar el área de tierra irrigada del 7% (2019) al 16% para 2028. Asimismo, el gobierno quiere impulsar la industria cárnica, la acuicultura y la transformación de productos como azúcar, aceite de semillas y otros productos.

La crisis del COVID-19 está afectando de forma distinta al sector, mientras que la producción de cereales o pollo se ha incrementado, se estima que la demanda de algunos productos vegetales como tomates o pepinos ha caído más de un 60% por la pérdida de poder adquisitivo de la población.

"Kazagro National Management Holding", es la institución encargada de impulsar las exportaciones agrícolas en Kazajstán. Actualmente países como Alemania, Francia, Japón, China, Ucrania y Rusia, invierten activamente en este sector. Hay potencial en los siguientes subsectores: producción de leche, carne de ave, invernaderos, ensamblaje de maquinaria agrícola, procesamiento de carne, almacenamiento de grano, irrigación y todo tipo de procesamiento de alimentos, maquinaria agrícola y equipamiento.

En concreto, el potencial cárnico de Kazajstán es muy importante, teniendo en cuenta que el país cuenta con 180 millones de hectáreas de pastos naturales, de las cuales apenas se aprovecha el 40%. Para que el país se convierta en una potencia exportadora de carne de vacuno, el gobierno ha lanzado el plan "State Program for Livestock Development " para incrementar la capacidad productiva de alimentos por medio de subsidios a determinadas actividades y regiones. En 2018, las exportaciones de carne de res se estimaron en 19.9 mil toneladas, de cordero, 3 mil toneladas y 400 toneladas de cerdo. Durante más de 5 años, la producción avícola ha experimentado un crecimiento del 40% y en 2018 fue de 192 mil toneladas. La producción de leche supuso 5,7 millones de toneladas. 

Según los mismos datos oficiales de 2018, el ganado vacuno fue de 7.2 millones de cabezas, las ovejas 18.7 millones de cabezas, caballos 2.6 millones, y aviar 44.3 millones de cabezas. El reto es conseguir cada vez más cabezas de alto pedigree, dado que tan sólo el 2% del ganado es de alta calidad, mientras que este porcentaje alcanza el 80% en potencias cárnicas como Brasil, Australia o Argentina.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector secundario

Incluyendo en este sector secundario las actividades extractivas, industriales y la construcción, como hace la estadística de Kazajstán, en 2018, este sector representaba en torno al 34,9% del PIB nacional. Con un 16,3%, la minería es el subsector más relevante, seguido por la industria manufacturera (12,7%) y la construcción (5,9%). En torno al 75% de la exportación de petróleo y gas se hace a Europa, a países de la UE principalmente. 

Dentro del sector secundario, casi el 90% de exportaciones y de producción se centran en el subsector extractivo. En este sentido, el gobierno kazajo ha lanzado planes sectoriales enfocados a diversificar e impulsar la industria no-extractiva.

Cabe destacar los siguientes subsectores:

Infraestructuras/Construcción: en aras a revitalizar la Ruta de la Seda y de servir de puente entre Europa y China, Kazajstán está inmerso en un programa de inversiones sin precedentes para modernizar su obsoleto sistema de infraestructuras. El programa “Nurly Zhol” considera el desarrollo de infraestructuras prioritario si Kazajstán quiere formar parte de las economías más avanzadas del planeta. Esto implica construir y mejorar las vías férreas, aumentar la red de aeropuertos y ampliar la red de carreteras y autovías. En cuanto a la construcción de edificios, la inversión en vivienda ha aumentado exponencialmente año tras año desde 2009 y, según perspectivas del BMI, se espera que el crecimiento real en construcción de edificios continúe durante los próximos 10 años. A mayo de 2020, la iniciativa de Pekín de la Nueva Ruta de la Seda se ha ralentizado por la crisis del COVID-19 y el bloqueo de algunas potencias occidentales.

Minería: Kazajstán cuenta con una gran riqueza en recursos minerales. Gracias a una favorable posición geográfica, el país tiene alrededor de 90 recursos naturales, especialmente en el sector minero, donde es uno de los 10 países con mayores reservas minerales del mundo. Abundan el cobre (5,5% del total de las reservas mundiales), zinc (13%), plomo (10%) manganeso y muchas otras: carbón, hierro, cobalto, cadmio, cromo, et. En algunos de los minerales estratégicos, como el uranio (Kazajstán es el mayor exportador del mundo con el 39,3% del total del uranio mundial), oro y tierras raras, sus reservas se cuentan entre las primeras del globo y son objeto de inversiones extranjeras. Según “USGS: Minerals Yearbook”, cerca del 80% de los recursos extraídos por la minería son exportados. Actualmente está en marcha el Plan llamado "The Concept of Geological Industrial Development in Kazakhstan 2030". Dentro de la lista de países con inversiones en la esfera de minería destaca China, Canadá, Suiza, Francia, Reino Unido, Polonia, Japón y Rusia. En cuanto a la transformación del mineral, hay complejos importantes de siderurgia, aluminio y cobre. También son dignos de mención ferro - cromo, plata refinada, metal galvanizado, estaño, zinc y plomo en bruto.

Hidrocarburos: las reservas de petróleo probadas se cifran en 30.000 M de barriles, siendo el doceavo país con más reservas del mundo, la mayor parte de ellas situadas bajo el Mar Caspio (Tengiz, Karachaganak, Uzen, Mangistau), y en Aktobe. En 2019 la producción de petróleo fue de 90,5 millones de toneladas, siendo exportada la mayor parte. Se estima que la producción del país aumente gracias a la expansión de algunos yacimientos petrolíferos, especialmente en Kashagan, Tengiz y Karachaganak. En 2018 la producción  en barriles por día fue de 1,8 millones, la OPEP estima que en 2040 la producción será de 2,7 millones de barriles diarios. Kazajstán está dentro de los 10 principales exportadores de petróleo del mundo. Italia, Holanda, Uzbekistán y Rusia son sus principales clientes.

Las reservas probadas de gas se cifran en 2,4 billones de m3. La producción de gas se duplicó en 2015, llegando a producir 42.400 Mm3. En 2018 el volumen del gas natural producido fue de 55.486 Mm3, un 4,8 más que el año anterior. Kazajstán cuenta con una amplia red de gaseoductos, destacando dos vías: Los gaseoductos que van del oeste del país hacia Rusia y los gaseoductos que van a China, pasando por el sur de Kazajstán. El país exporta principalmente a China y Europa (Ucrania, Suiza, Turquía y Rusia).

Energías renovables: En 2013, Kazajstán firmó the “National Concept for Transition to Green Economy up to 2050”, un plan ambicioso basado en políticas que promuevan el desarrollo de las energías renovables, con el objetivo de que, para 2030, las energías renovables produzcan el 30% de la energía eléctrica y el 50% para 2050. En 2013, el país invirtió 364 millones de € a raíz de dicha transición, doblando la inversión del año anterior y atrajo inversión extranjera, tanto el sector privado como de organismos multilaterales. En 2014, con apoyo del EBRD, se construyó el primer gran parque eólico en Kazajstán, Yereymentau. En 2015, EBRD cofinanció proyectos de energía solar por valor de 80 millones de € firmó el primer gran proyecto de energía eólica en Kazajstán. El deseo del país hacia la green energy se basa, principalmente en dos factores: la elevada contaminación que sufre el país en ciertas zonas debido, entre otras, al elevado uso del carbón (En 2018 representó más del 70% de la producción eléctrica) y a la elevada dependencia que tiene Kazajstán en el petróleo, que hace que la seguridad energética del país sea muy vulnerable a factores externos que alteren el precio del crudo. Se necesita que el país diversifique sus recursos energéticos y tenga menor dependencia del petróleo y del carbón. Se espera atraer más de 2.000 millones de dólares de inversión extranjera en este sector. Kazajstán es el primer país CIS en establecer un sistema de derechos de emisión. Igualmente Kazajstán quiere reactivar su programa nuclear para poder aprovechar sus recursos (país con mayores reservas de uranio). En 2017 el porcentaje de energía consumida procedente de fuentes renovables fue de 2%.

La industria petroquímica es uno de los sectores prioritarios en sus planes de desarrollo y diversificación. La abundancia de hidrocarburos hace que el país tenga acceso a recursos eficientes y a bajo coste. No obstante, la limitada capacidad en las refinerías del país limita y restringe el consumo interno de productos refinados y el país no es capaz de resolver el problema de escasez de gasolina. Además, los bajos precios en la energía durante los últimos años han socavado la economía kazaja, afectada por el precio del crudo, limitando su desarrollo industrial. Actualmente las tres mayores refinerías del país son: Pavlodar, Atyrau y Shimkent. Entre enero y diciembre de 2018, la producción de gasolina en Kazajstán alcanzó las 3.969,2 mil toneladas, aumentando en un 29.8% con respecto a 2017. Entre 2017 y 2018 se modernizaron las tres refinerías, con un coste de 6.300 millones dólares, a diferencia de los 3.500 que se presupuestaron a priori. Gran parte de las obras han se han llevado a cabo con financiación extranjera, especialmente de China.

En cuanto a la producción de gas, procede casi en su totalidad de plantas situadas cerca del mar Caspio, en Karachaganak, Kasghan y Tengiz. Durante los últimos años, Kazajstán ha logrado aumentar su capacidad productiva, pasando de los 43.000 Mm3 en 2014 a los 55.486 Mm3 en 2018.

La industria agroalimentaria: en líneas generales, está poco desarrollada. En referente a la producción agrícola, esta es bastante baja debido al envejecimiento de las infraestructuras y maquinaria de origen soviético, los pocos incentivos por maximizar la producción debido a un sistema colectivo y estatal implantado durante décadas y a los elevados costes logísticos. Además, los extranjeros no pueden comprar terreno sino solo en usufructo. Todo ello hace que el cultivo de Kazajstán sea menos competitivo a la hora de exportar comparado con otros productores de la región del Mar Negro, como Rusia y Ucrania. Aun así, debido a su gran potencial, Kazajstán está entre los diez exportadores de trigo de gran calidad del mundo, en 2017 exportó 4,3 millones de toneladas, principalmente a los países de Asia Central y a China. Respecto a los productos de origen animal, especialmente lácteos, Kazajstán es un mercado atractivo debido a sus amplios pastos y a su gran demanda por este tipo de productos. Sin embargo, se precisan algunos cambios estructurales. La producción está muy fragmentada y las granjas muy anticuadas. La producción doméstica/rural está todavía muy presente en el país. Menos del 40% de la leche se produce en plantas productivas. No obstante, el ministerio de agricultura tiene planes para mejorar la calidad y cumplir los estándares de la Unión Económica Euroasiática. A finales de 2019, se anunció la construcción de 244 granjas familiares y 95 granjas industriales de productos lácteos durante los próximos cinco años.

En cuanto a la exportación de productos al país, como ocurre con otros miembros de la Unión Económica Euroasiática, existen medidas proteccionistas para proteger a los productores locales que dificultan la entrada al mercado. Finalmente, en cuanto al ganado, el país tiene planes ambiciosos centrados en la producción y exportación de carne, especialmente vacuno y de caballo. En 2018, Kazajstán exportó 19.900 toneladas de carne de res, 3.000 toneladas de cordero y 400 toneladas de carne de cerdo. El gobierno ha anunciado planes integrales para tratar de modernizar los pastos con una visión hacia la exportación a largo plazo, que le permita reducir su dependencia en las exportaciones del crudo. El acceso a financiación es el mayor reto para esta industria. En 2018, KazAgro Holding de Kazajstán, la principal institución crediticia del país en agricultura, aumentó el volumen de financiación hasta 400 mil millones de tenge. De esta cifra, el 30% del volumen total de préstamos se destinó a la agricultura. En 2019 había en el país 7,2M de cabezas de ganado vacuno, 18,7m de ovejas, 2,6m de cabezas de caballos y 44,3 millones de aves.

El sector automovilístico se ha consolidado como uno de los sectores industriales con más potencial e interés para el país. En 2018, los concesionarios vendieron 52.467 automóviles por un valor total de 1.300 millones de dólares de los cuáles el 48,2% fueron automóviles producidos en Kazajstán. Según las ventas de 2018, la marca más popular fue Lada con 12.061 vehículos vendidos seguido por Toyota con 11,215. La tercera posición fue para Hyundai con 7.626 coches vendidos. El holding AZIA AUTO es el distribuidor más grande de Kazajstán, en 2018 su cuota de mercado fue de un 31,2% en automóviles nuevos.

Para desarrollar una industria competitiva y atraer la Inversión Extranjera Directa el gobierno kazajo creó 12 Zonas Económicas Especiales, con beneficios fiscales, facilidad para tramitar visados, etc. Países como Japón (a través de Toyota) tienen grandes proyectos en Kazajstán. Actualmente existen numerosas empresas de automoción asentadas en el país: Asia Auto, HyundaiAutoTrans, Agromash, etc.

La industria algodonera y textil: históricamente Kazajstán ha tenido problemas para desarrollar su industria algodonera y textil al estar rodeado de países muy competitivos en estos sectores. No obstante, durante los últimos años y a diferencia de algunos vecinos como Uzbekistán y Turkmenistán, el país ha logrado privatizar el sector y reemplazar una producción colectivista por pequeñas granjas, procesadoras y comerciantes. Es un subsector digno de mencionar por las medidas que ha tomado el gobierno para impulsar esta industria, como la creación en 2005 de un núcleo específico con amplias ayudas a las empresas, incluida la creación de una Zona Económica Especial en Ontustik junto a las zonas de cultivo del sur (Shimkent).

Finalmente cabe recordar que la agencia estatal Kazakh Invest destaca como sectores prioritarios para el desarrollo industrial, recogidos en los sucesivos planes de desarrollo del país en los últimos años (Nurly Zhol, Estrategia 2050, etc) los siguientes: sector metalúrgico, refinerías, petroquímico, fertilizantes, agroquímico, maquinaria agrícola, equipamiento eléctrico, material ferroviario, locomotoras, equipos de exploración de petróleo y gas.

Volver a índice de Estructura de la oferta

Sector terciario

Los Servicios han crecido notablemente en los últimos años y aportaron en 2018 entorno al 60,6% del PIB de la nación. Un grupo importante en valor, pero difícil de cuantificar de forma separada, es el conjunto formado por ingeniería, geología, sísmica, consultoría y trabajos de perforación y extracción asociados a la explotación del petróleo, gas y minería, que tienen gran impacto en la balanza de pagos.

Dentro de los Servicios cabe destacar los siguientes subsectores:

Transporte y Comunicaciones generan, de manera conjunta, entorno al 10,8% del PIB (2018). En cuanto a las telecomunicaciones, cabe destacar que los mercados wireline, o de telefonía y redes de banda ancha fija, están prácticamente cerrados y monopolizados por la empresa estatal Kazakhtelekom. No obstante, recientemente el gobierno anunció la privatización de la misma para los próximos años. Por su parte, el mercado de telefonía móvil cuenta con un mayor grado de liberalización y está dominado por 3 operadores GSM que ofrecen servicios 4G en la mayor parte del territorio: Kcell (TeliaSonera), Beeline (VimpelCom) y Neo Telecom (fusión de Tele2 Kazakhstan y Altel. Esta última, subsidiaria de Kazakhtelekom. La cuota de mercado a principios de 2020 está liderada por Beeline, seguido por Kcell con una cuota de mercado combinada de más del 70%.

Kazajstán ha visto un fuerte aumento en la penetración de banda ancha móvil en los últimos cinco años. El número de líneas telefónicas fijas en Kazajstán está disminuyendo lentamente debido al predominio del segmento móvil, en particular la banda ancha móvil. La tasa de disminución comenzó a acelerarse en 2015. Se prevé una mayor disminución de la penetración para los próximos años hasta 2024. El brote del coronavirus en 2020 está teniendo un impacto significativo en la producción y las cadenas de suministro a nivel mundial. Durante el próximo año, es probable que el sector de las telecomunicaciones experimente una disminución en la producción de dispositivos móviles en diversos grados, mientras que también puede ser difícil para los operadores de red, administrar los flujos de trabajo al mantener y actualizar la infraestructura existente. El progreso general hacia 5G puede posponerse o ralentizarse en algunos países. Del lado del consumidor, el gasto en servicios y dispositivos de telecomunicaciones está bajo la presión del efecto financiero de la pérdida de empleos a gran escala y la consiguiente restricción de los ingresos disponibles. Sin embargo, la naturaleza crucial de los servicios de telecomunicaciones, tanto para la comunicación general como una herramienta para el trabajo a domicilio, compensará tales presiones. De todas formas, todavía es pronto para determinar el impacto real de la pandemia.

Por otro lado, es preciso mencionar la puesta en marcha de un programa gubernamental denominado "Kazajstán digital" cuyo objetivo es la mejora de la competitividad de la economía y la calidad de vida de Kazajstán a través del desarrollo progresivo del ecosistema digital. Dicho programa se llevará a cabo en cuatro áreas:

  1. Creación de una "Ruta de la Seda Digital", con el fin de lograr una infraestructura digital segura, asequible y de alta velocidad.
  2. Creación de una "sociedad creativa" caracterizada por el desarrollo de las competencias y habilidades para la economía digital, la mejora de la alfabetización digital, la formación de especialistas en TIC para las industrias.
  3. Transformación digital en las ramas de la economía.
  4. Mejora de los sistemas electrónicos y móviles gubernamentales así como la optimización en el suministro de servicios públicos.

Comercio minorista: La actividad comercial del país es en gran parte minorista; representa el 17,3% del PIB y un 16% en términos de empleo (2018).

Banca, seguros servicios financieros y mercado inmobiliario representan un 11,9% del PIB y todavía juegan un papel pequeño en el conjunto de servicios del país, especialmente la parte financiera. De todas formas su participación avanza con rapidez a medida que el público y las empresas aumentan su confianza y van canalizando, a través de los mismos, los pagos y el mantenimiento y gestión de sus ahorros. Han sido protagonistas hasta la crisis de buena parte del crecimiento del país.

Turismo: en la actualidad, su contribución al PIB es relativamente baja, aproximadamente un 2%, si bien el gobierno ha puesto en marcha de un ambicioso plan que pretende incrementar dicha contribución al 8%, para 2025. Según fuentes oficiales, la cifra de turistas locales fue, en 2016, de 9.6 millones, mientras que la de visitantes extranjeros fue de 6.5 millones. En cuanto al origen de estos últimos, alrededor del 90% procedieron de países CIS, como Rusia, Kirguizistán y Uzbekistán. En el 10% restante estarían incluidos los visitantes de China, Turquía, Irán y otros países desarrollados. Respecto a las salidas al extranjero, los principales destinos fueron Rusia, Kirguistán, Uzbekistán, China y Turquía. En 2020 esta trayectoria del aumento de viajeros se ha visto interrumpida por el brote de COVID-19. Desde marzo Kazajstán impuso restricciones a la entrada de extranjeros y canceló el régimen de entrada sin visa hasta noviembre de 2020.

El elevado precio de los vuelos regulares y la poca frecuencia de vuelos chárter es una importante barrera con la que se enfrenta el turismo hacia el país, dada su inaccesibilidad para viajeros lejanos por vía terrestre o marítima. Además, la infraestructura turística interna es pobre en varios aspectos: mal estado de las carreteras y ferrocarriles, escasez de servicios culturales o de entretenimiento para la estancia y reducida capacidad hostelera de cierta categoría fuera de las cuatro ciudades principales. A esto se le suma la limitación de la temporada a cinco meses por las duras condiciones climáticas.

Volver a índice de Estructura de la oferta

  • Movilidad Internacional
  • Barreras Comerciales
  • ICE
  • Datainvex